Police Love: ¡¡FORBIDDEN!!.CAP 10

8 comentarios
CAPÍTULO 10:

Le había estado sirviendo todos estos años al hombre que mató a su hermano.

Yunho aún no podía creer el grave, realmente grave error que había cometido. No solo había errado con el hecho de dejar que el Comandante involucrara a Changmin con todo esto, sino que había estado al servicio, y había respetado por años, al asesino de su hermano. Y para empeorar las cosas, estaba involucrando a Changmin con este peligroso sujeto.

"Debo salir de aquí cuanto antes y salvar a Changmin" Sin embargo, desde que el Comandante había dejado la bodega, Yunho había tratado de soltarse de sus amarras sin resultado alguno. Tenía que salir de ahí, y aunque las dudas y la rabia lo invadieran por dentro por la reciente revelación de parte del Comandate, su sobrino corría un grave peligro, y ahora esa era su única preocupación.

Pero había algo que le molestaba. Lo que Yunho no lograba entender, era por qué el Comandante había dicho que Changmin de cierta manera estaba relacionado con Kuguar. Pero de todas formas, eran las palabras del Comandante. No confiaría en ese sujeto nunca más.

Intentó ponerse de pie ayudándose con la pared. Después de unos cuantos minutos, pudo lograrlo. Aunque no había sido tantas las energías que había gastado, y el esfuerzo tampoco había sido tan grande, Yunho sentía que su corazón latía a mil por hora. Obviamente no era solo por el hecho de haberse levantado estando con las manos amarradas, sino que era más bien por la adrenalina que le producía el saber que tenía que escapar de ahí y salvar a su sobrino. Se dirigió hacia la puerta intentando probar su suerte. Giró lentamente la manilla con las manos en la espalda. Lamentablemente la puerta tenía puesto el seguro. Su cuerpo no servía de mucho estando limitado de esa forma.

Lo que significaba que Yunho estaba completamente encerrado.

Y quizá sin oportunidad de escapatoria.

------

Yoochun recogió el papel que Changmin había dejado caer y volvió a leerlo.

UN LUGAR EN DONDE LA LUZ Y LOS RAYOS DEL SOL NO MERECEN ENTRAR
ES UN LUGAR EN DONDE LA MENTE DEL EXPERTO NO DEJA DE TRABAJAR
SI A GENTE QUE AMAS QUIERES SALVAR A ESTE LUGAR DEBES LLEGAR.

Era imposible. Al Inspector no podía haberle pasado nada malo.

- Yoochun ... Por favor dime que mi tío está bien.

Yoochun sintió que algo muy pesado le caía sobre el pecho. Quería ayudar a Changmin y al Inspector Yunho, de verdad que quería. Y estaba muy seguro de que en este mismo momento daría lo que fuera por cambiar la situación. Changmin no se imaginaba cómo deseaba estar él en el lugar de Yunho en este instante.

Lo que menos quería era ver sufrir a Changmin. Sin embargo, ni siquiera podía contestarle con la verdad a esa pequeña petición, ni siquiera podía saber en qué estado se encontraba el Inspector Yunho o peor aún, si estaba vivo o no.

- Changmin ... - Dijo mirándolo a los ojos y acariciándole la cara - No importa lo que suceda o por lo que tengamos que pasar, salvaremos a tu tío ...

Yoochun solo pudo abrazarlo fuertemente, no quería ver llorar a Changmin, mucho menos por la culpa del Comandante. Estaba decidido a capturar a ese sujeto como fuera.

- ... Lo prometo.

- Si tan solo pudiera saber cómo está mi tío. - Susurró Changmin sobre el hombro de Yoochun.

- De seguro él está bien, Detective.

Yoochun y Changmin se dieron vuelta en cuanto escucharon aquella voz.

- Jaejoong ... - Dijo Yoochun

- Pensé que eras su sobrino Changmin. - Dijo el Oficial Jaejoong - No importa lo que sea que diga esa carta, deberías saber que tu tío puede soportar más que un simple secuestro.

Tenía razón. El Oficial Jaejoong tenía razón. Su tío Yunho podía soportar mucho más que un simple secuestro, había pasado por cosas aún peores durante sus años de trabajo en la Comisaría. Pero aún así, no podía evitar el sentirse preocupado.

- ¿Qué fue lo que descubrieron esta vez? - Preguntó Jaejoong acercándose a Yoochun y Changmin.

Yoochun le mostró el papel con el mensaje que había descifrado Changmin.

- Entonces, el Comandante sí tiene a Yunho encerrado ¿no? - Preguntó Jaejoong después de leer el papel.

- Según lo que dice esa carta, sí - Dijo Yoochun

- Pero al parecer lo que desciframos es solo la primera parte - Dijo Changmin apoyándose en el borde de la mesa. - Si se dan cuenta, eso es solo una parte del verdadero acertijo.

- Lo mismo que ocurrió con mi acertijo del robo de la joya ¿no? - Dijo Yoochun

- Exacto. Lo que quiere decir que lamentablemente, solo llevamos la mitad del acertijo resuelto.

- Pero puedes descifrarlo, Changmin. Si ya lo hiciste una vez, puedes hacerlo una segunda - Dijo Yoochun.

- Por supuesto que lo haré, pero para serles sincero, creo que esta vez costará mucho más, no creo que simplemente baste con saber el lugar de nacimiento del Comandante, como ocurrió contigo.

- Tendremos que intentarlo con todo lo que podamos - Dijo Jaejoong - Pero será en otra ocasión, el Comandante volvió a la Comisaría y al parecer tiene un trabajo para ti Changmin.

- ¿Para mí? - Dijo Changmin. - Se supone que dijo que me daría la tarde libre.

- Al parecer cambió de idea. Llegó a la Comisaría justo unos minutos después de que yo terminara de hacer tu trabajo, y en cuanto me vio, preguntó por ti.

- ¿Te dijo que lo vinieras a buscar? - Preguntó Yoochun.

- Sí. Cuando me preguntó por Changmin le contesté que al parecer había salido, dijo que fuera a buscarte y que le avisara cuanto antes que necesitaba hablar contigo y
luego se fue a su oficina.

- Okey, entonces será mejor que vaya - Dijo Changmin.

- Espera... - Dijo Yoochun haciendo que Changmin se detuviera a mitad de pasillo - Será mejor que no vayas.

- ¿A qué te refieres, Yoochun? Si no voy, lo más probable es que el Comandante comience a sospechar algo, además, Jaejoong ya me vino a buscar, si no llego con él a la Comisaría, el Comandante comenzará a dudar del Oficial, ¿no crees?

- Tiene razón, Yoochun - Dijo el Oficial - ¿Qué es lo que pretendes? , ¿que nos descubran?

- Por supuesto que no, pero por el momento, lo mejor para Changmin es que se quede aquí y trate de terminar ese acertijo.

- ¿Y qué se supone que le diremos al Comandante? - Preguntó Changmin.

- Nada. - Sonrió Yoochun. - El Comandante no sabrá nada ni sospechará nada, porque en teoría, tú sí irás a la Comisaría.

- No te entiendo Yoochun, ¿cómo se supone que estaré en dos partes a la vez?

- No me digas que ... oh Dios, ¿realmente eres así de intrépido, Park Yoochun? - Dijo Jaejoong.

- Admítelo Jaejoong, es la única forma que tenemos para poder avanzar en esto.

- Pero Yoochun, ¿tienes idea del riesgo que corres al hacerlo? - Jaejoong sentía que Yoochun de verdad se estaba excediendo con la idea que tenía.

- ¿Quiere alguien explicarme qué es lo que sucede? - Dijo Changmin.

Transcurrieron unos segundos antes de que Jaejoong suspirara y le explicara a Changmin lo que tenía pensado hacer Yoochun.

- ¡¿Estás loco Yoochun?! - Exclamó Changmin - No importa las veces que lo pidas, no dejaré que te disfraces de mí para ir donde el Comandante, ¡mucho menos donde ese hombre!

- Changmin piénsalo, quién sabe qué cosas tenga que decirte el Comandante, o cuánto tiempo te tenga ocupado ...

- ¡Exacto! Es por el mismo motivo que me opongo a tu idea Yoochun. ¿Cómo sabes si el Comandante no quiere que lo ayude con algo y me tiene ahí por el tiempo suficiente como para que se de cuenta que en verdad no soy yo? ¿Qué harías en ese caso?

- Solo hay una cosa que hacer en esas circunstancias, improvisar. - Dijo Yoochun - Y créeme que eso es lo mejor que sé hacer.

- Pero Yoochun, ¿crees que solo improvisando saldrás ileso de esto?

- ¡Maldita sea Changmin! ¡¿Quieres salvar a tu tío o no?!

- P-Por supuesto que quiero Yoochun - Dijo Changmin sorprendido por la exaltación de Yoochun. - Pero entiende que no salvaré a mi tío por el camino en que tú salgas perjudicado.

- Si no arriesgamos nada, nada ganaremos. - Dijo Yoochun. - Por favor, Changmin, confía en mí, toda mi vida me he dedicado a esto, si llega a salir mal en el transcurso, prometo que volveré antes de que las cosas se descontrolen completamente. Solo quiero ayudar al Inspector Yunho y atrapar al Comandante, si dejo que tú vayas quizá no tendremos el mensaje descifrado a tiempo para salvar al Inspector, ¿es eso lo que quieres?

Changmin sabía que era una decisión difícil, no podía permitir que Yoochun se expusiera tanto frente al Comandante, sin embargo, también sabía que como muchas veces Yoochun tenía razón, si él llegaba a ir donde el Comandante, quizá no tendría tiempo para descifrar el mensaje, y eso realmente perjudicaría a su tío.

- Promete que volverás antes de que amanezca - Dijo Changmin luego de suspirar.

Yoochun sonrió. - Si algo llega a salir mal, estaré aquí antes de que te des cuenta.

Y dicho esto, comenzó a avanzar por el pasillo para salir de la casa.

- Tranquilo, Detective - Dijo el Oficial antes de salir. - Yo me encargaré de todo si algo sale mal.

Changmin no podía quedarse tranquilo en la casa, pero tampoco podía salir a caminar o sentarse a leer para relajarse, debía seguir con su trabajo, después de todo, Yoochun y el Oficial Jaejoong no se estaban arriesgando por nada. Él también debía aportar para poder salvar a su tío.

-------

Jaejoong se subió al auto junto con Yoochun, ambos en los asientos de adelante. Por supuesto que Jaejoong iba a manejar, no se iban a arriesgar que por "x" motivo los parara un policía por el camino y reconociera a Kuguar.

Al principio ambos se fueron callados, sin decir ninguna palabra desde que salieron de la casa de Changmin. Jaejoong sabía que algo andaba mal con Yoochun, o más que mal, sabía que se traía algo entre manos. Lo conocía lo bastante bien como para saber que Yoochun jamás actuaría de esa manera. Yoochun no era el tipo de personas que le gritaba al resto solo porque no seguían su idea, y Jaejoong debía admitir que hasta él mismo se había sorprendido con la reciente actitud de Yoochun.

- ¿Acaso no me vas a preguntar qué es lo que planeo? - Dijo Yoochun mirando las calles por la ventana del auto.

- No. - Dijo Jaejoong. - Antes quiero saber otra cosa. - Dijo aún con la vista enfrente, haciendo que Yoochun lo mirara.

- Entonces adelante, pregúntame.

- ¿Por qué lo proteges tanto?

Yoochun pasó su lengua por sus labios y arrugó el entrecejo. - Tú tampoco lo haces nada mal ¿eh? Sabes que has corrido bastante riesgo por Changmin, y a veces incluso de forma voluntaria.

- Lo sé y lo reconozco. Pero la diferencia es que yo no le he mentido a mis amigos para ayudarlo.

- ¿Crees que te miento, Jaejoong?

- Me ocultas información, y lo sabes. Es eso lo mismo que mentir ¿no?

- De acuerdo, ¿quieres que te diga la verdad?

- Es la mejor forma para que funcionen las cosas, ¿no crees?.

- Okey, piensa de la siguiente manera, si fueras el Comandante y raptas al Inspector Yunho, ¿cuál sería el objetivo de esto?

- ¿Objetivo? Pues, yo creo que era la mejor forma para presionar a Changmin y a nosotros, para que averiguemos cosas sobre Kuguar, ¿no?

- Perfecto. - Dijo Yoochun - Ahora, tú conoces muy bien al Inspector, o por último, lo conoces lo suficiente para saber que no es un hombre fácil, estoy seguro de que Yunho no dirá nada a menos que se le presione lo suficiente, y ¿cuál es la única manera que tiene el Comandante para presionarlo?

- Changmin.

- Exacto, y ese es justamente el problema que tiene Changmin, como tú dijiste una vez, Changmin es como una máquina, solo piensa y razona las cosas cuando se las das escritas, o solo le pides que se centre en un punto y él lo hará hasta descubrir algo. Solo dale un lápiz y un papel a Changmin y pídele que descubra la verdad del universo solo con esos dos implementos - Dijo Yoochun - estoy seguro de que después de un tiempo, Changmin lo habrá logrado.

- Sin embargo, eso el Comandante lo toma como una ventaja para él, ¿no?

- El Comandante ya le mandó la distracción a Changmin. Un acertijo. El punto fijo en donde debe mirar para atraparlo, y qué mejor carnada que ponerle a su propio tío como recompensa.

- Pero tú no piensas de esa forma, Yoochun.

- No, y por suerte, en esta situación nos servira de harto mi manera de pensar. Yo tiendo a ponerme en la posición de mi adversario, sin embargo, aunque me duela en el alma, debo hacer que Changmin solo se centre en el papel que le mandó el Comandante, y yo hacerme pasar por él. De esta manera, estaremos protegiendo a Changmin de cualquier peligro y a la vez estaremos haciendo que le Comandante crea que todo sigue bajo el ritmo que él mismo creó.

- Ya veo, la verdad, no me esperaba menos de ti Yoochun. - Dijo Jaejoong sonriendo mirando hacia el frente - Pero entonces, si ya razonaste todo esto, supongo que sabes al riesgo que te estás exponiendo ¿cierto?

- Si tuviera más alternativas, yo creo que seguiría eligiendo esta como la mejor. - Respondió Yoochun decidido.

Jaejoong se esperaba eso por parte de Yoochun. Una de sus grandes ventajas es que siempre había sido muy decidido para todo, una vez que tomaba una desición, era difícil y casi imposible hacerlo cambiar de parecer.

Jaejoong se estacionó unas cuadras antes de llegar a su destino, la taberna de Junsu. Estaba más que claro que antes de pasar a la Comisaría debían parar en alguna parte para que Yoochun pudiera disfrazarse como era debido y como lo había hecho miles de veces. La mejor parte que podía servirles como refugio, fuente de informaciones y camarín para un rápido cambio de ropa era sin duda la taberna de Junsu.

Ambos se bajaron del auto y entraron a la taberna, sin embargo, Jaejoong fue el único que entró por la puerta principal. Yoochun jamás aparecía por la entrada, no era tan idiota como para exponerse como carnada para cualquiera., su lugar de entrada era la ventana ubicada en el segundo piso.

Jaejoong caminó por entre las mesas hasta llegar a la barra y sentarse frente a Junsu, mientras esperaba la señal de Yoochun para salir de ahí.

- ¿Se te ofrece algo para beber Jaejoong? - Le preguntó Junsu.

- Te pediría un vaso grande de cerveza, Junsu. Pero estoy a minutos de ir a ver al Comandante y no quiero pasar un mal rato con preguntas innecesarias.

- Como digas. - Dijo Junsu agachándose un poco para hablarle a Jaejoong. - Y dime, ¿acaso el ave ha vuelto a su nido?

- Sabes que una cría no puede vivir sin el cuidado de sus padres ¿no?.

El mensaje había sido claro y preciso. Yoochun estaba en el segundo piso. Y por supuesto, Junsu lo había entendido a la perfección. Estaban obligados siempre a hablar en clave para no ser descubiertos por cualquier persona curiosa que estuviera en el local.

- Esta vez es algo importante, Junsu. - Dijo Jaejoong hablando bajito y muy cerca de Junsu para que nadie los escuchara. En una taberna como esa, era mil veces mejor que cualquier persona pensara que eran dos hombres homosexuales, que dos hombres que ocultaban algún tipo de secreto, más aún, si ese secreto era Kuguar.

- ¿Puedo ayudar en algo? - Preguntó Junsu igual de bajo que Jaejoong.

- Por supuesto, necesitamos que pongas atención con tus clientes como lo has hecho siempre. Pero esta vez, necesito que te fijes más detenidamente en cualquiera que tenga la palabra Changmin escrita en el rostro.

- ¿Changmin? ¿Por qué se supone que alguien debería tener el nombre del Detective Changmin en el rostro?

- Por ahora solo haz lo que te digo, si puedo esta noche te explicaré todo con más detalles.

- Yoochun es parte de todo esto ¿no? . - Dijo Junsu.

- Te sorprenderás hasta qué punto ha progresado Yoochun.

De pronto, una luz del estante en donde estaban guardados los vasos y las copas pestañeó. Jaejoong de inmediato supo que era la señal de Yoochun y no perdió ni un momento en explicarle a Junsu una parte de sus planes, solo le dijo que lo siguiera, que tenía algo que mostrarle. Junsu salió de detrás de la barra y siguió a Jaejoong por las escaleras. Llegaron a la única habitación a lac cual se podía entrar del segundo piso, las otras dos puertas solo eran un adorno de la pared, ya que hace años que no se podían abrir.

Jaejoong fue el que entró primero a la habitación, encontrándose con Yoochun, literalmente, convertido en Changmin.

-¿D-Detective Changmin? Pero ... ¿no se supone que Yoochun estaría aquí? - Preguntó Junsu mirando a Jaejoong.

Jaejoong sonrió.- Te felicito Yoochun, ahora no solo me has engañado a mí, sino que también a Junsu.

- Y qué esperabas - Dijo Yoochun sonriendo - Años de práctica mi querido amigo.

Yoochun se acercó al espejo del baño para arreglarse ese flequillo de Changmin que caía sobre sus ojos. Debía admitirlo, era idéntico a Changmin.

- ¡Wow Yoochun! ¡Esta vez sí que te pasaste! - Exclamó Junsu apareciendo reflejado en el espejo detrás de Yoochun.

- Mi talento a mejorado ¿no?

- ¡Increíblemente! Pero, no entiendo, ¿por qué estás disfrazado como Changmin?

- Te explicaremos solo una parte ahora - Dijo Jaejoong acercándose a los dos. - El resto te lo contaremos en otra ocasión.

- Por ahora solo basta con que sepas que necesito hacerme pasar por el Detective Changmin e ir donde el Comandante - Le explico Yoochun - Y que Changmin corre peligro, por lo que necesito que estés atento a cualquier novedad que se hable acá en la Taberna.

- Todo tiene que ver con el Comandante ¿no?

- Cuento contigo, Junsu. - Dijo Yoochun, y sin más salió de la habitación.

- Cuando pueda vendré y te contaré todo, por ahora solo trata de que nadie sospeche nada y si ves algo raro, avísame tan rápido como puedas. - Le dijo Jaejoong antes de salir tras Yoochun.

-------

- Recuerda que tienes que actuar como Changmin delante del Comandante. - Dijo Jaejoong mientras caminaban por el pasillo hacia la oficina del Comandante.

- Créeme que seré como el reflejo de Changmin.

- Eso espero, sino seremos hombres muertos.

Jaejoong golpeó la puerta para obtener la afirmación del Comandante y poder entrar.

- Adelante.

Se oyó una voz desde dentro.

Ambos entraron y Yoochun sintió que su corazón comenzaba a latir más rápido. Más que por el temor a ser descubierto, era por la curiosidad que le producía el no saber qué es lo que le quería decir ese hombre a Changmin.

- Demoraron en llegar ¿no, Oficial?

- No encontraba al Detective, Comandante.

- Ya veo, entonces es escurridizo igual que su tío ¿no, Detective?. - Dijo el Comandate sonriendo y mirando a Yoochun directo a los ojos.

Yoochun se quedó mirando al Comandante por unos segundos sin responderle nada. A través de esos ojos, Yoochun sentía que podía ver mil verdades ocultas. Verdades que él estaba dispuesto a descubrir lo más pronto posible. Tantas cosas que tenía que ocultar ese hombre a través de todos estos años.

- Creí que me había dado la tarde libre, Comandante. Solo estaba paseando tratando de pensar en algo más que la reciente desaparición de mi tío.

- Ya le dije Detective, lo más probable es que el Inspector Yunho solo esté en la casa durmiendo y haciendo que Usted se preocupe más de lo necesario.

- Es curioso ¿sabe? Porque Usted sigue insistiendo en afirmar que mi tío se encuentra en la casa sin dar una respuesta concreta y fiable al tema, ¿no se supone que debería haber mandado como mínimo unos hombres para buscar al Inspector?

- Mandaría a mi gente si fuera realmente necesario, además, enviaré a mis hombres solo en el caso en que hayan pasado 48 horas después del supuesto secuestro del Inspector, Detective Changmin.

- Mmmh, de todas maneras creo que Usted maneja más información en el tema que yo, mi respetado Comandante.

- ¿A qué te refieres, Changmin?

- No creo haberle mencionado la posibilidad de que mi tío haya sido secuestrado ¿o sí?

Bingo. Yoochun había logrado que el Comandante comenzara a sentirse incómodo. Lo había acorralado de la misma forma que el verdadero Changmin lo había hecho otras veces. Quizá su madre tenía razón, debió haberse ganado la vida siendo un actor.

- P-Pues ... Solo creí que eso es lo que Usted pensaba. - Dijo el Comandante acomodándose en la silla detrás del escritorio. - ¿O me va a decir que esa idea jamás se le pasó por la cabeza?

- La verdad es que sí. Pero con mayor razón, si eso es lo que Usted creía Comandante, debió haber mandado a sus hombres mucho antes, ¿no cree?

- Como sea, deberíamos seguir esta conversación solo nosotros dos Detective. Oficial Jaejoong, si es tan amable, ¿podría dejarnos solos al Detective y a mí? - Dijo el Comandante mirando a Jaejoong.

Yoochun miró de reojo a Jaejoong. Iba a abrir la boca para decirle a Jaejoong que no diera ni un paso, pero justo antes de que pudiera articular una palabra se abrió la puerta dejando ver la figura de un guardia en ella.

- Comandante - Dijo el guardia, pero se calló en cuanto vio que en la oficina habían dos personas extras.

- Dígame, ¿qué es lo que necesita?. - Dijo el Comandante poniéndose de pie.

- E-Eh .... ¿me había mandado a llamar, Señor?

- ¡Ah! Tiene Usted toda la razón, adelante, pase.

El Guardia atravesó la oficina pasando entre Yoochun y Jaejoong, quienes se dieron cuenta que algo andaba mal con ese guardia en el momento en que había puesto un pie en ese lugar.

- Detective - Dijo el Comandante. - Creo que dejaremos nuestra charla pendiente para otro momento, por ahora les voy a pedir que se retiren. Muchas gracias Oficial.

Ambos se dieron vuelta y comenzaron a salir de la oficina. Yoochun antes de salir, alcanzó a ver cómo el Guardia que acababa de entrar dejaba un bolso sobre el escritorio del Comandante.

- Te diste cuenta ¿cierto? - Dijo Jaejoong una vez que Yoochun hubo cerrado la puerta.

- Por supuesto.

- Ese tipo no era de la Comisaría. Conozco a todos los hombres que trabajan aquí, y jamás lo había visto. Además, no entiendo la razón por la cual se bajó el gorro cuando nos vio a los dos dentro. - Dijo Jaejoong mientras avanzaban por el pasillo.

- Ahora entiendo el plan del Comandante. Su idea siempre fue quedarse solo con Changmin para lograr hacerle algo. - Decía Yoochun mientras avanzaba mirando el piso. - Necesito pedirte algo Jaejoong. - Dijo deteniéndose de golpe. - Necesito que esta noche vayas donde Changmin y no le cuentes nada de lo que acaba de pasar. Solo dile que el Comandante quería saber cómo se encontraba después de haber descansado, yo tengo un asunto que atender.

- ¿Qué es lo que harás, Yoochun?

- Si mi razonamiento es correcto, creo que puedo llegar al fondo de esto. Por favor solo dile a Changmin lo que te acabo de decir.

- ¿No me puedes contar aunque sea a mí lo que harás?

- Confía en mí, necesito saber si estoy en lo correcto o no.

- Déjame ir contigo, si algo llegara a salir mal por lo menos estaré yo ahí.

- Debo hacer esto solo, de otra forma no tendría resultado.

- ¿Y si necesitas ayuda?

- Créeme que no la necesitaré, no si todo resulta como yo quiero. Y ya sabes, las leyes de la naturaleza jamás han desobedecido alguno de mis deseos - Sonrió Yoochun.

Jaejoong suspiró. - Espera - Alcanzó a decir antes de que Yoochun comenzara a avanzar por el pasillo. - De verdad, ¿crees que el Detective Changmin me creerá tamaña estupidez?

Yoochun sonrió. - Entonces dile lo primero que se te ocurra, cualquier mentira es mejor que la mía.

- Okey, solo cuídate.

- Me cuidaré como si fuera el verdadero cuerpo de Changmin, Jaejoong. - Se burló Yoochun. - Lo juro. - Dijo al tiempo que hacía una cruz sobre su corazón.

-------

- ¿Cree que Changmin se haya dado cuenta?

- No lo creo, ese niño no se hubiera quedado callado si te hubiera reconocido. - Dijo el Comandante. - No es el tipo de persona que se guarda lo que piensa, después de todo. Aún así, tardaste mucho. Pensé que estaría aquí antes de que el Oficial llegara con Changmin.

- Créame que traté de llegar lo antes posible, pero Yunho no paraba de hacerse el difícil con lo de las armas.

- ¿Las trajiste todas?

- Estas son las únicas que tenía consigo. - Dijo el hermano mientras sacaba tres armas del bolso.

El Comandante las tomó y las descargó para después guardarlas en el cajón.

- Muy bien, necesito que me hagas el último favor. - Dijo mientras sacaba la joya del cajón. - Necesito que devuelvas esto al sitio de donde la sacaste.

-¡¿Quiere que devuelva la joya?!

- Sí, necesitamos deshacernos de ella, siento que ya no está segura en este lugar.

- ¿A qué se refiere? ¿Acaso Changmin ya lo sabe?

- No aún, pero estoy seguro de que no tardará en descubrirlo.

- ¿Qué planea hacer?

- Mandarles un pequeño regalo para que sus sospechas disminuyan un poco.

- ¿Un regalo?

- Sí. Dices que el Inspector está aún en la bodega ¿cierto? - Preguntó el Comandante mientras se ajustaba el gorro en la cabeza.

- Sí, ¿qué es lo que hará?

- Iré a verlo, trataré de negociar con él.

- Pero ya había intentado con eso mi Señor, y no dio resultado.

- No pedí tu opinión idiota, y esta vez créeme que funcionará sí o sí.

-----

Changmin estaba sentado frente al comedor tratando de ordenar todas las ideas en su cabeza. Todo lo que pasaba por su cabeza en estos momentos era de suma importancia, sin embargo, una cosa predominaba sobre las otras.

"Yoochun ya debería estar de vuelta"

Eran pasado las siete de la tarde y aún no habían señales de Yoochun. Lo primero que había pensado Changmin era que algo habia salido mal, pero de inmediato sacó esa idea de su cabeza, ya que si algo hubiera pasado, de seguro el Oficial Jaejoong ya le hubiera ido a avisar.

Entonces, ¿por qué tardaba tanto? No creía que eso que le tenía que decir el Comandante fuera tan importante como para mantenerlo sentado toda una tarde.

Miró una vez más el papel del acertijo.

UN LUGAR EN DONDE LA LUZ Y LOS RAYOS DEL SOL NO MERECEN ENTRAR
ES UN LUGAR EN DONDE LA MENTE DEL EXPERTO NO DEJA DE TRABAJAR
SI A GENTE QUE AMAS QUIERES SALVAR A ESTE LUGAR DEBES LLEGAR.

En toda la tarde, a Changmin se le habían ocurrido unos tres lugares en los cuales podía estar su tío. Según lo que decían esas frases, podía ser un colegio, una biblioteca y un centro médico. En ninguno de esos tres lugares la gente podía dejar de trabajar. En un colegio es donde los niños estudian durante todo el día y algunos incluso de noche, de ahí salen los expertos, por lo que la frase calzaba a la perfección. En la biblioteca estaban los grandes libros en donde la gente se encerraba a leer y a veces a estudiar. Era una enorme fuente de conocimiento. Y finalmente, un centro médico jamás estaba cerrado para el público, no importa qué hora fuera, un centro médico u hospital siempre debía funcionar con normalidad. Sin embargo, en ninguno de estos tres lugares calzaba la primera frase.

¿Por qué razón los rayos del sol no deberían entrar a un colegio, a una biblioteca o a un centro médico? Simplemente no calzaba.

Pero la verdad era que Changmin no tenía más ideas, y era difícil que se le ocurrieran más si tenía el pensamiento fijo que dos de las personas a las cuales más amaba estaban lejos de él.

De pronto, Changmin escuchó que un auto llegaba y se estacionaba fuera de la casa.

Atento a cualquier movimiento, sacó el arma y trató de esconderse en un ángulo del living del que solo él pudiera ver lo que pasaba.

- Si es que estás con un arma o algo, guárdala de inmediato, solo soy yo Detective. - Dijo una voz desde afuera de la puerta.

Changmin conocía esa voz. Era el Oficial Jaejoong.

Jaejoong entró en cuanto Changmin le abrió la puerta.

- Pensé que era alguien más. - Dijo Changmin excusándose por el arma.

- ¿Acaso esperabas a alguien más?

- ¿Y Yoochun? - Preguntó Changmin cuando vio que Jaejoong cerraba la puerta detrás de sí.

- Tomaré eso como un sí. - Dijo Jaejoong avanzando hacia el sillón.

- Después de hablar y discutir con el Comandante se fue a la taberna de Junsu, quería descansar un poco y debía sacarse el disfraz como es debido.

- ¿Por qué discutió con el Comandante?

- No lo sé, no quiso contarme. - Dijo Jaejoong tratando de no ver a Changmina a los ojos. - El Comandante no me dejó entrar a la oficina tampoco.

- Ya veo ...

Jaejoong sintió que Changmin no se había tragado esa mentira. En el camino había pensado mucho lo que le iba a decir, y tenía que reconocer que esa había sido la mejor metira que se le había ocurrido.

- Oficial ... - Dijo Changmin. - Quería preguntarte algo,soy yo o ...

- ¿Qué sucede Changmin?

- ¿No crees que Yoochun anda muy raro últimamente?

¿Yoochun raro? Que Jaejoong recordara, la única actitud rara que había tenido Yoochun era que durante estos últimos días había trabajado y se había esforzado como nunca antes. Para su vida de ladrón holgazán que había llevado siempre, era lo más extraño que le podía pasar.

- ¿A qué te refieres?

- No lo sé, últimamente solo pareciera como si estuviera estresado o ... molesto.

Changmin quería saber la razón por la que Yoochun había estado actuando raro, o por si simplemente era él el que no lo conocía lo suficiente.

Y al parecer, el Oficial Jaejoong se había dado cuenta de eso.

Jaejoong suspiró. - Si Yoochun fue capaz de gritarte, créeme que no lo hizo de forma consciente. Sabes que cuando la gente está enojada es capaz de decir muchas cosas.

- ¿Enojado? ¿Por qué razón está enojado Yoochun?

Oh sí, habían muchas veces en las que a Jaejoong le había tocado hacer el papel de madre. De hecho, Jaejoong comenzaba a pensar que su vida se había resumido a la vida de una madre solterona al cargo de un hijo con afán de ladrón.

- Te has puesto a pensar Changmin, ¿qué significa para Yoochun el haber sido engañado por un tipo disfrazado?

Maldita sea, a Changmin jamás se le había pasado esa idea por la cabeza. Kuguar, el rey de los disfraces había sido engañado por uno.

- Para Yoochun, no solo el hecho de que hayan secuestrado al Inspector Yunho es frustrante, sino que el hecho de haber sido engañado por un disfraz es lo que más le duele. Además, es un tanto irónico ¿no crees? El Comandante ocupó el mismo método por el cual él ha sido engañado por años.

-------

El Comandante estaba avanzando por el pasillo de aquella bodega, lo que más odiaba de estar ahí, era el maldito eco que hacían sus zapatos al caminar. Quería darle una pequeña sorpresa al Inspector, pero al parecer eso no podría ser.

- ¿Qué tal ha estado, Inspector?

Yunho vio entrar a aquel hombre y una rabia inmensa lo invadió.

- Veo que aún está en su estado de rebeldía y no me hablará ¿cierto? - Dijo el Comandante acercándose a Yunho. - Pero me temo que debo decirle dos cosas. Primero que todo, debo recordarle que está entrando a los cuarenta ya y esa etapa de rebeldía por la que está pasando ahora, debió haberla tenido hace mucho. Y segundo, creo que ahora no le quedará otra alternativa más que hablar, a menos que quiera ver a su sobrino sufrir.

- ¿Qué fue lo que le hizo a Changmin?

- Nada aún, de hecho, por el momento le he dado el lujo de que se pasee por la ciudad como una persona más. Con lo cual, debería estarme sumamente agradecido debo decirle. Pero va a depender solo de Usted que el Detective Changmin se encuentre vivo de aquí a lo que resta de la semana. ¿Está dispuesto a cooperar, Inspector?

Yunho no podía hacer mucho en el estado en que estaba. La única posibilidad que le quedaba era escuchar las palabras que tenía que decirle el Comandante, el problema era que al parecer ahora no solo tenía que escuchar, había llegado la parte en que tenía que hacer lo que al Comandante se le antojara.

- Solo si me promete que Chagmin estará a salvo.

- Veo que la única condición que pone es que su querido sobrino esté seguro, ¿no?

- Haré lo que sea con tal de que Changmin no salga dañado.

- Entonces ponga mucha atención, Inspector, porque lo que tendrá que hacer para salvar a su sobrino es lo siguiente. Usted dijo que estaba dispuesto a todo, ¿cierto? Pues le pongo las siguientes reglas al juego, su sobrino solo podrá salir ileso de todo esto ... - El Comandante sonrió. - Si Usted mata a Kuguar.

- ¡¿Matar a Kuguar?!

- Exacto. Quiero ver a ese sujeto muerto, pero Usted no solo ganará la seguridad de su sobrino, sino que puedo llegar a nombrarlo Comandante de la ciudad, lo que Uste siempre ha soñado, Inspector.

- No crea que me comprará con esa basura, sería más feliz incluso si me llegara a desterrar del país.

- Entonces no hay trato, Inspector.

- Sin embargo, si se trata de la seguridad de Changmin ...

- Entonces acepta las reglas ¿no?

- Deme una semana y atrapo a Kuguar y lo pongo tras las rejas, se lo prometo.

- Creo que no está entendiendo quién es el que pone las reglas aquí. Changmin solo se salvará si Usted acepta mi trato. Está dispuesto a aceptar las reglas del juego, ¿sí o no?

----------

Yoochun había seguido al sujeto desde que lo había visto salir de la Comisaría con un bolso sobre el hombro. Cuando el sujeto había entrado a la oficina del Comandante lo había reconocido de inmediato, era uno de los hermanos a los que tanto había disfrutado molestar en el pasado. La pregunta era, ¿qué es lo que hacía ese sujeto en la oficina del Comandante?

Claro que aunque ya tenía una idea de lo que podía estar pasando. Por el momento solo podía esperar escondido en ese rincón, en el que estaba desde hace unos veinte minutos. Si no había razonado erróneamente, el tipo de hace unos momentos debía llegar por ahí alrededor de cinco minutos.

Tanto esperar lo había hecho dudar un poco, pero algo le decía que debía quedarse ahí, que irse de ese lugar resultaría mil veces más peligroso que quedarse ahí toda la noche. Yoochun solo pensaba una cosa. Changmin debía estar con ataque de nervio por no verlo llegar junto con el Oficial.

Yoochun sonrió cuando esa idea pasó por su cabeza. "Solo espero que no haya tomado un arma y haya decidido matar a los vecinos por sus arranques de locura" Sabía que Jaejoong debía estar con él logrando controlar la situación.

De pronto una luz se prendió dentro del salón.

Lo sabía.

Nuevamente, un punto para Kuguar.

Alcanzó a ver cómo el sujeto sacaba algo del bolso mientras miraba a todas partes. Fue solo cuestión de segundos para que Yoochun se diera cuenta de todo.

- Con que así fua como pasó todo ¿no?

El hermano que estaba con la joya en sus manos se llevó el susto de su vida al escuchar esa voz salir de la oscuridad. Supuestamente estaba solo. Pero aún más miedo le dio, cuando reconoció que esa voz provenía de nada más y nada menos que la boca del Detective Changmin y veía cómo este salía de entre las sombras.

- ¡¿Ch-Changmin?!

Yoochun sonrió abiertamente. - Parece que no esperabas tener compañía.

- ¡¿Qué haces aquí?!

- Un asesino siempre vuelve a la escena del crimen, amigo mío. Es lógico, como cuando un escritor de una u otra forma siempre vuelve al inicio de su historia.

El hermano notó que esa no era la forma en que Changmin le contestaría. Ese tipo de respuestas, ese acento en su tono de voz, aquella voz grave y de cierta forma misteriosa ... solo podían provenir de una sola persona.

- ¿K-Kuguar?

- Años juntos y aún no reconoces a un viejo amigo. - Dijo Yoochun al momento que comenzaba a sacarse el disfraz. - Y cuéntame, ¿hace cuánto que le sirves al Comandante, amigo?

Siguiente

8 comentarios:

  1. Esto cada capi se pone mas y mas intenso!!!!!

    Esta genial!!!!!

    Gracias por actualizar este fic!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. yo tambien lo espere un monton espero que lo continues siiiii-

    ResponderEliminar
  3. Megu tu sabes qe te amo!
    afadssd tus actus son muy buenas
    ya sabes que pienso de todo esto!
    ♥♥♥
    eres linda oye!
    esperaré por más!
    fadsd!
    te quiero!
    atte Lucy

    ResponderEliminar
  4. a<zsfdjabsdj
    que bueno que lo continuasteeee!
    me encanta esta hostoria!!
    siempre queda en ártes muy muy buenas *-*

    espero la conti, besos!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11/23/2011

    Hola! me encanta tu fic! porfa continualo!!!! *-*
    estaré esperando, esfuérzate mucho! ^^ fighting!

    ResponderEliminar
  6. Oh! my godd!!! sumimase por fin termine de leerlo hahaha xD es que cada capo es genial cielos me matas de los nervios adoro y ya me imagino como Yoochun se disfraza de Changmin o suplanta a Yunho wow me gusto cuando Yoochun le dio un susto a Jae disfrazandose de Yunho y solo por una simple apuesta que hizo con Junsu wow ya quiero leer el sig. capo >.< esta genial amiga siguela please!!! , u.u perdon por no comentar antes u.u

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11/30/2011

    Wooooo de verdad que el capitulooo te quedo
    super genial..... esta demasiado interesante de verdad!!! Continualooo no tardeee pleaseeeeeeeee XDDD
    Keiss_Kim

    ResponderEliminar
  8. que chulo no tardes en actualizar que esta muy interesante espero que no le pase nada a Yunho

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD