Without Memories.Cap 1

12 comentarios
Las frondosas y altas ramas de aquellos arboles que cubrían la interminable y vacía carretera por la que transitaban, obstruían la luz del día que se apagaba al avanzar la tarde, se dirigían a un lugar lejano, seguramente, pues el tiempo en el que había estado en ese carruaje ya era mucho. Aun no tenia la idea exacta de cuantas horas eran, pero si que había sido el suficiente como para dormir sobre aquel regazo desconocido. De lo único que tenia conciencia era que, aquella persona que suavemente sostenía su cabeza y acariciaba su cabello era lo único que tenia en este momento. Se aferro a ese regazo y cerro nuevamente los ojos, sollozando producto del miedo y el dolor, pero era mas que eso, era el no recordar lo que le hacia sentir dolor, el no saber lo que le lastimaba, pues solo sabia que debía confiar en la persona que ahora limpiaba sus lagrimas. Su mente se nublaba y su cabeza dolía cada vez que lo intentaba, y por mas que se esforzara nada conseguía, así que, sin mas que hacer y antes de incrementar el dolor físico que ya sentía por todas las heridas en su cuerpo, de las cuales también desconocía su origen, se dio por vencido creyendo que mas tarde lo recordaría.

Pero… ¿Por qué? ¿Por qué solo podía recordar su nombre? ¿Por qué solo sentía que debía confiar en esta persona? Quería saber que pasaba… pero estaba tan aterrado que no podía preguntar… solo podía esperar que todo pasase y pudiera recordarlo.

El carruaje se detuvo y un pequeño niño salió de el, escoltado por un adulto de tez pálida y rostro amable que sonriente tomo al pequeño de la mano y lo guio hasta el interior del imponente y sombrío castillo al cual llegaron. Las paredes estaban gastadas y cubiertas de helechos y un interminable jardín de rosas rojas se abrían paso y trepaban las paredes del castillo hasta desaparecer en la parte más alta de este.

El pequeño se aferro asustado a la mano de su guía una vez empezaron a adentrarse en el lugar, ya que el pesado y frio ambiente le calaba hasta los huesos. Una vez en el interior, los moradores del lugar clavaron su mirada en el invitado y susurraban bajamente mientras ellos seguían caminando. “¿Quién es ese?” susurraban “¿Qué hace aquí?” preguntaban. Pero, una vez el guía del pequeño les lanzo una mirada gélida, todos callaron y todos los movimientos se acabaron. Ni siquiera un susurro de queja se escucho. Aquella reacción por parte de los moradores del lugar, era producto del temor y respeto que aquel hombre producía.

Una vez más, regreso la mirada al pequeño pero su expresión cambio a una mas amable mientras siguió su camino hasta perderse al subir los escalones de la escalera principal. Siguieron recorriendo un pasillo en el que al final se dejaba ver un enorme portón de madera, el guía, paró un instante y se inclino hasta llegar al nivel del pequeño:

- No te asustes ¿si? Yo te explicare todo a su tiempo… soy Yoochun… recuerdas tu nombre ¿verdad?

El pequeño asintió tímidamente, y levanto la mirada nuevamente hacia el portón, para luego redirigirla a Yoochun:

- Bien, Changmin-ah… te llevare a conocer a tu nueva familia, puede ser difícil, pero además de ellos y de mi, no quiero que te acerques a nadie mas, al menos por ahora… ¿es una promesa?

Una vez mas, este asintió, Yoochun le sonrió y siguieron avanzando hasta llegar al portón el cual empujo dándole paso al pequeño Changmin, quien entro prevenido siempre protegido por la espalda de su guía.

En aquel salón se encontraban tres personas, dos recostados en un amplio sofá en el medio del lugar, y una persona más recostada sobre el marco de un enorme ventanal, en el fondo del salón, completamente perdido y sin siquiera voltearse a ver a los que habían ingresado. Yoochun y Changmin, se acercaron hasta las primeras dos personas, una de ellas descansaba plácidamente en el regazo de la otra que acariciaba su cabello con una mano y sostenía un libro con la otra.

- Has llegado… y acompañado –dijo, sin abrir los ojos aquel que descansaba sobre el regazo- ¿Quién es? –pregunto aun con sus ojos cerrados-

Yoochun tomo a Changmin y lo cargó, le sonrió y este le contesto con una pequeña y tímida sonrisa:

- Un amigo muy especial …

Finalmente abrió sus ojos, observando al pequeño Changmin, que Yoochun ya había puesto en el suelo, le sonrió mientras la persona que hasta el momento se había concentrado en leer también se volteo a mirarlo:

- Es un niño… ¿Piensas criarlo?-le preguntó-
- Lo pienso hacer –respondió instantáneamente- espero contar con su ayuda y que lo traten como su hermano…
- Por mi no hay problema…
- Por mi tampoco –respondió el otro- pero, tal vez el no lo tome tan bien –dijo, refiriéndose al tercero en la habitación-
- Lo hará, yo me encargare de ello…
- Si tú lo dices… -mira al pequeño Changmin- ¿Cómo te llamas? –le pregunto-
- C-Changmin…-responde tímidamente-
- Hola Changmin, Yo soy Junsu… y el es Yunho…-dijo, refiriéndose al que había estado sobre su regazo- ¿Cuántos años tienes?
- N-No lo se…
- Tiene ocho años –responde Yoochun por el-
- ¿Tus papas, sabes donde están?
- No…
- Esta bien Junsu, déjalo, el no logra recordar nada…

Junsu, miro a Yoochun con algo de recelo y luego se concentro de nuevo en su libro mientras Yunho volvió a recostarse en su regazo; Yoochun tomo al niño de la mano y lo llevo hacia el ventanal del fondo, donde se encontraba la tercera persona, al llegar, Yoochun llamo la atención del tercero tocando su hombro ligeramente, pero este lo ignoro, una vez mas lo intento, obteniendo finalmente la atención de aquella persona:

- ¿Qué? –dice en un tono cortante-
- El es Changmin… -dijo jalando al pequeño- cuida de el como tus hermanos lo harán…

Una mirada helada se formo en aquel hermoso rostro y miro al niño con total desinterés, volviendo a la ventana al instante, ignorando nuevamente Yoochun y al pequeño. Changmin sin embargo quedo anonadado, aquella persona, era muy hermosa, tan hermosa como las pinturas de los ángeles en la iglesia…

- Pinturas… ¿Por qué pienso en pinturas?

Entonces se dio cuenta, las imágenes de una iglesia vinieron a su mente, su primer recuerdo, a los pocos segundos, un dolor punzante invadió su cabeza y no pudo recordar mas… volvió su mirada a aquel sujeto, pero esta vez, no hubo recuerdo… Yoochun lo tomo de la mano nuevamente, mientras se alejaba, seguía mirando a aquella persona, era seguro… algo recordó al ver su rostro por primera vez…

Los meses pasaron volando, Changmin aprendía artes, historia, matemáticas y literatura gracias a Junsu y a Yunho quienes se la pasaban a su lado, a Yoochun no lo veía con tanta frecuencia como al principio, una vez el dejo de sentirse nervioso con sus nuevos tutores no lo vigilaba con tanta frecuencia.

Los meses se convirtieron en años y Changmin seguía creciendo y aprendiendo, ya conocía gran parte de la extensión del castillo y absolutamente nadie se alertaba con su presencia. La servidumbre del castillo lo adoraba y sino estaba con sus tutores permanecía metido en la cocina o leyendo libros por los rincones del lugar, era muy inteligente y amable, además de que cada día que pasaba era mas apuesto.

- ¡Changmin-ah! –gritaba Junsu- ¡Changmin-ah!
- ¿Qué sucede? –respondió-
- Debo pedirte un favor… llévale esto a Jaejoong –dijo, entregándole una fuente con un recipiente plateado tapado- No corras, y ten cuidado… debo irme ahora…
- Junsu-hyung… el me odia… mejor llévalo tu…
- El no te odia, en tal caso el odia a todo el mundo… solo entrégaselo, no hables con el, ni siquiera te mirara –responde Junsu- ve, es una orden

Changmin accedió, y con cuidado entro al salón en donde cada día Jaejoong se sentaba a mirar el horizonte en aquel ventanal enorme, siempre hacia lo mismo, cada día, durante la misma cantidad de tiempo. Camino con cuidado llevando delicadamente la fuente, hasta que llego al lugar dejándola a un lado de sus pies y dándose la vuelta inmediatamente. El brazo de Jaejoong se extendió hasta llegar a tocar la espalda del menor con su mano y esta subió hasta llegar a su hombro, luego se apoyo en el y se levanto para pasar a un lado y salir finalmente del salón, dejando la fuente en el mismo lugar.

Una vez la puerta se cerro, las rodillas de Changmin flaquearon y calló al piso mientras su corazón latía incesantemente, además sentía que le faltaba el aire. Se recostó a la pared y poco a poco se fue calmando… era la primera vez, la primera vez que existía cualquier contacto entre el y Jaejoong aun con todos los años que habían pasado, este ultimo lo había ignorado de tal forma que parecía odiarlo…

Pero aquella persona frívola e introvertida era la que había capturado el corazón del menor casi desde el principio… ese inocente amor infantil creció y creció sin esperanzas y aun con la resignación del este, ya que sabía que jamás podía cautivar su corazón, seguía fuerte, arraigado en su alma. Ese minúsculo contacto, había hecho rebotar sus sentimientos, apenado y avergonzado de si mismo, se golpeo contra el marco del ventanal, haciendo que la fuente que estaba en el temblara y resonara un poco, dirigió su mirada a aquel objeto plateado y completamente destrozado se imagino la razón del porque Jaejoong había salido del salón… era seguro, el lo odiaba, tanto como para detestar que le llevara su alimento… y un dolor punzante invadió su pecho… pues era rechazado aun sin haberse confesado…

Siguió deprimido el resto de la tarde, y completamente distraído, tanto, como para no notar a Yoochun que se acercaba hacia él:

- Changmin-ah ¿estas bien?
- ¿eh?
- He estado llamándote desde hace un rato y no me contestas
- Lo siento mucho Hyungnim…
- ¿No vas a dormir? ¿vas a seguir leyendo toda la noche?
- No, me iré a dormir ahora –se levanta- pero… hyungnim…
- ¿si?
- últimamente, tu y Junsu hyung… desaparecen y no regresan en días –mira- ¿Qué esta pasando?
- No es nada. Ve a dormir…
- Si, buenas noches…

Changmin sabía perfectamente que era ese algo, pero no importa cuanto preguntara, la respuesta de todos ellos era la misma, así que no seguiría insistiendo en ello, pues sabía que no conseguiría nada… se encamino a su habitación algo cabizbajo y deprimido y se hundió en su cama, agotado y con la única intención de olvidar sus sentimientos por esa noche.

La noche avanzaba, y si bien no era consiente ya, se podía imaginar que iba entrando la madrugada, cuando sintió algo alterar el equilibrio de su cama y seguidamente ese algo se posara sobre su cuerpo, abrió sus ojos de par en par sorprendido, pero no podía ver mucho producto de la oscuridad en la habitación, pero podía distinguir una ligera silueta formarse, gracias a la luz que entraba vagamente a través de la tela de las cortinas que colgaban en la ventana de su habitación. Quiso levantarse pero sus muñecas fueron tomadas con fuerza y colocadas por sobre su cabeza apoyadas en su almohada, y en un intento por pedir ayuda pretendía gritar, pero aquel extraño fue mas rápido y termino sellando los labios del menor con los suyos… intento con fuerza apartarse, pero aquella boca lo había atrapado. Con aquel cuerpo encima bloqueando sus movimientos, sus manos tomadas y su rostro completamente inmovilizado, estaba a la merced de aquel sujeto que aun no había hecho mucho mas que presionar sus labios con fuerza contra los del menor, este ultimo opuso resistencia hasta donde pudo, pero luego de un tiempo, se desvaneció pues aquellos labios eran suaves y si bien eran presionados con fuerza aun se sentían mullidos, el extraño pudo notar como Changmin bajo la tensión en su cuerpo, y aprovecho en un ágil movimiento de su boca para ingresar a la del otro, cuando por segundos se alejo, y justo cuando el menor intento modular alguna palabra tuvo la oportunidad de ingresar a su cavidad húmeda que no pudo rechazarlo una vez ya su lengua se había hecho un espacio moviéndola con sigilo y rapidez, provocando además un ligero roce entre sus caderas que conllevo a que el cuerpo de Changmin reaccionara inmediatamente. El extraño siguió incitándolo por minutos, y estaba por asfixiarlo ya que se negaba a liberar sus labios, Changmin se hizo espacio para respirar y luego de un largo tiempo hasta se sentía excitado ante el contacto, dejándose llevar por aquella batalla húmeda, intentaba copiar los movimientos de quien lo besaba, pero no podía, su habilidad era mínima… No por nada aquel era su primer beso… ¿Tal vez era un sueño? No lo sabia… fuera lo que fuese, se sentía bien, fuera lo que fuese quería continuar haciéndolo…

Se sentía asfixiar por la falta de aire nuevamente, sus labios fueron liberados amablemente en esta ocasión y su respiración acelerada no se comparaba a la calmada respiración de su atacante, una vez se recupero y su respiración se hizo normal, sus labios fueron atacados nuevamente, y devorados, succionados mordidos, aquel frenesí de besos continúo. Chanming logro liberar una de sus muñecas y rápidamente encendió la luz de su mesa de noche, pero una vez lo hizo, la persona que lo atacaba desapareció. Intento buscar alrededor de la habitación pero no vio nada, solo había silencio… Pero, de algo estaba seguro… lo que paso, no fue un sueño, lo que paso fue real… Toco sus labios un instante y pudo sentirlos emitir aquel calor sofocante e incluso habían aumentado en tamaño dado lo prolongado de aquel beso, provocando que se hincharan.

Una de las pocas cosas que pudo notar el menor fueron los colmillos prominentes de aquel sujeto, ya que pudo sentirlos casi enterrarse en sus labios cuando los mordía, y los tanteo nuevamente revisando si tenían estos alguna herida, sintiéndose aliviado cuando se percató de que aunque maltratados aquel pervertido no había logrado traspasarlos con sus colmillos.

- Tiene que ser alguien cercano –indago para si mismo- Te encontraré…

Luego de aquel extraño incidente, varias semanas transcurrieron, y aquel extraño no volvió a aparecer, el menor se mantuvo alerta varias noches, pero nada sucedió.

Una mañana, al abrir los ojos, se vio rodeado de personas, que gritaron ¡Feliz cumpleaños! Al verlo despertar. La servidumbre le llevo un enorme pastel y encendieron las veintiún velas que representaban sus años de vida, Changmin sonrió alegremente ante la sorpresa y agradeció el detalle.

Todos se preparaban para dar una fiesta en su honor, mientras los regalos –en su mayoría libros- inundaban su habitación. Changmin empezó a ojear algunos, que tanto Junsu como Yunho habían recolectado… eran obras inéditas y difíciles de conseguir, de autores anónimos o poco conocidos. Yoochun se acerco al menor, mientras le beso la frente y lo felicito, Changmin correspondió con una sonrisa mientras dejaba que se sentara a su lado:

- Has crecido mucho –le menciono sosteniendo sus manos- estoy orgulloso de ti…
- Hyungnim…
- Disfruta este día, y se feliz… que seas feliz es mi única preocupación…
- Lo seré… gracias a todos lo seré…

Yoochun salió de la habitación dejando solo a Changmin… quien por un instante, al observar su cama, recordó lo que había pasado y toco sus labios al recordar el beso del que fue victima… esa era una duda que carcomía su mente ¿Quién fue… y porque?... Quería saber la verdad… toda la verdad…

La noche llego y una alegre fiesta era celebrada en honor a los veintiún años de Shim Changmin, todos comían y charlaban alegremente mientras Changmin conversaba y recibía regalos y elogios. Si bien su cuerpo estaba en aquel lugar, su mente vagaba tratando de ubicar algún indicio, alguna de las personas que lo rodeaba había ingresado en su habitación y lo había atacado mientras dormía, estaba seguro que debía ser alguien de allí, pues absolutamente nadie extraño ingresaba al castillo y mucho menos a su habitacion. Pero, sus ojos al mismo tiempo buscaban a alguien más, aquella persona dueña de su corazón, era el único que faltaba. Sabia que tal vez lo odiaba, pero aun por educación debía al menos estar presente, pero no, no importaba para el, siempre vivía encerrado y alejado de todos a su alrededor.

Decidió, luego de un tiempo, alejarse de la multitud, ya casi era media noche, así que, quiso descansar del bullicio en el salón principal. Subió las escaleras, y recorrió el pasillo llegando hasta el salón, ingreso a él mientras se sentó en el sofá. Miró hacia el ventanal, aunque lo negara, en definitiva, había llegado hasta aquel lugar porque quería verlo, aun cuando todos lo acompañaban, si el no estaba… se sentía triste… no había visto el rostro del mayor en todo el día… y eso le preocupaba, aunque bien era propio de él ausentarse, siempre lo hacia perdiéndose en aquel lugar que por alguna razón tenia algo místico, pues las horas que pasaba allí sentado eran muchas.

Mientras su pesadumbre aumentaba y se hundía en aquel sofá, las luces del salón se apagaron completamente… Changmin se levanto sobresaltado mirando de un lado a otro dándose cuenta de la oscuridad que rodeaba el lugar, que era solo iluminado por la penumbra de la luna que se reflejaba en el ventanal… escucho los pasos de alguien que se aproximaba hacia su ubicación, mientras el silencio fue callado por una voz que jamás había escuchado:

- Feliz cumpleaños… Changmin -dijo en un susurro, aquella voz misteriosa-

Una vez aquellas palabras surgieron, el enorme reloj de péndulo del salón empezó a sonar marcando las doce, oficialmente su cumpleaños había terminado. Y había concluido de la forma mas extraña posible.

Changmin no pudo hablar, solo pudo mirar de un lado a otro intentando adivinar la posición de aquel extraño, ¿era el atacante de la noche anterior? No lo sabia, pero trataría de averiguarlo…

Una mano se deslizo por su cuello enredándose en su pelo, y la respiración calmada de alguien acercándose a su rostro, el menor cerro los ojos inconscientemente esperando lo iba a suceder. Pudo percibir de esa persona, un ligero aroma a rosas… y entonces lo confirmo, ya había sentido ese aroma antes, el que lo ataco en su habitación tenia ese mismo aroma, pudo percibirlo con claridad además de sus colmillos… Aquellos labios rosaron suavemente los suyos, justo cuando sentía aquella respiración chocar con la suya, la puerta se abrió, y su atacante se alejó rápidamente, y desapareció en la oscuridad nuevamente, mientras Yoochun ingresaba:

- ¿Qué pasa aquí? –dijo Yoochun encendiendo la luz y acercándose al sofá-
- H-Hyungnim…
- ¿Qué haces aquí encerrado y con las luces apagadas?
- N-Nada… se apagaron de repente…
- Ya veo…

El menor, intento calmarse, respirando con mas tranquilidad, para no ser tan evidente delante de Yoochun, quien lucia nervioso y vaciló un poco antes de hablarle, quedando en silencio por unos minutos, y luego tomo un pequeño cuadro que traía estaba envuelto en un pañuelo y se lo entrego en las manos a Changmin:

- ¿Qué es esto?-pregunto el menor-
- Míralo… es mi regalo de cumpleaños…
- Mi cumpleaños ya acabo…
- No me importa… solo míralo…

Changmin descubrió el cuadro, dejando ver una fotografía, una pareja que tenía a un niño pequeño que sonreía feliz tomado de la mano de sus padres, luego de mirarla detenidamente pudo reconocer quien era el niño pequeño:

- S-Soy yo… entonces…
- Ellos… son tus padres Changmin-ah…

Los ojos del menor se aguaron mientras acariciaba la fotografía, y unas lágrimas se deslizaron por su rostro, no pudo evitar conmoverse al ver a sus padres por primera vez o mas bien, recordar como eran sus rostro, pues por alguna razón que aun desconocía el no tenia ningún recuerdo antes de llegar al castillo.

- Tu madre, era una mujer valiente, siempre decía que debía hacer lo correcto por tu bien, debía protegerte, definitivamente pondría su vida en ello… Tu padre, era muy valiente y capaz, ellos eran el complemento perfecto, y podían mover masas a través de su determinación. Te adoraban, incluso más que sus propias vidas…
Durante siglos, hemos vivido alienados de la sociedad, todo gracias a que nuestra raza es considerada peligrosa, los humanos en general nos rechazan, solo una humana, fue capaz de acercarse a nosotros y hacer que los demás confiaran en nosotros, esa humana fue tu madre… ella nos hizo ser diferentes ante los demás, nos enseño la paz, y vivimos en ella por mucho tiempo.
Tú ya debes sospecharlo… y no me sorprendería saber que en todos estos años lo supieras…
- Se… que no son humanos…–dijo sonriendo- Descubrí a Yunho mordiendo el cuello de Junsu…. Fue tremendamente raro y hasta aterrador, así que lo ignore, pero luego de ese incidente, empecé a encontrar libros extraños, que hablaban de ello y supongo que comencé a entenderlo. Extraño al principio, pero… supongo que luego de eso no me importo… son mi familia después de todo… mi vampírica familia –ríe-
- La razón por la que, desaparecemos por días es porque nos dirigimos al pueblo y nos alimentamos, hay un pacto de paz entre los humanos y nosotros, usamos la sangre que nos es donada a cambio de protección… se que… fue difícil para todos controlar sus deseos mientras tu estuviste cerca, y quise traerte aquí para que todos pudieran acostumbrarse a la idea de que los humanos no son nuestro alimento… así que todos te ocultaron la verdad, y todos aprendimos a controlar los instintos… Todo esto lo hice… para preservar el legado de tu madre…
- ¿Qué les pasó a mis padres? –se atrevió a preguntar- eso si lo ignoro completamente…
- Tus padres, estaban celebrando tu octavo cumpleaños… fue algo grande, porque ese día también era tu bautizo. Te llevaron a la iglesia, y celebraban la ceremonia, mientras tanto recibieron un ataque repentino por parte de un clan enemigo… no todos los vampiros apoyan el tratado de paz, así que para acabar con el nuestro, decidieron hacer una emboscada que pareciera como si nosotros la hubiéramos hecho… su único objetivo… eran tus padres…
Cuando logramos llegar, ellos estaban demasiado lastimados, dieron todo de si por protegerte, era una escena horrible, muchos habían sido asesinados, y tú solo llorabas y apenas podías moverte a causa de las heridas que habías recibido. No fue mucho lo que pudimos hacer… antes de morir, tu madre me pidió un último favor…

“Te entrego a mi hijo, haz que olvide todo lo que paso, haz que olvide todo lo doloroso, por favor… aléjalo y protégelo de este horrible mundo… así podre perdonar a los de tu raza, por lo que han hecho… así el pueblo no los odiara”
…Tu, eres la razón por la cual el tratado continua… tu representas la lucha de tus padres… yo, quise borrar el dolor, por eso jamás podrás recordarlo… pero aun así… te amo tanto que no puedo mentirte… ha sido una carga muy pesada para mi mirar tu rostro sin sentir vergüenza, por no haber sido capaz de proteger a tus padres.

Changmin se mantuvo calmado y en silencio… espero a que Yoochun lo volviera a mirar y tomo sus manos suavemente, se recostó en su hombro y se abrazo a su cuerpo:

- Se que es verdad, se que puedo confiar en ti… lo supe desde que llegue aquí… así que no te aflijas… se que mi madre y mi padre estarían orgullosos con lo que tu y mis hyungs han hecho conmigo…
- Perdóname por alejarte de los de tu raza… pero gracias a que tú has sobrevivido aquí ellos confían en que no les haremos daño.
- No debes pedir perdón…
- Gracias…

Yoochun tomo a Changmin en sus brazos y lo apretó fuertemente contra él repitiendo una y otra vez cuando lo adoraba, el menor también lo abrazó acariciando su espalda suavemente y apoyando su cabeza en su hombro. Se quedaron en silencio por varios minutos y luego se miraron y se sonrieron, mientras Changmin rompió el silencio pocos instantes después:

- solo quisiera preguntar algo…mis recuerdos… ¿tú los borraste?
- No… no tengo ese poder…
- ¿Quién lo hizo?
- ¿Para que deseas saber?
- No lo sé… solo quiero saberlo… ¿Fue Junsu o Yunho?
- El poder de Junsu es leer los pensamientos y… Yunho puede mover cada objeto a su alrededor… Con mi poder puedo colocar campos de fuerzas a millas de distancia…
El poder de borrar los recuerdos es uno muy peligroso y muy raro… Tomar la mente y alterarla a tu antojo… ha de suponerse que sea el líder del clan quien lo posea… pero en nuestro caso, aquel que posee ese poder no tiene el mínimo interés en liderar nuestro clan…
- ¿Quién es? –pregunta curioso-
- Es Jaejoong… aunque no estoy seguro, se que su horrible actitud es producto de su poder… si pierde el control… puede hacer mucho daño, así que prefiere alejarse de todo a su alrededor…

Changmin no pudo evitar sobresaltarse a sobremanera ante aquella revelación… de todos… de todos… había sido él el responsable de borrar de su mente los tristes y aterradores recuerdos del fallecimiento de sus padres, aquella persona… tal vez la razón de su odio fuera esa… tal vez:

- Hay algo mas que debes saber… ya que eres un adulto, es momento de que tomes tus propias decisiones… acerca de vivir entre nosotros o regresar a tu lugar natural de vida…
- ¿De que hablas?
- Los vampiros, hemos podido sobrevivir gracias a la existencia de los “compañeros de sangre”, quienes nos dotan de alimento cuando no nos es posible alimentarnos todos… esa persona por encima de cualquiera tienen prioridad al momento de alimentarse, porque habrá otro vampiro que se alimentara de él… en el caso de tus Hyungs… Junsu es quien provee a Yunho de alimento… pero, la unión con un compañero, te obliga a atar toda tu vida a esa persona, es una unión espiritual y sagrada que no será rota y que prevalecerá por siglos…
- ¿Cómo el amor?
- Mucho mas eterno que eso… ser un compañero de sangre significa que aquel será tan importante como para permitir que se alimente de ti… pero mucho mas parecido al de un matrimonio, que atraviesa más allá de la muerte… Al ser humano, tal vez no puedas entenderlo… pero significa estar completamente integrado con aquel ser… pues vivirán y morirán al mismo tiempo, si es que algún día han de morir…
La vida de un vampiro es agotadoramente larga… así que por mi parte, deseo que puedas vivir como un humano, como tus padres… si esa es tu decisión… no me opondré a ello y dejare que regreses a la aldea, en el momento que quieras…
- ¿Qué hay… si deseo vivir como uno de ustedes?
- Si es así te enfrentarás a un proceso muy doloroso en el que no se garantiza tu supervivencia, deberás vivir atado a alguien que se alimentara de ti por la eternidad y lo mas importante… vivir con los humanos te será imposible…
- No recuerdo el haber vivido como un humano nunca…
- Aun así, eres un humano, y todo este tiempo has vivido como uno, o tratamos de que lo hicieras… independientemente de que conocieras nuestra verdad…
- Lo se… pero… yo deseo convertirme en un vampiro… ese es mi deseo y mi voluntad…

Yoochun suspiro pesado ante las palabras del menor, estaba asustado, pues la conversión era un proceso muy doloroso y mas de la mitad de los humanos que se enfrentaban a ello no sobrevivían. Por sobre todas las cosas, no deseaba perder a su adorado pequeño, pues para el, Changmin era su vida… su alegría… y no deseaba que nada malo jamás le sucediera

- Podrías arrepentirte en el futuro…
- Lo sé, pero correré el riesgo…
- Acaso… tú ¿has decidido esto… por alguien en particular?

Changmin dudo en contestar, aunque había permanecido enamorado de Jaejoong por tantos años, la posibilidad de que este lo aceptara era mínima… aun así, no quería pensar en la idea de dejar de verlo, o a los que habían permanecido como su familia. Si lo miraba desde esa perspectiva, jamás podría alejarse de aquel lugar:

- No solo por una persona, pienso en que no puedo vivir separado de aquellos que me enseñaron a ser quien soy, lo repito, vampiros o humanos… ustedes son mi familia. La primera vez que llegue aquí, me pediste que los considerara así y eso es lo que estoy haciendo… soy uno de ustedes…
- No quiero perderte…

La voz de Yoochun se quebró ante aquella posibilidad, pues en su corazón no había una persona lo suficientemente digna de tener a Changmin, pero sabia que aquella respuesta decidida del menor se había formado a conciencia… sabia de sus sentimientos desde hacia mucho, pero, aun con todo ello no creía que valiera la pena el arriesgar su valiosa vida de esa forma…

- Yo tampoco quiero alejarme de ustedes… moriré de tristeza allá afuera… así que déjame permanecer en mi hogar…
- Piénsalo un poco más… no te apresures con esto…

Changmin se acerco a Yoochun y se abrazo nuevamente a él, en su oído susurro “estoy completamente seguro” y sin más que hacer, el mayor acepto su respuesta. Se alejo un poco de su pequeño, dejando un beso en su frente y acariciando su mejilla, lo abrazo nuevamente y se levanto tomando a Changmin de la mano para llevarlo a su habitación y que pudiera descansar. Aquel recorrido le recordó los primeros días del menor en el castillo en el que no se soltaba de su mano y siempre estaba a su lado, en busca de su protección. Todo el cariño que había desbocado en ese pequeño era real y cada día de su vida a su lado había sido muy feliz… por lo que ahora acostumbrarse a que aquel niño desapareció y su guía no sería necesaria más se sintió afligido esperando de cierta forma no tener que afrontar su perdida por su decisión.

A la mañana siguiente, Yoochun había comunicado a todos en el castillo la decisión de Changmin, sabia que iba a ser un problema, ya que, una vez se enteraran los humanos iban a haber protestas, pero ese sería un problema del que el mayor se encargaría, convencerlos de que aquella decisión no había sido forzada y que el menor lo había decidido por si mismo.

Las reacciones de los moradores del castillo eran variadas, muchos no se sorprendieron del echo, a algunos otros les pareció una muy mala idea, dada la alta tasa de fracaso que tenia dicha conversión. Pero los que estuvieron completamente felices con la noticia, eran aquellos que tenían sentimientos hacia el menor, pues muchos eran los que deseaban ser aquel que compartiera su eterna vida con él, en sus años allí se había ganado muchos y muchas admiradoras, que profesaban profundos sentimientos hacia el.

- Estoy sorprendido… de alguna forma, pensé que continuarías siendo humano y formarías un escándalo luego de que te enteraras de nuestra verdad…
- Se que todos me lo ocultaron por ordenes de Yoochun Hyungnim, y aun cuando el no me lo confesara, ya lo sabia, imposible no descubrirlo en tantos años, hubiera sido muy ingenuo…
- ¿Sabes lo peligroso que es?
- Ya todos se han encargado de repetírmelo Junsu… no empieces tú ahora…
- No lo haré… estoy feliz…
- ¿Lo eres?
- Lo soy… porque siempre sentí que algún día terminarías por dejarnos… Es muy difícil ser un vampiro, y mas aun, cuando perteneces a la rama líder del clan, todos tienden a tratarte de forma muy evasiva… creo que nuestra vida cambio mucho cuando entraste a este lugar… Tenía miedo de perder eso…
- ¿Qué? ¿estas sentimental ahora? –ríe-
- Oye, tengo ochocientos años más que tú, no me trates con irrespeto mocoso…

Con el anuncio de la conversión de Changmin, vinieron una sucesión de confesiones, confesiones que recibió el menor durante las semanas siguientes una tras otra, muchos conocidos, y algunas personas que en su vida hubiera imaginado estaban interesados en el… ahora su cuarto estaba lleno de regalos que habían llegado como forma de llamar su atención, y no sabia que hacer. No podía mentir y decir que le molestaba, aunque se sentía halagado, la confesión que el ingenuamente esperaba nunca llego…

Empezó a deprimirse, ¿Qué podía hacer para captar su atención?, rotundamente seria rechazado si se confesaba… pero, ¿Cómo acercarse a alguien tan inaccesible?, a alguien tan inalcanzable… a alguien tan hermoso… no se imaginaba como hacerlo.

Por otro lado, Yoochun iba y venia entre el pueblo y el castillo, al parecer, su intuición no había fallado y los aldeanos no habían recibido alegremente la decisión del menor, pero aquel resultado, el mayor lo mantenía oculto de Changmin, no quería alterarlo, el definitivamente conseguiría convencer a todos. Pero, Changmin lo observaba, y por su rostro cansado había podido adivinar lo que pasaba:

- No te preocupes, lo solucionaremos…-le dice Yunho-
- No pensé que seria tan difícil…
- Bueno, desde el incidente hace trece años, los humanos recienten mucho de nosotros, lograr convencerlos de continuar con el tratado luego de la muerte de tus padres fue muy difícil. Esto, ellos lo interpretan como una manipulación… Ya de por si, exigían que te devolviéramos al pueblo… pero fue Yoochun quien se opuso firmemente y con su convicción lo logro, fueron muchos días, así que este solo es el inicio.
- ¡Pero es mi decisión! ¡es mi vida, no la de ellos!
- Tu no eres solo alguien particular –acaricia su mejilla- eres especial… No queremos perderte y ellos tampoco…-sonríe- ve a dormir, y no pienses en nada de esto, deja que nosotros nos encarguemos.

Changmin obedeció, pero justo cuando iba camino a su habitación, escucho un fuerte ruido venir de la entrada del castillo, y un alboroto comenzó a formarse. De repente, un gran numero de personas habían llegado hasta el, uno de ellos lo tomo por el brazo y empezó a arrástralo por el pasillo. El menor empezó a forcejear, y exigía una explicación, pero no obtuvo ninguna respuesta de aquel que lo llevaba a rastras hacia la salida:

- ¡Suéltenlo, esta no es la forma de solucionar las cosas! –grita Yunho- ¡Esto no tiene ninguna lógica! ¡No pueden llevárselo así!
- ¡Ustedes nos has irrespetado! Solo hemos cumplido con los deseos de nuestros fallecidos líderes, pero ustedes quieren acabar con su legado, tratando de convertir a su hijo…-grito el hombre que sostenía al menor- ¡Han traicionado nuestra confianza!
- Por favor cálmese… -aparece Yoochun- Ya les explique, que no tuvimos nada que ver con la decisión que Changmin tomo… el no ha sido manipulado…
- ¡No importa ya, el regresara al lugar al que pertenece! –grita- Nunca debimos permitir que el viniera aquí en primer lugar.

Changmin logro liberarse del agarre, luego de forcejear durante varios segundos, luego corrió hacia Yoochun y se volteo a mirar a los hombres que habían irrumpido en el castillo:

- ¡¿Por qué hacen todo esto?!-grita- fueron mis padres quienes pidieron que ellos me cuidaran, es una total falta de respeto de su parte que vengan a turbar la tranquilidad de mi hogar, así es ¡este es mi hogar!... ellos han cuidado de mi, y han puesto mucho de su voluntad por poner su interés en mi bienestar por encima de sus instintos, son mi familia, y porque quiero seguir siendo parte de esta familia, quiero convertirme… si, soy humano, y nunca dejare de serlo, porque aunque me convierta en mi interior seguiré siendo un humano. Mírenme, trece años después, estoy bien, y estas personas me protegen y me aman ¿al menos pueden entenderlo? ¡¿Pueden al menos respetar mi voluntad?!

Un frio y helado viento inundo el lugar, nadie sabia que responder y todos preferían guardar silencio, haciendo que en todo el lugar el ambiente se tensara, tanto que podía dividirse con un cuchillo. Yoochun tomo a Changmin de la mano, mientras intentaba calmarlo, pues estaba muy alterado. El líder de los aldeanos hizo una seña, indicando que se marcharían, antes de eso, le pidieron a Yoochun que los acompañara, y todos empezaron a abandonar el castillo. Una vez todos se fueron, Junsu se acerco al menor, abrazándolo fuertemente, pues por un momento, pensó que verdaderamente se lo llevarían.

Así, transcurrieron muchas horas, y Yoochun aun no regresaba, Junsu y Yunho habían permanecido al lado de Changmin, quien había caído rendido luego de todo el alboroto, pues si los humanos regresaban, ellos no permitirían que se lo llevaran.

Finalmente, la larga espera concluyo, y el líder del clan regresaba al castillo:

- ¿Qué ocurrió? ¿Qué dijeron los humanos? -pregunta Yunho-
- Aun no están de acuerdo –dice desanimado- Pero no se opondrán… ya que finalmente Changmin se dirigió directamente a ellos, lo permitirán…
- Es un alivio… pensé que en verdad se lo llevarían… -dice Junsu-
- Pero fue una gran sorpresa –se acerca hasta la cama de Changmin- escucharlo fue como escuchar hablar a su madre nuevamente… -acaricia su rostro- fue muy gratificante…-sonríe- siento que… lo hicimos bien…
- Es un gran chico… así que si, lo hicimos muy bien –sonríe- ya podemos descansar… dejémoslo a él descansar…

Finalmente, los tres abandonaron la habitación del menor, completamente agotados por la larga contienda del día, pero satisfechos, ya que de alguna forma, habían logrado el objetivo. La habitación se inundo con la penumbra de la noche, y de entre las sombras, una silueta denotaba la presencia de alguien más, aquel que se deslizaba suavemente hacia la cama del menor. Aquel extraño, se sentó con cuidado a un lado de su cuerpo dormido y cruzo sus piernas, admirando con detenimiento el rostro de Changmin y pasando suavemente sus dedos por la mejilla del otro, para llegar a su frente y delicadamente retirar algunos mechones de cabello que ocultaban sus ojos y luego delinearlos en un suave y delicado trazo con la yema de sus dedos, hizo lo mismo con su nariz y paralelamente con la comisura de sus labios de teniéndose en ellos. Luego, se inclino ligeramente, y con su lengua los recorrió velozmente para evitar despertarle, seguidamente, depositando un pequeño y tierno beso, para luego levantarse y salir de la habitación, en completo silencio…

La mañana llegó, y Changmin se levanto con pesadez, con un molesto dolor en su cuello, y con sus muñecas amoratadas luego de haber forcejeado con aquel sujeto. Su piel, se había hecho mas sensible luego de pasar tanto tiempo entre aquellas paredes, y con cualquier golpe, su piel se resentía. No sabia que había pasado la noche anterior, ni si Yoochun había regresado al castillo esa noche, así que una vez estuvo completamente despierto, se dirigió a su habitación directamente. Una vez entró, Yoochun se abalanzó sobre el en un abrazo para luego, como de costumbre, dejar un beso en su frente:

- ¿estas bien? ¿Por qué luces molesto?
- Ah, me duele todo el cuerpo…-se queja- ¿pero, que pasó ayer? ¿vendrán por mi otra vez?
- No, no lo harán –lo abraza- estarás con nosotros por un largo tiempo…
- ¿En verdad? –sonríe- ¿Todo esta bien ahora?
- Si, Todo esta bien…
- ¡Hyungnim, eres increíble!
- Yo no hice nada, todo el merito es tuyo, ya que te dirigiste a ellos con mucha fuerza, los convenciste… Estoy muy orgulloso de ti…-sonríe-

Changmin abrazo fuertemente a Yoochun mientras comenzó a sonreír, y siguieron conversando vagamente de algún asunto sin importancia. Luego salió de la habitación saltando de la alegría, no podía creerlo, era verdad todo lo que pasaba… mientras tanto, Jaejoong se acercaba en dirección contraria con su paso marcado y silencioso y con aquella aura de Dios intocable a su alrededor, al verlo, Changmin se quedo congelado de repente, completamente apenado y bajando la mirada, como solía hacer cada vez que lo tenia en frente, pero este solo lo ignoró como de costumbre, pasando por su lado sin siquiera determinarlo. El menor sintió como su ánimo que hacia unos segundos era de total alegría, paso a ser de completa depresión, ya que solo había logrado solucionar una pequeña parte de sus preocupaciones, ya que la principal de ellas era el que se pavoneaba hacia el salón como de costumbre y que para variar seguía haciéndolo sentir miserable. Pero, en definitiva, tenía que convencerlo, debía haber alguna manera de hacerlo, pues si no lo lograba, entonces debería seguir siendo humano, ya que si no era Jaejoong, no podía ser nadie más.

Así, tomo una actitud de acosador, y los días siguientes, comenzó a seguirlo a escondidas, si bien conocía a la perfección lo que el mayor hacia durante el día, había ocasiones en las que desaparecía completamente. Una vez logro establecer un patrón, tímidamente comenzó a aparecerse frente a el, pero aquello poco cambiaba la actitud de Jaejoong, que ni siquiera se dignaba a determinarlo aun por un nanosegundo. Aun con todo aquello, no se dio por vencido, desde un principio sabía que no iba a ser una tarea simple.

Su siguiente movimiento seria convencer a Junsu, que era el encargado de llevar su alimento, de que lo dejara hacerlo, pero tuvo que rogar por varios días, y luego contestar muchas preguntas, seguía diciendo que no, hasta que no le quedo más remedio, que confesarle sus intenciones:

- ¡¿Estas demente?! ¡¿Por qué?! ¡¿No tenias a alguien mas difícil?!-grita-
- Hyung ¿tienes que gritar así? Se enteraran todos en el castillo…
- Yo he vivido al lado de Jaejoong por demasiados siglos, y toda la vida ha tenido esa actitud… ¿piensas cambiarlo así? Perderás de tiempo, y de paso morirás esperando… Eres humano, y no tienes demasiada esperanza de vida…
- Al menos, quiero intentarlo… si veo que es imposible… entonces me rendiré…
- Te lo diré ahora, es imposible, así que ríndete...
- Hyung… -lo mira con pesar- te lo estoy rogando…

Junsu no pudo resistirse, a aquellos ojos de cachorro y termino accediendo ante la insistencia del menor, aunque daba por sentado que era una total perdida de tiempo:

- Changmin te traerá tu alimento a partir de hoy ¿Entendido?
- ¿Me estas preguntando si estoy de acuerdo? Eso parece más una orden…
- No, solo te estoy avisando…
- …Haz lo que quieras…
- Aigoo mi pobre Changmin, lidiar con este cada día lo hará miserable…-susurra para si mismo-

Así comenzó el plan, y cada día Changmin se dirigía al salón, llevaba la fuente, y la colocaba en el mismo lugar, a un lado de sus pies. Pero seguía sin avanzar, ya que cada día, era el mismo resultado: indeterminación total.

Habían pasado ya cerca de tres meses, y no había conseguido absolutamente nada y poco a poco su optimismo se iba reduciendo, ese día, estaba tan deprimido, que olvido la presencia de los escalones que se encontraban antes de llegar al ventanal, así que termino por tropezarse con ellos. Como pudo, sostuvo la fuente, pero un poco de su contenido término por derramarse. Una vez pudo recuperar el equilibrio, se disculpo inmediatamente, dejando la fuente nuevamente en el mismo lugar, esta vez, Jaejoong lo miró, sus ojos reflejaban cierta molestia, y eso solo hirió aun más el ya alterado corazón de Changmin, que termino por sentirse desfallecer y sus ojos a aguarse, así que se volteo inmediatamente y salió raudo del salón. Una vez estuvo fuera, comenzó a llorar sin parar, estaba molesto consigo mismo por arruinarlo todo, y finalmente estaba cansado de que todo su esfuerzo solo hubiera terminado en esa mirada de odio, se sentía tan ridículo y avergonzado. Se oculto en una de las zonas de la amplia biblioteca del castillo, con su rostro oculto en sus rodillas y sus piernas envueltas en sus brazos, sollozando suavemente para que nadie pudiera escucharlo y sus ligeros gemidos no hicieran eco en aquel lugar. Sintió como alguien se acercó y se sentó a su lado; No quiso levantar su cabeza, así que siguió en lo suyo, asumiendo que se trataba de Junsu, y que finalmente terminaría repitiéndole que se lo había advertido.

- Deja ya de llorar…

Aquella voz, calmada y profunda, era desconocida para el, y en definitiva, no pertenecía a Junsu o ninguno de los que el conocía, así que de inmediato se volteo a mirar a aquella persona. Se asusto, al verlo allí, sentado a su lado, mirándolo, como nunca lo había hecho y mucho mas, dirigiéndole la palabra. En la expresión facial de Changmin podía leerse toda la confusión que sentía en su interior… pues su ser mas amado ahora estaba tan cerca de él… con solo extender ligeramente su mano podría tocarlo.

- Jaejoong hyungnim…

Jaejoong tomo un pañuelo de su bolsillo y lo envolvió ligeramente en su mano, seguidamente, comenzó a limpiar el rostro del menor con ella. Lo miró fijamente, mientras Changmin no pudo sostener la mirada, apenado, agacho su cabeza mientras dejó de gimotear:

- ¿Estas bien ahora?
- P-Porque… -dice débilmente-
- ¿Por qué que? –pregunto de forma cortante-
- U-usted me odia… me odia… entonces porque…

El mayor, empezó a acariciar su mejilla, luego se acerco a su rostro, Changmin, apenas podía moverse, y temblaba inconscientemente ante su cercanía:

- ¿Por qué asumes que te odio?... –hace una larga pausa- Lo siento… pero jamás aprendí a hacerle frente a este tipo de cosas…
- ¿D-De que habla?
- Eras un pequeño niño fastidioso que corría y gritaba todo el tiempo, y por alguna razón todos estaban encantados contigo, yo simplemente no podía entenderlo… diría que hasta entonces me fastidiaste… pero después de todo, siempre te esforzabas por no ser una carga… ni siquiera sabias nada de tu vida, pero aun así siempre sonreíste sin importar que, y confiaste ciegamente en todos nosotros. Fue entonces que llamaste mi atención, el que siempre me observaras, lo note, el que siempre pensaras en mi, lo sabia, Pero sigues siendo un humano, y mientras lo sigas siendo será peligroso para ti el estar cerca de mi…

La voz de Jaejoong casi parecía un susurro, era tan tranquila y silbante que se perdía en un eco en aquel amplio lugar, al pensar en ello, Changmin incluso se dio cuenta que era la primera vez, en sus años viviendo junto a él que escuchaba su voz, tan arrulladora y tan perfecta, casi parecía una caricia a sus oídos. Estaba tan atontado, que escuchaba sin escuchar, solo concentrándose en el sonido y no en las palabras, pues estaba tan sorprendido de estar allí con el que en todo se fijaba menos en lo importante, así que una vez pudo volver a la tierra comenzó a escuchar atentamente sus palabras:

- Tenía miedo de perder la cordura si me acercaba demasiado, por lo que la forma más fácil de controlarme era si te mantenía a distancia de mí… hasta que llegara el momento, hasta que lo decidieras, no haría nada hasta que estuvieras seguro de tu decisión… Se que lo estas ahora… pero, supongo que aun con todo lo que hiciste para llamar mi atención, no sentía que era lo correcto…

Changmin se sintió completamente avergonzado, creyó que en todo este tiempo no había sido notado, pero sus movimientos fueron tan obvios, –aunque bien esa era su intención para hacerse notar- por aquellas palabras pudo verse así mismo como alguien completamente desesperado. Ante aquella cara de shock, Jaejoong alejo el pañuelo del rostro del menor, envolviéndolo y regresándolo a su bolsillo, para dirigirle otra mirada, mientras Changmin seguía mirándolo fijo, completamente embelesado y perdido en su bello rostro.

El mayor tomó el rostro del menor y acaricio su mejilla, mientras estas cambiaban de color ante su contacto, se acerco un poco más y lo tentó, al rozar sus labios con los de este, pasó su mano por su cuello rodeando su nuca y sintió de inmediato todo el cuerpo del menor tensarse y erizarse su piel. Hizo una mueca por sobre sus labios mofándose de aquella actitud inocente y dejo que su lengua atravesara la barrera de sus labios que inmediatamente accedieron a abrirse completamente rendidos ante aquellos que ahora les brindaba algo de atención. Si bien en su exterior y en toda su personalidad Jaejoong era un completo tempano de hielo, su aliento y toda la extensión de su boca era tan cálida que casi parecía quemar los bordes de los labios del menor, transmitiendo todo ese calor al resto de su cuerpo.

Changmin empezó vagamente a corresponder, pero su nerviosismo se interponía, entorpeciendo los movimientos del mayor, cuando se decidió a cerrar su boca e impedirle al mayor el acceso a esta.

Jaejoong se alejo por unos segundos y lo miro con aquel semblante de molestia en aquel rostro casi inexpresivo. Luego, con sus dedos separo ligeramente los labios del menor entreabriéndolos, entonces le pidió que solo se quedara quieto y cerrara los ojos, así lo hizo Changmin, y en poco tiempo pudo sentir aquella húmeda lengua ingresar nuevamente a su cavidad y aquellos suaves labios rosar con los suyos. Sus alientos se chocaban entre si, cuando el menor no podía soportar mas la falta de aire y se separaba unos milímetros para poder recibir algo de oxigeno, pero que en segundos volvía ser atrapado en aquella telaraña, mientras poco a poco sus nervios iban desapareciendo y podía acompasar los movimientos veloces del que lo besaba con sus labios y tentar a aquella lengua en una batalla que finalmente perdía, pues era derrotado en segundos. Sintió la necesidad de llegar más allá y se atrevió torpemente a morder el labio inferior del mayor a lo que este respondió con otra firme mordida haciéndole sentir sus prominentes colmillos amenazándolo con perforar sus labios si no se quedaba quieto. Así termino por suavemente deslizarse hacia el frio piso de la biblioteca con el cuerpo de Jaejoong sobre el, y sus largos y profundos besos que amenazaban con asfixiarlo si con sus brazos no le rogaba al mayor que lo dejara respirar solo un segundo.

Por un momento, perdió la concentración, pudo percibirlo, aquel ligero aroma que había sentido con anterioridad, las rosas… aquel perfume… emanar de su cuerpo… Entonces se detuvo, causando que el beso terminara abruptamente, mientras mantenía aquella mirada de espanto en su rostro y la sostenía hacia Jaejoong:

- El… el… el… que me ataco… H-Hyungnim… ¿usted?

Jaejoong dio un largo suspiro, mientras se levanto del piso y se recostó en uno de los estantes de la biblioteca, como si lo que Changmin dijo hubiera sido una tremenda estupidez, e incluso se le veía con un semblante molesto por hacerlo terminar con lo que habían iniciado. En poco tiempo el silencio reinó en aquel lugar, mientras Changmin se sentía inquieto… hizo lo mismo que Jaejoong y se apoyo en el estante luego de levantarse del piso, pensando detenidamente que decirle para disculparse, pero finalmente fue este último el que comenzó a hablar:

- …A pesar de que era consiente de tus sentimientos hacia mi, sentí que seria demasiado el acercarme directamente… pero seguía viéndote cada día, mas cerca y empezaste a alterar mis nervios… la primera vez… fue un completo impulso, no lo pensé demasiado y solo lo hice… la segunda vez, esperaba mostrarme ante ti pero… todo fallo al final… intuí que eso seguiría pasando, por lo que regrese al plan original, esperando otra oportunidad…

Changmin se sintió avergonzado de nuevo, pero en el fondo muy feliz, pues aunque nunca se le paso por la cabeza que de todos fuera él su atacante, pensó que, su sentimientos eran mas preciados para Jaejoong de lo que el pensaba. Así, tomo una de sus manos tímidamente, y la apretó fuerte entre las suyas, mientras Jaejoong lo observaba, intentaba hablar, pero estaba tan nervioso que solo balbuceaba… finalmente, aspiro una gran bocanada de aire y tuvo el valor y la voluntad para hablar:

- M-Mi deseo, mas que nada en este mundo, es poder permanecer a su lado… así que, estoy dispuesto a convertirme si eso me permite compartir una eternidad con usted Hyungnim… Quisiera… ser su compañero de sangre… ¿me… aceptaría?

Antes de que Jaejoong pudiera dar una respuesta, Changmin escucho a Junsu gritar su nombre fuertemente, se levanto inmediatamente, y corrió hacia él, pero Jaejoong no se inmuto y permaneció en su lugar. Una vez pudo encontrarse con Junsu, este lo miro con total preocupación:

- Los humanos han regresado, y exigen verte ahora mismo…
- ¿Qué paso ahora? Creí que estaban de acuerdo…
- No lo sé, Yoochun me dijo que te llevara allí, pero no te preocupes, no dejaremos que te saquen de aquí…

Junsu halo a Changmin del brazo, mientras este último volvió su mirada al lugar donde había permanecido Jaejoong, pero este ya no se encontraba allí. Suspiro algo decepcionado, pues no logro escuchar su respuesta, pero finalmente no podía evitar lo que estaba sucediendo.

Llegaron rápidamente al salón principal del castillo, allí se encontraba el líder de los aldeanos y dos personas más, al igual que Yunho y Yoochun, junto con cinco miembros más de la rama principal del clan. Una vez Changmin llego, las miradas se dirigieron a él, mientras Yoochun y Yunho sonrieron para calmarlo, las miradas serias de los aldeanos lo preocuparon un poco:

- ¿Qué sucede? –dijo directamente a los aldeanos-
- Joven Changmin, Han pasado varios meses desde que fue revelada su voluntad, pero, no podemos quedarnos tranquilos sabiendo que el tiempo sigue avanzando y continúa aquí, también escuchamos que ha rechazado a todos aquellos que tenían pretensiones con usted. Quisiéramos conocer la razón de esto, y también conocer a la persona que usted a escogido… o acaso… ¿se ha retractado de su decisión?
- …No me he retractado en ningún momento…
- Entonces… ¿cual es la razón…?

Changmin no sabia claramente que decir, temía que revelar abiertamente que sus intenciones de ser compañero de sangre de Jaejoong, hicieran que este ultimo terminara por rechazarlo o que al final, si decía que aun no había sido aceptado, aquello fuera tomado como una ofensa por parte de los aldeanos y estos terminaran por formar un escándalo como la ultima vez, no tenia ganas de pelear o forcejear, aunque bien sabia que la reacción de Yoochun iba a ser mas rápida, quería que el asunto se solucionara de forma amable… en definitiva no sabia que hacer:

- Yo… he encontrado con quien quiero estar, por eso he rechazado a todos los demás…
- Entonces… ¿a quien ha escogido usted?
- E-Eso… yo… en este momento creo que no debería…
- A mi…-interrumpe- El escogido… soy yo…

Las miradas de todos se dirigieron hacia aquel que había pronunciado aquellas palabras, las reacciones de los presentes –incluyendo a Changmin- al voltear hacia el fueron las mismas: sorpresa y estupefacción total, por verlo allí completamente tranquilo y pronunciando con toda seguridad aquellas palabras…

- H-Hyungnim…
- ¿J-Jaejoong? –mira incrédulo Yunho- no… no puede ser… imposible…t-tiene que ser mentira…-dice alterado-
- Yunho-ah…-le calma Junsu-
- Lord Jaejoong… ¿usted? –menciona el líder de los aldeanos- Como…es eso posible…-mira sorprendido-
- Changmin…-le llama Yoochun- ¿es todo esto verdad? ¿es Jaejoong?

Changmin asintió tímidamente, Yoochun bajo la mirada, era obvio que le había tomado por sorpresa, no el hecho de que fuera Jaejoong el escogido, sino que este último hubiera aceptado los sentimientos del mayor o más aun, lo hubiera afrontado. Tanto los aldeanos como el resto de los ocupantes del salón se veían, de cierto modo, aterrados ante aquella revelación, de todos… tenia que ser el que ellos descartaban en primera…

Junsu se acerco a Yunho que parecía haber recibido una terrible noticia, pues su rostro descolocado demostraba su inconformidad, así los susurros y comentarios empezaron y Jaejoong salió del salón una vez hizo lo que tenia que hacer, dejando que Yoochun y los demás lidiaran con el drama.

- Señores –dijo Yoochun finalmente- han venido aquí buscando respuestas y las han encontrado… Changmin a tomado una decisión y esta no dará marcha atrás, así que, espero sigamos de esta forma en el futuro…
- S-Supongo –dice el líder- Nos marchamos ahora…

Los humanos se retiraron dejando solo a los miembros del clan y a Changmin, Yoochun dio un gran suspiro, mientras Junsu luchaba en un extremo del salón por calmar a Yunho, los miembros restantes del clan se limitaron a mostrar sus respetos y salir. El menor estaba asustado, Yoochun solo lo miró con aquel rostro entre preocupación y enfado mientras se acercaba a él:

- Creo que seria factible que me explicaras lo que esta pasando.
- M-Me gusta Jaejoong Hyungnim…-dice nervioso- y se lo he dicho…
- Changmin-ah… creí habértelo dicho el día en que decidiste pasar por esto… que no era algo fácil y que por encima de todo no hay marcha atrás, dejando lado el que puedes morir en el intento, ¿serás capaz de soportar toda una eternidad al lado de alguien así? –dice sin dudarlo- Jaejoong, es parte de mi, es mi familia, pero jamás he llegado a cruzar su barrera, nadie lo ha hecho, hizo de si mismo alguien inaccesible y temo que sufras una decepción.
- Hyungnim –le mira directamente- Sabiendo todo eso… me enamoré de él, aunque siempre me ignoró, seguí enamorado hasta hoy… creo que siempre lo supe… que sería el…

Otro suspiro fue lanzado por Yoochun, estaba menos que convencido, pero no por Changmin, era por Jaejoong, pues ese repentino cambio de actitud mas que hacerlo feliz, lo asustaba, así que lo que debía de hacer era hablar con este ultimo, y cielos era difícil, pues una vez Jaejoong no quería hablar no había poder sobre la tierra que lo convenciera de lo contrario.

Así, una vez pudo encontrar el momento, ingreso a la habitación del mayor que se encontraba tranquilo leyendo un libro en su cama, como si nada hubiera pasado. Se acerco hasta el y se puso frente a sus ojos, pero este ultimo solo seguía pasando las paginas del texto, ignorándolo como solía hacerlo, finalmente, un molesto Yoochun le arrancó el libro de las manos y lo tiró a un lado, obteniendo aquella atención que estaba demandando.

- ¿Qué es?
- ¿Qué es? ¿Y me lo preguntas tan tranquilamente? Tú, acabas de formar un lio de la nada… y preguntas ¿Qué es?
- ¿Qué tiene de extraordinario lo que hice?
- Tú, en verdad eres exasperante… Changmin es alguien muy preciado para mi, lo he protegido con el mayor de los esfuerzos y he cuidado de el como si de un hijo se tratara… ¿crees que estoy feliz?
- En todo caso, si no era yo iba a ser alguien mas ¿Cuál es el problema? –insiste en preguntar-
- ¡Tú!, no quiero que seas tu… se que cuando este a tu lado lo seguirás tratando como hasta hora lo has hecho, solo lo harás sufrir y lamentarse… algo como esto no puede remediarse o echarse para atrás. No lo engañes ni le des esperanzas de esa forma…
- El me gusta… ¿es eso lo que quieres escuchar?-respondió en aquel típico tono seco y cortante-
- ¿Q-Que? ¿Qué dijiste?
- Changmin me gusta… desde hace mucho… por eso lo acepte… ¿algo más?

Los ojos de Yoochun se abrieron de par en par ante la sorpresa y termino quedándose pasmado al escuchar aquello salir de los labios de Jaejoong… no era posible, pues aunque había notado los sentimientos de Changmin, jamás se le pasó por la cabeza que esos sentimientos estaban siendo correspondidos. Jaejoong se limito a levantarse, tomar el libro que el líder del clan había botado al suelo y seguir en su tarea mientras este ultimo permanecía parado como una estatua, hasta que pudo recobrar el sentido y salir lentamente de la habitación sin poder replicar nada de lo que había escuchado.

Al caer la noche ese día, todos en el castillo ya sabían las últimas noticias, producto de un desliz por parte de uno de los miembros de la rama principal del clan que había ventilado el asunto y las opiniones no se hicieron esperar, y todas estas concordaban en lo mismo, Changmin estaba completamente loco por haber escogido a alguien como Jaejoong.

Había alguien en particular, completamente molesto por aquello, estaba iracundo y una vez los chismes empezaron a confirmarse, su desesperación y molestia se hicieron evidentes… Había permanecido al lado de Changmin, como un fiel amigo, a su lado cuando no tenia a nadie con quien hablar, siempre tratando de hacerlo sentir cómodo. Aquellos esfuerzos creía iban a dar frutos cuando el menor considerara a quien escoger. Estaba en mayor parte convencido de que sería él, pues no había nadie mas a su alrededor. Pero esta repentina revelación lo hacia cabrear, había perdido su tiempo, ya que el menor le dio una bofetada y lo cambio por el mas ridículo de los contrincantes, alguien fuera de su rango… alguien como ese bastardo narcisista que le ponía los pelos de punta cada vez que se atrevía a ignorar a Changmin y este terminara deprimido pues no sabia que le había echo para enojarle.

- ¡Kyuhyun! –le llama Changmin- aquí estoy…
- Changmin-ah –sonríe- has llegado…
- Si… ¿Qué es? ¿Por qué querías verme?
- ¿Qué quieres decir con por que? Tienes a todos vueltos locos con aquella noticia, quiero tener al menos una exclusiva de lo que pasa…
- Oh, eso –dice avergonzado- pues… tu sabes –ríe tímidamente- lo que es…
- Ya me habías sorprendido con lo de que querer convertirte, y mira a quien has elegido como compañero –ríe- seguro te rechazó a la primera…

El menor sonrió ampliamente mientras tocaba sus labios de forma inocente trayendo a su memoria aquel beso que le fue dado… estaba feliz, de escuchar su voz, de estar cerca de él, y que finalmente hubiera sido notado, tanto que su rostro brillaba con intensidad:

- Me besó –dice avergonzado- soy tan feliz…

Kyuhyun no podía expresar felicidad, así que volteo su rostro para no mostrar sus verdaderos sentimientos, y una vez se calmo volvió a mirar al menor, tragándose sus celos y volviendo a mirarle:

- Me alegro por ti… pero supongo que deberías saber algunas cosas, ya que pasaras por esto…
- ¿Eh? ¿el que?
- hay tantas coas que deberías aprender… sobre todo para no decepcionar a alguien como lo es Jaejoong… todos los rituales que vienen con una conversión…
- ¿M-Muchas cosas?
- Si…-sonríe- que tal si nos vemos esta noche… te explicaré esas “muchas cosas” y así no decepcionaras a Jaejoong.

Changmin lo miró animado y sonriente mientras le agradecía por su amabilidad y prometía estar en el lugar acordado a la hora acordada, no se imaginaba ni por un instante las verdaderas intenciones de aquel que le sonreía amablemente deseando por dentro acabar con sus intenciones.

Siguiente

12 comentarios:

  1. ¿Quién lo escribe? Me gustaaa...Changmin es tan inocente, sus diálogos y sufrimientos me conmovieron...Kyuhyun no está pensando en cosas buenas ¿cierto? Pero Jaejoong le corresponde YEEEHHH!!! Es tan frío que llegué a pensar esto se pondrá feo por él. Espero leer la parte 2 pronto ;0; Vampiros *w*

    ResponderEliminar
  2. Pero que buenos relatos estoy leyendo.. todo escribo excelentemente, bien narrado, llega facilmente al lector.

    Muy buena historia, estoy encantada..

    No me da buena espinas ese Kyuhyun .... q horror..

    Mil gracias por compartir espero la actua..

    ResponderEliminar
  3. Pero que bueno esta esto. Todo me encanto desde como esta escrito a como va progresando la historia. No queria que terminara. Espero que Kyuhyun no logre hacerle daño a Changmin o que Jaejoong lo salve a tiempo.

    ResponderEliminar
  4. la historia esta de lo mejor....!! me quede con ganas de leer el 2do capitulo... por favor continualo pronto... me encanta la personalidad de los personajes ... ^^

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11/18/2011

    me encata JJ asechando a Min y viceversa wooo el JaeMIn es tan HOT!!!!!!!!!!!! morire ya quiero la segunda parte woooo

    ResponderEliminar
  6. o querida amiga .........me gusta el jaemin, pero un yoochun asi hace que quiera que sea un yoomin, de todas maneras ya que solo lo quiere como un padre esta todo bien........ me gsuto mucho el fic sobre todo porque esata mi favorito de suju,yo a diferencia de las otras si quiero que algo malo pase despues de todo el el drama esta la emocion
    atte:vania

    ResponderEliminar
  7. asdcascdras amo el jaemin, es mi pareja favorita *-*
    pero en este fic me dieron ganas un poquito de yoomin xD como chun es tan tierno con el *-*

    ah, y otra cosa... me encanta que entre Jae y changmin esté kyuhyun *¬* asdfghjkvdfjdk
    Kyumin me gusta, pero por un ratito, para que quede en jaemin ojojojojojoj!! xD
    me encanta este fic... vampirooooos! ♥ ♥

    ResponderEliminar
  8. me encanto, me encato! bravo! por favovr continualo! adoro al Jaejoong de este fic! es tan masculino *-* y max es un amor! porfis continualo!!!! ^o^

    ResponderEliminar
  9. Waaa! °(>.<)° ese kyuhyun!! esta muy bueno el two, me voy por la segunda parte a ver que pasa!!

    ResponderEliminar
  10. OMG! Me encanta!! ... oye disculpa mi abuso pero pero... puedo hacer una adaptacion? Claro te pondre como la Autora!

    ResponderEliminar
  11. una adaptacion? como asi? xDDDDD en realidad no importaria, si pones los creditos puedes hacer con el lo que te plazca no soy celosa... Y me avisas cuando este lista la adaptacion (aunque no tengo idea a que se refiere) n-n

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12/10/2011

    Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD