Darkness eyes - Cap. 1

1 comentarios
Magenta.

Eran las once de la noche de un miércoles. YunHo llevaba desde las cinco de la tarde estudiando Matemáticas. Aquella era la asignatura que más odiaba y que solía suspender con más frecuencia. Bien podía tirarse días enteros estudiando, aquellos malditos números no le entraban en la cabeza, y aquel día no había sido la excepción.
Y como si no tuviera suficiente con un importante examen del que no entendía ni la mitad de las cosas al día siguiente, le resultaba imposible concentrarse, y todo por culpa de una cabecita pelirroja que no paraba de rondar por sus pensamientos, como un molesto insecto en su oído. ¿Cómo podía haber sido tan estúpido de haberle pedido salir al deseado Kim JaeJoong? Si se lo hubiera pedido a una piedra, seguramente habría tenido más posibilidades de que le dijera que sí.
JaeJoong lo había rechazado con amabilidad, pero lo había rechazado, que era lo que contaba al fin y al cabo. Y lo más gracioso de todo aquel asunto era la estúpida excusa que le había puesto para negarse a su petición. Si hubiera dicho cualquier cosa, tal vez se lo hubiera creído por mantener un poco su dignidad, pero…¿Qué se había enamorado de Shim ChangMin? ¿¡Shim ChangMin?! ¿Aquel bicho raro que se había saltado dos cursos que era un completo nerd de las matemáticas y la química y que llevaba esas horribles gafas enormes que le cubrían todo el rostro? ¿Cómo alguien tan popular como JaeJoong podría haberse enamorado de aquel tipo? Aquello era tan poco creíble como que él sacase un sobresaliente en matemáticas. No podía negar que el chico era muy inteligente, pero más allá de eso no tenía ningún encanto.
YunHo suspiró, decidido a ignorar aquellos zumbantes pensamientos y concentrarse en lo verdaderamente importante. Sin embargo, no pasaron ni cinco minutos cuando decidió rendirse y acostarse. No tenía sentido seguir estudiando más. Se levantó del escritorio, estirándose en toda su extensión, como un enorme felino, preparó su uniforme del día siguiente y se echó sobre la cama, dejando escapar un sonido sordo de puro cansancio.
Mientras el sueño lo iba venciendo lentamente, su mente fue mezclando fórmulas y ecuaciones con los acontecimientos de los últimos días. Y así, perdido en aquel extraño duermevela, le sobrevino un pensamiento absurdo, una sencilla regla de tres. Si a mí me gusta JaeJoong, y a JaeJoong le gusta ChangMin… ¡A ChangMin le gusto yo!
No pudo evitar reír tontamente antes de caer dormido.

~.~.~

Tras aquella noche, pasaron un par de semanas antes de que YunHo tuviera tiempo de pensar en algo que no fueran exámenes, trabajos y estudiar, lo cual tuvo su recompensa. Su boletín del segundo trimestre fue casi brillante. Casi[

-Señor Jung- dijo el profesor de matemáticas, con esa mirada severa que hacía que el chico sudara frío.- Me temo que ha vuelto a suspender… Usted sabe lo que eso significa, ¿verdad?
-Sí, profesor… -asintió YunHo suspirando resignado- Hasta que no apruebe no podré hacer extraescolares.

Para YunHo, el capitán del equipo de atletismo y de baloncesto, aquello suponía una auténtica tortura, puesto que el deporte era su vida y cuando no podía participar en ellos, siempre por la misma razón, todos los buenos resultados que había conseguido con su equipo se iban al carajo, ya que el equipo se desanimaba y no era capaz de organizarse por sí solo. Y lo peor era que pronto tendría varias competiciones importantes.

-Señor Jung –volvió a hablarle el profesor- Le aconsejo que se busque un tutor particular.

Y sin ninguna otra palabra le entregó su examen. En la parte superior del folio, remarcado en rojo y dentro de un gran círculo, el 1’5 le hizo hacer una mueca.

x.x.x

-¡Dime que no has suspendido nada! –YooChun lo agarró del cuello de la camisa y lo miró ansioso.
-Eem… - YunHo bajó la mirada avergonzado.- Lo siento, Micky
-¡No jodas! Solo faltan tres semanas para el campeonato nacional, y sin ti no hacemos nada, tío.
-Bueno, míralo por el lado bueno. El próximo examen de matemáticas es dentro de dos semanas. Si lo apruebo aún tendría tiempo para entrenar. Sabes que si me lo propongo podemos ganar incluso en tan poco tiempo.
-Ya, pero lo que no creo es que apruebes, YunHo. Lo mires por donde lo mires, eres un auténtico negado. Te ayudaría, pero ya sabes que yo no soy mucho mejor.
-Si ya lo sé…. –el más alto llevó una mano a su sien y comenzó a masajearla- El profesor me ha dicho que lo mejor que puedo hacer es buscarme un profesor particular, pero, ¿de dónde puedo sacar uno a estas alturas del curso? Además, suelen ser muy caros, y no puedo pedirle a mi padre que me lo pague. Se enteraría de que he reprobado y me mataría.
-P-perdón… -una tímida vocecilla interrumpió su conversación.

YunHo y YooChun se giraron para encontrarse con Shim ChangMin. El chico los miraba intimidado, probablemente porque ambos hablaban a gritos en mitad del pasillo como si no hubiera nadie, y se mordía los labios de manera nerviosa a la vez que se acomodaba sus gruesas gafas, que le resbalaban continuamente por la nariz.

-¿Qué pasa?- preguntó YooChun  de mala manera, fulminándolo con la mirada debido a la interrupción.
-Yo… B-bueno, no he podido evitar escuchar vuestra conversación, y… creo que podría solucionar tu problema, Jung-ssi.
-¿A qué te refieres?- YunHo levantó una ceja interesado.
-Bueno… Yo podría darte clases particulares….- Shim se sonrojó ligeramente antes de decir.- No se me dan nada mal, y no te costaría mucho, solo….
-¿De verdad crees que podrías ayudarme con mi próximo examen?- preguntó el mayor sonriendo ampliamente, evitando que el otro continuara balbuceando- ¿Puedes hacerme aprobar?
-No estoy al cien por cien seguro, pero ya lo he hecho otras veces y todos han aprobado.
-Mmm… Suena bien para mí… ¿Cuánto dices que cobras?
-P-pues… -ChangMin agachó la mirada- En realidad yo…
-¿Quieres dejar de balbucear y decirlo de una vez?-resopló YooChun fastidiado.
-¡Cállate, idiota!- ladró el otro- Puede que el futuro de nuestro equipo esté en las manos de ChangMin sunbae.-a YunHo se le hacía llamar sunbae a un chico menor que él, pero dado que estaba en un curso superior al suyo y que parecía dispuesto a ayudarlo, le parecía que le debía ese respeto.

El más bajo se le quedó mirando como si hubiese dicho que los cerdos pueden ir a elegantes fiestas del té y resopló, pero YunHo lo ignoró olímpicamente.

-No te cobraría nada… solo ncesito un favor- continuó el menor de los tres, mirando de reojo a YooChun- Hay unos chicos de mi salón que no paran de molestarme… Si tú pudieras mantenerlos alejados…
-¿Solo eso? ¿Protección?- el moreno asintió nerviosamente, observando la cara pensativa del deportista.- Me parece perfecto. Trato hecho.

Y dicho esto, alargó su mano hacia ChangMin sonriendo amablemente para cerrar el trato.

x.x.x

YunHo gruñó cuando el molesto despertador sonó, estridente y ruidoso, despertándolo de su agradable sueño. Murmurando maldiciones entre dientes, sacó el brazo de debajo de las mantas, y de un manotazo lo apagó, cesando así con el irritante sonido, y desperezándose lentamente, salió de la cama. Odiaba despertar temprano los fines de semana, pero ChangMin había insistido en que si quería sacar una buena nota debían empezar cuanto antes. Así que, tras haber hecho el trato, habían quedado al día siguiente a las diez de la mañana.
El castaño se vistió rápidamente, desayunó ante la sorprendida mirada de su madre, que sabía que su hijo no soportaba madrugar, y se dirigió a casa de su ahora tutor, que le había dado su dirección el día anterior.
El barrio en el que vivía el mayor, al contrario de lo que pensaba YunHo no era demasiado bueno. Se oían truculentas historias de ese sector de la ciudad, tales como robos, drogas e incluso asesinatos. La verdad, le extrañaba que aquel muchacho, que parecía tener una timidez patológica y necesitaba de su ayuda para protegerse, viviese allí.
La casa de ChangMin,  a pesar de todo, era bastante bonita. A diferencia de las demás, tenía un jardín bastante bien cuidado y una fachada de un llamativo color rojo. Al llamar a la puerta, le abrió una mujer joven, que solo parecía ser unos años mayor que él mismo, y supuso que sería la hermana de ChangMin.

-Buenos días- saludó educadamente, sonriendo- Soy Jung YunHo
-Oh, claro, claro. Minnie me dijo que vendrías –sonrió la mujer de manera brillante, y YunHo no pudo evitar preguntarse si ChangMin y ella compartirían ese rasgo.- Mi hijo está en su habitación. Es la primera a la derecha subiendo por esas escaleras.

Ligeramente sorprendido por saber que la mujer no era sino su madre, el muchacho asintió y subió las escaleras, tocando con los nudillos en la puerta que le habían indicado.

-Entra- dijo la voz de su tutor desde dentro.

La habitación del chico era bastante parecida a como él se la había imaginado. Sencilla, pequeña y ordenada, pintada de un agradable color azul bastante relajante.
-Hola, ChangMin sunbae- saludó con un leve movimiento de cabeza- ¿Dónde dejo mis cosas?
-Buenos días, YunHo-ssi. Puedes dejarlas en la cama, si quieres. Voy a buscar mis apuntes, puedes ir sentándote.

El castaño asintió, aprovechando para fisgonear un poco en cuanto el mayor desapareció. En las paredes no había casi nada, solo un par de fotografías de hermosos paisajes. Sobre el escritorio había un pequeño marco con una foto de ChangMin con un chico que se le hacía familiar, seguramente alguien del instituto. Ninguno de los dos parecía tener más de ocho años y lucían una gran sonrisa que le hizo recordar los comentarios de las noonas del salón de ChangMin acerca de la sonrisa de su tutor, y también a la madre del propio chico. Lo que también le hacía recordar que hasta entonces no lo había visto sonreír.
Al fondo de la habitación había una enorme estantería lleno de libros que ocupaba casi toda la pared, y justo al lado, una pequeña vitrina llena de trofeos que reconocía como los que entregaba el instituto en los concursos de ciencias.

-Bueno, parece que estoy en buenas manos…

La puerta se abrió, haciéndole dar un respingo.

-YunHo-ssi, ya podemos empezar con la clase- ChangMin lo miró por encima de sus enormes gafas de pasta con un brillo divertido en sus ojos negros.

*

Una semana después, YunHo había avanzado favorablemente.

-Entonces… si despejo la x de esta manera, será más fácil resolver el problema, ¿verdad?
-Exacto- ChangMin asintió en señal de aprobación- Cada vez eres mejor en esto, YunHo-ssi. No sé cómo podías ser tan torpe.- comentó, y YunHo no sabía si tomárselo como un cumplido o no
-No, ChangMin sunbae, tú eres un buen maestro.-sonrió el muchacho dejándolo pasar, acercándole el cuaderno.- ¿Está bien así?

El moreno se inclinó sobre la mesa para poder ver mejor el ejercicio, quedando así su rostro junto al del castaño, como siempre que hacía eso.
En un principio, el mayor apenas le había prestado atención a este hecho, pero a medida que pasaban los días y transcurrían las horas, no había podido evitar fijarse en el rostro de su tutor, y su expresión de concentración le resultaba fascinante. La forma en la que se humedecía sus llenos labios, la manera en que los mordisqueaba cuando tenía alguna dificultad para descifrar la complicada letra de YunHo. El hecho de que sus gruesas gafas resbalaran por su nariz y le dejaran contemplar sus ojos color café y sus larguísimas pestañas, que normalmente quedaban aplastadas contra el cristal. El inquietante aroma a vainilla, que no parecía correcto que proviniese de un hombre, que era capaz de sentir debido a la extrema cercanía entre sus rostros y que él respiraba a grandes bocanadas como si de una droga se tratase.

-Está bien, YunHo-ssi- le dijo, con esa voz suave muy parecida a un suspiro que ponía cuando estaba satisfecho.
-¿En serio?
-Así es, sigue así y no tendrás ningún problema con tu examen.

Y por fin, tras siete días en los que inconscientemente el alto muchacho había estado esperando aquello, ChangMin sonrió. No fue una sonrisa completa, como él esperaba, sino apenas un esbozo de sonrisa, una leve curvatura de sus labios hacia arriba, pero que bastó para que sus ojos y todo su rostro se iluminara de una manera hermosa y que su corazón se acelerara. Y durante unos instantes, la excusa que JaeJoong le había puesto para rechazarlo le pareció bastante factible.

1 comentarios:

  1. Anónimo6/26/2013

    ljhkdfbs maravilloso! cuando el proximo capitulo!??? porfavor continualooooo ! esta super c:

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD