Bookshop

4 comentarios

Título: Bookshop (꿈나라)
Autor: Himenie
Pareja: YooMin
Género: Slash
Extensión: Oneshot

Introducción: La pequeña y casi desavitada libreria 'Kkumnala 꿈나라’ se a vuelto de pronto una de las librerias mas transitadas, y el nivel de ventas subio desorvitadamente con la aparición del nuevo y hermoso empleado, Park Yoochun, quien la popularidad entre las mujeres aumenta hasta tal punto de tocar el corazón de todos ...


—  En realidad, tampoco a sido tan mala idea contratarlo como empleado — comento el supervisor a  Kang, el jefe de aquella pequeña librería.
'Kkumnala’ siempre había sido una librería poco transitada. Los clientes eran escasos. Pensaban que seria próximo el cierre de aquella tienda, que se encontraba es una de las calles menos transitadas de Seúl.
Hasta la aparición de aquel joven callado y audaz en su desempeño.

— ¿Necesitáis empleados? — dijo con voz profunda, dirigiéndose con seguridad al mostrador de la tienda — He visto aquel cartel que tenéis puesto en el cristal de la puerta — tan masculino y hermoso — Estoy interesado en conseguir empleo. Por favor, ver mi historial — decía mientras estiraba sus brazos para darle aquel papel que tenia entre sus manos, su currículum.

Aún, el jefe Kang recordaba con exactitud ese momento, y aún se preguntaba como un hombre tan apuesto quería trabajar en una humilde librería. En el mundo del entretenimiento, ese rostro que poseía aquel radiante hombre llamado Park Yoochun, tendría que ser un gran éxito. En cambio, estaba en su librería. Buscando un modesto empleo.

Yoochun fue contratado, y a los pocos días demostró que era completamente apto para ese simple puesto. Colocaba los libros, atendía a los clientes de manera afable, hacia los pedidos, y los recogía sin problema. En los primero días de empleo siempre estaba con otro compañero, pero había días en la que él solo se presentaba en la tienda. Era capaz de hacer todo de manera muy fácil.

El jefe Kang admiraba a aquel nuevo empleado, y deposito gran confianza en él a los poco días, esos mismos pocos días en los que también se había corrido el rumor de “aquel hermoso hombre que trabajaba en la librería 'kkumnala’ “. Y desde entonces, nunca faltaban clientes.

Un gran grupo de estudiantes se aglomeraban en la librería, compraban solo por ser atendidas por aquel chico tan amable. Poco mas se sabia de Yoochun. Salvo que sus cabellos negros y su sonrisa lograban captar la atención de la mayoría de los compradores.
— Muchas gracias por su compra. Por favor, regrese pronto. — dijo Yoochun, con aquella sonrisa y reverencia a la vez en la que daba el pedido a aquella menuda chica sonrojada, quien con las mejillas ardidas se marchaba dejando paso al cliente que había tras esta.

— Buenos días — dijo Yoochun. Sin más, observo el libro puesto en el mostrador frente a él y de nuevo levanto la mirada para mirar al cliente, intentando mantener sus labios neutrales, siendo incapaz y dejando ver una sonrisa burlona en ellos al observar aquel libro rosado donde se podía leer en la portada: "Maneras de conquistar" de forma femenina y adolescente.
Yoochun no pudo evitar mostrar en su rostro una sonrisa por ello, aunque sin intención alguna de ofender al cliente.
El cliente frente a Yoochun, era alto, el más alto de toda la librería en aquel instante. Tenia el cabello corto, y sus mejillas pronunciadas, tal y como un bebé, al igual que sus ojos. Era tan esbelto y alto, similar a un modelo. Y muchas de las mujeres de la librería andaban revoloteando en el establecimiento como si ese sitio se tratara de un lugar especial de convocatoria de hombres atractivos (o algo por el estilo).

El cliente, molesto por la sonrisa burlona del dependiente,  le dio una mirada desafiante. Que parecía increíble viniendo de un hombre con aquella cara infantil y cuerpo de adulto.
Yoochun intento disculparse, pero el cliente replico:
— ¿Hay algún problema? — manteniendo su mirada molesta.
Yoochun negó con la cabeza y cambio a una sonrisa amable, como le caracterizaba a la hora de trabajar: — Ninguno. Disculpame — su mirada se desvió a la caja registradora, justo a su lado — Son 9,000won, por favor disculpame — volvió a repetir mientras introductoria el libro romántico en la bolsa de compra.
El cliente  quedo mirando la placa que se encontraba en aquel sencillo uniforme del dependiente, en la que ponía con letras claras: "Park Yoochun". Tras observar aquello, el cliente dio una mirada curiosa a Yoochun mientras rebuscaba en su bolsillo el dinero.

— ¡Changmin! — se escucho aquel grito como una explosión en la pequeña librería. Era una voz masculina, de aquel joven chico que acababa de entrar de pronto, abriéndose paso hasta llegar al cliente.  — Changmin, llevo un tiempo esperando fuera ¿Cuando piensas salir? — el amigo replico mientras fruncía el ceño, al mismo tiempo en la que el cliente, llamado Changmin, se apuraba en coger el libro como si de un gran secreto se tratase y pagar apenas sin tiempo para despedirse de Yoochun, quien con el dinero recibido en la mano seguía observando al joven que se marchaba.

No podía evitar sonreír por todo lo sucedido. De todo el tiempo trabajando en aquella librería, ver a aquel chico con ese libro había sido una de las cosas más graciosas que había visto Yoochun.
 <<. No parecía que un chico así, compraría un libro de tal temática .>> pensó Yoochun sorprendido.


Yoochun, recibía halagos de los clientes por doquier cada día, para él se había vuelto algo bastante común, tan común como la aparición diaria de Changmin en la librería. Yoochun era incapaz de olvidar a un chico tan peculiar como lo era Changmin, así que su aparición en la tienda de nuevo le sorprendió.
Changmin iba a comprar, o solo a mirar, durante un largo tiempo los libros puestos en el estante de "Novedades" (a la vez en la que se ponía sus ocasionales lentes), volviéndose un cliente diario.
Muchas veces, se quedaba largo tiempo viendo el reverso de un libro a la vez en la que, de vecen cuando, dirigía una mirada disimulada a Yoochun, sorprendiendo a este con aquella acción.
Las miradas de Changmin eran tan disimuladas, que por un momento Yoochun no sabia si se trataba simplemente de su imaginación o realmente ese chico alto le dirigía aquellas ocultas miradas de curiosidad.
<<. ¿Siente curiosidad por mi? .>> se pregunto Yoochun, mientras observaba a Changmin acercarse:
 — Muy buenas, Changmin  — se apresuro a decir Yoochun amablemente, con aquella peculiar voz con la que atendía cada día.
 — ¿Como sabe mi nombre?  — pregunto Changmin.
 — El otro día, su amigo ...  — Changmin reaccionó recordando aquella vez que compro aquel estúpido libro.
 — Ah, cierto ... cierto  — bajo la mirada avergonzado y deposito un libro en el mostrador.
Yoochun observo el libro, una novela bastante simple, en comparación con el extraño libro de amor que había comprado la otra vez, este se ajustaba en gran medida a aquel cliente.
Yoochun miro curioso a Changmin, quien con voz molesta dijo: — ¿Qué pasa? ¿Aún le hace gracia lo del otro día? —
Yoochun abrió sus ojos en modo redondo, sorprendido por la osadía de aquel chico.
— No, no ... Ya me disculpe por ello — se apresuro a decir. — Ademas no diré nada sobre ello — la broma salio de sus labios junto a una sonrisa, que molesto al menor. Changmin frunció el ceño y sonrió con burla mientras decía:
— De todos modos ¿A quién pensabas decírselo? — la risa salio de sus endiablados labios, y Yoochun quedo aún mas sin habla — Pero si te quedas mas tranquilo, así podrás rebajar tu mofa, diré que no era para mi. Aunque no tengo por que dar alguna explicación a un librero tan desubicado — dijo por último dejando el dinero sobre las manos de Yoochun y marchándose con agilidad.
— ¿Se puede ser más extraño? ... —  susurro Yoochun para él mismo, mientras observaba las monedas en sus manos (como aquella otra vez).

Aquel cliente apareció de pronto, se había vuelto diario, le observaba en secreto y después le hablaba con semejante desparpajo. Yoochun no podía quedar mas prendido por aquello. Sentía que Changmin ocultaba algún sentimiento hacia él, como todas aquellas chicas de la librería.


 Aquel otro día, la tienda estaba de nuevo abarrotada de personas, muchas de ellas chicas que recién habían salido de los colegios, y aún con el uniforme puesto se acercaron estrepitosamente a la librería 'kkumnala’ donde Yoochun estaba trabajando duramente ordenando los pedidos que acababan de llegar.
El grupo de chicas hacían la tarea de Yoochun aún mas pesada, pero este resistía con una sonrisa, en algunos momentos forzada. Las chicas se reunían a su alrededor, mientras él colocaba algunos libros en los estantes correspondientes.
—  ¡YOOCHUN! Dejame ayudarte ... —  grito una de las chicas, con una voz chillona, por lo que era un poco difícil escuchar la puerta abrirse y cerrarse al entrar un nuevo cliente: Changmin.
Changmin observo aquella escena curioso, un montón de chicas revoloteaban alrededor de Yoochun, mientras él mantenía una distancia cautelosa.

— Bueno, es un poco difícil. Ademas este es mi trabajo ... —  contesto Yoochun a aquella muchacha, quien descontenta, pero a la vez "enamorada" decía:
— Eres atento, no importa lo difícil que sea ayudarte, yo lo haría sin dudar. Yoochun es muy responsable y trabajador. —  le empezó a alagar, mientras se acercaba más y más a Yoochun — Me gusta comprar libros en un sitio donde atienden tan bien. Yoochun es hermoso, también. Por lo que es más apacible venir aquí. Me gustaría ver a Yoochun sin uniforme — después soltó una pequeña risita, mientras especificaba — Con ropa cotidiana. Me gustaría ... — las intenciones se veían en su mirada, y Yoochun sonrió de forma tan encantadora y seductora que parecía estar aceptando algo de ella:
— Ah bueno ...— comento, aunque paro de pronto al observar al joven chico que estaba a un lado de la tienda. Changmin lo miraba con una cara, que bien podía reflejar odio y asco. Changmin resoplo y desvió la mirada al ver que se cruzaba con la de Yoochun. — Quizas alguna vez ... me veas sin uniforme — respondió al fin a la muchacha, retirándose un poco mientras escuchaba como la chica gritaba junto a sus amigas:
— ¡¿Has oído lo que me ha dicho?! —  de manera exagerada.
Yoochun se retiro riéndose en silencio, y volvió a trabajar.

En uno de los pequeños pasillos, Yoochun se dirigió, dejo la pesada caja de cartón, y volvió a colocar los libros en aquellos estantes, reponiendo los muchos huecos por las numerosas ventas. Ese pequeño y angosto pasillo parecía ser más silencioso y tranquilo que el resto de la tienda, es más, cuando Yoochun dio una mirada para explorar el sitio, observo a Changmin de pie, mirando algunos libros con mirada pensante (era el único en aquella sección). Yoochun lo observo atentamente, incluso dejo de trabajar para quedarse un rato observándolo. Parecía tener una expresión diferente a otras veces, mucho más triste o desilusionada.
— ¿Te puedo ayudar en algo? —  le pregunto Yoochun acercándose al joven, quien dio un pequeño salto por el susto, haciendo que se le cayese algo del bolsillo.
Yoochun, se inclino y agarro aquel papel que se le había caído a Changmin, impresionando al ver que se trataba de un pequeño sobre en el que se podía leer "Para Park Yoochun" repleto de corazones y escrito en un llamativo rosa. <<.¡¿Una carta de amor?!.>> pensó sorprendido.

En un veloz movimiento Changmin quito aquella carta de las manos de Yoochun y sonrojo de manera fuerte.
Yoochun quedo un tiempo parado, las mejillas de bebé estaban rojas y sus ojos estaban casi cerrados por la vergüenza. Aquel chico de lengua afilada parecía ser ahora un chico tímido e incluso indefenso, pareciendo imposible por los días anteriores. Esto enterneció el corazón de Yoochun, más incluso que las voces chillonas que aun se escuchaban a lo lejos.
Se acerco despacio a Changmin y sin mediar palabra alguna lo beso en los labios.

Los labios de Yoochun eran gruesos y dulces, tan dulce como su picara sonrisa. Cosa que sorprendió al menor, pero no por ello se dejo engañar, se retiro tan rápido como pudo de los labios de él, aún sorprendió por esa inesperada acción.
— Pe-Pero ¿Q-Que haces? —  le pregunto al mismo tiempo en la que se intentaba limpiar los labios con la carta de amor. Su corazón latía tan fuerte .. — ¿Estas loco? — exclamo
— ¿Eh? ¿Acaso esa carta no es ...?—
— ¡No! No es miá ... Digo, si, la llevo yo, pero no es miá — intento explicarse aun con los labios rojos  — Es de mi hermana —  dijo de pronto, Yoochun empezó a enrojecerse también, había metido la pata  — ¡Ah! Ella es tan tímida que era incapaz de acercarse aquí para darte esta carta, yo me ofrecí a ello. — explico —  La primera vez que vine, fue por que ella me comento que le gustaba un empleado nuevo de aquí. Así que viene para ... para ver de quien se trataba ese "Park Yoochun", pero solo eres un mujeriego ... o ‘’hombreriego’’ ... o lo que diablos seas — dijo haciéndole recordar lo que anteriormente había sucedido.
— Creí que me mirabas por ... — Yoochun fue de nuevo interrumpido, antes de poder terminar con un " ... que te gustaba"
— Ah ... — refunfuño Changmin mientras de pronto se ponía de cuclillas y se tapaba el rostro con sus manos, a la vez en la que escucha el estruendo de su propio corazón  —  Pero ... a pesar de ya ver de quien se trataba ese "Yoochun", yo ... yo no podía dejar de venir todos los días ... — confeso.
Yoochun sonrió —  ¿Continuaras viniendo? — le pregunto.
Changmin asintió con la cabeza tímidamente, aun reponiéndose por el beso del mayor, sabiendo que quizás no seria el ultimo en la tienda ...

- Fin -

4 comentarios:

  1. oh que bonito XD jajaja a la hermana de Changmin le salio el tiro por la culata, le pidio el favor a su hermano de darle la carta de su parte y Changmin termino gustandole jaja genial

    ResponderEliminar
  2. oh my god! me encanto me encanto!!! waaaaaaa....eres genial, gracias por el fic...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/07/2013

    AWWWWWWWWWWW Pero que ternura de fanfic! Se agradece la buena ortografía y redacción, y el hecho de que las personalidades se apaguen en lo posible a las que tienen en la vida real, cosa que no suele suceder en los fanfics.
    Escribes muy bien, espero ver mas YooMins tuyos >.<

    ResponderEliminar
  4. Chunsadycta12/06/2014

    Aigoooo que cosa hermosaaa me quiero comer a Yoochun tan lindo le rwgalo in besitooo a.Chanmin el hermano.mayir mas adorable que nadie pueda tenerrr aaaa cositaaa me gustooooo muchoooo muchoooo

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD