Six Reasons Trilogy - Cap 2

3 comentarios
Six Ways on ‘Wooing the Baritone’
(Seis maneras de ‘Cortejar al Barítono’)


Parejas: YooSu, insinuación de JaeMin.
Resumen: Este es el resultado de escuchar las sugerencias de los otros miembros en lugar de a ti mismo.

*******************************************

---
Lamiendo
---

-¿Lamiendo? -Junsu miró al otro chico como si le acabaran de crecer dos cuernos en la cabeza.

-Sip - respondió Jae como si nada, sus manos ocupadas mezclando los ingredientes del pastel de chocolate. -Siempre funciona con Changmin, especialmente cuando quiero que me compre algo… -continuó soñadoramente.

-¿Estás seguro de que funcionará, hyung? –preguntó Junsu, aún inseguro.

-Junsu, si no estuviera seguro… -Jae suspiró mirando a su dongsaeng-… ¿Cómo crees que hice para conseguir que la persona, supuestamente, más seria del grupo se pusiera ese disfraz de ciervo para el video de Balloons? -. Jae sonrió al recordar cómo se acostó con Changmin y sólo de esa manera logró que su amante se pusiera el tierno disfraz.

-¡Gracias, hyung! – chilló Junsu, sus ojos centelleando de alegría-. Er… hyung… ¿puedo?

Jae observó a su amigo y sonrió. Tomó su cuchara de madera, la llenó con un poco de masa de pastel y se la dio a Junsu. El miembro más joven le dio un abrazo a su hyung antes de salir con esperanzas a buscar al barítono.

-Buena suerte –Jae le guiñó un ojo mientras Junsu caminaba hacia la habitación de Yoochun.

-- -- -- --
Yoochun quitó la vista de su piano cuando escuchó que golpeaban la puerta. Suspiró al ponerse de pie para abrir la puerta. El sabía que los otros miembros estaban al tanto de lo impenetrable que era su dormitorio cuando estaba creando música.

-¿Acaso no… -. Yoochun comenzó a hablar tan pronto como abrió la puerta de madera para recibir la impresión más grande de su vida.

-Chunnie… -dijo Junsu con la voz más dulce que pudo.

Junsu estaba lamiendo la cuchara de madera, y él supuso que sería el pastel de Jae.

Yoochun gimió interiormente cuando sintió que algo le pasaba a su parte baja. ¿Vivir en la misma habitación con ese chico sexy frente a él no era lo suficientemente malo, y encima esto?

-Su-ah, ¿qué estás… haciendo? –susurró Yoochun mientras lamía sus labios secos.

-¿Yo? –preguntó Junsu, fingiendo sorpresa y sin dejar de lamer, satisfecho de que los ojos del otro estaban sobre sus labios-. Yo sólo quería decir algo… -gimió.

-¿Qué…? –Yoochun dio un paso atrás al escuchar el gemido de Junsu.

-¿No crees que Jae-hyung cocina el pastel más rico del mundo? –preguntó Junsu con voz ronca, su mirada se nubló cuando vio la lujuria en los ojos ajenos.

-S..sí –Yoochun tragó saliva, evitando mirar abajo y ver el bulto creciente-. Escucha, yo necesito… er… hacer algo… ya vuelvo…

La boca de Junsu se abrió completamente cuando Yoochun cerró la puerta en su cara. Estaba tan shockeado que permaneció en esa posición por unos minutos hasta que el líder le tuvo que decir algo.

-Hey, Junsu, ¿estás bien? –preguntó Yunho preocupado.

-Creo que la operación uno ha fallado –dijo Junsu, aun sorprendido, murmurando para sí mismo.

-Eh… ¿qué estás haciendo? –el líder estaba confuso.

-La primera parte de mi plan de seducción ha fallado -. observó al líder con la vista nublada, pero esta vez no de lujuria sino de pura tristeza-. ¡Necesito… necesito ver a Jae-hyung! – Junsu salió corriendo de repente.

-¿Plan de seducción? –murmuró Yunho.


---
Misterioso
---

“Sé misterioso.”

Junsu miró a su dongsaeng con los ojos sumamente abiertos. Después de haber sido rechazado estaba más que listo para ir al siguiente paso de su operación. Fue a buscar a Jae pero descubrió que no estaba.

Y ahí estaba él: el miembro más joven del grupo, el que supuestamente lo sabía todo.

-¿Por qué querría ser misterioso? –preguntó Junsu.

-A los hombres les gusta que su pareja sea misteriosa –Changmin se encogió de hombros, ajustando sus anteojos de montura gruesa para continuar con la lectura de su libro.

-Soy un hombre, ¿cómo es posible que no sepa eso? -Junsu frunció el ceño, apoyándose en la puerta.

-Bueno, técnicamente, tú eres más “femenino” –enfatizó Changmin-. Así que no me sorprende.

-Oh –la boca de Junsu formó una O -…¡HEY! ¿qué estás queriendo decir? –gritó cuando se dio cuenta de lo que acababa de decir Changmin.

-Tómalo como quieras –replicó Changmin colocándose sus auriculares, desconectándose del mundo a su alrededor, entonces Junsu supo que era una señal para retirarse.

-- -- -- --
-Junsu, estoy tratando de no ser grosero ni nada pero… ¿qué estás haciendo? –preguntó Yoochun riendo nerviosamente.

Yoochun iba saliendo del baño, temblando luego de darse otra ducha fría, para encontrarse justo con el objeto de su lujuria recostado sensualmente en el sofá.

-Mirando la TV, ven, siéntate a mi lado, ¡hay un partido de fútbol! –replicó Junsu con un guiño, sentándose y dándole palmaditas al asiento vacío a su lado.

Yoochun quería negarse pero no pretendía herir al otro miembro. Así que suspirando internamente, se sentó junto a Junsu. Se sorprendió al ver que Junsu llevaba la parte superior de su camisa desabotonada, proporcionándole una vista de su musculoso pecho, obtenido tras años de baile y entrenamiento.

-Hace calor, ¿no, hyung? –de repente Junsu se acercó, sus manos en sus hombros, descendiendo lentamente por su cuerpo.

-¿Ca…calor? –preguntó débilmente Yoochun. Se erizó cuando las manos de Junsu alcanzaron su súper sensitivo pezón.

-Sí, la atmósfera se está calentando, ¿no crees? – Junsu respiraba muy cerca del otro hombre, con su mirada fija en él.

-Ss-sí, supongo que sí –rió nerviosamente Yoochun-. Oye… -el baritono se levantó, haciendo tropezar a Junsu-… tengo que irme…

-Hyung… -Yoochun se detuvo, observando a Junsu que reposaba en el sofá-. Piensa en mí mientras te duchas ¿ok? Hace mucho frío para tomar otra ducha fría de noche… quizás… yo podría darte un poco de calor… -Junsu le guiñó un ojo para luego enfocar su vista de nuevo en la pantalla del televisor.

-O…ok…


---
Tierno
---


-¡Junsu, Hwaiting! – murmuró para sí mismo.

El plan 2 había funcionado,ya le había agradecido al menor por la mañana temprano cocinándole un montón de panqueques. Changmin solo le dedicó una mirada antes de lanzarse a comer los panqueques.

Y allí fue cuando Junsu le preguntó cual sería el tercer plan.

-¿Eh? –exclamó sorprendido, sin poder creerlo.

-Actúa tierno, ya que fuiste misterioso ayer, ahora sé tierno . Eso debería funcionar también ya que supongo que Yoochun es un hombre común –Changmin se encogió de hombros y continuó comiendo sus panqueques.


-¿Tierno? –murmuró Junsu y justo en ese momento la conocida canción Balloons comenzó a sonar en la radio.

Luego de 3 horas de persuadir al estilista, se las arregló para conseguir su disfraz de vaca que usara en el video de Balloons. Se escabulló hacia el apartamento, poniéndose rápidamente el disfraz. Hacía tanto calor que comenzó a sudar inmediatamente.

-¡CHUNNIE-CHAN! –gritó Junsu, su voz hizo un eco en todo el apartamento.

-¡¿Qué?! ¡¿Hay un incendio?! –Yoochun se paró de un salto y se golpeó la pierna con la silla -. ¡AY! Duele… -comenzó a dar saltitos alrededor, frotando su herida.

-Chunnie… ¿estás bien? –preguntó Junsu, entrando en pánico.

-¿Qué carajo estás tratando de hacer, Junsu? ¡gritando como un loco a plena luz del día! –gruñó Yoochun-. ¡Y quítate ese ridículo disfraz! ¡Hay 40 grados y tú te pones eso!

Tras decir eso, Yoochun continuó su camino hacia la habitación dando pequeños brincos.

-¡Maldito Jae por poner tantos muebles! –siguió gruñendo Yoochun mientras desaparecía de la vista del otro.

-Yo sólo quería ser tierno… -dijo Junsu haciendo puchero.


---
Ingenuo
---

-A los chicos les gusta la gente inocente –le dijo Jae-hyung con una sonrisa.

-¿Entonces debo ser ingenuo? –Junsu frunció el ceño.

-Es tu elección –respondió Jae, encogiéndose de hombros.

-¿Por qué seducir es tan difícil? –se quejó Junsu mientras se alejaba lentamente, hablando consigo mismo.

-No es difícil. Sólo debes descifrarlo por ti mismo. Es tu elección para hacer esto inolvidable para Chunnie -dijo Jae sonriendo con suficiencia, al tiempo que volvía a enfocar la atención en su laptop, bueno…la laptop de Changmin, para continuar eliminando el porno indeseado.


-- -- -- --
-Chunnie… -susurró Junsu suavemente mientras daba un paso adentro del dormitorio compartido.

-Ok, antes de que te acerques a mí, asegúrate de que no tienes nada peligroso, ni estás pensando en nada peligroso, que pueda dañar mi preciosa vida –replicó Yoochun, levantándose rápidamente y provocando que la silla donde estaba sentado se cayera.

Sé ingenuo.

-¿De qué hablas, Chunnie? –Junsu hizo un puchero inocentemente, tratando de actuar como un niño.

-Oh no, no lo hagas, Kim Junsu, no te atrevas a mirarme de esta manera tan inocente –dijo Yoochun, al tanto de las artimañas del otro, mientras ponía los brazos en jarras -. No soy estúpido.

-¡Pero Chunnie!

-¡ME VOY! –exclamó de pronto Yoochun saltando olímpicamente sobre las dos camas y dirigiéndose a la puerta.

Junsu estaba tan shockeado que solo se limitó a mirar como el barítono corría hacia fuera del cuarto, su boca abierta por la impresión.

-Ok, así que ser ingenuo no funciona –murmuró Junsu-. Ahora pasemos al siguiente paso.



---
Romántico
---

-¿Por qué no intentas ser romántico? –aconsejó Yunho al estresado miembro de DBSK-. Seguramente Yoochun lo apreciará.

-¿Estás seguro, hyung? –Junsu se animó luego de oír la sugerencia.

-¿Por qué no? A cualquiera le gustaría ser cortejado –dijo Yunho para luego continuar con sus pasos de baile.

-¿Tú crees?`

-Inténtalo, quién sabe, podría funcionar –respondió el líder con una sonrisa-. Ahora levanta tu trasero de burbuja del piso y comienza a bailar.

-¡HYUNG! –se quejó Junsu-. ¡Mi trasero no es una burbuja! Es sólo…

-¿Redondo? –acotó Yunho, con amabilidad.


-¡¡¡HYUNGGG!!!


-- -- -- --

-¡Rosas, listas! ¡Velas, listas! – murmuraba Junsu mientras chequeaba la lista mentalmente.

La habitación compartida se había convertido en algo muy diferente de lo que solía ser. Era la última fase de la Operación 5. Junsu salió del dormitorio para apreciar la situación de la cocina. La cena caliente ya estaba puesta en la mesa, cortesía de Jae-hyung.

Ahora, lo único que necesitaba hacer era esperar a que llegara Yoochun.

-Hey, iré a la tienda y … -Yoochun se detuvo cuando vio al otro hombre-. ¿Dónde están los demás? –preguntó frunciendo el ceño.

-Salieron. Jae-hyung y Changmin están en su habitual cita, y Yunho-hyung salió corriendo del apartamento. No me preguntes por qué, ni yo lo sé –respondió Junsu encogiéndose de hombros.

-¿No es esto demasiado para cenar? –preguntó Yoochun observando todos los exquisitos platos que había en la mesa.

-¡Jae-hyung lo preparó antes de irse!

-Ok-k… iré a ca…cambiarme primero… -tartamudeó Yoochun mientras se dirigía al dormitorio.

-¡No, Chunnie! –gritó Junsu, pero ya era tarde.

-¡QUÉ LE HAS HECHO A NUESTRA HABITACIÓN! –Yoochun dio un vistazo y pudo ver a Junsu corriendo hacia él.

Junsu no sabía que el otro chico tenía la velocidad de un leopardo y que podía estar dentro de la habitación en cuestión de segundos. Cuando llegó a la puerta, ya se la había cerrado en la cara.

-¡Chunnie, ábreme! –exclamó golpeando la puerta.

-¡NO! –gritó Yoochun desde el otro lado -. ¡Lo sé! ¡Vas a violarme!

-¡NO! –desesperado, Junsu clavó sus uñas en la puerta-. ¡Se supone que eso sería al final!

-¡MENTIROSO! ¡NO VOY A SALIR! ¡TENDRÁS QUE DORMIR EN EL SOFÁ ESTA NOCHE, ME ESTÁS ASUSTANDO!

-¡Hey! –reclamó Junsu mientras caminaba tristemente de vuelta a la sala-. ¿Por qué tiene que fallar siempre?


---
Confesión
---

Finalmente, el paso final. Junsu no sabía que más podría hacer si esto fallaba. Un tallo de rosa temblaba en su mano. Aclaró su garganta antes de entrar al dormitorio que compartía con Yoochun. Le llevó horas convencerlo de que él no pretendía violarlo de ninguna manera.

Recién a la una de la madrugada, cuando ya se estaba muriendo de frío, Yoochun abrió la puerta. Junsu se sentía demasiado cansado y con frío como para siquiera hablar con el otro.

-¿Chunnie?

-¡No estoy aquí!

Junsu giró hacia el baño, alcanzando a ver apenas un destello de una toalla blanca al tiempo que la puerta se cerraba de un golpe. Corrió hacia la puerta del baño, comenzando a golpearla ruidosamente.

-¡Chunnie, necesito hablar contigo! –gritó desesperado.

-¡Puedes hablar desde ahí! –fue la respuesta, y Junsu suspiró, sabiendo que era el momento de hacer su gran confesión.

-¡Muy bien! Hwaiting, Junsu -. Susurró para sí mismo-. Yoochun, sé que he estado comportándome muy extraño en estos días…

-¡Estás enloqueciendo! –gritó Yoochun, ganándose un quejido del otro chico.

-¡Ok! –exclamó Junsu. -¡Sólo quería decirte que TE AMO! ¡Eso es todo!

Por un momento sólo hubo silencio, lo único que se oía era la respiración agitada de Junsu, que trataba de percibir lo que estaba pasando del otro lado de la puerta.

Recién cuando la puerta crujió, Junsu fue capaz de respirar normalmente de nuevo.

-¿Por qué no me lo dijiste directamente en vez de hacer todas esas locuras? –preguntó Yoochun.

-Bueno, Jae dijo que todo amor se merece que luchen por él, así que lo hice –respondió Junsu con una sonrisa, ofreciéndole la rosa roja.

-Tú sabes que Jae es el más raro de todos nosotros, ¿verdad? No entiendo como Changmin lidia con él. – Yoochun olfateó la rosa-. Y gracias. Yo también te amo.

-Estoy muy feliz de que esto terminara de una vez. Ahora, si me disculpas…

-¿Adónde vas? –Yoochun frunció el ceño, perplejo.

-¡A MATAR A LOS OTROS TRES POR DARME ESAS ESTÚPIDAS IDEAS! –gritó Junsu al salir del dormitorio-. ¡NOS VEMOS MÁS TARDE, CHUNNIE!

-Sí, más tarde…

Yoochun se rió al escuchar los gritos de Jae.


-- -- -- --
-¡Aléjate de mí ¿Cómo iba a saber que una simple confesión era suficiente? –gritó Jae.

-¿Por qué te molestaste en “ayudarme” con esas estúpidas ideas?

-¡Porque me gusta verte actuando como idiota!

-¡AHORA SÍ TE MATARÉ, HYUNG!

-¡Changmin no lo permitirá!


-- -- -- --
-Bien, ya todo volvió a la normalidad… -Yoochun sacudió la cabeza al ver a Changmin entrando a su dormitorio, quien después de cerrar la puerta con llave se sentó en la cama de Junsu.

El más joven continuó leyendo en medio de todos los ruidos de afuera del cuarto.

-Junsu irá por ti después, ¿no crees que es momento de huir? –dijo Yoochun peinando su cabello húmedo.

-Yunho es el siguiente, debo esperar mi turno. Entre tanto, quiero terminar de leer esto.

“Genial”, pensó Yoochun, “Así de normal se supone que debe ser.”

Hogar, dulce hogar.

3 comentarios:

  1. Ohhhhhhhhhh sinceramente este fico me encantó desde la primera vez que leí la primera parte.. mil gracias por actualizar.. moría por leerlo..

    ResponderEliminar
  2. xDDDDDDDDDDDD
    me encantó
    pobre Junsu xD

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD