Turn around and around

1 comentarios

Título: Turn around and around
Autor: Pochyy
Pareja: JaeMin
Género: Slash, Lime
Extensión: Oneshot.

Era temprano aun para levantarse, pero hoy se sentía lleno de energía, como si su cuerpo se estuviera preparándose para una intensa emoción .El atractivo joven salió de su habitación ya vestido con su elegante ropa de paseo, saludo a los sirvientes que custodiaban su puerta con una inclinación de cabeza y se dirigió a la grandes puertas de madera que protegían su castillo.

- Changmin-ah – lo llamo con dulzura a su espalda su Nana y desde siempre su protectora y segunda madre – ¿a dónde se dirige tan temprano?

- Ah? Solo voy a cabalgar un poco, prometo llegar antes del almuerzo – le dijo con un sonrisa, mientras empezaba a andar hacia la salida.

-no tardes mucho…Changmin, recuerda que tu padre el Rey quiere hablar contigo… Changmin!!! - le grito la doncella, pero era muy tarde, era alto, joven y no estaba dispuesto a ser molestado tan temprano en la mañana, suspiro y se dirigió a realizar sus deberes.

El joven príncipe Changmin era el primogénito de su familia, y el próximo al trono, por eso se esforzaba y daba su máximo ya sea en sus clases, en el concejo y en la vida para que su padre estuviera orgulloso de él y así poder dirigir el reino hacia un mejor futuro. Lo único que lo estaba molestando últimamente era el inminente y escalofriante a su parecer compromiso .El estaba consciente que a sus 20 años ya estaba edad de casarse y así heredar el reino, sin embargo díganle cursi, él quería que el amor fuera el causante de tan fuerte unión .Como le gustaría poder tener esa libertad, sentir sin represiones ni prejuicios.

Se detuvo cerca de un río que cruzaba el pueblo con sus aguas cristalinas y serenas que invitaban a sumergirse. Dejo su caballo amarrado a un árbol y se acerco a contemplar las calmas aguas .Le gustaba venir a este lugar, el sonido de los árboles y del agua lo hacía relajarse y sentir que por un momento era tan libre como las aves en el cielo.

Allí, acostado a la orilla del rio un agradable y familiar sonido lo saco de sus pensamientos, alguien estaba cerca. Se levanto y guiado por el soplo del viento se acerco a la presencia desconocida. Ya de cerca lo vio; un joven alto al pie del rio, de piel nívea suave como la porcelana más fina , cabello azabache como la noche , rosados labios de cereza y penetrantes ojos oscuros pero lo que más llamo su atención fue su sedosa voz , que hizo que su corazón saltara en perfecta armonía . La emoción lo congelo, dejándolo clavado en el piso sin poder despegar su vista del joven parado frente a sus ojos, pero el silencio lo saco de su ensimismamiento.

-Se le ofrece algo? –pregunto el joven desconocido, después de salir del aturdimiento que le provoco ver a ese atractivo castaño frente a sus ojos, él pensaba que estaba solo a esas horas.

-qué? … ah, no, yo solo… yo eh, estaba paseando por aquí y bueno escuche a alguien cantando y...y mi curiosidad gano – dijo a duras penas el joven príncipe, nunca le había pasado, él no era un hombre tímido pero el azabache frente a él lo ponía nervioso.- no quise molestar, me retiro.

-en verdad, no me molesta, si gusta puede quedarse – le contesto con una hermosa sonrisa, ese chico liberaba una luz que lo llenaba de una placentera agitación – a por cierto mi nombre es Jaejoong, mucho gusto.

- Changmin – respondió automáticamente sin poder dejar de mirar ese rostro y esa sonrisa amable.

-Changmin … mmm ..Quieres comer?- sin poder ocultar su buen corazón le dijo señalando una canasta que se encontraba a su lado, pero un sonido del interior del vientre de Changmin contesto su pregunta sacándole una carcajada que hizo sonrojar al joven príncipe – parece que sí .

Y ambos se miraron directamente a los ojos y la risa flujo suave como el viento en primavera.

Fue un tiempo maravilloso, ambos estuvieron juntos toda el día, las palabras y las sonrisas brotaban entre ellos como margaritas. No sabían nada uno del otro pero lo que si sabían era que querían estar así por mucho más tiempo. Al atardecer se separaron con la promesa de verse, mañana a la misma hora y en el mismo lugar a orillas del rio.

Ya de regreso a su castillo, Changmin fue recibido por su Nana a la entrada se su habitación, quien lo reprocho por la hora de su llegada y por la irresponsabilidad de su acto.

-su padre a estado preguntando por usted toda la tarde – le dijo mientras lo ayudaba a ponerse su ropa de dormir.

- y qué le dijiste –

-qué quería que le dijera, por supuesto que tuve que mentirle-

- muchas gracias, Nana – le dijo depositando un cálido beso en su mejilla.

- de nada mi niño, pero… no me va a contar por qué la felicidad está escapando por su cuerpo – le dijo con cariño mientras lo ayudaba a acostarse

- Ay Nana ,no puedo mentirte , hoy conocí a una persona maravillosa , a su lado sentí que nada mas existía, que el tiempo ya no regia mi vida – y con un suspiro, una hermosa sonrisa broto de sus labios .

-ay ay, mi niño no se vaya a enamorar, ya sabe usted que el compromiso está muy cerca-

-ena…enamorarme?? – dijo Changmin sonrojado, eso no podía ser cierto, digo ambos eran hombres, pero esa emoción que sintió junto Jaejoong ¿era amor? No, imposible tal vez solo era amistad lo que le provocaba .Y con ese pensamiento se dejo llevar por los brazos de Morfeo.

A la mañana siguiente, nuestro joven príncipe despertó temprano, se arreglo y con una sonrisa en su rostro se dirigió al lugar de encuentro .Y a si pasaron días, donde cada mañana Changmin salía temprano a encontrase con Jaejoong a orillas del rio. Al atardecer retornaba su camino al castillo a esperar que pasara la noche y llegara el alba para volver a reunirse con el azabache.

Una noche, el Rey mando a llamar a su hijo. Changmin, se dirigió con nerviosismo al despacho de su padre, ya le era conocido que un llamado de su padre a esa hora de la noche significaba una mala noticia a su persona.

-Padre, quería hablar conmigo?- dijo el joven castaño al entrar .

-si, ven acercarte hijo. Hace días que quería hablar contigo pero me dijeron que ibas a visitar a tu amigo Yunho que se encontraba lastimado por un accidente a caballo.

-eh…sí, yo visitaba a Yunho – le contesto Changmin nervioso, odiaba mentirle a su padre pero no tenía otra excusa.

- bien, solo espero verte más en el castillo luego de tu anuncio-

-anuncio? –

-sí, la próxima semana vamos a anunciar tu compromiso con la princesa Kim- le dijo su Padre mirándolo seriamente, imponiendo en estas palabras todo su poder sobre su hijo

-qué? Pero… pero Padre, es muy repentino…yo – dijo el joven príncipe pero fue interrumpido por la autoritaria voz de su Rey.

- será la próxima semana, Changmin, recuerda que pronto serás la cabeza de este reino, así que no quiero decepciones - y con estas palabras dio por terminada la conversación.

Changmin estuvo decaído toda esa semana, previa al anuncio, hasta la presencia y voz de Jaejoong no lograba alegrarlo.

-Vamos Changmin, levanta ese ánimo, no me gusta verte tan triste – le dijo el atractivo azabache una vez reunidos a orillas del rio.

-…Jae , crees en el destino?- le dijo de repente el joven príncipe . No podía decirle a Jaejoong lo que estaba sucediendo, eso lo delataría y lo que menos quería era separarse del hombre frente a sus ojos.

-en el destino? Si, si creo – le respondió con seguridad y mirándolo a los ojos – puedes decirme un cursi pero nuestro destino está escrito muchos antes de que naceríamos, ¿acaso no crees que el que nos hayamos encontrado ese día en este rio haya sido una coincidencia?

-yo… no lo sé – le dijo muy inseguro, ya de por si su futuro era muy confuso; primero estaba su compromiso con una mujer a la que nunca en su vida había visto, luego el reino que heredaría y que debía proteger y por ultimo como broche de oro estaban esos confusos sentimientos que Jaejoong le producía. Acaso todo esto era parte de su destino o solo era el camino hacia un futuro indeterminado?

Y llego el tan esperado momento, la fiesta donde conocería a su prometida y anunciarían su compromiso. Nuestro joven príncipe se encontraba en su alcoba, esperando el momento de salir y conocer a la que sería su mujer por el reto de sus días, aunque la sola idea de pensar eso le causaba escalofrió. Un sonido en la puerta lo saco de sus pensamientos. Era su Nana que con un asentimiento de cabeza le indicaba el fin de su supuesta libertad.

Con paso calmo se dirigió al salón principal donde lo esperaban su futura esposa y su familia .Al abrir las puertas de la habitación, y mirar al interior sus ojos solo pudieron observar a una persona tan sorprendida como él…Jaejoong, parado al lado derecho de su padre y dos hermosas mujeres finamente vestidas.

-Changmin, hijo , acércate ,vamos no seas tímido – le dijo su padre con una sonrisa , sacándolo de su estupor – ven a conocer a tu futura mujer , la Princesa Suzy . Changmin se acerco inconscientemente sin poder despegar sus ojos de los negros ya tan conocidos y que hacían que su corazón quiera salir de su pecho.

- Príncipe Shim, es un placer al fin conocerlo, es usted aun más sorprendente en persona – le dijo la princesa con una sonrisa coqueta, que hacia resaltar su belleza natural.

-qué?..Ah digo, el placer es mío – le contesto Changmin, tomando su mano y besando su dorso como indicaba el tan memorizado protocolo. Y sus ojos volvieron a mirar Jaejoong, la princesa dándose cuenta de esto los presento.

-Su alteza, le presento a mi hermano, el Príncipe Jaejoong y la mujer que lo acompaña es su esposa, la Princesa Yuri –

-es un placer conocerlo – le respondió la princesa, con una inclinación de cabeza.

- ….el placer es mío – le contesto Changmin con la impresión aun grabada en sus ojos y sintiendo como su corazón quería quebrarse en miles de fragmentos.



En el transcurso de la velada, sus miradas se encontraron infinidad de veces con la única intención de poder aclarar las cosas antes de que el sufrimiento acabara con su existencia. Y con disimulo se alejaron del resto de los invitados.

-Changmin…todo esto… yo en verdad...no lo sabía – le dijo Jaejoong una vez solos en alguna de las habitaciones del castillo. Sentía que debía darle una explicación de algo, pero no sabía de qué, esos hermosos sentimientos que provocaba la presencia de Changmin lo confundían.

-Jae , no te preocupes , ambos nos ocultamos muchas cosas , creo que de cierta manera eso nos daba cierta libertad con la que siempre soñamos tener –le dijo Changmin , de espaldas a él.- al estar contigo siento esa libertad .

-Min, no lo digas… se que te casaras con mi hermana y que yo bueno…pero, por favor no te alejes de mi – le dijo Jaejoong en una súplica, necesitaba estar con Changmin.

- Jaejoong… te acuerdas cuando te pregunte si creías en el destino? –le dijo Changmin, dándose la vuelta y mirándolo con una sonrisa en su rostro.

-si, si me acuerdo pero eso que tie…-

-Jaejoong al fin, lo comprendí y estoy seguro, el que nos hayamos encontrado ese día, el que te vea y mi corazón salte como nunca, solo comprueba que el destino existe. Jaejoong di vueltas y vueltas por mucho tiempo hasta que te encontré – Le dijo Changmin con lágrimas en los ojos, y con una hermosa sonrisa que solo le pertenecía a Jaejoong.

-Changmin – Y en un rápido movimiento el azabache estaba abrazando al joven príncipe – el día que te conocí, como obra del destino, sabía que eras tú.

Despacio, sin apuro unieron sus labios en un tierno beso, demostrándose todo el amor que sentían y que estaba abierto para ellos desde siempre. Dejaron que sus bocas se acoplaran en perfecta unión, sus ojos expresaban todo el amor que en sus vidas habían conservado para esa persona frente a ellos.

Lentamente sus manos fueron recorriendo el cuerpo contrario, memorizando formas y texturas, aromas .Con suave delicadeza Changmin, fue despojando de sus ropas al azabache que entre suspiros recitaba el nombre de su amante. A la luz de la luna que se colaba por la ventana, la piel desnuda de Jaejoong tomaba un aspecto de porcelana, que invitaba a Changmin a recorrerla una y otra vez .El azabache sin quedarse atrás exploro la piel canela que el joven príncipe frente a sus ojos tenia, y con un beso en sus labios lo recostó en la alfombra a sus pies y fue descendiendo en un camino de caricias y suspiros hacia el pecho de su amante.

-Changmin, esto es como un sueño – frente a sus ojos tenia a la criatura más hermosa que había visto en sus vida y que ahora le pertenecía por los siglos de los siglos hasta que su amor ya no pueda más.

-Jaejoong por favor quiero entregarte todo y quiero recibir todo de ti, quiero ser tuyo por siempre – le dijo Changmin con una dulce sonrisa. Y sellando con un tierno beso, completaron la unión total de sus cuerpos y de sus almas en una promesa que duraría por la eternidad.

Sabían que al separarse el día de mañana, volverían a la prisión que eran sus vidas, las responsabilidades era mayores, como príncipes y futuros reyes sabían que su deber estaba por encima de la felicidad propia.

Con el tiempo, Changmin heredo el reino, siendo uno de los monarquías mas prospera de la zona, trayendo felicidad y bien estar a sus pobladores que agradecían con fervor el esfuerzo y cariño de sus reyes .Pero no todo era bueno en la vida del monarca, su corazón aun espera a esa persona.

Un día gris, llego la fatídica noticia al castillo que anunciaba la muerte del Rey Jaejoong a causa de una enfermedad terminal al corazón. Cuando la noticia llego a oídos del Rey Changmin, su corazón término por quebrarse definitivamente ya nada tenía importancia en su vida. A los pocos días cayó enfermo de tristeza, sus fuerzas se acababan, sabía que aun era joven pero para qué seguir luchando contra la corriente.

-Changmin – lo llamo su esposa, esa mujer que lo acompaño todo ese tiempo, siempre dando todo su amor sin pedir nada a cambio, solo agradecimiento.

-Lo siento tanto – le dijo el rey llorando, en su lecho de muerte – perdóname por no amarte como lo merecías, por no poder hacerte feliz.

-Changmin, tú no me debes nada, yo te amo y todo este tiempo que compartimos fue inmensamente feliz, pero ahora te toca a ti encontrar esa felicidad- le dijo Suzy con una hermosa sonrisa y gruesas lagrimas recurriendo sus sonrosadas mejillas .- yo sé que mi hermano te está esperando .

-Suzy cómo…- Changmin no caía en su confusión, como su esposa sabia del amor que sentía por Jaejoong

-Porque solo a él le dedicabas las más hermosas sonrisas – le contesto con dulzura como si estuviera hablando con un niño y no con un hombre.- Con solo su nombre, esas sonrisas brotaban en tu cara

-Suzy yo… muchas gracias, en verdad te lo agradezco mucho, sé que me voy de este mundo con la seguridad de que estarás bien –y tomando entre sus manos las manos de la mujer que lo acompaño en las buenas y en las malas, se dejo llevar por los brazos de la muerte.

-Sean felices…-



Caminando apresurado por los pasillos de su escuela, un joven alto, castaño y atractivo se dirigía a la biblioteca a buscar libros para su prueba de la semana siguiente .Sabia que era muy anticipado, pero en verdad debía mantener sus buenas notas, quería que su padre se sintiera orgulloso de él. Sus amigos siempre lo regañaban por ser tan aplicado, pero ellos no tenían la responsabilidad de ser sucesor de una empresa de electrónica, cómo le gustaría poder divertirse como la gente normal, pero bueno no se puede tener todo en la vida. Estaba tan metido en maldecir su suerte que no se dio cuenta cuando una persona tan distraída como él, lo choco haciendo que el menor cayera al suelo.

-Lo siento mucho, no me fije por donde iba – le dijo Changmin desde el suelo, sobándose su adolorido trasero –iba un poco distraído

-no te preocupes, yo también – Le dijo la otra persona; era un chico uno o dos años mayor que él de negros cabellos, piel alba y amable sonrisa que le ofrecía su mano para ayudarlo a levantarse .Changmin tomo su mano inconscientemente y sin poder despegar sus ojos de los contrarios, les eran tan familiares.

Cuando caigamos en un sueño profundo en los tiempos venideros, soñemos lo mismo…las aves se duermen y las nubes silenciosas en el cielo lucen extrañas, pero la oscuridad se aleja y el sol deslumbrante brillara de nuevo…



-Te encontré de nuevo – le dijo Changmin con una sonrisa en su rostro y sin soltar sus manos

-Después de tantas vueltas – le contesto Jaejoong, abrazándolo como hace mucho tiempo no lo hacía.

Esta es la historia de dos almas que unidas por una promesa de amor, después de muchas vueltas volvieron a encontrase, superando todos los obstáculos que el destino les ponía en su camino para encontrar al final , juntos la felicidad …

 Fin

1 comentarios:

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD