Perfect Day: Cap 11

0 comentarios

— ¡Esta bien! ¡Continua buscando a Changmin! En realidad yo sé que en el fondo él no puede importarte tanto como yo ¿verdad?— la última frase que Jaejoong le dijo a Yunho, hizo que ambos se sumieran en un leve silencio. Aunque Jaejoong esperaba alguna respuesta de él, Yunho no dijo nada al respecto, sorprendiendo al mayor.

<<. ¿Es posible que Yunho este dudando? - pensó Jaejoong de pronto, a la vez en la que miraba como Yunho había alejado completamente su mirada de él - ¡Changmin le importa tanto como yo! .>> bien la boca de Jaejoong podía haberse quedado desencajada ante la sorpresa, no quería ni imaginar aquello, pues si eso era así, significaba que Changmin estaba cavando un hoyo lo suficientemente inmenso en Yunho como para hacer desaparecer por completo a Jaejoong en el. (Eso resolvería el porque Yunho seguía refugiándose en Changmin a pesar de las citas a escondidas con el mayor.)

Jaejoong sacudió la cabeza despejando esos pensamientos, y sus cabellos se desordenaron. Aún seguía callado y miro a Yunho, quien seguía inmóvil frente a él, pensando silenciosamente en donde estaría Changmin si no había aparecido por allí, pues no encontraba ningún otro sitio donde Changmin podría haber ido con tanta premura.

Estaba apunto de moverse para marcharse definitivamente, pues la conversación hacia minutos que había terminado, cuando de pronto Jaejoong se abalanzo sobre él, de un modo directo y pausado. Yunho quedo sorprendido cuando sintió como Jaejoong besaba de improvisto sus labios. Aunque no era de extrañar aquellas repentinas acciones a las que a él le tenia acostumbrado.
— No quiero perderte — le dijo Jaejoong al apartar, solo un poco, sus labios. Lo dijo tan suavemente que solo ambos podían oír aquellas palabras: — Esta bien si me engañaste. Si faltaste a tu promesa de estar solo conmigo. Pero no digas que él es mas importante que yo — le rogó con una mirada grande e implorante, y le volvió a besar al ser incapaz de escuchar su contestación. Y muy a pesar de que su beso no era correspondido, tampoco había sido negado. Quizás era debido a que Yunho había quedado fuertemente cohibido tras las palabras y mirada de Jaejoong. No podía evitar pensar que ahora, en ese momento, aquel chico de ojos grandes y piel blanca era incapaz de hacer algo malvado, aún con todo lo que le había demostrado, parecían que sus dulces ruegos eran sinceros, y ahora parecía tan indefenso como dolido.

Aunque Yunho, al sentir mas fuertemente los labios gruesos del mayor sobre los suyos, despertó, se percato de que era incapaz de poder olvidar su inquietud por Changmin, aún sintiendo aquellos labios por los que quizás en el pasado hubiese sin duda sucumbido.
Despacio, Yunho sostuvo con ambas manos cada una de las mejillas de Jaejoong y de ese modo aparto su rostro del suyo, desuniendo así sus labios:
 —  Ya esta — le susurro mirándole directamente a los ojos.
Jaejoong bufo de pronto, pensó intuitivamente que aquel estúpido e invalido beso había sido totalmente insonoro, y por un instante solo quería que Changmin percibiera aquello (Ya que aún seguía al otro lado de la puerta). Pero debía ser inteligente, era imposible que un beso de ese modo u otro fuera audible más allá de ellos. Además , aquellas palabras y mirada de Yunho no hacían más que calentar su sangre, consciente que en el pasado, nada más lejos, aquella pasada noche, cualquier beso hubiese hecho desconectar la mente de Yunho durante horas. Y ahora él le había apartado de aquel modo de sus labios, le había mirado con aquella mirada de consolación, y sus sonaras palabras de final: "Ya esta", habían resonado en sus odios. Sabia que si Changmin hubiese sido capaz de escuchar aquellas susurrantes palabras se habría reído en una carcajada maléfica desde la habitación contigua, y aquello le hizo sentir a Jaejoong aún mas humillado. ¿Qué había cambiado para que ahora Yunho actuara de ese modo? Sabia que había cometido errores, pero también sabia que la respuesta a esa pregunta era Changmin.

Por un momento Jaejoong deslizo su mirada hacia abajo, encontrando de ese modo la herida vendada en el brazo de Yunho, que aún seguía descubierto por su arremangada manga. Acerco despacio sus manos hasta llegar a aquel vendaje inmaculado y frió, que de pronto intento quitar con sumo sigilo.
  — ¿Qué haces?  — le pregunto Yunho suavemente al sentir como poco a poco aquellos ágiles dedos le descubrían aquella grotesca herida de color oscuro.
Jaejoong se mantuvo en silencio. Incluso cuando observo aquello (aquella herida descubierta remendada de manera desordenada), de sus labios no salio ninguna exclamación, hasta al poco tiempo, en el que dijo de pronto:
 — ¿Esto te hizo Changmin? — pregunto. Yunho asintió, sabiendo que se refería a quien había cosido de ese novato modo aquella herida. Y justo tras aquel asentir con la cabeza, Jaejoong acerco sus mullidos y gruesos labios rosados hacia aquel hilo oscuro insertado en la cálida piel de Yunho, el cual lamió tras sacar su audaz lengua de entre aquellos labios.
Yunho sintió un repentino escalofrió que recorrió gran parte de su ya debilitado brazo, hasta llegar a su pecho y sus mejillas.
— Solo ... solo dejame curarte como es debido, y podrás marcharte, si es lo que quieres — le dijo Jaejoong al sentir aquel fuerte escalofrió con tan solo tocarlo, lo que intuyo que era una buena señal, sintiéndose mucho menos afligido. — Changmin-ah no cuido bien de ti, Yunho. Es un desastre — aseguro mientras miraba aquella herida en el brazo — Siempre a sido un miembro más independiente ¿verdad? Muy contrario a mi. — sujeto con ambas manos su oscuro brazo, intentándolo rodear con ellas.
— El otro día, observe a JiJi — contó de pronto Jaejoong, y pareció sumergirse en la historia como si le contara a Yunho un cuento — mi gato JiJi, estaba lamiéndose, y me acerque a él, para mirar que hacia de más cerca — de pronto dirigió su mirada a Yunho, quien permanecía atento, curioso por aquella repentina conversación susurrante — observe que tenia una pequeña herida, y me sentí mal por no haber cuidado bien de él ¿Cuando se había hecho eso? ¡No me había dado cuenta! — exclamo
en voz baja — Vi que se lamia con su áspera y pequeña lengua, y le pregunte "¿Quieres que te cure?" — imito una voz dulce entre su mirada fría y masculina — y él paro de lamerse, y me miro con unos ojos redondos e inmensos, ¡creí que me había entendido! — volvió a exclamar — JiJi me miraba como si no quisiera mi ayuda. Me di cuenta que él sabia lo que se hacia, y solo con limpiarse curaba aquella pequeña herida, no necesitaba más que su pequeña y gatuna lengua para sentirse aliviado — tras aquella ultima frase de su pequeña fabula, Jaejoong lamió la herida imitando hábilmente al felino, logrando que la primera sensación de Yunho fuese de nuevo un prolongado escalofrió, seguido de un suplicante "Jaejoong", que él ignoro por completo mientras surcaba con su húmeda piel la herida de Yunho.

Hubo una cosa que Yunho no pudo evitar pensar mientras sentía aquella extraña sensación en su brazo, por que de pronto su mente se nublo, tal y como si una pequeña nube apareciera de pronto y le reflejara aquel no lejano recuerdo de Changmin sentado junto a él, cosiendo tembloroso, ¿Cuanto de diferentes eran ambos, que hasta el simple gesto de curarle era completamente diferente? Aquel recuerdo le hizo olvidar a Yunho incluso la habitación en la que estaba y todo lo que le rodeaba, solo fue capaz de pensar en el momento, en el que sentado sobre la silla junto a Changmin, este había cuidado receloso de él, con pocas preguntas, simplemente permaneciendo junto a él, de una manera silenciosa.
— Seria capaz de agotar mi inservible saliva con tal de aliviarte Yunho-ah, perdoname — escucho la susurrante y leve voz de Jaejoong antes de darse cuenta (ya que estaba sumergido completamente en esos pensamientos) que Jaejoong se había desprendido de su brazo. Y cuando volvió en si su perdida mirada, observo que Jaejoong se encontraba ahora de rodillas sobre el suelo, frente a él. Yunho quería preguntarle que era lo que estaba haciendo, por que decía aquel "perdoname" con ese débil tono, y decirle que era incapaz de quedarse por más tiempo si no estaba Changmin ahí, ya que solo estaba intentando hallarlo. Quizás fue demasiado tarde para Yunho el poder hablar, Jaejoong ya había predispuesto un plan estando de rodillas sobre el piso.

~~~~~~~

Jaejoong sintió que su sangre exploto dentro, cuando observo que a pesar de todos sus esfuerzo por alentar a Yunho, este andaba ausente y hundido en sus pensamientos aún cuando presionaba su lengua en su piel con cierto empeño. Jaejoong se sintió de pronto demasiado ingenuo al pensar que tras lo sucedido Yunho iba a confesar o actuar de un modo más permisivo o amoroso con él, y no podía ni tan siquiera pensar o imaginar que Changmin saldría de allí sin haber aprendido la lección o aquello que quería mostrarle, lo que él pensaba que iba a suceder. Que Yunho era aún "suyo" ante todo.

Así, cansado de intentarlo de manera habitual, Jaejoong se dejo caer sobre el suelo, posándose de rodillas, solo a unos pasos atrás de el permanecía la puerta cerrada de la habitación contigua, y frente a él estaba el cuerpo aún en pie de Yunho. Cuando Jaejoong alzo la mirada  y dijo aquella ultima frase, observo lo inmenso y alto que parecía el cuerpo de Yunho desde esa perspectiva, y lo hermoso que aún le parecía a pesar de verse cada vez más y más adulto. No quería sentirse utilizado, pero por un momento deseaba más sentirse utilizado a ser abandonado o cambiado por otra persona, lo cual a cada segundo que pasaba en aquella habitación junto a Yunho, más horrible le parecía esas últimas ideas. Sí tenia que bajar su listón, podría hacerlo. Cuando alzo su mano y rozo con ella los pantalones de Yunho ... sabia que era justamente lo que debía hacer.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD