El puente - Cap. 2

8 comentarios
N/A: Podrían tener una mejor visión del Shot si escuchan a Belanova con el tema CADA QUE mientras leen 


Con la tristeza golpeado su cuerpo, camino al puente, Jae lo esperaba con ese semblante de que nada lo corrompía, odiaba que el no sintiera nada, odiaba que el único que sufriera en esta clase de amistad o amor solo fuera el, deseaba ver el dolor de Jae en su rostro por no poder estar con el, no importaba lo egoísta que sonara.

-¿Por qué no me lo dijiste? Sabes que me hubiera sido más fácil comprender que la persona que amo estaba con alguien mas así podría luchar, podría… ¡dios! Ni siquiera ahora puedo comprender lo que pasa, el que no pueda tocarte me duele mucho Jae – cubrió su rostro con ambas manos conteniendo el llanto.

-quisiera decirte que lo se – bajo la mirada – pero no lo comprendo cuando estaba vivo podía tener cualquier sentimiento ahora son como simples recuerdos, perdóname.

-no tengo porque hacerlo – se sentó en el suelo del puente, recargando su espalda en el barandal de este – tu no tienes la culpa de que no estés… vivo, lo trágico es que si no estuvieras así, no te hubiera conocido ¿cierto?

-tal vez – se sentó a su lado, inmune a cualquier sentimiento, Yunho quería penetrar en su mente tan solo un segundo.

-¿fue tan duro para ti? – arriesgo a preguntar, sabia que lo era, quien no sufriría cuando te han lastimado de esa forma.

-¿que? – pero el sin embargo pareció no comprender, o simplemente no quería hacerlo.

-que ese hombre te lastimara – lo dijo con rabia en el tono, deseaba tenerlo enfrente, un deseo imposible.

-no solo fue eso – Yunho lo miro, Jae tomo un semblante mas tranquilo, con mas paz, todo en el desconcertaba a Yunho, todo el tiempo cuando no supo su verdadera condición le buscaba los porques a todo pero ahora… veía lo diferente que era, lo real de la actitud fría de Jae.

-¿entonces? – Jae parecía mirar a la nada, Yunho quería arrancarse el corazón en ese momento, para el ese ser de piel pálida seguía siendo hermoso, no importaba lo muerto que este estuviera.

-él… - dudo – mis hermanos, mis padres creyeron que solo estuve con el esa vez que me violo, desgraciadamente no fue así, lo cierto es que ese hombre no me dejaba, amenazo muchas veces con quemar la casa donde estas, con lastimar a mi familia si no accedía a… tu ya sabes… me rebaje a cambiar mi cuerpo por tranquilidad para los que ame, pero el seguía amenazándome, quizás tenia miedo de que yo lo dejara ¿Cómo iba hacerlo? Si su acoso era constante, no sabia que pasaba por su enferma mente, un día me cito en un hotel de muy mal aspecto era la primera vez que entraba a un lugar como ese, fue solo,una diferencia de otras ocasiones donde era común que estuviera rodeado de sus guardaespaldas, empezó a gritarme y amenazarme, que si yo lo dejaba el entonces tendría que buscar un reemplazo, “Junsu” salió de sus labios el nombre de mi hermano, eso no podía permitirlo no podía explicarte que sentí porque ni siquiera en este momento lo se, entonces le dije que si lo tocaba se olvidaba de mi que jamás volvería a verme….

-¿intentaste alguna vez denunciarlo?

-lo hice, pero era amigo de un hombre con alto poder dentro de la policía, anotaron mi declaración, y se burlaron en mi cara – rio extrañamente como si su sonrisa solo fuera una mueca – se burlaron en mi cara – repitió – si quería justicia debía tomarla por mis propias manos mejor mi vida que la de mi familia, aunque no quería llegar a eso, al menos no en ese momento.

-entiendo, ¿Qué paso después de que te amenazara con tu hermano?

-quiso detenerme cuando intente salir, aun lo pienso no duele es un recuerdo extraño, pero el era mucho mas fuerte que yo, mas sin embargo ese día quizás ya estaba escrito, por que lo empuje ni siquiera con fuerza el retrocedió y se le doblo el pie cayo y su cabeza pego con la esquina del mueble que estaba al lado de la cama, yo estaba asustado y al mismo tiempo aliviado, que persona cruel era yo.

-no digas eso tu no tenias intención, además fue para defenderte cualquier persona lo hubiera visto así – trato de consolar a Jae pero el no estaba conmovido, así que desistió.

-lo vi caer convulsionándose y sangre debajo de su cabeza empezó a manchar el piso era mucha, yo no pensé salí corriendo lo había matado o al menos estaba muriendo no avise a nadie para que lo ayudara desee que muriera, y sin pensarlo sin dudarlo, ya que mi cuerpo estaba manchado y mi alma estaba por hacerlo, decidí que eso no debía pasar me pare en este barandal – señalo la parte exacta donde Yunho se había parado aquella noche donde se conocieron, Yunho observo como si pudiera ver claramente lo que había pasado aquel día con Jae – y a diferencia de ti, en cuanto estuve arriba, sin pensarlo, sin siquiera dudarlo, salte – bajo la mirada como de quien reconoce sus errores.

-hubiera querido estar allí para ti yo hubiera… - el dolor se reflejaba hasta por los poros en el rostro de Yunho, pero… ¿él que podía haber hecho? Estaba mas que claro que nada, porque cada quien busca su destino, un destino que muchas veces no lo sufre el que se va… si no el que se queda.

-igual lo hubiera hecho, yo no busque a nadie Yunho, no me refugie en nadie, nadie pudo hacer nada por mi por mucho que me amara, por que yo no lo permití. Me arroje de este puente pensando en que no me merecía el perdón de nadie, no deseaba tampoco la compasión, solo quería que el dolor se fuera, que todo terminara y aunque no lo hice de la manera correcta para mí… todo termino.

-Mi Jae… - llevo su mano a sus labios sofocando el sollozo que estaba por escapar, quizás Jae no sufrió, quizás Yunho sufría en ese momento por los dos, porque tal vez cuando alguien ama es suficiente con el sufrimiento de uno para los dos. Trato de recuperarse y pregunto – y… ¿como terminaste ayudando…?

-no estoy muy seguro de ello, pero simplemente cuando desperté me encontraba en lugar blanco tan blanco pero que no lastimaba la vista, era una luz tan fuerte que no dejaba ver pero al mismo tiempo no cegaba, un hombre que no pude ver nunca, me hablo, me daban una oportunidad para entrar al cielo, cien años deben pasar para que el perdón llegue, ayudar a que los demás no cometieran el mismo error que yo es mi tarea para ser perdonado, nunca volverlos a ver, ni hablar de mi condición, eran las reglas, dos reglas importantes.

-¿Por qué tanto tiempo?

-¿porque? Para mi el tiempo no ha pasado ¿no lo vez? – cuestiono con una ternura que jamás había visto en él, o así quiso verlo, ya que eso lo hacia sentir mejor – veo pasar el tiempo pero el no pasa por mi.

-amar… - trago la fuerte hiel que en ese instante era su saliva – ¿el que no puedas amar es una regla?

-no puedo amar porque esos sentimientosdesparecieron al morir como medida para no enfrentar dolor, no puedo hacerlo, no de la forma que quieres que lo haga puedo amarte como un ser que tiene vida y que merece ser amado, pero no ese tipo de amor que tu esperas de mi, puedo sentir dolor por ti pero como el que siente una madre al ver sufrir a su hijo, pero no deseo, ni ningún sentimiento de pareja que tu esperarías en mi, eso no puedo.

-¿Qué debo hacer esperar cien años? – dijo simulando su dolor con tono sarcástico de su voz.

-probablemente – sonrió ligeramente, notaba demasiadas expresiones en él, en ese momento – pero nadie podría mantener un amor tan puro durante tanto tiempo, ni siquiera tu.

-sabes ¿que? – Yunho lo miro y Jae correspondió su mirada – lo hare, te esperare ese tiempo puedo vivir ese tiempo, morir y renacer contigo.

-no se si exista la reencarnación, y si la hubiera tampoco se si nos encontraremos en otra vida, además debes vivir como todo hombre normal antes de pensar en la muerte, debes casarte y tener hijos, esa chica con la que vives podría ser la indicada, para ti.

-es que no quiero a nadie más que no seas tú, déjame solo permanecer a tu lado, déjame amarte, deja que mi amor por ti me haga vivir, no importa que tu no me ames, yo lo hare por los dos – Jae sonrió ante la seguridad de Yunho.

-estaré aquí para ti siempre que lo necesites, te hice una promesa y la cumpliré, pero no mas, porque se que me dejaras.

-¿tu que sabes? – se ofendió pero lo único que le quedaba era demostrárselo, Yunho estaba seguro que no podía vivir sin ver el rostro de Jae. Pero las promesas no siempre se pueden cumplir por mucha fuerza de voluntad y amor que las soporten.

-lo se – dijo como si fuera una frase al viento.

-yo te prometo esto… yo prometo que viviré por ti, para ti, lo juro.

Yunho a pesar del dolor que le causaba que Jae no pudiera compartir la vida junto a el, deseaba ser merecedor de estar a su lado, no sabia si lo lograría pero viviría por el amor que sentía, porque no importara que pasaran años su amor no desaparecería.

Diez años pasaron desde que cada uno le hizo la promesa al otro, Yunho tenia veintisiete años, la madurez en su cuerpo era notoria era un adulto varonil y demasiado atractivo, Jae seguía siendo el mismo, siempre hermoso, siempre joven.

El hace cinco años se había casado con Boa, no tenia hijos, un año atrás el descubrió que era estéril, pero no lo comento con su esposa no porque no quisiera, era que no le había tomado la importancia que debía, si ella lo amaba no le importaría, porque el amor no condiciona.

No hubo un solo día que faltara a ver a Jae, siempre que iba platicaban horas, de lo que fuera, llegaba en la tarde y se iba por la noche, aun así para el era tan corto el tiempo al estar a su lado.



Podrían tener una mejor visión del Shot si escuchan a Bruno Mars con el tema TALKING TO THE MOON mientras leen desde aquí, por supuesto. 
Otra década paso, treintaisiete años, eran los que a Yunho ya le pesaban no porque odiara la vejez si no que era cada día más difícil ocultar su físico, estaba enamorado de un niño, que no podía tener, que nunca tuvo.

Su divorcio con boa fue necesario la mujer resulto embarazada, y de el era imposible cuando se lo dijo ella suplico perdón pero para Yunho no había nada que perdonar, no la odiaba le agradeció aquello porque pudo ser libre.

Había decidido que aquella tarde seria la ultima que iría a ver a Jae, no volvería mas, quería que ese hermoso adolescente lo recordara por lo menos a esa edad, si bien desde que cumplió los treinta no quiso ir otra vez al puentesu amor y su debilidadpor verlo siempre ganaba pero esta vez estaba decidido, no se lo diría a Jae pero sabia que el presentía. Por eso observo cada detalle de su rostro, cada detalle de su cuerpo, escucho su voz atentamente, de todo aquello que se grabara en su mente, lo que nunca podría borrar eran los sentimientos que por el sentía.

-adiós Yunho – le dijo, él sabía que esa seria la última vez que estarían juntos, siempre supo que ese momento llegaría – vive feliz, no me olvides nunca.

-nunca lo hare – dijo en hilo de voz, no quería hacerlo, no quería dejarlo, pero después de todo la promesa no podía cumplirla, así que dijo… - porque te amo.

Y esa fue su despedida sin abrazos, sin besos, pero las miradas lo fueron todo;esta era una despedida que era necesaria, para aquel que estaba envejeciendo, para aquel que deseaba ser recordado, joven y fuerte, aun siendo atractivo, aunque la tristeza lo consumiera. Para Jae parecía tan fácil, y eso dolía mas, era como entregarle su amor a alguien sin corazón, quizás así era.

Y los setenta mas siete llegaron como rio que no detiene su paso, su piel mostraba arrugas, aun con esa edad era atractivo, pero el tiempo pasaba, y la fuerza de su juventud añorada se acababa, pero sus recuerdos su amor, estaba latente como el primer día que lo vio, su corazón latía fuertemente al recordarlo, como si su cuerpo cada día mas acabado, estuviera protegiéndolo de cualquier intruso, sus sentimientos se mantenían intactos.

Sin en cambio treinta años mas pasaron lentos, lastimeros, y el se encontraba en la cama de un asilo, el mismo que tiempo atrás cuando joven lo acogió, el nunca había dejado de apoyar incluso se convirtió en un a portador a esa casa, en la cual cuando el no pudo valerse por si mismo lo recibió, su piel tenia arrugas, demasiadas como para notar que muchos años atrás fue un hombre que con solo su andar enamoraba, su mente a pesar de su edad seguía bien, recordaba todo, pero necesitaba la ayuda de un respirador para vivir quizás el dolor de un amor jamás consumado era lo que desmoronaba su cuerpo mas rápidamente, pero el sabia que había prometido que viviría el tiempo necesario para encontrarse en otra vida, esta promesa si la cumpliría.

Diez años mas llegaron y como si su cuerpo, junto a su alma lo supieran cerró los ojos, y por fin después de tanto tiempo, descanso para no despertar más.

En el puente aquel chico que por el los años no pasaban sintió cuando Yunho murió, solo un suspiro emano de sus labios y el viento paso llevándose como polvo la imagen de aquel adolescente de tés pálida, su perdón había llegado.




Tiempo después

-te digo madre que no podre ir a esa comida, lo siento pero no – un chico de piel morena, alto, demasiado atractivo y varonil, que tenia cerca de veinte años caminaba por la calle saliendo del edificio donde se encontraba su departamento, este hablaba por teléfono – si lo se pero no iré tengo clase en la universidad…

Un chico que también caminaba por la misma calle que el anterior pero en dirección contraria, mandaba un mensaje a su amigo, ambos chocaron y sus celulares resbalaron de sus manos cayendo frente a cada uno.

-ah mi teléfono – se quejo el moreno.

-lo siento estaba distraído – y entonces lo vio un chico de piel blanca, cabello negro, un poco mas bajo que el, pero de su misma edad quizás un poco mas poco menos, y su corazón latió con fuerza como si despertara de un largo sueño – perdóname – pedía, sus ojos no se apartaban de su rostro, le parecía familiar.

- no discúlpame a mi, yo debí fijarme – se agacho para tomar su teléfono sin quitar su vista de el chico y entonces noto que el hacia lo mismo.

-bueno entonces, otro día veremos quien tuvo la culpa ahora debo irme – sonrió pícaramente y el chico moreno… Yunho, casi se desmaya de la emoción.

-espera como… -¿Cómo volveremos a vernos?, ¿Cómo te llamas? Quiso preguntar pero solo basto un segundo de perplejidad para que el chico ya se hubiera ido en un autobús, que el por estar en estado catatónico no detuvo, recordó la llamada – bueno ¿mama?… - y reviso el aparato en sus manos, el cual no era suyo, era idéntico por eso lo había confundido – creo que después de todo volver a verte será posible.

Feliz como nunca en su vida lo había sido, subió a su coche y se fue rumbo a la universidad, su día después de todo estaría lleno de sorpresas. Y la historia de amor entre Yunho y Jae que creyeron tal vez nunca iniciada, apenas comenzaba.




Es el término del two-shot

Pero no de la historia de amor, porque el amor verdadero se transforma más no tiene… Fin.




Nota: quería dejarlo tal cual, en un two-shot Angst con final triste, tal vez lo logre o no, pero pensé si en la vida real ellos no pueden estar juntos públicamente (porque se en sus corazones sí), los fics son una forma de ver la relación más allá de lo que imaginamos así que intente darle un término, con un historia inconclusa, pero feliz. Espero les haya gustado, y muchas gracias lindas niñas por leer y mucho más por comentar.

8 comentarios:

  1. Anónimo5/01/2013

    HONESTAMENTE ES UN TWO SHOT MUY TRISTE,
    LO QUE CADA UNO VIVE.
    MI YUNHO ENAMORADO HASTA LA MEDULA, Y UN JJ QUE NO PUEDE CORRESPONDERLO.
    LA FORMA EN LA QUE YUNHO ESPERA POR EL POR QUE EL TIEMPO PASE Y VUELVAN A RENACER PARA ESTAR JUNTO Y SER FELICES ES INCREIBLE...
    GRACIAS POR ESCRIBIR Y COMPARTIR
    K-EDE

    ResponderEliminar
  2. Freyja5/01/2013

    Hola... Un fic hermosamente triste... Gracias por el fic

    ResponderEliminar
  3. T_______T llore mucho con tu two shot me encanto el YJ vivira por siempre en mi corazon aunque la realidad sea distinta ..........

    ResponderEliminar
  4. Ahhhhhhh fue realmente hermoso mis respetos para la escritora fue triste pero al final fue bonito despues de todo el amor verdadero nunca tiene fin gracias por tan hermoso escrito ♥ ;^; !!!!!!

    ResponderEliminar
  5. oooooooooooooooh si me encanto muy bello medio mucha tristeza que no se pudieran amar por que jae estaba muerto y cuando ya no pudo ir yunho a verlo y después murió sin ver a jae pero me alivio mucho saber que en otra vida si se encontraron y que pudieron hacer realidad su amor muy bello aunque un poco triste pero al final se arreglo todo

    ResponderEliminar
  6. Honey Dee5/14/2013

    Oh mi Dios ... Lloré lloré y lloré ... Q tragedia lo q le paso a Jae , todo lo q lo llevo a la muerte ... Ese hombre horrible que enfermo ... Y Yunho q infeliz q fue su vida ,unos padres homofóbicos y luego estéril ,ah tal vez un hijo le hubiera dado algo d felicidad para afrontar ese amor imposible ... Pero d todas maneras soy feliz por q su amor al final se hará realidad ... Hermoso ... Muchas gracias ^^

    ResponderEliminar
  7. Sencillamente hermoso T_T

    ResponderEliminar
  8. Hermoso y triste este gran amor eterno. Ahora volveran.a vivir su amor y felicidad.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD