Shut up hyung!

5 comentarios
Título: Shut up hyung! (¡Cállate hyung!)
Autor: whatsoever
Traductor: AleLi
Género: Lemon
Extensión: Oneshot
Advertencia: Abuso

Resumen: ¡¡¡Jaejoong en serio molestó a Changmin!!! Salió con la chica que le gustaba. Y ni siquiera está arrepentido por lo que hizo, o así le parece a Changmin. No es fácil ser el más joven entre los cinco chicos de Dong Bang Shin Ki.  Pero esta vez, el maknae está resuelto a enseñarle a su hyung una lección que no olvidará tan fácilmente.

Notas de la Autora: ¡¡Hola a todos!! Esta es la primera vez que escribo un lemon Jaemin. (En realidad también es la primera vez que escribo lemon, pero eso da la imagen de aficionado así que no lo digo...uups ;-)

Deben saber que este oneshot / twoshot (no sé aún) tiene contenido homosexual, así que si no te gusta la idea, por favor ¡no lo leas! Para aquellos a quienes les gusta, están invitados a leerlo, pero QUEDAN ADVERTIDOS: Esta historia contiene algunos temas fuertes como violencia y lemon y quizás algún componente psicológico. No quería que terminara en violación, es más acerca de las cosas que suceden 'en torno' al lemon y a la relación entre el mayor y el maknae en general (nada de azotes y esas cosas, pero...ya verán).

Okay ahora que has sido advertido ¡¡espero que ya no estés leyendo si tienes doce años!! ¡¡No quiero ser responsable por haberte corrompido ^__^!!

Y una cosa más: Chicos por favor, no sean lectores mudos. Si eres escritor, apuesto a que sabes perfectamente bien lo mucho que significa un comentario. ♥

----


Martes por la tarde, dormitorio de Dong Bang Shin Ki.


Kim Junsu, el segundo más joven de la famosa boyband DBSK salió de casa para recoger a su hermano Junho del aeropuerto de Incheon.
Jung Yunho, el segundo mayor fue a una sesión de fotos con la famosa actriz Lee Hyori.
Y Park Yoochun, el del medio, tenía una reunión importante con el manager Kim.

Solo quedaban en el pequeño departamento el mayor y el más joven.

Un entero y pacifico día libre…


"¡Aish!" El maknae estaba parado en medio de la cocina abriendo su celular por enésima vez en ese día.

Oye jagiyah…no sé cómo decirte esto, pero…bueno no hay cómo conversarlo. Así que...salí con Jaejoong oppa el último fin de semana y creo que… puedo haberme enamorado de él…de alguna manera. Tú sabes que te amo, pero hay esta clase de sentimiento cuando pienso en él…Hablemos mañana, ¿sí? Te amu, Jihye

Negó con la cabeza y una ola de ira se abrió paso a través de su pecho. Maldito sea su hyung. ¿Por qué siempre era él quien lo tenía todo? Tenía la apariencia y aunque todos siempre enfatizaban que era él, Changmin, el del rostro perfecto, aún era Jaejoong quien atraía la mayoría de miradas y quien recibía la mayor cantidad de halagos.
Él podía tener a cualquier chica y probablemente también a los chicos que quisiera pero no, ¡¡tenía que escoger a la novia de Changmin para salir anoche!!

Hablando del diablo y se asoma, una puerta se abrió de golpe y arrastrando los pies entró Jaejoong.
Su cabello negro seguía húmedo por la ducha y el dulce aroma de gel de baño del mayor comenzó a extenderse por toda la cocina y a cautivar los sentidos de Changmin.

Mientras Jaejoong se encaminaba al refrigerador, balbuceando un soñoliento "buenos días" en el proceso, Changmin no pudo evitar observar la ropa ah-tan no deliberadamente a la moda del joven. A  pesar de que solo llevaba puestos un holgado pantalón y un suéter gris con una negra y abotonada camisa por debajo ya que se suponía que este fuera su traje casual y cómodo, parecía como si se hubiera pasado por lo menos media hora frente al guardarropa.
Lo cual, por supuesto, no era cierto.
Solo que todo se veía bien en él.
Eso lo hizo sentir aún más furioso.

"¿Por qué tan callado Minnie? ¿No tienes nada que decir hoy?", Jae preguntó mientras casualmente se apoyaba en la barra y daba un sorbo a su jugo de naranja el que se había servido algunos segundos antes.
Changmin rodó los ojos con molestia. Como si no supiera nada de lo que me ha hecho.

"¿No crees que deberías al menos pedirme disculpas Jae?", siseó, provocando que el más bajo entrecerrara los ojos.

"Yah, ¿no sabes cómo respetar a tus mayores? ¡Es Jaejoong hyung! ", replicó y golpeó el brazo de Changmin con su puño de manera juguetona como siempre lo hacían entre ellos. Como los Soulfighters que eran.

Pero las intenciones de Changmin ni siquiera se acercaban a juguetonas. La arrogante respuesta de su hyung lo puso aún más molesto y le escocía la mano por estamparla en el rostro demasiado-hermoso-para-ser-cierto del hombre.

"¡Te hice una pregunta, hyung! "

"Ya lo sé. Aunque no entienda de lo que me hablas.", el mayor respondió con su habitual manera tan segura de sí misma y como en un ensueño perdió la mirada en el espacio.

Otra vez, Changmin volteó los ojos. ¿Cómo es que de repente tenía la sensación de que este hombre no lo tomaba en serio para nada?

"¿Pensando en Jihye?", hizo un intento por sacar al otro de su trance.

Y funcionó.

Algo así.

"¿Jihye? ¿No es esa tu amiguita? Ah yeh…¿lo dices porque salí con ella?"

"…"

"La idea de tenerte como su futuro novio debe haberla aburrido un poco, y por eso me invitó a salir…Hombre esa no es manera de hacerla…"

"Borra 'el futuro'. Y probablemente añade un 'ex', ¡tú bastardo!"

"Espera. ¿¡¿Era tu novia?!?...¡Hombre a ti te gusta...! Okay, L...lo…siento Changmin, ¡no sabía que estaban juntos! Sabes que yo no habría..." Se detuvo y se pasó una mano por el cabello.

Al menos, parecía un poco alarmado y definitivamente preocupado por ahora, pensó Changmin, y el hecho, de que Jaejoong tomara sus problemas en serio le hizo sentir un poco mejor. A pesar de que aún seguía molesto.

Jaejoong dejó su jugo de naranja detrás suyo sobre la barra negra y vio directo a los ojos de Changmin a modo de disculpa.

"Mira…quizá fue un error, pero no estuvieron envueltos pensamientos románticos…al menos en lo que respecta a mí. Ella no significa absolutamente nada para mí…", comenzó, mientras sus manos las cuales se encontraban alzadas frente a él, realizaban movimientos para apaciguarlo.
Pero el intento de su hyung por calmarlo, acompañado por las palabras saliendo de su boca, hizo sentir a Changmin incluso más furioso.

"¡¡¡Pero ella para mí sí!!! ¿¡¿Cómo te atreves a decir tal cosa?!? ¡¡Era mi jodida novia maldición!! ¿¡¿Sabes lo herido que me siento?!? ¡¿¡¡Cuándo dejarás de actuar como si fuera el niñito que no sabe defenderse y a quien no te molestas en respetar!!?! Nada más saliste con ella, quiero decir, ella puede significar algo para él, pero a la mierda, solo es Changmin, ¿¡¡cierto!!? "

Changmin estaba gritando para ese momento y la manera en la que Jaejoong abrió desmesuradamente los ojos y retrocedió solo un poco le dio una extraña sensación de satisfacción.

"Yo…escucha Changmin, no sabía que su relación hubiera progresado tanto…"

"¿¡¿Y qué?!? ¿Qué hyung sale con la chica de su dongsaeng ah?" Changmin estampó su puño en medio de la barra y dio un paso hacia Jaejoong.

"¿Qué novia sale con el amigo de su novio?", Jaejoong trató de sonar casual, pero eso solamente enfadó a Changmin todavía un poco más.

"¿Qué? ¿Estás culpándola ahora? Qué bajo de tu parte, ¿no crees?"

"Mira Changmin, lo siento…"

"Ah ahora tú lo sientes ¿eh? ¿Y creías que te perdonaría así nada más?"

"…supongo.", Jaejoong respondió con vacilación y dio otro paso más hacia atrás, de tal modo que su espalda hizo contacto con el refrigerador de madera.

"Vamos Minnie…" Dios, sus ojos eran grandes, demasiado grandes para ser los de un hombre. Pero no era momento para que Changmin estudiara ese irritante y hermoso rostro.

"¡No me llames Minnie!", soltó en réplica, cansado de ser siempre el estúpido más joven y de ser tratado en consecuencia.
Jaejoong rodó los ojos y volvió la cabeza a un lado.
"Que bueno que no me acosté con ella…", murmuró, medio esperando que el más alto no lo oyera.

Por supuesto este lo hizo.

"¿¡¿Qué?!? ¡¿Intentaste acostarte con ella?!", Changmin bramó y sujetó a Jaejoong por el cuello de la camisa.

"¡¡No, ella lo hizo!! ¡Te dije que no estaba interesado en ella!", Jaejoong se defendió y miró desafiante a los ojos de Changmin. Ahora que estaban así de cerca, notó de pronto qué tanto Changmin era más alto que él.

Tragó saliva.

No te metas con un Changmin molesto, esa era una regla que los cuatro sabían muy bien. A pesar de que Jaejoong era en realidad muy musculoso y por lo tanto relativamente fuerte, estaba seguro de que perdería contra el fuerte y genial,  el gran ChangMin.

Y sabía que si ellos terminaban heridos, el manager lo culparía a él, Jaejoong, ya que era el mayor.
Siempre era él quien tenía el cien por ciento de la culpa y el que se quedaba callado cuando sus dongsaengs quedaban sorprendidos porque su manager no dirigía su enojo contra ellos. Bueno, no contigo, pensaría siempre.

Pero en secreto, estaba orgulloso de que Changmin se hubiera convertido en un hombre adulto así de intimidante, teniendo en cuenta lo débil que había sido al comienzo de su carrera.

Y finalmente, para alivio de Jaejoong, el agarre en su cuello se aflojó y Changmin pareció relajarse un poco. Aunque podía ver seguía molesto.

"¡Al menos puedes estar seguro de que todos los que viven en este departamento sabrán para mañana lo desconsiderado, egoísta bastardo que es su hyung! Yoochun en especial estará muy decepcionado…", siseó finalmente e hizo el intento de alejarse.

El corazón de Jaejoong dio un vuelco. Los otros nunca le perdonarían ser tan malo con su Minnie. Changmin sonrió triunfalmente porque sabía, Jaejoong no podía dejarlo ir así.

"¡No Changmin espera, de verdad lo siento! ¿Qué puedo hacer para que aceptes mis disculpas?"

En un rápido movimiento, Changmin se dio la vuelta y cogió un puñado del cabello de Jaejoong, jalándolo para atrás de manera brusca. Los ojos de Jaejoong se abrieron como platos y él dejó escapar un dolorido siseo.
Changmin había estado molesto antes, ahora estaba loco de ira.

"No te creo ni un poco. Si en realidad lo sientes entonces ¡¡pruébalo!!" El tono de Changmin ahora era frío como el hielo.

"¿Cómo?", el más bajo soltó tan rápido como le fue posible, para que así Changmin lo dejara ir pronto.

Aunque dicho hombre no se sintiera obligado en lo absoluto.
"¿Harás lo que sea para compensarme por lo que me hiciste?" Bajó la mirada hacia el otro hombre y no pudo evitar percatarse de lo increíblemente hermoso que se veía. Parecía como si la humillante posición en la que se encontraba lo hiciera aún más atractivo y Changmin sintió algo agitarse en su interior.

"…No necesariamaaaaarh…¡okay, okay!", Jaejoong replicó, su voz incluso más ronca de lo que normalmente era y su réplica terminando en un quejido, en tanto Changmin se aferraba a su cabello negro como la noche con más fuerza.

Changmin definitivamente estaba excitado para ese entonces. Sin pensarlo mucho, empujó al hermoso cantante contra el refrigerador, solo para cernirse sobre él y besarlo suavemente en los labios.

Jaejoong estaba a punto de responderle, al estar positivamente sorprendido por el gentil beso, cuando Changmin se apartó y dijo:
"¿Así fue como la besaste?…¿O fue más así?" Estampó su boca de regreso a los hermosos labios del hombre y mordió con fuerza. Empujó su lengua en el interior de manera tosca, no dejando a Jaejoong ninguna oportunidad de siquiera pensar en dominar.

Jaejoong dejó escapar un grito ahogado y embarazosamente afeminado e intentó apartar al otro chico de un empujón.

No estaba realmente sorprendido por el beso; sabía que Changmin había estado sexualmente frustrado por estos días, pero el beso era simplemente violento.

Con presionar su alto cuerpo contra el del más pequeño, el maknae se aseguraba de que Jaejoong no pudiera moverse y mientras estaba literalmente devorando los femeninos labios del pelinegro, comenzó a rasgar su camisa, provocando que los botones pobremente cosidos se arrancaran y rodaran por el piso de la cocina donde eventualmente llegaron a parar.

Changmin se apartó del beso, lo cual inmediatamente llevó a Jaejoong a tomar aire con dificultad, y se abrió paso bajo su cuello, mientras una mano trepaba por el pecho musculoso del líder vocal y la otra mano se encontraba ocupada intentando quitarle las zapatillas (las de JJ).

Aunque Jaejoong no podía negar que al menos se había excitado un poco por esto, estaba confundido y se sentía demasiado violado para su propio bien y orgullo por lo que trató de sonar como si tuviera más control de la situación del que en realidad tenía.

"¿Así que quieres castigarme Minnie? No sabía que tu lado pervertido en realidad existía."

"¡Silencio esclavo!", Changmin siseó y presionó un pezón el cual resultaba estar precisamente bajo su mano.
Finalmente logró bajar el pantalón de Jae todo el camino hasta los tobillos y jaló bruscamente de su cuerpo hacia delante en un rápido y brutal tirón, y así él tuviera que salirse de su pantalón el cual se había amontonado alrededor de sus tobillos.

"Aah ¿tienes que ser tan rudo?", Jaejoong se quejó y se sintió aún más dominado en tanto seguía allí parado únicamente en su ropa interior, una camisa abierta y el cierre de su suéter abajo. Al menos se había puesto encima largos y masculinos boxers aquella mañana.

"Ts ts ts. Sé que te mueres de ganas por que te la metan por el trasero, así que ¿dónde quedaría la parte del castigo sin un poco de fuerza?", Changmin susurró en el oído de Jaejoong. Jaejoong no sabía que pensar. En realidad no tendría sexo con él, ¿o sí? Después de todo sólo era Changmin.

Entonces, de improviso había girado en la sujeción de Changmin de tal manera que su parte delantera estuviera ahora presionada contra la fría superficie del refrigerador. La mano izquierda de Changmin descansaba en la parte posterior de la cabeza de Jaejoong, sujetando su oscuro cabello de manera gentil pero con determinación, demostrando su poder sobre el más bajo. Jaejoong tembló pero se mantuvo en silencio.

"Saca algo de chocolate ¡ahora!"

"…¿qué?"

El más alto notó como su víctima contenía el aliento por un instante; estaba confundido y vacilante, y de pronto se sintió fastidiado de que el otro hombre todavía le cuestionara cada orden.

"No hagas preguntas estúpidas, ¡solo haz lo que te digo!", exigió y lo empujó aún más hacia delante antes de retroceder un poco y dejarle algo de espacio para moverse.

Tan pronto Jaejoong había sacado el chocolate, la vacilación aún evidente en sus movimientos, se le ordenó sacar una sartén y derretir el chocolate en la hornilla.

No había dicho nada hasta el momento, pero en serio le desagradaba la manera en que Changmin estaba dándole órdenes.

Está molesto, déjalo ser por una vez. Te hará chupársela y se disculpará por su rudo comportamiento después y eso será todo, se consoló a sí mismo.

"Ahora saca la leche." Todavía, el tono de Changmin lo molestaba de sobremanera.

"Dime ya que cocino, ¡será mucho más rápido!"

"¡Yo soy el que da las órdenes aquí, hyung! ¡Ahora saca la leche!"

Jaejoong volteó los ojos, abrió el refrigerador y comenzó a hurgar en su interior. Encontró una botella de leche, la abrió y asomó la nariz al interior – aún olía comestible – y la sacudió ligeramente para saber cuanto quedaba.
"¿Cuánto necesitas, 'porque solo queda para un gran sor…"

Nunca terminó la oración, porque al momento en el que decía eso, Changmin había introducido por la fuerza algunos dedos al interior de los boxers de Jaejoong y entre sus nalgas. No habiendo esperado eso en lo absoluto, Jaejoong dio un salto y dejó que la botella en su mano cayera.
Ésta cayó y el blanco fluido se derramó por todo el piso.
No era mucho, pero lo suficiente para crear un pequeño desastre a manera de un blanco charco de leche.

Changmin únicamente resopló.

Jaejoong, aún en las garras de Changmin intentó luchar para liberarse.

"Oye ¿qué estás haciendo?", Changmin exigió con dureza y Jaejoong preguntó con vehemencia si ni siquiera se le estaba permitido ir por un trapo para limpiar el desastre.

El más alto lo dejó ir y él se dirigió al fregadero. Jaejoong estaba por llegar a este, cuando la fría voz del maknae hizo eco por toda la cocina:

"Detente. Vuelve aquí." Fue entonces que el mayor perdió el control.

"¡¡Deja de mandonearme como nuestro manager siempre lo hace!! Cometí un error, okay y quiero arreglarlo ¡¡pero no así!! Si sientes que no tienes mucho que decir en esta casa, puedo comprenderte porque eres el más joven, ¡¡pero no me la cobres así!! Me molesta y olvida a esa chica, quiero decir ¡ella te engañó!"

Tres grandes pasos y Changmin estaba junto a él, su rostro un mero reflejo de la ardiente rabia en su interior. Una vez más enterró su puño en el cabello del otro hombre con una brutalidad que provocó lágrimas en los ojos de Jaejoong y que de su boca escapara un dolorido sollozo.

El hecho de que Changmin pudiera traerle tanto dolor con solo sujetarlo hizo que el corazón de Jaejoong latiera más rápido.
De repente estuvo consciente de que se encontraba semidesnudo mientras Changmin aún estaba completamente vestido y un escalofrío le recorrió la espalda. Se sentía muy vulnerable así de pronto.

"¿Quién dice que no tengo mucho que decir? Me parece que tengo muchísimo que decir en esta casa. Deja de lloriquear. Sabes exactamente cuanto te mereces este tipo de trato. Me heriste profundamente, yo en verdad la amaba, pero tú simplemente me pasaste por encima. ¡JJ malo, malo!"

Lo arrastró hasta el charco, y como Jaejoong no forcejeó, aflojó el agarre en su cabello.

"Ahora ponte de rodillas y sorbe todo del suelo como la puta que eres."

Jaejoong le dedicó una mirada incrédula y sus ojos se ensombrecieron.

"No me llames así, ¡¡ese es un insulto solo para mujeres!!  Y no voy a hacer eso, ¡olvídalo!"

"¡No me digas cómo llamarte! Además, eres mi pequeño esclavo ahora, ¡incluso el perro de Micky tiene más derechos que tú! ¡Así que empieza de una vez!" Changmin ya no sonaba tan molesto pero su tono aún era áspero. Sin embargo mientras él trataba de forzar al joven a bajar la cabeza, Jaejoong se resistía.

"No Changmin, quizás pueda vivir con que me folles, pero no dejaré que me hagas esto." Changmin únicamente sonrió satisfecho por la manera desesperada en la que el mayor trataba de escapar de él pero su lucha terminó en una incluso más humillante posición para él:
Estaba de cuclillas en el suelo, Changmin mitad parado, mitad sentado sobre él, manteniéndolo agachado. Estaba presionando la cabeza del cantante con dirección al charco, su mano una vez más enterrada en los mechones de cabello de este último.

Entonces, ronroneó con una maternal, dulce, y sin embargo burlona voz:
"Veamos. Podemos hacerlo de manera que te va a doler o de manera en que solo te va a doler tanto como el pequeño masoquista o sea tú pueda soportarlo. Puedo estampar tu cara en el charco o puedes lamerlo voluntariamente. Puedo cogerte en seco o prepararte. Puedo ponerte un anillo para el pene o podemos prescindir de él. ¿Comprendes lo que quiero decir?"

Jaejoong estaba próximo a las lágrimas. En serio habría estado bien con que Changmin se lo tire, quizás incluso sería emocionante hasta cierto punto, pero esto…Changmin, el pequeño y adorable maknae como era llamado al comienzo, lo tenía total y literalmente en sus manos. No tenía más remedio que hacer las cosas embarazosas que Changmin quería que hiciera cualquiera que estas sean o saldría herido.
Gravemente herido. No tenía la menor duda de que Changmin podría hacerlo. Ya fuera ser cogido o ser molido a golpes sin ninguna piedad. Sabía que perdería contra Changmin y ni por asomo quería saber lo que su manager le haría si aparecía con moretones por todos lados ya que iba a ser entrevistado por la KBS al día siguiente.

No era que Changmin fuera malo pero era el maknae con el amargo castigo eterno de ser el más joven y quien hacía todo para estar – al menos por una vez – en el asiento del conductor.

Así que sin mucho de donde escoger, Jaejoong cerró los ojos, sacó la lengua y la dejó sumergirse en el líquido blanco. Dio otra vacilante lamida y tragó.

¡¡Me siento como un jodido gato!!

"¡Buen chico!", oyó a Changmin decir por encima de él y sintió su mano acariciarle el pelo.

Entonces, de repente sintió la otra mano de Changmin deslizarse dentro de sus boxers una vez más. El cuerpo de Jaejoong se tensó. De inmediato, dejó de lamer y forcejeó para lograr sentarse. Changmin simplemente empujó su cabeza hacia abajo y dejó que sus dedos vagaran por todo el trasero desnudo de Jaejoong.
Jae en ese momento de verdad, de verdad quería estar en cualquier otra parte.

Changmin sonreía por la manera en que el cuerpo del mayor se tensaba con cada movimiento que su mano realizaba.

"¿Qué estás esperando, baby? Se supone que limpies el piso a lamidas, ¿recuerdas?", se burló y así de improviso, un dedo se deslizaba por la línea de su trasero, CM sonrió con picardía y dejó que la uña de su dedo índice arañara todo el camino desde la parte superior de la hendidura hasta abajo y hacia arriba de nuevo. Jaejoong se estremeció y esta vez, volvió el rostro.
Sus ojos eran inmensos, pero él parecía sorprendentemente tranquilo considerando la situación en la que se encontraba. Algo demasiado tranquilo para el gusto de Changmin.

"¿Qué, no estás ni un poco asustado? Supongo que como la putita que eres, ya has sido follado por atrás las suficientes veces como para que estés acostumbrado a que te toquen ahí ¿cierto?"
Las cejas de Jaejoong se crisparon y Changmin notó el cambio apenas perceptible en sus ojos.

"¿Qué, sorprendido de que sepa que has sido cogido por un hombre? O espera, ¿hubo más de uno?", lo provocó, acentuando dolorosamente cada palabra.

"Yeh hyung, Sé de eso. Lo has hablado con Yunho y con Yoochun, no con Junsu porque no habría querido saber, pero más importante, no conmigo. El pequeño maknae aún es demasiado joven para saberlo. ¡Ni siquiera sabe cómo tirar!"  Changmin había chillado la última palabra en voz alta y le había dado al cabello de Jaejoong un fuerte tirón.

Este último ahogó un gemido y giró la cabeza un poco hacia el costado, su mirada insegura. Aunque no dijo nada.

Pero mientras el dedo de Changmin de modo lento pero seguro lograba mantenerse justo por debajo de su entrada, él volteaba la cabeza una vez más y dejaba salir un tembloroso, aunque decidido "Changmin-ah...".

Changmin alzó una ceja y le dedicó una inocente e inquisitiva mirada.

"¿N…no vas a usar ningún lubricante?"

Changmin se rió a carcajadas. Estaba muy consciente del hecho, de que estaba a punto de empujar su dedo al interior del trasero de otro hombre sin lubricante alguno y que esto se sentiría muy extraño, si no doloroso para Jae, pero después de todo, era su intención herirlo, ¿cierto?

Tenía que sacar plena ventaja del vulnerable estado en el que se encontraba Jaejoong por el momento y enseñarle que de hecho era una persona respetable con cuya novia no solo podías jugar y ya.

Situó dos dedos bajo la barbilla del hermoso hombre, obligando a mirarlo directamente a los ojos.

"¿Lubricante? ¿No crees que estás siendo un poco rudo hacia mí? Me molesto en prepararte ¿y tú pides lubricante? Supongo que estoy siendo algo..."

Un escalofrío recorrió la columna de Jaejoong. Tenía que escapar de aquellos obsesionados ojos de Changmin y bajó la mirada, solo para que de nuevo le fuera ordenado mirar a los mismos ojos un segundo después.

Esta vez, Changmin podía ver una cierta cantidad de desafío en los ojos de Jaejoong al devolverle la mirada.
Decidido a desterrar eso y tenerlo completamente sumiso para el final, comenzó a forzar lentamente su dedo medio en la estrecha entrada.
Al mismo tiempo, escudriñó los hermosos y oscuros ojos, los cuales estaban mirándole fijamente.

Jaejoong era un buen actor, pero tener un dedo seco en su interior con una lacerante uña escarbando en su trasero era algo, que experimentaba por primera vez y por mucho que lo intentara, no pudo evitar apretar los dientes y hacer una leve mueca de dolor.

Pero Changmin no estaba satisfecho con la reacción de Jaejoong y comenzó a presionar otro dedo al interior, lo cual no fue tan fácil, porque la entrada era muy estrecha y el segundo dedo no se deslizaba fácilmente sin lubricante, mientras se friccionaba contra las ya algo resecas paredes de la entrada.

Esta vez sin embargo, Changmin sonrió satisfecho por la manera, en la que el cuerpo del joven debajo suyo se tensaba y Jaejoong dejó escapar un conmocionado jadeo mientras desesperadamente trataba de resistir la mirada burlona de Changmin.

"¿Qué pasa baby?", Changmin preguntó inocentemente y acarició todos los delicadamente cincelados rasgos de su hyung con el pulgar.

Mientras Jaejoong mantenía la boca cerrada de manera desafiante, Changmin hizo un rápido y espasmódico movimiento con sus dedos dentro del otro hombre.

Jaejoong soltó un gritito, hundió la espalda como un gato y como imaginó que Changmin esperaba una respuesta, balbuceó:
"¡Sácal…los Changmin-ah!" Changmin sonrió irónicamente por su esfuerzo en impresionarlo. Entonces empujó la cabeza de Jaejoong hacia abajo, forzándolo a arquear su espalda de otra manera hasta que  estuviera dándole cara al piso y dijo: "Ya sabes qué hacer baby. No sacaré nada de ti hasta que hayas limpiado el piso a lamidas, ¿entiendes?"

A fin de acelerar toda la situación un poco, Changmin trató de mover los dos dedos dentro del trasero de su hyung en bruscos y repentinos movimientos, extrayendo doloridos y sorprendidos ruiditos de este último. Changmin además amaba los sonidos que la lengua de Jaejoong hacía mientras lamía la leche del piso.
Su pantalón de pronto comenzó a sentirse muy apretado. Tenía que hacer algo.

De improviso, Jaejoong pudo sentir los dedos de Changmin salir de él. En su lugar, sintió manos frías a su costado y un segundo más tarde, se encontró a sí mismo tendido sobre su espalda en el frío suelo, mirando fijamente a un par de ojos hambrientos.

Antes de que siquiera pudiera pensar en un escape, Changmin ya tenía el control sobre ambas manos (¿desde cuándo era tan fuerte? ) y lo forzó a juntarlas, mientras se aseguraba de que el mayor no pudiera escapar presionando su propio cuerpo contra el de él. Luego, para el horror de Jaejoong, sacó una cuerda de la nada y comenzó a atar juntas las fuertes muñecas del chico. Jaejoong comenzó a resistirse de nuevo, pero pronto se percató de que sus más o menos desvalidos esfuerzos solamente lo agotaban más.
"¡Changmin-ah!", comenzó en lugar de eso, pero Changmin no lo escuchaba. Estaba ocupado atando la cuerda alrededor de las muñecas de Jaejoong al mango del cajón, el cual estaba justo detrás de la cabeza de éste.

Una vez finalizado esto, se levantó del piso y dio un paso hacia atrás para admirar su trabajo: Allí acostado, (bueno medio acostado, medio sentado), con nada más encima que sus boxer y con las muñecas atadas y juntas detrás de él, por encima de su cabeza, su todopoderoso hyung, el joven más impresionante sobre la faz de la tierra, el chico al que una vez no se había atrevido a hablar, hace un largo tiempo atrás, en el absoluto comienzo de DBSK, Kim Jaejoong.
Y al menos parecía afligido mientras removía sus ataduras y lanzaba maldiciones a Changmin, que ni siquiera sabía que existían.

"¿Por qué te quejas? Ya deberías conocer tu lugar por ahora…Y deberías saber que no te dejaré ir antes de que supliques misericordia.", Changmin ronroneó, mientras se dirigía a la cocina, donde asió fuertemente la sartén con el caliente chocolate derretido en su interior.

"¡¡Pero ya me disculpé!! ¡¡Siento haber salido con tu novia!! ¡¡Dah!!"

Changmin se dio la vuelta, la sartén aún en su mano.
¿Cómo es que todavía suena tan arrogante? , pensó y dejó la sartén en el piso junto a Jaejoong.

Entonces pasó por encima del cuerpo tendido y se puso de rodillas hasta que su entrepierna estuviera justo por encima del rostro de Jaejoong.

"Pero sabes qué Joongie, yo no quiero que únicamente te disculpes por salir con Jihye. Quiero que te disculpes por el arrogante bastardo pedazo de hyung que has sido todo este tiempo. Por todos los no-le-digas-a-Changmin, los es-demasiado-joven y los de-cualquier-modo-no-lo-entenderías."

La mirada de indignación que decoraba el rostro de Jaejoong hizo sentir a Changmin aún más enfadado.

"¡¿Qué demonios?! ¿Eso es lo que pretendes? ¿Quieres humillarme porque crees que tú como el maknae has sido tratado injustamente por mí? Changmin-ah, yo…yah, ¡¿por qué te desabrochas el pantalón?! ¡¡Changmin-ah no puedes hacer estodblmmmhhpf!!"

No pudo terminar lo que estaba tratando de decir, porque Changmin había aprovechado la oportunidad de que Jaejoong había abierto la boca para meter su pene, provocando que el hombre a sus pies se callara. Para mantener su boca abierta y para evitar ser mordido, Changmin apresó con sus dedos las mejillas de Jaejoong desde afuera y con mucha fuerza, y así estos se apoyaran entre las dos hileras de dientes. Sus ojos se encontraron, los amplios de Jaejoong y esta vez sin duda temerosos, los de Changmin llenos de lujuria y desdén.

"Démosle a tu sucia boca un mejor uso, ¡¿sí?!", Changmin se burló, antes de sacar su pene, sólo para forzarlo de nuevo de forma brutal, provocando que la belleza de cabellos negros dejara salir un indefinible ruido sordo.

Changmin cerró los ojos.

Se sentía tan bien – su pene rodeado por esa calidez – Se sentía tan condenadamente ¡bien! Tenía que tener más, más de esto, más rápido, profundizar en su garganta…

Las embestidas de Changmin se hacían más y más violentas y a Jaejoong se le hacía difícil respirar; la zona en su garganta, donde el pene de Changmin chocaba, dolía.
Se sentía tan humillado, no siendo capaz de defenderse de su maknae, y las incoherentes palabras que Changmin soltaba, no ayudaban tampoco:
"Ah…tan bien…sucio…tan tibio…chupapenes…debes haber…¡gah!"

Y entonces, sintió al pene en su boca endurecerse aún más y de pronto, un tibio y amargo líquido se disparaba de este hacia afuera y directo a la boca de Jaejoong, o mejor dicho, por su garganta y él comenzó a toser fuertemente, mientras Changmin salía de él y soltaba el resto sobre su hermoso rostro.

Changmin, que aún jadeaba laboriosamente, sonrió con la vista a sus pies. Jaejoong, quien tenía la mirada baja a modo de derrota, aún se veía increíblemente bello.
Estaba respirando con dificultad por un poco de aire, y en tanto Changmin lo atrapaba tratando de escupir el semen fuera de su boca, él rápidamente cubría su boca manchada de semen con la mano.

"Ah no niño bonito, así no es como lo haremos. Pásalo todo, sí, justo así…¡Buen chico!" Con el pulgar, quitó el semen de la comisura de sus labios y acarició su sedoso y negrísimo cabello como lo haría con un perro y se volvió a sentar.

Jaejoong respondió con un bajo "Cretino…", el cual Changmin borró con una sonrisa.

"¡Hora de que la verdadera diversión comience!", anunció y lanzó al hermoso hombre una rápida mirada. Sus manos atadas eran las únicas que le impedían el dejar que su cuerpo se hundiera en el piso, el que se veía obviamente exhausto. Sin embargo Changmin aún podía notar en sus ojos cansados esa cierta cantidad de desafío como si quisiera preguntar algo así como "¿Eso es todo lo que puedes hacer? "

"¿Ya sin palabras?", Changmin preguntó mientras se acercaba la sartén y finalmente se hacía con la ropa interior de Jaejoong.

Jaejoong estaba de pronto totalmente despierto e intentó mover su cuerpo – tanto como sus ataduras se lo permitían – fuera del alcance de Changmin y pensó en algo que decir para tratar de ganar tiempo.

"Aah Changmin-ah, ¿por qué no arreglamos esto de alguna otra manera? Y ¿qué hay con el chocolate?"

Changmin detuvo sus movimientos y dedicó una  sonrisa burlona al joven presa del pánico.

"¿Nervioso, verdad? ¿Y por qué dejas de maldecirme tan de repente? ¿Tratando de hacerte el niño bueno para hacerme cambiar de opinión?"

Comenzó a lentamente tirar de sus boxers hacia abajo y mientras Jaejoong empezaba a lanzarle palabrotas al azar, él sonreía ampliamente.

"Me lo imaginaba.", dijo. Al mismo tiempo, se sentía un poco decepcionado al descubrir que el pene de Jaejoong no estaba ni siquiera medio duro.

"¿Qué? ¿Esperabas que me excitara por ti? Gah, eres demasiado joven e inexperto.", Jaejoong se burló, tratando de herir a Changmin con su última declaración, pero su voz sonaba tan débil y ronca como nunca antes.

En respuesta, el más alto le dio al miembro de Jaejoong un fuerte apretón y sonrió triunfalmente mientras la carne se endurecía un poco y Jaejoong dejaba salir una maldición entre dientes.

"No digas cosas que sabes no puedes cumplir. Te hace sonar como un niñito estúpido y hasta donde sé el niñito estúpido que admira a su hyung soy yo."
Jaejoong no dijo nada. Apartó la mirada y trató de asimilar el hecho de que Changmin haría lo que fuera que quisiera con él y especialmente con su cuerpo.

Mientras Changmin lograba deshacerse completamente de los boxers de Jaejoong, tomaba la sartén en la mano y dejaba algo del tibio chocolate fundido gotear sobre el pecho del hombre atado, cubriendo su pezón izquierdo.

Jaejoong respiró hondo mientras le dedicaba a Changmin una mirada de ‘qué diablos te pasa’.
"Exactamente porque conozco a nuestro Min; sé que no tiene los huevos para ir directo al grano y hacer lo suyo. Tienes razón, eres un niñito que tiene que tontear primero y espera a que su mami venga y le diga que ya basta."

Con un veloz movimiento, Changmin se apoderó del pene del mayor y lo estrujó con fuerza.
Jaejoong hizo una mueca de dolor y apretó los dientes.

Changmin estaba más que molesto. En realidad, Jaejoong pensó, el hecho de que Changmin tienda a cambiar de estado de ánimo cada tres segundos es razón suficiente para mantener la boca cerrada cuando estás a su merced.

Changmin solo siguió observándolo fijamente. Ni siquiera pensar en aflojar su puño alrededor del pene del otro chico.

"¿Tengo que decir algo?", finalmente preguntó y estudió el hermoso y dolorido rostro de Jaejoong y sus grandes ojos, los cuales estaban en busca de algún tipo de alivio. Y aún así estaba demasiado enfocado en su dolor o simplemente era demasiado estúpido, Changmin pensó, porque mantenía sus labios sellados y solo seguía devolviéndole la mirada con aquellos enormes y brillantes ojos que volvían loco a Changmin.

"Dije si tengo que decir algo ¿o cerrarás la boca de ahora en adelante?"

Jaejoong negó con la cabeza.

"No puedo oír nada."

"¡No!"

"¿No qué?"

"¡No tienes que decir nada!", Jaejoong respondió impacientemente, esperando a que el dolor se detenga.

"Hyung-nim."

Jaejoong le dedicó una mirada incrédula.

"¿M…mwoh?"

"Es hyung-nim para ti.", Changmin repitió.

"¡Tú bastardo!", Jaejoong balbuceó, pero Changmin solo sonrió triunfalmente y estrujó su pene con aún más fuerza, provocando que Jaejoong diese un fuerte grito.

"Dilo Joongie."

"¡¡Hyung-nim!! Aah, para, duele, aah, ya lo dije, ¡¡hyung-nim!! "

Finalmente, Changmin lo soltó y se sentó de regreso en las piernas de Jaejoong. Luego se inclinó hacia delante y comenzó a lamer el chocolate que cubría el pezón del chico. Jaejoong se revolvió incómodamente mientras la lengua hacía cosquillas en su piel y trataba de despertar algo en su cuerpo, el cual no le daba precisamente la bienvenida por el momento.

Pero Changmin ya había pasado a otra cosa.

Alzó el cucharón y lo dejó flotando por encima de la ingle de Jaejoong, mientras observaba las expresiones faciales de este último.

La belleza pelinegra solo atinó a bajar la mirada, listo para lo que sea que estuviera por venir, así que él lentamente ladeó la cuchara y dejó que la cálida sustancia marrón se derramara justo sobre el pene del otro hombre.

Para horror suyo, un gemido escapó de labios de Jaejoong ante la extraña y cálida sensación y él se sintió incluso más humillado, cuando Changmin le dirigió su sonrisa triunfadora. Aunque no podía negar que se sentía bien.

Changmin dejó el cucharón a un lado y rápidamente comenzó a lamer el chocolate del pene medio duro. Sabía fantástico y los ahogados sonidos de placer que Jaejoong dejaba escapar eran música para sus oídos y él sentía que su sangre se precipitaba a las regiones bajas de su cuerpo. Y mientras se apartaba, notó con orgullo que su pene no era el único duro.

Observó a Jaejoong, cuyo rostro estaba totalmente rojo de vergüenza y quien desesperadamente trataba de mirar a cualquier lugar lejano a  Changmin.

Changmin decidió no decir nada por ahora y dejó que una segunda cucharada se derramara sobre el erguido pene justo frente a él. Envolvió con sus labios toda su longitud y movió la cabeza de arriba hacia abajo unas cuantas veces hasta que todo el chocolate hubo desaparecido.

Esta vez, Jaejoong no pudo contener sus necesitados gemidos ni los "joder" los cuales abandonaban sus labios, ni sus caderas arqueándose hacia arriba automáticamente. No tenía poder contra ese cruelmente maravilloso placer el cual de repente recorría cada una de sus venas. En tanto Changmin se retiraba, él gemía por la pérdida repentina y comenzaba a agitar sus ataduras impotentemente.

"¡Desátalas Changmin! ¡Ya no puedo sentir las manos!"

Changmin ahogó una risita.

"¿No hay nada más que quieras pedirme?" y rozó el pene debajo suyo con el pulgar.

En respuesta, Jaejoong alzó las caderas y sus ojos se dilataron ligeramente.

"¡No!…¡¡Ha…haz algo!!", Jaejoong soltó.

Changmin se sintió enormemente excitado ante la vista de este necesitado y desesperado, jadeante y aún así hermoso desastre llamado Jaejoong y tenía la sensación de que podía venirse con solo mirarlo, pero tenía que contenerse. Por ahora.

"¿Que haga algo? ¿Como llamar a Yunho y decirle que se venga por aquí rápido y se traiga unos cuantos reporteros con él?"

"¡No! ¡Haz algo…conmigo!" Changmin sabía que su hyung se sentía muy avergonzado de decir tales cosas y eso lo excitaba aún más.

Pero por supuesto, no podía dejarlo tener todo lo que quería. Por lo que Changmin tomó el cucharón de la sartén y se aseguró de que no quedara nada de chocolate en él.

Le echó un vistazo por un momento- el mango era redondeado y no demasiado grueso – y luego asintió. Lo ahogó en chocolate y al devolver la vista hacia Jaejoong, pudo ver la desconfianza en sus ojos.

Sonriendo, el maknae se cernió sobre el cuerpo del hombre recostado hasta que estuvo prácticamente tendido sobre él y chocó el mango el cual estaba ahora medio cubierto de chocolate contra sus labios demasiado-carnosos-para-ser-los-de-un-hombre.

"¡Está sucio! ¡Límpialo!", ordenó y lo empujó al interior de la boca del otro hombre.

Jaejoong, quien sabía que no tenía otra opción, lamió el mango cuidadosamente hasta dejarlo sin rastro de chocolate, mientras Changmin acariciaba su cabello y mejillas con la mano izquierda.

"¡Qué buen chico! ¡Asegúrate de cubrirlo con suficiente saliva! Eso es todo lo que vas a tener…"

Ante estas palabras, Jaejoong dejó de hacer lo que estaba haciendo y buscó la mirada de Changmin.

"¿Qué pasa con esa mirada? ¡Claro que voy a metértelo por el trasero! Después de todo, no soy un niñito que no sabe cómo seguir adelante con algo que empezó."

Jaejoong apartó la mirada y cuando Changmin comenzaba a sacar el mango fuera de su boca él despertó de su trance y luchó por empaparlo de tanta saliva como le fuera posible hasta que salió completamente de su boca.

Una vez que el mango estuvo fuera de la boca de Jaejoong, Jaejoong comenzó con un:
"Changmin…", pero dicha persona lo calló con un "¡ssshh!" y selló sus labios con el dedo índice.
Entonces se apartó del otro cuerpo y se pasó al frío piso de la cocina (estaba frío y él se alegraba de tener la ropa puesta, a diferencia de Jaejoong).

Se hizo con las piernas de Jaejoong, las dobló y las separó, de modo que su parte trasera estuviera ahora totalmente expuesta a Changmin. Changmin hizo una pausa por un segundo y cruzó miradas con Jae. Una gota de sudor rodó por su sien y él respiraba irregularmente, pero la mirada en sus ojos- a Changmin no le gustó. Así que sin más, sostuvo las nalgas frente a él y las separó con los dedos de su mano izquierda e introdujo el mango en la plegada entrada que encontró allí. Lo empujó más y más profundo y casi se preguntaba por qué no había mucha reacción por parte del extremo receptor, cuando el cuerpo debajo suyo de pronto se apretó contra este y Jaejoong dejó salir un dolorido jadeo, una clara señal de que el mango había ido demasiado lejos. Pero Changmin estaba seguro de que no lo había herido tanto como antes y comenzó a mover el mango de adentro hacia afuera mientras observaba la contraída entrada alrededor del mango con regocijo y fascinación.
Sin mirarlo, Changmin podía notar que Jae no encontraba esto la mitad de divertido que él lo hacía, considerando la manera, en la que el cuerpo del mayor se retorcía y casi temblaba. No hizo un solo sonido sin embargo, así que Changmin comenzó de nuevo a estimular su miembro, finalmente sacando los desesperados y patéticos gemidos de Jaejoong que tanto quería oír.

Pero cuando comenzaba a empuñar su pene, Changmin de pronto sintió que el otro hombre estaba cerca. Y como si lo hubiera planeado todo hasta el último detalle, alcanzó su bolsillo y extrajo un corbatín. Detuvo sus movimientos con el mango y comenzó a atar cuidadosamente el listón del corbatín alrededor del pene de Jaejoong, ajustándolo dolorosamente.

"¡No! Changmin, por favor, ¡eso no!", una voz grave se escuchó y Changmin tuvo que reírse.

"¡Esta es la primera vez que me pides algo 'por favor'  hoy! Pero no, lo siento mucho baby, después de todo ¡es tu castigo!"

Su mano derecha una vez más se cerraba en torno al cucharón el cual estaba metido en el trasero de Jaejoong y comenzó a desplazarlo hacia un lado en movimientos circulares. Su otra mano fue de vuelta a su pene y lo empuñó, mientras la lengua de Changmin formaba círculos alrededor de la punta.

Era la más dulce, y aún así cruel tortura que uno pudiera imaginar y los ojos de Jaejoong se volteaban hacia atrás de su cabeza mientras él ahogaba otro gemido.

"Mira lo necesitado que estás de repente, ¡mi pequeño gatito!", Changmin se burló y rápidamente tomó toda su longitud en la boca, solo para retirarla y continuar con sus provocadoras lamidas.

En lugar de quejarse por ser llamado con degradantes nombres como gatito, Jaejoong gimió en voz alta por el placer.

En realidad se había vuelto bastante incómodo con el pasar del tiempo. La presión en su miembro incrementó y lenta pero segura, comenzó a tornarse dolorosa.

Necesitaba liberación.

Comenzó a retorcerse y mientras la sonrisa de Changmin solo se agrandaba, de pronto se dio cuenta de que no podría evitar suplicarle a Changmin. Tenía que controlarse.

"Changmin…por favor...", medio gimió, medio lloriqueó. Changmin solo produjo un zumbido alrededor de su pene y las diminutas ondas de sonido fueron suficientes para hacer que Jaejoong gimiera de nuevo.

Por ahora sabía que Changmin iba a cogerlo y también sabía lo que quería que dijera. ¡No podía decirlo! ¡¡Nunca!!

"Changmin…Hyung-nim…" Changmin levantó la mirada y acarició las mejillas de Jaejoong con la mano izquierda.

"Estoy escuchando baby."

"D…duele Changmin...por favor…"

"Por favor ¿qué? ¿Por qué suplicas como la puta que eres?"

"Por favor geme."

"¿¡¿Qué?!? ¡No puedo oírte!"

Jaejoong cerró los ojos y respiró profundo.

"Por favor cógeme.", finalmente dijo. Changmin únicamente pudo suponer cuánto esfuerzo debía haberle costado pronunciar aquellas palabras y por única vez, no se rió. Secó otra gota de sudor, la cual estaba deslizándose por la sien de Jaejoong y acarició sus facciones con el pulgar.
Cuando rozaba sus labios, Jaejoong sacó la lengua y lo lamió.

Estaba realmente desesperado.

Changmin se sintió aún más excitado por la escena.

"¿Cogerte? ¿Estás suplicando para que te coja?", se burló y pasó la mano por todo el miembro rezumante de presemen del otro hombre, ganándose un necesitado gemido de su parte.

"Estás muy frustrado ¿no? Pero…"

Los ojos de Jaejoong buscaron a los de Changmin y Changmin se sintió algo conmovido, pero también muy excitado por la vista de aquellos grandes, casi inocentes y suplicantes ojos. ¿Este era realmente su hyung?

Pero de la nada, una imagen de Jihye se le vino a la mente y tuvo que recrearla en su mente enamorándose del hermoso hombre con el que él podía hacer de todo justo en ese momento. Una leve ráfaga de ira se arrastró por su cuerpo y su mirada se tornó fría al fijar la vista en el joven atado y sometido.

"Eres sucio. Todo lo que dices y haces es sucio. La forma en la que seduces a cualquiera que esté cerca de ti y esparces mentiras con esa bonita boquita tuya…el arrogante modo en el que te comportas todo el tiempo…¡¡es tan sucio!!" De nuevo, la voz de Changmin estaba a un paso del grito y su mano automáticamente encontró su lugar en el cabello de Jaejoong y tiró de este, mientras su otra mano se cerraba alrededor de su pene, estrujando aún más brutalmente que antes.

Jaejoong solo era un caos de gemidos, estaba demasiado cansado, demasiado exhausto y demasiado caliente para ofrecer pelea o defenderse. Todo dolía, sus brazos, su miembro y su cuero cabelludo.

Lo que más dolía sin embargo, era, que Changmin lo había vencido. Su voluntad estaba rota, no tenía más fuerza para luchar.

De  improviso, la presión sobre su pene se fue y un segundo más tarde, halló un diminuto cuadrado presionado contra sus labios, aguardando a que lo abriera.

Jaejoong trató de ver qué era y descendió sus irises, de modo tal que sus ojos se vieran aún más grandes de lo normal.

"No intentes verte adorable y por encima de todo, no intentes hacerte el inocente, ¡¡una sucia puta como tú sabe exactamente lo que es!! ¡Apresúrate y ábrelo!"

Jaejoong pronto cayó en la cuenta de que era un envase de condón. Aunque al principio él automáticamente quiso hacer uso de sus manos atadas, logró abrirlo en cuestión de segundos y Changmin no dudó en revelar su erguido miembro una vez más y ponerse el condón encima.

A pesar de que el pene de Jaejoong estaba clamando por una liberación, por primera vez se sintió completamente atemorizado ante la visión del  'amiguito' extragrande de Changmin. ¡¡De seguro lo parte en dos!!
Sin percatarse, deja salir un débil gemido y comienza a retroceder tanto como sus ataduras se lo permiten.

Changmin levanta la cabeza, sus ojos llenos de lujuria y le lanza una mirada a su víctima.

"Así que…al menos no me ensuciaré gracias al condón. Correcto hyung, deberías estar asustado ya que no voy a ser gentil contigo."

Con un rápido movimiento, tiró de los tobillos de Jaejoong, tendiendo todo su cuerpo sobre el frío suelo de la cocina. A continuación de nuevo empujó las pálidas y esforzadas piernas contra su pecho y sacó el cucharón, ambos habían olvidado que este se encontraba aún en el interior de la entrada del mayor.

A pesar de que Jaejoong en realidad lo había olvidado, dolió levemente al sacarlo, pero estaba también esta otra sensación, y su pene se crispó dolorosamente.

Lo necesitaba tanto.

"Changmin…¡¡lo quiero ahora!!" Changmin tenía razón, era una sucia puta.

Jaejoong se sintió tan mal al decir aquellas palabras, pero no hubo más tiempo para pensar en ello, porque después de cubrir de saliva su propia longitud, Changmin no dudó un segundo y entró.

Brutalmente.

"¡Aaah!" Jaejoong soltó un grito ante la repentina intromisión y Changmin gimió en voz alta. "Tan jodidamente estrecho.", soltó y clavó las uñas en los muslos del mayor. Al ver la cara de dolor y los ojos llorosos de Jaejoong, se apoderó de su miembro y comenzó a estimularlo, mientras comenzaba a embestir contra él.
"Tú me suplicaste…por esto…ahora lo tienes...", logró pronunciar entre dos estocadas y comenzó a frotar el miembro de Jaejoong más rápidamente.

"¡Carajo!", Jaejoong dejó salir. Era una sensación extraña. Dolor y placer aparte, se sentía vulnerable y dominado y conforme pensaba en ello, se daba cuenta de que no solo se sentía de ese modo sino que de hecho estaba vulnerable y dominado.

De pronto, gimió en voz alta. Changmin había encontrado su próstata y aunque sentía un inmenso placer, su pene comenzó a doler más que antes debido a la cinta alrededor de este.

"Aaah Changmin ah…", lloriqueó.

"¿Sí…niño…tan…jodidamente…estrecho?", Changmin gimió, sintiendo que estaba muy cerca.

"¡¡Desáta…ah…lo!!" Jaejoong suplicó y Changmin casi acabó al oír la ronca e involuntariamente sumisa voz de Jaejoong y vio bajar su manzana de Adán.

"Suplica por…esto…", Changmin jadeó y fue más rápido, provocando que sus cuerpos hicieran sonidos de choque al contacto.

"Por favor…¡desátalo!", el hermoso hombre  que estaba bajo su cuerpo, sollozó y Changmin lo desató.

Aunque para su sorpresa, Jaejoong no acabó allí mismo, esto causando que el más joven sonriera. Comenzó a moverse de adentro para afuera a un ritmo lento, torturador, y los ojos de Jaejoong rodaron hacia atrás. Fue difícil para Changmin contenerse, pero había encontrado otra manera de humillar a Jaejoong y apretó los dientes.

"Changmin-ah…por favor…más rápido…" Jaejoong no era más que un retorcido desastre. Un hermoso, y retorcido desastre, Changmin pensó.

"Di lo que quiero escuchar de ti…", susurró y suplicó porque Jaejoong lo dijera y así él finalmente pudiera moverse más rápido y terminar.

Jaejoong tomó un profundo y tembloroso aliento y cerró los ojos.

"Cógeme.", finalmente lo dejó salir.

"Mírame a los ojos y dilo de nuevo." Changmin apenas y pudo contenerse , quería devolver las embestidas brutalmente.

Pero mientras su hyung cruzaba miradas con él, se sintió contento de no haberlo hecho, porque esto absolutamente lo valía. Una gota de sudor lentamente resbaló por la sien del pelinegro y Changmin no podía creer lo bello que aún se veía. Sus ojos expresaban vergüenza y humillación, pero también lujuria y deseo.

"Cógeme.", susurró y por una fracción de segundo, el desafío estuvo de vuelta.

Changmin embistió y sintió la descarga aproximándose lenta, pero segura. Jaejoong también, se sentía cerca, pero había algo más que le faltaba y él le suplicó a Changmin que lo tocara.

Fue en ese momento en que Changmin apoyó la mano en el pene de Jaejoong, que Changmin se vino y un segundo después, su hyung también. Ambos gimieron en voz alta y Changmin se corrió dentro del mayor, antes de salir de un tirón. Los fluidos de Jaejoong terminaron sobre su propio estómago.

Ambos jadeaban pesadamente y por un momento, ellos simplemente se quedaron allí acostados jadeando y mirándose fijamente el uno al otro, el agotamiento claramente visible en sus ojos.

Finalmente, Changmin se puso de pie sobre sus temblorosas piernas y cogió una toalla de la barra. Se limpió y se subió el cierre. Mientras examinaba por encima a Jaejoong, tendido en el piso, de pronto se dio cuenta de lo mal que debió haberse sentido para el otro hombre, estar tan penosamente desnudo mientras Changmin ni siquiera se había quitado los zapatos.

Se aproximó al aún atado muchacho en el suelo y se arrodilló. Tomó la toalla y la pasó por sobre el impresionante y sudoroso rostro, ganándose una medio agradecida, medio recelosa mirada del joven.
Changmin solo sonrió.

"Lo hiciste bien Joongie.", dijo y lo besó en la frente. Entonces alzó la vista y comenzó a desatar la cuerda de las manos del cantante y del mango del cajón.

Tan pronto estuvieron libres, sus brazos simplemente se dejaron caer al piso y ahora como nada lo sostenía, todo el cuerpo de Jaejoong se hundía completamente en el piso. Como el mayor mantenía la posición en la que se encontraba, Changmin se sintió aliviado ya que esperaba recibir una paliza o al menos que se apartara de él tan rápido como le fuera posible.

Así que en lugar de eso, Changmin una vez más tomó la toalla y comenzó a limpiar el vientre y el miembro de su hyung.

Jaejoong trató de incorporarse, pero Changmin lo empujó suavemente.

"Déjame hacer esto hyung.", susurró y Jaejoong obedeció, sus ojos siguiendo cada movimiento de Changmin. A fin de ser capaz de limpiar su entrada, Changmin fijó las piernas de Jaejoong en una posición angular y situó una a cada lado de su cuerpo.
Gotas de presemen todavía escapaban de su interior y mientras Changmin a modo de prueba introducía un dedo en el plegado lugar, el cuerpo desnudo bajo él se estremecía.

"Sssh, está bien.", Changmin ronroneó mientras pasaba la toalla por encima de la entrada, teniendo cuidado de no herir al otro hombre.

Por último, cuando Jaejoong estuvo completamente limpio, Changmin recogió sus boxers rojos y ayudó a Jaejoong a ponérselos. Pero cuando se puso de pie y estiró una mano para que el otro hiciera lo mismo, Jaejoong únicamente negó con la cabeza y la volvió hacia un lado.

Changmin quería decir algo agradable, pero entonces…acababa de enseñarle a este niño una dura lección.

Tuvo que dejarlo ser y no podía jugar al niño bueno tan de repente. Así que solo se encogió de hombros y salió caminando de la cocina. Antes de cerrar la puerta tras él, se detuvo y volvió la cabeza atrás.

"Ah sí…asegúrate de haber limpiado todo para las cinco en punto y abre una ventana. Los otros volverán pronto…" Y la puerta se cerró tras él.






Una semana después


"Shh hyung, ¿no podemos discutirlo en algún otro lugar?", Yoochun susurró algo demasiado fuerte y le dio a Changmin, quien estaba sentado en un taburete de barra en la cocina, una mirada de soslayo.

Jaejoong negó con la cabeza. "No, creo que está lo suficientemente grande ya…", respondió y miró al piso.

"¿Seguro? Creo que ni siquiera ha tenido su primera vez aún, así que…"

"No te preocupes por eso Yoochun-ah…sé que ya tuvo sexo…"

"¿Cómo sabes eso? Él nunca habla de esas cosas…"

Jaejoong levantó la cabeza y estaba sorprendido de encontrarse con los ojos de Changmin sonriendo satisfechos. Por unos cuantos segundos, ellos simplemente se miraron el uno al otro sin que Yoochun notara nada.

Entonces, Jaejoong bufó y devolvió la mirada a su soulmate.

"Lo sé. Se aseguró de que su hyung lo supiera."





EL FIN


***************************************
/////////////////////////////////////////////////////////////////
***************************************

Notas de la Autora: En serio, en serio espero que disfrutaran leyéndolo...No me siento tan satisfecha con la parte sexual en sí misma pero...bueno, ¡¡háganme saber!!
Intenté no hacer un lemon sin sentido, así que quise ilustrar la relación entre el mayor y el más joven (y la manera en la que los mayores tienen que ser respetados en Corea). Además no quería que cada persona fuera perfecta, así que Jaejoong era el tipo de hyung, que es un poco mandón con los menores pero que también tiene que asumir enormes responsabilidades (un lado que Changmin falla en notar)...


Bueno, por favor háganme saber lo que piensan de esta historia. ¿El lemon fue suficiente? ¿Qué les gusto más, qué no les gustó?

Notas de la Traductora: Bueno, esto fue realizado a pedido expreso de Yuuki, así que si quedaron traumadas tírenle tomates a ella XD…no, bromita. Pues si no quedaste un poco perturbado, yo sí jajaja. Pero lo hice con mucho gusto (¿?) Sí, me parece que la historia te atrapa y te sorprende conforme avanza e imaginarse a un Changmin así bueno es interesante…ya, lo confieso el JJ gatito es mi debilidad XD.  Y disculpen si la traducción de groserías como que no va, es lo más difícil de traducir XD

5 comentarios:

  1. Anónimo4/18/2013

    q puedo decir la venganza d changmin fue genial, no t preocupes x lo menos no quede traumada XD n verdad ese arrogant d Boo se lo merecia ..ok no, n realidad m encanto l one shot, spero podr leer mas historias d la autora, n serio ame a minnie dominante (junsu no s lo q crees solament tengo ojos para ti *_*)

    ResponderEliminar
  2. Fue buenisimo min malo hizo sufrir a jae pero bien.que le gusto ahaha muchas gracias por compartirlo por que me acabo de desangrar con tan sexi y hot lemon . Nos leemos pronto bye bye

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/23/2013

    me encanto me muero por ver a min dominante me gustaria que tuviera continuacion en realiad me fasino y me encanto la frase a hora incluso el perro de micy tiene mas derechos que tu ,te felicito por tu fic.

    ResponderEliminar
  4. Me quede con la boca abierta!! Estubo buenisimo !! Ahhhh de verdad si quede traumada XD naaaaa mentira!! Gracias me gusto muchoooo

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD