Don't you remember?

2 comentarios
Título: Don't you remember?
Autor: Candy
Pareja: Yunjae
Género: Slash - Angst
Extensión: Oneshot
Advertencia: Song fic con la canción Don't You Remember de Adele.
-----

¿Cuándo te veré de nuevo?
Te fuiste sin despedirte, ni una sola palabra me dijiste,
ni un sólo beso para sellar alguna grieta.
No tenía ni idea del estado en el que nos encontrábamos.

El áspero sabor del licor recorriéndome la garganta, mirando a través del fino cristal del vaso en mi mano mientras recuerdo… mi corazón lleno de agujas, no puede soportar un solo segundo más el dolor y la angustia que siento cada vez que tu nombre se interpone en mi camino.

Sé que tengo un corazón inestable y amargura,
Un ojo errante y una pesadez en la cabeza…

¿Cuántas veces discutimos? No lo recuerdo, pero siempre fue el mismo tema; el miedo, el que dirán los demás.
¿Realmente importaba? ¿Tanto afectaba en el inmenso amor que jurábamos tenernos? Al parecer si, de lo contrario jamás hubiésemos terminado discutiendo como aquella vez en la que Junsu sufrió las consecuencias.

- ¡¿Qué importa lo que digan Yunho?! ¿Te importa más el afuera a como me siento yo?
- ¡Jamás dije eso Jaejoong! ¡Ni si quiera se me ocurriría pensarlo!
- ¡¿Entonces qué es?! Porque no entiendo Yunho, trato de hacerlo pero siempre es lo mismo. Siempre poniendo a los demás como escusa, dejándome de lado, negándome al mundo, cancelando nuestras salidas. ¡¿No entiendes como me siento?!
- Pues disculpa pero no todo el mundo gira alrededor tuyo.
- ¡Eres un imbécil!


Y fue mi mano la que golpeo tu cara dejándote pasmado mientras una marca roja se empezaba a notar en tu mejilla. Te había levantado la mano por primera vez en la vida… Sentí mi corazón encogerse y vi como tu mano se acercaba a mi para devolverme el golpe, cerré los ojos y escuché el impacto pero no sentía nada…

-Basta Hyungs, no peleen. Por favor…

Fue Junsu el que recibió el golpe, el que se puso en el medio de los dos tratando de detenernos. Era su mejilla la que ahora estaba roja y sus lágrimas las que mojaban el suelo.

Y ahí lo comprendí, el daño ya estaba hecho. Una pequeña grieta se abría paso en mi corazón. Sin embargo mi amor siempre fue mucho más grande y nada podía alejarme de ti. Por mas que nos peleáramos, por mas que nos separaran…

¿Pero no te acuerdas?
¿No lo recuerdas?
El motivo por el que me amabas,
Cariño, por favor, recuérdame una última vez.

Que idiotas fuimos. No supimos aprovechar el tiempo juntos, los pequeños momentos, las alegrías de todos los días.


Si tan solo pudiese regresar el tiempo atrás… si pudiese volver a las mañanas en las que despertaba sintiendo ese suave aroma y escuchando tu dulce voz decir mi nombre. Despertar en el mismísimo en el cielo, entre tus brazos, con tus labios recorriendo mi rostro dejando pequeños besos, símbolo de nuestro profundo amor luego de una espectacular noche con el hombre que más amo en este mundo.

Recuerdos que parecen sombras en esta oscura noche. ¿Seré yo el único que recuerda? ¿Seré yo el único que sigue amándote a pesar del tiempo, la soledad y la distancia?

¿Cuándo fue la última vez que pensaste mí?
¿O me has borrado completamente de tu memoria?
A veces pienso ¿cuándo me equivoqué…?
Más lo hago, menos lo sé…

El teléfono en la mano esperando a que atiendas, el sonido del tono… tres, cuatro, cinco veces. Nada. Estoy a punto de darme por vencido cuando escucho que atiendes. No te doy tiempo a hablar, soy yo el que en todos estos meses tomó valor y la fuerza suficiente para llamarte, y finalmente vas a escucharme.

-Me gustaría que esta llamada no sea en vano… me gustaría creer que estás sosteniendo el teléfono con tanto miedo y nostalgia como yo… Sé que no soy quien para reprocharte o pedirte un favor después de tanto tiempo, pero si te queda una mínima pizca de amor por mí quiero que me perdones por todo el dolor que te causé, por haber sido tan egoísta… En todos estos meses, en estos años jamás hubo un día en que no piense en ti, Yunho-ah.

Te amo con todo mi corazón y me arrepiento de no haber sabido aprovechar mi vida junto a ti… lamento haber sido yo el último en cruzar la puerta del apartamento. ¡Demonios odio haber sido el estúpido que no se dio vuelta a mirarte!

Lo lamento tanto Yunnie… lo lamento tanto, te amo.


Las lágrimas empapando el escritorio frente al que me encuentro, mis manos cubriendo mi rostro intentando reprimir los lamentos que escapan furiosos de lo más profundo de mí. Y ese grito de fondo, el insulto y un sollozo ahogado que oigo al otro lado del teléfono haciéndome entender que te han descubierto, han notado que estás hablando con el traidor. Sufrirás las consecuencias y eso me martiriza más. Sigo haciéndote daño sin darme cuenta.

Te di el espacio para que pudieras respirar,
Mantuve la distancia para que pudieras ser libre.
Espero que puedas encontrar la pieza que te falta, y que te devuelva a mí.

Yoochun se la pasa diciéndome que me preocupo demasiado pero al fin y al cabo la culpa es mía… Yo me fui, yo di un paso al costado y lo aparté de mi vida. Fui yo el último que dijo “adiós” y nada más, NADA MÁS. Ni un abrazo, ni un beso o una mirada aunque sea... nada. Estaba tan herido que sentía que si lo miraba por última vez, caería enfrente suyo y me destrozaría en mil pedazos, no me podría haber alejado en ese momento.

Pero ahora ¿no estoy igual de destrozado? Entonces no sirvió de nada aguantarse las lágrimas aquel día…
¿De qué me sirve llorar y romper todo a mi alrededor ahora si ya no estás aquí? ¿De qué me sirve gritar tú nombre incontables veces y beber hasta quedar inconsciente en el sillón de mi casa, si no vendrás a cuidarme?
Tu rostro en mis alucinaciones, tu voz en cada rincón de mi casa, tu olor en mi cama y el desgarrador sentimiento de saber que me es imposible verte.

Pero ¿no te acuerdas?
¿No lo recuerdas?
La razón por la que me amabas,
Cariño, por favor recuerda que solías amarme.

No pierdo la esperanza y anhelo con toda mi alma poder arreglar el daño que te causé.
Hicimos una promesa, y la voy a mantener hasta el final de mis días. ¿Qué más quisiera que volver a sonreír como en la foto que descansa enmarcada en mi cuarto…?

¿Serás capaz de perdonarme? ¿Podrás seguir amándome y dejar los temores de lado?

No estoy seguro si la noche cae una vez más o es que en todo este tiempo la oscuridad jamás se ha ido y yo estoy perdiéndome cada vez más en este laberinto sin salida que yo mismo he creado.
Un vaso más en mi mano, una lágrima escapándose y la misma pregunta hace 3 años…

¿Cuándo te veré de nuevo?

2 comentarios:

  1. fue e.e muy dramatico e_e al final terminaron u_U

    ResponderEliminar
  2. Wao..estubo muy bueno!!! Me gusto! Me gusto mucho!! Los finales felices son geniales, pero son historias como estas las que te hacen caer en tierra y aceptar que el mundo no solo esta lleno de rossas, sino que tambien estas tienen espinas.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD