Deadman Walking cap 2

3 comentarios
El comienzo.

23 de Junio de 2010.

Todo iba perfecto en la vida de Yunho hasta que un descubrimiento sucedió en su vida y la abrumó por completo. El asesinato hace 50 años de Shim Changmin había vuelto a aparecer para ser resuelto, pero esta vez no iban a suceder las cosas con tanta normalidad. Tras varios días sin dormir, Yunho llegó a la conclusión de que esto no había llegado a su vida por casualidad y que era algo que realmente tenía que resolver. Una y otra vez se preguntaba si había alguna relación entre ese chico y él, pero la verdad es que no conseguía llegar a ninguna conclusión.

- Joder, me estoy volviendo loco – se dijo para sí mismo – Ojalá supiera cómo solucionar esto.

Pero la verdad, no iba a resultar tan fácil.


01 de Septiembre de 1950.

Así fue como te conocí…

“Era mi primer año de universidad, y la verdad… es que estaba muy nervioso. Toda mi vida había estado bajo la protección de mis padres y ya tenía ganas de realizar mi vida a mi manera, conocer gente nueva, en definitiva… vivir mi propia.”

- Changmin, ¿cómo estás? - dijo un chico.

- Hyung, no esperaba verte por aquí, al final te decidiste – respondió sonriendo.


- Sí, la verdad es que creo que me va a merecer la pena, aunque mis padres han quedado muy contentos también.

- Era de esperar
– continuó Changmin – Pero bueno, al menos vas a hacerlo por ti mismo. Bueno hyung, me voy ya que va a empezar la presentación del curso.

- Vale Changmin, nos vemos
– y el chico se despidió de él sonriendo.

“Y allí, en aquella sala, donde fue mi primer día de universidad, el primer día de mi nueva vida y mi nuevo futuro, el día en que te conocí, ese fue el día… en que sentencié mi muerte.”

Changmin se dirigió hacía la sala de presentación, y nervioso se sentó en una de las sillas vacías de la tercera fila. A su lado un chico alto y apuesto al que nadie le negaría prácticamente nada, también se sentó junto a él.

- Hola – saludó Changmin.

- Hola – le respondió el chico.

- ¿Es tu primer día? El mío sí.

- No, este es mi tercer año. ¿Cómo te llamas?

- Soy Changmin y ¿tú?


- Señores caballeros
– interrumpió un hombre – soy el decano del departamento de historia, por lo tanto voy a estar a cargo de ustedes y ahora, vamos a comenzar con la presentación del curso.

Después de una terminable hora de charla, Changmin recogió sus cosas y se despidió del chico. Observó que era bastante popular ya que muchos de los asistentes a la presentación se acercaron a él. A sus ojos aquel chico era guapo, atractivo y porque no, era un chico apto para emborracharse una noche y llevárselo a la cama. Y es que aquel chico acabaría siendo su perdición, hasta tal punto que aquel día hubiera deseado con todas sus fuerzas que aquel atasco que casi le hizo llegar tarde, realmente hubiera hecho que no llegara a la presentación.

En la actualidad - 27 de Junio de 2010.
- Dios, eres increíble
– susurró una voz.

- Y tú… tú también lo eres – dijo Yunho apenas sin voz.

Cada poro del cuerpo de Yunho se erizó al notar como la mano de aquel chico acariciaba cada centímetro de su piel mientras poco a poco bajaba hasta llegar a coger, entre una de sus manos, el duro e hinchado miembro de Yunho.

En aquella habitación no podía escucharse otra cosa más que los gemidos que expiraban Yunho y su acompañante, y no había duda de que a aquello se le podía llamar pasión. Una pasión que podría superar y traspasar cualquier otra cosa. Si al día siguiente le preguntaran a Yunho que había sentido en aquel momento, el habría respondido que se había tratado de un sueño, pero no, la realidad era que aquello era más cierto de lo que había podido imaginar.

Unos minutos después gracias a los movimientos de aquel chico sobre su miembro hizo que Yunho se corriera de forma increíble.

- Dios… - susurró.

- No, simplemente soy yo – respondió el muchacho – y esto… no ha hecho más que empezar.


- Pero…


Aunque pareciera increíble que pudiera seguir, como si no hubiera pasado nada, Yunho sintió de repente que todas sus fuerzas volvieron de repente para poder devorar al hombre que yacía desnudo sobre su cama.

- No, esto no ha acabado aún – le dijo sonriendo.

Y no se lo pensó dos veces… parecía como si no hubiera hecho el amor en toda su vida, porque tardó en acechar al chico como si de un animal salvaje se tratara. Lo besó apasionadamente y mientras una sonrisa se dibujaba en su cara empezó a recorrer su cuerpo con un reguero de besos. Escuchar como lograba hacer que gimiera sin parar, logró excitarle de una manera impresionante y lo volvió si cabe mucho más pasional. Estaba deseando sentir como el chico se estremecía con el tacto de sus labios, de sus manos, de su piel… como se estremecía en el momento en que se introdujera dentro de él.

Con la respiración entrecortada rozó con su lengua uno de sus costados y notó como al chico se le erizaba la piel. Se podía decir que incluso se había vuelto perverso, como si su única finalidad en la vida fuera hacer que el hombre que gemía gracias a sus besos se corriera como jamás lo había hecho en la vida.

- Eres el sueño que siempre quise tener – le dijo.

- Shhh – susurró Yunho – el sueño vendrá en unos minutos.

Agarrándolo por la cintura, Yunho hizo que el chico quedara encima de él. Le miró a los ojos como una bestia que estaba a punto de devorar a su presa.

- Ahora quiero que te muevas como nunca lo hayas hecho en toda tu vida – le ordenó.

Y antes de que el chico pudiera reaccionar, Yunho le agarró más fuerte y se introdujo dentro de él. Escuchó como este gritaba ante tal embestida y seguidamente vio que se agarraba fuertemente al cabecero de su cama.

Como le gustaba esa sensación. Se sentía el dueño del mundo mientras le hacía disfrutar como jamás nadie seguramente lo habría hecho. Sentía su miembro totalmente cubierto y era una sensación que le encantaba. De repente, no se lo pensó dos veces y cogió al chico para que se quedara de rodillas justo delante de él.

Volvió a penetrarle, con una embestida mucho más intensa que ninguna otra, puso una mano so su hombro y sin que se lo esperara, Yunho cogió entre su otra mano el duro miembro del chico, lo cubrió de una forma prodigiosa y comenzó a moverse sobre él.

Estaban exahustos, pero el deseo de llegar al paraíso hizo que pusieran mucha más pasión a aquel momento. Poco después Yunho le mordió en la espalda y se apretó fuerte contra él mientras se corría en su interior, y sin salir de dentro de él ejerció más presión sobre el miembro del chico para que poco después llegara al mejor orgasmo que había tenido en toda su vida.
Cuando pasaron unos minutos, ambos se quedaron durmiendo.


Al día siguiente – 28 de Junio de 2010.

Yunho se despertó con una sonrisa de oreja a oreja, tanto que sería capaz de decir que había pasado la mejor noche de su vida. Se dio la vuelta para besar a su compañero, pero en su lugar se encontró con una nota sobre la almohada.

“Buenos días Yunho.
Siento no estar para cuando despiertes, pero tenía algo que hacer. Tan sólo quería decirte que anoche todo fue maravilloso y créeme cuando te digo que jamás había pasado una noche así con nadie. Me alegro de haber acabado el otro día en aquel bar…”


Mientras leía la carta, Yunho no podía evitar sonréir. Durante los pasados días, su vida había sido totalmente una locura y algo así le había hecho sonreír de verdad. Recordó como aquel chico se sentó junto a él y simplemente le sonrió. Eso les bastó para saber que se había gustado desde el primer momento, y no pudo evitar sonreír mucho más cuando leyó en el final de la carta…

“Me gustas, ten por seguro que pronto nos volveremos a ver.”

Yunho guardó la carta y la metió en el cajón de su mesita, poco después sonó el teléfono.

- ¿Diga? – preguntó.

- Hola Yunho, ¿vas a tardar en venir al despacho? He recopilado alguna información de la que me pediste el otro día.


- ¿En serio? No sabes o que me alegra eso, no tardaré en llegar.


Colgó el teléfono, se arreglo y en media hora estaba en su lugar de trabajo.

- KiBum, dime… ¿qué has encontrado? – le preguntó Yunho.

- Bueno… la verdad no es que sea mucho, aún estoy a la espera de que me lleguen unos papeles más pero – y su semblante se volvió serio – me ha resultado curiosa una cosa.


- ¿A-ha?

- ¿Recuerdas que en la prensa habían dicho que a Changmin lo había matado por querer evitar un robo? Pues… mira esta foto.


Yunho observo atentamente la foto que KiBum le mostró pero no sabía muy bien por donde buscar.

- Hyung, realmente… no vea nada que me llame la atención, esta foto refleja un robo perfecto.

- ¿Estás seguro Yunho? Mira
– y KiBum le señalo la ventana – Si el asesinato de Changmin fue provocado por un robo, como dijo la prensa y la policía, ¿cómo es posible que el ladrón entrara por la ventana y no haya ningún cristal dentro de la habitación? Esas pruebas no son de las que se le pasan a los policías y de verdad, no creo que nadie intencionalmente los quitara de ahí.

Yunho miró la foto y se quedo estupefacto. ¿Era posible que el asesinato de Changmin hubiera sido intencionado?

- Vaya… lo que no entiendo, es como se les pudo pasar, es más – y se quedó pensando – a mi modo de ver, todo se resolvió demasiado pronto.

- Yunho, teniendo en cuenta que no había muchos datos, era lógico que cerraran el caso sin ninguna conclusión.


- Y… ¿sus padres no hicieron nada porque lo mantuvieran abierto?

- Sus padres murieron una semana después.


- Increible…

- Eso mismo dije yo
– continuó KiBum – y lo curioso de eso, es que al igual que el asesinato de Changmin, no hubo ningún hecho claro de lo que ocurrió.

- Todo este caso… es demasiado raro, hay muchas incoherencias, muchas cosas que no parecen resueltas, no sé, la verdad es que no sé si voy a sacar algo en claro de esto.

- Yunho, pero lo que yo no entiendo, es por qué tú estás investigando algo así.



Una serie de flashes atravesaron la cabeza de Yunho. Vió como Changmin caía al suelo y después se desangraba y otra vez sintió esa voz en su cabeza.

“Yunho… por favor, ayúdame. Sólo tú puedes hacerlo, ayúdame.”
- Esto… estoy ayudando a un amigo que está trabajando en este caso por su cuenta. Bueno KiBum, muchas gracias, revisaré todo a solas, te lo agradezco de verdad. Te debo una.
- Tranquilo Yunho, para eso estamos los amigos, a ver si algún día quedamos para salir como en los viejos tiempos, que últimamente te has vuelto un hermitaño jajaja.

- Es cierto, pero tranquilo volveré a la luz del día dentro de muy poco
– y antes de que KiBum saliera de su despacho, Yunho le sonrió.

Después de que KiBum se fuera Yunho se quedó revisando todo lo que este le había dejado. La verdad es que nunca se habría imaginado que el asesinato de Changmin hubiera sido intencionado. “Pobre chico” pensó, y sin saber por qué una lágrima resbaló por su mejilla. Necesitaba averiguar qué había pasado, sentía como si Changmin fuera parte de su vida y tuviera que hacer realidad aquello que le había pedido, que le ayudara.

Y ahora sabía que tenía que lograrlo de verdad…


02 de Septiembre de 1950.

“Hoy ha sido el segundo día de Universidad y me ha costado bastante llegar a tiempo a todas las clases. El edificio es tan grande que cualquier persona se perdería nada más entrar, pero también estoy muy contento porque estoy realizando mi vida como siempre había deseado. Mientras escribo en este diario, me preguntó si algún día alguien lo encontrará y leerá todas las locuras de mi vida… Sólo espero que en estas hojas se reflejen muchos años de mi vida y que mis hijos algún día puedan saber como su padre disfrutó de cada segundo, hasta donde llegó y de quien se enamoró.”

Mientras Changmin escribía en su diario a la luz de las velas, no hacía más que recordar al chico que se había sentado a su lado durante la presentación y se preguntaba una y otra vez si se lo volvería a cruzar en la Universidad.

- ¿Cuál será su nombre? – se preguntó.


28 de Junio de 2010 – Esa misma noche.

Después de un día cansado en el trabajo, Yunho llegó a su casa, se preparó algo de cenar, se duchó y se fue directamente a la cama. Estaba tan cansado que estaba seguro que acabaría dormido en apenas cinco minutos.

Se metió en la cama y se tapó como era habitualmente hasta la cintura y antes de que cayera durmiendo sintió como un calor le abrazaba por la espalda, como si alguien estuviera a su lado.

- Te quiero… - se escuchó en un susurro.

Y segundos después… se durmió.

3 comentarios:

  1. whoo¡¡ esta super weno
    ya quiero el 3 cap :)
    contiiiii!!!!!!no me hagas sufrir XD

    ResponderEliminar
  2. Por favor, por favor, por favor.. ACTUALIZACIÓN!!!!!!
    Esta super GENIAL; (aunque me da un poco de miedo).. pero esta alucinante!!!

    ResponderEliminar
  3. Supongo que el chico que conocio min era su futuro verdugo. Quien era el amante de yunho ?

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD