Allá, muy lejos, en esa estrella...

20 comentarios

Titulo: Allá, muy lejos, en esa estrella...
Autor: Miyu-Chan
Pareja: YooMin
Género: Lemon
Extensión: Oneshot
Resumen: Si una noche cualquiera vas caminando completamente alcoholizado por una plaza, un extraña luz te saca de tu embriaguez, y al acercarte te encuentras con un chico de extraña procedencia que se ahoga... ¿Qué haces?
------


¿Si seguía mirando tan fijamente al cielo acaso él volvería? Si le pedía a las estrellas que se lo regresaran ¿Lo harían? Como le gustaría que fuera así de fácil y así de milagroso. De verdad, como le gustaría.
- Yoochun...
Desde esa noche, aquella noche... Cada vez que el sol desaparecía del cielo dejando la oscuridad del cielo, él estaba ahí, esperando. Día tras día, tras día, tras día. Aún no regresaba, pero tenía fe en que el día llegaría.
- Yoochun-Ah... Te enfermarás aquí.
Suspiró tristemente, su respiración volviéndose blanca al salir de su boca. No despegó su vista en ningún momento de esa estrella brillante, esa que brillaba más que el resto, sobre el mar.
Recordaba la noche en que todo había empezado... Bueno, sólo un poco. Estaba bastante ebrio y era de madrugada. Aún estaba oscuro y Yoochun, no muy conciente de lo que pasaba a su alrededor, caminaba por la plaza que quedaba a unas cuadras de su departamento. Se echó sobre una banca solitaria, húmeda por el rocío de la noche. Miró al cielo y algo captó su atención.
Varias lucecitas daban vueltas en el cielo, se veían pequeñas y brillantes. Una de las luces, la más brillante de todas, comenzó a caer de pronto rápidamente, como una estrella fugaz. Los ojos de Yoochun se abrieron de par en par al verla.
- ¿Debería pedir un deseo? - sonrió, pero su sonrisa se borró al notar que la luz comenzaba a caer más y más rápido, ¡Y hacia donde él estaba! - Mierda... - se levantó apenas, pero no pudo hacer mucho.
El cielo fue iluminado por una luz brillante y cegadora, la cual le hizo cerrar sus ojos con fuerza y cubrirse con los brazos. La impresión fue tanta que incluso sintió que la embriaguez desaparecía. Cuando pudo abrir sus ojos y ver que había pasado no vio nada fuera de lo normal o de mayor importancia. Todo se veía igual que hace un rato. Se acercó lentamente hacia donde creía que había caído la cosa brillante, pero llegó sólo al lago del parque. La luz de hace un rato aún lo tenía algo tonto, pero entre la oscuridad vio (y escuchó) a alguien o algo que chapoteaba con fuerza en el agua. Sacó su celular y alumbró hacia donde venía el sonido y vio a alguien casi a la mitad del lago. ¡Se estaba ahogando!
- Diablos... - susurró. Se sacó la chaqueta y las zapatillas y saltó al agua. El frío del agua casi congelada se sintió como mil agujas clavándosele en el cuerpo. No era una sensación muy placentera, pero siguió nadando.
Siguió nadando hasta llegar a la persona que intentaba salir a la superficie. Era un chico. Se acercó más a él e intentó tranquilizarlo.
- Oye, tranquilo. Quédate quieto. - le dijo algo agitado, intentando no hundirse a causa de sus movimientos. El chico lo miró y se sujetó de él, tranquilizándose un poco. - Relájate ¿Si? - le sonrió y comenzó a nadar hacia la orilla con el chico a cuestas. Este se quedó completamente quieto, dejándose arrastrar.
Al llegar a la orilla lo ayudó a salir. El chico comenzó a toser, escupiendo algo de agua. Yoochun se estrujó la camiseta y volvió a mirar al chico.
- ¿Cómo llegaste ahí? - le preguntó sacudiéndose el cabello, y fue recién en ese momento en que se percató de un pequeño (no tan pequeño) detalle. - ¡Estás desnudo!
El chico estaba en el suelo, tiritando. Lo miraba desde su posición sin moverse, además de las pequeñas convulsiones de frío que tenía a ratos. Sus labios estaban un poco morados y varias gotas de agua se escurrían por su piel. Los ojos de Yoochun viajaron, sin querer, por todo su cuerpo, hasta posarse sobre su...
- Ehh, toma esto. - Alejó la vista y le cubrió la espalda con la chaqueta que se había sacado antes de lanzarse al agua. El chico se envolvió con ella y estornudó con fuerza. - ¿Cómo llegaste ahí? ¿Por qué estás desnudo?
- Mal cálculo. - dijo sonriendo. Una expresión extraña se dibujó en su rostro, junto con una sonrisita. Era como timidez, inocencia y vergüenza juntas. Aquella expresión le hizo sentir a Yoochun una paz increíble. Le devolvió la sonrisa inconcientemente, ignorando totalmente el hecho de no haber entendido ni un poco a qué se refería con "mal cálculo".
- Debería llamar a una ambulancia. - pensó en voz alta y buscó su celular, pero no muy grata fue la sorpresa de que cuando metió la mano en su pantalón su celular estaba ahí. No lo había sacado...
Estaba todo mojado.
- Demonios... - miró con lástima su celular y lo guardó de nuevo en su bolsillo mojado. Le tendió la mano al desconocido y lo ayudó a levantarse. - Te llevaré a mi departamento, si te dejo aquí te morirás de frío. - el chico se levantó y se paró a su lado. Seguía sin decir nada, además de las dos palabras únicas que le había dicho hace un rato.
Caminaron en silencio. Poco a poco comenzaba a amanecer, pero el frío que sentía Yoochun no disminuía ni un poco. Estaba completamente mojado y ahora sólo estaba con calcetines. Le había prestado sus zapatillas al chico, ya que estaba descalzo y se lastimaría.
- Ya casi llegamos. - dijo Yoochun frotando sus brazos con sus manos, en un vano intento de darse calor. El chico no le respondió, sólo se envolvió más con la chaqueta que (gracias, gracias a Dios) cubría todo lo necesario.
Caminaron unas calles más y llegaron a un edificio. El chico sólo seguía a Yoochun, así que no fue necesario decirle que lo siguiera. No hablaba absolutamente, ni se escuchaban sus pasos. Incluso ni siquiera sabía si estaba respirando. Subieron hasta el tercer piso y Yoochun se paró frente a la puerta nº 11, sacó sus llaves y abrió la puerta.
- Pasa. - le dijo al chico detrás suyo. Este dejó de mirar las zapatillas de Yoochun y entró junto con él. - Iré a cambiarme de ropa, te traeré algo en seguida. Quédate ahí. - fue hasta su habitación, dejando al chico solo.
Al volver traía consigo, además de ropa seca puesta, unas toallas y algo de ropa. Eran una camiseta blanca y unos pantalones grises sueltos. Se los pasó al chico y le sonrió.
- No sé si te quedarán. Creo que eres un poco más algo que yo. Sécate primero. - le dio unas toallas y luego ropa. El chico lo recibió en silencio, mirando la ropa con curiosidad. Se secó el cabello y miró fijamente a Yoochun durante unos segundos sin siquiera pestañar. Luego sonrió y se sacó la chaqueta, quedando desnudo. Se puso el pantalón y luego se puso la camiseta. Los pantalones le quedaban algo cortos, pero se le veían bien.
- Es lo mejor que tengo, espero estés cómodo. - se encogió de hombros y observó al chico mirarse completamente, estirando la ropa y moviéndose un poco.
- Gracias~ - sonrió mostrando sus blancos y perfectos dientes. Hablaba extraño, su pronunciación era extraña pero no estaba seguro de qué era exactamente.
- ¿Cómo te llamas? - vio como el chico volvía a sentarse y se sentó junto a él. Este lo miró a los ojos, pero Yoochun se dio cuenta de aunque lo mirara durante largo tiempo jamás lograría saber en qué podría estar pensando, ni mucho menos que estaba sintiendo.
- Changmin. - contestó, de nuevo con ese acento extraño que tenía.
- Soy Yoochun. ¿Cómo llegaste ahí? Hmm... ¿Y por qué estabas desnudo? - le preguntó mientras secaba su cabello con una toalla.
- Mal cálculo. - respondió despreocupado. Era la misma respuesta que le había dado hace un rato.
- ¿Te hicieron... algo? - preguntó algo asustado. ¿Por qué estaría entonces desnudo a esas horas de la noche en medio de un lago?
- ¿Algo? - preguntó él, imitando la voz preocupada de Yoochun. En seguida rió y negó con la cabeza.
- ¿Seguro?
- Papá tenía razón. - dijo jugando con el borde de la camiseta.
- ¿Eh?
- Los humanos son insistentes. - se quejó.
- ¿Los humanos? - Preguntó confundido. ¿A qué se referiría exactamente con eso?
El chico se levantó ignorando su pregunta y comenzó a mirar las cosas que había en la sala. Se interesó principalmente en una torre de revistas, junto a una torre de CD's en un mueble. Sacó una de las revistas y comenzó a hojearla con rapidez, observando las imágenes de cada página. Sus ojos brillaban al ver cada imagen impresa en las hojas.
- ¿Dónde vives? - le preguntó Yoochun, notando como cada vez hojeaba más rápido. Debía tranquilizarlo si no quería que rompiera sus revistas.
- Lejos. - respondió sin siquiera mirarlo. Tomó otra revista del montón y comenzó a hojearla.
- ¿Qué tan lejos? - se acomodó dejando su codo sobre su rodilla y su mentón apoyado en su mano.
- Mucho. - siguió mirando la revista concentradamente.
- ¿Vives con alguien? ¿Saben que estás aquí? - volvió a preguntar, irritándole un poco que no le respondiera bien.
- Papá se enojó conmigo. - dejó la revista junto a las otras, y para impresión de Yoochun no volvió a sacar otra.
- ¿Por...Por qué? - preguntó temiendo estar entrometiéndose mucho. De hecho, lo estaba haciendo, pero al preguntar eso sintió que había sido un gran error hacerlo.
- Porque es tonto. - dijo haciendo un pequeño puchero que desde el punto de vista de Yoochun era más que adorable.
- Debe estar preocupado por ti.
- Tiene cosas más importantes que hacer. - comenzó a revisar ahora los CD's, sacándolos de la caja, viéndolos y dejándolos donde estaban. - Como dar ordenes y enojarse por todo. Se quedó quieto y se quejó, mientras se sobaba el estómago.
- ¿Qué pasa? - se levantó y se le acercó. Pudo oír el estómago de Changmin y rió. - Ven, te daré algo de comer. Debes estar hambriento.
Changmin se levantó y lo siguió hasta la cocina. Yoochun revisó los cajones y muebles que tenía, y de uno de ellos sacó una bolsa. La abrió y echó el contenido en un plato el cual dejó en la mesa.
- ¿Te gustan las galletas de chocolate? - le ofreció del plato y Changmin se sentó en una silla. Sacó una y se la llevó a la boca, la tragó rápidamente y volvió a comer otra tras otra. - Hey, no comas tan rápido, te atorarás. - fue al refrigerador y sacó una caja. Puso dos vasos y los llenó con jugo de naranja. Sonrió al verlo devorar con tantas ganas las galletas y comió con él.
Así había sido como llegó el chico. Por más que le preguntara cosas jamás respondía, así que había terminado por quedarse en su casa. En todo caso a Yoochun no le molestaba, todo lo contrario, pero le intrigaba saber más sobre él. Quería, necesitaba saber más de él.
- Te digo que el chico es de lo más raro que hay. Cada cosa que ve la mira como si nunca la hubiese visto antes. - le decía una tarde a uno de sus mejores amigos, Yunho. Este escuchaba cada palabra, sin interrumpir, mientras caminaba a su lado.
- ¿Cómo dijiste que se llamaba? - le preguntó cuando Yoochun paró de hablar para tomar algo de la lata de bebida que traía en una mano.
- Changmin. Él se ve normal, como tú o como yo, pero actúa como de otro mundo.
- Bueno, si dices que tú entras en la categoría de gente normal entonces no sé que imagen pueda hacerme de él. En todo caso, quizás el chico sea extraterrestre y tú lo ignoras.
- ¿Eh? Si, claro. Como todos los días estás ebrio y cae un extraterrestre a mitad de la noche no sería raro que este fuera uno de esos casos. - rió.
¿Y si era un extraterrestre en realidad? Sería interesante. Debería ir y preguntarle "Changmin, ¿Eres un alien que viene a conquistar la tierra?". En caso de que dijera que si tendría que despedirse de su libertad y la de todos los humanos. Gracias al cielo aquello no sucedería ya que de seguro Changmin sólo era un adolescente que escapó de casa, se embriagó, quiso nadar desnudo y de una u otra manera se golpeó en la cabeza olvidando todo.
"O sólo se hace el que no recuerda nada para parecer interesante".
- Como sea, creo que sólo debes insistirle y lograrás averiguar lo necesario. - dijo Yunho deteniéndose junto a Yoochun, esperando a que cambiara la luz del semáforo para poder cruzar la calle.
- Creo lo mismo. Hasta ahora sé que peleó con su padre o algo así, y que su padre es alguien muy importante en donde viven.
- Es un comienzo. - comenzaron a caminar una vez que el hombrecito verde se encendió. Siguieron unas cuadras hasta llegar a una esquina. - Ya me voy, se hace tarde y tengo hambre. - rió y Yoochun lo imitó.
- Nos vemos, baby. Bye~ - le dio un golpecito en el hombro.
- Adiós, Chunnie. - se despidieron con la mano y cada uno siguió su camino.
Esa noche, mientras cenaba con Changmin, siguió con su tarea auto impuesta de interrogarlo lo más que pudiera. Fue entonces cuando descubrió algo nuevo del chico: no tenía madre.
- Solía sentarme con mi familia para cenar todas las noches. Eran muy agradables, pero ya no. - dijo revolviendo la comida en su plato. Yoochun lo miró expectante. - Desde que mamá se fue papá se enoja por todo y mis hermanas están muy malcriadas.
- ¿Dónde está tu madre?
- En un viaje largo. - sonrió melancólico. - Ya no la puedo ver, pero ella me ve a mí donde sea. Debe de estar muy contenta de que yo esté aquí, aunque quizás molesta por desobedecer a papá. - sonrió con amargura.
- ¿Ella quería venir?
- ¿Y quién no? Aquí es hermoso. Ella siempre quiso venir, pero papá estaba muy ocupado siempre y a ella le daba miedo venir sola. Ya sabes, es muy lejos. Fue tanto su deseo de venir que comenzó a enfermar.
- Y tú viniste por ella... - sintió como si la historia fuese de otro mundo...Y aquello le conmovió demasiado. Changmin asintió y siguió comiendo.
- Yo la adoraba... - fue lo último que dijo.
No volvió a responder las preguntas de Yoochun ese día, así que él tampoco insistió. Sabía que a veces a Changmin le daba por contar cosas, pero cuando se le iba el arranque se callaba y ahí concluía el tema si o si.
Pasados los días Yoochun había comenzado a notar cosas que antes ignoraba. Y lo principal era la belleza espacial que el chico poseía. Sus ojos chocolate eran hermosos, al igual que su cabello suave. Su nariz era perfecta y sus labios finos y resecos a la vista. Había notado que cuando sonreía (esa hermosa sonrisa infantil) sus ojos se cerraban de manera desigual, un gesto peligrosamente tierno. Sus dientes eran perfectos y blancos, y sus orejas eran grandes, pero sin duda lindas.
Todas esas cosas y más comenzaban a preocuparlo. No podía estarse fijando en: a) un chico, y b) que ni siquiera sabía de donde venía ni si era quien decía ser.
Una tarde nublada ocurrió algo que lo dejó bastante confundido. Pudo escuchar como unas gotitas chocaban contra el vidrio de la ventana, así que pudo deducir que había comenzado a llover. No le dio demasiada importancia y siguió con lo que hacía (leer la revista que había comprado por la tarde), cuando escuchó a Changmin gritando su nombre con fuerza.
- ¡Yoochun! ¡Yoochun! - lo llamó un tanto desesperado, haciendo que el susodicho se levantara del sillón y ocurriera hasta donde estaba Changmin.
Como siempre el chico estaba en su habitación, mirando por la ventana. Estaba la ventana abierta y medio cuerpo del chico se asomaba por esta. Yoochun lo tomó de la cintura y lo jaló hacia adentro.
- Changmin, no hagas eso que puedes caerte. - lo regañó. - Mírate, quedaste todo mojado. - cerró la ventana.
- Yoochun~ - se quejó volviendo a pararse frente a la ventana con rapidez. - Yoochun-ah, ¡El cielo se está cayendo!
- ¿Eh?
Yoochun se quedó callado, mirando detenidamente la expresión preocupado-asustado del menor. No pudo evitar comenzar a reír y revolverle el cabello, con una enorme sonrisa dibujada en su rostro.
- El cielo no se está cayendo, Changmin. Está lloviendo, sólo eso. - sonrió. Changmin ladeó su cabeza, dándole a entender a Yoochun que no sabía a qué se refería. - ¿No sabes qué es la lluvia?
- Hmm-Hmm. - negó con la cabeza.
- Mira, ¿Ves el cielo? Las nubes son siempre blancas, pero ahora están grises. Es porque tienen mucha agua dentro, la lluvia cae cuando tienen demasiada agua y deben soltarla.
Por alguna extraña razón que no conocía cada vez que Changmin demostraba no saber algo Yoochun se veía en la necesidad de explicárselo. Y no era como si fuese alguien con problemas mentales o un niño que le juega una broma haciéndose el que no sabe nada, era como si de verdad fuera de otro planeta.
- Allá donde vivo no llueve. - dijo de pronto, mirando aún con curiosidad las gotas que caían del cielo.
Gracias a eso pudo saber que donde el chico vivía jamás llovía. No podía imaginarse donde era, y por lo mismo la idea de que Changmin fuese un extraterrestre estaba menos alejada de su realidad.
Le intrigaba conocerlo. Saber más de él y por qué actuaba como actuaba. Changmin era un rompecabezas sin armar al que le faltaban piezas, las cuales aparecían a medida él revelaba más cosas sobre si mismo.
Últimamente se había resignado a seguir interrogándolo, ya que se había dado cuenta de que Changmin revelaba cosas de si mismo sin darse cuenta, lo hacía inconcientemente mientras hablaban, eran pocas las veces en que Changmin respondía las preguntas que Yoochun le hacía.
Miró el calendario un día y notó que ya habían pasado casi tres semanas desde que Changmin vivía en su casa y sólo sabía lo mínimo de él. Debía saber más de él, necesitaba saberlo. ¿Cómo podía alojar a alguien en su casa sin saber quién era de verdad o de dónde venía?
- ¿Por qué nunca me dices dónde vives? - dijo esa noche, recostado sobre la esponjosa alfombra blanca de la sala, mirando la televisión. Changmin, que estaba sentado en el sofá, tardó un rato en contestar.
- Te lo dije, es lejos.
- que es lejos, Changmin. - se enderezó y se giró para mirarlo - Pero quiero saber dónde, exactamente.
- No me creerías. - se encogió de hombros. - Los humanos son así.
- ¡Otra vez con eso de "los humanos"! ¿Quién eres en realidad?
Changmin suspiró pesadamente y se levantó. Caminó hasta la ventana y miró al cielo. Yoochun dudó un rato y lo siguió.
- No, aquí no está. - caminó a otra ventana y Yoochun lo siguió. El chico miró al cielo concentradamente - Tampoco aquí. - corrió hacia las escaleras y subió rápidamente, adelantándosele a Yoochun. Este escuchó como desde una habitación gritaba "¡Aquí está!"
Yoochun caminó más rápido y llegó a su propia habitación, encontrándose con Changmin quien miraba fijamente al cielo, por la ventana.
- Ahí está. - dijo al ver que Yoochun ya estaba a su lado. Este lo miró expectante. Changmin apuntó al cielo, sus ojos brillantes y llenos de secretos. - Junto a esa estrella, la más brillante.
- ¿Allá vives? - preguntó en un impulso. Changmin asintió. Podía sonar idiota, e incluso loco, pero le creía. No sabía por qué, pero sabía que Changmin no le mentiría. - ¿Entonces eres... algo así como un extraterrestre?
- Me crees... - dijo en un susurro, más que impresionado.
- Hmm, es extraño... - lo miró a los ojos y sintió una gran ternura - ...pero si, de una forma muy loca te creo. - Changmin rió, sus ojos cerrándose de manera tiernamente desigual. - ¿Eres un extraterrestre? - volvió a preguntar.
- Algo así... - rió.
- Woah, eso explica muchas cosas. - recordó todas las cosas extrañas que el menor hacía, y luego recordó su conversación con yunho y rió. - Déjame decirte que no pareces uno.
- El prototipo de extraterrestre que tienen los humanos es de un hombrecito verde, alargado, de gran cabeza y ojos enormes y negros. Esos son sólo inventos.
- Bueno, es que no me esperaba que un ser de otro platena fuese tan... - se quedó callado y sonrió algo sonrojado. Todo lo que se le venía a la mente para completar la frase era "lindo", "tierno", "adorable" y otras cosas bastante homosexuales. - ¿Cómo es allá? - cambió el tema drásticamente.
- Lindo, pero me gusta aquí... - sonrió.
- Quiero saber más de ti y de donde vives. - le pidió haciendo que se sentara junto a él en la cama, Changmin iba a ignorar su petición, pero Yoochun le pidió con la mirada que lo hiciera.
Changmin sólo sonrió y comenzó a hablar.
--
Abrió sus ojos y miró la hora. Eran las tres de la mañana. Se había quedado dormido, y al mirar a su lado notó que Changmin también.
Le había contado muchas cosas. Ahora sabía que allá donde vivía había muy poca gente, y que su padre era como un rey para ellos. Era por eso que nunca tenía tiempo para su hijo mayor, Changmin. Su madre había fallecido hacía un año y medio, luego de enfermarse gravemente. Su padre insistía en que había sido su tonto deseo de viajar a la Tierra, por lo cual le había prohibido a Changmin viajar por ella. Aún así Changmin lo había desobedecido y había venido, luego de una larga discusión. Changmin deseaba cumplir el anhelo de su madre, pero al estar a punto de llegar tuvo problemas y cayó en la mitad del lago.
Le había preguntado por qué estaba desnudo, ya que aquello era lo que más curiocidad de daba, y la respuesta fue bastante simple. Él venía con ropa, claro, con la ropa de su planeta. Esa ropa estaba hecha de un no sé qué (lo había nombrado pero Yoochun no recordaba ya la palabra), ese no sé qué no existe en la Tierra, entonces simplemente se deshizo al llegar. Claramente Changmin no sabía que pasaría eso, de lo contrario hubiese venido con otra cosa.
Yoochun se quedó mirando a Changmin largo rato, luego de salir de sus pensamientos, observando como dormía placenteramente a su lado. Se veía hermoso. Se levantó y tiró del las mantas, cubrió el cuerpo de Changmin y volvió a su lugar, acostándose a su lado. Movió su mano lentamente y acarició su mejilla, no había podido evitarlo. Cerró sus ojos y se quedó rápidamente dormido.
Ahora que sabía que era realmente Changmin todo era mucho más fácil. Le era más normal responder a las extrañas dudas que tenía a veces Changmin, y también lo hacía todo más divertido. Cuando le dijo todo a Yunho este no pudo no estallar en risas.
- ¡Te lo dije! - rió - ¡Yo te lo dije, sabía que lo era! - rió Yunho.
- ¿Y crees que sabía que hablabas en serio? ¡Es tan extraño que algo así me parezca normal! ... O que no me asuste.
- Lo sé, a mí también, pero así es la cosa. Y déjame adivinar, ¿Te gusta el niño extraterrestre?
- ¿Eh? ¡No! Claro que no, ¿Cómo crees que podría pasar algo así?
Se quedó callado y se sonrojó. ¿Que le gustaba? No estaba seguro, podría pasar, pero no quería que pasara. No podía porque... porque... ¡Ni siquiera tenía una razón!
Al llegar a su casa esa noche todas las luces estaban apagadas. Dejó su bolso sobre el sillón y fue a la cocina para buscar algo de comer (estaba hambriento y cansado, sus horarios en la universidad no le beneficiaban en nada) y al llegar a su habitación vio que Changmin estaba completamente concentrado mirando la televisión, casi pegado a la pantalla. Cambiaba los canales con rapidez, viendo las imágenes de distintas películas y programas que daban en los canales que pasaban.
- Changmin, te lastimarás la vista. - lo regañó prendiendo la luz.
- He estado viendo cosas... - susurró, mirándolo a los ojos. - Aún hay muchas cosas que no sé, Yoochun. - volvió a mirar la televisión. - Quiero saber qué cosas hacen los humanos, qué les gusta. Enséñame, Yoochun. - el mayor apagó la tele y se sentó a su lado.
- ¿Qué quieres saber?
- Eso a lo que los humanos llaman amor... ¿Existe?
- No estoy seguro, dicen que si.
- ¿Alguna vez lo has sentido?
- Creí sentirlo con una chica, pero en realidad no fue amor completamente. - sonrió recordando a la linda chica con la que había salido durante casi dos años.
- ¿Cómo se siente? - Yoochun notó como la curiosidad crecía en su mirada.
- ¿Nunca lo has sentido?
- Allá donde vivo no existen esas cosas, mi padre dice que son tontas y innecesarias.
- Eso no es cierto, la gente las necesita para vivir.
- ¿Cómo se demuestra el amor?
- Hmm, con actos - sonrió - por ejemplo... las parejas se besan demostrar que se quieren.
- ¿Se besan?
- Si, ¿Sabes qué es un beso? - changmin negó con la cabeza.
- Es cuando... dos personas unen sus labios en forma de cariño.
Changmin ladeó su cabeza. Al parecer no se imaginaba cómo podría hacerse, o cómo podría demostrarse amor con eso. Yoochun dudó un poco... ¿Qué debería hacer?
- ¿Cómo se hace eso? - dijo él de manera suave. Yoochun se le acercó lentamente y lo miró a los ojos. Cuanta inocencia reflejada en su mirada, ¿Sería capaz de corromperla?
- Así... - puso su mano derecha sobre la nuca de Changmin. Este se quedó completamente quiero, casi estático. Yoochun se le acercó con lentitud y presionó su boca contra la del menor. ¿Cómo podía ser capaz de hacer esto? Se quedaron casi por un minuto así, hasta que Yoochun se separó del menor y lo miró a los ojos. Sentía su rostro ardiendo.
- ¿Eso es un beso?
- Algo así... - mordió su labio.
- Quiero otro.
- ¿Eh? - lo miró impresionado. Changmin repitió lo que había dicho.
- Quiero otro.
- Bueno, yo...
Se quedó callado y sólo volvió a besarlo. Seguía nervioso, pero no tardó en tomarle el gusto a los labios de Changmin e intensificó el contacto. Se sentía... rico. Cerró sus ojos y comenzó a mover sus labios. Abrió un ojo y miró el rostro de Changmin. Su expresión era tan hermosa que hubiese querido detener el tiempo en ese instante. Detenerlo y observarlo así, por siempre. Dentro de un rato se separaron y se miraron a los ojos.
- Enséñame más cosas... - lo miró por detrás de sus largas pestañas. Yoochun tragó saliva.
- ¿Estás seguro de que quieres... aprender conmigo?
- Si, enséñame.
Yoochun puso sus manos en los hombros de Changmin y lo recostó sobre la cama. Se ubicó sobre él, sus piernas una a cada lado de su cintura. Se sonrojó mucho al ver la expresión ansiosa y curiosa de Changmin. Primero besó la comisura de sus labios de manera suave. Luego besó su mejilla y siguió con cortitos besitos hasta su cuello. Tomó su mano y la acercó a su rostro, besando la palma y luego sus dedos, con una suavidad increíble. Llevó sus manos temblorosas a su pecho y comenzó a desabrochar los botones, lentamente uno por uno.
- Yoochun... - susurró Changmin, pero sin pedirle que se detuviera. Yoochun besó su pecho, sintiendo su particular suavidad y aroma. No era su primera vez haciéndolo, pero jamás había sido tan suave y delicado con alguien. Sentía que su pecho estallaría en cualquier momento.
- ¿Quieres que siga? - preguntó sin alejar sus labios de la terza piel de Changmin. Este asintió sin abrir sus ojos.
- Si... - respondió apenas y Yoochun continuó.
Sus manos se movían por sus caderas con una suavidad casi fictisia, era tan increíble. Bajó lentamente, sin dejar de besar, hasta llegar a su estómago. Depositó un beso en su cadera, luego junto a su ombligo, uno en su vientre. Las mismas manos que lo tocaban se encargaron de deslizar sus pantalones hasta quitarlos completamente.
- No estoy seguro de que... quieras realmente hacer esto. - le dijo al menor, masajeando sus muslos.
- Si quiero, si quiero. - le rogó. Yoochun siguió besando su cuerpo.
Bajó lo suficiente como para quedar frente a la entrepierna despierta del menor. A decir verdad, era bastante tentadora la idea de hacérselo a un chico virgen e inocente. ("¡Pero qué dices, idiota! ¡Suenas como un viejo pedófilo" se regañó) Tomó el miembro de Changmin con una mano y oyó un sonido de impresión proveniente de él. Comenzó a lamerlo lentamente, pudo sentir como Changmin dejaba de respirar y se tensaba. A medida continuaba con lo que hacía Changmin levantó un poco sus caderas. Yoochun se animó y lo metió entero en su boca. Nunca había hecho algo así, estaba más nervioso que nunca. Tener algo en la boca que él también tenía más abajo era bastante extraño. Ignoró todo pensamiento que lo distrajera y comenzó a mover su cabeza de arriba hacia abajo, suavemente. Changmin hizo un sonido raro, como un quejido ahogado. Se movía bajo su cuerpo de manera extraña, y su respiración se aceleraba rápidamente. Una mano se posó sobre su cabeza de pronto, haciéndole saber que aquello le agradaba.
Varios sonidos ahogados como el anterior se hicieron presentes, y los movimientos del cuerpo del menor se hacían más seguidos. Su respiración se agitó más, así que Yoochun supo que debía detenerse si no quería que terminara tan rápido. Alejó su rostro de su miembro, limpiando su boca. Se quitó la camiseta y luego los pantalones, los cuales tiró por ahí, se acercó al rostro de Changmin nuevamente y sonrió al verlo rojo como un tomate, sus ojos entrecerrados y una mano tapando su boca. Acarició su mejilla y sonrió.
- Estás ardiendo, Changmin. - besó su mejilla caliente y quitó el cabello que caía sobre su frente, corriéndolo con una mano. Se estiró por sobre el cuerpo del menor para alcanzar el cajón junto a la cama, lo abrió y sacó una caja. De esta sacó una tira de no sé qué. Cortó una bolsita con los dedos y guardó la caja donde estaba. Abrió la bolsita y sacó algo que desde el punto de vista de Changmin era sólo un trozo húmedo de plástico.
- ¿Qué es eso? - preguntó con curiosidad, su voz sonaba urgente.
- Es... algo para protegerte a ti y a mi. - tomó su erección y gimió suavemente. Se puso el condón con cuidado, sus dedos habían quedado húmedos y pegajosos.
- Ahora... - susurró mordiendo su labio. ¡Maldición! Había olvidado todo lo que seguía, estaba tan nervioso. - Respira profundo, puede que esto duela...
- Bueno... - mordió su labio y respiró tal y como Yoochun le había indicado.
- - Abre las piernas lo más que puedas - le indicó y Changmin hizo caso.
El mayor ubicó su miembro frente a la entrada de Changmin y entró en él de una estocada, la tarea haciéndosele más fácil por el lubricante del condón. Changmin gritó con fuerza y tapó su rostro con ambas manos.
"¡Por la mismísima...! ¡Debías prepararlo antes!" se regañó mentalmente al segundo después.
- Changmin... Changmin-ah, ¿Estás bien? - susurró sintiendo la urgencia de comenzar a moverse, pero le importaba más Changmin.
- ¿S-Siempre duele así? - se quejó sin quitar sus manos de su rostro.
- Te acostumbrarás... Tranquilo. - le acarició la cabeza.
- Déjame verte, quiero ver tu carita. - Changmin quitó las manos de su rostro. Sintió sus mejillas húmedas, así que las secó con sus muñecas.
- Yoochun, me estoy derritiendo... - dijo alarmado al notar que de sus ojos brotaban gotas cristalinas. Yoochun rió enternecido.
- No pasa nada, son lágrimas... Fue por mi culpa, perdóname.
- ¿Lágrimas?
- Salen cuando duele mucho algo... - le besó la mejilla, secando las lágrimas con sus labios tibios. - ¿Aún duele?
- No mucho... - susurró. Yoochun depositó un beso en su frente.
- Voy a moverme.
Tal y como le había dicho, el mayor movió sus caderas con lentitud de adelante hacia atrás. Era totalmente embriagante la sensación de embestir contra el cuerpo virgen de Changmin. Volvió a moverse y Changmin emitió un pequeño quejido. Yoochun repitió la acción varias veces, gimiendo
- Y-Yoo... Yoochun... ¿Cómo se siente el amor? - dijo apenas Changmin, su respiración estaba tan agitada que le impedía hablar bien.
- ¿Cómo se siente? - repitió Yoochun, acelerando el movimiento de sus caderas contra las del menor. Este asintió. - No lo sé exactamente... N-No sabría explicarlo. - besó su cuello.
- ¿Y cómo... cómo sabré cuando lo s-sienta? Ahh... - gimió suavemente. Sus brazos rodearon la cintura de Yoochun con fuerza.
- Cuando... Cuando sientas mariposas revoloteando p-por tu estómago... - C-cuando sientas que e-eres incapaz de hablarle sin s-sonrojarte... - besó sus mejillas y luego sus labios. - cuando tu corazón lata con r-rapidez y parezca que va a explotar... - tomó su miembro y comenzó a masturbarlo - No importa cual de esas cosas y otras sientas. Ahh~ - mordió su labio. Apenas podía hablar a causa de lo agitado que estaba. - Tú sabrás cuando s-sea el amor verdadero... Lo reconocerás.
- Ah... Ahh... - gimió ya sin poder seguir acallando los sonidos que querían salir urgentemente de su garganta. - Y-Yoochun...
- ¿Duele? - preguntó sin dejar de embestirlo ni de masturbarlo. ¿Desde cuando hacía tanto calor en su habitación?
- N-no... No - negó con la cabeza, moviéndola de un lado a otro con fuerza varias veces.
- ¿Te gusta? - sonrió de lado, mordiendo luego su piel color canela. Changmin esta vez asintió, rojo como un tomate.
- Eso quería oír... - lo besó en los labios y aumentó su velocidad, para hacerle gozar al máximo su primera vez. Changmin, a su vez, gemía como nunca lo había hecho. Y es que ya no podía aguantar los sonidos que le pedían a gritos salir de su boca, como un impulso que no podía controlar.
El menor entre abrió sus ojos, pero le era difícil ver bien con todos esos puntitos de colores y esa maldita neblina que se formaba frente a sus ojos. Su corazón iba a estallar a causa de la rapidez de los latidos de su corazón, y su estómago se le iba a salir por la boca porque se le revolvía entero.
Sentía también que el calor comenzaba a acumularse completamente en su zona baja a medida la mano de Yoochun incrementaba su velocidad por toda la extensión de su masculinidad. Y aquello se sentía horriblemente delicioso.
- Y-Yoochun... V-Voy a... Voy a... - ¿Iba a qué? Sentía que iba a terminar pronto todo esto, pero no sabía como ni cuando.
Un gemido fuerte salió de su boca y levantó sus caderas cuando aquello llegó. Se semen se esparció por la mano de Yoochun y sus abdómenes. Changmin se quedó quieto, estático disfrutando de su orgasmo, para luego caer rendido y dejarse hacer por Yoochun. Bastaron unas cuantas estocadas más para que el mayor se corriera en su interior. Gimió con fuerza y Changmin sintió como algo caliente se desparramaba en su interior. El mayor se dejó caer sobre su cuerpo y jadeó con fuerza.
Estaban ambos completamente sudorosos y exhaustos. Changmin aún podía sentir aquella sensación allá abajo, la cual iba desapareciendo de a poco. Su respiración estaba peligrosamente agitada, al punto de hacerle creer a Yoochun que en cualquier momento podía ahogarse.
Yoochun no le dijo nada, sólo depositó un tierno beso en los labios resecos e hinchados de Changmin, quien no tardó mucho en corresponderle. Luego de un rato Yoochun se enderezó y salió del interior del menor. Se estiró para poder alcanzar una caja de pañuelos desechables que estaba sobre la mesita de noche.
- Déjame limpiarte. - sacó algunos pañuelos y luego de limpiar su mano limpió el estómago de Changmin y el suyo. Se quitó el condón ya usado y lo envolvió con dos pañuelos, luego se limpió él y tiró los pañuelos arrugados a un basurero en la esquina de la habitación. - Comienza a hacer frío, mejor tapémonos. - se movieron los dos, Changmin apenas, y se cubrieron con las mantas, sintiendo el calor que comenzaba a darles.
- Gracias... - sonrió Changmin aferrándose al cuerpo de Yoochun, de pronto sintiendo sus ojos horriblemente pesados.
- ¿Por qué? - preguntó algo dudoso.
- Por enseñarme... Enseñas bien.
- ¡No digas eso que me siento pervertido! - se sonrojó. Changmin escondió su rostro en el pecho desnudo del mayor y aspiró con fuerza.
- Hueles rico... - se quedó ahí, quieto. Yoochun acarició su cabeza y rió.
Pasó un rato y Changmin pudo notar, por la calmada respiración y lo quieto que estaba, que se había quedado dormido.
- Min... ¿Estás despierto? - le susurró, pero el chico no contestó. Yoochun sonrió y cerró sus ojos. - Buenas noches.
--
Yoochun despertó esa mañana más animado que nunca. Hacía mucho tiempo que no dormía tan bien, había sido un largo sueño y muy relajante. Se estiró y Changmin se movió a su lado, balbuceando cosas in entendibles para el mayor. Este rió y le sacudió el hombro.
- Changminnie~~ - lo llamó tiernamente, sacándolo de su profundo sueño. Changmin se estiró en la cama y se sentó, frotando sus ojos.
- ¿Hmm? - apoyó su cabeza en el hombro del mayor, aún algo adormilado.
- Es hora de despertar, dormilón. - le revolvió el cabello.
- Dormí rico. - sonrió frotando sus ojos. La cara de sueño que tenía era bastante graciosa y tierna.
- ¿Te duele algo? ¿Fui muy... bruto? - preguntó preocupado, recordando que había sido Changmin quien recibió. Siendo su primera vez debía estar más que adolorido.
- Para nada. - estiró sus brazos, levantándolos. - Y no duele casi nada.
- Que bueno. - suspiró aliviado. - Debo ir a la tienda a comprar algunas cosas, Changmin. No has salido nada desde que estás aquí, ¿Quieres venir?
- Bueno. - sonrió.
- Primero debemos ducharnos, ¿Eh? - se levantó y se puso ropa interior.
- ¿Juntos? - sonrió enormemente y Yoochun rió.
- Si quieres.
Luego de bañarse (y si, se habían bañado juntos), salieron de la casa y caminaron hasta la parada de autobús. Durante el viaje Yoochun no pudo evitar reír varias veces al ver a Changmin pegado al vidrio totalmente emocionado por lo que veía, y más de una vez tuvo que disculparse con el resto de los pasajeros por los gritos exagerados de parte del menor.
- ¿Allá no tienen de esas cosas súper mega-tecnológicas y futuristas que salen en las películas? - preguntó Yoochun cuando entraban al supermercado. - Sabes que son las películas, ¿No?
- Claro que si, no soy tonto. - se quejó y Yoochun giró los ojos - Y si, si tenemos. incluso mejores. - respondió, sus ojos brillando al ver todas las cosas que había.
- ¿Entonces?
- ¿Entonces qué? - preguntó acelerándose, pero Yoochun lo sujetó de la camiseta y lo regresó a su lado.
- ¿Por qué te impresionan tanto las cosas que hay aquí?
- Allá todo es moderno, avanzado y blablabla; en cambio aquí... es todo tan hermoso, y simple, y antiguo, y simple y... - se quedó callado y paró frente a cierto pasillo que le llamó más la atención que todos los otros. - Woah...
- ¿Qué pasa? - se paró junto a él y miró el pasillo. - Oh, los dulces.
- Dulces... - caminó como hipnotizado, mirando todo a su alrededor ¡Tantas cosas que jamás había visto!
- ¿Nunca has comido dulces, Changmin?
- No... - tomó una bolsa de algo y lo miró curioso. - He oído de ellos pero mi papá no los permite ¿A qué saben?
- Ehh... Saben... dulce. - rió. - No sabría decirte, son muy ricos y agradables y te hacen feliz, supongo. Podemos llevar algunos para que pruebes.
- ¿Podemos llevar esto? - le mostró una bolsa de gomitas dulces y Yoochun sonrió.
- Claro, tú sólo elige.
Y finalmente... terminaron comprando sólo dulces y nada de lo que Yoochun debía comprar. Como fuese, mientras fuera para darle en el gusto y ver una sonrisa en el rostro de Changmin, Yoochun haría lo que fuera necesario.
Al llegar a su casa pusieron una película en el DVD (una de extraterrestres, ya que Changmin quería reírse de la imaginación de los humanos). El mayor puso todas las cosas que compró sobre la mesita de centro y se sentó junto a Changmin.
- Prueba lo que quieras, Min - se sentó sobre la alfombra y Changmin hizo lo mismo. Tomó la bolsita de gomitas dulces que había elegido primero y comenzó a comerlos con ganas. Luego eligió otra, y otra, y otra. Yoochun sonrió al verlo comer con tantas ganas y comió con él.
Esa noche volvieron a dormir juntos en la cama de Yoochun, completamente satisfechos y llenos de azúcar. Eran cerca de las 3 de la mañana cuando Yoochun decidió hablarle a Changmin.
- Minnie... ¿Estás despierto?
- Si... - contestó sin siquiera moverse.
- No puedo dormir. - se quejó.
- Yo tampoco. - rió, girándose para mirarlo.
- No debimos comer tanta azúcar, ¿No crees?
- Quizás...
Yoochun prendió la lámpara y miró al techo. Changmin se sentó en la cama y estiró sus brazos. El mayor lo observó detenidamente largo rato, se sentó a su altura y sin decirle nada depositó un suave beso en sus labios. Changmin no dijo nada, ni siquiera se movió. Cuando se separaron el menor sonrió.
- Intentamos dormir, ¿Si?
- Intentémoslo - lo abrazó con fuerza y se recostaron sin desarmar el abrazo. Yoochun aspiró con parsimonia el exquisito aroma de Changmin, cerrando sus ojos.
Y tal como lo dijeron, ambos se quedaron dormidos en un tierno abrazo.
Pasados unos días miró el calendario. Ya casi se cumplía un mes desde la llegada de Changmin. ¿Debería prepararle algo especial? Debía pensarlo. No pudo evitar sonreír como un idiota... pues así es como sonríen los enamorados, como unos grandes, grandes idiotas.
Definitivamente, con Changmin a su lado lo pasó muy bien, su vida había mejorado drásticamente. Fueron los mejores días de su vida.
Fueron los mejores días.
Lo siguiente fue en un día lluvioso, "se caía el cielo" como hubiese dicho el menor. Fue ese día en que Changmin le dijo. Era tarde y la lluvia estaba cesando. Yoochun fue a su habitación, ya que desde hacía rato el menor no daba señales de vida. Lo encontró en su habitación, mirando por la ventana con la vista perdida. Se asustó mucho al notar que estaba llorando.
- ¡Changmin! ¿Te sientes bien? - le preguntó quitando algo de cabello de su frente.
- N-no... - habló apenas a causa de los sollozos.
- ¿Te duele algo?
- Aquí... - puso su mano sobre su corazón.
- ¿Qué pasó pequeño?
Changmin no respondió, sólo lo abrazó con fuerza y comenzó a llorar con dolor en su pecho. Yoochun correspondió el abrazo, sin saber qué era lo que le pasaba.
- Changminnie... ¿Qué pasa? - dijo totalmente preocupado. Algo malo tenía que ser para que llorara tan desesperado.
- No quiero...
- ¿Qué no quieres?
- Yoochun... - sollozó. - Tengo... tengo que irme...
¿QUÉ?

- ...¿Irte? ¿Adónde?
- Yoochun... - se separó y lo miró a los ojos. Los propios estaban rojos al igual que sus mejillas, las cuales estaban también húmedas.
- ¿Dónde, Changmin? ¿Adónde irás? - volvió a preguntarle.
- Debo volver a casa... Sólo s-se nos permite estar en la Tierra 30 días... mañana es el último día que... podré estar aquí.
- Oh... - no dijo nada más. Soltó el abrazo y su rostro se transformó en una mueca del dolor más grande que alguien pudiera tener, disimulado de manera increíble - discúlpame un momento... - se alejó y se fue de la habitación, dejando a Changmin solo.
El menor suspiró, secando sus ojos húmedos, y volvió a mirar por la ventana, resignado. ¿Por qué debía irse? Ya no quería volver. Quería quedarse aquí, con Yoochun.
Pasaron los minutos, quizás incluso horas, y Changmin seguía en la habitación, recostado sobre la cama. Su cabeza miraba hacia la almohada, lo que le impedía un poco respirar bien.
La puerta se abrió. Changmin movió un poco su cabeza para mirar, y ahí estaba Yoochun mirándolo fijamente. Changmin se enderezó y esperó a que el mayor le dijera algo.
- Changmin... - susurró. Se le veía más tranquilo. Miró el reloj de su muñeca y luego volvió a mirarlo. - Es tarde, será mejor que te duermas, mañana saldremos temprano.
- ¿Temprano? ¿Por qué? - preguntó sin entender. Su voz sonaba débil. Yoochun le sonrió.
- Quiero mostraste unos lugares que me gustan mucho. Aún no las conoces y quiero que las veas antes de que... te vayas.
- Oh - se sintió más aliviado que nunca.
- ¿Dormimos juntos? - su sonrisa creció y Changmin le devolvió el gesto.
- Claro.
Esa noche Changmin no pudo dormir. Su pecho dolía, no sabía qué era, pero cada vez que lo recordaba sus ojos ardían y se humedecían rápidamente. Una lágrima solitaria corrió por su mejilla, cerró sus ojos para impedir la salida del resto.
Temprano por la mañana, tal y como lo había dicho, Yoochun despertó a Changmin. Eran cerca de las 9 de la mañana (temprano para Yoochun a quien le encantaba dormir).
Tomaron desayuno tan calmadamente como si nada fuera a pasar. Yoochun notó que Changmin ni comía, se le veía decaído. Yoochun le regaló una sonrisa para tranquilizarlo.
- Hoy será un día digno de recordar, Changmin. - sonrió. - Así que despreocúpate de todo.
Changmin sonrió dolorosamente y siguió comiendo, sin decir nada. Al salir las calles estaban algo vacías, estaba todo calmado. Hacía algo de frío, pero el sol que brillaba lo compensaba. Yoochun estiró sus brazos y respiró profundamente.
- ¿Vamos? - le tomó la mano y Changmin sintió que su corazón saltaba y que su estómago cosquilleaba.
- Pero... ¿Hoy no debías ir a la u-ni-ver-si-dad? - pronunció sílaba por sílaba para no decirlo mal.
- ¿Qué importa? Esto es mil veces más importante. Ya le dije a Yunho que no me esperara.
- Ah...
Comenzaron a caminar calmadamente. Yoochun no paraba de hablarle de distintas cosas, mientras Changmin lo escuchaba atentamente. De vez en cuando algunas cosas llamaban su atención como un perro que dormía en el jardín de una casa, un gato que salía de un tarro de la basura, entre otras cosas. Luego de haber tomado un autobús se bajaron luego de cómo media hora de viaje.
- Aquí es, nuestra primera parada. - sonrió parándose frente al enorme lugar colorido. Changmin abrió su boca impresionado y sus ojos brillaron.
- Woaah...
- ¿Listo? - sonrió enormemente Yoochun y entraron al gran parque de diversiones.
Se subieron a muchos, muchos juegos distintos. El que más le había gustado a Changmin había sido la Montaña Rusa. Se habían subido casi cinco veces, aunque Yoochun se quejara cada viaje diciendo "Odio las alturas, odio las alturas, odio las alturas" miles de veces.
Estaban comiendo un algodón de azúcar cuando a Yoochun se le ocurrió mirar la hora. Se quejó por lo bajo y miró al cielo, notando que estaba ya casi por atardecer.
- Se nos hizo tarde, debemos irnos. No podremos visitar más lugares.
- Ahh~ - se quejó - ¿Dónde vamos?
- Ya lo verás.
Se subieron a un autobús y se dirigieron a quien sabe donde. Changmin apoyó su cabeza en el hombro de Yoochun y este acarició su rostro con una mano, pero cuando notó que unas personas sentadas más adelante los miraban raro alejó su mano completamente sonrojado.
- Aquí nos bajamos - dijo una vez que llegaron a su destino. Lo siguió en silencio y sus ojos se abrieron de par en par al mirar hacia delante - ¿Qué te parece?
Changmin no dijo nada, sólo sonrió adolorido y tomó de la mano a Yoochun. Siguieron caminando hasta llegar a la orilla. Una vez ahí pudo ver con mayor detalle lo hermoso del lugar.
- Ésta es la playa. - sonrió quitándose los zapatos. - Quítate los tuyos también ¡Vamos! - lo animó. Changmin le hizo caso e hizo lo que le dijo.
El mayor le tomó la mano y corrió con él, hasta llegar al agua. Metieron los pies y ambos gritaron al mismo tiempo "¡Está helada!", y comenzaron a reír.
- Es lindo, ¿No? - preguntó Yoochun notando como Changmin miraba fijamente el oleaje. El sol comenzaba a esconderse, el hermoso cielo anaranjado se reflejaba en el agua, creando el paisaje más hermoso que Changmin haya visto alguna vez.
- Es... precioso... - susurró. Yoochun rió maliciosamente.
- ¿Y esto? - pateó el agua con fuerza mojando a Changmin y comenzó a reír a carcajadas, el menor gritó.
- ¡Hey! ¿Por qué hiciste eso? - se quejó. Yoochun volvió a tirarle agua, esta vez con la mano. Changmin volvió a quejarse - ¡Ya! - se tapó con los brazos para taparse del agua que el mayor le tiraba. Luego miró a Yoochun algo molesto, haciendo un gran puchero - ¿Quieres guerra? ¡Tendrás guerra! - comenzó a tirarle agua con ambas manos dejándolo todo mojado.
- ¡Oye! ¡No es justo! - se tapó con los brazos y volvió a patear el agua.
- ¡Tú empezaste!
Comenzaron a correr uno tras otro, riendo a carcajadas y lanzándose toda el agua posible. De pronto Yoochun se tiró sobre la espalda del menor abrazándolo con fuerza, sin parar de reír. El sol ya se estaba escondiendo y sólo quedaba una suave línea anaranjada sobre el mar, que desaparecía de a poco.
Changmin aún reía, al igual que el mayor, pero notó que la risa de Yoochun de pronto se volvió extraña. Soltó el abrazo y se giró para verlo... y al ver su rostro pudo ver la sonrisa más dolorosa que haya visto alguna vez. Esta sonrisa se torció, dando paso a las abundantes lágrimas que comenzaron a mojar sus mejillas.
- ¿Yoochun?...
- Perdón... - se tapó el rostro con ambas manos - pero no quiero que te vayas... - susurró en su oído, volviendo a abrazarlo con fuerza. Changmin no dijo nada - Quédate conmigo, por favor...
- - No puedo... - dijo al fin, luego del largo silencio que los rodeaba. Yoochun se aferró más a su cuerpo.
- ¿Por qué? ¿Por qué? ¡¿Por qué?! - se separó de su cuerpo y, sujetándolo por los hombros, le gritó. Se impresionó al ver como de los ojos del menor comenzaban también a brotar lágrimas. Su corazón se partió en mil pedazos en ese instante.
- Lo siento... - dijo sin parar de llorar. Tapó sus ojos con sus manos, secando sus mejillas en un vano intento de dejar de llorar - De verdad lo siento... - Yoochun no dijo nada y volvió a abrazarlo, acariciando su cabeza. Changmin escondió su rostro en el cuello del mayor y aferró sus manos a su espalda.
El silencio regresó como hace un rato. Lo único que se escuchaba ahora eran las olas que llegaban hasta la orilla, calmadas. El frío ya se había hecho presente en sus, ahora, entumidos cuerpos. Su abrazo era lo único que les brindaba calor.
- Te amo... - dijo de pronto Changmin, sin alejarse del cuerpo del otro - ...mucho... - completó acurrucándose más en sus brazos. Yoochun no dijo nada, sólo se sentó sobre la arena tomando la mano de Changmin e indicándole que hiciera lo mismo.
Pasaron las horas. Ambos estaban recostados sobre la fría arena de la playa, mirando las miles y miles de estrellas brillantes que adornaban el cielo oscuro. Estaban cubiertos con una manta que el mayor había traído. Ninguno hablaba, sólo se escuchaban sus respiraciones calmadas y el sonido melódico del mar.
- ¿Cuando...Cuando te irás? - preguntó Yoochun de pronto, asustando un poco a Changmin ya que creía que estaba durmiendo.
- Estás muy cansado, así que dentro de un momento te dormirás. - suspiró y se quedó callado largo rato - ...Cuando despiertes ya no estaré.
- No dormiré. - se negó al instante, sentándose nuevamente.
- Yoochun... - le rogó. No quería que siguiera insistiendo, aquello le dolía más - por favor, no hagas esto.
- Sigo sin entenderlo... ¡No quiero entenderlo! ¡No quiero que te...!
Changmin cortó la frase con un repentino beso. Yoochun ni siquiera cerró sus ojos, la impresión fue demasiada, pero comenzó de pronto a sentir una calidez increíble recorriendo su cuerpo. Era el beso más suave que haya recibido en toda su vida (y a sus 23 años había besado a muchas chicas). Cerró sus ojos y puso su mano en la nuca del menor, acercándolo más, intensificando el contacto. Sus labios comenzaron a moverse con parsimonia sobre los otros, disfrutando el momento... Pues sabía que sería la última vez que podría probar sus labios.
Cuando se separaron volvieron a abrazarse. Esta vez se quedaron sentados. Yoochun comenzó a sentir mucho sueño, pero no podía dormir. No quería, si lo hacía Changmin se iría... y por Dios, ya lo quería demasiado, y volver a vivir sólo sería una tortura.
- Debes dormir, Chun - apoyó su cabeza en su hombro.
- Lo sé, pero no lo haré.
Y claro que le hubiese gustado no hacerlo, pero pasaron los minutos y el sueño aumentó (y con él el dolor). Los ojos se le cerraban solos.
- Yo también te amo... - susurró de pronto, casi dormido.
- ¿Eh?
- Antes dijiste que me amabas... Yo también te amo.
- Ah... - sonrió dolido.
-
Ya no podía más... No podía mantenerse despierto durante más tiempo. "Lo intenté..." pensó, suspiró con fuerza y cerró sus ojos.

- Gracias por enseñarme tantas cosas, Yoochun-ah... De verdad gracias. - Oyó a Changmin susurrándole al oído. Luego depositó un suave beso en su mejilla gélida.
- ¿Changminnie? - pronunció, pero algo le impedía abrir los ojos. -¡Changmin, no te vayas! - le gritó sin poder si quiera moverse.
- ...Gracias.
- ¡Prométeme que volverás, por favor! - comenzó a desesperarse por no poder ni moverse ni abrir sus ojos.
- Lo intentaré...
- ¡Promételo!
- Lo haré. Volveré.
- Changmin - comenzó a llorar sin poder moverse. Escuchó sus pasos en la arena, se estaba alejando. - ¡Changmin, Changmin! - su desesperación creció y gritó con fuerza.

Se sentó con rapidez y abrió sus ojos de golpe. Lo primero que vio fueron sus manos ¿Había sido un sueño? Llevó una mano a su rostro y notó que sus mejillas y sus pestañas estaban húmedas. Miró la hora en el reloj de su muñeca, ya eran cerca de las 10 de la mañana. Miró a sus lados con rapidez. Había un hombre anciano recogiendo la poca basura que había tirada, pero...
- ¿Changmin? - miró a todos lados, pero no estaba - ¿Changminnie? ¡Changmin! - se levantó, pero no estaba en ningún lado. - N-no... No puede ser - comenzó a desesperarse nuevamente. Llevó su mano derecha a su cabeza y se jaló el cabello.
Se había ido. Se había ido... ¡Se había ido!

- ¡¡NO PUEDES HACERME ÉSTO!! - gritó a todo pulmón, alarmando al hombre que pasaba por su lado.
- ¿Te encuentras bien, jovencito? - le preguntó el anciano, tocándole el hombro.
- S-Si... Si. - asintió nervioso.
- Estás pálido.
- Yo... estoy bien. Debo irme. - habló apurado. Tomó su bolso el cual estaba tirado a sus pies y comenzó a caminar aceleradamente (con la dificultad de caminar por arena), olvidando la manta.
- Espere, dejó su...
- Da igual. - respondió al instante y siguió su camino.
¿Por qué de pronto comenzaba a sentir que su corazón se estrujaba, se apretaba, se rompía, se quemaba y se detenía? ¿Por qué le dolía tanto haberse enamorado, sabiendo que este día llegaría tarde o temprano?
Dolía. Dolía al punto de no poder expresarlo con palabras. Dolía al punto de no poder respirar. Dolía al punto de ni siquiera ser capaz de llorar.
No podía creerlo, ni mucho menos quería hacerlo.
Cuando se dio cuenta y salió de su trance mental se dio cuenta de que estaba parado frente a la puerta de la casa de alguien. Miró el número ¡La casa de Yunho! Tocó la puerta, agitado. Oyó pasos acercándose. Se abrió la puerta y se asomó Yunho por esta.
- ¡Yoochun! Es muy temprano, ¿Qué pasó?
- Yunho, Yunho, Yunho - habló con rapidez, llevándose una mano a a la cabeza.
- Te ves horrible, ¿Estuviste bebiendo?
- Ojala, así no recordaría nada. - entró cuando su amigo lo hizo pasar.
- Te haré un café, lo necesitas. Sígueme. - lo llevó a la cocina y le indicó que se sentara. - ¿Pasó algo?
- Se fue... Se fue. - pronunció apenas.
- ¿Quién se fue? - le pasó la taza con café caliente y se sentó a su lado.
- Changmin...
- ¿Qué? ¡¿Por qué?! - se le acercó. Yoochun tomó la taza y luego de soplar bebió una gran cantidad de un sólo sorbo, importándole muy poco que estuviera caliente.
- Debía irse... Se fue anoche. - volvió a llevar su mano a su cabeza, desesperado. - No quería que se fuera, de verdad no quería... No quería.
- Lo siento... - pasó su brazo por su hombro.
- Me siento horrible... - tapó su rostro cuando sintió que sus ojos se humedecían. - Soy patético... Un hombre de 23 años llorando como niña.
- Al diablo con eso, si quieres llorar hazlo... - lo abrazó con fuerza y Yoochun se deshizo en un llanto triste y doloroso. El llanto más doloroso que Yunho haya escuchado.
Aún hacía frío. Las olas chocaban entre ellas, haciendo aquel ruido que tantos recuerdos le traían.
- Por favor, Yoochun. Es tarde.
- Sólo un rato más... - siguió mirando al cielo.
- Yoochun, a él no le gustaría verte así. - le dijo Yunho, levantándose. Yoochun al fin dejó de mirar al cielo y lo miró a los ojos.
- Yunho...
- Chunnie - le sonrió y le dio la mano para ayudarlo a pararse. - Te estás haciendo daño.
- Él dijo que volvería. Lo prometió. - bajó la mirada y Yunho hizo que volviera a mirarlo.
- Claro que lo hizo, pero no tienes que desesperarse... Quizás no sea hoy, quizás no sea mañana. - lo abrazó - pero volverá. Tenlo por seguro. Por ahora debes seguir tu vida como antes, y cuando menos te lo esperes él golpeará la puerta de tu casa.
Yoochun rió y soltó el abrazo. Le dijo "Tienes razón" y volvió a mirar al cielo, esta vez con una sonrisa dibujada en su rostro. Tomó aire y gritó con fuerza:
- ¡¡YA LO SABES, CHANGMIN! ¡¡TE ESTARÉ ESPERANDO!!
Recogió su bolso y abrazó a Yunho con fuerza, dándole las gracias. Ambos comenzaron a caminar y se fueron de ese lugar.
"Si no es hoy, quizás será mañana. Si no es mañana, algún día será. Pero ese día llegará."

20 comentarios:

  1. waaaaaaaa que lindo fic....pero por que no pudo terminar con un final alegre????
    yo quieria que min se quedara con yoochun :(
    pero yo se que regresara pronto

    ResponderEliminar
  2. waaa lloreeeeeeeeeeeeeeeeeee coomo nunca pobre chunnieeeeeeeeeeeeeeee podrias arreglar el final plz!! concuerdo con roci waa T^T

    ResponderEliminar
  3. nooo nooo nooo nooo, perameee perameeee... ¡¡porque no regresó!! eso no es justoooo pobre chunniee T_______T

    como leerán el fic me gustó mucho, pero... yo queria que minnie regresara a los brazos de chunnie!!!!

    Es mas, quiero proponer algo... continuación!!!!!!!!!!!!!!

    Alguien me apoya?!!!!!!!!

    en serio la historia quedó perfecta para hacer que la historia continue, por favooor considera la idea de continuarla siiiiiii?!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/13/2014

      yo secundo totalmente tu propuesta siiii de verdad que no me hago a la idea de que no haya un amorosi y lindo reencuentro siiiii que haya conti seria maravilloso amo este fic y creo que se vale continuacion

      Eliminar
  4. Conti!!!!!! por lo que más quiera!!!por favor!! llore como magdalena!!
    contando q toda pareja q tenga a Min ahí me gusta...por favor!!! que vuelva T-T

    Gracias por el fic si te pudiera calificar te podría 100 sobre 10!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3/13/2011

    TT_TT dioooosss k triste he llorado TT_TT pero por lo demas hermoso *-*

    ResponderEliminar
  6. TToTT BUAAA!! Te quedo tan maravilloso! No puedo dejar de llorar snif snif ;o; por que no se quedaron juntos? Mas le vale a Minnie regresar o si no lo pateare muy duro >.<!!!

    ResponderEliminar
  7. MariKokoa7/22/2011

    EXIJO SECUELA!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. hay un error de ilación en la paráfrasis... es decir: "...Changmin sintió como algo caliente se desparramaba en su interior...", bueno, para eso, Yoochun no hubiera tenido condón, y pues si lo tiene; en realidad, con el condón sólo se sienten los impulsos involuntarios cuando se llega al éxtasis... ese es un detalle que vi, hasta donde llegue a leer, aún así mis respetos, esta hermoso el fanfic...nada más cuidar la ilación en la paráfrasis y ¡listo! un best-seller *_* por lo menos yo si lo compro =D...saludos!!

    ResponderEliminar
  9. MiyuChan10/22/2011

    Vera_Ikon

    REALMENTE... ¡Qué verguenza! Error tonto mío XDDDDDDDDDDDDDDD!!!!!!!!!!!!!! De verdad gracias, fue un error demasiado idiota de mi parte, tendré que arreglarlo en cuanto pueda ;W;UUU

    Gracias a todas por sus comentarios *-*

    ResponderEliminar
  10. Nunca lloré con un fan.fic , pero este definitivamente, pasó la linea, ... la palabra exelente es poco.
    Muchas gracias por escribir algo asi ! <3

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12/10/2011

    jamas había llorado tanto....
    es uno de los fics mas espectaculares que he leído

    ResponderEliminar
  12. awaaa miyu-chan como siempre haces historias bellas este fic ya lo habia leido en tu pagina en amor yaoi pero sin duda lo volvi a leer y mori con el fue demasiado hermosooooo lo amooo aaaa porfavor has secuela xfisss esta historia tan bella no puede quedar asi plis!!!
    por cierto muero por tu actualizacion de amistad olvidada...santo pecado lo estare esperando

    ResponderEliminar
  13. Oh me encanto esta super Lindo ..
    Llore con lo de Chunnnie y changMin..
    pero pueden hacedme un favor..
    este puedo adaptar el Ones shot ..en un KyuMin ..
    no soy ELF..!
    soy Cassiopeia..!pero es que me gustara adaptarlo a un KyuMin! se podrá..! se que estoy siendo osada al pedir esto pero quisiera que me den permiso!

    ResponderEliminar
  14. abigail ♡1/11/2013

    Woooo estoy llorando que triste
    Pense que changmin iva a regresar pronto
    Fue un final muy triste
    Pero la historua fue genial

    ResponderEliminar
  15. Luz: Tarde como siempre, lo siento. ¿Adaptarlo a esa pareja? Realmente lo siento pero no me gustaría que uno de mis fics sea adaptado a una pareja que detesto D: lo siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/13/2014

      Si totalmente de acuerdo este es un perfecto YooMin soy la anonima de abajo otra vez y te suplico te imploro por la continuacion ppr que Yoochun. vive esperando" Keep alway s the fair" lo haras verdad?

      Eliminar
  16. Anónimo8/28/2013

    Hola miyuchan pero has q vuelva mine por favor !!!!!

    ResponderEliminar
  17. Anónimo9/13/2014

    me encanto la historia al grado de llorar en serio me enemore mas de Yoochun tan lindo y amoroso con Max esta histiria si que merece ser continuada ya que amos se enemoraron y no querian separarse ademas querida autora, han pasado muchos años desde que tu historia fue. conpartida aqui y nis dejaste con un Yoochun que conserva la esperanza de que Su pequeño regrese creo que es justo que su amor sea posible. Andamu regalanos una continuacion tienes talento felicidades y en la conti que chunie no use condon ese pequenñillo error no cuenta ok

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD