Officine

3 comentarios

Título: Officine
Autor: Luzy
Pareja: Hosu
Género: Lemon
Extensión: Drabble
----


Sinopsis: Mas haya de trabajo en la oficina, existe una relacion mas que negocios.

- mhh~Jun-su.... - jadeaba el mayor debajo

- ahh~ ahh~ ... Yunho.. mhh...

- ahh ahh esp-pera.. espera...

- ¿que pasa? - interpelo en un hilo de voz

- harás... que me venga rápido.. y no querrás eso ¿o si? - Junsu sonrió de lado para seguir dando pequeños saltos - ahh Junsu... no..

- ¿que? - Junsu tomo de la esclava que adornaba su cuello para separarlo de su almohada - ¿a caso no te esta gustando como te monto?

- n-no es eso... solo ve despacio, vas muy deprisa

- sabes que no me gusta lo lento, lo quiero rápido y fuerte - Junsu volvió a retomar su ritmo actual enviando a ambos cuerpos corrientes eléctricas - oh dios.. ah~ mhh así así

- Junsu... no grites, nos van a descubrir.. owh.. mhh~ - Junsu frunció el ceño, llevando las manos desde los pectorales de su amante hasta su cabello, tomandoselo para bajar su mano y morderse el dedo meñique. Yunho se quedo endiosado ante la imagen sensual que sus ojos veían, esa persona tan pasional que lo hacia hacer cosas indebidas en un lugar casi público, con el pendiente que cualquiera pudiera llegar - Junsu por dios.. no grites de esa manera, no ahora

- ¿no te gustan? - el menor hizo un puchero que le arranco a Yunho un jadeo

- no es que no me guste... es solo que.. aah~ hay que tener prudencia, un poco - Junsu retomo un ritmo lento pero pasional, moviendo sus caderas circularmente logrando que el mayor arqueara sus caderas, de esa manera llegando mas profundo y así Junsu sonreír satisfecho ante lo lleno que se sentía que aquello llegara hasta al fondo

- oh~ así querido.. mhh, hasta el fondo, me gusta... - Yunho tomo las caderas hambrientas de Junsu incapaz de ponerles freno, para incrementar su ritmo. El moreno no resistió mas a las sensaciones que aquello le brindaba y cerro los ojos dejándose llevar, siguiendo el ritmo que se encontraba al sentarse Junsu sobre él para fundir sus cuerpos, creando un ruido que resonaba por la oficina, el crujido de la mesa en donde ambos cuerpos yacía arriba de ella. El celular comenzó a sonar, con un poco de racionalidad Yunho lo reconoció  observando su pantalón que se encontraba en la silla, tratando de moverse pero Junsu lo impidió con ojos fieros dándole entender que ni se le ocurriera contestar e interrumpir esa sección de sexo de arriba del escritorio - no se te ocurra querer contestar el teléfono

- p-pero podía tratarse.. de algo urgente...

- de seguro ha de ser tu "querida" esposa Joo Da hae para pedirte algo... siempre interrumpiendo en los momentos mas excitantes, la odio

- no hables de ella así, es mi esposa...

- no nos pondremos ha hablar de tu esposa en estos momentos... - Junsu se inclino y tumbo la fotografía que Yunho tenia en su escritorio

- ¡Junsu!

- estorbaba... ¿querías trato especial a esa fotografía? así no es la atmósfera, así como nos deshicimos de todo lo que estaba aquí primeramente así se tirara - Junsu trato de volver a lo que estaban pero Yunho se levanto pegando sus torsos, viéndole enojado, Junsu sonrió de lado y se acerco para besar sus apetecibles labios pero éste se negro girando la cabeza logrando que Junsu se molestara y tomara su mentón para que lo mirara - no vuelvas a rechazarme y mucho menos pienses en dejarme de esta manera, o terminamos lo que empezamos o lo terminamos - Yunho yo aparto la mirada dura hacia Junsu, a veces olvidaba que Yunho podría tener sus arranques de histeria, siempre se molestaba o creaba conflictos cuando Junsu hablaba mal de su esposa.

Yunho trato de apartar a el menor de su cuerpo pero este se aferro, era bastante difícil quitarse a Junsu de encima porque aunque quiera que no, se trataba de un hombre y tenia su propia fuerza, así que se deslizo hasta llega a la orilla para levantarse, Junsu aferro sus piernas en la cintura del mayor dándole entender que no se alejaría de él, Yunho tomo a Junsu de la cintura y lo giro para estamparlo contra el escritorio, el menor solo se quejo por debajo aun así manteniendo su llave de piernas. El mayor trato de separarse pero las piernas de Junsu se lo impedía, cada centímetro que se alejaba Junsu éste lo jalaba de nuevo hacia él creando aun arremetidas del mayor, el pelicastaño entendió aquello así que aflojaba de vez en cuando su agarre para volverlo a unir con él, aunque el moreno lo negara recibía en cada arremetida ciertas sensaciones que le daban placer, volviendo a caer en el juego de su abogado, su cuerpo estaba siendo controlado por esa persona que llego de imprevisto a su vida. Sin restricciones mas, Yunho emprendió de nuevo las embestidas, golpeando sus glúteos con tantas fuerzas, logrando que Junsu comenzara a aumentar su nivel vocal pero antes de que se pudiera escuchar por fuera de la oficina coloco la corbata que el mismo menor aun tenia para amarrarlo en su boca y así evitar que oyentes cercanos los descubrieran.

El mayor siguió las incansables embestidas hasta que llego al punto de no aguantar mas estreches y se vino dentro de el peli castaño, sus cuerpos transpiraban, rogaban por descanso, sus pulmones por aire y sus labios una tregua, la camisola blanca estaba empapada de sudor adheriendo a el cuerpo del moreno, mostrando su formada figura, algo que a muchos no llegaban a ver por los sacos y gabardinas que siempre usaba y que solo algunas llegaban a conocer mas sobre la piel tostada el moreno escondía en todo esos ropajes. Que incluso solo él mismo Junsu ha llegado a conocer, primeramente por él.

- jamas voy a cansarme de ésto... - Junsu sonrió triunfante disfrutando aun los pequeños espasmos que el éxtasis le había dejado
- vístete - hablo Yunho con esa voz ronca. El menor siguió con la mirada al mayor hasta su asiento mientras se colocaba su pantalón e iba donde tenia camisolas de repuesto cuando se quedaba hasta noche y no llegaba a su casa pero ahora no por cuestiones de trabajo exactamente.

El menor se levanto del escritorio haciendo lo mismo, cada quien por su lado y en silencio. Es lo que siempre pasaba después de terminar, Yunho de seguro se daba cuenta del mal que había echo y se resguardaba así mismo, sin emitir ninguna palabra, eliminando cualquier rastro que Da hae podría encontrar. El mayor se dirigió de nuevo a su escritorio levantando el desorden que unos momentos antes habían tirado, tomando la fotografía que Junsu había arrojado con tanto melancólico haciendo a Junsu rodeara los ojos, no podia creer que aquel hombre de finanzas fuera tan estúpido de creer que se sentía un traicionero cuando el fue echo desde el principio. Junsu camino hacia él bajando la fotografia para robarle un beso capturando su atencion

- no importa cuanto te lamentes de haberlo echo, recuerda que siempre abra muchas cosas peores que aun están por venir de personas que menos te lo esperas, así que solo toca vivir con esto. Yunho... cuando lo comprendas vendrás a mi sabiendo de lo que mis palabras significan, yo solo estoy para darte apoyo y de lo que... mas necesites, recuerdalo siempre.

3 comentarios:

  1. jajaj como si no le gustara admitelo yunnie junsu es mejor que tu esposa

    ResponderEliminar
  2. rhekfrnhuedudiefuhdeudgysbghsf *-------------------------*

    Mi Junsu todo un rebelde,seductor , que se jura un macho♥
    Teamo*3*

    Ahi ya si a Yunho igual le gusta que no se haga el tonto e-e <3


    ¡¡HOSU!! ♥ Ahi lo ame ;3;

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD