Tea for Two cap 12

0 comentarios
El primer atardecer.


Dicen que lo más maravilloso del amor es compartir las pequeñas cosas con la persona que amas a cada segundo de nuestras vidas. Y sí, tienen razón. Compartir contigo momentos como, hacer unas tostadas, recoger el correo, hacer la cama o simplemente encender la televisión, es lo más maravilloso que me ha podido pasar en la vida. Después de dos años, lo que más añoro es poder disfrutar de todos esos pequeños momentos a tu lado, porque nunca han sido iguales haciéndolos sin ti. Y también echo de menos, esos interminables paseos que daba por el parque junto a ti…

………....



Después de terminar de cenar, y de comer la tarta de cumpleaños, la fiesta de Changmin continuó de forma más divertida con bebidas y música para que los invitados pudieran disfrutar. A pesar de que la fiesta era dedicada a su marido, Erin estuvo más pendiente de los actos que este realizaba con Yunho que de él. Sabía que algo pasaba entre ellos dos y quería averiguarlo a toda costa le costar lo que le costara…

-Felicidades Changmin, que no he tenido la oportunidad de felicitarte tranquilamente – dijo Yunho.

-Gracias Yunho, la verdad es que estoy muy feliz de que puedas estar aquí, muchas gracias por venir.

.No tienes que agradecerme nada, ya lo sabes. Eso sí, te mereces algo más por mi parte que tenerme presente aquí.

-¿Algo más?
– preguntó curioso.

-Sí, una celebración como dios manda. ¿Mañana podríamos vernos?

-Sí, de hecho Erin se va de viaje con Yoochun y voy a estar sólo, así que sí, puedo quedar.

-Perfecto, más tarde te diré las instrucciones jeje.



Al final de la fiesta, antes de que Key y el se fueran, Yunho, disimuladamente metió una nota en la chaqueta de Changmin, que estaba colgada en las perchas de al lado de la puerta. Intentó hacerlo de la manera más discreta posible, pero lo que el no sabía es que tenía la atenta mirada de Erin clavada en el desde que entró por la puerta de su casa. Se disculpó de la gente con la que estaba hablando y con cautela fue a ver que había metido el chico en la chaqueta de su marido, fue hacia un rincón se dispuso a leerla.

“Changmin, mañana ven a las seis de la tarde al Parque que hay al lado de la estación del centro, me gustaría celebrar tu cumpleaños contigo como Dios manda, y te prometo que será el cumpleaños más inolvidable que tengas en tu vida…”


-El cumpleaños más inolvidable que tengas en tu vida…
- susurró la chica.

-¿Qué haces Erin? – dijo Yoochun, apareciendo de repente detrás de ella.

-Ah, esto… no no hacia nada.

-¿Seguro? No tienes buena cara, ¿qué pasa?
-Mira
– y Erin le dio a su amigo la carta que había encontrado de Yunho en la chaqueta de su marido. – Lee esto…

-Vaya… esto… es increíble, ¿Quién se ha creido Changmin que es? Voy a partirle la cara.

-Yoochun, no, no hagas nada, al menos de momento, quizás, sólo son conjeturas mías, primero vamos a ver que pasa, por favor, te lo pido como amiga.

-Está bien, pero como esto se vaya de las manos te juro que no se que soy capaz de hacerle….




Flashback…

-Pero… Changmin ¿Qué te ha pasado? – preguntó Yunho asustado al ver llegar a casa a Changmin ensangrentado.

-Yo… he ido a casa a por mis cosas y bueno…

-¿Ha sido Yoochun?

-Si…

-Maldito hijo de puta, pero ¿Qué coño le pasa a ese tio?



Yunho fue corriendo al baño a por unas gasas y algunas cosas para curar el labio de Changmin, que no cesaba de sangrar. Después con mucho cuidado limpio la sangre de Changmin y le puso una pequeña tirita en la herida que este tenía.

-Ahora mismo se va a enterar… - y Yunho se levantó a toda prisa dispuesto a ir a defender a su novio, pero este, corrió detrás de el y lo abrazó por detrás parando sus paso.

-No lo hagas Yunho, por favor, no lo hagas.

-Pero…

-Tranquilo, esto es tan sólo una herida que curará, y con tenerte a mi lado es suficiente, esto es algo que yo he hecho, tu no tienes por qué sufrir, si alguien tiene que hacerlo este soy yo.

-Esta… bien.

-Te amo mi Yunhie
– y Changmin besó dulcemente a Yunho en los labios.

Fin del flashback…



Al día siguiente, Yunho se levanto temprano para cocinar. Lo que tenía pensado es preparar un picnic para Changmin justo delante del río que cruzaba por el parque donde ambos habían quedado. Para ese día cocino comida japonesa, ya que era una de las que mejor se le daban aunque según él, nunca llegaría a ser tan buen cocinero como su madre, pero si había aprendido muchas cosas.

………....


Recuerdo tu cara al probar la comida que te había preparado, tu sonrisa era tan grande y te brillaban tanto los ojos que no se podía comparar con el reflejo del Sol en las aguas de Aquel río. Y esa tarde me dijiste que ese cumpleaños había sido el mejor de tu vida. Eso me hizo tan feliz, el saber que gracias a mí habías tenido algo que jamás habías experimentado al menos a ese nivel, y desde ese mismo momento soñé con hacerte feliz para el resto de tu vida, haciéndote sonreír cada vez que estuviera en mi mano y estando junto a ti cuando necesitaras un hombro donde llorar. Te hice tantas promesas, que ahora que no he podido cumplirlas el alma y el corazón me pesan tanto que incluso me cuesta andar…


………....



-¿Qué preparas Yunho? – preguntó Key al entrar a la cocina.

-Voy a llevar a Changmin de picnic para celebrar su cumpleaños.

-Wooow, todo tiene muy buena pinta, seguro que así terminas de conquistarle.

-Bueno, eso espero
– y Yunho sonrió.

-¿Y que le vas a regalar?

-¿Regalar? Eso es algo que quedará entre él y yo.

-Uhhhh, mejor no voy a pensar porque sé que acertaré, pues adelante con todo your body baby.

-Jajajaja, tú siempre igual, gracias Key, bueno voy a preparar algunas cositas y después me voy.



6 de la tarde en el parque…

Changmin llegó a la hora estipulada, y a lo lejos vio como Yunho le esperaba sentado en uno de los bancos de aquel parque. Lucía tan guapo que su corazón empezó a latirle con más fuerza a medida que se acercaba a él. Se sorprendió así mismo porque era la primera vez que sentía algo con tanta claridad y con tan sólo ver la imagen de Yunho a lo lejos. ¿Sería cierto que se estaba enamorando? Quien sabe, pero lo único que Changmin quería en ese momento era pasar una tarde inolvidable con Yunho.

-Ya estoy aquí Yunho – dijo sonriendo.

-¡Hola Changmin! Estás muy guapo.

-Y tú también.

-Bueno, ¿dispuesto a pasar una tarde inolvidable? Vamos a sentarnos allí
– y Yunho le indicó a Changmin la orilla de aquel río.

-Claro que sí, vamos. – respondió con una enorme sonrisa.


La tarde empezó a transcurrir entre charlas y risas mientras degustaban la maravillosa comida que Yunho había preparado. El sol brillaba tanto que podría iluminar cien universos enteros, parece que todo se puso de acuerdo para que aquel día de cumpleaños de Changmin, fuera maravilloso, el sonido del agua mientras bajaba por el río estaba en armonía con los peces y el cantar de los pájaros en cada uno de los árboles que rodeaban aquel parque. Todo, era absolutamente perfecto en aquella tarde de Febrero, tanto que hubieran deseado, que el tiempo se parara en aquel momento y pudieran haber disfrutado eternamente de todo aquello.

-Muchas gracias por todo, Yunho, está siendo una tarde maravillosa.

-No me agradezcas nada, simplemente quería demostrarte que conmigo, todo puede ser maravilloso.

-Y lo es, de verdad que lo es. Ahora, ¿puedo hacerte un regalo?

-¿Un regalo?
– preguntó Yunho, sorprendido – Si el cumpleaños es tuyo…

-Lo sé, pero tú, tan sólo cierra los ojos.



Y bajo los rayos de aquel maravilloso Sol, mientras ambos eran acompañados de cada una de las sombras de todos esos árboles, Changmin besó por primera vez a Yunho, de la manera más dulce que pudo salir de sus adentros y soñó, por primera vez en su vida, soñó con no dejar de besar esos labios nunca más. Y junto aquel beso el Sol se perdió por el horizonte en maravilloso atardecer.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD