Perfect Day. Cap 4

2 comentarios
-POV Jaejoong-


Mientras al salir del taxi caminaba por las oscuras calles, te odio ... A pesar del arrepentimiento, a pesar de que te amo, te continuo odiando. Ni tan siquiera yo mismo me lo explico.
Observe mientras caminaba como las calles se iluminaban con la grisácea luz de la mañana. Debía ser demasiado temprano, hacia mucho frió, y apenas pasaban vehículos y transeúntes por esas calles. Solamente yo. Solo yo. En cambio ahora él no estaría tan solo como me encontraba yo ahora.
¿Tan miserable era? Quizás lo era. ¿Como pudo haber pasado por mi mente querer matar a la persona que mas amo? Estaba demasiado celoso. Quizás, si hubiera dado en el blanco, si huebra herido mortalmente a Yunho, yo no hubiera podido soportarlo. Por que a pesar de odiarlo, no imaginaba un mundo en el que él no estuviera presente.
No podía dejar de pensar en ello mientras caminaba por las calles, hasta encontrarme en aquella amplia calle. Si, la reconocía por que había ido muchas veces, no me imagine que anduviera tanto como para haber llegado hasta allí. Pero allí estaba, casi por intuición.
Camine con mis manos en los bolsillos, agradecido de que las calles estuvieran prácticamente desiertas y nadie me reconociera.
Camine hacia aquel portal que tanto conocía. Era muy temprano pero aun así yo me precipite en tocar a la puerta. Sorprendentemente recibí respuesta. La voz ronca y recién despierta de él resonó. Se sorprendió cuando conteste:
— Soy Jaejoong —
Rápidamente me abrió la puerta y yo subí las escaleras para llegar al piso donde se encontraba su apartamento.

Él abrió la puerta y me recibió con una sonrisa adormecida:
— ¿Que hacer ha estas horas por aquí, Jaejoong? Ni tan siquiera me avisaste que vendrías, es un suerte que me encuentres aquí. Justamente me había despertado temprano por que tenia cosas que hacer — me empezó a comentar apresuradamente mientras me daba paso a entrar en su siempre amplio apartamento.
Yo entre y él cerro la puerta tras de mi
— Yoochun ... — le dije — siento mucho molestarte.— me sentía completamente incomodo, había aparecido de la nada, intuitivamente, en apartamento del que consideraba uno de mis mejores amigos, era el único sitio donde me sentía protegido tras todo lo sucedido anteriormente. Aunque este ignoraba completamente lo sucedido.
Yoochun se acerco a mi. Él todavía tenia aquella ropa de dormir puesta, aquella camiseta banca de tirantes y esos pantalones color crudo y anchos. Me miro atentamente, con sus ojos algo adormilados:
— ¿Que te pasa?— me pregunto preocupado — Ah. ¿Y esa cara que traes? ¿No as dormido? ¿No as comido? — las preguntas salieron de su boca como cañones, apenas me dio tiempo a contestar alguna de ellas cuando dijo: — Eres un desastre — y ladeo la cabeza con su cabello negro algo desordenado
<<. Si, soy un desastre .>> pensé mientras me movía, y caminaba casi moribundo hacia la habitación de Yoochun (que obviamente sabia donde estaba):
— ¿Puedo descansar en tu habitación? — le pregunte justo cuando abrí la puerta de la habitación.
No tarde en percatarme que alguien ya estaba ocupando esta.
Estaba tumbado sobre la cama, y envuelto en las sabanas. Desde mi posición solo pude ver el cabello negro en la almohada.
— Esto ... — Yoochun se acerco corriendo y prácticamente me obligo a cerrar la puerta — Lo siento. Junsu vino anoche, quería que le ayudara a unas cosas y al final durmió aquí — me explico.
— ¿Que cosas? — le pregunte curioso.
— Una canción nueva que estaba preparando.— me contesto mientras sentía su mano en mi espalda, y me guiaba hacia la mesa que disponía en el amplio living

Me senté sobre la silla y respire profundamente, estaba muerto de cansancio
— Escupelo ... — me dijo Yoochun de pronto.
En la mesa, Yoochun tenia preparado un pequeño desayuno, que se había preparado seguramente justo cuando toque a su puerta. Era un pequeño bol repleto de leche y cereales que parecían estar fríos y blandos.
— ¿Eh? — le pregunte confundido.
— ¿Que sucede? — me pregunto mientras se sentaba justamente en la silla de mi lado.
— Nada — mentí, pero realmente mentí mal. ¿Como podía ser capaz de explicarle lo que había sucedido? Ni un amigo intimo entendería lo que había sucedido, prácticamente nadie me entendería.
— Ah, estas desnutrido — me dijo mientras tomaba con sus manos la pequeña cuchara la introdujo en el bol de cereales y leche, y me lo ofreció — Abre la boca — me obligo mientras me acercaba la cuchara repleta de aquel blanco liquido. Yo acepte su exigencias y abrí mi boca perezosamente. Creí que era imposible tragar por el nudo que tenia en la garganta, pero trague el alimento para no preocupar a Yoochun, quien susurro al verme fijamente: — Que hermoso. —
— Yoochun ...— suspire avergonzado. Estaba claro que mi rostro se veía mucho mas delgado que en el pasado, y ahora sin dormir se veía mucho mas demacrado. Pero aun con ello Yoochun seguía viéndome inexplicablemente hermoso
— Jaejoong, estas bonito hasta con esas ojeras, esos ojos rojos de llanto, y esa inevitable tristeza en tus labios. — me dijo mientras él también se llevaba una buena cucharada de cereales a la boca — Me preocupas. Pero si no me lo quieres decir ...— dijo, y yo me sentí con la obligación de decir a que se debía mi dolor
— Es Yunho.— le conteste.
— ¿Ah? ¿Que pasa con Yunho? — me pregunto sorprendido mientras de sus labios rojos salia un hilo de liquido blanco. La leche se escurría por sus comisuras por la sorpresa de mi contestación. Seguramente él pensaría que yo había olvidado a Yunho.
— Lo odio — le conteste, mientras bajaba la mirada, era la primera vez que confesaba a alguien que odia a Yunho.
— ¿Y por eso vienes a estas horas, no comes, ni duermes? — me pregunto Yoochun incrédulo
— Me da realmente asco quererlo — le seguí confesando.
Ah, me sentía tan avergonzado que deseaba taparme el rostro con las manos.
— ¿Desde cuando no coge tus llamadas, ni contesta tus mensajes? — me pregunto dejando de lado su desayuno para mirarme preocupado
— Desde hace mucho tiempo ...—


-FLASHBACK-

Agarre de nuevo el teléfono, a pesar de Yoochun me lo había prohibido.
Era incapaz de no volver a coger el teléfono, y no volver a escribir otro mensaje. "-Solo uno mas-", decía, pero acababa enviando mas de uno al día. Incapaz de creer el echo de que él no me contestara ni tan solo uno de ellos.
"Por favor, Yunho, contestame" le rogaba en ellos. Después le llamaba y seguía sin recibir contestación <<. Quizás cambio de numero .>> pensé desilusionado.
No había momento en el que no andará con mi teléfono apegado a mi cuerpo, esperando a que en cualquier momento él contestara.
— Nunca te contestara, él no nos entiende, y nunca lo hará — me dijo Yoochun un día que era tan nublado como mis esperanzas.
Yoochun tenia razón, Yunho nunca contestaría.

Creí haber perdido la esperanza de que Yunho me contestara, creí haberme hundido de nuevo, pero de pronto mi teléfono sonó. Era un mensaje de texto. Yo en aquel entonces sentí que mi corazón explotaba cuando observe en la pantalla el nombre de "Yunho" como remitente del mensaje.
Me sentí tan nervioso que no sabia si abrir el mensaje de inmediato o tomar un vaso de agua y tranquilizarme antes de hacerlo.
Definitivamente abrí el mensaje, en la pantalla de mi teléfono aparecía aquellas palabras que yo había estado esperando por tanto tiempo:
"Jaejoong-ah, ¿Aun me quieres? Yo aun te quiero. Por favor, ven mañana a ..." leí atentamente lo que ponía, aparecía claramente la hora y el sitio al que quería que fuera. Sí, conocía ese sitio. Sentí que el pecho me estallaba y que el corazón latía demasiado cerca de la garganta " ... no le digas a nadie" ponía al final del mensaje.
Yo volví a el mensaje como una diez veces seguidas, incapaz de creer que al final Yunho me había contestado a uno de mis innumerables mensajes.
— Hey ¿Te contesto? ¿O continuas enviándole mensajes como un maldito desesperado? — me pregunto de pronto Yoochun. Apunto estuve de caerme de la silla en la que me encontraba sentado, con teléfono en mano.
— No, no me contesto ... — conteste fingiendo pena.
— Te dije, nunca lo hará — me dijo Yoochun mientras se marchaba.
Yo sonreí instantáneamente. "-Nunca lo hará-". Pero que equivocado estaba Yoochun ...

~~~~~~~

Ese día era especial, al menos para mi era especial. Me había acicalado mas de lo que me acicalaba diariamente. Según Yoochun, yo era un hombre demasiado vanidoso. Quizás era cierto.
Yunho y yo nos habíamos distanciado por temas ajenos a nuestra relación. El grupo se había quebrado y con ello había quebrado nuestra relación inevitablemente. Era cuestión de comprender diferentes puntos de vista, yo nunca quise alejarme de Yunho, pero él creyó que yo me había alejado de él, que lo había dejado, que me había olvidado, y ni mis mensajes rogándole habían funcionado para comprender que yo lo quería a pesar de nuestros diferentes pensamientos y caminos.
De pronto Yunho aparecía de nuevo, con su "Yo aun te quiero" en su mensaje, y que ahora resonaba en mi mente mientras esperaba en el amplio y ahora soleado descampado en el que me había citado.
Recordaba aquel desértico sitio, por que era donde quedábamos amistosamente en nuestro pre-debut. Era un descampado donde la hierva nunca crecía, siempre estaba seca y de tonos marrones, nunca había sido de tono verde, colorido y vivo, si no todo lo contrario. Allí la gente era escasa.
Recordaba mientras esperaba impaciente, cuando Yunho, siendo tan solo un adolescente, me decila que estar allí era como estar solo, un lugar donde el sol empeña tu rostro, un lugar donde puedes reflexionar y pensar en soledad, "Me encanta estar aquí" me decía en aquel entonces.

De pronto mientras de pie esperaba impaciente, él apareció ... . Su figura apareció en aquel soleado descampado. Yunho tenia unas lentes de sol oscuras, elegantes y modernas, era alto y masculino (como siempre), y su vestuario en aquel momento era bastante informal.
Mi mirada paro hacia él, sin duda él generaba unas partículas brillantes y llamativas que ningún otro hombre podría desprender. Yo quede prácticamente anonadado, ya que hacia un tiempo que no lo veía, verlo de nuevo caminar hacia mi, hacia que mi corazón muriera durante unos segundos, logrando que parara de latir.

Yunho se veía muy diferente en aquel descampado a como se veía antes, cuando quedábamos en nuestro pre-debut, en este mismo lugar. Antes solo era un adolescente, ahora era mucho mas atractivo que antes, un joven y masculino hombre mas hermoso que nunca, que resaltaba en aquel desértico lugar donde ahora solo estábamos él y yo.
— Jaejoong — dijo mientras se acercaba hacia un paralizado yo. En realidad, tenia miedo, tenia miedo de lo este podía decirme, de las cosas que podía echarme en cara, de las preguntas que pudiera realizarme. "¿Por que, Jaejoong? Hemos estado tanto tiempo unidos, ¿por que ya no estas aquí?" pensé que una pregunta similar podría salir de aquellos apiñados labios. Pero no fue así.
— Creí que no vendrías ...— dijo parando justo enfrente miá.
— ¿Por que no iba a venir? — le conteste. No lograba ver bien la expresión de Yunho, tenia sus ojos prácticamente inaccesibles con aquellas lentes. — Eres un maldito imbécil, ¿Por que no contestabas a mis mensajes, a mis llamadas …? ¿acaso quieres romper la promesa que me hiciste?. Eres un desgraciado — de pronto mis labios se movieron solos, formando aquellas palabras.
Mirar su expresión inaccesible, y su silencio preocupante, me hacia arder en deseos de decirle todo lo que había sufrido al no recibir sus respuestas. En realidad no quería decirle todo aquello, quería decirle que lo extrañaba, pero por una extraña razón era mucho mas fácil decir que era un imbécil.
— Como iba a romper la promesa, nunca podría, por eso e e citado aquí, ¿te acuerdas de este lugar? — me dijo, su mano acaricio mis cabellos para que me tranquilizara. Pude verme reflejado en sus lentes de sol. Y me sentí de nuevo aquel adolescente.
Solo se escuchaba su respiración en aquel lugar, y mi respiración cortándose cuando sus labios se acercaron de los míos sin apenas tiempo a que reaccionara. Su mano, con sus fuertes dedos, agarro sutilmente mi barbilla e hizo presión hacia abajo para que abriera mis labios, e introducir su cálida lengua entre mis ya húmedos labios, sintiendo aquella calidez en la durante años me había fundido y acostumbrado, y que tanto había extrañado.
Al principio parecía un beso tierno, pero a medida que avanzaba el beso se convirtió en una especie de pasión desenfrenada o contenida, que casi nos deja literalmente sin aire. Tenia miedo a que alguna persona entrometida nos viera, pero lo extrañaba tanto como para no preocuparme por ello.

Apartemos nuestros labios para recuperar nuestro aliento. Y yo me dispuse a quitarle aquellas lentes. Odiaba que ocultara sus ojos, ya que era una ventana a averiguar su oculto interior.
— Eres solo mio Yunho, ¿No lo as olvidado, cierto? — le pregunte con una voz agitada. En realidad siempre había sido demasiado posesivo con Yunho.
Lo mire fijamente a los ojos, ya descubiertos. Y sentí que algo extraño albergaba dentro de aquellos oscuros ojos.
— Nunca lo olvidado. — me contesto Yunho.


Ambos fuimos a uno de los Hoteles que se encontraban no muy lejos del lugar (a pesar de que yo me sentía bastante a gusto en aquel soleado descampado).
Era un Hotel bastante elegante. E incluso me sorprendió el hecho de que Yunho se hiciera cargo de toda la cuenta de la habitación que alquilemos solo para ese momento.
En un comienzo, Yunho me dio a entender de que solo quería hablar sobre algunos asuntos que en el descampado no se podía tratar. Así que me sentí algo ansioso y preocupado de lo que podía tratarse aquellos "asuntos". Supuse que podía ser aquellas preguntas que tanto temía que me formulara, referentes a la decisión que había tomado junto a Yoochun y Junsu.

Una vez en el interior de aquella hermosa e iluminada habitación, Yunho encargo que nos trajeran unas de aquellas elegantes tazas repletas de café caliente. Ambos nos sentemos en la amplia mesa que disponía aquella blanquecina habitación. Uno frente al otro. Mientras degustábamos el fuerte y delicioso café caliente que nos habían servido. Al marcharse el empleado, Yunho empezó a hablar sin escatimar en tiempo.
Empezó a hablarme de el echo de estar solo él y Changmin, me comento los proyectos que tenían planeados, y yo me senti completamente incomodo y fuera de lugar.
— Pero ... yo también soy de TVXQ ¿cierto?— le pregunte, él me miro, y sonrió con aquellos dientes blancos que iluminaban aun mas aquella espaciosa habitación.
— Si, Jaejoong — contesto Yunho secamente, para después volver a tratar el tema de trabajar con Changmin. Yo sentí que el café ardía aun mas en mi garganta.
Ni por un solo instante Yunho me pregunto sobre nosotros, ni tan siquiera toco algún tema de Yoochun o Junsu, solo se limito a hablar de él, Changmin, sus proyectos, y de vecen cuando preguntarme sobre como estaba yo … aunque solamente fuera una pregunta de cortesía.

Tras aquella conversación, la cual me dejo entristecido, justo tras terminar de tomar aquel café, Yunho y yo hicimos el amor sin apenas darnos cuenta el como comenzó. Era difícil de explicar, quizás un beso, unas caricias, un leve "te quiero", y una pasión contenida y desmesurada quien nos arrastro prácticamente a aquella ancha cama, que era tan suave y mullida como los labios de Yunho.
Al desnudarme yo me sentí protegido bajo su piel y su ancho cuerpo. Le repetí muchas veces que lo amaba, por miedo a que lo olvidara. Cuando se introdujo en mi, me di cuenta de que aquello era enfermizo. Me obligaba a ser posesivo con él. Me di cuenta al instante de que su cuerpo tenia algunas marcas anteriores, pero eran tan leves que no le di importancia ..., podía tratarse de cualquier cosa como para preocuparme de ello en un momento así.
Extrañaba tanto a Yunho. Me gustaba como nuestros húmedos cuerpos contrastaban entre el color claro y oscuro de nuestras pieles. Era simplemente obsesivo, por que no era solo sexo, era un acto que llenaba gran parte de mi solido corazón, por que yo amaba infinitamente a Yunho.

Cuando ambos lleguemos aquella vez a un prolongado orgasmo, Yunho quedo prácticamente sin habla, mientras se encontraba exhausto justo a mi lado, en aquella cama en la que quedo grabado el olor de nuestro acto.
Yunho suspiro profundamente estaba agitado por el orgasmo. Su cuerpo desnudo y sudoroso era tal como lo recordaba. Observe como se levantaba, y de acercaba a su ropa para sacar un paquete de donde salio un fino y alargado cigarrillo que se llevo a los labios, para después encenderlo y rellenar el aire de aquel fuerte olor y humo. Él volvía a la cama y se tumbaba otra vez junto a mi, mientras dejaba escapar un humareda de blanquecino humo de su boca.
Yunho paso aquel cigarrillo por mis labios y yo acepte a tragar un poco de aquel toxico humo mientras lamia intencionadamente aquel filtro con mis labios. Él sonrió y se llevo aquel húmedo cigarrillo de nuevo a sus labios, lo sostuvo en ellos mientras agarraba un pequeño block de notas junto al bolígrafo que se encontraba junto al teléfono fijo en la cómoda, al lado de la cama.
Yo observe sorprendido su ancha y morena espalada, que estaba un poco rasguñada por mi culpa.
Tenia mucho sueño, pero aun así me mantuve despierto, curioso por saber que escribía Yunho en aquel block con cierta prisa.
— Jaejoong, te parece bien si no dices nada sobre esto. Solo quedara entre tu y yo. Toma .., podemos quedar de nuevo en el sitio y día que te he apuntado — me dijo mientras me daba aquel papel donde había puntado claramente el día, hora y sitio. Yo me sentí un poco confundido, pero asentí con la cabeza.
— Eres solo mio Yunho, solo mio, y yo soy tuyo —
Yunho me sonrió, y se vistió.
En ese día, ya no era Yunho ... no al menos el Yunho que conocí.

Yo me mantuve callado, nunca dije que me veía con Yunho. Seguí comentando a Yoochun que Yunho no atendía mis llamadas ni mensajes, ocultándole al mundo que si que veía a Yunho, no tan a menudo como me gustaría, mas bien empezó a ser días dispersos, y horarios imposibles de altas horas de la noche, y claramente en sitios mas bajos de categoría que aquel día. Empezó a ser en Moteles de carretera bastante alejados y de poca confianza. Pero donde era imposible que alguien nos encontrara o reconociera.
Yunho decía que me seguía amando, pero yo note que algo había cambiado en él.
Estaba muy lejos de mi, no era como antes. Mi odio, mi desconfianza y celos se fueron incrementando ...

- FIN FLASHBACK-


— Estoy cansado de que llores por él — me dijo Yoochun mientras volvía a estar atento en su desayuno — Olvidarle, es mejor — me aconsejo.
Era fácil decir aquello, pero era muy difícil de llevar a cabo ¿Como iba a olvidar a Yunho? Aquello era prácticamente imposible, quizás no para él, pero si para mi. Ni aun habiéndole disparado en un frustrado intento de descargar mi odio hacia él, era capaz de olvidarle.
— Chunnie ¿Donde esta mi ... — se escucho de pronto aquella voz fuerte, reconocible y aflautada de Junsu. Mire a este, quien acababa de entrar al living, y automáticamente corto su pregunta sobresaltado — ¡AH, Jaejoong! ¿Que demonios haces aquí tan pronto? — me pregunto, mientras destacaban en sus ojos la sorpresa.
Junsu tenia un dulce rostro adormilado, tenia su rostro limpio y su mirada levente hinchada al estar recién despierto. Tenia sus gruesos labios enrojecidos, y la ropa que llevaba puesta, estaba completamente descolocada.
— Jaejoong necesitaba dormir aquí un poco, ¿Cierto? — contesto Yoochun automáticamente mientras buscaba mi confirmación con la mirada.
Yo asentí apresuradamente con la cabeza. Si, dormir era en ese momento lo que mas deseaba en el mundo.
Junsu no me pregunto nada mas, me miro con aquellos ojos preocupados que no despego de mi hasta que me fui definitivamente y con paso lento a la habitación de Yoochun, que ahora olía inevitablemente a Junsu.

Nada mas cerrar la puerta de la habitación se escucho la voz de Junsu:
— ¿Que pasa? — se escuchaba claramente su voz tras la puerta.
De pronto escuche alguno leves susurro procedentes de Yoochun, pero para mi fueron inaudibles.
— Me da mucha pena Jaejoong — escuche decir después a Junsu. No le vi decir aquello, pero me imagine su rostro al decirlo. Sentía pena por mi, y yo me sentí avergonzado.

Me acerque a la cama y me tire sobre ella. Me deje caer suavemente, sentí las sabanas de esta envolver mi cuerpo. Olían a Junsu. Realmente me daba absolutamente igual.
Pude sentir en el interior de los pantalones que me cubrían, mi teléfono en el interior del bolsillo.
Por alguna extraña razón mi mente genero unas horrorosas imágenes. Yunho junto a Changmin. De pronto aparecieron aquellas imágenes tan nítidas en mi cabeza, que parecía estar sucediendo en realidad.
Me sentí humillado al imaginar a ambos solos en aquella habitación de Motel donde los había visto por ultima vez.
Instintivamente saque de mi pantalón mi teléfono. No sabia si era los celos, o que era realmente, lo que me hicieron caer de nuevo en desesperadamente comunicarme con quien en un pasado también quise comunicarme así de desesperadamente ...


2 comentarios:

  1. ayyyyyyyy que me va a decir que yoochun esta enamorado de jae........pues que jae se vaya con el minnie ha sido violado, maltratado por yunho y aun ais lo cuida, que jae se vaya con yoochun y que de una ves yunho deje de ser tan IDIOTA y se quede con minnie.......y eso que soy fan del yunjae y el yoomin.......pero ni modo realemente esta historia me hace querer un homin

    ResponderEliminar
  2. Soy adicta a esta historia...no juzgo a Yunho por que seguro por lo que paso no debíO haber sido nada fácil estoy segura de que en algún momento de este fic explicarán por que el actuó de esa manera con Jaejoong.

    Muero por saber que pasará después. ¿Será que el que esta llamando a Jae es Changmin? o Tal vez Yunho....


    Amo tanto el YunJae y al mismo tiempo el Homin por eso este fic es tan perfecto al menos para mí.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD