Love is a Force of Nature. Cap 14

7 comentarios

“Alucinaciones”

Que esa noche me pareció tan real…
Y me siento estúpido, me siento estúpido de nuevo.
[Human, The Cinematics]


“¡Yunho!” al escuchar su nombre Yunho se separó abruptamente de Junsu, mirándolo con espanto…la racionalidad volviendo de sopetón a su cuerpo. Se incorporó, dándole la espalda y abrochando nuevamente sus pantalones. Luego le hizo una señal para que guardara silencio y asomó la cabeza para mirar a la persona que lo había interrumpido.
Era Hoshi, uno de los lobos de la nueva camada, y Yunho lanzó un suspiro, frustrado.
“Estoy aquí. ¿Pasa algo?” contestó, tratando de que su voz sonara natural…
“El jefe me mandó a buscarte, quiere que vuelvas a la colonia. Necesita el reporte de patrullaje”
“De acuerdo, volveré en seguida. Tú adelántate, es una orden” Yunho le hizo un ademan con la mano. Hoshi lanzó un resoplido y sin decir más se dio vuelta, desapareciendo del lugar.

Cuando Yunho se dio la media vuelta para mirar a Junsu, él todavía tenía el pecho expuesto y lo estaba mirando con ojos expectantes.

“Vístete” le dijo, evitando mirarlo y volviendo a darle la espalda

Junsu se quedó ahí…sentado, incapaz de asimilar todo lo que había pasado. Todas las emociones lo azotaban y se repetían dentro de él como un voraz espiral…
La voz de Yunho había sido fría y cortante, así que decidió ponerse la túnica y acercarse a su lado, pero al oír su voz nuevamente se detuvo.

“Tienes que irte…” susurró
“Yunho-“
“Esto fue un error Junsu, métetelo en la cabeza” le espetó, a pesar de que su corazón se estaba rompiendo a pedazos. Amaba a Junsu, lo sabía…pero tenía una obligación con la colonia y no podía dejarla…
“Aun si fue un error, yo…no quisiera alejarme de ti” le dijo, muy bajito, mientras se acercaba a su lado
“Tendrás que hacerlo. Nosotros…no podemos volver a vernos, no después de lo que ha pasado” murmuró, apretando los puños. Esta situación…lo estaba destruyendo, pero tenía que mantenerse firme, era su deber.
“N-No” balbuceó. “Yo…no voy alejarme de ti Yunho, no lo haré” Junsu se acercó a él, tomándolo del brazo y forzándolo a que volviera a mirarlo
“Es lo mejor” Yunho agachó la vista. “Junsu, tú eres un vampiro y yo un hombre lobo, lo que hicimos está mal. Yo…tengo una obligación con la colonia y no puedo dejarla, es por eso que…no quiero verte más” le dijo tajantemente, haciéndole el quite y ante esto, Junsu sintió las lágrimas acumularse en su garganta. Yunho lo había hecho subir al cielo y ahora…caía violentamente de nuevo al infierno…
“¿Tú crees que me importa que seas un hombre lobo?” lo encaró, volviendo a tomar su brazo
“Junsu…” susurró, incapaz de mirarlo. “Por favor, acepta que nuestros destinos son totalmente opuestos y esto que pasó…jamás debió haber pasado. Lo mejor será que olvides…que algún día me conociste” Yunho sintió su pecho contraerse mientras nuevamente le hacia el quite y le daba la espalda, decidido a marcharse para no volverlo a ver.
“No voy a olvidar Yunho, no voy a olvidar que te conocí y todo lo que hiciste por mí” susurró y una sola lágrima de sangre se deslizó por su rostro. “Pero si tú quieres hacerlo está bien, yo…no volveré a molestarte”
“No es que quiera…es lo que tengo que hacer”
Y fue lo último que dijo, luego atravesó la puerta y se transformó en lobo, desapareciendo rápidamente del lugar.

Junsu lo observó desaparecer y luego subió la vista hacia el cielo. Ya no faltaba casi nada para el amanecer así que rápidamente salió de la cabaña, dirigiéndose al oeste y recorriendo de vuelta el camino a la mansión. Mientras corría con velocidad el viento limpiaba todas las lágrimas de su rostro. Se sentía tan vacío…amaba a Yunho con todo su ser y su tacto aún estaba latente sobre su piel…pero aquel desliz provocó finalmente que Yunho se alejara definitivamente de él y ahora…estaba vacío, ya no tenía nada a que atenerse para soportar el infierno de vida que le estaba tocando vivir y sólo…tendría que unirse a Jaejoong, aceptando su ahora impuesto destino y renunciando…a su amor por Yunho.

Lloró todo el trayecto de vuelta a la mansión y cuando llegó se encaramó a la pared, subiendo por las enredaderas que la adornaban hasta su habitación, colapsando casi al instante sobre su cama. Las imágenes de Yunho besándolo, tocándolo, y haciéndolo sentir cosas que jamás había sentido antes aún estaban frescas en su mente y Junsu no pudo evitar volver a sollozar con intensidad, su cuerpo sacudiéndose ante el dolor. Lo amaba tanto…y el hecho de no poder volverlo a ver lo estaba desgarrando, pero aun así…no estaba arrepentido de sus actos, porque el recuerdo del cuerpo de Yunho presionado contra el suyo y su boca devorándolo por completo…lo acompañaría el resto de su eterna vida.


xXx


Dos meses transcurrieron desde su último encuentro, pero para Junsu podrían haber sido años, realmente ya no importaba… era un verdadero cadáver. Ya…no sentía absolutamente nada, estaba vacío y era como si otra persona totalmente distinta se hubiese apoderado de su cuerpo.

Se alejó incluso hasta de Bianca, aduciendo que quería estar solo y que solamente se concentraría en su unión con Jaejoong, pero muy en el fondo sabía que era mentira…se había alejado de ella sólo para evitar que le preguntara por…Yunho.
Su recuerdo aún lo atormentaba y no lo dejaba en paz. A diario recordaba…su tacto o la forma en que sus cálidos labios lo besaban con pasión…y tenía que bloquear inmediatamente el pensamiento para evitar romper en llanto. Lo extrañaba tanto…que a veces estaba a punto de correr nuevamente hacia el bosque, pero lo detenía el hecho de saber que sus destinos eran completamente opuestos…y sólo le quedaba resignarse. Junsu se sentía un completo estúpido al haber pensado tan sólo por un segundo que…Yunho lo salvaría de todo el infierno que era su actual vida.

Por su parte, Jaejoong ya no lo torturaba y lo había plagado de cosas materiales. Ahora estaba lleno de joyas y ropa costosa, y Junsu sabía perfectamente que había algo anormal en Jaejoong. Era como si…se esforzara por consentirlo, pero en el fondo no estuviera conforme con él.

Junsu también pudo sentir el cambio en Yoochun; ahora él se comportaba arisco y casi no le hablaba, pero Junsu simplemente pensó que era todo a causa del estrés que generaba su pronta unión…

“¿Estás listo?” Jaejoong le preguntó. Hoy harían su primera visita oficial a la orden y Jaejoong había estado alardeando toda la semana por ello.
Junsu asintió con la cabeza. Ya casi no hablaba, se había vuelto completamente introvertido…y es que se sentía tan vacío que eran muy pocas las palabras que articulaba y prácticamente sólo respondía con gestos.
“Has estado muy callado últimamente” Jaejoong comentó cuando estaban yendo camino a la metrópolis. Era mucho más veloz que él y Junsu tuvo que esforzarse a su máximo para no perderlo de vista.
Al ver que no respondía, Jaejoong se paró en seco y volteó a mirarlo con algo de fastidio.
“¿Qué te ha ocurrido? Antes…no eras así” le dijo, mirándolo duramente, pero Junsu no le respondió
“¡CONTESTAME!” bramó, perdiendo rápidamente la paciencia, y al verlo tan…enardecido, Junsu sintió miedo e inmediatamente retrocedió
“No me pasa…nada” su voz fue tan baja que Jaejoong casi no pudo escucharlo
“Escúchame bien Junsu, te juro que voy a descubrir qué fue lo que te pasó…y si me entero que andas en cosas extrañas te va ir mal” masculló, lanzándole una mirada asesina, pero Junsu sólo lanzó un resoplido
“Lo que buscas…ya no existe…” susurró, su tono lleno de amargura. Jaejoong lo miró con confusión. No entendía muy bien sus palabras…pero decidió no seguir dándole importancia y continuó con la marcha.

“Es muy callado…” Daimon ladeó la cabeza, observando a Junsu de arriba abajo. Él era el cabecilla de la orden y el superior directo de Jaejoong. Todos los vampiros que residían en aquellas tierras debían rendirle cuentas a él y al consejo. Era uno de los vampiros más longevos que restaban y los rumores cuentan que había estado presente incluso en la revolución de los híbridos, siglos atrás. Jaejoong y Junsu ya llevaban un rato con ellos y Junsu no había emitido ninguna palabra, ni siquiera cuando le habían preguntado sobre él.
“Si, bueno…Junsu es algo tímido” Jaejoong lanzó una risita, pero los vampiros del consejo lo miraron con desconfianza.
“Bueno, uno de los enviados de la orden nos ha contado de su desempeño en la clase. El chico es bastante bueno con las armas” Daimon suspiró, moviendo la mano. Realmente no estaba muy convencido, de hecho…jamás había podido confiar en las intenciones de Jaejoong. Sabía que su estado mental oscilaba en abruptas curvas, y había demostrado que su sed de sangre no tenía límites. Jaejoong era él que movía masas en los asuntos contra la licantropía y a Daimon siempre le produjo desconfianza lo fácil que se le hacía convencer a otros y promover sus propios ideales. Je, el chico podía tener cara de ángel…pero sin duda era una persona abrumadoramente desconcertante.

“¡Oh, si!” exclamó Jaejoong. “Es muy rápido con las armas”
“Eso será suficiente para nosotros, tienes todo nuestro consentimiento para unirte al muchacho. Te sugiero que escojas una fecha prudente” Daimon decidió ceder. Ya lo habían hablado y la mayoría en el consejo lo estaba apoyando, no era mucho lo que podía hacer y su misión como líder era conciliar las opiniones de todos por sobre sus propios ideales.
“Lo haré señor, muchas gracias…” Jaejoong hizo una pequeña reverencia y luego observó a Daimon ponerse de pie, comenzando a caminar hacia Junsu.
“Ven acá muchacho, quiero entregarte algo”

Sin decir palabra, Junsu se levantó de su asiento y se acercó al vampiro; observándolo en silencio. Daimon era bastante mayor, poseía unos ojos verdes que casi parecían ser de reptil, y su cabello platinado resplandecía con la luz del salón.
Él se dio la media vuelta, acercándose a un estante y retirando una alargada caja de el; luego se volvió acercar a Junsu y abrió la caja.

“Es la tradición de nuestra orden, brindar a nuestros futuros hijos un arma. Estas son dos Sais de plata, armas de origen japonés. Confío en que las utilizaras con honor”
Junsu observó, pasmado, las dos inmaculadas armas de plata. Asintió y las tomó, empuñándolas con firmeza y percatándose de lo livianas que se sentían. De seguro lo estaban preparando para la próxima guerra y…no pudo evitar sentir una fuerte opresión en el pecho.
“No los defraudara señor. Cuando llegue el momento…Junsu se lucirá en el campo de batalla” Jaejoong sonrió y luego hizo una pequeña reverencia. Junsu imitó sus acciones y luego ambos se retiraron del salón, saliendo del edificio y poniéndose en marcha de vuelta a la mansión.

“¿Por qué crees que ese chico estaba tan callado?” el vampiro que estaba sentado a su derecha le preguntó cuando Daimon nuevamente tomó asiento para recibir a un nuevo vampiro.
“Bah, probablemente Jaejoong lo torturó. Estoy seguro que le arrancó la lengua, ya sabes lo desquiciado que es”

xXx


“Llegas tarde” Changmin le dijo al momento en que Yunho se asomó por su madriguera.
“Lo siento…” susurró. “El entrenamiento me tomó más tiempo de lo que tenía planeado”
Changmin estaba sentado en su cama esperándolo…y Yunho no pudo evitar sentirse nuevamente incómodo por la situación.
“Ven” le dijo, tendiéndole la mano. Yunho lanzó un suspiro y se acercó, deteniéndose a pasos de su figura.
“Te extrañaba” Changmin le susurró al incorporarse, rodeando los brazos alrededor de su cuello. “No he tenido mucho tiempo para jugar contigo”

Acortó la distancia que los separaba y lo besó, mordiendo sus labios en el transcurso del beso. Yunho cerró abruptamente los ojos, respondiendo por inercia al beso, pero su mente estaba en otra parte. Dos meses…dos infernales meses habían pasado desde su último encuentro con Junsu y para Yunho…era imposible sacárselo de la cabeza. Habían noches en que despertaba de su sueño jadeando…el recuerdo del cuerpo de Junsu presionado al suyo y sus labios besándolo lo invadía por completo y él no podía evitar sentir nostalgia. Lo extrañaba…tanto, que cuando salía a patrullar aún anhelaba sentir su esencia…pero sabía que Junsu no volvería, ya que él le había dejado muy bien planteada las cosas. Aun así…su recuerdo no lo dejaba en paz, acechándolo hasta en los momentos más inoportunos…como este.
Cuando Changmin se separó de él lo atrajo hacia sí, tomándolo del brazo y desplomándose con él sobre la cama. La cama crujió con el peso, las pieles de la cama de Changmin acariciando su piel. Yunho, sin abrir sus ojos, comenzó a dejarse llevar por el recuerdo de Junsu y cuando sintió los labios de Changmin en su cuello se excitó, recordando justo aquel momento en que él le había dado suaves besos…

Junsu…pensó y su erección despertó, pulsando con fuerza. Abrió sus ojos sólo para percatarse de que Changmin ya había empezado a trabajar en sus pantalones, desabrochándolos con rapidez y despojándolo casi al instante de ellos.
“Me encanta cuando reaccionas así” le susurró, acercando su rostro para volver a besarlo, pero Yunho abruptamente lo tomó por las muñecas y lo retuvo a la cama.
“No digas…nada” le dijo en un tono casi autoritario y Changmin observó con fascinación sus actos. Yunho tenía los ojos cerrados y ahora comenzaba a darle suaves besos en su torso y la sensación…lo hizo retorcerse debajo de él; sus caricias lanzando eléctricas vibraciones por toda su piel.
“Yunho…” gimió, pero a pesar de que era la voz de Changmin, Yunho escuchó la voz de Junsu en vez de la suya y esto…lo excitó aún más. Su miembro comenzó a vibrar de deseo, quemando y rogando por un poco de liberación…

Sus manos inmediatamente se aferraron a sus caderas y abruptamente lo volteó, causando que Changmin lanzara un quejido ante la rapidez de sus actos, y es que jamás había visto a Yunho reaccionar así. Usualmente le tomaba tiempo para que comenzara a ceder, pero ahora…era como si estuviese desesperado, como si buscara con todas sus fuerzas algo de liberación.

“Yunho, mírame” le dijo, pero Yunho tenía los ojos cerrados y se rehusaba a abrirlos mientras bajaba sus pantalones y lo exponía ante él.

Ya no pudo seguir protestando, porque cuando sintió el miembro de Yunho penetrarlo con fuerza…su mente inmediatamente se desconectó; la aguda punzada de dolor recorriéndolo de pies a cabeza mientras mordía sus labios para reprimir los quejidos, pero Yunho ya lo conocía al derecho y al revés. Arqueó sus caderas con fuerza, golpeando el punto donde Changmin veía estrellas e inmediatamente comenzó a gemir, apegándose aún más a su cuerpo.
Yunho estaba perdido, completamente inundado por el recuerdo de Junsu, y tanto era su trance que actuaba en piloto automático, embistiéndolo rápido, fuerte, y cada vez aumentando aún más la frecuencia de las estocadas; sacando todo el placer que podía de ello, enterrándose hasta el fondo dentro de su calor.

Su mente comenzó a repetir las imágenes una vez más: el sabor de sus labios, la sensación de su cuerpo presionado al suyo y finalmente…sus suaves gemidos. Todo esto provocó que Yunho perdiera la razón, retirando por completo su miembro de adentro y volviéndolo a introducir con furia, mientras le mordía el cuello y le clavaba las uñas. Su lobo interno a flor de piel dominando sobre el suyo; teniendo a Changmin gimiendo como un verdadero animal, suplicándole que lo hiciera más rápido, más fuerte, más profundo…en gemido tras gemido hasta que no hubo otro sonido en la madriguera que no fueran sus jadeos y gritos.
Yunho deseó con todas sus fuerzas que fuera Junsu él que estuviera gimiendo y cuando colapsó, tuvo que morder sus labios para evitar gemir su nombre mientras el cuerpo de Changmin lo aprisionaba y se estremecía con la fuerza de su orgasmo.
Estaba exhausto y retiró inmediatamente su miembro de su cuerpo, dejándose caer a su lado, incapaz de levantarse. Changmin se percató de ello y, tratando de regularizar su respiración, se acercó a él, descansando su cabeza sobre su pecho.
Yunho no se movió, estaba tan cansado…y cuando Changmin finalmente se calmó lo escuchó hablarle.

“Yunho, tengo que darte una noticia” dijo
“Tú…dirás”
“Me ha llegado una información sobre la orden de vampiros. Jaejoong ya ha encontrado una unión, por lo que me veo en la obligación de unirme a ti lo más pronto posible”
“¿Ha encontrado una unión?”
“Si, un tal Junsu, es un esclavo que compró en el mundo de los mortales. Por lo visto es bastante bueno luchando o eso comentan”

Yunho escuchó atónito sus palabras…y abruptamente se sentó sobre la cama, provocando que Changmin retirara la cabeza de su pecho algo molesto

“¿Qué has dicho?” le preguntó. Ahora…muchas cosas le hacían sentido. Junsu había sido comprado por Jaejoong y él…era la persona que lo torturaba...
“Te hablaba de la nueva unión de Jaejoong. ¡Dios! ¿Acaso nunca me prestas atención?” exclamó con fastidio
“Lo siento, continúa por favor…” le dijo, muy bajito, y con una fuerte opresión en el pecho
“El resto de las colonias ya están enteradas de esto, así que me han dicho que tenemos la autorización para proceder cuanto antes. Yo…estaba pensando esperar la luna llena para nuestra unión, ¿Qué te parece?”

Yunho se quedó en silencio un minuto. Si Junsu era la nueva unión de Jaejoong entonces era más que seguro que se enfrentarían en la nueva guerra…y el sólo pensar en ello aumentaba considerablemente la opresión en su pecho.

“Suena bien” mintió, incapaz de replicarle. La magnitud de su situación golpeándole de sopetón
“Esplendido. Puedes retirarte si así lo deseas…nos veremos pronto”
Changmin lanzó un suspiro y se volteó, cubriéndose con las sabanas. Yunho inmediatamente se levantó de la cama y cogió sus pantalones, vistiéndose y abandonando su madriguera con rapidez. Incapaz de seguir en ella un segundo más…


xXx


“Junsu, tu turno en la cocina terminó. Jaejoong me pidió que te llevara a otra parte” la voz de Yoochun lo sobresaltó y el inmediatamente volteó a mirarlo, algo pasmado.
“¿A…dónde?”
“A la bodega. Tengo que salir a la metrópolis a comprar algunas cosas y el guardia que teníamos de turno sufrió un…percance, así que tú cuidaras de la criatura” Yoochun evitaba mirarlo a toda costa. Le sulfuraba el hecho de que Junsu fuera la futura unión de Jaejoong y su naturaleza demoníaca amenazaba con salir a flote para matarlo…pero él sabía que eso definitivamente no era una opción.
“¿Criatura?” Junsu lo miró perplejo, pero Yoochun sólo lanzó un resoplido
“¿Qué no me oíste? ¡Vamos ya!” exclamó, lanzándole dagas con la mirada y prácticamente jalándolo de su túnica.
“Ya voy” masculló, haciéndole el quite y siguiéndolo en silencio. Últimamente…Yoochun se comportaba cada vez más arisco con él y a menudo Junsu se preguntaba el por qué…

Cuando llegaron a la bodega Yoochun prendió las luces y Junsu quedó completamente estupefacto con la vista. Frente a él había…un enorme tanque de agua y dentro de el se hallaba una…sirena.

“Bueno, que te diviertas” Yoochun le dijo y luego se dio la media vuelta. Estaba por abandonar la bodega cuando la voz de Junsu lo detuvo
“E-Espera… ¿Cuánto tiempo estaré aquí?” susurró, mirando de reojo el lugar y percatándose de que, además de los montones de cajas de mercancía, sólo había una silla junto al tanque de agua
“Hasta que vuelva de la metrópolis” contestó, acercándose a la puerta

Junsu asintió y lo dejó irse. Luego cautelosamente comenzó a caminar hasta el tanque, maravillándose ante la criatura que parecía dormir…
Tenía unos largos cabellos rojizos y su busto estaba cubierto con escamas, al igual que su larga cola. Junsu la miró un rato; no entendía muy bien cómo había sido posible capturar a semejante criatura, pero decidió no darle importancia. Sabía que Jaejoong era un excéntrico y que trabajaba traficando criaturas, supuso que eran sus contactos los que le hacían el trabajo duro o algo por el estilo. Junsu estaba por sentarse en la silla cuando una voz lo sorprendió.

“Hola” abrió sus ojos de par en par al percatarse de que ella no había movido la boca y que su voz…resonó dentro de su cabeza
“¿Puedes…hablar?” le preguntó, mirándola completamente pasmado
“Sólo telepáticamente” dijo y abrió sus ojos. Junsu volteó a mirarla a la cara y sus ojos esmeraldinos resplandecieron mientras le sonreía
“Mm…sé que te sonará extraño que te pida esto, pero… ¿podrías poner tu mano sobre el vidrio del tanque?” volvió a sonreírle y Junsu vaciló antes de hacerlo. No sabía exactamente cuáles eran los poderes de las sirenas, pero decidió correr el riesgo. Después de todo…ya no tenía nada que perder, así que se acercó y colocó su palma sobre el vidrió. Casi al instante ella imitó sus acciones y cerró sus ojos por un segundo.
“Junsu, es un placer” susurró al retirar su mano del vidrio

“¿Cómo…sabes mi nombre?” Junsu estaba perplejo y solamente podía mirarla con una mezcla de confusión y fascinación en el rostro…
“Puedo ver dentro de las personas y así obtener la información que necesito, esa es mi habilidad”
“¿Es por eso que Jaejoong te capturó?” le preguntó, acercando la silla y colocándola al frente del tanque
“Supongo. ¿Qué a ti no te capturaron por tener linda voz?” sus ojos volvieron a abrirse en sorpresa al escuchar sus palabras y sólo asintió, cabizbajo
“Por lo menos tú no te tendrás que unir a él…” contrarrestó, su voz llena de amargura
“Jaejoong no siempre fue el monstruo que tú conociste” le comentó y ante esto, Junsu la miró mucho más sorprendido
“¿Qué…sabes sobre él?”
“Además de lo que se comenta, he visto dentro de su perdida alma. Le dije que hiciera lo mismo que tú y después le conté lo que había visto, para que se diera cuenta de que mi habilidad nunca falla. ¿Te gustaría escuchar lo que sé?” preguntó y Junsu asintió reiteradamente. Esto quizás…lo ayudaría a entender el comportamiento sádico de Jaejoong…
“El padre de Jaejoong era un vampiro, pero cuando él fue concebido aún no lo era. No estoy muy segura, pero se rumorea que fue transformado cuando Jaejoong todavía era niño y su Sire lo instaló en un puesto en la orden de vampiros”
“¿Sire?” Junsu arqueó una ceja y ella lanzó una risita que resonó dentro de su cabeza
“Se le llama Sire a la persona que te transforma en vampiro, pero es obvio que tú no lo sabías si fue tu propia Sire la que te vendió como mercancía”
Junsu asintió y la dejó continuar, todavía algo aterrado ante lo mucho que ella ya sabía sobre él.

“Bueno, esto provocó que su padre tuviera que dividirse entre dos mundos, el de los mortales y este, en fin. Jaejoong siempre fue una persona distinta los demás, al ver dentro de él…pude notar que era un niño distinto. Al crecer con ocho hermanas, se sentía ignorado y su infancia fue solitaria. Se sulfuraba con facilidad y le gustaba…torturar animales, cosa que probablemente desencadenó su futura obsesión por el sadismo; son comportamientos oscuros que se destacan dentro y por eso puedo suponerlo. Cuando Jaejoong creció fue su propio padre el que decidió convertirlo, aunque no pude ver muy bien la razón. Él…lo alejó del mundo de los mortales. Lo trajo a su mansión y lo sometió a…todo tipo de torturas, ya que Jaejoong se rehusaba a luchar en las guerras contra los licántropos hasta que algo sucedió…algo vio que lo hizo cambiar de parecer. Se transformó en una persona llena de odio y luchó en las guerras al lado de su padre hasta que él fue asesinado en una de ellas y Jaejoong obtuvo el control de todo”

Junsu escuchó atentamente sus palabras, sorprendido ante la mayoría de ellas. No entendía…cómo era posible que el propio padre de Jaejoong lo hubiese torturado y tampoco entendía…qué era lo que Jaejoong había visto para hacerlo cambiar de opinión y luchar junto él.

“Tú dijiste que algo había visto… ¿no sabes qué es lo que es?”
Ella asintió y Junsu la miró expectante.
“Sé qué es lo que vio…pero no se me permite contar todo. Si te contase…exactamente lo que vi sería despojada inmediatamente de mis poderes, por ende estoy obligada a contar sólo lo general”

“Bueno, gracias de todas formas…es bueno para mí saber más acerca de la persona que será…mi futura unión” susurró, aún con un dejo de amargura en sus palabras
“Tú no te ves muy contento con ello” comentó y Junsu volvió a mirarla
“Me uno a él solamente por obligación, no por mi propia voluntad”
“Si, eso ya lo sé. Así como también sé que estás enamorado…de la persona menos indicada” Junsu casi se ahogó de la impresión al escuchar sus palabras. Definitivamente sus poderes no eran ningún juego…

“Eso ya…se terminó” murmuró, casi para si mismo
“Puedes mentirme a mí y a todos los demás, pero no puedes mentirte a ti mismo. El amor que sientes por ese licántropo quema con fuerza en tu pecho, fue lo primero que vi”
“¿Y de qué me sirve amarlo si…de todas formas nunca podremos estar juntos?” Junsu se quebró al decir esas palabras. Agachó su rostro y sus ojos se llenaron de amargas lágrimas. Se vio en la obligación de cerrar abruptamente los puños, conteniendo el dolor y evitando con todas sus fuerzas romper en llanto. Le dolía…tanto su situación, y es que el amor que sentía por Yunho estaba aún latente y no tenía intenciones de subsistir…
“Yo no tengo todas las respuestas. Sólo te diré que a tu lado…vi una persona de mucha fortaleza, una luz que brilla con fuerza dentro de tu perdida alma. Pero también vi peligro, mucho peligro…así que hagas lo que hagas deberás tener cuidado”

“Me temo que no hay nada que pueda hacer” suspiró, encogiéndose de hombros
“Tú y…Yunho han formado un lazo” su suave voz resonó dentro de su cabeza y Junsu levantó el rostro para mirarla. Estaba…completamente estupefacto.
“¿C-Cómo es que…sabes su nombre?”
“Yunho…ese nombre está grabado con fuego sobre tu piel. ¡Ah, el amor! Es un sentimiento tan fuerte, tan fuerte que te hace querer morir…”
Junsu quería seguir hablando con ella, pero escuchó la puerta de la bodega abrirse e inmediatamente giró su rostro para ver a Yoochun parado en la entrada.
“Vamos, no tengo todo el día” Yoochun masculló, mirando de reojo a la sirena
“Fue un placer hablar contigo…” Junsu le susurró y luego se incorporó
“Junsu, es muy probable que me vendan antes de que termine la semana, así que escucha atentamente mis palabras: Jaejoong…está en una situación muy parecida a la tuya y…la clave para solucionar todo el conflicto de la guerra reside en él…y en otra persona”

Junsu la miró…aún confundido con sus palabras y asintió, lanzándole una ultima mirada antes de caminar hacia Yoochun y abandonar la bodega. Estaba…completamente ensimismado en su reciente conversación y sus últimas palabras aún resonaban dentro de su cabeza. No entendía muy bien a qué se había referido, pero de seguro había una gran verdad escondida dentro de sus palabras y Junsu tenía que encontrarla, sólo así quizás…podría impedir una guerra….


~o~
A/N: Bueno, quizás algunas de ustedes no van a estar contentas con este cap porque separé al HoSu pero déjenme decirles que era necesario. Creo que este cap es uno de los cruciales con respecto a la historia pero no se preocupen que a partir de aquí las cosas se moverán mucho más rápido, fue tan sólo un capitulo de transición C: y un flash forward en el tiempo.
Como pueden ver hay muchas interrogantes planteadas ahora! Sobre todo el asunto de Jaejoong y la guerra, planeo grandes cosas con ese tema así que no me pueden abandonar e_e xd
No piensen que me he olvidado de mi tormentoso JaeChun! Créanme que no, pero los capítulos siguientes más que nada serán HoSu focus porque es ahí donde está el conflicto a desarrollar x) lo mejor está por venir e.e así que no se preocupen que no dejaré a mi JaeChun de lado tan sólo habrá que esperar un poco :B
De nuevo, muchas, muchas pero MUCHAS gracias por todo su apoyo y sus palabras ;O; son increíbles y estoy tan feliz al saber que les gusta mi historia *-* ha sido muy difícil avanzarla porque entre mis estudios y seguir la trama bueno xd me cuesta pero sigo de todas formas porque sé que tengo respaldo C: sus comentarios son amor para mi Musa <3 y también sus reacciones por supuesto :D!
Es eso! Hasta mi próxima intervención <3
~Koiko.

7 comentarios:

  1. UWA ;O; si, esperé mucho por la continuación y es que agh nos dejaste pero muertas con esa intervencion...odio a ese licantropo maldito ke los interrumpió >_> y ahora a Yunho le invadió el deber y alejó a Susu u.u que triste, trendás que recompensarnos ;O; se siente el amor ambos sufren estando lejos u.u
    Ame el detalle de la sirena, me encantan! tienen un misticismo y tu lo hiciste mas mistico aún con sus poderes! me intriga el pasado de Jaejoong y lo que habrá visto para cambiar...asdssdfsfs me tienes tan metida en la historia! cada vez me gusta mas @_@ espero cn ansias el otro cap <3

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/02/2012

    Diantres...... que bueno quedó!!!!
    Definitivamente tienes buen gusto para hacer este tipo de historias, drama + personajes misticos es una combinacion bastante sensual, no lo niego me quedo esperando como loca por la continuación respeto!!!

    Atte. Stryfer-Chan :)

    ResponderEliminar
  3. LO AMÉ! awwww mi susu como sufré espero que pueda solucionarlo! continualaa SERE FIEL ! quiero el siguiente >_<' me ENCANTA tu historia :B espperaremos por ti (:

    ResponderEliminar
  4. aaaaa, no que pena por el hosu, ojala que no lleguen a enfrentarse en la guerra, me daria mucha pena que asi fuera, aunq no me molestaria un enfrentamiento entre changmin y junsu XDDDD
    mmm... el jaechun, creo que yoochun no podra soportar mucho a junsu, ya veo que de un momento a otro lo intentara matar, pobre
    bueno, con esto me has dejado mas enganchada, me gusta mucho este fic, esta tan bueno!!!
    ojala no te demores mucho con el siguiente capo, eso, cuidate y bye bye

    ResponderEliminar
  5. No!!!!

    Como?? asi de corto digo kekeke me costo 4 hrs. poder leer todo kekeke pero aun asi con toda interrupciones por parte de Omma y hermana mayor pues lo leo un poco lento pero no importa este capo era el mas esperado por mi kekeke ^ ^ Es que en el anterior nos dejaste como final de telenovela toda alli bien picada asi de y luego!!!!! wow! kekeke pero bueno la espera valio la pena y me gusto que hayas puesto a una criatura asi de linda como son las sirenas y mejor aun hablo con Junsu ^ o ^ I love friend ♥ Bueno ire por mi silla para esperar proximo capo hahaha

    ResponderEliminar
  6. Waa siempre entro en lala esperando tus contis *-* no puedo creer que lo haya leido ya... *vuelve a leerlo*

    Amo tu fic! Me tienes más que emocionada con todo!!!!

    Es dura la separación pero es necesaria para que ocurran cosas interesantes ~ La guerra y la sirena... Que ganas de ver como va todo *w*

    Seguiré esperando la conti ! Gracias por compartir tu fic, enserio vivo con las ganas de saber que ocurre XDDDD Fighting <33

    ResponderEliminar
  7. Dios Mio!! como me dejas así ? DDD:
    xD
    Estuvo genial el capítulo ;w;
    No se si esta es la primera vez que comento este fic... bueno, como es obvio, me lo leí todo (sino, no estaría comentando aquí :B) y debo decir que escribes genial *---*
    Me encata este fic >w<
    Esperaré con ansias la conti *3*

    p.d.: ya quiero más JaeChun 8D XD

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD