Démons

8 comentarios
Título: DÉMONS
Autora: Felina
Pareja: YunJae
Género: Romance, Fantasía
Resumen: En un mundo fantástico donde las apariencias lo son todo y se pierden en la nada, ¿cómo decide una criatura el tipo de alma que poseer?
Advertencia: Lemon
Extensión: Oneshot
-------

Eran criaturas sin alma definida, vagando entre los mundos con el solo objetivo de encontrar la huella que grabar a fuego en aquella identidad etérea que les daría una razón más de existir… algo duradero e inmortal…

Se les podía denominar demonios…
Se les llamaba también ángeles…
No eran aún una criatura u otra…

Aún tenían que experimentar el sabor de ambas pieles en carne propia… y elegir con un corazón novato que apenas ha comenzado a latir por reflejo condicionado a un cuerpo físico de sumas carencias y bastas necesidades, cuál camino tomar para siempre…


*****

Dos eran las criaturas que más resaltaban en aquel fantástico lugar… iban y venían entre dimensiones conociendo distintas formas de vida… adoptando de a poco los rasgos de su esencia… las características que formarían su último yo… aquel que les llevaría al mundo a vivir una vida humana como se le concedía a todas aquellas criaturas divinas…

Él es Jaejoong… criatura perfecta de numerables apariencias, todas y cada una de ellas tan prefecta como la anterior… belleza era su peculiar característica física. Jae imponía respeto ahí a donde iba… y no era por su personalidad agresiva o capacidad de impulsión… eran sus grandes ojos negros que llegaban a destellar un aura gélida que erizaba la piel de cualquier otro ser que le mirara.

Él es Yunho… criatura imperfecta de rasgos impetuosos que llegaban a hacerle parecer una fiera tormenta que enardece cuanto más cerca se encuentra de Jaejoong. Era también capaz de alcanzar una interfaz de melodía cuando así permanece más cerca de aquella criatura…

Como si de un complemento sus existencias se trataran…

*****

Eran dos criaturas que solo buscaban conocer el todo de las dimensiones que conforman el mundo que ven desde lo más alto de aquella montaña que cualquier ojo humano pasa desapercibida en los confines del continente asiático. Fue un día como cualquiera de aquella centuria que llevaban observando desde lo alto, bajando cada tanto cuando así se les permitía y la curiosidad innata de su naturaleza les impulsaba a buscar y experimentar algo nuevo ahí abajo.

Jaejoong fue el primero en descender, desplegando sus grandes alas rojas obsequiadas por las bondades del astro sol, y tirándose al vacío sintiendo el aire rozar su cuerpo al ir en picada… las agitó un par de veces y luego tomó dirección en el vuelo…

Yunho le había visto desde su propio sitio… y en nada dudó de tirarse en picada también, de extender sus inmensas alas plateadas entregadas por la magia de la luna y reconocido pues por ser bendecido por su capacidad de atracción… no dudó de seguir el mismo camino que viera a Jaejoong tomar… hasta que cruzando aquella línea mágica atravesó el espejo de las dimensiones llegando a una ciudad conocida…

Eran las calles de Seúl… y mientras se da una rápida mirada para reconocerse a sí mismo con aquella apariencia que se iba haciendo de su yo final, pensó en cuál pudo ser el motivo que llevó a Jaejoong a volver a visitar aquella ciudad. Y su mirada paseó por donde iba, agudizando su visión hasta distinguir más allá una silueta perfecta de un chico joven de sedosos cabellos oscuros que ondeaban sutiles al compás de ese viento cálido que los mecía con cuidado como una caricia pensada.

Jaejoong sintió el peso de una mirada, frenó en aquel cruce de calle cuando el semáforo le dio paso a la fluidez vehicular, giró el rostro y sonrió… sonrió de un modo que nunca antes había experimentado cuando sus pupilas oscuras se encontraron con aquel chico de tez morena que había aprendido a diferenciar no hace muchos años atrás…

- Yunho… - susurró entre labios esbozando en sus labios rojos algo más que una sonrisa…

Una invitación a ese algo desconocido que brotó desde sus entrañas llevándole a bajar nuevamente de su mundo…

Algunas criaturas que se habían convertido en demonios le llamaban…
Lujuria.

La luz verde se iluminó para dar paso al tráfico peatonal. Jaejoong retomó su camino con pasos lentos y seguros. Yunho fue tras él… había entendido porqué estaba ahí…

Porque le había seguido…
Porque sus ojos no se despegaban de su silueta…
Porque comenzaba a sentir un extraño calor…

- deseo… - murmuró entonces Yunho, sonriendo con ese algo entre humanos llamado lascivia mientras le sigue hasta aquel edificio tomando camino escaleras arriba sabiendo que Jaejoong le siente y le espera…

El pelioscuro atravesó una puerta… una habitación lujosa se reveló para el moreno cuando éste le acompañó ingresando tras de Jaejoong. Los muros estaban pintados de color blanco, una fina línea negra bordeaba la unión de los muros con el techo, y otra franja atravesaba los muros sobre la mitad de su altura; una cama Queen cubierta por un cobertor blanco adornado por una franja curvilínea color negro que cae sobre el borde inferior derecho atravesando casi la mitad del cobertor; almohadas blancas con cojines blanquinegros, la cabecera de cama estaba también pintada de negro, y las mesitas de noche a cada lado llevaban el mismo tono, un florero de rosas blancas coronaba cada una de ellas, y más arriba dos candeleros de pared sostenían dos lámparas que iluminaban de un modo casi mágico la alcoba.

- lindo lugar… - el moreno murmuró al atraer al pelioscuro con una mano rodeando su delgada cintura y pegándole a su cuerpo…

No sabía del todo lo que aquellas acciones significaban o lo mucho que podía despertar los instintos de su naturaleza indefinida pronta a experimentar todo para cuanto fueran estimulados.

- no es solo un lindo lugar… - y le escuchó…

Yunho escuchó por vez primera la voz sensual de ese Jaejoong que lleva sus manos a los hombros del moreno mirándole con un brillo especial en sus ojos oscuros que encendió algo más en sus cuerpos clamando mayor cercanía… contacto diferente…

- es el lugar… - el pelioscuro continuó, avanzando despacio hacia esa cama que tanto había llamado su atención desde tiempo atrás… - es donde quiero… - le empujó instándole a sentarse en el borde de la cama… - conocer los más banales placeres de la humanidad… - sentándose al instante a horcajadas sobre esas caderas firmes que le aumentan un poco más el calor que parece cercano y sencilla a transpirar por los poros de su piel…

- lujuria es lo que veo en tus ojos… - el moreno soltó con voz ronca mientras sus manos terminan en el trasero del pelioscuro y la suave piel de sus redondos glúteos es apretada sutilmente por ellas… - y deseo lo que despierta en mí el tenerte en este momento así entre mis brazos, Jaejoong…

- he concluido con el pasar de los años… - el pelioscuro jadeó quedito al sentir aquella presión en su trasero, sonriendo luego mientras relame sus labios rojos y enreda sus manos en el cuello del moreno… - que es nuestro destino definir nuestras almas en comunión…

- porque siempre nos hemos cruzado en los caminos… - el moreno continuó al tiempo que desabotona esa camisa negra y descubre la nívea piel de sus hombros al deslizarla por los brazos del pelioscuro… - y has sentido como yo, que mientras más cerca nos encontramos, más engrandecen nuestras virtudes…

- como lo hacen nuestras debilidades… - sonrió casi como si aquello no se tratara de algo malo o de lo cual temer…

Jaejoong como Yunho solo sabían, que siendo criaturas indefinidas de alma, solo podían entregarse a la curiosidad y explorar todo cuanto llamara su atención… porque así es como pueden encontrar su verdadera identidad…

Ángel o Demonio…

Así fue como las palabras terminaran por pasar a segundo plano y volverse innecesarias. La camisa de Jaejoong cayó al suelo cuando el moreno la sacó por completo de su cuerpo mientras se dedica a delinear con sus manos la nívea piel al descubierto, besando con calma cada línea, saboreando con suaves succiones y mordiscos los músculos y notando que el calor aumenta en su cuerpo conforme obtiene más de esos dulces sonidos de boca del pelioscuro… jadeos y gemidos, suspiros incontrolados que parecen tener vida propia y responder con prontitud a las caricias y atenciones de Yunho. Mientras el pelioscuro se dejaba hacer e iba descubriendo sus propios puntos más sensibles a caricias y besos o la humedad de su lengua, dejó que sus manos vagaran libremente por la espalda y pecho del moreno, deshaciéndose de a poco de su camiseta blanca y relamiéndose los labios al encontrarse con esa piel tostada que le da un toque especialmente atractivo a su cuerpo musculoso.

Se miraron y algo más leyeron en los ojos del otro… y en tanto sus miradas permanecen conectadas y las manos de cada uno continúa explorando la piel del otro, sus rostros se fueron acercando hasta sentir cómo el aliento expulsado con cada respiración escapa y se mezcla con el del otro… labios que finalmente se encuentran y un suspiro incomprendido de momento que les hace latir el corazón de un modo inimaginable antes de fusionarlos en ese gesto humano llamado beso.

Un beso… calmado y paciente… ese que permite la exploración del juego de labios que compagina con el propio, ese que les deja sentir la textura y saborear la calidez… el mismo que termina sin que sea demasiado pronto o muy rápido… porque es el primer beso, el que resulta perfecto y memorable para toda una eternidad… el beso que les arranca la sonrisa boba y el que les roba esa mirada cariñosa que no pueden saber que está ahí pero que más tarde podrán nombrar con un sentimiento sinigual.

Y vuelven a unir sus bocas demandando algo más de ese contacto… descubriendo ese beso apasionado y húmedo, profundo y caliente como las entrañas de la tierra… Yunho entonces le tumba sobre la cama sin apartarse demasiado de esos labios rojos a los que pronto sabe adicto se ha vuelto pues no podría existir un día más sin probarlos como si fuera dueño de ellos; Jaejoong le deja llevar el control, le mira y mientras besa su cuello le entrega caricias sinuosas que dicen aquello que no saldrá de sus labios…

Que se entrega a los placeres banales de la lujuria con él porque no hay nadie más con quien quiera conocer todo cuanto alimenta su alma antes de encontrar su destino final.

Y el camino que tuvieran antes las camisetas de ambas criaturas, encuentran el resto de sus prendas… desnudos sus cuerpos se muestran sin pudor alguno porque no han experimentado aún aquella sensación… se entregan caricias impúdicas como besos ardientes y gemidos descarados que resuenan como melodía del infierno en aquella habitación. Danzan sus cuerpos y se van entregando por instinto a aquella deliciosa unión… y comprenden que les gusta… que no hay nada tan exquisita como la humedad de sus bocas o la tibieza de sus lenguas rugosas resbalando por cada tramo de piel desnuda…

- mmhhh… - y gimen entonces por primera vez con algo que les quema el interior, que les hace sentir la sangre hervir y una necesidad irreverente de unirse más y más como si el roce y las caricias o los besos no resultaran suficientes…

Jaejoong estaba debajo de Yunho, ambos cuerpos encontrados de modo tal que aquellas partes de sus cuerpos quedaban a disposición de la curiosidad y la gula del otro. Erecciones despiertas que erguidas reciben a la vez las atenciones del otro, jadeando desesperados cuando la lengua del otro les lame a lo largo y temblando de gozo cuando se vuelven presa de esas bocas calientes y húmedas que succionan despacio. Descubriendo el magnífico placer de dar y recibir aquellas caricias casi indecentes.

Y es entonces cuando sí… tal vez demasiado pronto y por causa del calor abrasador que terminan expulsando esa sustancia blanquecina que se derrama en sus bocas y tragan instintivamente como si de agua se tratara, relamiéndose los labios y volviendo a encontrarse en un profundo beso sin poder creer que en verdad el placer de la lujuria supiera tan bien…

Jaejoong enrosca sus piernas en la cintura de Yunho y abraza su espalda fuerte mientras se besan y sienten ese tirón en el vientre que les indica que su tiempo ha expirado en el mundo… que deben volver a lo alto y aguardar hasta la próxima ocasión en que las dimensiones se abran para darles paso a esa humana realidad.

Y casi temen perder ese algo que han probado apenas un poco y del que temen nunca tendrían suficiente…

Comprendieron mientras se separaban y las miradas se negaban a apartarse… el motivo por el que hay tantos humanos con alma de demonio pero aura de ángel… era imposible resistirse al placer de la lujuria.

Un tirón más y la repentina desaparición de ambas criaturas de aquella habitación que para siempre parece capaz de quedarse caliente por el calor que ambos han desprendido en cosa de minutos permaneciendo ahí.

*****

Desde entonces Jaejoong y Yunho no se separaban… aunque tenían prohibido comportarse ahí arriba como lo hacían en alguna de las dimensiones, ambas criaturas sentían cada día más imposible el buscarse… el querer unir sus labios en un beso o desnudarse buscando más de aquel calor dejado atrás.

- Yunho… - suspiró el pelioscuro aquella ocasión durante el ocaso cuando el moreno se acercó abrazándole por la espalda… respirando contra su cuello y alterándole como solo su cuerpo humano pudo sentirse antes…

- no puedo Jaejoong… no puedo esperar más… - susurró mordiendo sus labios para no besarle… para no volver a recorrerle como lo hizo una vez no demasiado tiempo atrás… - te necesito… necesito sentirte de nuevo en lujuria y pasión…

- no podemos hacerlo… sabes que no podemos Yunho… - dijo pero su cuerpo parecía no participar de las palabras que salieron de su boca…

- si decidimos… si decidimos ahora lo que queremos ser…

- todavía no podemos tomar esa decisión… aún tenemos mucho por conocer y aprender… no debemos dejarnos llevar por el impulso de una cara más de la humanidad…

- hemos conocido demasiadas, lo hemos visto casi todo y sabes como yo que el tiempo como nosotros es eterno y que la humanidad nunca dejará de mostrarnos nuevas caras…

Jaejoong le miró entonces sabiendo que no había modo de refutar aquello porque Yunho tenía razón y la verdad se encontraba ahí inquebrantable… el pelioscuro mordió su labio inferior y miró hacia el abismo donde de momento no había ya más que oscuridad…

- ¿tomarías el riesgo de convertirte en demonio solo por aquello que sentimos quemarnos el interior mientras estuvimos juntos en aquella habitación?… - Jaejoong cuestionó entonces mientras el corazón humano cobra vida dentro de su cuerpo y late con una sensación indefinida que solo sabe le hace sentir intranquilo…

- no creo que sea solo por la lujuria… - respondió luego de unos instantes… cerrando los ojos y memorando en su mente divina aquel momento a lado del pelioscuro…

De algún modo todo había sucedido demasiado aprisa como para discernir cada sensación experimentada…

Sin embargo…

- supe entonces que quería pasar una sola vida a tu lado así no pudiera conocer todas las caras de la humanidad por la eternidad… no sé lo que eso signifique… Jaejoong, solo sé que no podré vivir un día más sin ti… sin tu calor, sin tu cercanía… sin tus besos o tus miradas… con la libertad con que me sentí a tu lado ahí abajo en el mundo mortal…

Entonces el corazón de Yunho también despertó y latió apresurado… estaban decidiendo… el color de sus almas… la identidad de sus yo interno.

Jaejoong le abrazó y sus bocas se unieron finalmente en un beso, Yunho colocó sus manos en los costados de su cintura y luego ambos desplegaron sus alas… rojo fuego, plata sensual… y sin más se lanzaron al vacío… caída en picada que no interrumpió aquel beso… repentino flote de alas agitadas que les sostienen en el aire mientras el moreno le lleva contra el muro rocoso de aquella montaña divina y las prendas que les cubren desaparecen en un santiamén…

- esta vez, quiero más de ti, Jaejoong… - el moreno susurra contra su piel mientras el pelioscuro mismo enrosca una pierna en su cintura y siente el roce de sus entrepiernas despertándoles de nuevo el calor…

Encendiéndoles la llama de ese fuego peligroso al que se quieren entregar hasta quemar cada célula de sus cuerpos.

Y es el instinto, o tal vez el verdadero impulso de la lujuria y el deseo, de la pasión… lo que sea… Yunho se perfiló rozando su entrada con su erección dura y caliente… le besó con ganas mientras se impulsa y le penetra despacio sin ningún tipo de preparación previa o conocimiento siquiera de ello… Jaejoong gime incómodo y le abraza desesperado sin tomar importancia del dolor en su intimidad… porque de algún modo… también se siente demasiado bien…

Yunho agita sus alas y gimiendo ronco se entierra por completo en Jaejoong, cuyas alas se mueven también en un aleteo inquieto que hace temblar sus alas encendiéndolas en llamas de fuego seco incapaz de quemar… y cuando se sienten unidos de aquel modo erótico… todo parece más extraño pero hermoso…

Hermoso como se dice es el paraíso de los ángeles de alma pura…

Las caderas del moreno comienzan a moverse, entrando y saliendo despacio del interior del pelioscuro, sintiendo que desfallece de placer mientras se va acostumbrando a la presión de su estrecho pasaje, gimiendo sin reserva alguna y notando también cómo las facciones de Jaejoong van cambiando y le acompaña de a poco en el vaivén…

Ritmo lento que aumenta cada segundo hasta que se vuelve frenético y reconocen la danza adecuada para sumirse en placer y agitar las alas cada tanto cuando el placer y la emoción alcanzan un punto culmen en la entrega nueva que guardar en la memoria y repetir…

Repetir con ganas y con ansia cuando caigan por completo y las alas sean cortadas pues la decisión han tomado…

Ser demonios de alma…
Pero ángeles de aura…

Porque han comprendido mientras se entregan a la lujuria… que hacían el amor pues el corazón humano les había despertado antes de perder las alas…

Porque las criaturas indefinidas que eran, habían encontrado de último el alma de demonio, pero desde el inicio se habían unido en aura angelical…

Habían conocido fuera de la humanidad…
El amor de verdad…



**FIN**

8 comentarios:

  1. genial!!!!
    que lindu!!! >.<
    conocieron el verdadero amor
    que lindo!!!

    ResponderEliminar
  2. chunie_4ever1/17/2011

    woooo¡¡¡¡¡
    que conocieron el verdadero amor **
    me encanto ezta genial =)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/18/2011

    aaawww hermoso..!!
    amor de verdad *suspiro*
    felina eres genial, escribes muy padre soy tu fan!! ahhh yunjae lo amo intensamente >.<
    me encanto!!! atte:patty

    ResponderEliminar
  4. WOOO ME ENCANTA MUXO FELINA SUS FANRIC SON FUERA DE LO NORMAL ME ENCANTA LA FANTASIA

    ResponderEliminar
  5. enserio, eres increible!!O___O yo te sigo hasta el fin del mundo xDDD!

    me ha encantado el fic *¬*
    enserio no tengo palabras para describirlo! esta genial!!!

    ResponderEliminar
  6. carotonkis1/27/2011

    aaaa dios felina mis respetos soy tu fan >.< adoro tus fics en serio
    me gusto el yunjae y mas porque conocieron el amor verdadero x3

    ResponderEliminar
  7. aaaawww!!! que lindo, conocer a tu alma gemela en el cielo para caer al infierno, eso es muy bueno, esta buenisimo tu fic...

    ResponderEliminar
  8. aaaaaaa me encantoooo te a kedado de cine me encanta como as descrito todo te a kedado genial

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD