Recuerdos Perdidos Cap. 4

1 comentarios
“Cuarto Recuerdo”

Se levantó con un dolor de cabeza insoportable, no sabía que había pasado un día antes solo recordaba que cuando despertó en la madrugada se encontraba en su alcoba y su padre Young lo acompañaba tomándolo de la mano.

-¿Qué paso?- fue lo primero que pronuncio el chico

-Tranquilo hijo, tus amigos de la facultad te trajeron a casa, por lo que me dijeron fue que te avías desmayado en los pasillos y sin pensarlo te trajeron lo más pronto, el doctor Siwon me hiso el favor de venir y te hizo un chequeo, al parecer no es nada grave…. Jae hijo no has comido ni dormido como es debido verdad- su voz sonaba preocupada

-Lo siento padre- fue lo único que pudo articular

-Hijo no te esfuerces mucho, pronto recordaras todo ya verás por el momento descansa si- Young salió de la habitación dejando a un pensativo JaeJoong


Bajo rumbo a la cocina, por fin era sábado y podría relajarse un poco, llego a la cocina y una nota de su padre estaba pegada en el refrigerador en la cual le informaba que trabajaría todo el día que no se preocupara por él.

No le importaba pasar todo el día solo al contrario se sentía perfectamente bien en esa soledad que lo envolvía.

Termino su desayuno y se dirigió a su habitación, tomo un baño y se puso algo cómodo, miro sus cuadernos no sabía si tenían tarea ya que por su desmayo no había terminado sus clases, pero no tenía ni la más mínima intenciones hacer sus deberes así que ignoro los libros y salió de su habitación. Ya era mediodía desde que se había tirado en el sofá y cambiaba de canal al televisor perezosamente, como cualquier estudiante holgazán en sus días de descanso, pero no por mucho tiempo ya que su estómago le exigía alimento así que perezosamente se levantó y arrastro sus cuerpo hasta la cocina, vio una vez más la nota de Young y sonrió, saco algunas cosas del refrigerador que necesitaría para preparar algo decente para comer. Estaba cocinando concentradamente para que la carne no se quemara.

-Hyung, apúrate con eso que tengo hambre- se escuchó a su espalda

Jae voltio asustado, pero nadie se encontraba en el lugar, apago la estufa y camino por toda la casa para asegurarse de que nadie se encontraba en esta y como lo había pensado la casa se encontraba completamente solo, regreso a la cocina tomando sus alimentos y dirigiéndose a la pequeña mesa.

-Eso se ve delicioso Boo-volvió a escuchar pero no era la misma voz de hace unos momentos

Miro de nuevo a todos lados sin encontrar nada fuera de su lugar, se dejó caer en el piso tomando su cabeza entre sus manos dejando caer una lágrima solitaria por su mejilla.

-Con un demonio que me está pasando- murmuro dejando por fin caer todas las lágrimas que sus ojos no podían soportar

Lloro por un tiempo largo sacando sus frustraciones, tenía miedo de cerrar los ojos y que imágenes de su vida pasada regresaran a él, tenía tanto medio pero a la vez quería recordar… acaso en su vida pasada había hecho algo malo para que ahora lo estuviera pagando.

El tono de una llamada éntrate a su celular lo saco de sus pensamientos trayéndolo a la realidad, saco de su bolsillo el pequeño aparato donde un número desconocido parpadeaba insistentemente.

-Bueno Jae eres tu- se escuchó una voz la cual era igual que la que había escuchado en la cocina, se quedó helado sin responder...

-Hola… Jae estás ahí- aquella voz se escuchó preocupada

-Si… aquí sigo- respondió apenas en susurro

-Oh Jae pensé que te avía pasado algo soy ChangMin, te hablaba para invitarte a salir esta noche- al escuchar el nombre de su amigo se relajó un poco

-Lo siento ChangMin no reconocí tu voz, y por lo de la noche no puedo mi padre no está y no puedo salirme sin su permiso- respondió

Se escuchó donde le arrebataron el teléfono al chico y gritaba enojado a lo cual Jae solo sonrió.

-Jae tienes que salir con nosotros, o quieres que vallamos por ti y te raptemos- esa voz era la de JunSu imposible no reconocerla

-Lo siento Junsu pero mi padre no está en casa…- no le dejo terminar

-Jae hable con tu padre y dijo que podrías salir, solo que no llegaras tarde, así que no hay escusas y vendrás conos otros te pasamos a recoger a las nueve ok- dicho esto la llamada se cortó dejando a un Jae sorprendido

Ni siquiera le había dado la oportunidad de preguntar cómo habían localizado a su padre y mucho menos pudo preguntarles como era que se sabían su número ya que él nunca se los había dado.

Pero si lo pensaba mejor, esta sería una gran oportunidad para conocer mejor a sus compañeros y olvidar todo lo que lo estaba volviendo loco, sin pensarlo se dirigió a su recamara. Faltaba una hora para que los chicos pasaran por él, desde que la habían llamado él se había apresurado a alistarse así que ya no tenía nada más que hacer en ese momento solo miraba el reloj desesperado ya que avanzaba lentamente, camino de aquí a haya pensado en lo que podría pasar esa noche.

-Vamos Hero te tardas un siglo en arreglarte- se quejaba su hermano menor

-Xiah déjalo sabes que Hero siempre tarda demasiad, aparte tu y yo tenemos otras cosas que hacer mientras él está listo- el otro chico peli oscuro sonrió de una manera sensual

-Micky pobre de ti si le haces algo a mi hermanito, juro que te castro- amenazo el rubio

-Ok no le are nada, la verdad no quiero quedarme sin hijos- rio Micky tapando su miembro

Xiah se sonrojo con la discusión de los dos mayores.

-Oigan ustedes tres llevamos esperándolos mucho tiempo, ya vámonos que los mejores lugares se llenaran y no nos dejaran entrar- grito U-Know desde la puerta

-Toda la culpa la tiene Hero se tarda mucho- se quejaba Micky bajando las escaleras

-No es verdad- se defendía Hero

-No importa de quien sea la culpa ya va monos-


Abrió los ojos de golpe, se había quedado dormido, tallo sus ojos con sus manos, aquel sueño, otra vez esas personas que él no recordaba y maldecía no poder ver sus rostros, siempre que tenía algún recuerdo el rostro de las personas eran borrosos.

Se escuchó el claxon de un auto fuera de su casa, camino lentamente a la ventana que daba al patio enfrenté de su casa, levanto la cortina y observo un auto negro deportivo estacionado fuera.

-Vámonos Jae- gritaba JunSu fuera del auto

Hizo un movimiento de mano y bajo de nuevo la cortina, tomo su chaqueta y bajo corriendo al primer piso revisando que nada le faltara y que las luces estuvieran apagadas. Salió un poco temeroso ya que era la primera vez que saldría con ellos.

-Hola chicos- saludo a los cuatro jóvenes que estaban en el auto

-Hola Jae, sube no te quedes ahí enfriándote- saludo ChangMin

Asiendo caso ingreso al auto el cual arranco en ese mismo instante. Los cuatro chicos vestían de lo más sencillo pantalón de mezclilla, playera y sudaderas por el frio que hacia pero aun así se veían genial los cuatro pensó.

-Hoye Jae, te vez asustado ¿te pasa algo?- pregunto YooChun

-Estoy bien no te preocupes, solo estoy nervioso por la salida no recuerdo cuando fue la última vez que Salí a divertirme- sonrió por su comentario ya que no recordaba nada

-No te preocupes Jae solo relájate nosotros te cuidaremos, nadie te ara nada malo lo prometemos- lo tranquilizo Junsu

En todo el camino los chicos hablaban de cosas de la facultad, debes en cuando contaban algún chiste y todos rompían en carcajadas, Jae estaba feliz de haberlos conocido era lo mejor después de su padre Young que le había pasado.

Llegaron al centro de la ciudad, se estacionaron frente a un local, donde miles de personas salían y entraban alegremente, los chicos salieron del auto dirigiéndose al local, Jae solo los siguió en silencio mirando con atención todo lo que les rodeaba, el lugar estaba repleto de gente ni un alma más cabía en aquel lugar, por eso con dificultad los chicos caminaban entre la gente hasta llegar a la barra de aquel bar al cual habían ingresado.

-Nosotros nos vamos a bailar- aviso YooChun tomando a Junsu de la mano y arrastrándolo hasta la pista de baile donde se perdieron de la mirada de los demás.

-Esos dos no aprenden a ser discretos mejor trato de que no hagan nada comprometedor en la pista- dijo ChangMin mirando por donde habían desaparecido los otros dos y con paso decidido seguir sus pasos

-YunHo cuida a Jae y no lo vallas a violar- grito ChangMin antes de desaparecer

-Maldito mocoso- susurro YunHo el cual ya se había sentado en la barra y había pedido un trago

Jae lo miro de reojo, él sabía que no era del agrado de YunHo, así que sería mejor alejarse de él lo más posible, dio unos pasos hacia lo que parecía ser el baño, después de todo esta noche seria aburrida para él.

-Hey a donde crees que vas- le grito YunHo

-Lo más lejos que pueda de ti- respondió con la verdad

-¿Acaso te caigo mal?- pregunto

-No es lo contrario yo a ti no te caigo bien, estos días me lo has dejado en claro- respondió acercándose a el

-Eso no es verdad, ciento a ver hecho que creyeras eso, y para que veas que digo la verdad ben te invito un trago-

-Lo siento, pero el alcohol es malo para la salud-

YunHo lo vio sorprendido, ya que él nunca se negaba a tomar al contrario era el primero en estar en la barra con un whisky entre sus manos, se dio un golpe mental, pero que estaba pensando frente a él se encontraba un nuevo Jae, no el antiguo que caía ebrio y él tenía que cuidar.

-Bueno entonces te invito un refresco- sonrió

Jae se sentó a un lado de YunHo en la barra en donde el barman les sirvió sus bebidas, platicaron de temas sin importancia, Jea miraba a YunHo beber como si el líquido de su baso fuera tan delicioso ya que de un trago se lo acababa, miro el vaso que estaba a la mitad y lo tomo llevándolo a su boca para probar su contenido, YunHo solo lo miro en silencio.

-No sabe tan mal- dijo al separar sus labios del baso

-Tienes razón no sabe nada mal pero no quiero que te pongas ebrio- sonrió YunHo quitándole el vaso de sus manos

-Entonces si no me dejas tomar que hago para divertirme- dijo sonriendo un divertido Jae al ver en qué estado se encontraba su amigo

-Mmm… bailemos- dijo YunHo tomando de la mano a Jae

YunHo arrastro a Jae hasta la pista, se sentía como una sardina el lata ya que todos ahí se encontraban muy pegados pero por lo que se veía esto no les importaba ya que seguían bailando al compás de la música, YunHo llevo a Jae hasta llegar al medio de la pista donde se puso a bailar, Jae solo observaba los movimientos de YunHo, pero quien lo miraría ese cuerpo tan bien formado moviéndose al compás de la música con movimientos sensuales y provocativos, Jae no sabía que le estaba pasando, pero cada movimiento de YunHo asía que su cuerpo se tensara, y cosas sin sentido aparecieran en su cabeza, no odia dejar de imaginar el cuerpo del moreno contra el suyo pegados en aquellos movimientos tan provocativos, y si como alguien hubiera escuchado sus pensamientos la multitud de chicos que bailaba se apretaron más empujando a Jae hasta chocar con el cuerpo de YunHo el cual no le importó seguir bailando aunque la multitud no les dejara mucho espacio. Sintió el cuerpo de Jae muy cerca del suyo, el cual estaba tenso.

-No solo te me quedes mirando, baila- murmuro YunHo al oído de Jae

El cual se estremeció, YunHo sonrió divertido y tomo a Jae de la cintura pegándolo más a su cuerpo.

-Vamos Jae no me dejes solo mueve tu cuerpo- volvió a murmurarle al oído

Jae serró los ojos y se dejó llevar por el ritmo de la música y los movimientos de YunHo, se sentía tan bien estar tan cerca de YunHo que miles de incoherencias pasaron por su cabeza, abrió los ojos asustado por sus pensamientos y vio el rostro de YunHo quien lo miraba entretenidamente y con una sonrisa pervertida.

-Jae nunca te alejes de mí-

Fue lo último que escucho de los labios de YunHo ya que estos se pegaron a los suyos violentamente, los labios de YunHo devoraban los suyos con pación, pero Jae no pudo hacer nada ya que esto lo había dejado en Shock, al ver que Jae no le correspondía se separó lentamente de él mirándolo.

-¡¿Jae?!...-

1 comentarios:

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD