Amigdalitis

22 comentarios
Titulo: Amigdalitis
Autor: Jung Senshi
Pareja: YunJae
Género: Slash, Lemon
Extensión: Oneshot
Resumen: Mmm... Jung Yunho Líder extremadamente responsable del grupo DBSK ¿Enfermo?
------

El ensayo terminó lo más rápido que pudo. Le costaba mucho trabajo respirar, por la mañana había sentido aquel ardor que le abarcaba la parte interior de su nariz, intentó minimizarlo, no darle importancia, pues muchas veces le había sucedido antes y no quedaba en nada.

Sin embargo, al correr del día, supo que no era así. El ardor en su nariz dejó de ser tal para llegar a su garganta, y después, aquel cansancio, ese dolor de cabeza característico. El moreno sabía de lo que se trataba, pero no podía dejarse vencer por eso. No, él no. Era el líder de una de las bandas más cotizadas y más exitosas de todo Asia, no iba a dejarse vencer por aquellas nimiedades.

Al llegar al departamento, se excusó diciéndose cansado, y en parte era así, pero no quiso preocupar a los demás por algo que podía bien controlar. Entró al baño y se encerró. Los chicos sabían que cuando “Appa” hacía eso era generalmente porque iba a darse un relajante baño en la tina, así que mejor ni molestarlo, pero en ese momento no era así.

Sacó el termómetro del botiquín y después de tomarse la temperatura (y darse cuenta de que había alcanzado ya los 38°) Yunho decidió tomar cartas en el asunto. De nuevo regresó al botiquín y después de rebuscar un poco, encontró lo que buscaba.

- ¡Paracetamol! ¡Perfecto!- y sacó dos tabletas de su empaque, con eso contendría la fiebre, pero tendría que tragarlas así nada más, pues no podía salir a la cocina a buscar agua. Corría el riesgo de que alguno de sus compañeros lo viera y armara un escándalo, sobre todo cierto pelicastaño que se había autonombrado la mamá del grupo y su “esposa”. Aunque debía admitir que lo último no le desagradaba para nada, aunque fuera sólo en broma.

Tragó las dos tabletas como pudo y se dio una rápida ducha para que lo vieran fresco al salir. Después de un rato de sueño, y con el efecto del medicamento, la fiebre cedería y podría ir al médico de siempre para que le recetara algo para la infección. Así no desatendería sus deberes como líder de DBSK.

~~~~~
JaeJoong terminó de preparar la cena. Abrió la cacerola y un delicioso olor salió de ella. Una receta de ravioles junto con un asado y un postre que había mantenido en secreto para el curioso y glotón Changmin… no era una noche especial, sólo que lo había visto en una revista y, como no se le hizo complicado, había decidido experimentar con ello aquella noche.

- ¡Chicos, la cena ya está casi lista!- dijo en voz alta para que le escucharan.

Changmin, casi por arte magia, fue el primero en aparecer.

- ¿Te ayudo a poner la mesa, Hyung?- dijo con una sonrisa. Sabía que si se ponía de niño bueno, JaeJoong podría darle una porción un poco más grande de ese postre secreto aquella noche.
- De acuerdo, pero esta noche utilizaremos la cubertería occidental…- le advirtió.- sácala con cuidado.- añadió la recomendación.

Después de que Min terminara, Yoochun y Junsu hicieron acto de aparición, pero del líder nada.

- ¿Y Yunho?- preguntó al ver que no llegaba.
- Durmiendo, Hyung.- respondió Junsu.- casi desde que llegamos. Después de su baño se acostó y no se ha vuelto a levantar.
- ¿Yunho tomando siesta?- se preguntó Jae, pues sabía que el chico era quien menos dormía por las tardes.- Aún así debe tener hambre.
- Yo voy por él.- se ofreció Yoochun, levantándose para dirigirse a la habitación que compartían los cinco.

JaeJoong empezó a servir, sabía que en cuanto Yunho llegara todos se quejarían por la tardanza así que…

- ¡JaeJoong, ven aquí, pronto!- se escuchó el grito desesperado de Yoochun desde la habitación.

Los tres chicos abandonaron la mesa para ir a ver qué era lo que ocurría.

En la habitación, Yoochun estaba sentado junto a Yunho en su cama, este seguía tan profundamente dormido como si no escuchara nada.

- ¿Qué pasa, Yoochun? ¿Por qué gritas así?- le preguntó extrañado de que el líder no hubiera abierto los ojos ya.
- Está… ardiendo… Yunho tiene fiebre.- le dijo con angustia.
- ¿Qué dices?- JaeJoong se acercó a Yunho y le tocó la frente. Estaba sudoroso, con el rostro totalmente rojo, estaba literalmente ardiendo.- no puede ser… Yoochun apaga el aire acondicionado y trae el termómetro, Junsu ve por una toalla y un recipiente con agua, Changmin llama al médico. Estando así no podemos moverlo, no sabemos lo que tiene… ¡Muévanse!- ordenó JaeJoong a sus compañeros, pues ninguno sabía qué hacer.

Ninguno, nadie había visto a su líder enfermar. Siempre habían sido ligeros resfriados, pero jamás a ese grado. Ni siquiera JaeJoong y eso que habían vivido juntos siendo trainners.

Junsu llegó rápidamente con el recipiente y la toalla. JaeJoong ya le había quitado la playera y empezó a mojar la toalla para pasarla por su frente, el cuello y el pecho del chico para tratar de bajar la fiebre.

- Trae otra más pequeña, por favor…- pidió al delfín quien sólo asintió y sin decir nada salió corriendo en busca de lo que le mandaron.
- No pude apagarlo, pero le subí a temperatura ambiente.- dijo Yoochun regresando a la habitación y entregándole el termómetro digital a JaeJoong, quien se lo puso a Yunho sin esperar más.
- Está bien… ¡Min! ¡Changmin! ¡El médico!- dijo con premura mientras seguía pasando la toalla por el cuerpo del chico.- ¡Por Dios, 41°!- dijo mirando la lectura del termómetro infrarrojo.
- No contesta…- dijo el chico con pesar.
- Sigue intentando.- le ordenó.

Los cuatro miraron al joven que respiraba con dificultad. Ninguno sabía qué hacer…

- Joongie…- habló Yunho abriendo los ojos, somnoliento.

JaeJoong se alegró de que el joven estuviera despertando.

- ¿Qué pasa, Yunnie? Dínnos ¿Qué tienes?- le pidió.
- Joongie, dile a Min que no se coma mi postre… es mi helado de vainilla.- dijo antes de volver a caer dormido.
- Está delirando.- dijo Yoochun al escuchar aquello.
- ¡Ya! ¡Ya viene el médico!- dijo Changmin entrando a la habitación.

Los cuatro permanecieron ahí mientras JaeJoong cambiaba las toallas cada que se ponían calientes y deseaban que el médico llegara más que volando a ver a su líder. Verlo ahí tendido, sin poder levantarse, sin saber qué tenía… les desmoralizaba.

El timbre sonó y Changmin y Junsu corrieron a abrir. El médico entró casi arrastrado por ambos jóvenes hasta la habitación que comparten los cinco. El hombre de mediana edad, sacó un estetoscopio, una pequeña lámpara y un palillo aplanado.

- Esos no entran en mi boca sin tener un helado encima.- dijo Changmin al ver que el medico inspeccionaba la boca de su Hyung con el abatelenguas, alumbrándose con la pequeña lámpara.

Después le tocó el turno a los pulmones del chico. Uno a uno, fueron explorados diversos puntos, en su pecho y su espalda.

- ¿Desde cuándo está así?- preguntó el médico con seriedad.
- No lo sabemos a ciencia cierta. Esta mañana… todo el día pareció estar bien, pero hace un rato se acostó a dormir y ya no se levantó a cenar.- aclaró Jae.
- ¿Seguros? ¿No tuvo tos o dolor de cabeza? ¿Tal vez dolor de garganta?

Jae negó con la cabeza ¿Todos esos síntomas y él no se había dado cuenta de ninguno?

- ¿Ha estado expuesto a cambios bruscos de temperatura? ¿Se ha mojado estando sudado? ¿Ha entrado al aire acondicionado después de estar mucho tiempo en el sol?- volvió a preguntar.
- No, doctor, tampoco. De eso estoy seguro.- volvió a negar el mayor.

Changmin y Junsu se miraron para después ponerse tan rojos como dos jitomates.

- Hyung…- le llamó el delfín con un poco de vergüenza.- es que Changmin y yo… le jugamos una broma a Yunho-Hyung ayer en la tarde.- añadió.
- ¿Broma? ¿Qué clase de broma?- preguntó Jae con ese tono que usaba de “Omma” cuando se enfadaba por una travesura de los menores.
- Es que ayer, Changmin sacó una botella de agua de la máquina. Estaba muy fría, casi congelada… se nos hizo divertido que Yunho-Hyung estaba de espaldas y… se la echamos dentro de la camisa… acabábamos de terminar el ensayo. Estaba muy sudado.- explicó el delfín.- no sabíamos que podría enfermarse así.

JaeJoong les miró con enojo, sabían que les esperaba un buen castigo a los dos traviesos. “Omma” se encargaría después de que “Appa” se recuperara.

- ¿Qué es lo que tiene Yunho, doctor?- preguntó por fin Yoochun.
- Es una seria infección en las amígdalas.- dijo el médico con seriedad.- este tipo de problemas es crónico, el chico debe padecerlo desde que es pequeño. Tal vez estuvo controlado por mucho tiempo, pero diversos factores han debido desestabilizarlo. El estrés, la carga de trabajo, generalmente son algunas de las causas de que eso suceda debido a una baja de defensas.
- Cierto, hemos tenido mucho trabajo.- señaló Jae.

El galeno sacó un block de recetas y garabateó algunas cosas en una hoja.

- Le recetaré ciprofloxacino, para la infección se la deben administrar una tableta cada 12 horas por cuatro días. Metamizol sódico para la fiebre, igual cada doce horas, solamente cuando tenga este síntoma. Diclofenaco para la inflamación, también cada doce horas por diez días…- después giró a ver a los chicos y los rostros que encontró de preocupación lo conmovieron.- y esta inyección de ciprofloxacino para que la fiebre le baje lo más rápido posible, esta se la administran en este momento. Mi recomendación es que debe estar en absoluto reposo por lo menos dos días, tomar muchos líquidos y no exponerse a cambios bruscos de temperatura.- recomendó el médico extendiéndole la receta a Yoochun.
- Gracias, doctor.- respondió JaeJoong con un poco de alivio.
- Iré por el medicamento, Jae. También pagaré al médico. Quédense con Yunho-ah.- dijo Yoochun con firmeza.

Una vez que Yoochun y el médico salieron de la habitación, Junsu y Changmin se acercaron a su Hyung.

- Omma…- le llamó Junsu en murmullo apenado, como niño regañado.

JaeJoong sabía que los traviesos estaban arrepentidos, pero nadie sabía que Yunho podía enfermarse de esa manera sólo porque le jugaran una broma.

- Tranquilos, chicos. No es su culpa. Nadie sabía… ¿Por qué no van y recalientan la cena? Por el susto ni Min ha tenido ganas de comer y se desperdiciará.- dijo el pelicastaño con una sonrisa preocupada.

De repente, la panza de Minnie se quejó, recordándole las ganas que tenía de hincarle el diente a esos ravioles hechos con tanto cariño por su Omma.

- Creo que te tomo la palabra, Hyung.- dijo el joven antes de salir corriendo para la cocina.
- Oye, “tragaldabas”, ni te atrevas a tocar mi parte.- le reclamó Junsu saliendo tras él.
- A pesar de todo… nuestros niños son buenos, Yunnie…- dijo al chico que dormía profundamente.

JaeJoong le miró con ternura y preocupación mezcladas, no podía creer que su Yun estuviera así. Se veía tan indefenso, tan vulnerable. Le dolía verlo en ese estado, porque siempre estaba activo, siempre estaba yendo de un lado a otro, pero ahora…

- JaeBoo…- murmuró el joven entre sueños nuevamente.

JaeJoong sonrió ¿Por qué no aprovechar la situación? Total, cuando despertara, Yunho no recordaría nada.

- ¿Qué ocurre, mi YunBear? Aquí está tu Boo…- respondió quedito junto al oído de su amor. Atesoraría en su corazón aquel momento, pues sabía que nunca más se volvería a dar una oportunidad así.
- Boo… te amo, Boo…- murmuró el moreno antes de volver a caer dormido.

Y JaeJoong sintió que su corazón estaba a punto de estallar en su pecho al escuchar aquellas palabras por parte de Yunho. Un sonrojo se instaló en su rostro y un temblor se apoderó de todo su cuerpo.

- Yo también, YunBear… yo también te amo.- contestó al oído de Yunho para después acariciarle la frente con ternura.

No sabía a ciencia cierta lo que Yunho estaba soñando, pero lo que dijo, aunque fuera un delirio por la fiebre tan intensa que tenía, le había hecho el hombre más feliz del mundo, porque por un momento, su Yunho correspondía a sus sentimientos… esos que habían nacido en su corazón desde años atrás, esos que había escondido durante tanto tiempo.

- Gracias, Yunnie…- beso su frente con ternura antes de colocar un nuevo paño húmedo sobre su frente.

Yoochun llegó unos minutos después con los medicamentos para Yunho, así como también una jeringa que utilizarían para administrar el remedio a su líder.

- Aquí están las medicinas…- señaló mostrándole la bolsa a su Soulmate.- ¿Cómo sigue?
- Igual, la fiebre casi no ha cedido, sólo un par de grados.- dijo el mayor cambiando el paño de la frente de Yunho.
- Aquí está la inyección. Hay que prepararla. El médico dijo que hay que aplicársela y mañana por la mañana se administran los demás.- dijo el ratón preocupado.
- ¿Dónde están Min y Su?- preguntó al ver que no habían entrado a la habitación.
- Se durmieron frente a la televisión.- justificó Micky mientras llenaba la jeringa con el contenido de la ampolleta para luego taparla de nuevo.
- Déjalos, están cansados y con la preocupación…- pero de repente, el mayor se quedó callado.- Yoochun…- le llamó pensativo mientras el otro le respondía con un gruñido.- ¿Sabes poner una inyección?

Los dos chicos se miraron preocupados. No, ninguno sabía aplicar una inyección.

- No creo que sea tan difícil.- dijo Chunnie encogiéndose de hombros, para luego echarse a reír.- lo único malo que si nuestro líder no tenía ningún atractivo por allá, ahora sí se va a quedar sin nada.

JaeJoong lo miró seriamente.

- La cuestión es… ¿Quién va a inyectarlo? No podemos contratar a nadie sin arriesgarnos a que el trasero de Yunho aparezca en algún blog.- dijo Jae enojado ante la idea.
- Y eso te enoja, porque entonces tú no serías el único en mirárselo.- se burló el ratón, sabiendo los sentimientos escondidos de su Soulmate por el líder del grupo.
- ¡Cállate, Chun!- le regañó.- por bocón tú lo vas a inyectar.- le sentenció.
- ¿Yoooo?
- Sí, tú… y apúrate, que también hay que llamarle al manager para cancelar las presentaciones de esta semana. Al menos hasta que Yunho esté mejor…- le dijo mirando con preocupación al moreno.
- Y tú, feliz por hacerle de enfermera…- dijo el ratón con burla.
- Yoochun, te la estás ganando…- le amenazó Hero.
- Neee… yo no soy Min, a mí no puedes amenazarme con mi postre o con “Mis videos especiales”.- y soltó la carcajada.
- Pero puedo ir y decirle a cierto delfín que te la pasas mirándole la cola y no precisamente de una manera inocente.- dijo Jae con aires de victoria.
- Ya me callé… gíralo, voy a ponerle la inyección.- contestó el menor con una mueca.

Jae puso de lado a Yunho y le bajó un poco el pantalón del pijama junto con sus bóxers, dejando a la vista la pálida piel de uno de sus glúteos.

- A nuestro líder le hace falta una buena sesión de bronceado.- señaló con una risa Chunnie, ganándose una mirada asesina por parte del mayor.
- Apúrate.- le apresuró de mala gana.
- Ya, ya…

Yoochun pasó un algodón con alcohol sobre la piel de su líder y cuando estaba a punto de inyectarlo JaeJoong cerró los ojos.

- Bueno… a la cuenta de tres… Han… Deul…

Pero antes de que pudiera hacerlo, JaeJoong abrió los ojos y le detuvo la mano.

- Eres un bruto, Yoochun ¿Cómo te atreves a cerrar los ojos cuando estás a punto de inyectar a alguien de esa forma?- le regañó JaeJoong al verlo sostener la jeringa como si de un dardo se tratase a punto de hacer blanco sobre el glúteo de Yunho.
- Es que fue la única manera en que se me ocurrió hacerlo.- se justificó el menor.
- Trae acá… sostenlo.- le ordenó cambiando de lugares. JaeJoong respiró profundo y armándose de valor le aplicó lo mejor que pudo la inyección a Yunho.- bueno… sólo falta esperar a que haga efecto.
- Te diste un “buen taco de ojo”, vouyerista.- le dijo Yoochun con burla.
- Yoochun…- iba a decirle algo que le recordaría al ratón a su progenitora, pero JaeJoong se arrepintió. Esa santa mujer no tenía la culpa del hijo tan… que le tocó.- tengo algo que contarte… le dijo el joven con las mejillas un poco encendidas.
- ¿Y a ti qué te pasa? ¿Ya te contagió Yunho?- dijo al ver el sonrojo de las mejillas de su Soulmate.

El pelicastaño negó con la cabeza y procedió a contarle lo que Yunho había soltado entre sueños. Yoochun se giró y le puso la mano en la frente.

- No, no tienes fiebre… a ver sóplame… no, no creo que hayas bebido. Si no, los dos estaríamos así y esto sería una alucinación.
- ¡Yoochun!- le regañó.- Estaba delirado…- añadió un poco desilusionado.- seguro soñaba con alguno de mis platillos y me dijo que me amaba porque en sus sueños se lo cocine.- dijo el joven buscándole una explicación lógica.
- ¡Suero de la Verdad!- dijo Yoochun de repente ante un Jae que no sabía qué tenía que ver lo uno con lo otro.- Sí, Jae, suero de la verdad… a veces la fiebre actúa como uno, dejando salir lo que más deseas en el mundo. Así como los borrachos y los niños siempre dicen la verdad, los afiebrados también sueltan verdades de vez en cuando…- explicó el joven ante un extrañado JaeJoong.- yo que tú no perdía las esperanzas.

JaeJoong le miró extrañado.

- El cansancio y la preocupación ya te hicieron decir cosas estúpidas, Yoochun. Mejor vete a dormir.- le aconsejó para girarse y cambiar el paño de la frente de Yunho.

Yoochun se levantó estirándose.

- Pues seguiré tu consejo, Omma. Como gracias a Appa tendremos unos días libres, aprovecharé para dormir. Tú también trata de descansar un poco ¿Vale?- le aconsejó antes de tirarse en su cama a dormir.
- Buenas noches, Chunnie.- dijo lanzándole una almohada a la cabeza.

JaeJoong cubrió un poco a Yunho al ver que se erizaba para después acomodarle las almohadas y junto a él a su “hija” Bambi.

- Buenas noches, YunBear.- le dijo con ternura antes de besar su frente.
- ¡Ay, que JaeHo se vieron!- se burló Chun antes de que algo, que no pudo identificar pero mucho más duro que una almohada, se estrellara contra su cabeza.

~~~~~
Yunho despertó al sentir una cálida presencia a su lado, lentamente abrió los ojos. Yoochun estaba durmiendo en su cama y las otras tres estaban vacías. Lentamente se fue incorporando hasta sentarse, al parecer la fiebre había cedido. De su frente cayó un paño y fue ahí que se percató de que la más maravillosa criatura que hubiera visto, estaba durmiendo al pie de su cama. Se le quedó mirando por varios minutos hasta que se dio cuenta de la incómoda posición en la que se encontraba, así que no le quedó más remedio que interrumpir el sueño de aquel ángel.

- Joongie… Boo…- pero por más que lo intentaba, su voz no parecía querer salir, su garganta estaba totalmente cerrada y sólo podía emitir esos murmullos y siseos.

JaeJoong parecía no escucharle ¿Y quién lo haría cuando no tenía ni una mísera cuerda vocal en su lugar? Se tranquilizó y empezó a mover a JaeJoong un poco para que despertara. El pelicastaño despertó lentamente y sonrió al ver a Yunho frente a él, con mucho mejor semblante, pero al recordar la angustia de la noche anterior, Hero se levantó rápidamente.

- Tú, pedazo de animal, bestia, eres… eres… el ser más estúpido sobre el planeta Tierra.- le empezó a reclamar.- ¿Por qué rayos no dijiste que te sentías mal, pedazo de… negligente? No sabes la angustia que pasamos anoche cuando no te levantaste a cenar… tenías fiebre de 41° ¡41°! Espero que eso te haya “cocido” la oportunidad de tener hijos ¿Me oyes?- le gritaba una y otra vez y cuando el moreno hacía ademán de querer decir algo, Hero no lo dejaba y seguía con su letanía.- y no me vayas a salir con que eres el líder y creíste que podías controlarlo ¿No pudiste tragarte tu orgullo y pedir ayuda, idiota? ¡Contéstame, no es una pregunta retórica!

Yunho se le quedó mirando, aguantando los reclamos de Boo hasta que por pudo ¿Hablar?

- No puedo hablar, Boo…- dijo el chico en el mismo murmullo que le había salido antes, su garganta seguía cerrada casi por completo.
- No hagas esas bromitas, Yunho, no estoy para juegos…- le regañó nuevamente.
- No es broma… no puedo hablar.- dijo de nuevo con ese sonido siseante.

JaeJoong se tapó la cara con ambas manos.

- ¿No me estás mintiendo, Yunho?- preguntó al moreno que negó con la cabeza antes pronunciar un “no” con ese sonido que más era un murmullo.- ¡Yunnie!- exclamó JaeJoong preocupado y lo miró con el ceño fruncido, para luego respirar profundamente y añadir resignado.- será mejor que haga el desayuno. Después le llamaremos al doctor que vino anoche ¿Sabes que tuvimos que inyectarte?- el moreno hizo un gesto de miedo con la nariz.- también recomendó descanso, muchos líquidos y cero cambios de temperatura… así que vete olvidando de esa manía tuya de darte duchas con agua fría a las dos de la mañana.

Yunho se sonrojó violentamente… si supiera por qué tenía que hacer eso… ¡Momento! ¿Cómo sabía JaeJoong de sus duchas a las dos de la mañana con agua fría? Sin embargo, no pudo ni preguntarle debido a que el joven ya había salido rumbo a la cocina y lógicamente a su escasa voz.

- Ni defenderte pudiste, Yunho-ah.- dijo Yoochun estirándose y dando un gran bostezo.- Omma sí que estaba preocupado anoche por ti…- dijo aún somnoliento, lo habían levantado los gritos y reclamos de JaeJoong.

Yunho se encogió de hombros en respuesta.

- ¿Sabes que anoche delirabas?- dijo divertido Yoochun mirando a su líder quien tenía una cara de interrogación.- acusaste a Min con JaeJoong de que te estaba comiendo tu helado de vainilla.- y soltó una carcajada, para luego levantarse y calzarse sus pantuflas de conejo.- también le dijiste a JaeJoong que lo amabas.- añadió con naturalidad antes salir de la habitación con una sonrisa en el rostro. Un poco de ayuda a su Soulmate no era nada malo.

“¿Qué yo dije qué?” se preguntó alarmado Yunho sin poder gritarlo. Entonces el sueño llegó a su mente… o lo poco que recordaba de él. Estaban en la playa, la brisa era refrescante y le tomó la mano a su Boo para declarársele y se lo dijo así, sin más… “te amo, Boo”… y hubo una respuesta un “yo también te amo, YunBear”… y le pareció recordar el haber sentido el aliento de JaeJoong junto a su oído… pero solamente había sido un sueño ¿O no?

~~~~~
Cuatro días de reposo absoluto para la garganta había recomendado el médico. No hablar, no gritar, ni mucho menos intentar cantar o no respondía por cómo quedaría su voz. El médico también le había explicado a JaeJoong que se podría intentar hacer una extirpación de las amígdalas de Yunho, para evitar que siguiera teniendo esos episodios de fiebre e infecciones que indudablemente se volverían constantes. Sin embargo, advirtió, la voz de Yunho seguramente cambiaría y sus tonos a la hora de cantar se perderían. Y por lógica, la decisión de Yunho fue no operarse.

El médico, entonces, recomendó un tratamiento que empezaría en cuanto se repusiera de la reciente infección. Era una serie de dolorosas inyecciones de fuertes antibióticos, una inyección cada 15 días por el lapso de 6 largos meses. Le dolerían como nunca, además del riesgo de quedar hipersensible a la exposición a estos medicamentos, pero eso evitaría una dolorosa operación y más de esos fastidiosos episodios de fiebre y congestión de sus vías respiratorias. El joven no tuvo otro remedio que aceptar, debido a la presión ejercida por sus compañeros de grupo y sobre todo por esa mirada retadora que JaeJoong le había dedicado.

- Merecido te lo tienes.- le había dicho aún enfadado por lo que sucedió.

Ese era el último de su incapacidad. Se hallaba sentado en la sala del departamento. Durante los últimos tres días y a pesar de que decía estar molesto con él, JaeJoong se dedicó a cuidarlo con mucho esmero y cariño, cosa que al moreno le encantaba. Le gustaba pensar que en realidad Joongie sí era su “esposa”, debido a todos los mimos que el mayor le dedicaba. Sin embargo, algo le recordaba que era mientras estuviera enfermo y que JaeJoong haría lo mismo y más por los otros tres miembros del grupo… al menos durante esos días podía decir que su atención era 100% para él.

Ese día, Yunho miraba la televisión sin prestarle real atención. JaeJoong y él se habían quedado solos en el departamento… bueno, podría decirse. Con Yoochun durmiendo como lirón en la habitación, Min encerrado con su laptop en la sala de música y Junsu que salió por ahí con su hermano Junho (actualmente Sunho), podría decirse que literalmente parecían estar totalmente solos en el departamento.

El líder aún no sabía qué pensaba JaeJoong de lo que había dicho durante sus delirios por la fiebre y él mismo se hacía al “no recuerdo nada”, pero en realidad, cada vez que pensaba en ello más curiosidad tenía y más seguro se encontraba de haberle escuchado decir que lo amaba y sobre todo ese mote… “YunBear” ¿Acaso lo veía como un oso? Bueno, si era así, esperaba poder algún día probar esa dulce miel de sus labios…

- ¡Cursi!- se dijo en un intento de murmullo, pero su voz aún era grave. Por lo que el murmullo era perfectamente audible.
- ¿Dijiste algo, Yunho?- dijo Jae saliendo de la cocina con un vaso de agua y sus medicamentos. Era la última toma de uno de ellos, le faltaban 6 días para terminar con las malditas grageas.
- Nada…- dijo tomando las pastillas de un solo trago junto con el agua, para después hacer una mueca debido al sabor del medicamento.- asqueroso…- dijo el joven después de recuperarse.
- Si los hicieran con sabor, Yunho, serían dulces.- le regañó el mayor sentándose junto a él para ver la televisión.
- JaeBoo…- le dijo con suavidad para ver cuál era su reacción, a lo que el mayor le respondió con una sonrisa.
- ¿Qué pasa, Yunho?

Tonto debía de ser, ese apodo lo usaba siempre que quería tener su atención, era lógico que no reaccionase al llamarlo así.

- Emmm… ¿Te puedo contar algo?- no podía decir que Micky se burló de sus delirios, mucho menos que no lo eran tanto, sólo… ¡Aish! Algo tenía que hacer. Ya han sido demasiados años aguantándose esos sentimientos y el deseo de tener a ese JaeJoong tierno, cariñoso y mimoso sólo para él.
- ¿Qué ocurre, Yunho-ah? ¿Tienes hambre?- dijo el mayor con una sonrisa.
- Sólo quería contarte que… cuando tenía fiebre… tuve un sueño muy extraño…- dijo el moreno después de negar la proposición de comer.
- ¿Ah, si? ¿Qué Min te robaba tu helado de vainilla?- se burló el mayor.

Yunho hizo un mohín con la nariz.

- No voy a comer helado de vainilla por un muy buen tiempo, Jae… que no se atreva a quitármelo ni en mis sueños.- amenazó el líder a lo que JaeJoong le respondió con una risa.- no, no era eso…- dijo poniéndose muy serio ¿Se arriesgaría a jugarse el todo por el todo? ¿Aunque perdiera? No, no debería pensar en eso, debía ser positivo.- ¿Sabes? Soñé contigo…- dijo viendo que las mejillas del mayor se teñían de rosado y no desviaba la mirada de la televisión.
- ¿Ah, sí?... y… ¿Qué soñaste?- dijo como si no le diera importancia, pero por dentro, JaeJoong estaba deseando, por un lado que recodara sus palabras, que le dijera que lo que murmuró era real, pero por otro… si aquello era sólo un sueño y le iba a decir que sólo fue un delirio por la fiebre, no lo soportaría. Sin embargo, necesitaba saberlo para poder tomar la decisión y tratar de sacar a Yunho de su corazón.
- Soñé… soñé que caminábamos por la orilla de una playa… era de noche y había muchas estrellas…- dijo añadiéndole un poco de imaginación a sus recuerdos.- estábamos solos… sin los niños…- señaló como si hablara con su pareja.- hablábamos de muchas cosas… pero sobre todo recuerdo… recuerdo haberte dicho algo…- y se fue acercando al pelicastaño hasta quedar casi sobre él y muy pegado a su rostro.
- ¿Qué… me… dijiste, Yunnie?- dijo el otro cohibido, su sonrojo se hizo más intenso, sin tener manera de escapar pues cada brazo de Yunho se encontraban de tal forma que lo rodeaban.
- No… no importa lo que dije, sino lo que me contestaste.- desvió la pregunta. Al ver el rostro de su Jae, sabía que no se había equivocado en sus conclusiones, sólo era cuestión de confirmarlas.- Y a pesar de que fue en medio de mi fiebre, lo recuerdo perfectamente…

JaeJoong tembló, tenía tan cerca los labios de su amor que casi podían rozarse, casi podía robarle un beso a esos labios que tanto anhelaba.

- Fue un… “Yo también te amo…” ¿No es así?- dijo empezando a jugar con sus labios los labios del mayor, lentamente, sin llegar a profundizar el beso. Solamente era un juego, un roce.- Dime, Jae… llámame como lo hacías en mi sueño…- murmuró contra sus labios.

JaeJoong rodeó el cuello de Yunho con sus brazos.

- YunBear…- murmuró ante de ser él quien profundizara el contacto de sus labios, pero fue Yunho quien tomó suavemente el control del beso, explorando con lentitud y sensualidad la dulce y húmeda cavidad de su amor.
- Te amo, JaeBoo…- murmuró contra sus labios cuando se separaron lo suficiente para que el aire les llegara a los pulmones.

Y los besos de Yunho siguieron, JaeJoong no podía creer lo que estaba viviendo en esos momentos. Su corazón estaba latiendo salvajemente contra su pecho, mientras los labios de Yunho se iban deslizando por su cuello, dejando un pequeño rastro color rojizo por el roce de aquellos labios con su piel.

- Te amo… Yunnie… YunBear… murmuró entre gemiditos de placer y suspiros.
- Sólo eso quería saber, JaeBoo… sólo eso.- dijo mirándolo a los ojos.

~~~~~
Durante el resto de la tarde los dos chicos se dedicaron a regalarse mimos, caricias y besos en aquel sofá que había sido testigo del inicio de su relación.

Cuando Junsu regresó al departamento, ya para la hora de cenar, Changmin salió de su encierro en la sala de música para darse una ducha y Yoochun despertó de su sueño de belleza de 16 hrs seguidas (exagerado, pero si hay quien puede), fue entonces que los mayores se vieron obligados a separarse mientras Jae hacía la cena, pero no dejaban de intercambiar miradas, sonrisas y ciertos murmullos que sólo ellos podían entender.

No habían pensado decirles a los otros chicos todavía, pues aun no sabían hasta dónde podrían llegar a partir de ese momento.

Durante la cena, Yunho le dedicó varias caricias a su Jae bajo la mesa, cosa que puso al mayor sumamente acalorado, dejando sus mejillas sumamente rojas como prueba de ello.

- Y ahora… ¿Qué te pasa, Hyung?- preguntó Changmin al ver el rostro colorado de JaeJoong.- ¿Qué a ti también te ha dado la amigdalitis?

JaeJoong sonrió con picardía y miró con complicidad a Yunho, quien sonrió con la cabeza un tanto inclinada hacia su comida, pero sin dejar de mirar a su JaeBoo.

- Tal vez, Minnie, tal vez.

22 comentarios:

  1. carotonkis2/01/2011

    Ahhh corazon x3
    me gusto este oneshot
    que lindo por parte de Jae al cuidar todo el tiempo a Yunho
    jeje me gusto el final quien los viera a los pillines

    ResponderEliminar
  2. aaaaaaww me encantoo!!!! :DD <3

    ResponderEliminar
  3. tal ves min tal ves que a mi tbn me de pero de jae jajaa XD XD

    ResponderEliminar
  4. aww >.< qe bonito el fic ^^

    me encantó la escena del sofa *-* y el final XDD!
    seguro todos se dieron cuenta con sus miraditas y el "tal vez..." XDDD ( o a lo mejor es que yo soy muuuy malpensada XDD)

    me reí mucho con Yoochun a punto de masacrar el culo de yunho xDD! que bruto llega a ser XDD

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4/11/2011

    KE BONITO!!!!!!!!!!1
    DIME ALGO... SACARAS UNA SEGUNDA PARTE? ME GUSTARIA MUCHO ^^

    FUE MUY HERMOSO TODO EL FIC, MI CORAZON LATIO RAPIDO AL LEER LAS DECLARACIONES ^^

    GRACIAS POR ESCRIBIR
    ATT. KIM SANDILY

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4/28/2011

    ups decia lemon DONDE ESTA EL LEMON hahahah muy bonito el oneshot me gusto me gusto sera twoshot?????

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5/16/2011

    awwwwwww!!! qee boniiittoo!! me enqqanto me enqantoo! en serio! Graaciias!

    ResponderEliminar
  8. waaaaiiii me encantooo ♥
    esta super lindo el fic ^_^
    Jung Senshi te felicito me encanto
    lo ame al fic xD
    y eso de q YooChun durmio 16hs
    yo lo entiendo xD un dia yo dormi 17hs XD
    en fin me encato *se para y aplaude*

    ResponderEliminar
  9. Anónimo7/12/2011

    aaaaaaaaaa tierno tierno tierno tiernoooo ♥
    demasiado kawaii!! ~
    me encantooooo ♥__♥
    ~...YuNjAeAm♥r...~

    ResponderEliminar
  10. Hermoso, simplemente hermoso
    Me encanto TODO jiji

    ResponderEliminar
  11. Kyyyyyyyaaaaaa!!!! Que lindo Jae cuidando de su Yunnie eso si fue tierno, me encanta el fic hehehe
    Felicitaciones, FIGHTING!!!

    ResponderEliminar
  12. jeje Muy bueno, a decir verdad este fic ya lo habiia leido en otra pagina... definitivamente me encanto,..... ^O^

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10/24/2011

    Aww ! Que Ternura que mas quisiera yo q yuhno me contagiara XD jeje te queod muy bueno el fic, me encanto :)

    ResponderEliminar
  14. Anónimo11/13/2011

    Awww cosos hermososss, YunJaeee >.<
    Jeje, Min se encerró con su laptop... que estaría haciendo? XD XD aa, que mi mente... seguramente estaba haciendo una tarea, y yo malepensando XD JAJAJAJA

    ResponderEliminar
  15. Anónimo11/17/2011

    Lo AMEEEEE♥♥♥

    ResponderEliminar
  16. Anónimo1/19/2012

    AHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!
    cuanto amooooooooooor! lo ameee!!!
    ♥♥

    ResponderEliminar
  17. Anónimo3/07/2012

    ooooooooooooooo mi dios que lidos los amo y si esto fuera verdad creo que no me molestaria del todo.

    ResponderEliminar
  18. Jajaja... gracias a todas por los comentarios... la verdad, este fue mi primer fanfic largo sobre YunJae y fue un honor que les haya gustado. No tiene segunda parte, y por el tiempo que tiene que lo hice, pues no creo hacerle una.


    Gracias de nuevo y busquenme, tengo otras historias para compartir con ustedes ^^

    ResponderEliminar
  19. PD... yo también me extrañe al leer que le ponian Lemon... jajajaja no lo es ^^

    ResponderEliminar
  20. Kpop_love8/07/2012

    ESTO ES PURO AMORR <333 !!!! *_____* LO AMÉ !!!!! <333

    ResponderEliminar
  21. Demsiado lindooooo,tiernoooooo,bellooooooo...ame este fanfic, me entiendes lo ameeeeeeeeee, lo amooooo segunda ,tercera parte xfavorrrrr kiero contiiiiiiiiinuacionnnnnnnnn xfavorrr...GRACIAS

    ResponderEliminar
  22. me Encanto, estuvo genial de principio a Fin, :)

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD