Labios del Pecado.Cap 7

0 comentarios
Los tres nos quedamos en silencio intercambiando miradas, todo paso tan rápido.

- ¿Yunho tu crees que ella sea…?
- No lose Yoochun… no lose…

No podía dejar de tocar mi mano, si ella resultaba ser mi madre. La había sentido después de tantos años. Una emoción tremenda empezaba a embargar mi interior.

- ¿Junsu no te dijo como se llamaba?... – pregunto Yoochun.
- No, no me dijo…
- ¿No te dijo nada de nada?...
- Bueno si… me dijo que tenía un hijo… pero que era de mi edad…

Al oír eso mi emoción fue disminuyendo, aunque las esperanzas aun seguían vivas en mi interior.

- Hay dos posibilidades Yunho… que sea tu madre y haya tenido otro hijo… o pues que en realidad no lo sea…

Yoochun tenía razón, deseaba con todas mis fuerzas que la primera alternativa fuera cierta. Por que si era así, no nada más tenia una madre hermosa si no que también tendría un hermano, lo que significa que por fin habría encontrado la respuesta a mi pregunta. En realidad no estaba solo.

- ¿Y ahora que hacemos?...
- Pues ya empieza a oscurecer… - argumento Yoochun quien miraba el cielo.
- Si… la tarde paso demasiado rápido… ¿Yunho quieres hacer algo?...

Si bien estaba lleno de una emoción y satisfacción, la duda siempre venia a mi mente. Tal vez por hoy fue mucho, prefiero mantenerme pensando de que aquella mujer que me cobijo por unos segundos que me parecieron eternidad, si es mi madre. Regresare por ti otra vez y me asegurare de terminar con esta duda.

- Regresemos ya…
- ¿Estas seguro?... – pregunto Junsu.
- Si Junsu… yo regresare muy pronto aquí…
- Cuenta con nosotros hermano…

Yoochun me palmeo la espalda y sonreímos los tres juntos. Fue así que nuestra búsqueda pareció que empezaba a dar frutos, empezamos con el pie derecho, pero aun nos faltaba mucho por hacer, y ahora me siento mas seguro de que lo lograre ya que tengo a mi lado a Yoochun y Junsu, que me apoyaran incondicionalmente. Del mismo modo que llegamos aquí regresamos a la hacienda, no puedo negarlo, mi corazón ahora palpitaba de felicidad, y ahora si puedo decir “Fue el mejor cumpleaños de toda mi vida”.

Al llegar a la hacienda nos despedimos y cada quien fue a sus respectivas habitaciones, estábamos exhaustos y solo queríamos apaciguar nuestro cansancio. Mi papá aun no llegaba de hacer sus labores, lo único que hice fue tirarme sobre mi cama y cerrar los ojos.

No se en que momento me abre quedado dormido pero al abrir mis ojos me di con la sorpresa de que ya era un nuevo día. Me encontraba cubierto por una frazada, la cual mi padre habría colocado al ver que había quedado dormido encima de la cama hecha. Mire mi reloj y eran las 9:20 a.m. con razón mi padre no estaba en su cama, ya había ido a sus labores. Me levante y una sonrisa se dibujo en mi rostro, como olvidar aquel mejor abrazo de cumpleaños que recibí. Nada podría quitarme la alegría, estaba demasiado feliz de todo lo que paso ayer. Camine hasta el baño para tomar una refrescante ducha y empezar un nuevo día con muchas ganas.

Termine el baño, listo y cambiado me dispuse a salir de habitación. Al abrir la puerta me llamo la atención ver un pequeño paquete que venia con una inscripción “Para Yunho… de sus hermanos”, a la mente se me vinieron Yoochun y Junsu y ampliando mas la sonrisa que llevaba desde que desperté tome el paquete y entre nuevamente a la habitación.

Abrí para ver el contenido y un pequeño papel blanco doblado apareció, lo tome para poder leer.

De Junsu: Yunho perdóname por haber arruinado tu cumpleaño ayer, ya habrá tiempo para contarte el motivo de aquel desafortunado momento que pase con aquel chico. Solo quiero que sepas que siempre te apoyare en lo que tengas en mente, después de todo eres mi hermano y como tal debo ser incondicional a ti. Este es un pequeño regalo, que te hará mas feliz de lo que se que ya estas. Llévalo siempre contigo.

De Yoochun: Yunho amigo, sabes que eres valioso para mí al igual que Junsu. Gracias hermano por apoyarme en todo lo que he necesitado, y ya era tiempo de que yo también empiece a regresar todo lo que me has brindado, no en vano hemos sido amigos de muchos años y tengo planeado ser amigo tuyo por muchos años mas. El regalo es importante para ti, sabíamos que el que debería tenerlo, eras tú. Te explicaremos luego como llego a las manos de Junsu. Solo queremos verlo siempre contigo.

Sentí como húmedas gotas delineaban mi rostro, al leer cada una de esas valiosas palabras de mis grandes amigos. Guarde la carta en mi cómoda junto a la cama, y me dispuse a tomar el regalo que venían diciendo en la carta. Saque del interior una pañoleta definitivamente perteneciente a una fémina. Luego en la base del paquete, venia escrito “LE PERTENECE A TU MAMÁ”. Me quede mirando por unos segundos la pañoleta y todos estos momentos aun me parecían un sueño del cual me negaba a despertar. Tenia algo de ella, esto significa demasiado para mi, y mas el hecho de que escribieran que le pertenecía a mi madre, lo cual hacia que las dudas de que no lo fuera, se esfumaran de mi cabeza.

Jaejoong Pov.

Inevitable, podría llamarle a la constante guerra que changmin y yo iríamos a batallar día a día. El fin de semana había pasado, ayer martes me sorprendió de sobremanera ver a mi madre llorar pero esta vez con una sonrisa en los labios. Entró a la recamara y sin siquiera saludarme se sentó en la cama y lloro y lloro, sin querer decirme palabra alguna. Me preocupe el verla así, pero esa sonrisa también me encendía la curiosidad. Atine a preguntarle que sucedió y si tal vez le podría ayudar en algo. Su sonrisa creció más y me llamo para sentarme a lado suyo, me susurro “Me encontró…” fruncí el ceño y no podía estar mas que confundido. Me atreví a preguntarle nuevamente el porque de sus palabras, pero me silencio con un dedo suyo y al final solo me dijo “Mas adelante hijo… lo sabrás”, supuse que seria en vano decirle que sea lo que sea me lo dijera en ese momento, así que solo deje que me siga abrazando, al fin de cuentas estar en sus brazos era estar en el mismo cielo.

Pase algunos minutos ahí junto a mi madre, para luego dejarla descansar. Salí de la habitación sin hacer demasiado ruido, y decidí tomar un paseo. Mejor aun, me entro las ganas de ir a molestar al malhumorado de changmin, ya no lo temía, si quiso buscarse un rival, ya me encontró. Antes salí a tomar aire, fui al pozo y me senté al relieve de este, mirando al cielo respiraba el aire limpio para purificar mis pulmones, de un momento a otro gire y vi que a lo lejos de entre los cultivos salían tres jóvenes y uno de ellos, bastante conocido para mi “¿Junsu?…” me pregunte mentalmente.

Me fui a esconder en un de los muros que estaban cerca, inclinándome un poco para poder ver a los dos de sus acompañantes. A uno de ellos, que iba abrazando a Junsu, lo cual se me hacia un tanto extraño la manera en que iban, muy cariñosos para ser hombres o amigos, no lo conocía, pero el que iba separado y solitario con la cabeza directa al cielo, me pareció haberlo visto en algún lugar. Medite tratando de recordar y di con la respuesta “¡Que te pasa a ti!... ¡es una persona no un objeto para que lo trates así!” mis ojos se abrieron un tanto al recordar aquella frase que termino por salvarme aquel día.

Claro tenia que ser él, aquel chico que peleaba con otro y el cual resulto ganador “Uknow…” susurre el apodo con el que lo llamaron esa vez. Al ver que salían de la hacienda, también termine por salir de mi escondite, que pequeño es el mundo y lo que mas curiosidad me daba era el saber porque estaba aquí, precisamente en esta hacienda. A las finales no llegue a ir a ver a changmin, regrese a mi recamara y al igual que mi madre, me quede profundamente dormido.

Ahora me encuentro sentado en mi pupitre, esperando a que lleguen los demás alumnos, en especial Junsu. Miraba por la ventana el patio del colegio, recordar lo de ayer martes hacia que me entraran mas dudas. Y una de ellas solo Junsu me las puede aclarar. Coloque mi cabeza sobre mi pupitre y cerré mis ojos, ese rostro otra vez apareció en mis pensamientos, su mirada fija al cielo y ese rostro embargado de cierta felicidad y emoción ¿Por que desde ayer no me lo he podido sacar de la mente? por mas que sacuda mi cabeza, su rostro me traía cierta paz que no podría ser capaz de describir.

- ¡Jae!...

Me levante sobresaltado del susto que me lleve.

- Junsu… no hagas eso quieres…

Su asiento iba justo delante de mí, dejo sus cosas y se acomodo para quedar volteado viéndome.

- Ay Jaejoong que genio traes hoy…

Giro nuevamente y esta vez quedo dándome la espalda. No podía mas, me mataban las ganas de preguntarle sobre la identidad de aquel chico.

- Junsu… quiero preguntarte algo…

Sin dejar de darme la espalda me contesto.

- ¿Que es?...
- ¿Que hacías ayer en la hacienda donde trabaja mi familia?...

Giro de medio cuerpo para mirarme sorprendido, nunca le dije donde vivía, así de primeras descarte que tal vez haya ido a buscarme, por eso y por otra cosas mas necesito que me de una buena escusa.

- ¿D-de que hablas Jaejoong?...
- Junsu… no eres bueno mintiendo… yo te vi ayer en la hacien…

Sin dejar que termine de hablar, acoto.

- Esta bien… si ayer estuve en aquella hacienda, pero no sabia que vivías ahí Jaejoong…
- Pues ahora lo sabes y responde mi pregunta… ¿que hacían tu y tus amigos ahí?...

Me sonrió con un tanto de nerviosismo, pude ver que jugueteaba con sus manos que ya parecían sudar.

- Jaejoong no te lo puedo decir… - me dijo apenado.
- ¿Por que?...
- Por que simplemente no puedo hacerlo… disculpa…

Suspire frustrado de que siempre me digan lo mismo, que no me pueden decir nada sobre tal cosa. Cuando será el día en que deje de vivir en una burbuja de secretos.

- Entonces por lo menos dime quienes eran los que te acompañaban ¿no?... o ¿tampoco me puedes decir eso?...
- Jaejoong no me hables así…

Soy consiente de que a veces mi manera de tratar a Junsu no era muy amable pero es mi mejor amigo y aunque no lo sepa, siempre me he preocupado por él.

- Discúlpame Junsu… creo que no debí pedirte explicaciones que no tengo por que saber – regrese mi mirada al patio para continuar hablando – sabes… eres mi mejor amigo…pero no te he dado el trato que debería darte… lo siento…
- ¿Enserio me consideras como tu mejor amigo?...
- Claro Junsu… eso me has demostrado que eres…
- Gracias Jaejoong…

Note su voz un poco temblorosa y pude notar como sus ojos se cristalizaban, bueno después de todo era Junsu, el chico mas sensible que he podido conocer. Me pare de mi asiento y me dirigí hacia el para darle un abrazo que se lo hará sentir bien. Me correspondió y volví a mi lugar.

- Esta bien te diré quienes me acompañaban…
- ¿Lo harás?... – sonreí ampliamente.
- Si… mis amigos se llaman… Yoochun y Yunho…

“Yunho” ese debe ser su nombre por lo similar en pronunciación de cual era su apodo en la pelea. Por fin sabía su nombre real.

- Junsu… una pregunta más…
- Dime Jae…
- ¿Yoochun es tu novio?...

Sus ojos se abrieron de par en par y sus mejillas se encendieron furiosamente. Giro para darme nuevamente la espalda.

- Bueno gracias por confirmármelo…
- Jaejoong… por favor no digas nada de esto… te lo suplico…

Afirme con la cabeza para poder tranquilizarlo, después de todo no soy quien para ventilar los secretos de los demás.

- De nuestra relación solo lo saben Yunho y tú…
- Yunho…
- Si él…
- ¿Es familiar tuyo?...

Comenzare con el interrogatorio, ya que no voy a engañarme, quería saber de la persona que en cierta forma me salvo.

- No… solo es mi amigo…
- Ah… y ¿se ven diario?...
- Si… vivimos en la misma hacienda…

Osea que también Junsu vivía en una hacienda y ni siquiera lo sabia, y yo que me digo llamar su mejor amigo.

- Y… cuan…
- Jaejoong… no me digas que Yunho te gustó...

Esboce una nerviosa sonrisa, como se atreve a preguntarme eso.

- Vamos Junsu que dices… solo me da curiosidad saber… nada mas…
- Uhm esta bien… si tu lo dices…

Esa respuesta solo me da a pensar que Junsu se obsesionara con la idea de que si en realidad me gusta su amigo.

- Junsu…no me gusta tu amigo… que te quede claro…
- Claro… y a mí me gustan las mujeres…

Carcajeo ante su sarcasmo, así como es mi único amigo en kilómetros a la redonda, es también el único que me puede sacar de mis casillas en cuestión de segundos.

- Cree lo que quieras…
- Gracias…

Estaba apunto de jalonearle los cabellos hasta que el profesor ingreso al aula. Plan abortado, tendría que ser para mas tarde el escarmiento que le daría a Junsu.

..-..-..

Las horas pasaron volando y la campana que avisaba que era hora de salida sonó para deleite de todo el alumnado.

- Junsu por que serás tan lento en acomodar tus cosas…

Esperaba a Junsu quien metía sus cuadernos y demás útiles a su mochila, para salir juntos como siempre del colegio. Cuando por fin acabo de hacerlo, abandonamos el aula. Caminábamos entre el tumulto provocado por los alumnos, quienes se paraban a conversar o jugar entre ellos. Iba mirando de un lugar a otro, cuando de pronto Junsu cogió mi mano y me hizo correr con él.

- Mira Jaejoong allá están mis amigos…

Me puse en alerta y mi corazón se empezó a descontrolar sintiendo una opresión en mi pecho. Junsu quien corría con tanta emoción, paro en seco y me tomo de los hombros.

- Jaejoong… por cierto, ayer fue cumpleaños de Yunho… no olvides saludarlo…
- ¡¿Que?!... y porque debería hacerlo…
- ¿Por que te gusta no?…

Sin dejarme hablar, nuevamente tomo mis manos para correr. Vi como quien recuerdo es Yoochun, levantando una mano para indicarle donde estaban.

- Junsu mejor yo me voy…
- No Jae… no seas tímido…

Finalmente quedamos frente a ellos y no me atrevía a levantar mi rostro, en si sentía vergüenza, no podría hacer lo que Junsu me pidió ¿como desearle un feliz cumpleaños? simplemente no me atrevo.

Yunho Pov.

No estaba en mi plan ir a recoger nuevamente a Junsu, pero debido al regalo me anime a hacerlo. Al estar frente al colegio lo esperamos hasta que apareció pero no estaba solo, estaba con él, y esta vez no se separaron si no que se dirigían hasta nosotros. No podía creer que lo tuviera frente a mi, su cabeza gacha no me dejaba verlo muy bien pero mis latidos se aceleraron sin entender porque.

- Junsu… ¿quien es tu amigo?... – pregunto Yoochun.

Vi como Junsu le paso la voz a su amigo con el codo, fue ahí cuando por fin pude ver con claridad su rostro, tan fino y adorable.

- Jaejoong…di algo...

Así que se llama Jaejoong, tengo que recordarlo muy bien.

- Yunho… Jaejoong me dijo que quería desearte feliz cumpleaños…

Lo que hizo a continuación se me hizo gracioso y adorable, sus mejillas se prendieron un tanto y este giro para ver con maldad a Junsu.

- No es necesario que lo hag…

No sabia como reaccionar a lo que estaba haciendo, me estaba abrazando y yo no sabia o podía corresponderlo de la impresión. Automáticamente mis brazos lo cobijaron y nos fundimos un abrazo que hizo a mi mente recordar siempre aquella escena en que con un abrazo mío protejo a un niño que no recuerdo quien es… “feliz cumpleaños Yunho…y gracias” susurro en mi oído para luego desprenderse de mis brazos.

- Debo irme Junsu… adiós…

Fue lo último que dijo para luego salir corriendo y perderse de nuestras vistas. Aun estaba como sorprendido por lo que acaba de pasar, nadie me había puesto así, tan nervioso, ni siquiera una chica, pero el logro hacerme hasta temblar.

No pasaron ni 5 minutos de que se fue, pero ya quería volverlo a ver y realmente espero hacerlo muy pronto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD