We found love - Cap. 4

5 comentarios
Decidí que tenía que hablar con el… con ellos, debía hablar con ellos y saber porque la insistencia en perseguirlos, era demasiado extraño y yo quiera saber más. Por ello cuando Siwon regreso y me dijo que estos ya no se encontraban en sus lugares, nos dirigimos al cuarto donde los dejamos pasar la noche a nuestro refugiados inesperados.

Yoochun y min ya se encontraban allí, yo no había dado ninguna orden de que estuvieran pendientes en la puerta, bastaba con que cuidáramos la entrada del edificio para que nadie lograra entrar, sabía que era una seguridad simple pero nadie buscaba robarnos nunca nada, no teníamos anda que lograra llamar la atención de alguien, solo nuestras vidas y ni ellas valían tanto la pena.

-¿Qué hacen? – pregunte cuando los vi pegando la cabeza a la puerta, tratando de escuchar algo rápidamente al escuchar mi voz se pusieron rígidos como un árbol o más o menos. ¡Estos chicos! Yo también quería hacer lo mismo pero no lo diría, claro estaba, mire a Siwon a mi lado que riéndose los observaba.

-yu… yu… Yunho – dijo tartamudeado el más pequeño, Changmin

-no es lo que tú crees – negó con la mano a la par que con su cabeza Yoochun.

-no están escuchando tras la puerta, de esos chicos – dije señalando la puerta como ellos estuvieran parados allí frente a mí.

-ah, entonces si es lo que piensas – les oí suspirar tranquilos, mi interrogativa era ¿Qué pensaban, que yo podía pensar? No lo sabía y no era momento para investigar. Pase delante de ellos, estaba nervioso, era bueno fingiendo mis sentimientos, aquellos que me producían inseguridad.

Toque la puerta y un suave “adelante” se escuchó entre y lo primero que vi fue a ese chico que me había robado la tranquilidad de mis lujuriosos pensamientos, no llevaba la capa así que pude ver claramente su fisonomía perfecta, todo en el me provocaba sentir deseos de tirarlo en ese viejo colchón y jugar una eternidad con su cuerpo, sacudí mi cabeza para al menos que un poco de cordura entrara en mí, baje la mirada avergonzado no sabía si sería capaz de leer la verdad en mis ojos.

-necesito hablar con ustedes – mi mirada no había viajado alrededor del cuarto, pero sabía que estaban sus hermanos con él, decir que solo quería estar con él, sonaría mal además que en esta persecución los cuatro son protagonistas.

-lo sé – dijo con voz sensual, o todo en el me parecía – pero me gustaría que solo lo hiciera conmigo – trague saliva acaso era un sueño, estar a solas con él era un peligro – por favor.

-de acuerdo – mire a Siwon y asentí, sus hermanos no necesitaron que le dijéramos nada, salieron delante de mis amigos, espere a estar solos, él se sentó en la cama y yo temeroso no me moví. – háblame de tu no crea estar tan viejo para llevar tanto respeto conmigo – asintió.

-estarías más cómodo si te sentaras – estaría más cómodo si me acostara encima de ti.

-si claro gracias – me sentía estúpido por lo nervioso que estaba, el tenia cara de preocupación y yo solo pensaba como desnudarlo, lenta y deliciosamente. Pero finalmente y después de tanto dudarlo bajo su mirada expectante me senté muy en la esquina de la cama – y bien – mis manos sudaban y mi cuerpo estaba caliente, solo bastaba su presencia y yo presentía un orgasmo – y… bien ¿Por qué no quieres que estén tus hermanos presentes? – bajo la mirada triste.

-yo… soy el culpable de que mis padres hayan muerto y de que ahora mis hermanos estén siendo acosados, sé que no me lo merezco – dijo de corrido no dejándome oportunidad de réplica, me miro, rápidamente sin que me lo esperara se arrodillo frente a mí con lágrimas en sus ojos – hare lo que me pidas pero ayuda a mis hermanos, te lo suplico –yo estaba sorprendido por su actitud, trate de hablar incluso parpadear pero no lo hice y de repente se levantó tembloroso llevo una mano a mi barbilla y me beso sus labios tenían el color de la sangre que en ellos ese color perecía bello, temblaban igual que su mano - lo que quieras, mi cuerpo, si lo pides – temblé con la sola idea - sé que eso es lo que están buscando de mí, y si tú quieres….

-¿Qué clase de persona crees que soy? – si estuve a punto de tomarle la palabra, pero yo quería su cuerpo por voluntad propia no por una obligación, por un favor, eso no, el no merecía tal humillación. Lo aleje de mi – los ayudare, pero no quiero pedirte nada más a cambio – pero sería un tonto si no aprovechaba la ocasión, por muy cruel que sonara - aunque pensándolo bien…

-¿qué?

-serás mío – tosí un poco por lo burdo de mis palabras, se escuchaba tan posesivo pero eso era lo que más deseaba, todo a su debido tiempo – me refiero a que me permitirás tenerte, serás mi pareja, estarás conmigo y te entregaras a mi cuando lo creas, cuando sea algo que tu propio cuerpo lo necesite, solo así yo podre aceptar lo que intentas ofrecer – no podía hablarle de amor, el amor en lugares como este no existía, el amor era parecido a una leyenda que se contó o se conoció y con el paso del tiempo solo el significado de este perduro, al menos para mí así lo era y para todo aquel que como yo no había tenido en su vida nunca un momento de felicidad verdadera.

-acepto – dijo tranquilo, tal vez creyó que yo lo tomaría sin dudarlo, algo que en él había sido imprudente estúpido podría decir, si yo no hubiera sido, si hubiera sido otro al que se ofreciera lo hubiera tomado sin siquiera cumplir su palabra.

-pero debes contarme todo, no debe haber mentiras entre dos personas que están unidas – dije tomando sus manos entre las mías y volviendo a sentarlo - ¿quiero saber porque te culpas de lo que está pasando?

-porque soy el culpable, mis hermanos no lo dicen porque me quieren y no quieren lastimarme, pero fue mi confianza a una persona la que orillo a mis padres a sacrificarse – se quedó callado, esperando tal vez que yo no insistiera, pero no lo haría, la carga que llevaba en su corazón era pesada, solo quiera ayudar a aligerarla un poco, él lo necesitaba.

-si hablas te será más fácil sobrellevarlo – pareció comprender.

-provoque el enojo de un hombre, un hombre con poder, un hombre que no debí subestimar – estaba decaído.

-¿cómo?

-no obedecí lo que él me ordeno – yo seguía sin entender – el solo me quería a mí pero yo tenía miedo, no pensé en las consecuencias, por eso ahora estamos aquí.

-¿que no obedeciste? – podía imaginarme lo que ese hombre quería de el, aunque podría ser la mente podrida que tenia que no dejo que pensara en otra cosa.

-él quería casarse conmigo, pero yo me arrepentí – me miro, después bajo la mirada – el me hizo sentir tan humillado, se propaso conmigo.

-te… te violo.

-no, pero no porque no hubiera querido, o porque su fuerza mayor a la mía no se lo hubiera permitido, tal vez descubrió quien era realmente yo…

-se dio cuenta de que eres un chico – asintió.

-en ese momento no lo vi, yo solo estaba asustado, de la forma en la que me toco y la que me beso, no es que no sepamos que debemos entregarnos, pero no sabemos cómo – instintivamente lo abrace, el empezó a sollozar bajito – es solo que no quiera que me tratara así, si estando mis padres lo hacía como lo haría cuando estuviera viviendo con él, es por eso que yo tengo la culpa debí dejar que hiciera conmigo lo que quisiera, y mis padres estarían vivos.

-no debes culparte de la maldad en los corazones de las personas, ese hombre – quise decir que lo mataría, no me había dicho exactamente como lo había tocado, no quiera saberlo, me hervía la sangre de solo pensarlo – no tenía por qué tomar lo que no le pertenecía, y tú no le perteneces.

-lo sé pero porque se portó tan mal conmigo, pudo haberme engañado desde un principio hacerme creer que me amaba y…

-él estaba asustado, por mucho que fuera duro contigo tenía miedo, encontró lo que muchos matarían por tener y fue estúpido al dejar ver su careta tan pronto, pero el poder que probablemente tiene su padre lo estímulo a comportarse tan seguro contigo. Además pienso que si creyó que eras una chica si se propasaba contigo no tendría algún problema, las chicas por muy hermosas que sean no son codiciadas, como lo son ustedes – un escalofrió lo embargo - Recibirá su castigo te lo prometo.

-yo sabía que tú nos ayudarías - me abrazo con más fuerza, sus manos que no dejaron de temblar en ningún momento, ya no lo hacían - gracias.

-como sabias de mi – estaba tan cómodo con nuestra pequeña debilidad corporal.

-no es que supiera exactamente de ti.

-solo sabía que el líder de los rebeldes era un hombre a pesar de todo justo.

-¿Quién te lo dijo?

-mi padre

-¿tu padre? Pero ¿cómo?

-el en muchas ocasiones dijo haber atrapado a el líder de los rebeldes un jovencito demasiado prepotente, mi padre estaba por retirarse cuando lo conoció, dijo “es un niño pero es más confiable y fuerte que un militar con el mayor puesto”, mi padre ahora se hablaba de ti con admiración.

-Vaya nunca me lo hubiera imaginado – ya no estábamos abrazados pero si tomados de la mano.

Ahora entendía, todas las veces que nos habían dejado ir diciendo que éramos basura, que no valíamos ni siquiera una bala. Todas esas veces hubo un hombre, un hombre que no permitía que nos tocaran aunque no era viejo, se notaba la diferencia de edad en los demás adultos. Nunca llamo mi atención hasta ahora, solo sabía que era el general Kim solo eso.

-¿cómo te llamas?

- oh, es verdad ni siquiera sabes mi nombre, Kim es Kim Jaejoong, tu…

-Jung… Yunho.

Todo se aclaró desde ahí ese hombre era el padre de Jae pero no estaba seguro, si así era, podría ser solo una coincidencia, pero entonces un recuerdo que creí olvidado llego a mi mente, venían cortes de imágenes no claras pero si perdurables:
Cuando tenía quince (desde entonces ya era líder de los rebeldes) fui acorralado por diez soldados, después de golpearme, uno de ellos coloco su arma en mi cabeza, para matarme “esa basura no merece una bala” escuche que dijo un hombre “déjenlo tenemos cosas más importantes que hacer” y como si yo no fuera nada me dejaron, no vi al hombre claramente por la sangre que bajaba de mi cabeza a mis ojos pero su voz profunda, extrañamente amable, fuerte, nunca la olvide, me había salvado eso no lo olvidaba tampoco. Misteriosamente después de desmayarme me encontraba devuelta en mi guarida, Siwon dijo que me había traído un hombre, quien no sabía pero mis heridas ya habían sido tratadas.

Una ocasión en la cual, a falta de alimentos tuve que robar la mercancía que llevaban unos soldados, pretendimos dar una emboscada que dándome como la carnada instigándolos a seguirme después de golpear a un soldado los demás no necesitaron invitación y se dejaron venir tras de mí, esto fue para que mis compañeros pudieran irse con el botín, fui atrapado y encarcelado, la sentencia era ser asesinado, misteriosamente después de que ese hombre que reconoció de por la voz, y que por primera vez pudo ver claramente, fue según el amenazarlo, me ofendió así que como defensa lo agredí, el general se había tirado al suelo como si lo hubiera lastimado gravemente entonces pude ver claramente las puertas del camión donde me encontraba encerrado estaban abiertas, salí corriendo sin mirar atrás, no escuche los gritos del hombres pidiendo ayuda, hasta que ya estaba demasiado alejado, tan alejado que apenas pude distinguirlos.

Si no me equivocaba, el encontrarme con el padre de Jae estaba predestinado para que después lo encontrara, o probablemente aquel general inconscientemente me estaba dejando encargado a su hijo, quiero decir a sus hijos, deseaba que los cuidara, yo estaba seguro ahora de que aquel hombre, incluso pudo llevar esa comida apropósito para que nosotros la robáramos, ya que no contábamos con armas para enfrentarlos y ellos siempre tuvieron la guardia baja, ese hombre fue mi ángel guardián, yo lo maldecía por menospreciarme ahora lo veía todo con claridad, él era nuestro benefactor.


-deberíamos presentar a tus hermanos con mis amigos.

-créeme conociendo a Heechul, incluso ya deben ser hasta novios- ambos sonreímos por la idea, aunque podría decir lo mismo de él, Jae se me había puesto en bandeja de plata, él ahora era mío. En más corto tiempo que seguro lo serían sus hermanos de mis amigos.

Presentamos a los chicos con nuestros demás protegidos, entre ellos pude ver muecas de disgusto, si alguien no estaba de acuerdo era seguro que tendríamos problemas, porque a la menor provocación nos podrían traicionar, ahora ya no podría permitir algo así, tenía por quien velar, por quien preocuparme, por mucho que lo negara Jae me importaba, demasiado.

El siguiente paso para poder protegerlos era que ellos mismo aprendieran a hacerlo, practicar con armas sería un buen comienzo pero no podíamos gastarlas a diferencia de los otros bandos nosotros nos diferenciábamos más que nada por robar lo que obteníamos, con nosotros no iba eso de total hay más, porque no era nuestra realidad, siempre pensar en tener que cuidar al máximo lo que teníamos a veces era frustrante.

Así que tal vez enseñarlos a defenderse con alguna arma blanca sería apropiado, pero para mi sorpresa era algo que Jae no necesitaba, según él y lo que pude ver era cierto, su padre lo había enseñado muy bien incluso me había comentado que utilizar un arma para el no sería difícil, lo difícil seria conseguirla.

Por otro lado sus hermanos que gozaban al parecer de buena compañía no parecían preocupados en tal cosa más bien estaban preocupados por no perder las miradas de aquellos que los acompañaban, era graciosa como la vida después de poner oscuridad en nuestro camino ahora nos ponía un poco de esperanza a cada uno por medio de estos cuatro hermanos.

Nota: Me siento muy agradecida por los comentarios que he recibido (son poquitos pero igual muy agradecida), es mi primer fic que escribo así que ténganme algo de paciencia, no se muy bien como ordenar mis ideas y acomodarlas bien, pero por comentar muchas gracias.

5 comentarios:

  1. A toda a aquella chica linda que lea este fic (y que se les agradece de corazon por leer), puede seguir las actualizaciones en patoyj.blogspot.com, aunque de todos modos se seguiran mandado las actualizaciones en este bello blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/09/2013

    lo maximo quiero saber mas porfisssssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/09/2013

    Estuve esperando tu fic ansiosamente me encanta sigue continuando esta hermosa historia

    ResponderEliminar
  4. *----*!!! hace unos días ley el cap pero no pude comentar D:!
    asi k hoy me paso por aqui~~

    *--* ME ENCANTO!! de verdad que amo tu fic(ame la historia~ de verdad!!! *3*♥ ♥ )!!!! y no puedo creer q sea tu primer fic! :000!!!

    no suelo leer mucho Yunjae pero de verdad me encanto este fic!!~~

    Me dio mucha penita cuando jae se culpo de la muerte de sus fathers D:!!(me encanto la conexion inmediata del yunjae <3 <3 *se va a su nubedeyaoicursiymeloso*) ... pero ame la parte de q todos ya tenían sus parejas echas lol

    pero admito k amo el yoosu u//////w//////u y me gustaría que les dieras su momento cariñoso~ apasionado~y~lemonoso u//3//u porfis te lo ruego*---* sidhihislhcsdilh~~ <:'3
    pero si no puedes ... no importa :'3
    Gracias por escribir este fic tan interesante y bueno \(*O*)/ ♥ ♥!!!
    espero con ansias el next cap♥ ♥

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/30/2014

    Visitando el blog en 3, 2 1 ...

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD