Un regalo

8 comentarios
Título: Un regalo
Autor: SasuBeel~
Trío: YooJaeSu
Género: Lemon, Angst
Extensión: Oneshot
Resumen: Jaejoong aun no puede superar el haberse alejado de pequeño niño y el hombre que llenaba su corazón. Para eso, sus amigos, Yoochun y Junsu, van a entregarle un regalo.
-----

- Ahhh… Chunnie… Estas… Estas… matándome...
- Shhh… Junsu, no vayas a gritar, Jaejoong … duer…me afuera…
- Chunnie, no me dejes gritar…
- Te tapo la boca Susu?
- Haz lo que sea necesario…
- De acuerdo cariño, solo muévete…
- Ahhh…. Chunnie!!!
- Shhh… delfín escandaloso…

La puerta de la habitación estaba cerrada. Los gemidos ahogados de junsu cubrían cada centímetro ahí dentro. Yoochun había estado esperando poder estar con su delfín a solas durante bastante tiempo. Luego de su segundo show era el momento.
Sostenía entre sus manos la cintura de Junsu. No perdían el control de los vaivenes, pero comenzaron a sentir el cansancio… las gotas de sudor resbalaban por la espalda del ratón, que para calmar a su compañero lo besaba salvajemente haciéndolo olvidar del dolor, que a fin de cuentas, no era del todo calmado ni con besos. Aunque no tardo en convertirse en un amplio placer que solo el mismo Park Yoochun le podía hacer sentir. Termino corriéndose dentro de el, con su único gemido de la noche, ya que había suspirado y emitido algunos jadeos mientras intimaban. Soltándolo, dejándolo caer agotado sobre la cama, limpio los rastros que habían quedado en el cuerpo del delfín. Junsu se levanto y lentamente, comenzó a limpiarle el bajo vientre al morocho que yacía arrodillado en la cama. Se llevo luego los dedos a la boca, lubricándolos con la lengua delante del ratón, que lo miraba cada vez mas excitado aunque ya sin fuerzas.

- Rico en todo sentido Chunnie…
- Tu también Su. Nunca dejes de hacer ejercicio cariño…
- Que estas tratando de decir Yoochun?
- Que mantengas todo en el lugar que esta, jaja.
- *se toca la cola* eres un pervertido! Deja de mirarme la cola!
- Mirarte? Puedo hacerte …
- Shhh cállate! No digas eso *le tapa la boca*
- Déjame terminar la frase! Como es posible que no me dejes mirarte?
- Simplemente no me mires, me voy a bañar.
- Ponte el pantalón, que va a pensar jaejoong si te ve?
- Preocúpate por limpiar todo esto y vestirte tu! *termina de subirse el pantalón pero la mirada del morocho seguía en su trasero*… Ey yoochun! Mírame a los ojos!
- Jajjaja, de acuerdo, que lindo color de cabello tienes ahora… aunque es un poco llamativo…
- Idiota.
- Jaaja, te amo junsu…
- *cierra la puerta enojado, aunque en realidad no lo estaba, solo quería hacerse el difícil y hubiese deseado poder gritarle un gran “yo también” pero su orgullo lo venció*

Tenía el torso desnudo y el pantalón de su hyung, aquel Junsu de pelo rojo, pero un rojo súper chillón, que paso caminando rápido por la sala de estar, para que el rubio del grupo, mas conocido como jaejoong no le hiciera preguntas. Este dormía en el sillón y comenzó a bostezar cuando lo oyó pasar. Se dio vuelta de inmediato y lo llamo. Aunque trato de no hacerlo lo había despertado.

- Eey Junsu por qué traes puesto los pantalones de Yoochun? Por qué estas tan agitado? Qué tienes en el cuello? Dónde esta yoochun?
- Jaejoong espera un momento, son demasiadas preguntas!
- Tengo todo el tiempo del mundo para que las respondas *comenzó a balbucear mientras iba levantándose del sillón pero sin quitarse las sabanas*
- Emm… Yoochun esta en su cuarto…, no estoy agitado, me pico un bicho mientras dormía en el cuello y me confundí de pantalón… Solo eso…
- De cuarto también te confundiste? Saliste del cuarto de Yoochun… Apuesto a que el va a salir con tu ropa interior, porque ahora todos se confunden…
- Ya hyung, silencio. Tu también tienes lo tuyo! No puedes simplemente dormir desnudo en el comedor! Yo simplemente dormía en su cuarto!
- No estoy desnudo, las sabanas me tapan…
- Estas de malhumor cierto?
- *suspirando hondo y volviendo a acostarse*… lo siento Junsu, solo estoy un poco alterado, no te enojes conmigo… Perdónnn
- De acuerdo… solo iré a bañarme si? Estas muy raro hyung, sonríe un poco! *lo mira con una de sus sonrisas convincentes*
- Okay... Junsu… tratare, en serio…

……………………………….

Una semana y media paso desde su último recital. Los tres miembros de JYJ se preparaban esta vez para dar un nuevo show. Los tres con una sonrisa y pensando en su esfuerzo estaban listos para salir a dejar todo en el escenario, aunque se sintieran triste por dentro, porque jamás podrían acostumbrarse a ser 3 en vez de 5. Y mas lo sentía Kim Jaejoong que había dejado a su mas profunda contención del otro lado, Jung Yunho. Junsu y Yoochun hablaban de vez en cuando sobre el animo de su hyung. Aparentaba estar feliz y ser el mas preparado de los tres para seguir adelante, pero la verdad era, que en el ámbito privado, se le podía notar el rostro triste y a veces hasta se lo podía oír llorar cuando dormía solo en su cuarto. Realmente ambos lo amaban… Siempre cuidándolos, apoyándolos, aconsejándolos a pesar de que no pudo reordenar su vida desde la separación del grupo. El era conciente de la relación que mantenían aquellos dos, pero jamás se había sentado a preguntarles ni mucho menos a hacerle planteos. Al igual que cuando el estaba en algo con el moreno: nadie opinaba, simplemente se reían cada vez que algún comentario pícaro aparecía y acordaban que las cosas que pasaban en su privacidad, en el departamento de TVXQ, no saliera al exterior. Realmente se echaba de menos a Changmin y a Yunho. Para el rubio haber perdido a quien era como su hijo y a quien era el amigo que mas contención le daba en todo sentido había sido desgarrador.

Pero ni Yoochun ni Junsu, estaban dispuestos a seguir viendo ese rostro triste y muchos menos a seguir oyendo esas lágrimas. El era un muchacho hermoso, carismático, dulce, generoso, responsable… entonces porque no podía ser del todo feliz? No se interesaba en relaciones profundas y mucho menos en citas, solo salidas con sus amigos que le dejaban igual espacios vacios. ~el quería volver a sentir ESA conexión con un amigo~

Como el moreno solía hacerle sentir.


- Yoochun ah... escucha, jae-hyung esta cada ves mas triste, puedo notarlo, a penas puede contenerse para respondernos a nosotros mismos sin llorar a veces. El otro día se comporto un poco molesto sin razones….
- Junsu… realmente eh estado pensando que podríamos hacer por el… ya que… donde ha quedado la diversión en su vida eh? Simples salidas con amigos o estar todo el día organizando nuestro tour no van a hacerlo ser feliz... no del todo.
- Chunnie… realmente no quiero verlo así ya… yo lo quiero demasiado y me pongo muy triste. Aparte las fans y los periodistas no ayudan mucho, solo viven remarcándole lo que perdió y no lo que puede llegar a tener o mejor aun… lo que ya tiene.
- En serio son muy descuidados a veces con el.
- Verdaderamente si… *volteo para así poder verse al espejo y verificar que el spray haya contenido bien su cabello rojizo, ahora levantado y mas llamativo que nunca*
- Oye su…
- Si Yochunnie… ~
- Hace cuanto nuestro hyung no ha intimado con alguien? No se ha sentido querido… no se ha sentido deseado por así decirlo.
- *Se sonroja de inmediato, realmente jamás se había puesto a pensar en la vida sexual de alguno de sus hyungs que no fuera Yoochun*… Mmmm… Chunnie… realmente no lo sé… pero si rechaza las citas y se niega a salir y a conocer gente… realmente creo que ya ha pasado tiempo.
- Ja, un chico tan hermoso como el…
- Es imposible que se encuentre inactivo *dijeron ambos a coro, y se miraron con recelo, pensando en que podría estar pensando el otro en ese momento*

Salieron juntos del camarín, buscando a aquel Jaejoong que terminaba de acomodar el vestuario sobre unos sillones. Se encontraba despierto, con una sonrisa, puro a tal punto de que nadie podía ni siquiera imaginar cómo se siente cuando se encuentra solo. Solamente sus dos hyungs, que al mirarlo, no pudieron evitar incomodarse luego de la charla que había tenido. Ya estaban paranoicos. Yoochun fue el primero en acercarse y palmearle la espalda, felicitándolo por el gran atuendo que había preparado para esta ocasión. El rubio se volteo a responder y sonreírle tratando así de despreocuparlo, pero causo una reacción en el ratón muy inusual. Lo estaba mirando con unos ojos diferentes a como lo hacia siempre, pensando en como alguien tan perfecto como el podría encontrarse así de solo. Jaejoong noto algo raro en la reacción de su hyung al cual sujeto de la barbilla y comenzó a moverle el rostro como tratando se hacerlo volver en si.

- Junsu ah…. Dile algo se queda callado!
- No pasa nada hyung, solo que recordé algo es todo. *sacando lentamente la mano del rubio de su rostro*
- Oye Yoochun, que esa escena que acabas de hacer? *grito junsu, que había notado perfectamente como los ojos lujuriosos de su pareja casi comieron a su otro compañero*
- Nada Su… no seas escandaloso…. Iré a buscar mi moneda de la suerte, solo eso… *se retiro rápidamente pero antes dándole un suave beso en el cachete al pelirrojo*
- Vamos a conseguirle compañía a nuestro hyung tonto, pero no estas TU en la lista de opciones *susurro al oído del morocho celándolo, sin que el rubio lo notase**
- Ni tu tampoco Junsu ah.
- Acaso están hablando en código ahora? *pregunto enojado Jaejoong*
- No Jaejoong…. Sabes… realmente ese color de cabello te queda espectacular… *respondió el delfín mientras el ratón se iba de nuevo a su camarín*
- Gracias hyung, tu también te ves muy atractivo con ese color de cabello…que lastima que estas con Yoochun y jamás te he mirado, porque si no, probablemente me hubiese enamorado de ti…. *dijo con voz juguetona, pero a la vez irónica, que logro que el pelirrojo se sonrojase y empezara a pensar*

Junsu se quedo con la boca semiabierta al oír sus palabras, sin contar que cuando oía a Jae hablar no podía dejar de seguirle los labios a cada palabra que le dirigía. Es que de repente a ambos se les había subido el calor a la cabeza desde que hablaron?. Ahora el pelirrojo entendía porque los ojos del morocho actuaron de esa Manera en frente de aquel rubio que volteo de inmediato y siguió acomodando las chaquetas como si nada.

…………………………………………………………………

Pasan los días, como siempre, los tres siguen tratando de poder llevar hacia sus fans lo que desean sin límites: cantar. Todo se torna muy difícil, mas y mas cada día, pero juntos intentan contenerse como hermanos de alma que son.
No se puede dejar pasar, que ni el ratón ni el delfín comenzaron a mirar a aquel Jaejoong extraño con otros ojos luego de aquella charla en la que planeaban que hacer para levantar el animo de su hyung. Todo terminaba en un rápido regalo: sexo. Consideraban sucios sus pensamientos, pero en realidad llegaban a pensar que no solo era un regalo para el rubio, si no también, para ellos mismos, que a veces no podían evitar sentirse atraídos por jaejoong.

El yoosu se leía los pensamientos con solo una mirada recta y aunque ambos sabían en que pensaba el otro, ninguno se iba a atrever a decirlo para que el otro escuche. Cada vez que Jaejoong se presentaba cuando ambos estaban juntos, la habitación se quedaba en silencio y el pelirrojo hasta llegaba a sonrojarse, mientras el morocho respondía con una leve sonrisa. El rubio ignoraba estas extrañas actitudes de sus hyungs, a los que seguía tratando cariñosamente como lo hacia desde que los conoció. Abrazos, caricias, bromas, toques, susurros, que el tomaba como cotidianos, eran mensajes seductores indirectos para sus compañeros.

No obstante, ninguno se atrevía a sobrepasarse y terminaron por no hablar del estado de Jae, que iba mejorando solo día a día. Que fuerza que tiene este muchacho para vivir! Pensaban sus hyungs.
No paso mucho hasta que un Jaejoong con doble personalidad se cargara de tristeza y ya no pudiera seguir expresando esa sonrisa que lo caracterizaba.

…………………………………………………………………….

La noche era fría, demasiada tal vez, para la época del año en la cual se encontraban. En Tailandia, en el hotel en el que estaban alojados se encontraba solo jaejoong terminando de escribir algunas canciones o versos que corrían por su mente. Sintiéndose furioso y cansado se dirigió al baño, donde ya casi perdiendo la cordura, abrió la ducha con agua fría y sin despojarse de su camisa se metió en ella.
Aproximadamente 15 minutos después, Yoochun, llegaba a la habitación con algunos papeles y bolsos. Algo raro estaba ocurriendo, por lo menos uno de sus amigos debía encontrarse allí… la puerta no estaba cerrada con llave. Soltando las cosas en la mesa y quitándose la campera comenzó a llamar a sus compañeros…

- Junsu? … Jaejoong? Donde diablos se han metido? Deben ser mas prudentes con las llaves de las habitaciones! ….. – Pero no obtuvo ni la mínima respuesta.

Se quedo en silencio, casi dormido aun estando de pie, cuando sintió un suave ruido, proveniente del baño… ¿La ducha? Sin pensarlo quiso averiguar quien estaba ahí, y olvidando que capas alguien estaba tomando un baño, entro dejando salir el vapor caliente que lo estaba haciendo comenzar a sudar.

Corriendo rápidamente las cortinas, se llevo una gran sorpresa, al encontrar al rubio sentado, con ropa, sollozando debajo de los chorros de agua ahora un poco mas tibia. Sin pensarlo dos veces lo tomo de los brazos e intento levantarlo, pero este se negó rotundamente, casi enojándose.

- Jaejoong, que diablos te pasa?! *gritaba enojado el morocho*
- Déjame Yoochun, déjame, vete! *lo empujo con fuerza, o la que le quedaba, causando a penas un leve desliz en Yoochun*
- Estás borracho? Drogado?
- No estoy ni borracho, ni drogado, solo estoy destruido!
- Hyung… Pero si tu… estabas comenzando a estar mejor…
- Creo que yo también creía eso….
- Oye, sal de aquí, te traeré unas toallas, hablaremos mas tranquilos luego…
- No quiero hyung, no quiero ya hablar, solo quiero estar solo, poder llorar sin que me pregunten porque, terminar de convertirme en la persona triste que estoy conociendo lentamente!
- Shh… Jaejoong cállate, tu no eres así…. Tú siempre sonríes… tu nunca bajas los brazos. Yo confió en tu persona… eres… responsable, carismático, atento, dulce, compañero, buena persona… eso ya es suficiente para que sonrías… y si decides hacerlo, yo también lo hare, porque tu eres todo para mi….
- Yoochun… *dejo caer una lagrima salada por su mojada mejilla, chocando los dientes, sintiendo como su corazón comenzaba a contraerse al oírle decir esas palabras tan maravillosas a su amigo, realmente necesitaba cariño*
- No ensucies tu perfecto rostro con esas gotas de tristeza Jae, *su cuerpo le daba los primeros indicios de calor, que se demostraban en leves temblores recorriendo sus manos y piernas al ver la cara de aquel frágil rubio*
- *los profundos ojos del morocho se clavaron en los de Jaejoong, que sin pensarlo, le susurro despacio*… Besame Chunnie.
- Jae hyung… *se acerco lentamente a su rostro, feliz al escuchar las palabras del rubio… pero nervioso, porque estaba a punto de besar a su amigo, con el cual jamás había experimentado algo así y al analizar las palabras todo empeoro ya que lo había llamado “chunnie” como Junsu solía hacerlo*
- Que me beses Yoochun, ya no importa nada, si me quieres, solo hazme estar bien… por lo menos por este momento.

Y sin pensar nada mas, Yoochun devoro los labios de Jaejoong, que respondieron calurosamente al contacto con el morocho, que pidió permiso para poder entrar a su boca, el cual se le fue concedido de inmediato. Por primera vez sus lenguas se encontraron, atándose, como si lo hubiesen hecho durante toda su vida. Termino luego con besos cortos, pero igual de furiosos, que probaban cada milímetro de la boca del rubio, que se encontraba entreabierta como negándose a dejarlo ir. Una experiencia totalmente nueva, y a la vez embriagadora para ambos. Yoochun no sabia que estaba haciendo, Jae era completamente diferente a su delfín, pero no por eso era malo, todo lo contrario, tenia el deseo de poder apoderarse de su todo en ese mismo instante, sin pensar en las consecuencias… y se volvió ligeramente loco, cuando volvió a besarle mientras que con sus manos desabrochaba aquella camisa transparente del rubio, producto del agua que aun seguía cayendo, introduciendo sus dedos en cada espacio posible probando a aquel Jaejoong excitado y perdido a la vez. Terminando por sentir sus pezones erectos los cuales masajeo haciéndolo gemir por lo bajo. Era la primera vez que lo escuchaba así a su hyung, aunque más de una vez se lo había imaginado. Y si lo pensaba bien, si lo había oído, aquel día que llegando al hotel, el se encontraba encerrado en una habitación con yunho. Pero se había limitado a pensar que estaban haciendo.

~Y como se suponía que ante la entrega de ese muchacho que se asemejaba a un muñeco, uno de esos muñecos caros, finos, perfectos, Yoochun iba a poder negarse, y mucho menos, parar, una vez que lo haya probado?~

El ratón, ya poseído por la mismísima lujuria, solo podía seguir avanzando, ya sin prestar atención a lo que pasaba a su alrededor…. Sus labios iban dibujando líneas por el cuello húmedo del rubio, que gemía, tal vez un poco exageradamente debido a la sobrecarga de deseo que contenía. Tirando su cabeza hacia atrás, recorriendo la espalda del morocho, rasguñándolo sin darse cuenta, estaba dispuesto a volver a sentir eso… eso que hace ya tanto tiempo no sentía. Yoochun no pudo con su genio, y mucho menos con sus manos que tomaron el trasero del rubio, levantándolo, llevándolo hacia su bajo torso, para hacerle sentir lo que estaba provocando en el… una erección, dolorosa, que necesitaba ser atendida.

Jaejoong abrió los ojos de inmediato y lo primero que vio fue al rostro de su amigo, de su compañero, con el que jamás había imaginado llegar a estar así y peor aun, provocar lo que estaba provocando en su cuerpo. A pesar de que se sentía en el cielo, no podía traicionarse a si mismo, como tampoco a junsu, quien iba a enojarse demasiado al enterarse de esto.

- Yoo… chun…. Espera… *llevo una de sus manos al pecho del alterado morocho, que seguía besándolo*
- Jaejoong… yo… no creo poder parar ahora.. *responde entre jadeos y vuelve a besarlo*
- Junsu… Junsu… como podemos hacerle esto…
- *Yoochun se alejo rápidamente del rubio, sujetándose la cabeza con ambas manos, tanteando sus labios, sin poder creer lo que había hecho y lo que estaba por hacer*
- Por favor… Vete… me cambiare y hablaremos luego…
- *aun en estado de shock, se retiro de inmediato del baño, aun, con una gran incomodidad entre sus piernas, que ni la culpa había logrado detener*

Jaejoong, aun respirando con dificultades, comenzó a abotonarse la camisa, mirándose al espejo… realmente tenia una apariencia horrible. Algo llamo su atención rápidamente… ¿y esas marcas rojas en su cuello? ….. – maldición… soy una mierda….. – murmuro por lo bajo, mientras tapaba las manchas con su mano.

Junsu llego al departamento luego de 15 minutos. No se imaginaba ni en broma, lo que había pasado en su ausencia. Lo primero que vio, fue a Yoochun tirado en el sillón con una apariencia demacrada y un almohadón tapándole el rostro. No tardo en aparecer Jaejoong… todo mojado y con pequeñas obvias marcas en su cuello que aun no había logrado tapar. No esperaban la presencia del pelirrojo tan temprano. El delfín no entendía absolutamente nada, pero había una sola respuesta… O habían contratado compañeras para pasar el rato… o ellos dos habían tenido un encuentro bastante fogoso.

Definitivamente bailarinas no había, y pero no quería imaginarse la segunda opción.

- Jaejoong… que paso aquí?
- *el morocho salto del sillón a penas oyó la voz de Junsu* Su…. Yo….
- Cállate Yoochun… le hice una pregunta a el…*con un tono un poco enojado, pero a la vez débil, tenia miedo de cual podía llegar a ser la respuesta*
- No paso nada….
- Se piensan que soy estúpido? Dónde están sus acompañantes? Las chicas, las que se supone que los dejaron así!
- Por favor… no seas apresurado… Aquí no hubo nada de eso!
- Entonces que? Míralo a el? Mírate a ti! Tus marcas? Las ropas mojadas, tu camisa Yoochun, préndela!
- Ya basta JUNSU, voy a explicarte, ven conmigo. *tomo del brazo al menor para llevarlo a la cocina… probablemente para hablar en privado*
-
La pelea continuo, aunque el rubio, prácticamente, objeto central de la pelea… se fue a dormir sin que ellos lo notasen. Junsu estaba enojadísimo con Yoochun, ya que le había avisado que él, no tenía porque postularse en la lista amorosa de su compañero. El no podía defenderse, tampoco le daba excusas y mucho menos detalles, solo quería que se delfín lo perdone, que sepa que solo se había dejado llevar… que era muy difícil para el contenerse frente a ese Jaejoong que sabe mas que nadie como seducir a alguien. El pelirrojo no quiso escuchar mas nada… probablemente el enojo se le iba a pasar con el transcurso de los días.

____________________________________________

Unos cuantos días después, como se había predicho, Junsu empezó a olvidar lo ocurrido, o mas bien había encontrado el modo de fingir que nada había pasado. Seguía un poco cortante con ambos… en especial con Jaejoong. No confiaba para nada en el y su armamento para seducir hombres. ~Si había caído aquel moreno en el pasado, porque motivos no podía caer Yoochun en el presente… y tal vez… hasta ÉL mismo, en el futuro~
El mayor de los tres, llevaba una culpa impresionante luego de lo ocurrido, pero… no estaba ni un poco arrepentido de nada. Es mas, si algo cambiaria, seria la reacción que tubo para detener al morocho. Junsu… su amigo Junsu, con el cual tanto se reía y jugaba a diario, ahora lo ignoraba y lo miraba con recelo, pero no llegaban a pelear. El prefería recibir una golpiza a tener que ver como una de las personas mas importantes de su vida no quiera ni verlo y encima debía fingir una relación perfecta delante de las cámaras y las fans.

Aquella noche, Yoochun se había ido a dormir temprano, supuestamente “se sentía mal”. Pero para la suerte de los 3, no se fue a su habitación… si no a la de su delfín. Junsu miraba la tele y comía un helado, mientras Jaejoong estaba terminando algunos bocetos para futuras nuevas canciones. Ese era el momento… el rubio estaba decidido a calmar el enojo del menor, y no justamente pidiendo perdón… sabia que eso no iba a funcionar. Junsu era demasiado rencoroso y celoso de Yoochun como para volver a retomar esa hermosa relación que tenían antes.

Dejo el lápiz sobre la mesa y se dirigió algo molesto atrás del sillón, dispuesto a comenzar a molestar a su compañero. ~¿Molestar o seducir?~. Se mostraba dudoso, jamás había tratado de provocar a Junsu… que tal… Si lo rechazaba? … - a mi NADIE, puede rechazarme~… Le susurro al oído al menor que soltó el helado de inmediato sorprendido. Se paro delante de el, bloqueándole la vista y paso uno de sus dedos por la crema, llevándoselo luego a la boca, saboreando el gusto de ese helado que no le iba a permitir a Junsu comer. Lamiéndose lentamente y sexymente la mano a proposito, hizo que el pelirrojo tragara saliva sin saber que decirle. Intento levantarse del sillón, pero se le hizo imposible, ya que Jaejoong lo empujo para luego colocarse sobre el. Se acercaba despacio a la boca de su delfín, mientras se relamía, exageradamente los labios, hasta llegar a su punto de encuentro y querer entrar lo mas rápido en el, no tenia paciencia. Aunque el beso al principio no fue correspondido, junsu sabía que no iba a poder aguantar mucho más. Se acomodo mejor en el sillón, para poder tomar al rubio por el cuello y atraerlo aun mas cerca. Ahora su boca también quería experimentar, pero debía luchar con la de su amigo, que salvajemente lo estaba devorando. ~Definitivamente Jaejoong podía obtener a quien quisiera, y ahora estaba mas que despierto~

Jamás se había imaginado llegar a esta situación… ahora entendía a yoochun, entendía porque no podía negarse y se sentía fatalmente atraído. En que iba a terminar todo esto?
Cuando comenzó a tomar el control, jaejoong se alejo dejándolo sorprendido… y llevando su mano a sus labios, indicándole que debían detenerse. Simplemente era una técnica para hacerle notar que se había quedado con ganas de algo más. Iba a lograr que Junsu olvidara su enojo con él

- Mmmm Junsu… Dulce de leche… que rico… *dijo irónicamente mordiendo su labio inferior*
- Histerico…*contraataco el delfín, no pudiendo entender las acciones de su hyung*
- Perdón? Que dijiste?
- Que eres histérico!! …
- *se levanto despacio de las piernas de xiah, retirándose hacia su pieza* ….. así que… soy histérico… pues tú eres cornudo.
- Realmente no tienes límites… histérico…
- Reitero Susu *w*, COR-NU-DO. *pronuncio lentamente cada una de las silabas, provocándolo*

Junsu no pudo evitar sentir ganas de golpearlo… así que mientras el se iba a la habitación… se levanto para ir a sujetarlo y poder decirle un par de cosas mas de frente. Lo sujeto fuertemente del brazo, obligándolo a girar y levanto la mano con la excusa de pegarle un cachetazo probablemente, pero Jaejoong, no se intimido en absoluto y volvió a jugar con el, hablándole a solo 1 cm de su boca. …

– Vas a pegarme Susu? Jajaja… estas enojado conmigo? Crees que te tengo miedo? -… Junsu mas enojado que nunca ante las palabras del rubio. se dio cuenta de que iba a hacer una estupidez al agredirlo, así que decidió hacer otra cosa, aumentar el calor de la situación hasta obligarlo a ceder al mayor, que muy controlador se creía.

- …mmm… hyung… no pensaba golpearte… pero si quieres… puedo hacerlo… de otro modo…

Jaejoong abrió los ojos de par en par y el pelirrojo no iba a desaprovechar la oportunidad, el estaba distraído por primera vez. Lo empujo contra la pared de su habitación y mientras forcejeaban abrió la puerta, metiendo contra su voluntad al rubio dentro de ella. Las luces estaban apagadas así que, al no verlo a los ojos, el delfín, no tuvo vergüenza alguna para besarlo y comenzar a desvestirlo. El mayor no podía reaccionar, jamás había pensado que junsu tenia este lado tan… ¿agresivo?¿pervertido?¿sádico?. Caminando hacia atrás, mientras recibía los besos de su compañero, cayo sobre la cama, obligando a caer al pelirrojo con el.
~¿Kim Jaejoong quería jugar?... pues entonces… Xiah Junsu lo haría jugar?~

Sujetó ansiosamente la entrepierna del menor, desprevenidamente, obligándolo a gemir e interrumpiendo los besos que estaba depositando en su cuello. No iba a dejar que Junsu haga girar a 180 grados su plan.

Pero de pronto sintió una mano que le sostuvo el brazo. Definitivamente el delfín, no tenía esa fuerza. Y más aun fue su sorpresa cuando comenzó a tocarlo…. Su torso estaba desnudo y no sobre él como se encontraba su otro compañero, aun agitado por sus primeras atenciones…

La luz fue prendida de golpe, lo que hizo que al verse de frente, Junsu se sonroje frente a Jaejoong. Y peor aun fue la reacción de Jae, al notar que la persona que estaba sujetándolo era nada mas ni nada menos que Yoochun, que estaba durmiendo anteriormente el la habitación del menor.

- Asi que ahora tienes ganas de jugar con el delfín Jaejoong…?
- Yoo…chun… yo…. No sabía que estabas aquí…. Lo siento…
- Sabes que tontito? Las fans dicen que seria muy lindo que el ratón y el delfín ahora jueguen contigo…
- Chunnie? *arqueo una ceja sorprendido junsu*… estas… LOCO?
- Así es mi amor… jaja, el jugó con nosotros, ahora nosotros jugaremos con él.

El rostro de Jaejoong se inundo de un leve panico ante las palabras desafiantes de Yoochun. Se encontraba sumamente avergonzado. ~Fue como que le quitaran las armas a un cazador o que le arrebataran un dulce a un niño, pues él era un jugador y esos dos muchachos, le habían descubierto el juego~.

Solo intentó levantarse… pero aun tenia a Junsu sobre él, por lo tanto se le hizo imposible. Yoochun no perdió mas tiempo y sosteniendo ambos brazos del rubio, lo atrajo con un dulce beso, lleno de ternura, que no presentaba en absoluto una simple evidencia de lujuria. El delfín sintió celos aunque intento no demostrarlo, pero su evidente rostro alerto al morocho.

- vamos Su, yo se que tu también te mueres por poseerlo… por lo menos por hoy, olvida las reglas-… El tono sexy y excitado de Yoochun, solo logro que Junsu se excitara aun mas y con las mejillas ardiendo, comenzó a desabrochar el pantalón de Jaejoong, mientras continuaba con los suyos y su camisa, hasta volver a concentrarse en el mayor, hasta dejarlo completamente desnudo a la vista de su propio novio, que sonreía, mientras llenaba el cuello de jae nuevamente con marcas rojas y profundas. Este no podía evitar gemir ante estos mordiscos y mucho menos a los masajes que comenzaba a darle el ratón por toda la espalda, mientras lo levantaba hasta dejarlo sentado y colocarse detrás de el, mientras se quitaba el pantalón y lo ubicaba entre sus piernas. El menor, noto que la atención del mayor se dirigió hacia las atenciones de su novio, y enojado, comenzó a masajear violentamente el miembro duro de Jaejoong debido a la erección. No pudo evitar lamerse los labios mientras terminaba de sacarle la camisa y le limpiaba el sudor que resbalaba por aquel perfecto cuerpo, que tantas veces había visto, pero jamás se había creído capas de poder tocarlo. El rubio gemía ante cada desliz del delfín, y con sus manos intentaba apegar aun mas a aquel semidesnudo Yoochun que terminaba por quitarse su ultima prenda: la remera.

– vamos Susu, prueba que tan rico es nuestro juguetón hyung….- le decía reiteradas veces al menor, que aun se mantenía nervioso ante la situación, pero tampoco se negó a hacerlo. Lentamente comenzó a masajear el miembro con su boca. Arriba, abajo y la punta… y luego repetía el proceso, así como había hecho con su novio en otras ocasiones. Los gemidos de jaejoong se estaban volviendo ya escandalosos para el gusto de yoochun que llevo 3 de sus 5 dedos a la boca del rubio. Comenzó a lamerlos y morderlos tratando de ahogar así los gritos. Para ese momento, el mayor sabía que era cuestión de segundos para que se corriera en la boca del pelirrojo, que no paraba de trabajar ni un momento…. Hasta que finalmente lo hizo…

- Dime Yoochun, como vamos a culpar a Yunho por volverse adicto a este hombre?. El nombre del moreno, hizo desestabilizar por completo a Jae, que atrajo con bronca a Junsu sobre sus labios, compartiendo así su esencia en un beso y mordiéndole el cuello luego, logrando que el delfín se quejara del dolor.
- no nombres a Yunho ahora, imbécil-…
Yoochun no pudo evitar reír y rendido bajo el aumento de su libido, ya que estaba viendo a las personas mas sexys del mundo para él practicando sexo oral frente a sus ojos, decidió participar de este “trió” que se había formado.

- Sujétalo Junsu…. *introdujo el primer dedo en la entrada del rubio inesperadamente, produciendo un ahogado gemido de dolor*
- Yoo… chun… estas loco…. Aaah…. Junsu… Tu también…. mmmh
- Shhh, te vez hermoso así… esta vez aprenderás las consecuencias de seducir a las personas incorrectas. *respondió el pelirrojo sarcásticamente*
- Jaja junsu… bésame, aun no te he tocado. *el delfín respondió de inmediato al pedido de su ratón, que introdujo el segundo dedo, intentando lubricar aun mas la entrada de Jaejoong*
- Por dios Yoochun… Me estas torturando… *dijo entre gemidos el mayor*
- Kim Jaejoong… tú no sabes lo que es la tortura de MI chunnie. Muéstrale de una vez amor…
- *sonriendo ante “el alago” de su novio e introduciendo su tercer dedo… ya se encontraba listo para penetrarlo, ahora que ya estaba todo en su lugar*…Como tu digas mi Susu…
- Ahh…Junsu… Tocame… Distráeme un poco por favor….
- De acuerdo…. Sostente de mi si quieres, vas a necesitarlo…

Jaejoong tomo por los hombros a Junsu, mientras el, gozaba de recorrerle el torso con su lengua y jugar con sus erectos pezones. Este placer quedo en el olvido, cuando Yoochun se introdujo en él de una sola vez. Esta vez, los gemidos pasaron a ser gritos de dolor, que causaban que el rubio rasguñara y atacara el cuerpo del delfín como revancha.

El ratón, sosteniéndolo del cabello, comenzó a moverse dentro de su estrecha entrada al oír una leve disminución en los gritos de su hyung. Una… dos… tres veces, sacaba y metía su miembro de su interior ya olvidándose de los deseos del mayor y pensando ahora en su propio placer. Escondió su cuello en la nuca de aquel jaejoong sudado e inmóvil que comenzaba a devorar al pelirrojo nuevamente para distraerse de las puntadas. El morocho continuaba con las embestidas, provocando un furioso choque de caderas, ahora placenteras para ambos. Mordiendo el labio de junsu, haciéndolo sangrar sin darse cuenta… jaejoong ya se encontraba al borde del orgasmo cada vez que sentía a Yoochun llegar a su máximo interior.

- ahhhh… ahh… Yoochun… Mas… Mas rápido….
- Como digas…. Eres tan estrecho baby… Tan placentero…
- Ahhh… junsu, voy a correrme…. Pero… quiero… hacerlo dentro de… de… ti.
- *el delfín abrió los ojos sorprendido. Jamás ningún hombre que no fuera su Chunnie, lo había penetrado. Lo miro como esperando una aprobación, después de todo él le pertenecía*… Que hago chunnie?
- Vamos Su… haz lo que el te pida….
- Perfecto amor. *giro de inmediato, colocándose entre las piernas de aquel distraído rubio que lo penetro al instante. Sintió mas dolor, ya que no había tenido una preparación previa, pero no por eso menos placentero luego*
- Oh por dios Jaejoong… también eres…. Grande (8D)
- Te gusta Junsu?… puedo comenzar a moverme?
- Hazlo de una vez…

Jaejoong comenzó a implementar un nuevo movimiento de caderas, que debía ser acompañado por yoochun, que aun estaba en su interior. En perfecta sincronización comenzó el vaivén de caderas. El delfín y el rubio gemían a la par, mientras que yoochun respiraba profundamente a tal punto que le dolía. Al aumentar la velocidad, también lo hicieron los gritos de Junsu… que despertaron nuevamente la lujuria del morocho.

- Oh yeaah Junsu… Si que estas disfrutando…
- Ahhh … Chunnie… esto… es verdaderamente extraño…
- Mi amor… aprovéchalo.
- Lamento interrumpir su conversación pero estoy a punto de correrme *susurro jaejoong*… de vuelta…
- Yo también… Pero no pienso detenerme aun…

Nuevamente el conteo…. 1…2….3…4 segundos alcanzaron para que junsu alcanzara aquel deseado orgasmo, que lo hizo recostarse sobre el torso de jaejoong. Éste y su ratón, terminaron por correrse… Con un gemido ronco que lastimo sus gargantas. Lo acompañaron luego, ya que ambos también habían alcanzado el orgasmo.
El morocho, se había corrido dentro del rubio, y se iba retirando de su interior lentamente, para evitar lastimarlo. (Aunque debía haberse preocupado antes, xD). Jae… que también había acabado dentro de Junsu, se separo de el, recostándose en el torso de Yoochun , a su derecha, … aunque seguía temblando debido a los espasmos del clímax. El pelirrojo lo siguió, pero acostándose a su izquierda… quedando los 3, inmóviles en la cama de Junsu. Yoochun se rio y cerro los ojos… probablemente se le estaban viniendo muchas imágenes a la cabeza. Sus otros dos hyungs se miraron sonrojados sin poder decir nada, escondiendo las cabezas entre las sabanas.

- Que hemos hecho? *dijo entre risas Yoochun*
- La verdad no se chunnie… Pero ha sido espectacular…
- Y tu que dices Jaejoong –ah?
- Jaejoong? Jaejoong? *lo mira fijamente esperando una respuesta*
- …… ustedes dos… están dementes pervertidos!.
- *los dos se quedaron en silencio… realmente no esperaban esta respuesta del rubio*
- Aunque saben qué? Podría considerar seducirlos mas seguido… si este va a ser mi castigo. *se volteo, dándole la espalda a los otros dos*… buenas noches…

Ninguno de los 3 tenía alguna explicación lógica para lo que había pasado. Lo único que si se sabia, era que Jaejoong por ahora, no tenia motivos para deprimirse por su falta de “actividad”. Al otro día, probablemente, iban a salir a ver a sus fans nuevamente, pero NADIE se iba a imaginar lo que había pasado la noche anterior. Eran sus mejores amigos, no podía evitar igualmente, sentirse un poco incomodo cuando recordaba lo sucedido… pero solo un poco. MUY POQUITO.

~Al fin y al cabo, el regalo de sus amigos, Park Yoochun y Kim Junsu, se había basado en simplemente, hacerle pasar un “lindo” momento.~

FIN

8 comentarios:

  1. Anónimo5/10/2011

    oh x diooos! >< jajaja estuvo increible!! kien los viera tan pervetidos!!!! woooow me encantooo *¬* deveras que estos tres xicos inspiran a la perversion de una xD

    ResponderEliminar
  2. Himenie5/11/2011

    Me gusto mucho el fic. Me encanta el JaeSuChun <33 El Yoosu son un par de pervertidos, menuda manera de animar a Jae ... ¬¬ Me encanto cuando Junsu le pido permiso a Chun, que amor, tan pervertidos estos tres. Me encanto, escribes muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Himenie5/16/2011

    Me gusto mucho el fic. Me encanta el JaeChunSu <33
    El Yoosu son un par de pervertidos ¬¬ pero al final a Jae le gusto el regalo XDD
    Me gusto cuando Junsu le pido permiso a Chun "Que hago chunnie?" >-< (Yoosu <3)

    Gracias por compartirlo, me encanto.

    ResponderEliminar
  4. OMOOOOOOOOOOOOOooooooo uff respira angel dios estoy al vorde de un infarto ayudaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! me facino este fic!!!!>///////<

    ResponderEliminar
  5. MarLLy5/30/2011

    el yoosu es amor y esta dispuesto a dar amor!! :D
    jaja esos dos y sus regalos raros xD
    pero... me siento mal por jae... debe ser dificl estar lejos de yunho u.u

    ResponderEliminar
  6. mori XD estaba demasiado bueno :3
    ese jae-chan se veia demasiado sexy *---¬*
    y el yoosu *----¬* (va a seguir babeando XD) nada que decir porque o si no voy a morir otra vez XD
    me gustó tu redaccion :)

    ResponderEliminar
  7. Me gustó ! Aunque me hubiera gustado leer a Yunho y Minnie en la historia ;O; No me acostumbro sin ellos <3 Cosas ~
    Aunque fue tan sexy :z ♥

    ResponderEliminar
  8. Madre mía!! casi muero! *¬* *q* nunca me atreví a leer un trío... Me alegro de que este haya sido el primero!! :D lo has escrito muy bien! Pero Junsu! en un futuro... cuando estemos juntos! ni se te ocurra pensar que podrás hacerme eso con otra mujer! solo estaremos tu y yo... y en algún caso Yoochun también XDDDDD

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD