Love is a Force of Nature. Cap 15

6 comentarios
“Sincronismo”

Perdona si te amo
Y si nos encontramos
Hace un mes o poco más…
[Alucinado, Tiziano Ferro]

Al llegar a su cuarto, Junsu estaba por desplomarse sobre su cama a pensar toda aquella enigmática conversación con la sirena cuando la súbita voz de Jaejoong provocó que pegara un salto.
“Pajarillo…” susurró y Junsu inmediatamente volteó a mirarlo
“J-Jaejoong” murmuró, mirándolo con espanto…
“No me mires así, no vine a torturarte ni nada” le espetó, lanzando un suspiro
“Lo siento” murmuró. “Es…la costumbre” Junsu agachó la cabeza y Jaejoong lanzó una risita
“Bueno, por lo menos estás hablando un poco más” le dijo y se acercó a él, sentándose en el borde de su cama
“He recibido…una noticia” Jaejoong tomó una de sus manos y Junsu inmediatamente se sentó a su lado, tratando con todas sus fuerzas de no hacerle el quite…ya que temía su reacción.
“Tú dirás” le dijo, muy bajito
“Ayer ha llegado uno de mis informantes. Me ha dicho que…el líder de la colonia de los hombres lobo apresurará su unión, por lo que yo…debo unirme a ti antes que él lo haga”
Junsu abrió sus ojos de par en par al escuchar sus palabras. El líder de los hombres lobo y…Yunho. Sintió una fuerte opresión en el pecho al pensar en ello y lanzó un suspiro.
“¿Cuándo…planeas hacerlo?”
“Antes de la luna llena, pues es obvio que ellos lo harán en esa fecha”
Junsu asintió. Ya no faltaba mucho para su unión con Jaejoong y lo único que quería antes de unirse a él era…ver a Yunho tan sólo una vez más. Se levantó de la cama y se dirigió al ventanal, lanzando un suspiro.
“Jaejoong… ¿Puedo pedirte un favor?” preguntó, mordiendo su labio inferior. Tenía una idea revoloteando en mente y se estaba dando el valor para llevarla a cabo.
“Claro Junsu, dime”
“¿Podrías…dejarme ir al bosque? Es sólo que…quiero probar mis Sais, ya sabes…para prepararme para la guerra” preguntó en un tono bajo, tratando con todas sus fuerzas de que su voz sonara convincente. Casi al instante escuchó a Jaejoong lanzar una risita.
“Por supuesto que puedes, no le negaré el privilegio de salir a mi futuro prodigio” lanzó una risita, apretando su mano. “Solamente procura…matar a un hombre lobo sólo en defensa propia, ya que no queremos adelantar la guerra hasta que tengamos todo listo”
Jaejoong se acercó a él y lo abrazó, dándole un suave beso en la mejilla antes de abandonar su habitación.
Junsu parpadeó reiteradas veces, perplejo. Aún no podía creer lo fácil que había sido convencer a Jaejoong…era evidente que la aceptación de la orden lo había puesto de muy buen animo, pero decidió que no podía perder más tiempo. La noche aún era joven y estaba la posibilidad de que no encontrara a Yunho, pero aun así…se preparó igual.
Se acercó a su closet y sacó la caja con las dos Sais, las colgó cada una a un lado de un cinturón que Jaejoong le había comprado exclusivamente para ello y luego abrochó su abrigo. Junsu no se hallaba mucho en ropas tan…estilo del medievo. Mataría nuevamente por usar tan sólo jeans en vez de pantalones de cuero y blusones alargados que databan del… ¿siglo pasado? Una verdadera excentricidad. Pero a Jaejoong le encantaba vestirse así, por lo que él no tuvo mucha opción.
Cuando ya estaba listo se dirigió hacia la ventana, abriendo el pestillo y saltando casi al instante hacia abajo. Sin perder un segundo más de tiempo Junsu emprendió la marcha hacia el bosque, sintiéndose cada vez más ansioso con cada paso que daba…

Corrió por lo que pareció una eternidad, bordeando todos los alrededores del lago y pasando por el lugar donde se habían reunido vampiros y hombres lobo furtivamente. Siguió corriendo hasta que se encontró en un lugar familiar. Un árbol…llamó inmediatamente su atención, era el árbol favorito de Yunho y…él no pudo evitar descansar su espalda en el tronco, cerrando sus ojos…completamente invadido por los recuerdos.
Estaba perdido en su recuerdo cuando escuchó algunas ramas quebrarse e inmediatamente abrió sus ojos en alerta. Miró a sus alrededores, pero no vio a nadie y justo cuando estaba por retomar la marcha hacia el corazón del bosque escuchó unas voces que lo sobresaltaron.
“Mira, Kaze…es el vampiro que te lastimó” Junsu giró su rostro y los vio. Estaban parados a no más de algunos metros suyo y ahora se abrían paso entre la maleza.
“Vaya, qué coincidencia encontrarlo solo nuevamente…parece que está buscando ser hecho polvo” los dos licántropos llegaron a donde él se encontraba y Junsu tomó las dos Sais de su cinturón, empuñándolas con seguridad
“No les tengo miedo” masculló, sus ojos resplandeciendo
“Deberías tenerlo. Somos dos contra uno y créeme que ahora nadie vendrá a rescatarte”
Si, probablemente en eso tienes razón… Junsu pensó con amargura, y los vio acercarse más a él. Inmediatamente sacó las armas de su cinturón y las giró en sus manos, causando que ambos licántropos le arquearan las cejas; sus rostros mirándolo inquisitivamente.
“Créanme, no soy el vampiro novato que conocieron meses atrás”
“Entonces nosotros también daremos nuestro máximo”
Junsu estaba esperando que se transformaran en lobos, pero en vez de ello…sufrieron otra transformación. Los escuchó gruñir guturalmente mientras sus rostros comenzaban a desfigurarse, adquiriendo la típica forma lobuna al mismo tiempo que su cuerpo se cubría de grueso pelaje, creciendo en altura y desarrollando una cola; las uñas alargándose hasta formar macizas garras.
Abrió sus ojos de par en par al observar la metamorfosis. Junsu sólo había visto películas y bosquejos de hombros lobo de aquella forma…verlo en vivo y en directo era tan aterrador que prácticamente se sintió paralizado por el miedo.
“Pelearemos como en las grandes ligas, así que prepárate…sanguijuela” masculló Kaze, su gutural voz resonando en la quietud del bosque…

xXx

Yunho pudo sentirlo…la esencia de Junsu emanando con fuerza desde el bosque y esto provocó que pegara un salto en su lecho, alertando a su hermana que dormía cerca de él.
“¿Oppa, estás bien?”
“T-Tengo que irme…” murmuró mecánicamente, levantándose del lecho en un santiamén.
“Pero hoy no te toca patrullaje nocturno…” Ji Hae inquirió, algo sorprendida ante la reacción de su hermano
“Lo siento, pero no puedo explicarlo” Yunho le contestó en voz baja mientras se cambiaba a los jeans y luego comenzaba a caminar hasta la salida de su madriguera, transformándose en lobo al instante.
“¿Es…aquel vampiro, cierto?” Yunho se paró en seco al escuchar sus palabras y volteó su cabeza para mirarla. Su hermana sólo lo miraba con una expresión…compasiva, y él no pudo evitar asentir. Retomando rápidamente la marcha hacia donde provenía su esencia…esa dulce esencia que secretamente había buscado durante meses…

xXx

Junsu observó que uno de los licántropos le sonreía con malicia y pudo ver la corrida de filosos colmillos. Casi al instante ambos se acercaron a él, pero Junsu pegó un salto y se encaramó en un tronco de árbol; esto causó que ambos lo miraran con fastidio.
“¡Vamos, no seas cobarde y pelea como hombre!” Kaze le gritó, enardecido.
Junsu tenía un plan…y aprovechó la oscuridad de la noche para utilizar su habilidad. Se rodeó de una densa neblina, desapareciendo al instante de sus ojos.
“¡Kaze, ha desaparecido!” exclamó su compañero
“¡No, idiota! Está camuflado…es un viejo truco de estas sanguijuelas, así que utiliza bien tus orejas” le dijo, pero su compañero no pareció escucharlo, ya que Junsu fácilmente se posicionó detrás de él y le atravesó el pecho con una de sus Sais, causando que lanzara un rugido al sentir su piel necrosarse
“Qué estúpido es tu amigo” Junsu masculló, revelando su ubicación y retirando el arma de su pecho, girándola y mirándolo desafiante. “Si todos los licántropos de tu colonia son como él dudo que tengan alguna oportunidad contra nosotros”
Junsu lo vio caer, encarando a Kaze con altanería. El licántropo se desplomó en el suelo, convulsionando y gritando de agonía mientras toda su piel comenzaba a quemarse y necrosarse por completo.
“¡Hoshi!” Kaze exclamó y le lanzó una mirada asesina a Junsu.
“¡PAGARAS POR ESTO, SANGUIJUELA!” bramó y se lanzó contra él. Sus garras chorreando con un líquido que Junsu no pudo distinguir. Lo esquivó por muy poco, pero era mucho más ágil que su compañero y rápidamente se dio la vuelta, volviendo a lanzarse contra él. Junsu no alcanzó ni a dar la media vuelta cuando sintió sus garras desgarrar sus ropajes y lanzó un grito al sentir su piel quemarse ante el contacto.
“¡Te voy a hacer ceniza, lo juro!” volvió a exclamar, pero Junsu nuevamente se encaramó al árbol y estaba a punto de desvanecerse cuando sintió la mano del hombre lobo aferrarse a su tobillo, enterrándole las garras. Kaze había trepado con una velocidad impresionante al árbol y ahora lo jalaba abruptamente hacia abajo. Sus armas se deslizaron de sus manos y Junsu azotó brutalmente la cabeza contra el suelo, quedando algo aturdido. Casi al instante sintió las garras del hombre lobo aferrarse a sus brazos, reteniéndolo en el lugar y evitando así su escape, desgarrando la piel de sus brazos con sus garras. Junsu volvió a gritar al sentir la sensación de ardor quemando con fuerza sobre su nívea piel. Forcejeó con la criatura pero fue inútil, estaba atrapado en el amare.
“Hasta aquí llegas. Ya sabes lo que dicen…ojo por ojo” Kaze masculló, lanzando una risotada.
Junsu cerró abruptamente los ojos, esperando que sus garras lo atravesaran…
Yunho…te amo…pensó, soltando una sola lágrima de sangre antes de encontrar la muerte, pero de pronto…escuchó un estruendoso gruñido.
“N-No…puede ser” escuchó al hombre lobo decir y lentamente abrió los ojos para encontrar a…nada más ni nada menos que Yunho. Su forma de lobo resplandeciendo mientras le gruñía a su agresor…
“A-Alpha… ¿Q-Qué está haciendo aquí? Usted no-“
“¡SILENCIO!” gritó y su voz se escuchó mucho más profunda de lo normal. Junsu observó…perplejo, que Yunho había adoptado la misma forma que aquel hombre lobo. Sus largas garras chorreaban con aquel extraño líquido y sus dorados ojos incandescentes, destacando en su blanco pelaje mientras se acercaba a él y abruptamente lo empujaba
“Les he dicho en todos los tonos…que no se puede atacar a un vampiro si él no inicia ningún ataque. Pero ustedes…son tan cabezas duras que no pueden obedecer ni siquiera una simple regla”
Kaze lo miró completamente pasmado mientras se incorporaba, aún balbuceando excusas.
“P-Pero, s-señor… ¡él mató a Hoshi! Y-Yo…tenía que vengarlo”
Yunho le lanzó una mirada al cadáver de Hoshi y luego finalmente a Junsu. Él lanzó un suspiro ante la voracidad de sus ojos y su apariencia, intimidado ante su nueva forma de mitad lobo-mitad humano, y Yunho sintió una fuerte opresión en el pecho al ver sus sangrantes heridas.
Abruptamente se acercó a él; Junsu evitaba mirarlo a toda costa y mordía su labio inferior con nerviosismo. Tomó una de sus armas del suelo y lanzó un quejido al sentir que la plata le quemaba en la mano, pero no le importó y antes de que Kaze pudiese reaccionar se acercó velozmente a él y le enterró brutalmente el arma en el pecho, atravesándole el corazón. Kaze lanzó un gutural grito y observó…horrorizado, como su piel comenzaba a necrosarse a partir de la herida; sus interiores quemando.
“Esto es…por haber lastimado a Junsu” musitó y luego retiró el arma, soltándola casi al instante
“A-Al-pha…” Kaze murmuró, cayendo de bruces al suelo y retorciéndose de dolor, agonizando.
“Descuida, yo le diré a Changmin que tú y tu amigo murieron con honor” Yunho le dijo y luego se dio la media vuelta, llevando la mano a su boca y lamiendo reiteradamente la herida
“Y-Yun…Yunho…tú...m-mataste a uno de tu manada…” Junsu murmuró, perplejo, y luego lanzó un quejido. Algo impactado al percatarse de lo mucho que tardaban en cicatrizar sus heridas…
“Esto es lo que soy, Junsu” le dijo cuando volteó a mirarlo, voz ronca y gutural ante su nueva forma. “Soy un monstruo, nací para matar…y si te enteraras de toda la sangre que he derramado probablemente te alejarías de mí”
“No, Yunho…no lo eres” Junsu susurró al incorporarse. Luego tomó las Sais del suelo y las volvió a guardar en su cinturón, acercándose a él.
“Eres una buena persona. Me has salvado, a pesar de que no tenías la necesidad de hacerlo, y sé que sólo lo estás diciendo para que me aleje de ti” ante esto, Yunho abruptamente le dio la espalda, incapaz de mirarlo. Su corazón…se estaba cayendo a pedazos y lo único que quería era tomarlo entre sus brazos y llevarlo a donde nadie pudiese encontrarlos…
“Aléjate de mí Junsu, ya te lo advertí”
“Dices que me aleje de ti, pero aun así vienes a mi rescate…” volvió a susurrar, aferrando su brazo al suyo y acariciando su pelaje. Esto provocó que Yunho volteara a mirarlo y cuando lo hizo…Junsu no pudo contenerse más y sólo se lanzó a sus brazos, aferrándose a su pecho
“Y-Yunho, yo…no quiero alejarme de ti, por favor no me obligues a hacerlo” musitó, enterrando la cabeza en su pecho. A pesar de que sentía extraño abrazando a Yunho en esta forma, la sensación lo reconfortó. Todo su pelaje acariciaba su rostro y Junsu sintió sus ojos humedecerse con reprimidas lágrimas.
“Junsu…” susurró, incapaz de seguir conteniéndolo. Sus fuertes brazos lo estrecharon con fuerza y comenzó a sentir unas frías lágrimas mojar su torso
“No llores, todo va a estar bien” Yunho le dijo, haciendo un esfuerzo enorme por no quebrarse y llorar junto con él…
“¿Todo va a estar bien?” Junsu exclamó, golpeándole el pecho con sus manos.”¡NADA ESTARÁ BIEN! Tú y yo…nos veremos obligados a enfrentarnos en la guerra y yo…no puedo seguir soportando esto Yunho, es demasiado doloroso” Junsu ya no pudo contener los sollozos. Esta situación…lo estaba destruyendo y saber que no podía hacer nada al respecto era lo que más le dolía.
“Yo…te protegeré con mi propia vida” Yunho murmuró y ante esto, Junsu se separó un poco de su cuerpo. Su rostro manchado con rastros de sangre.
“No puedes protegerme si es mi propia unión la que me lastima” le espetó, volteándose para darle la espalda mientras las lágrimas se deslizaban sin control por su rostro, incapaz ya de contenerlas.
“¿Bueno y qué quieres que haga? No es como si quisiera unirme a Changmin pero tengo que hacerlo. ¡Además, tú tienes toda la culpa de esto! Yo estaba bien, pero después de haberte conocido-“ se calló. Percatándose de lo peligrosas que estaban siendo sus palabras, pero Junsu lo había escuchado e inmediatamente se dio la vuelta para encararlo.
“¿Después de haberme conocido qué? ¡Contéstame, Yunho!” exclamó, clavando los ojos en los suyos y exigiéndole una respuesta
“¡Maldito seas, Kim Junsu!” gruñó. “¡Por tú culpa estoy así!” Yunho lanzó un puñetazo contra un tronco de árbol, desgarrando la corteza con sus garras
“¿Por mí culpa estás así? ¿¡Y cómo crees que estoy yo!? Tú…que llegas a mi vida, me salvas y me…confundes para luego decirme que me olvide de ti, ¡así de fácil! No, tú eres…demasiado para mí Yunho. Ojala nunca…te hubiese dejado entrar a mi vida” Junsu lo enfrentó, ofuscado, y observó a Yunho quebrarse ante ello, todo su cuerpo en tensión mientras trataba de contener las lágrimas
“¿Y-Y por qué no…te alejas de mí de una vez por todas?” Yunho masculló con ira, dándole la espalda.
“Yunho…” susurró, pero él se rehusaba a voltear. Lo observó volver a su forma humana en una voraz convulsión. Todo el pelaje decreciendo de su cuerpo, su hocico desfigurándose hasta volver a formar su rostro, y sus garras retornando a ser sólo uñas mientras apretaba los puños en un intento por contener las lágrimas. Junsu inmediatamente se acercó a él, tomándolo del brazo, pero Yunho violentamente evitó el contacto.
“¡Suéltame!” bramó, pero Junsu volvió a insistir, esta vez aferrándose con más fuerza a su brazo y jalándolo para quedar frente a frente.
Sus miradas volvieron a encontrarse y Yunho no pudo seguir conteniéndolo más. Finalmente se quebró y se lanzó a sus brazos, aferrándose con fuerza a sus ropajes
“E-Esto…es demasiado para mí Junsu. Y-Yo…no quiero unirme a Changmin, no…quiero…” susurró entre sollozos y Junsu no pudo evitar llorar junto con él, estrechándolo con fuerza
“L-Lo sé Yunho, yo…tampoco quiero unirme a Jaejoong” le dijo muy bajito, sus manos trazando círculos en su espalda mientras lo apretaba más cerca de su cuerpo
“Y…lo menos que quiero hacer es alejarme de ti. Pero entiende Junsu, que una vez que me una a Changmin, él…sabrá donde estoy y si me llegase a encontrar contigo…sería capaz de matarte, y te juro que si algo te pasara yo…jamás me lo perdonaría” le dijo finalmente, sintiendo un gran peso liberarse de su corazón, aquel peso que lo estuvo sofocando en los infernales meses que estuvieron lejos.
Junsu sintió algo derretirse dentro de su pecho. Yunho…no quería alejarse de él y sólo lo estaba haciendo para protegerlo. Lo estrechó con más fuerza aún, apegándolo a su cuerpo. Sabía que…no tenían ningún futuro y probablemente…esta sería su última noche juntos, así que simplemente le dijo.
“Yunho, quiero pedirte algo” susurró y ante esto, él se separó un poco de su cuerpo, limpiando sus lágrimas y mirándolo con algo de curiosidad.
“Quédate conmigo…esta noche. Tengamos una despedida, porque sé que cuando ambos estemos unidos a otras personas…ya no podremos seguir viéndonos”
“Si, eso me gustaría” Yunho esbozó una tímida sonrisa y se incorporó, tendiéndole una mano. “Conozco el lugar perfecto a donde podemos ir”
“¿De verdad?” Junsu le sonrió, limpiando sus lágrimas y tomando su mano. Vaciló un poco pero decidió…que era su última noche a su lado y simplemente se dejaría llevar, así que entrelazó sus dedos y Yunho apretó su mano, reflejando su sonrisa.

Comenzaron a caminar así, con las manos entrelazadas, abriéndose camino por el bosque.
Mientras caminaban sin ningún apuro, Yunho le contaba sobre el bosque. Hablaba sobre…la energía de el y como había que mantener el balance para no dañar el ecosistema. Le contó acerca de las sirenas y los tritones del enorme lago y acerca de los centauros. Le habló también de la colonia de los hombres lobo y de su estadía en ella. Conversándole sobre sus duros comienzos y de como en su familia, su padre, él y su hermana habían heredado el gen de la licantropía.
Junsu sólo lo escuchaba con atención, maravillado ante sus palabras. Sentía…que había vuelto a ser la persona de antes tan sólo con estar allí…caminando al lado de Yunho. Su Yunho, la persona que le había demostrado cómo vivir nuevamente y que podía llevarlo al cielo y al mismo infierno con una sola palabra de su boca...
“¿Yunho, a dónde vamos?” le preguntó cuando se dio cuenta de lo mucho que habían avanzado
“Es una sorpresa” Yunho le sonrió. “Ya casi llegamos” susurró al percatarse de la cortina de enredaderas que se divisaba no muy lejos del lugar donde se encontraban.
Caminaron hasta allá y cuando estaban a pasos de las enredaderas, Yunho se detuvo.
“Cierra los ojos” le dijo, apretando su mano
“¿No te iras…y me dejaras solo, cierto?” preguntó algo inseguro, y al escucharlo Yunho lanzó una risita
“No soltaré tu mano, te lo prometo”
Junsu asintió, cerrando sus ojos y sintiéndose…cada vez más emocionado al notar que Yunho suavemente lo jalaba; las enredaderas golpeando su rostro mientras él lo conducía hacia adentro. Caminaron un poco más hasta que él nuevamente se detuvo.
“Ahora…ábrelos” Yunho apretó su mano y Junsu lentamente abrió los ojos, quedando…completamente fascinado con la vista. El lugar era una pequeña laguna llena de brillantes luciérnagas que resplandecían en la oscuridad de la noche. Todo estaba rodeado de flores y de vegetación, parecía como un lugar completamente salido de…los cuentos de hadas.
“Es…hermoso…” Junsu susurró, maravillado.
“Me alegra que te guste, hace mucho que no venía por aquí” Yunho le sonrió y luego lo condujo hacia el césped. Ambos se sentaron a ver las luciérnagas brillar, sus manos…nunca dejando de entrelazarse.
“Siempre he encontrado fascinantes a las luciérnagas” Yunho comentó luego de un rato de silencio y Junsu desvió la mirada de la laguna para mirarlo. Tenía una pequeña sonrisa dibujada en sus labios mientras las contemplaba.
“¿Por qué?” le preguntó, sin dejar de mirarlo
“Porque pueden mantenerse en sincronía…aun estando a kilómetros de distancia” Yunho se quedó en silencio un segundo, pensando en sus palabras. Se preguntó…cómo podría mantenerse en sincronía con él si tanta distancia los iba a separar…
“Me gustaría…ser una luciérnaga entonces…” Junsu le susurró, descansando la cabeza en su hombro. No quería dejarlo…no quería separarse de él, pero el destino…el cruel destino se había encargado de separar brutalmente sus caminos.
“A mi también” dijo Yunho, muy bajito. Inclinando su cabeza hacia la suya y apretando su mano con fuerza.
“P-Podría ser así, justo como estamos ahora…siempre” Junsu murmuró de súbito; su corazón hablando por él, y al escucharlo Yunho lanzó un suspiro.
“¿Y…cómo pretendes que lo hagamos?”
“Vámonos juntos Yunho, escapémonos de todo” Junsu le respondió, levantando la cabeza de su hombro y mirándolo a los ojos
“¿Tú…estarías dispuesto a hacerlo?” Yunho lo cuestionó, impactado al escuchar su determinación…
“Si, lo haría por ti…y porque no tengo ningún interés de pelear en la guerra”
“Junsu…” susurró y llevó una de sus manos a su rostro, acariciándolo con sus dedos.
“Si yo…pudiera me escaparía contigo, pero esto…no es algo de lo que pueda escapar”
“L-Lo siento” balbuceó, desviando la mirada y mordiendo su labio inferior. Se sentía tan estúpido al haberle dicho eso si sabía perfectamente que Yunho tenía sus obligaciones y él…no podía ser tan egoísta.
“E-Es sólo que…yo…n-no quie-“ no pudo seguir hablando, porque Yunho había deslizado las manos por su cintura, atrayéndolo a su cuerpo y envolviéndolo en su abrazo, haciéndolo suspirar al sentirse nuevamente cerca suyo.
“Yo tampoco quiero separarme de ti Junsu, pero…es lo mejor. Después será muy peligroso seguir viéndonos, así que sólo…disfrutemos de esto…” le susurró, estrechándolo con fuerza y embriagándose con su esencia. Escapar con Junsu…era lo que más quería, pero tenía mucho miedo…miedo de lo que Changmin pudiese hacerle a su hermana si él llegase a romper el acuerdo…
“Si…tienes razón. Me temo que no hay nada que podamos hacer” lanzó un suspiro y se separó un poco, sólo para girar su cuerpo y apoyar la espalda en su torso. Yunho abrió las piernas para darle espacio y atrapó su cintura entre sus brazos.

El amor que sentía por Yunho…le quemaba con fuerza dentro, pero…no había ningún futuro para ellos, estaban condenados a vivir separados solamente por el hecho de que por naturaleza eran eternos rivales y sus razas se encontraban en una constante pugna.
“Sólo…deja de pensar que mañana tendrás que volver a tu realidad, y yo…dejare de pensar que mañana tendré que volver a la mía” Yunho le dijo, refugiando la cabeza en su cuello e inhalando con fuerza…llenándose con esa dulce esencia a la que tendría que renunciar…
Junsu suspiró ante el contacto y cerró sus ojos, disfrutando de su cercanía y deseando con todo su ser que el tiempo se detuviera y permanecieran allí, estancados en ese lugar para siempre…

6 comentarios:

  1. Oh diiiioosss muero muero muero.. me encanto <3<3 son tan liindos, & mas cuadno dice “Esto es…por haber lastimado a Junsu” waaa Yunho-shii escapa con Junsu u_u' pero.. ah a familia D: eso te pasa por ser el Alpha xD' quiero sabber que sigue en el tramaa ahora no te lo pido EXIGO la continuacion x3 haha tu historia es genial n_n'

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/29/2012

    contiii esta muy interesante !! que pasara despues!! quiero saberlo espero tu proxima actualizacion :D actualiza prontoo!!!

    ResponderEliminar
  3. Uwaaa! al fin actualización ya me estaba muriendo u.u me gustó mucho el cap! pude sentir la tensión de la confrontación del Hosu yo estaba asi "o.o!" Yunho todo un badass matando a uno de su manada sólo porque lastimo a Susu aww eso me mató tbm ;O;! y que hermoso lo de la luciernagas y la sincronizacion...ahg! xq escribes tan bien xD! adoro tanto tu fic porfavor actualiza prontooo ya que muero por saber que pasará! se tienen que escapaaaar >.<

    ResponderEliminar
  4. haaaaaaaaaaaaaaaaaa lo ameeee, por dios ahora me has dejado muy metida con lo q ocurrira, esa es la laguna donde yunho curo a junsu por primera vez?
    aaaa quiero saber como qdara todo esto
    TT^TT
    GRAX POR EL CAPO,ESPRARE CONTII ANIMOOO

    ResponderEliminar
  5. Yo también deseo que se detenga el tiempo ... T___T

    aigoo.. me hacen sufrir T_____T

    Vivo adictada a este fic, esperando por el siguiente XDDD Esperaré otra vez *_*

    Graciaaas <3

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este fic... aunque el capítulo me dio penita :c
    Yunho, andate con él!! Dx

    xD
    Ojalá actualices pronto *-*
    <3

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD