Scut Hamsters - cap 1

7 comentarios
Una gota de sudor resbala de mi frente al arrugar el rostro para aliviar la comezón en mi nariz. La húmeda habitación está llena de los apresurados e impacientes susurros y ocasionalmente del profundo rugido en la voz de nuestro sunbae, Kangin quien se asemeja a un gran oso pardo.

"¿Terminaste, Jae?"

Maldición. Viene para acá. Odio cuando revisa mi trabajo ya que me regañará duramente por este. De todas las cosas que soy capaz de hacer, ninguna que requiera de habilidades motrices es de lo mejor, especialmente las del tipo ‘quehaceres del hogar’.

"¿Qué estás haciendo?" Pregunta por detrás mío, más como retóricamente.

"Puntos discontinuos." Me inclino un poco para ocultar el pedazo de látex que estoy suturando, el cual está descansando sobre la mesa frente a mí.

Para mi mala suerte él es demasiado grande y ciertamente capaz de echar un vistazo por encima de mi hombro. Como era de esperarse, me arrebata el fardo que es la imitación de tejido humano (consistente en una pila de espuma dura envuelta en un pedazo de látex) como si mi falla fuera lo que estaba esperando de todos nosotros.

"¡Atención, todos!" Levanta mi imitación de tejido en el aire, permitiéndoles a todos reírse de mi desastroso trabajo. Casi reírse para ser precisos, porque solo hace falta una mirada rápida para cerrarles la boca.

"Este no es un muy buen ejemplo. ¿Ven?" Hurga en la hilera de puntos varias veces con el extremo de su dedo. Los nudos se deshacen fácilmente y yo apreto la mandíbula para contener un gruñido de molestia, recordando de cuánta energía vital he hecho uso para hacer aquellos nudos mediocres, desde que, repito, odio cualquier cosa que requiera habilidades motrices.

Excepto una escandalosa y apasionada sesión de sexo por supuesto, con Yoochun, mi compañero de cuarto quien está mirándome fijamente y al mismo tiempo conteniendo una risilla. Su trabajo es lo opuesto al mío; a pesar que él está lejos al otro extremo de la mesa puedo ver sus lindas hileras de nudos color negro, sus extremos sobresaliendo magníficamente al igual que sus pestañas. En tanto Kangin sigue parloteando acerca del qué hacer y qué no hacer en sutura quirúrgica, Yoochun lee mi aburrimiento y aparentemente trata de causar una distracción al pasar la lengua por sus labios mientras me mira a los ojos, y tiene éxito: repentinamente Kangin no está ni remotamente cerca de mi campo visual.

"Kim Jaejoong, ¿estás escuchándome?"

Carajo ¿Ya dije que odio a cualquiera que corte mi momento de fascinación con Yoochun?

"Seee, seee." Gruñí, rodando los ojos con la cabeza perezosamente inclinada hacia un lado, no pudiendo hacer mi disgusto menos obvio. Casi olvido que Kangin odia la impudencia, y hacerlo enojar es algo que preferirías no hacer desde que bajar la cabeza ante tu superior es algo que te mantendrá vivo en esta facultad de medicina.

"Actúa como te de la gana y no esperes que te pase a clínica. ¿Crees que confiaré un vulnus incisum a alguien que ni siquiera puede suturar un maldito látex?”

Ah vamos. Primero, como si tuviera tanta autoridad. Mis años pre-clínicos (aquellos días dorados de conferencias donde podía dormir o incluso hacerme una paja en medio de la clase) habían terminado y ahora comenzaba la verdadera tortura trágicamente así lo quisiera o no. Segundo, a quién le importa ese maldito vulnus-algo (¿por qué no solo llamarlo 'piel desgarrada') de todas formas? La sangre me hace vomitar y un paciente es lo suficientemente hediondo sin herida alguna. Casi resoplo pero Yoochun pone un dedo frente a su boca, advirtiéndome que guarde silencio.

"Tú harás estos puntos, cien verticales y cien horizontales y me mostrarás el trabajo pasado mañana." Kangin añadió.

"¿¡Qué soy, un mocoso!?" Berreé. Otros estudiantes se quedaron en silencio, revisando sus trabajos más exhaustivamente.

"Si no quieres entrar a nuestro departamento no lo hagas." Kangin dice fríamente y se aleja para inspeccionar a los otros estudiantes.

Me remuerde todo. Mis padres los que con optimismo esperan por mi diploma de graduación, mi decisión de estar aquí en primer lugar, siguiendo el deseo de mi padre sin pensarlo dos veces porque ansiaba el prestigio, y el hecho de que en realidad era lo suficientemente inteligente para pasar el examen. No lo suficientemente inteligente como para pasarlo sin la influencia de mi padre, pero ¿a quién le importa?

"¿Qué pasa contigo últimamente?" inesperadamente Yoochun está a mi lado. Su trabajo ha sido tomado como modelo por los otros.

"Rotaciones clínicas. Guardias nocturnas. Recién comienza.”

"¿Quieres aprender de los libros por siempre?"

"Preferiría comerme esos Harrisons o Netter que limpiar niños al azar que acaban de estrellar sus cabezas contra el asfalto a las 3 de la mañana..."

"Esto no será tan malo, relájate..." Recoge el porta agujas que dejé y lo usa para sostener la aguja curva en forma de medialuna. "Ahora presta atención..." con un ligero movimiento, atraviesa el látex desde la parte externa a la interna, uniendo una capa con otra, y asegurando el hilo en un nudo, girando sus blancas, hermosas manos, todo de modo tan parejo como si el instrumento fuera su segunda extremidad. Esta no es la primera vez que me percato de cuán agraciadamente se mueven los dedos de Yoochun, con o sin mí retorciéndome entre ellos.

Me encuentro a mí mismo deslizándome más y más cerca, pretendiendo observar con mayor interés cuando en realidad solo estoy tratando de echar un vistazo a través del espacio entre los botones de su camisa.

"Jaesmine, dije ‘presta atención’…” Sus intensos ojos puestos sobre la imitación de piel y aún así me atrapa en el acto, supongo que su campo visual es verticalmente más alto de lo normal. Y ah el asqueroso sobrenombre. Pretendo no escucharlo.

"¿Por qué eres tan blanco?" Pregunto.

"Tú también eres blanco."

"Es diferente...yo soy pálido, tú eres tan...lechoso."

Yoochun levanta una ceja, mientras pongo cara de inocente. "Ah Yoochun, no tienes idea de cómo la sola imagen de tus dientes puede traerme paz."

"¿Traes ganas?"

Fingí un suspiro. "¿Por qué siempre piensas tan mal de mí?"

"Porque veo a tu entrepierna crisparse.”

Le rujo ‘rawr’ y él me da con el fardo de látex, frunciendo sus labios. El tipo a mi otro lado mueve su silla más allá, algo perturbado por la conversación que tiene que escuchar pero no tiene las agallas para siquiera chasquear la lengua ‘tsk’. Después de todo sabe con quién está tratando.

*
*


Yoochun y yo se trata enteramente de palabras lascivas, dulces nadas y sesiones de apasionado---

Carajo. Acaba de dejar caer su camisa 2 segundos antes de cerrar la puerta del baño. Sé que lo hizo a propósito, le encanta fastidiar y hacerse el puto. A pesar que hemos sido compañeros de cuarto por 3 años, él nunca me deja verlo desnudo, ni siquiera la parte de arriba, por nada -'nada de show a menos que supliques para que te la meta, babe' dice. Él es así. Actuando fresco, indiferente, como si no lo quisiera, y de un momento a otro me embiste contra el muro como una cabra loca. Tal actitud suya me desconcierta.

Maldiciendo mi patética privación, dirijo mi atención a la tarea de sutura que Kangin sunbae ha dejado. Después de un rato con la mirada perdida en la imitación de piel y acariciándola perezosamente (no hay forma en que yo pueda hacer dos cientos puntos sin volver mi cabeza afro), Finalmente oigo a Yoochun salir de la ducha. Echo un muy, muy rápido vistazo; él está pulcramente vestido en sus pantalones cortos de diario y fina camiseta, tan fina que puedo ver la huella de sus pezones.

Como es usual trato de no saltar sobre él demasiado al instante. Siendo compañeros de cuarto, cualquiera podría pensar que lo hacemos todos los días como Hamtaro (es un hámster, ¿cierto? ¿La criatura que se reproduce todo el tiempo? Un no tan adecuado personaje de dibujos animados orientado para niños, si me lo preguntas), pero ellos deben saber que este fenómeno llamado Yoochun ama el autocontrol, le encanta hacer que ambos caigamos en la abstinencia; Una vez lo atrapé masturbándose conmigo durmiendo (porque hablaba de manera extraña, a decir verdad aquella vez estaba haciéndole abusar de mí en mi propio sueño, el efecto de aquellos juegos de autocontrol en realidad estaba funcionando).

"¿Cuándo terminarás con eso?" Pregunta, refiriéndose a mi ‘tarea’, al parecer acaba de abrir el closet.

"Ni siquiera sé cómo empezar."

"Pero ¿sabes cómo hacer los nudos?"

"No realmente." Por supuesto miento.

"Trata de hacerlo usando fibras más gruesas antes del hilo." Sugiere, arrastrando su silla con ruedas a mi lado y sentándose. Me dirijo hacia él; un rollo de venda descansa en su mano. Él desenrolla la extensa y blanca tela y la ata a la pata de la mesa lentamente, dejándome observar cada paso.

“Eso es más confuso que la versión usando aguja e hilo.” Me deslizo más de cerca, apoyando mi mano sobre su muslo. Él cruza las piernas, haciendo que mi mano resbale a propósito. Ese bastardo.

“Es básicamente el nudo simple que haces en tus zapatos y en cualquier otra parte, solo hazlo dos veces y cambia de dirección un poco. Observa de nuevo.” Ata la pata de la mesa por segunda vez antes de hacer el siguiente nudo alrededor de mi muñeca derecha.

Apreto los dientes, no puedo ocultar mi obscena sonrisa.

"Qué." pregunta, estoico y serio como si en realidad estuviera entrenándome.

"Nada."

"Entonces presta atención." Cogió el estuche del juego de cirugía menor de la gaveta. Contuve el aliento en tanto él pasaba su dedo por las filas de instrumentos.

Con un suave ‘um’, tomó el escalpelo. Yo jadeé y él me miró, fingiendo molestia.

"Continúa." Mi aliento se estremece.

Él corta la venda a una cierta longitud y tira de mí acercándome más antes de atar mi mano libre junto a la ya atada.

Notando mi atrevida entrepierna suplicando por atención, no muestra cambio en su expresión. En su lugar pone el escalpelo de vuelta en el estuche y coge unas pinzas de curación, aquellas que parecen tenazas con grandes cejas.

"Creí que solo aprenderíamos acerca de suturas." Comento, respirando irregularmente.

“Suturar requiere de utensilios, ¿no? Solo me aseguro que estén en perfectas condiciones y estériles."

Me sacudo cuando las pinzas rozan mi piel; por toda la extensión de mi brazo, por encima de mi hombro, en la superficie por detrás del oído, dibujando círculos deprimida y pausadamente allí, bajando por un lado de mi cuello, a mi clavícula. El frío acero inoxidable me hace estremecer con cada roce.

"Chun, ¿quieres poner esa cosa en mi trasero? ¡¡Solo hazlo ya!!"

Se muerde los labios, reprimiendo una sonrisa. "Tal deleite no puede ser obtenido fácilmente...Jaesmine..."

"Deja de llamarme así- ah mierda." Pellizca la superficie que rodea mi pezón usando las pinzas, evitando a drede la parte más sensible por sí mismo.

Entonces se inclina un poco más, no sé cuál sea su intención, pero fallo en cerrar de golpe la distancia entre mi boca y la suya pues se aleja rápidamente poniendo cara de inocencia, "¿En qué estás pensando?" pregunta lo obvio antes de quitarse la camiseta.

Esa piel, creo que se pone más blanca con cada día que pasa (si eso es siquiera posible) y él disfruta de mi cínica mirada hacia su cuerpo.

"Puto...ven acércate..." Necesito succionar cada poro suyo.

"Eres un impaciente y malhablado pasivo..." dice y se arrodilla en el piso, abriendo mis jeans.

"Sé rudo..."

"¿Quién dijo que quería chupártela?"

"¡¡¡Carajo!!!" Estiré mi pierna, tratando de apresarlo con mi dedo. Se ríe de manera tonta, (finalmente no puedo más) mostrando sus hileras de dientes, y allí voy sintiendo ese hormigueo por todo mi cuerpo. Amo su risa, sus dientes, sus batientes pestañas, sus labios carnosos y sus dientes. ¿He dicho ya que amo sus dientes?

"¿Desde cuándo te gustan este tipo de juegos?" Se siente ridículo ver mi miembro sobresaliendo por entre la cremallera abierta. Me arrepiento de usar calzoncillos, maldición duele.

Su sonrisa se hace más amplia. "Desde que sé que te encanta."

Mi respiración se torna desenfrenada mientas él desgarra mi camiseta verticalmente por la línea del medio, revelando mi pecho desnudo.

“…Nnhhh...” Apresa el pequeño botón con las frías pinzas, al mismo tiempo que va retorciendo el otro con sus cálidos dedos, suelto un gemido y me retuerzo desesperadamente tratando de liberarme y tan jodidamente desesperado por tenerlo completamente sobre mí. Es entonces cuando poco a poco saca su lengua, usándola para recorrer el atractivo de mi cintura, sus ojos en los míos implican que sabe lo que estoy deseando.

"Por favor...apresúrate..."

Y él me da mi tratamiento favorito; tener mi carne aprisionada por aquella magnífica dentadura.

"Más fuerte...Por favor...Más fuerte..." Imploro de manera vergonzosa, eso solo prueba cuánto la amo.

Él muerde con más fuerza; mi deseo se incrementa con cada milímetro de sus dientes y cálida humedad atravesando mi piel, la sensación es indescriptible...Tiene la más deliciosa huella dental, y conoce el más placentero modo de aferrarse, nadie necesita tomar medicina forense para saber que la dentadura es una de las más elementales formas de identificar a un ser humano, junto con las puntas de los dedos y el ADN...
Lo que estoy tratando de decir es que si Yoochun terminara como un cadáver calcinado, entonces yo podría identificarlo revisando sus dientes con los ojos cerrados.

"¿Estás seguro, baby...? Acabas de curarte..." Lame la marca rojiza, la que se pondrá azul mañana, pero yo aún no estoy satisfecho. Me arqueo contra su boca, entregándole esa parte de mi piel.

"Con más fuerza..."

"Sangrará, Jae..." Dijo, reprimiéndose, pero sé por el ir y venir de su pecho que él está más que dispuesto.

"Por favor...Solo una vez...Con todo lo que tengas..."

Gimoteo cuando él delinea mi pecho de besos con la boca abierta antes de detenerse en mi abdomen y morder la superficie de piel bajo mi ombligo, y grito cuando mueve la cabeza mientras retiene mi carne entre sus dientes.

"No la sueltes, más fuerte-- ¡aahhh...! Nnhh...Así...más fu-mmffhh..." me acalla con su boca y yo puedo probar mi sangre en sus labios. Recorro todas y cada una de las curvas en su boca, amando como gime cuando inicia la lucha contra mi lengua que se sumerge ávidamente hacia la parte interna de su paladar, cómo sujeta la parte posterior de mi cuello de manera tosca para presionarme un poco más contra su rostro y cómo me aparta tirando de un mechón de cabello en la parte posterior de mi cabeza.

Jadeo, mis ojos aletean disfrutando la sensación de una mano firme jalando mi cabello repetidas veces, poco entusiasta al comienzo pero luego ir más y más y más fervorosamente hasta que mi cuello se arquea y casi se quiebra.

Advierto que su mirada es la de un depredador sobre mí. Pronto sabré que no será capaz de mantener esa máscara por mucho tiempo, pero no puedo soportar esta posición tampoco, mis manos hormiguean no porque se encuentren atadas sino porque anhelan hundirse en él.

Entonces afloja el nudo, solo un poco.

"Carajo, Chunnie, déjame ir..."

"¿Por qué debería...?"

"¡¡¡Para que puedas follarme salvajemente sin esta maldita y nada ergonómica posición ni esas sillas ni mis estúpidos shorts interponiéndose en el camino!!!"

"Me agrada esa razón." Él me desata con una amplia y lasciva sonrisa. Con la camiseta desgarrada luciendo estúpida aún colgando de mis hombros me enfrento a él, arrinconándolo a la cama con mis brazos alrededor y mi boca en la suya. Caemos en la cama conmigo haciendo presión sobre él, sin el mayor cuidado lo libero de aquellas molestas prendas a fin de tenerlo desnudo para mí, solo para mí.

"Ssshh...Jae...En serio me conoces mejor que mi Mamá..." Pasa su mano por mi cabello en tanto yo hago que mi lengua baile por entre la curva de sus bolas, volteando los ojos en éxtasis. Lo conozco; incluso sus otras debilidades como la parte interna de su muslo la que estoy arañando justo ahora.

Lo único que temo de él tirando de mi cabello al mismo tiempo que yo fervientemente succiono su miembro, es volverme calvo. Afortunadamente Yoochun es muy considerado hacia mi belleza así que no llega a arrancármelo, aunque yo podría disfrutarlo incluso si lo hiciera.

Continúo deslizando su miembro dentro y fuera de mi boca, contrayendo mi garganta alrededor de este, bebiendo su esencia perdida. Los músculos de su abdomen se tensan, definiendo sus contornos en tanto el sudor los hace brillar, y él sisea. A diferencia de mí él es del tipo silencioso, incluso sus más altos gemidos se escuchan como un suspiro pero cómo su cuerpo se desempeña es completamente lo opuesto; él es una gran bestia de lujuria.

No toma demasiado tiempo hasta que entierra sus uñas en mi cuello y se tira sobre mí quedando mi cuerpo bajo el suyo, atrapándome entre sus piernas.

"Rudo, como te gusta..."

"Sí Chunnie, pega tus bolas a mí..."

Lo observo mientras lubrica su pene de manera descuidada y se introduce en mí sin ninguna preparación, justo como me gusta, y follamos como animales, sin más palabras siendo proferidas que blasfemias e incoherentes consonantes en tanto él acorta la distancia de golpe una y otra vez duro y rápido y al mismo tiempo dejándome tener una probada de sus dientes arañando por todo mi cuerpo.

*
*

Me despierto con la punzante presión del frío algodón empapado en solución de yodo contra mis heridas y la hormigueante sensación del dedo de Yoochun aplicando ungüentos antibióticos sobre ellas, mis párpados se sienten pesados y mi cuerpo como si fuera a desgarrarse en pedazos.

"Chunnie..." Rozo sus pestañas.

"¿Cómo terminarás ese trabajo para Kangin?"

"...Mierda."

"No te preocupes, Se lo he confiado al experto antes que despertaras."

"¿Eh...? ¿Cómo es eso?"

"Ya sabes, uno de esos que harían cualquier cosa por dinero. Hay uno en el grupo B."

"Wow...le pagaste a alguien para que--au. Au..." Bajo la mirada y me percato de las marcas de dientes color púrpura que se hallan por todo mi cuerpo, aquella por debajo de mi ombligo y una cerca a mi pezón derecho están en realidad de un rojo oscuro por la sangre seca.

Él suspira. "Me excedí..."

"Está bien." Ensortijo su cabello. "Fue justo como quería..."

Suspira de nuevo, más sentidamente, antes de morderme suavemente en la mejilla. "Masoquista."

Yo hago un puchero y dejo caer mi cabeza hacia atrás, prosiguiendo con mi sueño mientras él trata mis heridas. A menudo me llama así, pero veamos, en la medida en que los libros me lo han enseñado, no soy un masoquista. Los masoquistas aman el dolor; se hieren a sí mismos y disfrutan el ser heridos, mientras que yo no. No me gusta el dolor; Odio las cicatrices y no me gustaría que algunas personas al azar me hicieran daño. No me cortaría las muñecas o metería el dedo mojado en el enchufe para electrocutarme o tener a personas al azar azotándome como a aquellos del porno más retorcido, eso es simplemente enfermo. No soy un masoquista.

7 comentarios:

  1. Anónimo11/27/2011

    Gracias Aleli! otra traducción de Umeboshi heart! que bien!... este es mi favorito! Bueno, en realidad, me gusta aun mas shimmering blue... pero sigo esperando la actualización, aunque ya casi es un año.
    Gracias por todo ^^
    Livi

    ResponderEliminar
  2. Aleli, me encantan tus traducciones, gracias por comenzar este proyecto...
    claramente es más fuerte que The Reunion, pero es excelente también xD leerlo es español es como leer un fic distinto xD
    gracias por tu trabajo :3

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11/28/2011

    wo wo acabo de leer un lemon del soulmate????? WTF??? no me lo creo waaa creo que me traume si esta fuerte??!!!! bueno ya lo lei asi que voy a esperar que aparesca mi hermoso Min para que saque a JJ de las garras de Chun jijij

    ResponderEliminar
  4. Siiiiiiiiiiii por favor que Min saque de las garras a Jae de Chunnie... pero a como lo veo Jae está perdido con Chunnie... mmm

    Excelente traducc Aleli no esperaba menos viniendo de ti... este finc está fuerte,pero me encanta.. gracias por el trabajo..

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ahh disculpen los errores...sí estoy de vuelta...aunque bueno la terminología médica me da como inseguridad...pero comprendan, si alguien sabe de medicina y corrige, bienvenida sea...y sí JaeChun, todo un trauma para mí, pero Umeboshi_heart es la diosa creadora de SH y ella sabe lo que hace XD. Ah aclaro que yo también siento como uahhh, esto es fuerte, o sea es otro level, pero en este momento mi vergüenza está off, bueno, por el momento T___T

    ResponderEliminar
  6. ADASDASDASDASDASDASDASDASDAS!! JAJAJAJ que siga off xDDD...pero o sea ami me gita jaechun tmb xDDD pero a la como k muy rudo no? YA KIERO K APARESCAQ MIN!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. si q aparesca min!!!! ... xD exelente traduccion gracias por hacerlo!!! eres la mejor!!! ^^

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD