Cuéntame la leyenda del Conde y su sirviente - Cap. 4

3 comentarios
“La rutina encuentra puntos débiles”

- Oíste eso Yoochun? El Conde había quedado completamente plasmado con el chico...
- ¿Por qué me dices esto a mí Ji Min? 
- Pues, porque tú siempre inventas que los grandes guerreros no tienen tiempo de perder la cabeza por amor… 
- Oiga un momento señorita… - el joven historiador interrumpió…
- ¿Si señor? 
- Quién habló de amor? Jamás dije “amor” en toda la historia…
- Ahora que lo pienso… no, no lo ha dicho, pero es algo obvio… ¿Verdad? 
- Yo creo que simplemente están todos locos… - el menor de los dos chicos, Junsu, comentó.
- ¡Ya, cállate Junsu! 
- Shhh… mejor no peleen y sigan escuchando… 

Los días empezaron a pasar para ambos y junto a ellos el castillo se iba adaptándo al nuevo integrante.
Las comidas ya no eran como antes, al igual que los pasatiempos del Conde.
Ya no salía a montar su caballo los días libres, ni mucho menos se quedaba junto a los sirvientes y su primo… solo, se embarcaba en largos y duros entrenamientos con sus soldados y su sonrisa cada vez se desvanecía un poco más, al llegar y ver a Jaejoong ahí, parado… sin signos de vida, casi como un mísero muñeco de cera.

Un día en especial, Yunho decidió quedarse para ignorar un poco sus obligaciones.

Seguía siendo un jovencito a pesar de todo, aunque su corazón sea el de una persona sufrida y mayor.

La mesa exuberante se encontraba más vacía que nunca… el Conde en una punta y el perfecto Jaejoong en la otra, mirándose como si fuesen enemigos y en silencio, tratando de no perderlo.

- ¿No vas a comer Jaejoong…?
- No.
- ¿No te gusta?
- Sí…
- ¿No tienes hambre?
- […] – la situación se continuaba volviendo cada vez más pesada… a tal punto que hasta los 5 sirvientes de la casa comenzaron a sentirse incómodos.
- ¿No te gustan los arreglos? ¿Algún sirviente te ha faltado el respeto?
- No Yunho, todos ellos son maravillosos.

El rostro fue de sorpresa para todos en aquella habitación… nadie, en los últimos tiempos, había sobrevivido para contar que llamó al Conde por su propio nombre.
Esto, él moreno lo sabía, pero sin embargo lo dejaba pasar… una y otra vez, cumpliendo con sus caprichos de llamarlo como a el se le ocurriese, de tener sexo del modo que él quería y de comprarle y regalarle infinidades de cosas cargadas de lujo que probablemente en su vida iba a poder tocar.

El rubio, a pesar de todo, seguía sintiéndose presa de su oscuro corazón… algo así como un perro, una simple mascota.
No podía caminar solo por los alrededores, ni mucho menos encontrarse con gente que Yunho no autorizaba… Debía vestir solo la ropa que él le eligiese, dormir las horas que él creía necesarias, ordenar los desastres que el dueño dejaba cada vez que volvía ebrio al castillo, presentarse como suyo delante de los otros dementes de la nobleza que por poco lo violaban con la mirada…

Pero no, nadie podía siquiera mirarlo por más de 5 segundos… y él moreno se encargaba de contarlos.
Ni hablar de un rose o una larga conversación, de recibir un regalo o proponerle alguna invitación. Eso estaba totalmente prohibido y todos en el castillo lo sabían.

- ¿Por qué los otros sirvientes no pueden llamarte por tu nombre?
- Porque no quiero.
- ¿Por que no quieres? ¿Por qué a mí me dejas? Soy especial para ti ¿No? Resultas divertido… – El más pequeño de los trabajadores agachó la cabeza… sentía miedo frente a la prepotencia de Jaejoong con su amo, realmente no quería que nadie salga herido… pero, conociendo al Conde, eso era muy probable. – Contéstame Yunho… ¿Soy especial verdad?
- Solo estás más entregado que otros… solo eso.

Sin dudas el orgullo de Jaejoong fue herido con esas palabras. Él… ¿Entregado?
Eso era imposible.
Bien caro salía poder verlo de lejos aunque sea, y ni hablar de tener una noche en su compañía.

- ¿Me estás tratando de prostituta? Entregado… fácil de conseguir… una baratija…– un dejo de ironía en su voz… realmente no podía creer semejante ninguneo.
- Si…
- Ja… - los brazos del rubio se acomodaron sobre la mesa, conservó la calma y afino su peligrosa lengua… si alguien merecía ser tratado como basura, no era justamente él. – Puedes llamarme así si quieres, pero por lo menos soy más hombre que tú. – Esta vez, no solo el más pequeño se encontró nervioso en medio de la discusión… el más alto decidió unirse – ¡Poco hombre, maldito enfermo… cuéntame que tan caro te salí y veamos si aún te quedan ganas de volver a llamarme prostituta y baratija a la vez!
- No sabes cuando cerrar la boca… eso va a traerte muchos problemas… poco hombre… no sabes lo que dices.
- No te tengo miedo… no eres lo suficientemente hombre para que te tema… andas pagando por ahí a cambio de sex…
- Cállate y sube a la habitación.
- No subiré, ¿Quién te crees que eres?
- Sube ahora.
- ¡No!
- Onew, Jonghyun, ¡súbanlo!

A pesar de que Jaejoong se negó, los 2 sirvientes lo cargaron hasta la habitación y lo dejaron dentro.
No le tenía miedo, jamás se lo tuvo y poco le importaban los comentarios inútiles que deambulaban por ahí creándole fama de dictador…
Ni sus golpes, ni sus órdenes o amenazas le iban a hacer ceder… simplemente él no había nacido para ser propiedad de nadie y preferiría morir antes de agachar la cabeza y dejarse mandar por un hombre tan necio como Yunho.

Se quedó 15 minutos sin decir nada… y nadie subió a la habitación.
Probablemente el Conde se iría a luchar y él podría comer luego, gracias a que Changmin permitiría que le guardaran algo de comida.

Algo lo hizo sonreír entre tanta tristeza y odio…

En la ventana, que se encontraba abierta, llegaron 3 pájaros que ni ruido hicieron… y se apoyaron sobre ella ignorando su presencia.
Habían seres capaces de no ser atraídos por la belleza de Jaejoong.

Mientras tanto, la mirada perversa del Conde sin que el rubio se diese cuenta… estaba esperando desde la puerta  para poder recordarle quién era y porqué se había equivocado al soltar esas palabras innecesarias.

Jaejoong sonrío sin querer, cuando el más pequeño de los visitantes se subió a una de sus manos… se sentía como un niño, se sentía pleno porque no estaba siendo maltratado aún en compañía de otro ser vivo como él.
Probablemente al animal no le importaba en lo más mínimo su nombre, ni porque estaba ahí, o sus elecciones… las que prácticamente le habían costado su libertad.

- Pequeñito… tu si que eres libre y hermoso…

Una sonrisa esta vez en el rostro del Conde que irrumpió en el cuarto y cerró la ventana rápidamente, impidiendo que el pájaro se fuera y cayera al suelo asustado, luego de lastimarse una de sus alas. Quería escapar de sus garras… como todos.

Todos menos él, que prefería enfrentarlo y buscar algún pretexto para poder hacerlo enojar lo suficiente y así garantizarse un largo viaje al infierno.

Tal vez no podría encontrar la valentía para quitarse la vida… pero por que no provocar a alguien para que lo hiciera.

Por primera vez se horrorizó al ver al pájaro caer y se agachó en una carrera por sujetar al animal antes de que el moreno lo hiciera… pero falló y supo que si algo ocurría iba a ser solamente su culpa.

- Creí que eras incapaz de sentir cariño por algo Jaejoong…
- Será mejor que dejes libre al pájaro… - le dijo con voz amenazante, pero llena de temor… si, su punto débil eran los animales, pero nadie debía haberlo sabido.
- ¿Por qué tendría yo que obedecerte?
- No es una orden… solo estoy rogándote que me hagas un favor.
- No le hago favores a la gente que me insulta y desautoriza frente a todos mis sirvientes. – no recibió respuesta, después de todo, él tenía razón – Dime… ¿te gustan los animales? – pero seguía sin responderle y eso estaba logrando sacar lo peor de él… - Te pregunté si te gustaban los malditos animales! – le gritó, mientras sujetaba con una mano al pequeño pájaro, que comenzó a chillar a medida que apretaban cada vez más su cuerpo.
- ¡Si me gustan Yunho, me gustan! ¡Por favor, no le hagas daño!
- Mmmh… así que ni mis maltratos, mis gritos o mis amenazas te daban miedo… pero sí… la muerte de este bicho… - su respiración se había alterado y aunque intentaba no hacerlo unas finas lágrimas empezaban a amontonarse en sus ojos… tanta crueldad e insensibilidad le estaban causando pánico por primera vez… - ¡No te quedes callado! ¿O quieres que lo haga desaparecer y comience a servirte pajaritos en la cena?
- Ya basta Yunho, por favor… no lo hagas, es un pobre animal…
- Por eso mismo, vamos a asfixiarlo de una vez… así no sufre de más…

La mano del moreno comenzó a hacer más presión y Jaejoong  no lo pensó 2 veces… se tiró al suelo y se arrodilló frente a él… sosteniendo su largo traje y guardándose las lágrimas lo más profundo posible.

- Lo que sea Señor, haré lo que sea pero no lastime a los animales, no enfrente mío…

Yunho sonrió. Interesante debilidad… era humano después de todo.

Se agachó frente a él, entregándole al pobre pájaro asustado y lastimado en la mano… sostuvo su rostro y lo beso tiernamente, tan tiernamente que no parecía ser la misma persona de 5 segundos atrás.
El rubio temblaba y sintió su corazón latir de nuevo después de tanto tiempo… de miedo, de tristeza… de algo que no podía explicar, pero que lo hizo revivir igual.
Le devolvió el beso tontamente, casi como si fuese un niño que jamás había aprendido a besar. Tenía miedo, demasiado…

El más pequeño de los sirvientes llegó a la habitación luego de que Yunho la dejara.

Se presentó en voz baja como Taemin, su ayudante personal, por primera vez en todo el tiempo que llevaba viviendo allí… y se convirtió en su única compañía a partir de ese día… junto al pobre animal que ahora era tan prisionero como él.

3 comentarios:

  1. oooooooooooooooooh k bello jae es dulce y tierno con los animales aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah y yunho ya encontró su punto débil lo bueno de esto es que ya no esta solo jae ya tiene un sirviente y un pájaro que lo acompañan en su soledad aun que yunho no lo quiera reconocer jae es su propia debilidad y por eso el lo maneja a su antojo aun que yunho

    ResponderEliminar
  2. Por algo jaejoonf ha de ser de esa forma
    Yunho es un bastardo sadico, pero se q cmbiara x jaejoong
    Al mnos el no se la dejara facil

    ResponderEliminar
  3. Ahy Yunho tu amas a Jae aunque no lo digas, ese besito fue la cosa mas linda que has hecho desde que jae llego a tu casa.Auuusch que creo que aquí va a empesar ese romance tipo del "Odio al amor solo un paso" y en este caso "un pájaro". Ommo los shinee¡¡¡¡ habra ChangMinHo???? Por favor espero que siiii¡¡¡

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD