Existencias Entrelazadas. Cap. 8

1 comentarios
“Apariencias”

(Narrado x Jae)
Entramos corriendo al salón, se nos había hecho tarde por culpa del maldito demonio y para empeorar nos habíamos perdido el receso, Min no pudo comer y yo no pude fumar, y eso me ponía de mal humor.

-Gracias por asistir a mi clase joven Kim y joven Shim, pasen a sus lugares por favor- hablo el maestro molesto

ChangMin hizo una reverencia y se dirigió rápidamente a su asiento mientras que yo miraba al maestro y sin querer lo intimide con mi mirada porque rápidamente la desvió anotando algo en el pisaron reí y tome mi lugar, mire a Min que negaba con la cabeza mirándome, “eso estuvo mal” articulo para que pudiera leerle los labios, yo solo encogí los hombros inocentemente.

Las clases se pasaron rápido, me sentía pleno nada podía estropear este día o lo que quedaba de él. Nos despedimos de MinHo y Eddie caminando hacia nuestra habitación, YunHo y ChangMin platicaban alegremente, mientras yo caminaba detrás de ellos escuchando lo que decían, nunca había sido bueno para entablar una conversación, por eso en el inframundo los demás demonios se alejaban de mi.

-¿Qué te parece la idea?- pregunto YunHo sacándome de mis pensamientos.
-¿Cuál idea?- respondí con otra pregunta
-No estabas poniendo atención a lo que decimos- me reclamo ChangMin
-Lo siento estaba pensando en otras cosas- murmure
-Bueno, estábamos pensando en juntarnos a ver películas hoy en la noche en la habitación de MinHo, te apuntas- dijo entusiasmado YunHo

Todo estaba bien pero porque en la habitación de MinHo, ese niño no me daba buena espina y mucho menos cuando veía a mi ChangMin como quinceañera enamorada.

-No gracias, prefiero quedarme en mi habitación a descansar-

No iba a aguantar la forma en la que veía a mi ángel ese niño, se que hacia mal en negarme a ir, ya que si fuera con ellos podría dejarle claro a ese niñato que ChangMin solo es mío, pero podría aprovechar estar solo para poder invocar a Siwon y hablar con él.

-Jae no seas aguafiestas, vamos nos divertiremos, te prometo que te la pasaras genial- trato de convencerme YunHo
-En verdad prefiero quedarme en la habitación, necesito descansar, vayan ustedes y diviértanse-

Ya habíamos llegado a nuestra habitación, YunHo se encerró en el baño según él a refrescarse un poco antes de irse a la reunión, ChangMin estaba sentado en su escritorio leyendo, mientras que yo veía por la ventana, se me había vuelto una costumbre mirar por la ventana a admirar el paisaje y ver como los humanos vivían, en ocasiones me ponía a pensar que mi existencia seria más fácil si hubiera nacido como un humano y no esto un demonio que tiene prohibido sentir, en ocasiones escuche a demonios hablar de que nosotros no sentíamos pero eso eran blasfemias ya que estos días podía sentir una extraña sensación de alegría al lado de mi ángel.

-¿Jae estas bien?- pregunto ChangMin tomándome del hombro

Voltee a para encontrarme con esa mirada que me hacía sentirme tranquilo, tome su mano y le di un beso haciendo que mi ángel se sonrojara.

-Me encanta cuando te pones rojo- murmure
-No me contestaste- dijo mirando hacia otro lado para no mirarme
-Me siento muy bien Min no te preocupes- me levante y lo tome de la cintura acercándolo a mí, me miro y pensé que se soltaría de mi agarre pero fue todo lo contrario me sonrió y apoyo sus manos en mi pecho sintiendo esa extraña sensación que se apodera de mi cuerpo.
-Seguro que quieres quedarte aquí, porque no vas con nosotros- ChangMin apoyo su frente contra la mía, esa era una de las ventajas que él estuviera más alto que yo.
-Estoy seguro Min, necesito hablar con Siwon para ver como están las cosas-
-Puedo quedarme si tú quieres-
-No ve y diviértete, aparte necesitamos que uno de los dos este con YunHo para mantenerlo vigilado-
-Tienes razón, pero no quiero ir si tú no vas-

Cuando me había hecho débil ante ChangMin, con ponerme esa carita que solo él sabe hacer, no podía negarme a nada, pero necesitaba hablar con Siwon.

-Anda Min prepara lo que te vas a llevar o no te dejare ir- sonreí soltando mi agarre

Después de unas horas me había quedado solo en la habitación, esperando el mejor momento para invocar a Siwon pero como si este ya supiera de mi acción, lo tenía frente a mí con esa mirada fría que nos caracterizaba.

-¿Qué me está pasando?- pregunte
-Solo puedo decirte que te has enamorado como un humano- respondió mirándome preocupado
-¿Enamorado?- murmure
-Así es Jae, es un sentimiento que los humanos pasan para llegar a ser felices, aunque a veces ese mismo sentimiento puede destruirte, cuando el sentimiento no es apropiado-
-¿Qué debo hacer?- quise saber
-Alejarte, bloquear esos sentimientos y pensamientos Jae-
-No quiero alejarme de él, me siento pleno, me siento…- no sabía cómo explicar todo estas sensaciones
-Está prohibido y lo sabes si los altos mando se llegan a enterar, serás destituido de tu cargo y esto si te alejara de el- respondió enfadado
-No quiero alejarme de ChangMin-
-NO PUEDES JAE, NO TIENES EL DERECHO DE CAMBIAR, LA FORMA EN LA QUE ESTAN ACOSTUMBRADOS A VIVIR- grito furioso
-Como puede cambiar esto nuestra existencia Siwon-
-Jae ponte a pensar que si esto sigue los dos saldrán afectados, como crees que tomen esto los señores, un ángel y un demonio sintiendo un amor que solo fue creado para los humanos, si el divino se entera que uno de sus ángeles a corrompido sus leyes será desterrado del paraíso y condenado a vivir entre los humanos, como se sentiría ChangMin con todo esto, no solo el tu Jae serias condenado a vivir sin él en un lugar que nadie más puede llegar-
-No me importa lo que me pase, yo quiero estar con el-
-Pero si esto llega más lejos, no podrás estar a su lado y los dos sufrirán, piénsalo Jae, bloquea esos sentimientos que no tenemos derecho a atesorarlos- dicho esto Siwon desapareció dejándome peor de lo que estaba

Me sumí en el silencio de la habitación, la penumbra me estaba invadiendo una vez mas y no lo quería, quería que la luz que me había sido entregada al salir del inframundo no me abandonara, pero poco a poco mi verdadera forma estaba apareciendo, si Siwon tenía razón tenía que bloquear estos sentimientos antes de lastimar a ese hermoso ser que me había enseñado a amar sin que ninguno de los dos nos diéramos cuenta.

Y ahí a mitad de la habitación mi verdadera forma salió, mis ojos de un rojo intenso, mi piel más pálida de lo normal, mi cabello creció tomando su verdadero color y esa aura que se había mantenido oculta se disparo por toda la habitación, esa aura de maldad, soledad, odio y olvido envolvió el ambiente como mi persona, tenía que bloquear todo y esta era la única forma.

-¿Jae?...-

Escuche ese hermoso susurro pronunciar mi nombre detrás de mí, cauteloso.

No podía controlarme, estando en mi forma original no podría controlar mi temperamento, no quería que ChangMin me viera así, no quería que me conocería como en realidad soy temía que él se asustara y huyera de mi, y ahí de nuevo un estúpido sentimiento humano el temer.

-Vete ChangMin- hable seriamente
-Pero Jae…- murmuro nuevamente
-QUE TE LARGES NO QUIERO QUE ESTES AQUÍ- grite furioso

No escuche nada, pero sabía que el aun estaba detrás de mi podía sentir su aura que era aplastada por la mía, no quería corromper a mi ángel no quería que el sufriera, solo quería que él fuera feliz, aunque no conociera el verdadero significado de esta.

-No quiero irme, recuerda que dijimos que aprenderíamos juntos a amar… Jae no quiero irme de tu lado- su voz sonaba extraña, podía identificar un tono de tristeza

No quería que mi ángel sufriera y en estos momentos yo lo estaba haciendo sufrir.

-Vete por favor, no quiero que me veas así, no quiero que me temas, no quiero que huyas, no quiero perderte…-

No sé que me pasaba pero mi voz sonó extraña y ese maldito vacío apareció de nuevo presionándome el pecho lastimosamente.

De repente el aura de ChangMin se hizo más fuerte luchando con la mía, esa aura de tranquilidad, armonía, felicidad y plenitud ocupo un espacio más grande en la habitación, sentí los brazos de ChangMin rodear mi cuerpo en un abrazo con ese sentimiento nuevo para mí, con ese sentimiento que los humanos llamaban amor.

-No podría temerte porque sé que no me dañarías, no elegiste ser esto Jae y muy dentro de esta forma demoniaca esta ese JaeJoong que me hace feliz y del cual nunca me separare-

Sin soltarme de su abrazo gire lentamente, si ChangMin era hermoso en disfraz de humano, como ángel lo era más, su persona estaba rodeada de ese brillo que poseen los seres celestiales, su pelo caía hasta sus hombros en un tono más claro, sus ojos eran azules como el cielo, su piel no era tan bronceada como cuando estaba como humano y su sonrisa esa hermosa y perfecta sonrisa que poco a poco me fue tranquilizando regresando a mi forma humana.

-Nunca me iré aunque me lo pidas a gritos y me odies, aun así seguiré a tu lado- me aseguro
-No te lo volveré a pedir, me has atrapado ChangMin y ahora jamás me podré escapar de ti y no quiero hacerlo- lo tome de la cintura y lo atraje mas a mi
-No te dejare escapar- dijo inocentemente, regresando a su forma humana

Me acerque mas a sus labios rozándolos lentamente con los míos, sintiendo ese calor envolver nuestros cuerpos, ChangMin cerró los ojos disfrutando del contacto de nuestros labios y sin miedo a lo que nos esperaba lo bese saboreando esos dulces labios que fueron profanados por mi desde un principio, que solo me pertenecían a mí, ya que el dueño de mi ser ya no era el señor del inframundo ahora tenía otro dueño y ese era ChangMin.


“Nuestro ser.”


(Narrado x Min)
Íbamos corriendo a clases, se nos había hecho tarde por hacernos cargo de ese demonio, justo en este momento sentí la molestia de ir a clases, tener que asistir a una farsa, pero bueno era una orden.

- Gracias por asistir a mi clase joven Kim y joven Shim, pasen a sus lugares por favor.

Menciono el maestro un poco molesto, hice una reverencia como disculpándome, no me gustaba fallar en algo, aunque sea durante la farsa, no me gustaba llegar tarde, me dirigí rápido a mi asiento, me senté y veía que aun Jae seguía en la puerta y observaba al maestro el cual solo desviaba la mirada y comenzaba a escribir no se que en el pizarrón, reía en mi interior ocultando la sonrisa de mi rostro, Jae se sentó y me vio, yo negaba con la cabeza y articulaba un “eso estuvo mal” el solo encogió los hombros inocentemente lo cual me dio más risa, me gire y sonreí no podía dejar que viera que me divertía con sus actos.

Hoy fue perfecto, realmente no sabía que podía sentir tal felicidad, sentía como que mi pecho se hinchaba de tanto placer, sonreía cada vez que recordaba cada momento con Jae, aun con ese demonio, sabía que había visto otra parte de mi y quería saber lo que él pensaba respecto a eso, me deban nervios se que no me veía tan inocentemente cuando tenía mi katana y el poder Divino, mi concentración era máxima en mi objetivo, hacia lo necesario para desterrar lo maligno, pero me alegra que él se haya entrometido y me ayudara a terminar con eso.

MinHo se despedía de mi yo solo le sonreí ni cuenta me di que ya habían terminado todas las clases, se levante de mi asiento y me puse a hablar con YunHo.

- Min vamos a ver películas a la habitación de MinHo.
- Si, ¿ya quedaron todos en ir? Perdón es que en clases andaba medio perdido que no escuche su plática – reí apenado, Yun se rio conmigo.
- Si Min, bueno falta Jae. – se dirige a Jae - ¿Qué te parece la idea?
- ¿Cuál idea? – respondió.
- No estabas poniendo atención a lo que decimos – le reclame un poco en broma.
- Lo siento, estaba pensando en otras cosas – murmuro.
- Bueno, estábamos pensando en juntarnos a ver películas hoy en la noche en la habitación de MinHo, ¿te apuntas? – estaba YunHo todo entusiasmado.
- No gracias, prefiero quedarme en mi habitación a descansar.

Me sentí un poco desanimado, ya no tenía tantas ganas de ir a ver películas con los demás, si mi Jae no iba a que iba yo, no tenía sentido, quería que fuera.

- Jae no seas aguafiestas, vamos nos divertiremos, te prometo que te la pasaras genial.
- En verdad, prefiero quedarme en la habitación, necesito descansar, vallan ustedes y diviértanse.

Caminamos a la habitación al entrar YunHo se encerró en el baño, yo solo me senté en mi escritorio quería alguna escusa para poder quedarme con Jae pero no encontraba, tome uno de los libros que estaban en el escritorio y empecé a leer, no le puse mucha atención a mi lectura, en realidad no recuerdo que leí, estaba perdido en mis pensamientos, levante la vista, y vi a Jae, no sé que estaría pensando pero me dio cierta angustia, que me levante y dirige a él, tomándole del hombro.

- Jae, ¿estas bien?
Se giro y me miro, sentí así como si nuestras miradas se entrelazaran, tomo mi mano y me dio un beso en la palma, de inmediato sentí que ese liquido rojo inundaba mis mejillas, haciendo que me sonrojara.

- Me encanta cuando te pones rojo – murmuro
- No me contestaste.

No quise poner atención a su comentario o me pondría mas rojo, y sobre todo nervioso, ya con estar cerca de él, sentía que mi corazón quería salirse de mi pecho, ahora sus comentarios me ponían peor, aunque admito era un sentir muy agradable.
Mire hacia otro lado, evadiendo su mirada.

- Me siento muy bien Min, no te preocupes.

Se levanto, cada movimiento que hacia me ponía más nervioso, me tomo por la cintura pegándome a él, me quede algo absorto con la sensación, era demasiado agradable, sonreí y le coloque las manos en el pecho.

- ¿seguro que quieres quedarte aquí? ¿Por qué no vas con nosotros? – apoye mi frente sobre la de él.
- Estoy seguro Min, necesito hablar con Siwon para ver como están las cosas.
- Puedo quedarme si tu quieres.
- No, ve y diviértete, aparte necesitamos que uno de los dos este con YunHo para mantenerlo vigilado.
- Tienes razón, pero no quiero ir si tu no vas.

Estaba un poco triste, hice un puchero, quería que él fuera conmigo, pasar una tarde juntos como cualquier humano.

- Anda Min, prepara lo que te vas a llevar o no te dejare ir – me sonrió y me soltó.

Solo sonreí, esperaba a que saliera YunHo del baño, tenía planeado darme una ducha rápida e irnos.

No podía dejar la ilusión de que Jae nos acompañara, definitivamente ya no tenia ánimos de ir, pero debía de dejarlo solo, tenía que hablar con ese tal Siwon, recordando eso, ¿Cómo habrá sido Jae cuando salió su forma natural? Tenía cierta duda si debería de verlo, pero yo quería, quería saber cómo era, como es en todo.

Llego la hora de ir a la habitación de MinHo, YunHo y yo fuimos los primeros en llegar, empezamos a escoger cuales películas veríamos, no me concentraba muy bien en lo que hacía, al servirme un poco de frituras tire la mayoría, todos reían de mi, claro yo junto con ellos, andaba en las nubes que no sabía ni como me movía.

¿Cómo estaría Jae? ¿ya habrá hablado con Siwon? ¿Qué le diría? Me sentía nervioso, preocupado, un rato después llego Eddie y comenzamos a ver la película, bueno “ver” no era algo que yo hacía más bien estaba así como en un mundo paralelo, imaginando la escena que ahora había en el dormitorio.

Llego a mi esa aura de maldad, no sabía si era de Jae o de algún otro demonio, pero ya que iba a hablar con Siwon a de ser de él y si no, pues en un momento llegara a la habitación, además yo estoy con YunHo y lo puedo proteger.

El rostro de MinHo sobre mi hombro, me distrajo pero no lo suficiente para salir de mis pensamientos hacia Jae, no me sentía incomodo así que lo deje, estábamos todos sobre la cama, viendo la película, Eddie se burlaba cada poco por lo absurdo de la trama, los efectos visuales, y los errores que tenia, parecía que se divertía mucho, al contrario de el MinHo y YunHo veían la película un poco asustados, con cada aparición que veían daban un salto en la cama, y cada vez que eso pasaba MinHo se pegaba mas a mí, ocultando su rostro en mi hombro cada que pasaban algo que le daba miedo, la verdad no le entendí a la película, le puse atención ya cuando casi iba a la mitad quería distraerme un poco, me daba miedo lo que le dijera Siwon a Jae.

Se termino la película y no entendí nada, había rostros feos, movimientos que no supe quien los hacía, pero bueno, había terminado la primera película y seguía queriendo que Jae estuviera ahí conmigo, con nosotros.

Estaban por poner la próxima película cuando Eddie se levanto.
- Necesito a Jae aquí, no puede ser que sea el único que se burle de estas películas.
Su comentario me molesto, ¿Cómo que necesitaba a Jae? ¿Qué quiere con eso?

- Yo voy – me levante rápido, pero él me detuvo.
- No, yo soy quien lo quiere aquí. Voy por él.

Se salió sin más, lo vi y salí detrás, los demás me miraron extrañados pero no dijeron nada, siguieron con sus cosas.

No podía ir a la habitación por más que lo quisiera, estaba algo molesto, triste, me sentía algo raro, entre angustiado, no quería a Eddie cerca de mi Jae, daba vueltas por el edificio, subía y bajaba, mi instinto era de ir a la habitación y sacar a Jae de ahí que Eddie no se topara con él, pero si ya había llegado y llevado, iba de un dormitorio a otro, no sabía si entrar o no, quería ver a Jae, pero donde estaría, en la habitación de MinHo o en la de nosotros, llegue con los demás, bueno apenas iba a dar vuelta para llegar a la habitación de MinHo cuando vi entrar a Eddie y me acerque a la puerta a escuchar.

- El muy… - silencio – no me quiso abrir – dijo Eddie.
- A lo mejor salió Eddie, sigamos viendo la película – contesto YunHo.
- Y ChangMin, ¿Dónde está?
- Salió detrás de ti, ¿no lo viste? – menciono MinHo.

Y ya no escuche mas, me dirigí decidió a ver a Jae, sabía que tendría que estar en la habitación.

Entre despacio, sin hacer ruido, no quería molestarlo, lo vi, ese ser, su verdadero ser, me sorprendí su piel era mas pálida, su cabello era más largo de cómo lo tenía, mi duda se disipo, ahora se como es, su forma original, no sabía bien que debería hacer, se veía molesto, solo quería tranquilizarlo.

- ¿Jae? – susurre.
Me quería acercar pero no sabía cómo reaccionaría ante eso, estaba nervioso, pero sin duda no me daba miedo su forma, era él, dentro de ese ser estaba el Jae que quiero tanto y que me hace feliz.

- Vete ChangMin – hablo serio.
Sentí algo agudo en mi pecho pero no le di importancia.

- Pero Jae… - murmure.
- QUE TE LARGUES NO QUIERO QUE ESTES AQUÍ – grito bastante molesto.
No supe bien cómo reaccionar, pero no quería irme, quería ayudarlo, hacer que se sintiera mejor, no sé que le pasaba pero me preocupaba el que estuviera así, me ponía triste.

- No quiero irme, recuerda que dijimos que aprenderíamos juntos a amar… Jae no quiero irme de tu lado.
- Vete por favor, no quiero que me veas así, no quiero que me temas, no quiero que huyas, no quiero perderte…

Lo escuche extraño, su voz era triste, preocupado y un poco ¿decaído? Entre ¿dolido?
Era claro no me gustaba que estuviera así, lentamente ante todo lo que irradiaba su cuerpo, por instinto poco a poco me fui convirtiendo en ese verdadero ser, mis alas y mi cabello creció ligeramente llegándome a los hombros, me dirige hacia él, caminando tranquilo, me sentía en paz y quería que el también lo estuviera.

Me acerque lo suficiente para poder rodear con mis brazos su cintura, quería que sintiera lo que yo en este momento.

- No podría temerte porque sé que no me dañarías, no elegiste ser esto Jae y muy dentro de esta forma demoniaca esta ese JaeJoong que me hace feliz y del cual nunca me separare.
El se giro sin soltarlo, yo le sonreía, era mi Jae, lentamente se fue convirtiendo en ese Jae en ese humano.

- Nunca me iré, aunque me lo pidas a gritos y me odies, aun así seguiré a tu lado.
Estaba seguro de lo que quería y lucharía contra quien fuera por estar junto a él, eso más que un comentario era una promesa que le hacía y me hacía.

- No te lo volveré a pedir, me has atrapado ChangMin y ahora jamás me podre escapar de ti y no quiero hacerlo.
Le coloque las manos en el pecho y él me tomo por la cintura pegándome más a él.

- No te dejare escapar.

Dije, mientras que volvía a ese cuerpo humano, apenas me transforme y sentí sus labios sobre los míos, rozándolos apenas pero sentía ese cálido sentir en mi pecho, cerré mis ojos disfrutando de todas las sensaciones que invadían mi cuerpo, sentía mas contacto entre nuestros labios, me besaba, correspondí poco a poco, mi ser, mi alma incondicionalmente era suya, le pase los brazos por el cuello, entregándome ahora completamente a él, mi corazón, mis pensamientos, todo era suyo, mi dueño, mi amor, mi felicidad, simple y sencillo mi todo.

1 comentarios:

  1. Anónimo9/02/2012

    QUEEE LINDOOOS!!!!!! *U* AHHH ME ENCANTA ESTE FIC!!! CONTINUALO PLEASE!!!!!!!!!!
    JAEMIN!!!!!!!!!! <3

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD