Newton's Third Law - Cap 14

9 comentarios
Yoochun pasó la semana planeando el menú para la cena del jueves. Se ofreció para ir a comprar víveres con Yunho, quien gruñía sin parar acerca de cómo los hombres deberían comportarse como hombres y no tener gestos exageradamente románticos.

Yoochun no tenía idea que había provocado esa reacción en Yunho, pero creía que Jaejoong había persuadido a su líder de hacer algo que éste no quería. Yoochun se preguntaba por qué Yunho se quejaba tanto, cuando él debería tener más resolución y no ceder tan fácilmente ante Jaejoong.

Muy pronto, fue el comienzo de una nueva semana, y los Dong Bang Shin Ki se arrastraron al estudio para otra agotadora ronda de prácticas de baile.

—¡Buenos días, chicos! – los saludó un energético Hyun Ki lleno de entusiasmo cuando entraron al estudio–. Cuando estén listos se acercan. Changmin, ¿puedo hablar contigo un segundo?

Changmin se acercó a él. Yoochun observó sorprendido mientras sorpresa y pura felicidad se extendieron por la cara del menor. Changmin abrazó a Hyun Ki con fuerza, saltando de alegría. Mientras Hyun Ki seguía hablando, la sonrisa de Changmin se agrandó y palmeó al instructor de baile en la espalda, asintiendo con entusiasmo.

Junsu inclinó la cabeza hacia un emocionado Changmin y un sonriente Hyun ki y le preguntó a Yoochun:
—¿Qué está pasando ahí?

—No tengo idea –respondió Yoochun estoicamente.

Hubo más risas y carcajadas y Changmin volvió a asentir. Volvió con ellos y abrazó a un sorprendido Jaejoong.

—Hyung, no cenaré en casa hoy.

—De acuerdo –respondió Jaejoong, mirando a Yoochun–. ¿Qué hay de ti, Yoochun?

—Yo aún iré a cenar –respondió.

—Changmin –Jaejoong se rascó la cabeza confundido–, si no vas a salir con Yoochun, ¿a dónde vas a ir?

—Gente, vamos a empezar –interrumpió Hyun Ki–. Jaejoong y compañía, por favor. Y uno, dos, tres, cuatro…

=============

Cuando el ensayo terminó, hubo una carrera al baño a cambiarle las ropas empapadas de sudor. Yoochun quedó a lo último cuando Junsu se coló en la fila y se metió al último cubículo.

—¡Junsu, idiota! –gritó Yoochun sin resultado. Para cuando consiguió un cubículo y terminó de cambiarse, el baño estaba vacío. Salió de prisa, donde todos menos Changmin lo esperaban.

—¿Dónde está Min? –preguntó–. No hay nadie más en el baño.

—Se fue –fue la críptica respuesta de Yunho.

Notando algo raro, volvió a preguntar.
—¿A dónde fue?

Los otros tres se miraron mutuamente, tratando de pasarle a otro la responsabilidad de responder. Al fin, Junsu habló.
—No nos dijo, pero se fue con Hyun Ki.

Los demás esperaron que algo estallara, y se aliviaron visiblemente cuando todo lo que Yoochun hizo fue agarrar con más fuerza su maleta y decir indiferentemente:
—Bien, vamos a casa.

=============

Yoochun se sentó en la sala con la televisión sintonizada en algún variety show, intentando leer una novela. Como de costumbre, Jaejoong y Yunho estaban acurrucados juntos y Junsu estaba en el cuarto de trabajo checando sus e-mails.

Yoochun trató de leer las palabras en las páginas, pero nada se le quedaba en la mente. Se preguntaba qué estaría Changmin haciendo con Hyun Ki. Se preguntaba si Changmin estaría bien, y si Hyun Ki le haría algo al pequeño inocente. Entonces, recordó que el “pequeño inocente” era perfectamente capaz de cuidarse solo y que Changmin no era tan inocente.

Muy pronto, el variety show terminó y las noticias de las 10 empezaron. Yoochun se dio cuenta de que sólo había leído una página de la novela. Luego de ver noticias de la base militar secreta de Corea del Norte, la falta de progreso de EU en la guerra contra el terrorismo y el cada vez más contaminado aire de Seúl, Yoochun se puso de pie.

—Me voy a dormir.

—¿No vas a esperar a Changmin –preguntó Yunho, mirándolo.

—¿Por qué debería? Es un chico grande y puede cuidarse solo. Si quiere salir con Hyun Ki hasta las 3 a.m., es su problema –dijo Yoochun con un tono de irritación. Con eso, se dio la vuelta y fue a su habitación.

El fuerte azote de la puerta retumbó por todo el apartamento. Yunho hizo una mueca y soltó un suspiro preocupado. Jaejoong acercó a Yunho a él y le besó el cabello.

—No te preocupes, estarán bien.

—Eso espero.

=============

La mañana del martes empezó con Jaejoong sentado a la maesa de la cocina, esperando que su desayuno fuera servido. Yunho estaba aprendiendo algunos platillos fáciles y se ofreció a prepararle el desayuno esa mañana. Hasta el momento, no había quemado nada. Yunho llevó los platos a la mesa y miró con anticipación mientras Jaejoong los probaba.

—Hmm… es delicioso –cumplimentó y Yunho lo besó con alegría. El casto beso se transformó en uno salvaje cuando Yunho pasó los dedos por el suave cabello de Jaejoong. Su manó bajó un poco y Jaejoong unió sus caderas con las de Yunho.

—Buenas… oh. Veo que empezaron sin mi –dijo la vos de Junsu, irrumpiendo en su burbuja.

Jaejoong rompió el beso y frunció el seño cuando Junsu se sentó a su lado y los miró fijamente.

—Me di cuenta que cuando inclinas su cara en cierto ángulo, se ve como un ángel perverso… deja te muestro –Junsu saltó de la silla y se acercó a Yunho, inclinando su cara un poco–. Entonces, puedes tocar su trasero, y él podría gemir más. Es muy excitante.

Los ojos de Yunho se agrandaron casi cómicamente cuando Junsu comenzó a bajar la mano por su espalda, como para demostrar su sugerencia. Jaejoong finalmente estalló. Se paró entre la mano de Junsu y el cuerpo de Yunho.

—Toca a mi Yunho, y haré que lo pagues –gruñó con una expresión asesina.

—¿Qué hice? Es sólo una demostración –Junsu levantó las manos al aire, inocentemente.

—No necesito tus demostraciones o consejos. Se perfectamente lo que hago con mi novio –Jaejoong miró amenazadoramente a Junsu, quien sonreía de lado. Tomó la mano de Yunho y lo sacó del comedor, lejos de su aparentemente libidinoso compañero de grupo.

Finalmente, Junsu pudo disfrutar de su desayuno en paz, sin demostraciones públicas de afecto. Suspiró contentamente al notar el montón de comida frente a él. Tendría que agradecerle de verdad a Changmin por su consejo.

==============

Yoochun había planeado interrogar a Changmin durante el desayuno, pero se levantó tarde; no es como si el menor hubiera despertado a tiempo, tampoco. Para cuando terminó de bañarse, Yunho lo esperaba en la puerta con sándwiches en las manos, y lo sacó a prisa de la casa.

Aunque Yoochun se acostó a las 10, no había podido dormir, y había dado vueltas en la cama hasta que escucho la puerta abrirse y la voz de Changmin.

Yoochun estuvo callado y taciturno de camino al estudio. Changmin pasó el rato dormido en el asiento, apoyándose en Junsu quien se las ingenió para sentarse entre Yoochun y Changmin.

En cuanto entraron al estudio de baile, Changmin soltó un enorme bostezo. Hyun Ki revolvió el cabello de Changmin con afecto, para la completa molestia de Yoochun.

—Y, ¿a qué hora llegaste a casa anoche?

—Como a las 11.

—Trataré de dejarte ir más temprano hoy.

—Haré que lo cumplas.

—¿De qué están hablando esos dos? –Junsu ya no soportó la enorme curiosidad y le preguntó a Changmin, quien miró a Hyun Ki.

—¡Es un secreto! –ambos rieron y respondieron al mismo tiempo antes de estallar en carcajadas, ganándose las miradas extrañadas de Jaejoong y Yunho. Yoochun entrecerró los ojos y abrió la maleta bruscamente, reprimiendo con fuerza esa furia irracional que amenazaba con estallar.

==============

—¡Al fin, almuerzo! –gritó Junsu. Hyun Ki los había hecho trabajar duro toda la mañana. El almuerzo sería un muy necesario descanso.

—Ustedes adelántense. No iré con ustedes, almorzaré con Hyun Ki –dijo Changmin mientras Hyun Ki apoyaba la cabeza en su hombro y asentía.

—¿Pueden comprarnos algo? –preguntó Hyun Ki, parpadeando hacia Junsu.

—Uh… claro. ¿Qué quieren?

Mientras Hyun Ki soltaba una lista de cosas, los dedos de Yoochun se impacientaban por arrancarlo de Changmin. Avanzó un paso hacia Hyun Ki, pero sintió un tirón en la manga. Se volvió amenazadoramente a Yunho, quien ni se inmutó.

—Muero de hambre. Yoochun, vamos primero –Yunho tiró de Yoochun y lo arrastró a la cafetería. Jaejoong los seguía de cerca, empujándolo suavemente hacia el ascensor.

==============

Cuando Junsu se les unió al fin, sosteniendo una hoja de papel con órdenes, notó un profundo y oscuro semblante en Yoochun. Jaejoong y Yunho comían felizmente, como si nada pasara.

Eligiendo seguir su ejemplo, se sentó y comenzó a devorar su almuerzo. Iba por la mitad cuando Jaejoong y Yunho terminaron. Yoochun ni siquiera había tocado su almuerzo y jugaba sin parar con los vegetales. Empezó a tamborilear los dedos en la mesa impacientemente.

—Yunho, quiero jugo de manzana –Jaejoong apuntó hacia el estante de la fruta.

—Iré contigo. Junsu, tómate tu tiempo mientras compro el almuerzo de Changmin y Hyun Ki –dijo Yunho tomando el trozo de papel. Se paró a alcanzar a Jaejoong.

—Gracias.

La velocidad del tamborileo se incrementó y Junsu se atascó la boca de comida, no queriendo despertar la ira de Yoochun. Muy pronto, Yunho y Jaejoong volvieron con dos paquetes de comida y una lata de jugo. Yunho puso la bolsa de plástico en la mesa.

—Toma tu tiempo, no hay prisa –dijo Yunho y afortunadamente, el estresante tamborileo paró.

Junsu se calmó un poco para no ahogarse, hasta que le echó un vistazo a Yoochun. Estaba apuñalando repetidamente su trozo de pollo con los palillos mientras lo veía fijamente a él. Junsu tragó fuerte y dejó los palillos en la mesa, aunque aún tenía algo de hambre.

—Ya… ya terminé.

Sin decir una palabra, Yoochun recogió la comida, se levantó de su asiento y salió hacia el vestíbulo del ascensor. En el elevador, Yoochun guardó silencio mientras Jaejoong y Yunho hablaban sobre su agenda de la semana. Junsu tiró del cuello de su camisa incómodamente, preguntándose cómo la pareja podía no darse cuenta del oscuro humor de Yoochun. Las puertas se abrieron y los cuatro fueron recibidos por gritos de auxilio y risas saliendo del estudio de baile. Los cuatro chicos se miraron sin palabras ante la escena que los recibió.

Botellas vacías de agua mineral yacían en el suelo, rodeando a un empapado Hyun Ki sentado a horcajadas sobre un Changmin semidesnudo, haciéndole cosquillas. Ambos hombres estaban mojados y Changmin se reía sin poder hacer nada, agitando sus manos en un inútil intento de conseguir que Hyun Ki se quitara de él. Changmin trató de levantarse pero fue detenido por una de las manos Hyun Ki que se había movido de su lado a su pecho desnudo.

—¡Suéltame! –soltó Changmin entre risas, aún torturado por la otra mano que seguía haciéndole cosquillas.

—Primero di que lo sientes –Hyun Ki se negó a ceder.

—¡Lo siento! Perdón por decir que no tienes oído musical y echarte agua encima –contestó rápidamente. Hyun Ki bajó del joven con una sonrisa de satisfacción. Yoochun, rígido, le tendió la bolsa de plástico a Hyun Ki, quien le sonrió y tomó la bolsa de comida.

Yoochun le tendió la mano a Changmin para ayudarlo a pararse. En cuanto Changmin estuvo de pie, Yoochun declaró:
—Voy a las expendedoras. Changmin, acompáñame.

Con eso, tomó a Changmin de la mano y lo arrastró fuera del estudio hacia las máquinas expendedoras, donde estaba más silencioso.

—¿Qué estaban haciendo justo ahora?

—Jugando –dijo Changmin con una sonrisa mientras depositaba las monedas y elegía jugo de granada.

—A mi no me pareció como si estuvieran jugando. Parecía como que estaba tomando ventaja de ti.

—Nah, Hyun Ki nunca lo haría –Changmin rió ante la mera idea de su instructor de baile haciendo algo así.

—No confío en él. Quiero que te alejes de él –ordenó Yoochun.

Los ojos de Changmin brillaron, primero con incredulidad, luego con enojo.
—¿Cómo que me aleje de él? ¿Desde cuando necesito tu permiso explícito para hacer algo? No es como si tú y yo estuviéramos saliendo o fueras mi novio.

Changmin esperó a que Yoochun dijera algo, con la esperanza de que contradijera lo que acababa de decir. Sus palabras se encontraron con un silencio sepulcral.

—Eres un completo idiota, ¿lo sabes? ¿Por qué no puedes decirme algo o darme una pista para entender lo que sientes? –estalló Changmin, decepción brillando en sus ojos. Dejó a Yoochun y el jugo atrás y volvió al estudio.

==============

Un Changmin apagado salió con un emocionado Hyun Ki al final de los ensayos. Yoochun puso una expresión en blanco y pasó por las rutinas de cenar, ver televisión y leer su novela.

Exactamente a las 10 en punto, bostezó sonoramente y se fue a su cuarto donde miró fijamente la ropa que había escogido para su cena del Jueves con Changmin.

Se pasó dos horas, probando diferentes camisas, evaluando críticamente su ropa en el espejo antes de quedar satisfecho con su elección. Entonces, se pasó otra hora planchando la camisa a la perfección. Malhumorado, descolgó la camisa del gancho y se quitó la que llevaba. Se probó la camisa y se examinó en el espejo.

Yoochun no tenía idea por qué seguía probando camisas para su cena del Jueves con Changmin, viendo cómo había molestado al menor durante el almuerzo. Sacudiendo la cabeza, desabotonó la camisa y se la quitó. La arrugó en una bola y se dejó caer sobre la cama.

Entonces, alguien llamó a la puerta. Con un sobresalto, Yoochun tomó la camisa y se la puso. Se acomodó el cabello y abrió la puerta. Changmin estaba parado tímidamente en el pasillo.

—¿Puedo pasar? –preguntó suavemente, sin mirar a Yoochun a los ojos.

Yoochun lo dejó entrar y dejó la puerta abierta.
—¿Querías algo? –preguntó casi formalmente.

—Yo… quiero disculparme. Prometí que te daría más tiempo para tomar tu decisión, pero te reclamé hoy.

—No fue tu culpa. Yo me porté mal también…

—Pero no debí haberte forzado. Lo siento –se disculpó Changmin.

—Yo también lo siento. Entonces, ¿sigue en pie lo del Jueves? –preguntó Yoochun tentativamente.

—Eso espero. Estoy ansioso –admitió Changmin con una sonrisa tímida–. Ya me voy. Ya es tarde. Dulces sueños.

—Dulces sueños a ti también– Yoochun se puso de pie y lo acompañó a la salida.

Yoochun no podía creer lo cerca que terminó por hacer tontas declaraciones sobre Changmin y su instructor de baile. Frunció el ceño cuando se dio cuenta de algo. La disculpa era innecesaria y no entendía por qué Changmin se sentía culpable. Debería ser él quien se sintiera mal por no ser capaz de darle voz a sus sentimientos.

Cerrando la puerta, Yoochun levantó la camisa del suelo. La alisó lo mejor que pudo antes de colgarla de nuevo. Suspiró cuando se resignó a plancharla otra vez. Con suerte, tardaría menos de una hora.

9 comentarios:

  1. awwwww.... por fin... despues d tanto tiempo...
    precisamente estaba pensando en este fic...
    i cuando vi actu grite hasta q me qede sin voz (efecto de estar mal -___-)

    cada vez amo mas a zte Minnie... todo cute... para mi q le qiere dar una sorpresa a Yoochun por eso le pidio ayuda a Hyun Ki... i el raton todo celoso... espero q le diga algo para el dia de su cita.. no puedo esperar al siguiente.. espero q no demore mucho =}

    ResponderEliminar
  2. TANTO TIEMPO ESPERADO TE AMO GRAACIAS POR TRADUCIRLO DIME ALGO QUE ESA HACIENDO CON Hyun Ki HAY RATOS CHUNNIE ES TAN TONTO

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/05/2012

    mi min ese chun me hace enojar pero tu lo amas verdad asi que adelante tu puedes hacer que diga que se muere por ti

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Continuacion plis esta muy bueno

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10/10/2012

    Hola!! .... continuaraas?? :)

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10/24/2012

    ohhh estan lindo este fic realmente ame al Yoomin!! es una hermosa historia!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4/27/2013

    ME MUERO X LEER LA CONTINUACIÓN DE ESTE FIC!!!
    KAS.

    ResponderEliminar
  9. ALGUIEN SABE DONDE LO PUEDO LEER AUNQUE SEA EN INGLESSSS

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD