Existencias Entrelazadas. Cap. 5

1 comentarios
“Emociones.”

(Narrado x Min)
Me encontraba caminando hacia el instituto, era el primer día en el cual asistiría a clases, me sentía nervioso, no sabía que esperar, tenía entendido que los tres estábamos en el mismo curso, por lo tanto me sería algo fácil tener a Jae de apoyo.

Aunque creo que estamos en las mismas, pero ya es diferente a enfrentarlo solo.

Veo mi horario de clases dirigiéndome a la clase de acordes y notas, siguiendo a YunHo el cual creó esta más experimentado en esto, pero que tan difícil será…

Me quede completamente en blanco, que es todo eso, bolitas, palitos, ¿Do?...

Nos encontrábamos los tres en la misma clase sentados en una misma mesa redonda, solo éramos cinco alumnos al parecer solo nosotros estábamos en este curso, me alegro saber que somos pocos así no tendré mucho problema en aprender todo referente a las clases, el problema será que como casi no hay alumnos tendremos mucha atención y es lo que menos necesitamos si llega a aparecer un atacante hacia YunHo.

Pasaba rápido la mañana, tomamos clase de apresación musical, historia de la música, interpretación y por último las practicas. En la clase de interpretación fue en la que nos pidieron presentarnos ya que tendríamos que hacer varias actuaciones juntos y teníamos que conocernos.

El primero en presentarse fue Jae, el cual solo menciono su nombre, se nota que es un demonio, indiferente, frio ante todo esto, pero algo en eso me alegro no quería que ellos supieran más de lo que yo sé de él.

El segundo fue YunHo, presentándose con demasiada confianza, se noto la experiencia, la fluidez en sus palabras, claro tiene tiempo en este instituto, ya es normal para el presentarse frente a las personas.

El tercero fui yo, me sentía apenado Jae no dejaba de mirarme sentía que su mirada me traspasaba, estaba casi rojo, esperaba que los demás lo hayan tomado por los nervios de la situación no porque ese sonrojo fue causado por el demonio que me sonreía tan lindo que me robaba el aliento el cual me faltaba al momento de decir mi nombre, lo cual fue lo único que pude decir antes de casi correr a mi asiento.

El siguiente fue un hombre alto, con tierno rostro, creo que el llamarlo hombre no era correcto era un joven un poco más que un niño, era demasiado lindo.

- Mi nombre es MinHo, este es mi primer año espero llevarnos todos bien y hacer un gran equipo.

Hasta ese momento no había captado que tendríamos una presentación los cinco en un último concierto al finalizar el siclo de clases. La sonrisa del joven MinHo, me distrajo completamente, reaccione un poco tarde pero pude devolverle la sonrisa, se sentó junto a mí y no supe porque pero eso me hizo sentir incomodo, ahora Jae me observaba mas, pero no solo a mi también a MinHo eso no me agrado ¿Qué le tiene que estar viendo? Y… ¿Por qué la molestia?

Tenía una mueca en mi rostro de desagrado, que tenía ese demonio que me miraba así, mejor me puse a ver la mesa.

Faltaba uno en presentarse no quería levantar la vista de la mesa pero la curiosidad de saber cómo se llamaba me ganaron, claro tenía que ser por ese hermoso cabello largo que tenía el cual llamo mi atención.

- Mi nombre es Eddie Shin, este es mi segundo siclo bueno en realidad creo el que el primero, el anterior tuve que irme por algunos problemas así que no lo termine, espero que este si pueda… comportarme.

Al terminar su presentación sus labios mostraron una sonrisa de medio lado, se veía… como Jae, casi suelto una risita ante la comparación, pero no sé por qué su rostro me hizo pensar en el, al llevarlo de nuevo a mi mente, gire mi rostro para verlo, pero el ahora no me miraba a mi si no a ese chico que estaba parado enfrente aun con su sonrisita, eso me causo tal enojo, molestia, peor cuando vi que Jae sonreía de la misma forma, tenía ganas de pegarle a la mesa y salir del salón pero no era un comportamiento adecuado, sentí tal alivio al escuchar el timbre del término de la clase, me levante lo más rápido que pude y salí, más bien casi corrí hacia uno de los patios del instituto necesitaba aire fresco una distracción, no entendía que era esto que sentía ni mucho menos el porqué.

Sentí que me tomaban del brazo, sonreí esperando que fuera Jae, me voltee para verlo pero tal fue mi sorpresa al ver que no era, un sentimiento de tristeza se apodero de mi, bajando la mirada.

- Tenemos que ir a la próxima clase.

Me menciono MinHo, asentí y lo seguí, el no dijo nada solo camino frente a mi guiándome a la siguiente clase, entramos y ya estaban ahí los otros tres, sentados platicando muy eufóricos sobre el concierto final, no sabía cómo controlar mis emociones, me sentía todo confundido, con tristeza, enojo, y desilusión no le puse atención a nada, ni a la clase, no quería pensar solo me senté e hice como que escuchaba al maestro pero al final la clase nada recordaba, reaccione hasta que vi levantarse a todos.

- ChangMin… - menciono YunHo.
- ChangMin… - dijo MinHo.
- Niño ChangMin… -me hablo Ediie
- Min… - grito Jae.

Hasta ese momento reaccione, no lo niego si los escuche pero no podía reaccionar, no podía girarme y verlos o quizás solo fue que quería que fuera Jae el que me hablara no ellos.

- Si Jae? ¿Por qué gritas?
- Te estábamos hablando y tú en las nubes – mientras él hablaba los otros tres salieron sin esperarnos - se que eres de haya pero… no es para que te la pases extrañándolo.

Sonreí al escucharlo y él hizo lo mismo, sentí el impulso de abalanzarme sobre él y abrazarlo pero no podía, así que me refrene bajando la mirada, mordiéndome algo fuerte el labio inferior en el cual hice un pequeño corte por la fuerza que hacía, corriendo un pequeño hilillo desangre por mi barbilla.

Me toque el labio y sentí ese liquido en mi dedo, viéndolo sorprendido, era rojo intenso, mire a Jae algo asustado, ¿Qué me había pasado? El solo me sonrió, se acerco a mí y con su dedo pulgar limpio la sangre que salía de la pequeña herida, llevándoselo a la boca lamiéndolo, mis ojos se abrieron mas a causa de la sorpresa, ¿Qué es lo que el acababa de hacer?

- No me mires así, es solo sangre, mira te quedo un poco aquí.

De nuevo roso su dedo por mi labio, en ese momento me quede estático, mirándolo totalmente nervioso y sonrojado, en completa tensión, me pareció como si algo en el hiciera un clic, dejo su dedo en mi labio al parecer el tampoco se podía mover, nos mirábamos intensamente, no sé cuánto tiempo estuvimos así, hasta que él se fue acercando poco a poco a mí, cada vez estaba más cerca, nuestros pies toparon, llevo su mano a mi mejilla, como sosteniéndola, no sabía qué era lo que el planeaba, pero quería que lo hiciera, tenía un gran deseo de que se acercara mas a mí y entonces él lo hizo, sentí su nariz rosar la mía, ante tal rose cerré mis ojos y entonces algo presiono mis labios, fue cálido, tan suave fue tan solo un segundo y desapareció esa presión, abrí mis ojos esperando entender que fue eso, esa sensación me había agradado demasiado que quería saber de qué se trataba, que fue lo que causo tal presión, lo vi, no sé si comprendió pero yo esperaba que el continuara, esta vez paso su mano por mi cuello, pegándome más a él, tenía mis manos a los costados y de nuevo esa presión en mis labios, esta vez lo vi, eran sus labios aunque me debería de negar no pude hacerlo mi cuerpo pedía más de ese contacto, solo reaccione le coloque las manos en la cintura, apretando su playera entre mis manos, cerrando mis ojos para concentrarme más en esas sensaciones, no sabía qué hacer, yo solo quería sentirlo.

- ChangMin ¿Qué estás haciendo?

Escuche la voz de SungMin demasiado molesta, reaccione oh por Dios… me aleje lo mas que pude del, abriendo los ojos hasta casi sentir salírseme, el… ellos… el… me están observando… Salí corriendo no sabía qué hacer, ellos… yo los defraude, mi mente estaba hecha un caos, la voz de SungMin resonaba fuerte y seguida, ¿Qué es lo que estaba haciendo?... quería pedir perdón ante tal acto pero… no podía ordenar mis ideas, mis emociones, esas sensaciones.

Escuche que alguien me seguía esta vez no quería que fuera él, me gire para mi sorpresa el tenia en su rostro una expresión de preocupación, quise tranquilizarlo pero no sabía ni como.

- Yo… Jae… ¿Me puedes dejar solo?

El solo me miro acercándose a mí, la cercanía cada vez me ponía más nervioso.

- Aléjalo – SungMin me ordeno.
- Estoy bien Jae, en un momento voy a la habitación espérame ahí ¿si?

Esta vez asintió, dio media vuelta y se dirigió a los dormitorios. Me fui a un lugar alejado para poder hablar con calma con SungMin o el Divino quien quisiera contestarme.

- ¿Es malo lo que siento?
- Si, completamente malo, va en contra de lo natural, además el es un demonio, dejando en fuera que es un hombre una relación prohibida el es un demonio con más razón no debes de sentir algo por él, limítate a hacer tu trabajo y regresaras – me contesto SungMin.
- ¿Regresar? Pero… si es malo… ¿Por qué siento esto? En tal caso ¿Por qué lo siento? Si es malo no debería de existir y tu bien sabes las emociones que yo siento hacia él.
- Pero ChangMin eso va en contra de las ordenes del Divino.

No podía continuar con la conversación, no quería escucharlo más, yo solo quería estar con Jae y ante tal deseo solo hice caso omiso a la orden de SungMin y me dirigí hacia el dormitorio, iba entre lento y rápido, lento cuando las palabras de SungMin resonaban en mi mente y rápido cuando las emociones eran más intensas que los argumentos que mi conciencia daba.

Llegue hasta el dormitorio, estaba frente a la puerta nervioso indeciso ahora de si entrar o no, pero gano mas el deseo de verlo, era tan intenso que por la emoción que sentía no podía abrir esa puerta, tenía la vista en la manija de la puerta intentando abrirla pero sin poder, hasta que alguien la abrió por mí, levante el rostro viéndolo a él ahí, recibiéndome, me vio con tristeza, dando media vuelta dirigiéndose a la ventana, solo pude verlo no comprendí porque su expresión, entre despacio cerrando la puerta detrás de mí, miraba hacia el piso caminando hacia él.

- Jae… - solo pude susurrar su nombre.
- No te preocupes, haremos como si esto no hubiera pasado – mientras hablaba su tono de voz se fue haciendo más duro, como entre molesto – no volverá a pasar, el demonio no acosara al angelito.
- Yo… no… no quiero…
- Si, que no vuelva a pasar, ya lo comprendo...
- No quiero decir eso… es que yo no quiero que seas así conmigo.
- Entiendo, no volverá a pasar.
- La cuestión… es que quiero que vuelva a pasar.

No sé de donde tome el valor, pero me acerque a él, le tome de la barbilla alzando su rostro hacia mí y ahora yo fue el que poso los labios sobre los suyos.

1 comentarios:

  1. Ah!!! por que la noche es cruel conmigo mi quiere seguir leyendo pero alcanze a leer este capo xD kekekeke bueno me voy por que de por si oh! my god!!!! el capo es genial lo amo tambien el especial lo bueno es que aun hay capo xD bueno me paso a retirar son las 2:28 am ¬ ¬ y mi madre santa quiere prohibirme la compu asi que me paso a retirar no sin antes decir

    ^ u ^ I LOVE YOUR FIC ~ u ~

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD