Just Love Me

5 comentarios

Titulo: Just Love Me
Autor: Tamys de Kim

Pareja(s): 
YooSu
Género: Slash, Angust, lime viajes en el tiempo.
Extension: Oneshot
Advertencia: Ligero JaeSu
.



Amor, muero por probar tus labios
Por ser el único en tus pensamientos.
Muero por ocupar un espacio en tu corazón…
Amor hoy muero al saber que tan solo fui un pasatiempo…
Pasado, presente y futuro
No pueden cambiar nuestro destino,
Es mejor dejar de existir, que sufrir una vez más por tu amor malquerido.


Joseon hace 300 años.

Que podía esperar del amor si solo era un “bastardo”  como le decía siempre su padre, pero él quería por lo menos una vez conocer que era sentir ese cosquilleo en el estomago como decían todas las personas  a las que le preguntaba “que sentían cuando se enamoraban?” y todos respondían ” como un ligero  cosquilleo en el estomago”. Y lo comprobó cuando vio por primera vez a un joven de cabello largo y piel blanca allí bajo la sombra de su árbol de cerezo preferido, ese que se encontraba  en medio del bosque rodeado de una cantidad impresionante de arboles de roble. Todos con sus hojas verdes de gran follaje haciendo que el bosque fuera como un pequeño paraíso y su cumbre de esplendor era el árbol de cerezo cubierto de flores esperando por caer como una lluvia rosa de amor, se escuchaba cursi pero a junsu le gustaba ese nombre que le había puesto al momento cuando estas terminaban de florecer y caían al suelo, quiso ver de cerca a la persona que había descubierto su paraíso así que se acerco hasta su florido árbol y con la intensión de encarar al joven que allí se encontraba, cuando el misterioso muchacho se percato de su presencia,  giro su cuerpo y  junsu quedo estupefacto ante tal belleza, es que no conocía  a ningún hombre que pareciera un ángel,  golpeándose mentalmente al hacer tal comparación, pero era tan apuesto este solo se limito a sonreírle cuando paso a su lado y tomo la senda de salida del bosque, dejando a un chico como piedra que no decía nada y con las mejillas sonrojadas que  lo único que pensaba  era en volver a encontrarlo y poder preguntarle  su nombre.
Y  fue en ese momento que se dio cuenta que ese cosquilleo en su estomago se había instalado, como era posible que con solo ver a una persona le pasase eso, el solo sabía que cuando esos síntomas se hacían presentes solo significaban una cosa… se había enamorado a primera vista, sonrió porque si lo volvía a encontrar y ese cosquilleo volvía a aparecer, no dudaría en tratar de acercársele y tratar de ganar su corazón. Recordó como habían sido todos sus años de soledad y desamor, bueno solamente había recibido el cariño de su madre pero ella ya no se encontraba y su padre pues, simplemente lo veía como un estorbo aun cuando no vivieran bajo el mismo techo.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::                  FLASHBACK                :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::     
              
El hombre que se hacía llamar su padre, no lo era, Junsu había sido procreado una noche cuando su padre trabajaba en la casa de los Kim, su madre sola en casa no se percato de la entrada de un extraño que aprovechando la soledad de la vivienda la había golpeado y abusado de ella, fruto de esta cruel circunstancia se había embarazado de Junsu, su esposo que aun la seguía amando  acepto este hecho y se prometió a si mismo cuidar de la criatura, pues padre no era el que engendraba sino el que era capaz de criar y formar a una persona.
Al principio cuando Junsu nació su padre lo trataba como a un verdadero hijo, lo cuidaba y protegía, pero poco a poco esto fue cambiando, por culpa de la gente que especulaba a viva voz que su esposa era una cualquiera, que su hijo no se parecía a él. Esto con el tiempo hizo que la relación se deteriorara, ya que, para el hombre era más importante mantener la imagen honorable dentro de la sociedad que seguir criando a un bastardo, el cambio brusco de este fue un duro golpe para el pequeño, puesto que no comprendía la transformación del que llamaba padre de ser una persona que le decía cuanto lo amaba a una que lo insultaba o incluso lo golpeaba cada vez que tenia ocasión.
Después de varios años la madre de junsu enfermo y por consiguiente en menos de un mes falleció, nadie sabía que enfermedad la había atacado dejando a un junsu de tan solo 5 años solo en el mundo porque no podía contar con su padre apenas a su corta edad sabia cuanto odio el hombre le tenía. Y esa en resumidas cuentas había sido la infancia del menor con un padre que lo dejaba abandonado y sin comer durante días si no fuera porque una anciana se compadecía del pequeño y le daba algo de comer y en pago junsu la ayudaba en su casa en lo que sus pequeñas manos pudieran trabajar. Así comprendió que si trabajaba conseguiría comida e incluso dinero para algún día dejar la  casa donde había crecido, pero no fue necesario porque cuando cumplió 16 años su padre abandono el hogar  para instalarse en una de las habitaciones para los empleados de la familia kim.
Y ahora  a sus 18 años trabajaba en la misma casa que su padre, pero no podía dejar el trabajo porque simplemente en otro lugar  no conseguiría un mejor pago y alimento incluido, mientras no se topara con su padre todo estaría bien y tampoco  no le importaba caminar hasta su hogar después del trabajo más bien se le hacía reconfortante ir por ese camino verde y que a mitad del camino estaba el bosque donde su árbol florecía por ser la temporada donde la lluvia de amor rosa de cada año llegaba y podría admirar y sentarse bajo su sombra siendo el principal admirador de tan especial evento imaginando que algún día que a  la persona con quien le gustaría pasar el resto de su vida ese lugar seria  testigo de su declaración de amor donde le pediría unir sus vidas por siempre mientras la flores caen celebrando la unión de sus vidas.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::                  FLASHBACK                ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 
                  
Pero no paso mucho tiempo para verlo ya que al día siguiente en la casa donde trabajaba como un sirviente ante la imponente familia kim ayudando en lo que fuera necesario, ayudando de vez en cuando a las mujeres en colgar la ropa de los amos, otras ayudando en la caballeriza limpiando  a los caballos o alimentándolos y otras simplemente perdiendo el tiempo como también su padre le decía, pero esa tarde todos los empleados fueron reunidos en el patio ya que el hijo de los señores kim seria presentado y es que nadie lo conocía sus padre habían decidido mandarlo a estudiar a otra parte del país y sus padres lo visitaban una vez al año.
Los señores de la casa salían al patio con un joven  detrás de ellos  e instintivamente todos hicieron una venia. Y cuando levanto e rostro lo vio….vio a la persona de la cual se enamoro a primera vista y su corazón palpito rápidamente tal vez de emoción o quizás de tristeza ya que ahora comprendía que su amor simplemente era imposible. Jaejoong como a si se llamaba y era un año mayor que él, había regresado a casa a trabajar como ministro junto a su padre en palacio y sabía que ni en sus mas locos sueños ellos estarían juntos, por más que él quisiera llegar a su corazón nunca seria correspondido ya que la status social al que cada uno pertenecía era diferente, cuando los señores de la casa terminaron el discurso todos volvieron a su trabajo, junsu caminaba lentamente con la cabeza gacha su ilusión por ver a jaejoong en el bosque se esfumo porque  como podría acercársele  si él es solo su sirviente.
Y una semana trascurrió en la cual se propuso como meta  olvidar ese amor que sentía por su jefe pero no lo consiguió, pues como no enamorarse cada día más de él. Si jaejoong es tan inteligente además de apuesto y por como trataba a todos sus empleados tan amablemente, jaejoong era el hombre perfecto.
Se encontraba en su casa arreglando su jardín o más bien lo que ahora se convirtió en un   huerto…ese espacio donde podías ver algunas hortalizas en pleno crecimiento lo que lograba en junsu sentirse tan orgulloso de que todo el esfuerzo que invertía en ese lugarcito donde jitomates, lechugas y otras verduras mas fueran creciendo poco a poco …era algo a lo que podría decir que era suyo..su propio huerto y que estuviera rindiendo frutos.
El golpeteo de la puerta señal de que alguien le visitaba y sonrió pensando de que se trataba de unos de sus amigos que trabajaban en la residencia kim y salió a abrir la puerta llevando se una sorpresa  porque no era un compañero o una persona tocando en la casa equivocada, se trataba de jaejoong…su jaejoong…su jefe que estaba parado en la puerta de su hogar con una radiante sonrisa.
-Jaejoong – shi! – dijo un sorprendido junsu al notar como el mayor le miraba y regalaba una sonrisa
-No me permitirás entrar a tu casa Junsu – ah ¿- decía el mayo con tranquilidad y junsu se preguntaba porque le hablaba con tanta familiaridad si nunca habían cruzado palabra alguna además que él es solo un sirviente mas ante la familia kim y por ende  no pueden hablarse de tal manera
-Oh! Pase por favor – hablo  con mucho respeto dejándolo pasar y mirándolo sentarse en la única silla con la que contaba en su humilde hogar, sintiéndose poca cosa, porque aunque quisiera construir algún sueño este simplemente se desvanecía por su diferencia social, el nunca podría ofrecerle a jaejoong algo de su categoría – me buscaba para algo jaejoong-shi? – pregunto evitando su mirada….
-Claro que si junsu-ah – decía cambiando el tono de su voz a una seductora acercándose a paso lento hasta quedar frente a junsu – aquel día que  te vi bajo ese árbol de cerezo… - lo miraba fijamente -  pensaba cuando seria la próxima vez que te pudiera ver – acaricio su mejilla- pero no fue necesario regresar a aquel lugar…  trabajas en mi casa y te observo todos los días – levanto su rostro haciéndolo que lo mirara – sabes que he soñado todos los días contigo desde que te vi por primera vez? – decía mientras acercaba su rostro al de junsu, que no salía su asombro ante tal declaración y se tenso cuando sintió los labios de su amor rozar apenas los suyos suspirando porque en verdad creyó que lo besaría – quiero que seas mío junsu – dijo jaejoong y besos sus labios, un beso tan calmado mientras su corazón latía presuroso porque era su primer beso, el primer beso que compartía con la persona que ama y tal parece es correspondido que a jaejoong las clases sociales no le importaban y decidió confiar en él, en entregar su primera vez , porque esta sería la primera de muchas otras en las cuales unirían sus cuerpos demostrando que eran la mitad del otro.

Jaejoong besaba a junsu  con tal armonía sabiendo que dé ante mano que era la primera vez para el menor y eso lo notaba por su nerviosismo y su falta de avidez al besar , lo que hacía que le gustara ser el primero en marcar el cuerpo de junsu. Lo toma de la mano y lo llevo hasta su futon donde le quito a junsu por completo todo su hanbok, observando el cuerpo desnudo del menor y relamiéndose los labios, lo beso fugazmente para después quitarse sus propia vestidura quedando a los poco minutos en el mismo estado que junsu, viendo como el rostro del chico estaba completamente sonrojado, lo tomo por los hombros y lo pego a su cuerpo abrazándolo cariñosamente dándole a entender que todo estaría bien, y suyo que funciono porque al instante junsu era quien ahora lo besaba.
Lenguas jugando una con la otra, respiraciones chocando entre sí, dos cuerpos desnudos  abajo un mismo techo entregándose por primera vez, susurros de amor por un joven que comienza en arte de amar y ser amado a base de caricias, besos y muchas cosas más. Un pasaje estrecho que es dilatado para que el miembro erecto de su amante pueda quitarle la virginidad a sus tan solo 18 años, lagrimas  que resbalan por sus mejillas sonrojadas y unos ojos cerrados con fuerza ante la intromisión de esa pedazo de carne que lo invade , cálidos besos que son depositados en su pecho mientras logra acostumbrarse a la unión de sus cuerpos, embestidas lentas que comienzan a ser rápidas y precisas, gemidos  que salen de sus bocas  ante el placer y sus labios rojos e hinchados por los besos. Susurros al oído del mayor donde su joven amante le dice que lo ama. Palabras de pasión del mayor a junsu diciéndole cuan estrecho es su pasaje, gemidos que pueden ser claramente escuchados si es que alguien pasara por casualidad por esa casa. Semen liberado en el pasaje de junsu y un poco de esa blanquecina sustancia deslizándose por entre sus piernas, semen manchando la blanca piel de jaejoong. Respiraciones agitadas que tratan de calmar. Cansancio que llega a sus cuerpos después de tan grata  acción de amor y placer. Jaejoong saliendo del interior de junsu y recostándose a su lado junsu abrazando al hombre que ahora es su amante, aferrándose  a su pecho sintiendo el latir de su corazón. Dos cuerpos desnudos cada uno con sus propios sueños. Uno sueña con el amor correspondido el otro con  volver a tener ese cuerpo bajo el suyo.
A la mañana siguiente, junsu despertó  y  tanteo con la mano tratando de encontrar el cuerpo de jaejoong pero no estaba. El mayor se había marchado sin siquiera despedirse, no le tomo importancia así que junsu decidió seguir con su día normal  a lo mejor podría ver a jaejoong y quién sabe, lo invitaría a entrar a su habitación.
Camino hacia la casa kim con una gran sonrisa la noche anterior había sido lo mejor, aun le dolía atrás pero tendría que acostumbrarse si es que jaejoong quisiera hacer el amor seguido y se sonrojo por los pensamientos que tenía en la mente paso de largo por el bosque,  por la tarde visitaría su árbol predilecto y le contaría todo  lo sucedido con jaejoong pero por ahora tenía que llegar rápido sino quería ser regañado.
Y su día continuo como otro día mas, ayudar a una de las mujeres a preparar pastelillos de arroz, ir a la cabelleriza a alimentar a los caballos, cortar algo de leña. Todo el dia fue un ir. No pudo ver a ajejoong tenía que estar ocupado se imagino así que camino a casa pero antes paso por el bosque y llego hasta el árbol de cerezo, se sentó y recargo la espalda su tronco. Le contaba al árbol como jaejoong había aparecido por su casa y que jaejoong soñaba con él, sintiéndose sumamente feliz y es que junsu también soñaba con jaejoon, le conto como había sido su primera vez y hablaba acerca de sus sueños que si jaejoong le amara tanto como lo hace el, a lo mejor pdoria  pedirle vivir juntos aunque su relacion entre hombres está prohibida quiso soñar por una vez que la gente los vería como algo normal, y allí estaba junsu  soñando despierto con el amor. Cuando vio que era tarde el viento meció las ramas del árbol y las flores de cerezo caían lenta y armoniosamente.
-wow! Lluvia de amor – sonrio junsu – gracias arbolito  - dijo y camino feliz ante ese momento especial que guardaría en su memoria.
Cuando llego a casa vio la puerta abierta, se asusto y algo tembloroso entro a su hogar, noto la silueta de un hombre y cuando este se giro suspiro aliviado pues se trataba de jaejoong pero se estremeció al ver que su padre tambien se encontraba allí.
-Junsu – hablo su padre – el joven jaejoong…te quiere en la cama otra vez – sonreía ese hombre mientras miraba a junsu de pies a cabeza – al parecer eres bueno para algo
-Eh? De que hablas padre? – preguntaba un junsu con la voz temblorosa y el corazón afligido
-Que jaejoong me pago para tenerte sexo contigo – dijo sin más su padre  notando como en los ojos de junsu las lagrimas se acumulaban
-Eso no es verdad! – grito junsu conteniendo las ganas de llorar – jaejoong me ama…ayer nosotros….hicimos el amor  - miro a su padre fijamente aun con el rostro teñido de rojo por la vergüenza de haber aceptado que estuvo con jaejoong –  jaejoong …dile a mi padre que es mentira que le pagaste – esta vez miro a jaejoong quien solo estaba parado escuchando la conversación que tenían padre e hijo
-Uhmmm…. Cuando te dije que te amaba junsu? – dijo seriamente – y si le pague a tu padre, cas crees que me enamoraría de un hombre…bueno más bien de un simple sirviente – miro a junsu con desprecio – nunca tendría algo serio con una persona que no es de mi clase… y por lo que veo fuiste  tan iluso en creer que te amaba acaso cuando gemía tu nombre te dije “ te amo”, claro que no… - jaejoong camino a la puerta sin ningún remordimiento -  si quieres que ganar una buena paga … dile a tu padre que me busque – dijo y salió por la puerta dejando a un junsu con las lagrimas desbordándose por su rostro.
-Estúpido! Esto era lo único bueno para lo que sirve y lo echaste a perder – dijo furioso su padre y salió de la casa azotando la puerta.

Junsu cayó de rodillas y es que en el momento en que jaejoong le preguntara cuando le había mencionado que lo amaba algo en su cerebro hizo clic y es que el mayor nunca le dijo tal frase… como era posible que solo lo haya utilizado, como pudo confiar ciegamente en su estúpido amor, limpiaba como podía sus lagrimas pero estas eran remplazadas por lagrimas nuevas, se puso de pie y tomo una daga que tenia guardada en debajo de su futon ya que la tenia para defenderse, salió corriendo a paso veloz hasta llegara al bosque y adentrarse en él cuando vislumbro su árbol de cerezo volvió  caer de rodillas , le narraba al árbol cuan tonto había sido que la noche mágica que había pasado con jaejoong solo fue un a costón para el mayor porque le había pagado a su padre, se recargo en el árbol y lloro tan fuerte. Sus sollozos se escuchaban claramente ante el silencio del bosque su espalda resbalaba por el tronco del árbol hasta que quedo sentado sobre el suelo.

-Tan solo soy un bastardo….como mi verdadero padre – suspiro tristemente – nunca debí haber nacido, mi madre debió abortar y así esto no hubiera pasado- encogió las piernas y se abrazo a ellas, olvidando que traía la daga en una de sus manos – arbolito si me voy para siempre podre ver a mama aunque te extrañare,  pero ella es la única que de verdad me amo… - levanto su rostro mirando la luna llena de esa noche, saco la daga de su funda. Había tomado una decisión , para que seguir viviendo si su padre lo odiaba , la persona a quien ama solo lo quiere para sexo, con la mano temblorosa paso la daga por su mano izquierda cortando torpemente sus muñeca viendo como lentamente salía la sangre, suspiro pensando en su madre y lo mucho que la extrañaba cerró los ojos y tomo con la poca fuerza que le quedaba en la mano izquierda corto de un tajo su muñeca, dejando caer el arma , las lagrimas seguían su camino por la mejilla de junsu, sus manos a cada costado de su cuerpo y las sangre sin dejar de parar  manchaba el pasto verde – adiós arbolito… - suspiro pesadamente – ojala que alguien que en verdad sea amado como…no lo fui yo… te encuentre – una lagrima solitaria cayo de su mejilla al suelo – cumpla la promesa que no pude hacer….- y un último suspiro salió de su boca.
El cuerpo de junsu  debajo del árbol era como una bella pintura….junsu en una noche de luna llena debajo del árbol con una lluvia de flores de cerezo, donde el árbol no tiraba las flores por amor…más bien lloraba la perdida de aquel joven que una vez quiso creer que existía alguien para él.

Seúl época actual
Corría velozmente con su corazón acelerado, tenía que salvar su pellejo o esos individuos lo golpearían hasta matarlo y sinceramente su vida valía mucho así que corrió no sabiendo ya cuanto trayecto llevaba pero no importaba debía perderlos pero parecía que aquellos maleantes traían un radar porque por más que quisiera simplemente no los perdía y  corría…corría con toda el alama hasta que llego a un parque el cual a su alrededor era arboles de gran tamaño y edad…lo sabía porque en más de dos ocasiones había estado allí , esquivaba arboles, piedras que lo hacían tropezar de vez en cuando hasta que llego a un árbol de gran tamaño y con flores que caían por ser la temporada  en que todo árbol de cerezo florecía, corrió hasta el árbol y trepo como pudo a su copa escondiéndose entre el follaje rosa , escuchando a lo lejos las voces de esos hombres que lo perseguían, cuando por fin llegaron al árbol de cerezo los hombres miraban a alrededor, se acercaron a paso lento hasta el árbol sonriendo de medio lado porque sin duda presentían que yoochun se escondía sobre la copa del árbol pero para su sorpresa al rodear el árbol uno de los individuos encontró el cuerpo de un joven sentando con la espalda recargada sobre el tronco del árbol y los ojos cerrados.
- Oye! Ven acá!- grito el hombre a su compañero
- Que quieres imbécil…- dijo quedándose mudo al momento que vio el cuerpo del joven – pobre imbécil se mato vestido de esa forma….- rio – parece un perdedor con esa vestimenta
-  Cállate! – grito el otro hombre – ahora que hacemos? Si nos quedamos aquí y alguien llega nos van a querer enjaretar el muertito – dijo disgustado ante el hecho de ir a prisión por una muerte que no era su culpa – mejor vámonos…. La presa de hoy se nos escapo….
- Era un gran pez….- dijo fastidiado – corrimos tanto para que el maldito hijo de papi se nos escapara – escupió hacia el cuerpo yacente sin vida y caminaron alejándose del árbol de cerezo y perdiéndose entre la oscuridad de los arboles.
Cuando yoochun ya no los escucho decidió bajar y cuál fue su sorpresa al constatar que en verdad había un muerto, pero él no lo había visto tal vez por la prisa de salvar su vida, se acerco al muchacho y miro sus muñecas que tenían un corte horizontal y que aun sangraba  …observo su rostro el cual estaba de lado con una expresión que parecía que solo estaba durmiendo y noto como una lagrima caían por su mejilla derecha y se sorprendió nuevamente…es que acaso el chico aun estaba con vida asi que sin pensarlo dos veces acerco su mano a su cuello y le tomo el pulso notando que aun tenia débil pero aun seguía vivo,  corto de la ropa del joven dos trozos de tela y las amarro a sus muñecas para que el liquido rojo que brotaba de ellas menguara un poco, lo cargo a su espalda y corrió no tan rápido como cuando lo perseguían esos hombres que al perecer lo querían secuestrar, pero corrió  lo mas que podía aun seguía fatigado pero milagrosamente  a unas calles del parque estaba un hospital e ingreso inmediatamente gritando dentro que necesitaba ayuda. Y así como grito un doctor y varias enfermeras llegaron a socórrelo  diciéndoles que el chico se corto las muñecas y que no sabía cuánto tiempo llevaba perdiendo sangre pero que aun tenía pulso.
Rápidamente doctor tanto como enfermeras llevaron acostaron a  junsu en una camilla e inmediatamente se dirigieron a urgencias.

Yoochun esperaba en la sala del hospital preguntándose qué hacia ese chico y con esta vestimenta, que el solo había visto en obras de teatro y museos, porque a comparación de un hanbok normal el del joven misterio lucia viejo y desgastado como si lo usara a diario cosa que ninguna persona de su edad vestiría para salir a pasear. Tan sumergido estaba en sus pensamientos que no noto cuando el doctor se paro frente a él.

- disculpe joven – hablo el doctor con toda tranquilidad – es usted familiar del muchacho cn quien ingreso? – yoochun miro al doctor vacilando las palabras que debía responder
-si.. – Dijo – es mi primo – con los nervios a flor de piel fue lo único que se le vino a la cabeza y notando que el doctor había caído en la mentira
-bien…el joven perdió bastante sangre pero esta fuera de peligro – decía el doctor serio – necesito que nos dé el nombre de su primo y en 1 o 2 días puede ser dado de alta- y así como termino e habar el médico este se marcho, comprendiendo yoochun que debía mentir nuevamente al no saber el nombre del joven.
Al día siguiente en la habitación de yonhwan  que inteligencia la de yoochun ponerle el mismo nombre que el de su hermano pero como dice el dicho ojos que no ven corazón que no siente, al fin y al cabo nadie de su familia se iba a enterar. Los ojos de junsu se abrían poco a poco acostumbrándose a la luz del día.
- como te sientes? – le pregunto yoochun sonriéndole cálidamente a junsu
- yo…dónde estoy? – abriendo los ojos de golpe al notar la forma en que yoochun vestía además del sitio en el que se encontraba – estoy en el cielo? – pregunto inocentemente junsu ocasionando las risas del otro
- si esto fuera el cielo… no tendrías esas vendas en las muñecas – decía mientras le señalaba los vendajes, junsu miro las líneas de tela que cubrían las heridas que él se había provocado y sus ojos se aguaron recordó el porqué se había lastimado
- entonces dónde estoy? – miro directo a los ojos de yoochun
- estas en el hospital…te encontré ya casi muerto y te traje aquí
- hospital? Porque vistes tan raro? Que son esas cosas de afuera? - preguntaba junsu con obvio nerviosismo y es que  comprendía que no estaba en casa y que de nada le servía armar un alboroto si estaba solo con un desconocido
- vestir raro? Si mi ropa es de la última temporada – decía yoochun mientras observaba toda su vestimenta – eso de allá afuera son los edificios de la ciudad…. No te hagas el loco como si nunca hubieras visto uno – decía tratando de controlar su paciencia
- edificios… - murmuro – en que parte del reino estoy? – pregunto respirando profundamente
- reino…cual reino? – respondia con una pregunta yoochun – esto es corea del sur….y específicamente estamos en el hospital de seul
- y a cuantos kilómetros queda de joseon?
- joseon? En verdad estás loco…joseon existió hace 300 años- decía mientras masajeaba su frente, en verdad junsu lo estaba sacando de quicio – no sé cómo te pude ayudar….
Junsu bajo la cabeza y las lagrimas  resbalaban por su mejilla, que era eso de que joseon existió….300 años….si hace apenas un día el trabajaba para las familia kim…apenas hace un día se cortaba las venas debajo del árbol de cerezos. yoochun noto que lloraba y se acerco para abrazarlo pero instintivamente junsu lo alejo no quería que nadie le tocara. Como estaba en otra época que no era la suya, preferiría estar muerto a saltar en el tiempo 300 años, en un mundo malo o inclusive peor que el suyo. Yoochun volvió intentar abrazarlo y lo consiguió junsu no le aparto quedándose de esa manera por un rato hasta que la puerta de la habitación se abrió entrando el doctor con una sonrisa en el rostro.
- Veo que a despertado joven yonwhan – decía el doctor mientras junsu  miraba yoochun como preguntándole quien era esa persona
- Si doctor despertó hace poco – hablo yoochun para evitar que junsu metiera la pata
- Oh… que bueno – de pronto la cara alegre del doctor cambio por una seria – por otra parte joven, si piensa morir espera a envejecer… si no lo hubiera encontrado su primo en este mismo instante estarían velando su cuerpo - “eso es lo que quería” pensó junsu y bajo la cabeza ante el regaño que le daba el doctor – mañana al medio dia podrá irse a casa – termino de decir y se marcho de la habitación
- a casa… – murmuro casi para si mismo – yo no tengo casa – yoochun alcanzo escuchar la última frase y su corazón se contrajo, como alguien como ese chico que parecía tan amable y buena persona a simple vista no tuviera un hogar, no dudo un minuto y ya había tomado la decisión de llevarlo a vivir con él hasta que se recuperara, pero antes que todo debía saber su nombre
-cómo te llamas?
-junsu… - respondió tristemente –
- junsu que? – volvia a preguntar
-kim junsu – y volvió suspirar porque recordaba que jaejoong y el tenia el mismo apellido pero su estatus social era muy grande
-soy park yoochun, mucho gusto – dijo y le estiro la mano en forma de saludo a lo cual junsu miraba su manno y después el rostro de yoochun dudando de si debía hacerlo o no, pero no pudo terminar su elección porque la mano de yoochun busco la suya terminando su presentación.
- yo… porque no me dejaste morir? – pregunto sin mas junsu
-como iba a dejar hacerlo….sería una tontería además alguien te estará buscando y descubrir que están en la morgue seria un dolor terrible para tus familiares – respondía yoochun algo alterado ante la pregunta de junsu
-ah…yo…yo – no sabía bien cómo explicarse – yo soy de aquí! – dijo rápidamente
-eso ya lo sé….- respondió – tal vez te escapaste y por eso te ibas a matar
-no es eso! – miraba de un lado a otro buscando las palabras adecuadas que decirle a yoochun – en verdad soy de joseon… - bajo la mirada – yo vivo en esa época que tú dices existió hace tantos años – yoochun abrió los ojos completamente y después comenzó a reír al parecer junsu era un buen actor porque lo que decía podría tomarlo como verdad – es cierto! – Grito molesto junsu al ver que yoochun no le creía – en verdad yo vivo…vivía allí – sollozando ante el hecho que ya no volvería a su hogar-
-junsu…- murmuro – no puedo creer…que vengas de ese tiempo – decía seriamente yoochun ya que al ver a junsu sollozar  comprendía que él no estaba mintiendo- me es un poco difícil de creer junsu…pero si tú dices que es verdad, te creo – dijo mientras volvía a abrazar a junsu para que se tranquilizara – no puedo decirte que encontraremos la manera para que vuelvas a tu época….porque simplemente estaría engañándote, así que por el momento tu vivirás conmigo
-no me conoces…. – decía entre sollozos
-no necesito conocerte para saber que eres una buena persona- levanto el rostro de junsu haciéndole mirar y le sonrió- mañana iremos a mi casa y allí vivirás, entendido?
-está bien – sonrió levemente
Al día siguiente y como dijo el doctor eran las 12 del día y junsu caminaba al lado de yoochun avergonzado por la ropa que usaba y es que el pantalón le quedaba ajustado de la parte de su trasero y yochun sonreía junsu se veía lindo cada que se sonrojaba y admitía que el menor porque si yoochun era unos meses más grande que junsu.
Para junsu todo era extraño pero al mismo tiempo fascinante, conoció lo que era el elevador en su corta estancia en el hospital, un auto esa máquina de metal que fácil podría superar a un caballo, conoció el teléfono celular porque observaba a yoochun hablar por teléfono mientras conducía. Cada cosa que le intrigaba le preguntaba a yoochun y este le decía el nombre y para que servía.
A una mes desde que yoochun encontrara a junsu en aquel parque, todo iba con calma junsu se iba adaptando a su situación actual aunque a veces por la noche yoochun lo escuchaba llorar y mencionar el nombre de una persona en sueños. Durante el dia junsu era alegre, mientras él trabajaba en la disquera como compositor junsu limpiaba el departamento, y junsu sentía que era una nueva oportunidad en su vida, ser libre y feliz al lado de yoochun que tan bueno era con él. Imaginarse una  relación con yoochun era imposible aun no olvida a jaejoong pero yoochun no era como él, pero era preferible desconfiar aunque sea un poco a volver ser engañado
-yoochun-ah, donde me fue que me encontraste? – Pregunto de repente –
-en un parque al norte de la ciudad, porque la pregunta junsu? – dejo de ver el televisor ya que estaban viendo un drama  que a junsu le encantaba ya que era de la época donde vivió y las cosas como las describían pues no eran iguales, los sirvientes limpios, el joven amo de la casa casándose con la pobre sirvienta, eso era imposible y junsu lo sabía perfectamente. Pero le gustaba imaginar que su vida tal vez hubiera sido de esa forma.
-yo quiero ir a ese parque – miro a yoochun de reojo – me pudes llevar? –
-claro que si – respondía alegre yoochun – si quieres vamos en ese instante
-si por favor – dijo junsu emocionado y poniéndose de pie, no sabía porque pero tenía que ir a ese lugar
Yoochun tomo las laves del auto y salieron del departamento entre risas por que junsu al salir a toda prisa del departamento no se fijo y choco contra la pared. La escena había sido tan graciosa que yoochun estalo a carcajadas y junsu hacia lindos pucheros para que el otro dejara de reír pero solo conseguía que yoochun riera más fuerte.

Aparco el auto  a una calle del parque, junsu al bajar sintió que conocía el lugar así que sin esperar a que yoochun bajara comenzó a caminar a paso lento como reconociendo todo a su paso. Cuando yoochun noto la ausencia de junsu miro al frente y  camino lo más rápido que pudo hasta alcanzarlo y notar como junsu lucia tan concentrado adentrándose cada vez más en el bosque hasta llegar por fin al centro donde un árbol de cereza dejaba caer una que otra flor y es que la temporada está terminando y el árbol apenas tenía follaje suficiente para cubrirse. Y abrió los ojos reconociendo ese árbol de enfrente y corrió a abrazarlo a pesar de tener 3 siglos su árbol seguía tan hermoso.
-arbolito…-  sonreía  con la mejilla pegada al árbol -  este lugar es mucho mejor que mi hogar – decía mientras una lagrima caía al suelo – sabes…ese chico de atrás es muy bueno y el me gusta…- le decía al árbol con un leve sonrojo – tal vez aquí está mi verdadera felicidad – y el aire agito las ramas del árbol y una lluvia de flores de cerezo apareció. yoochun miraba encantado la escena y es que junsu lucia tan tierno mientras abrazaba al árbol y la flores caían a su alrededor. Dejo de abrazar al  árbol y regreso al lado de yoochun sonriéndole y diciéndole que podían regresar.
Regresaron al departamento en un silencia agradable yoochun pensando  en ese cosquilleo que sintió cuando vio a junsu sonreírle después que abrazara al árbol de cerezo. Junsu queriendo volver a enamorarse.
 Otro mes pasaba y a junsu el volver a su época habia quedado en el pasado, el vivir con yoochun era lo mejor que le había pasado hasta la pesadillas que tenia con jaejoong se fueron y en su lugar sueños donde yoochun como su protagonista eran el pan de cada noche. A veces sus manos llegaban a encontrarse cuando miraban tele o sus mejillas se ruborizaban cuando alguien por la calle les confundía como una pareja. Emocionándose cuando vio una pareja de hombres y uno de ellos tenía el vientre abultado por lo que le pregunto a yoochun y este le respondió que el hombre estaba embarazado, que había hombres con la capacidad de poder crear un nuevo ser. Ser hombre y poder tener un hijo le había gustado la idea sí que sin darse cuenta tomo la mano de yoochun. Y eso hizo a sus corazones palpitar con más intensidad. junsu quería declararse a yoochun pero tenía miedo de no ser correspondido. Así que primero planeo una cita con su chunnie como lo llamaba en secreto, esa noche yoochun llegaría  más temprano de lo usual así que le advirtió a yoochun que no llegara tarde que le tenía una sorpresa y el mayor asintió sonriéndole y despidiéndose con un suave beso en la frente de junsu, y ambos se sonrojaron otra vez mas.
Preparo una cena que consistía en algo de pescado y pasta, adorno la mesa con una vela al centro y se puso la mejor ropa que tenia, unos pantalones de mezclilla y una playera negra de tirantes con un saco que yochun le había regalado, le hubiera gustado usar uno de los trajes que vestía su chunnie pero todos le ajustaban su parte trasera. El reloj marcaba las ocho de la noche y no tardaría mucho en que yoochun regresara del trabajo, lo esperaba impaciente mirando hacia la puerta principal esa noche si todo salía bien podría ir al árbol de cerezo y decirle que por fin  era correspondido en el amor.
Las nueve de la noche y aun junsu le esperaba pensaba que yoochun tuvo un imprevisto y debía quedarse un poco más de tiempo, después dieron las diez luego las once y yoochun no aparecía, se sintió triste porque su chunnie no apareció a la hora prometida, la vela se había terminado, la comida fría y el moría de sueño así que decidió irse a dormir mañana si yochun preguntaba inventaría algo. El reloj marcaba las doce junsu estaba en su cama tratando de conciliar el sueño cuando escucho la puerta del apartamento abrirse yoochun había llegado pero escucho una voz más que acompañaba al pelinegro. La voz era de una mujer y los celos aparecieron como yoochun llegaba tan tarde acompañado de una mujer pero se tranquilizo cuando yoochun le decía a la chica de nombre Min que el dormiría en el sofá y ella en su habitación, y se acomodo en su cama tal vez la chica solo era compañera de trabajo de yoochun y confiaba en que el pelinegro sentía lo mismo, el sueño lo venció aunque quería averiguar qué pasaba en la sala porque ruidos extraños se escuchaban, pero morfeo fue más fuerte y termino venciéndolo.
A la mañana siguiente junsu se levanto y camino a la sala donde  no encontró a yochun en el sofá pensó que tal vez se encontraba en el baño y era verdad el susodicho salía con una sonrisa y la toalla enredada en su cintura, junsu trago saliva y se sonrojo.
-junsu buenos días – decía mientras se acercaba a junsu y revolvía su cabello – y esto? – pregunto al ver la mesa arreglada –
-era una sorpresa yoochun -  le sonrió – es que ….yo quería..- y sus palabras se fueron cuando vio la puerta  de la habitación abrirse y de ella salía la chica que había escuchado la noche anterior cubriéndose con la sabana de la cama
-yoochun oppa! – corrió la chica a abrazar a yoochun sosteniéndose como podía el pedazo de tela que cubría su cuerpo desnudo -  pensé que me había abandonado – dejo y besaba los labios de yoochun, al ver la escena junsu solamente bajo la cabeza y se fue directo a su habitación, otra vez….otra vez volvía a sufrir la única diferencia era que yoochun no sabía nada de lo que sentía. Se encerró todo el día llorando en silencio., yoochun ni siquiera se había despedido tal vez ni siquiera noto su ausencia. Porque la vida lo trataba de esta manera si el tan solo quería que lo amaran.
Acostado sobre su cama levanto sus manos y vio las marcas de aquellos cortes que se hizo para dejar de vivir, jaejoong fue cruel con el al solo engañarlo para complacer su deseo sexual, yoochun no puede echarle la culpa si el mismo se había engañado con todas aquellas muestras de afecto que el otro le daba. Esa noche yoochun no durmió en casa y junsu supuso que estaba con esa mujer. Ahora estaba solo ni siquiera salió a buscar algo de comer. El teléfono en la sala sonaba pero no contesto y el mensaje de voz se activo.
“junsu no llegare a dormir, tengo algo importante que hacer, nos vemos hasta mañana en l tarde”
-si como no…- junsu no creyó en esas palabras porque se escuchaba música de fondo y alguien al lado de yoochun tomo la almohada y se tapo con ella el rostro llorando y maldiciendo su vida hasta que morfeo volvía a llegar y lo arrullaba entre sus brazos.
Un nuevo día, con los ojos rojos y las ojeras pronunciadas junsu decidió por algo de agua, al  salir de la habitación y al pasar a la sala vio que las cosas aun seguían allí así que limpio todo dejando la sala en su forma original como si nunca hubiera planeado algo tan romántico para profesarle su amor a yoochun.
La noche volvió a caer y yoochun llegaba a su departamento, noto que las luces estaban apagadas ni siquiera escucho la voz de junsu que lo recibía con alegría, camino hasta la habitación de junsu y abrió la puerta encontrando al menor abrazando la almohada llorando. Yoochun entro y camino hacia a cama sentándose en la orilla y acaricio su cabello, junsu se levanto de golpe y quito la mano de yochun, empujándose hasta una esquina de la cama.
-junsu que te pasa? – dijo preocupado
-nada yoochun… - limpiándose las lagrimas – solo quiero estar solo – abrazaba sus piernas flexionadas –
-junsu como me dices que no te pasa nada si nada mas llego y no soy recibido con una de tus sonrisas y además te encuentro llorando – decía
-acaso  soy tan importante? – sonríe de lado
-junsu porque actúas así? – miraba con mucha preocupación a junsu y es que en el tiempo que llevan viviendo juntos nunca había visto esa faceta de depresión en junsu
- yo…yo quiero regresar a mi hogar – escondía el rostro entre sus piernas- ya no quiero vivir en este época…ya no quiero estar contigo…. – yoochun sintió su pecho orpimirse por las palabras de junsu, porque quería irse de su lado si el lo quiere mucho y su cerebro hizo clic, junsu estaba enamorado de el
-junsu…- vacilando si preguntar o no – tu me amas? – le pregunto y al momento de escuchar esas palabras junsu levanto la cabeza, notando yoochun el sonrojo en su rostro y como las lagrimas caian
-para que lo quieres saber yoochun? – lo miraba tristemente esperando quizás que yoochun le dijera esa frase que hace dos días quería escuchar de sus labios – acaso tu me amas?
-yo…- bajo la cabeza y junsu comprendió que no lo amaba todas esa muestras de cariño le hicieron ilusionarse con el amor del que se encontraba en la misma habitación
-lo entiendo…tu ya tienes novia y ella es muy bella – tratando de sonreír – perdona el haber confundido tu cariño con algo mas – y se volvió a acostar dándole la espalda a yoochun y haciéndole entender que lo dejara solo y así fue yoochun salió de su habitación y se marcho a la suya rascándose la cabeza había lastimado a junsu, una parte de su corazón sabia que lo quería y la otra tenía miedo de que junsu desaparecía, si el apareció de la nada de igual forma se iría.
Una semana silenciosa yochun ni siquiera había aparecido en ella durante toda la semana, junsu llorando porque yoochun le evadía con no aparecer. Tan malo era amarle? Y salió del apartamento de yoochun y camino durante la noche hasta llegar al parque para visitar el árbol de cerezo y contarle su nueva pena.
Yoochun regreso al departamento para hablar con junsu estaba decidido a arriesgarse y confesarle que tal vez no lo amaba pero que quería tener algo formal, que le enseñara a amar   porque su vida se había hecho pasadera a su lado y ahora comprendía que no podía vivir sin el. Cuando entro al departamento no se le hizo raro ver las luces apagadas, fue directo a al habitación de junsu y el no estaba, así que busco en el baño y  tampoco, busco por todo el lugar y junsu se había marchado no podía llamarle porque el menor no tenia teléfono y buscarlo con algún amigo era peor que llamara porque junsu no salía a menos que yoochun le pidiera que lo acompañara.  Se sentó en el sillón de la sala pensando donde podría estar y la imagen del árbol llego a su mente salió a toda velocidad del departamento
Le dolían los pies pero por fin había llegado al parque, emprendió el camino  dentro del bosque apoyándose en los arboles sin dormir ni comer y el haber caminad tanto estaban haciendo estragos pero llego al centro y fue hasta el árbol el cual estaba sin ninguna flor, solo las ramas y sonrió melancólicamente, se sentó  y apoyo la cabeza en el árbol cerrando los ojos y liberando todo su dolor.
Condujo a toda velocidad esquivando autos y salvándose de chocar cada que el semáforo estaba en luz roja, cuando llego hasta el centro del bosque pudo ver a junsu sentado y camino lentamente pero al parecer junsu no se percato de su presencia así que  se sentó en el otro extremo el árbol escuchando todo lo que junsu contaba
-arbolito… quiero irme – suspiro – pero no quiero regresar  donde esta mi padre y….jaejoong – yoochun se pregunto quién era el tal jaejoong y porque  junsu decía su nombre con un sentimiento tan doloroso – volvi a terminar como un estúpido, arbolito….chunnie tampoco me ama – chunnie? Se pregunto yoochun y le gusto ese apodo que le había puesto el menor – el dia que iba a confesarle cuanto lo amo….- suspiro -  llego  una chica y pensé que solo era una compañera de trabajo – rio ante su comentario – en verdad soy un tonto alguien como yoochun nunca se fijaría en alguien como yo…mi padre tenía razón…solo soy un bastardo pero omma no tenía la culpa de que ese hombre abusara de ella…era mejor que omma hubiera interrumpido el embarazo… -  quedo en shock al escuchar como había sido concebido junsu – al fin y al cabo ella me iba a dejar solo….- junsu encgio las piernas y se abrazo a ellas – ya sabes que mi padre nunca me amo..Que cuando me enamore de jaejoong todo fue  una mentira que cual estúpido enamorado deje que me tomara – comenzaba a llorar de nuevo – que mientras  hacíamos el amor yo le susurraba que lo amaba y el…el solo me utilizo….le pago a mi padre cual prostituta al que le pagan por su servicio – yoochun no podía creer que la vida de junsu era tan oscura como un padre puede vender a su hijo o como ese tal jaejoong pudo aprovecharse de él -  creí que a vida me había dado una segunda oportunidad….pero me equivoque…ni en el pasado…tampoco en este presente y aun si fuera al futuro mi amor nunca será correspondido….-levanto el rostro mirando  hacia la luna – hoy hay luna llena como el dia en que  me quite la vida por jaejoong
Y no soporto mas escuchar a junsu se puso de pie   rodeo el árbol quedando frente a un junsu que lo miraba sorprendido, se arrodillo y lo jalo de los hombros abrazándolo fuertemente queriendo decirle con ese abrazo que no llorara

-que haces aquí yoochun? – pregunto junsu con el rostro escondido en el pecho de yoochun
-fui a casa y no te encontré….me desespera al no saber dónde estabas y recordé este lugar quería explicarte todo…esa mujer con la que me viste solo fue una aventura  entre ella y yo no había sentimientos puramente pasión – lo separo de su pecho para poder ver su rostro – escuche todo junsu….
-no quiero tu lastima yoochun -  le dijo mirándolo a los jos, porque era verdad no quería que yoochun le pidiera algo solo porque  tenía lastima
-junsu no es así…no puedo decirte que te amo – decía notando como la mirada de junsu se opacaba – te quiero junsu …quiero despertar contigo todas las mañanas a mi lado…quiero volver a ver tu sonrisa cada que llego al departamento – acaricio su mejilla – quiero que el sabor de tus labios se queden impregnad y volverme adicto a ellos….
-yoochun..- murmuro avergonzado por la declaración –
-junsu  aun quieres irte? – pregunto temeroso ante la respuesta que le diera el menor
-si… - dijo entristeciendo a yoochun – quiero irme contigo  a casa yoochun – sonrió y deposito un casto  beso en sus labios, yoochun respiro aliviado al terminar de escuchar por completo la frase y esta vez fue él quien beso los labios de junsu en un beso por demás dulce –

Se fueron de aquel lugar tomados de la mano, comenzando de cero para que su relación florezca al máximo como lo hace ese árbol cada mes de abril. Llegaron al departamento y sorpresivamente yoochun braza la cintura de junsu por detrás y le pide que duerma están noche con él  a lo que el menor asiente avergonzado y se encaminan a lo que será su nuevo dormitorio. Entrando por primera vez en toda una semana en la habitación yoochun este lo giro dejándolo de frente y acerco su rostro besando sus labios sintiendo lo suaves que eran profundizo mas el beso y metió su lengua dentro e la cavidad bucal del otro. Pronto las prendas de ambos se encontraban tiradas en el piso se sonrieron mutuamente y volvieron a unir sus bocas lentamente yoochun recostó a junsu en la cama besando cada porción de piel que descubría, junsu jadeaba ante la caliente lengua de yoochun y sentí como su miembro endurecía por el placer. Cuando yoochun llego a su entrepierna y comenzó a lamerla el menor arqueo la espalda era la primera vez que le hacia un oral y se sentía extasiado, la succiones de yoochun  estaban volviéndolo loco enredó los dedos en su cabello y sus gemidos inundaban la habitación. Uno  a uno fue introduciendo sus dedos dentro del pasaje de junsu escuchando los quejidos que salían de la boca del menor y cuando su entrada estuvo lo suficientemente dilatada, perfilo su duro miembro en la entrada de su pasaje penetrándolo lentamente y al llegar al tope espero a que junsu se acostumbrara.
Embestidas lentas, corazones latiendo a un mismo ritmo, aprendiendo a amar…. cuerpos que se acoplaban a la perfección, sus pieles sudadas que les daban un tono a perlado junsu se aferro a la  cintura de yoochun y las embestidas fueron más profundas tocaban el punto donde junsu gemía mas fuerte y pedia que no parara. Ambos sintiendo una punzada en su bajo vientre y el orgasmo llego yoochun corriéndose en junsu y el otro terminando entre sus torsos. Sintiendo aun los espasmos de tan exquisita entrega yoochun saco su miembro y se acostó al lado de junsu jalándolo para que se acurrucara entre sus brazos, durmiendo placenteramente ante una verdadera entrega al amor.
Un año había trascurrido y ahora se encontraba bajo el árbol de cerezos que florecía, era abril nuevamente yoochun recordaba el cómo conoció a junsu y agradecía a dios  por  dejar que fuera él quien lo encontrara. Junsu sonreía porque yoochun era su verdadero amor….se había mudado a una casa dodne habia un jardín y en el cual junsu puso un pequeño huerto que a esta fecha daba sus frutos. Iba a hablar pero la voz de yoochun lo interrumpió
-arbol…hoy parados bajo tu sombra quiero prometerte que nunca dejare de amar a junsu…sé que es un poco escandaloso e hiperactivo pero así lo amo – volteo a ver a junsu quien estaba sonrojado y haciendo un leve puchero – el te prometió que cuando fuera correspondido traería a esa persona ante ti…pero más bien fuiste tú quien nos reunión bajo tus ramas aquel día de abril y hace un año…hemos peleado pero las reconciliaciones son las mejores, no es así baby? – le guiño a junsu quien ahora parecía un tomate
-arbolito…. – fue el turno de hablar de junsu- no le has caso a chunnie – sonrió – sabes arbolito ahora vivimos en una casa enorme y tengo un huerto…como el que tenía antes…-emocionado – además chunnie me presento a su familia y su hermano se llama yonwhan por eso me confundí ese día del hospital cuando me llamaron por ese nombre – rio y yoochun lo abrazo por la espalda dando cortos besos en su cuello, toma las manos de yoochun que estaban en su cintura y las bajos hasta su vientre – además hoy en este lugar tan especial para los dos quiero darles una sorpresa –ladeo el cuello para ver a yoochun – chunnie…en unos meses esta familia de dos…tendrá un nuevo miembro – giro por completo el cuerpo y paso los brazos alrededor del cuello de yoochun
-junsu… - murmuro – están diciendo que….estas en estado – lo miro sorprendido por la noticia y lo abrazo fuertemente, lo miro nuevamente y beso sus labios sellando sus promesas. Esperando que en un futuro su amor siga floreciendo y nunca se marchite porque después de 300 años tuvo que volver a confiar en el amor y el otro aprendió que era amar.

FIN




5 comentarios:

  1. HERMOSO T^T ♥

    ResponderEliminar
  2. que lindooo fic... me encanto que malo jae.... pero la verdad para junsu fue todo mejor y es un lindo fic de amor

    ResponderEliminar
  3. pero Q cosa mas bell!!!!!!! muy lindo

    ResponderEliminar
  4. awwww que hermoso realmente precioso lloré mucho pobre de mi Junsu lo que sufrió primero con jae y luego Yoochun que también lo hizo sufrir un poco pero al.final.pudo ser féliz *w* y un bebe awwww que bellísimo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/12/2014

    Ahhhhh he llorado con el fic.... muy bueno por cierto.
    Gracias por escribir. ^0^

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD