Do Not Go .Cap 7

2 comentarios
Capitulo 7

POV JAEJOONG

Por el bien de Changmin por su felicidad, tenía que hacerlo, el escogió a Yoochun y no puedo interponerme, por mucho que quisiera no puedo, quiero verlo feliz, quiero que aunque no sea a mi lado él sea feliz.
Continuaba sujetando el brazo de Junsu para que no se atreviera a volver a esa casa, tenía que pedirle una disculpa por haberlo tratado de esa manera, me sentía mal por el ya que sabía que lo que siente por Yoochun es puro y cuando lo dejo fue realmente por mi culpa. Entonces fue que divise un restaurante por lo que lo metí dentro, una vez que logre que se sentara en una de las sillas fue que hable.
-Junsu…
-¿Por qué eres así?... no entiendo… lo quiero recuperar Jaejoong… no… no me quedare aquí — se levanto de golpe con intenciones claras de salir pero lo detuve obligándolo a sentarse de nuevo
- lo siento, perdona pero entiéndelo él al igual que Changmin son felices juntos y por su felicidad debemos, no, tenemos que permitirles ser felices Junsu, ¿lo quieres cierto? pero él no tanto como a Changmin al menos eso me da entender su actitud contigo así que…
- ¿tu lo haces… por Changmin cierto? — dijo bajando la cabeza e interrumpiéndome.
- lo único que deseo ahora es que no te interpongas Junsu, solo eso.
- respóndeme algo, ¿Qué pasaría si Changmin sufre de nuevo a causa de Yoochun? ¿Qué harías?
- yo también tengo una pregunta, ¿Qué pasaría si Yoochun sufre por causa de Changmin? ¿Te has puesto a pensar en eso? — en aquel instante Junsu levanto su cabeza viéndome seriamente y esbozando una pequeña sonrisa
- si eso llegara a suceder jamás te lo perdonaría Jaejoong, no es que conozca a ese sabiondo pero sé que no es del tipo que puede lastimar a los que quiere, por lo que suponiendo que él llegara a hacerle eso a Yoochun serás tú quien esté detrás de todo —al escuchar aquello no pude evitar sonreír de medio lado mire por unos segundos el techo para volver mi mirada en el rostro de Junsu.
- así que… ¿ya no te interpondrás? — dije mirándolo seriamente
- solo respondí a tu pregunta no confundas las cosas Jaejoong
- por favor acabas de darme a entender que…
- si no quieres que Changmin sufra harás como yo y lo alejaras de Yoochun.
- repito no te interpongas entre ellos, no…, no lo permitiré — Junsu se levanto del asiento poniendo las palmas de sus manos sobre la mesa bruscamente y viéndome a los ojos retadoramente
- y yo te repito si no lo alejas de Yoochun atente a lo que pueda suceder — después de decir aquello salió del restaurante.
No voy a mentir me sorprendió mucho su reacción, Junsu nunca había actuado de esa manera, siempre era una persona alegre, bromista y entendía las cosas, su manera de ser en esta ocasión me preocupo bastante, ¿acaso sería capaz de hacer lo peor solo para separar a Junsu y Changmin?.

POV JAEJOONG (continuara)


POV YUNHO

Estaba en un parque echado en uno de los bancos e imaginándome que me encontraba con ropa de la época de 1968, parado por donde el balcón de una hermosísima residencia esperando a que pronto Jaejoong salga por la ventana, hablar como si no hubiera un mañana, decirle lo mucho que lo quería observar esos ojitos tan preciosos que tiene y al llegar la hora de que él se tenga que entrar a la casa y yo marcharme…
“- ¿pero vas a dejarme tan desconsolado? — interrumpí el momento en que el ya estaba a punto de entrar a aquella residencia, él se volteo mirándome con confusión, yo lo mire con cara de cachorro a punto de ser abandonado
-¿qué consuelo podrías lograr esta noche? — respondió sorprendido al escuchar mis palabras.
- que me des tu juramento de amor a cambio del mío — dije aun preocupado a su respuesta, al terminar de oír aquello Jaejoong dio un suspiro sonriendo y comenzando a darme una respuesta a la vez que se iba acercando poco a poco a mi
- te di mi amor antes de tu pedírmelo… y desearía no habértelo dado aun — dijo seriamente
- ¿querías quitármelo? ¿Con que objetivo mi bien? — sostuve su mano entrelazando mis dedos con los suyos viéndolo directamente a los ojos
- para ser generoso y volver a dártelo… — respondió brindándome una de sus más dulces sonrisas. No me aguante mas por lo que termine uniendo nuestros labios besándolo tiernamente, saboreaba cada parte de sus labios, comencé a descender lentamente hasta llegar a la altura de su cuello en donde deje pequeñas marcas que significarían que él es mío, que es mi todo; en respuesta a mis acciones escuche sus gemidos de total placer, luego de estar besándonos por un buen rato deje de hacerlo apoyando mi frente contra la suya y rozando mi nariz con la de él.
- …y aunque no es más que desear lo que aun tengo — comenzó a hablar abrazándome y posicionando su rostro a la altura de mi cuello — …mi liberalidad es tan ilimitada como el mar y como el mar profundo mi amor… cuando más te doy tanto más me queda pues ambos son infinitos puesto que yo siento por ti...

- ¡JAEJOONG! — Escuche como lo llamaban interrumpiéndonos con eso el momento — ¡MI NIÑO! JOVEN JAEJOOONG — él quiso irse pero no se lo permití, sin embargo de la nada comenzaron a jalarme de la ropa fuertemente”

Abrí los ojos quedando en cuenta que como les paso a Romeo y Julieta de igual forma fue interrumpido aquel momento de entrega pero bueno así de cruel es la vida ni soñar completo uno puede. Me senté en aquel banco mirando al que en parte era el culpable de que despertara por completo, posiblemente me hubiera llevado a Jaejoong a un lugar donde no escucháramos ninguna voz pero no, el cuadrúpedo que tenía en frente tenía que jalarme de la manga.
-¿estás feliz? — Mire a aquel perrito seriamente — hay criatura de dios tenias que despertarme en un mal momento — suspire profundamente, entonces aquel perrito se subió en el banco sentándose a mi lado — pero bueno quizá fue lo mejor… ¿y qué me cuentas? — le pregunte girando mi vista hacia él
- ¡¡WAU!! ¡¡WAU!! — ladro para después lamer mi rostro y obligarme a echarme en el banco para continuar babeándome a su antojo.
-¡ey! No, ahí no, basta jaja me jaja me haces cos…quillas… jajaja basta… jajaja
-¿Yunho?... ¿Sir Yunho? — como sincronizados el canino y yo nos miramos sin movernos y lentamente volteamos a ver quién me llamaba.
- ¿Jae? — pregunte algo confundido
- Hola…— de golpe me senté en aquel banco dejando al perrito abajo y si, ni siquiera en el banco lo deje abajo en el piso al pobre animal.
- lo siento — me disculpe con aquel animalito. Jaejoong sonrió ante lo que dije, entonces me levante cediéndole el asiento diciendo — después de usted
- eh… — me miro algo incomodo —…gracias
- y… ¿cómo has estado? — dije con intenciones de sentarme a su lado pero no lo logre, aquel perrito se interpuso entre Jae y yo acomodándose a su lado.
- ¿es tuyo? — pregunto con una sonrisa acariciando al animal.
- no, de hecho el día de hoy es que nos conocimos ¿verdad amigo? — me senté al lado del perro sonriéndole.
- Sir Yunho yo… quería
- solo dime Yunho ¿de acuerdo? — lo interrumpí. Jaejoong solo asintió retomando la palabra nuevamente.
- Yunho quería disculparme por lo de la otra noche… lamento no haber ido, no tengo excusas ni tampoco quiero buscarlas solo para quedar bien contigo… no quiero mentirte así que te diré que la razón por la que no fui aquella vez a nuestra cita fue porque… la olvide... Lo siento… — dijo en tono triste y con la cabeza gacha dejando de acariciar al perrito. Entonces fue que analice lo que acababa de decir y para ser sinceros si me dolió que lo haya olvidado pero por el contrario me alegro mucho el simple detalle que tuvo en recordar mi nombre y sin duda aceptaría sus disculpas
- Jaejoong — me levante parándome frente a él y mirándolo seriamente — sabes… aquel día te espere hasta muy tarde… realmente hizo bastante frio
- Yunho lo lamen… — Jae intento interrumpirme, se notaba en su voz la preocupación
- pero aunque hasta el día siguiente… — me puse en cuclillas quedando a la altura de su pecho apoyando una de mi manos en sus piernas y sosteniendo una de sus manos — te hubiera seguido esperando
- ¿Qué? — pregunto algo confundido
- Jae… sé que no nos conocemos pero quiero decírtelo sin importarme lo que tú vayas a responder o decir ante lo que te diré
- …te escucho — dijo dando un suspiro
- bueno…quiero decirte que tú me… — me pregunto qué hubiera pasado si hubiera dicho todo lo que mi corazón sentía… ¿me hubiera acepado? ¿Me hubiera rechazado? O quizá… ¿No habría respondido?. Como impidiendo a que continuara con mis palabras aquel animalito se interpuso logrando que soltara las manos de Jae y me alejara, seguidamente se acomodo en sus piernas mirándome jadeante, solo sonreí y por alguna razón di las gracias al cielo por haberme impedido a que me confesara, era muy pronto y ahora que lo pienso seguramente me hubiera rechazado ¿Qué por qué?, pues no nos conocemos mucho y lo peor él no me conoce en lo absoluto y el confesarme en este momento no hubiera tenido buenos resultados.
Me levante quedando nuevamente frente a Jaejoong con la diferencia de que estaba vez estaba viendo a aquel perrito con una sonrisa de oreja a oreja.
- … ¿sucede algo? — la voz de Jaejoong logro que posara mi vista en su precioso rostro
- no… Jae, quieres ir a caminar? — dije de repente
- … — no recibí respuesta solo una expresión que no pude descifrar qué significaba
- tomare eso como un si — extendí la palma de mi mano a la altura de su cuello, al ver mi accionar Jaejoong tardo como 7 segundos en colocar su mano sobre mi palma, cuando estaba a punto de levantarse ambos vimos la patita del cuadrúpedo ese sobre su mano.
- jajaja… al parecer él también acepta tu invitación
- …¡¡Genial!! Pues bien esta cosita hermosa también nos acompañara — dije en tono de felicidad.
- ¿No tiene nombre?
- No lo sé… — con los ojos busque el collar que normalmente un perro con dueño debía tener pero pude notar que este no tenía collar alguno —…al parecer es de la calle
- eso es triste… pero… — se levanto para quedar a mi lado y continuar hablando — Yunho… ¿qué te parece si lo adoptamos?
- ¿Qué? — lo mire por unos segundos para después ver al can que aun se encontraba en el asiento sentado viéndonos a los dos
- al parecer es un Aquita
- ¿perro japonés?
- sí, pero lo que aun no comprendo es como socializaste con él ni mucho menos como yo lo hice
- ¿Por qué dices eso?
- porque esta raza normalmente no socializa con extraños por así decirlo
- ah… — sin duda Jaejoong sabía mucho de animales pero algo cierto es que ese animalito si era para admirar tenía una cabeza maciza, unas orejas pequeñas, triangulares y paradas inclinadas hacia adelante. Su nariz era de un color negro al igual que sus labios su colita era grande y gruesa y desde que lo vi siempre estaba curvada además de que su pelaje era de un color café claro y obscuro — Jae… ya que lo adoptaremos deberíamos ponerle un nombre ¿no crees?
- tienes razón, ¿pero es un él o un ella?
- es un ella
- ¿Cómo sabes?
- pues desde aquí puedo notar que nada le esta colgando…
- ¡¡¡YUNHOOO!!!! — recibí un golpe de parte de una de sus bellas manos
- ¡Auch! — me queje, en aquel instante Jae se acerco al perrito este solo movió su colita de un lado para el otro haciendo notar su felicidad
- qué opinas si la llamamos Hanna — dijo levantando su mirada hacia mi persona
- ¿Hanna?... ¡¡¡es perfecto!!! — al terminar de decir aquello Jae volteo a ver al animal comenzando a hablar con él a la vez que lo acariciaba con ambas manos.
- eres muy bella, sin duda el que estés en las calles de esta ciudad es una gravísimo error… nosotros, bueno ¿aceptarías tener dos amigos Hanna…? — ver a Jae diciendo aquello y sobretodo la manera en que trataba al animalito me llego a lo profundo de mi ser, era como ver a un ángel bajado del cielo; lentamente me fui acercando hacia ambos coloque una de mis manos sobre el hombro de Jae y comencé a decir
- habrá respeto, comida, tendrás un hogar y prometemos que nunca te abandonaremos Hanna…
- sí, no te abandonaremos — el perrito se quedo viéndonos por un par de segundos hasta que comenzó a ladrar y se paro de dos patitas apoyándose en el pecho de Jae y el mío comenzando a lamernos y babeándonos a ambos

Me cautivo la actitud de Jaejoong, su manera de ser y su bondad me enamoraban cada vez más y más de él. Ese día caminamos charlando sobre qué nos gustaba a cada uno reímos mucho, llevamos a Hanna a jugar, compramos helados para los tres éramos como una linda familia, para variar el clima nos favoreció bastante estuvo soleado y en cierta forma muy refrescante. Llegada ya la noche y caminando por una calle donde no habían muchos transeúntes Jaejoong pregunto de repente
- ¿y dime por qué no te pusiste una vestimenta de la época antigua?
- hmm… pues porque por alguna razón sentía que quería ponerme ropa de esta época, una ropa que todos los adolescentes usaran actualmente… creo.
- en otras palabras optaste por representar tu propio personaje no…
- ¿Qué?
- recuerdas que me dijiste que te encantaba vestirte de diferentes personajes como Peter Pan, Aladin etc? — Asentí mi cabeza en señal de respuesta —…pues ahora eres tú, por cierto esa ropa te da muy bien Yunho, te ves muy atractivo — Sin poderlo evitar me puse bastante nervioso ante sus últimas palabras
- Gracias, pero no soy el único que es atractivo aquí… — note que ante lo que dije él se puso un poco tímido, iba a decirle lo bien que se veía pero entonces Hanna comenzó a correr y sin pensarlo Jaejoong y yo comenzamos a correr detrás de ella pidiéndole que se detuviese en el transcurso de nuestra persecución poco a poco comenzamos a escuchar un sonido… comenzamos a escuchar música proveniente de algún lugar.

Hanna se detuvo ante unos músicos que se encontraban instalados en la calle seguramente tocando para ganar publicidad o algo así, lo malo era que nadie se acercaba ni se detenía a escuchar la música que estaban tocando, Jae y yo nos miramos por un momento, estábamos agitados pero aun así ambos nos acercamos a ese grupo de músicos que tocaban, en lo personal su música era muy buena no entendía por qué nadie se dignaba a escucharla con atención.
La verdad no quería que terminaran de tocar pero bueno todo tiene su fin lastimosamente y esta no fue la excepción.
-¡¡¡que linda música!!! — dijo Jaejoong aplaudiendo
- ¡sí! es ostentosa ¿quien la compuso? — no recibimos respuesta alguna algo que nos preocupo un poco, entonces fue que uno de ellos nos mostro un letrero pegado en la puerta de una casa en donde decía “Escuela de Mudos” caímos en cuenta entonces de que aquellos músicos tan talentosos no podía emitir sonido alguno de sus bocas.
- La música que tocaron es realmente bella supongo que la letra también lo es…
- ¿podrían tocar otra pieza? — en aquel momento salió una señora de aquella casa
- Muchachos entren, ya va a ser su turno — aquella señora movió sus manos de forma extraña apresurando a los músicos quienes comenzaron a entrar en la casa — ¿y ustedes?... no me digan, son los que cantaran ¿cierto? vamos entren no hay tiempo — comenzó a empujarnos dentro de la casa, al ver a Hanna se detuvo por un instante — pero que hermosura ¿es su mascota?
- si — respondimos al unísono
- pero que bello animal, bueno perrito entra, tu también vienes… — Hanna obedeció al instante — chicos apresúrense es tarde — inicio a empujarnos nuevamente
- señora no, nosotros…
- después hablamos ¡¡vamos!! Rápido estamos retrasados
- pero ni siquiera sabemos la letra — hablo Jae muy sorprendido
- ¿no se la memorizaron?, no importa cantaran leyéndola… rápido chicos muevan esos pies — decía mientras continuaba empujándonos, para esas alturas ya estábamos dentro de la casa — bien esperen aquí les traeré las hojas que debieron aprenderse hace dos días — se fue corriendo sin dejar que le explicáramos que todo era un error Jaejoong y yo nos quedamos mudos y en un dos por tres la señora volvió con unos papeles en las manos — aquí esta tomen, recuerden cuando les llame entran por esa puerta de acuerdo, háganlo bien chicos… sobre todo por esos inocentes del orfanato.
No respondimos por unos buenos segundos entonces al asimilar que era para unos huérfanos decidí hablar
-¡¡Claro, lo haremos bien, no se preocupe, Jae y yo le mostraremos un buen espectáculo!! — pude ver como Jae se me quedo viendo con cara de “¿enserio?, pero cuando….??” — verdad que lo haremos bien? — le pregunte
- ¡sí!, no los defraudaremos — dijo después de unos segundos viendo a la mujer de edad que teníamos en frente
- ¡chicos…! — aquella señora puso sus manos en el hombro de Jaejoong y en el mío palmeando dos veces sobre ellos — ¡confío en ustedes! — luego de decir esto se fue como alma que lleva al diablo.
Una vez que se fue Jae y yo nos miramos y nos sonreímos sinceramente, por alguna razón sin decir más ni una palabra empezamos a leer las hojas y tratar de memorizarlas para así no tener la necesidad de leerlas cuando cantásemos. Estuvimos por unos minutos leyendo esas hojas una y otra vez hasta que escuchamos la voz de la señora llamándonos, Jaejoong y yo nos miramos y dando un suspiro nos dirigimos hacia aquella puerta que minutos antes nos habían mostrado.
Estaba de los nervios y Jae peor se le notaba a leguas entonces fue que instintivamente lo sostuve de la mano entrelazando mis dedos con los suyos apretándolos levemente
-Lo harás bien — sin pensarlo bese su mano importándome muy poco que alguien nos fuera a ver — ten seguridad
Volvimos a escuchar la voz de aquella mujer y entonces cruzamos esa puerta y bueno cualquiera hubiera pensado que era un simple lugar con aproximadamente 50 personas pero no, no era un simple lugar ni tampoco había como 50 personas no, era un enorme lugar con todo tipo de personas y calculando de vista diría que habían como mas de mil doscientas.
Jaejoong al ver la cantidad de personas que se encontraban en ese lugar se quedo inmóvil, tanto que parecía zombi.
-Jae!!!, hey!! Jae!! Reacciona!! — susurre porque el público presente sí que era educado puesto que no emitían sonido alguno y gritar no era una buena idea. Jaejoong no me respondió para nada y escuchaba aun la voz de la mujer esa diciendo que empezáramos de una vez — Jae reacciona — no sabía qué hacer y entonces se me ocurrió una gran idea — Kim Jaejoong si no reaccionas… voy a besarte — creí que con eso él volvería a tierra pero no, el aun continuaba tieso como una estatua. No tuve más remedio que empujarlo hacia la pared; por suerte nos encontrábamos en un ángulo en donde no podían vernos, realmente estaba comenzando a preocuparme por la ausencia mental de Jae así que hable con Hanna le pedí ayuda y debo decir que la muy linda si me entendió porque entonces no se cómo o haciendo que logro que Jae volviera en sí.
-… Yunho?
- oye hermoso me asuste ¿Qué paso? Te quedaste totalmente ausente — con delicadeza sujete su rostro acariciando con uno de mis pulgares su suave mejilla.
- ¿Her… hermoso? — note a la total perfección que Kim Jaejoong la criatura humana más bella del planeta se sonrojaba por primera vez ante mis palabras
- nos están esperando vamos — sujete su mano empezando a caminar al centro de ese lugar en donde habían dos micrófonos, escuchamos los aplausos de todos los presentes a la vez que aquellos músicos comenzaban a tocar, ambos nos ubicamos detrás del aparato que transformaría las ondas sonoras o sea nuestras voces en corrientes eléctricas para su amplificación.

Debo admitir que no sé de donde pero saque el valor suficiente como para hacerlo, quizá le di también el valor a él para que lo hiciera junto conmigo. Al terminar de cantar escuchamos los aplausos, los gritos y una que otra loca “fan” gritando que nos amaba, Hanna también ladraba moviendo su colita de un lado para el otro de felicidad; en el transcurso de nuestro canto de apoco Jaejoong y yo logramos desenvolveremos con naturalidad incluso llegamos al grado de bailar.
-¡¡pero que voces muchachos!! Si tuviera unos años menos ya les hubiera pedido una cita — sonreía la señora sin dejar de aplaudir, entonces salimos de ese lugar cruzando nuevamente esa puerta para quedar en el pasillo.
- Enserio tienes una hermosa voz… ¿siempre cantas? — dije muy emocionado
- En mi casa nada más, quise hacerlo en público y fue un desastre
- ¿enserio? ¿Por qué?
- mis hermanas me dijeron que cantaba terrible
- bueno por como cantaste hoy creería que es mentira
- no es la primera vez que hago algo como eso ¿y sabes? fue súper genial — estaba igual o más emocionado que yo
- lo se fue asombroso — no podía borrar mi cara de felicidad
- a mi me pareció que llevas tiempo cantando
- si claro la ducha de mi baño quedo impresionada — al decir aquello logre sacarle un par de carcajadas. Luego de eso por alguna razón en el ambiente reino un silencio, por mi parte me le quede viendo observando sus facciones su rostro era lo que me puedo atrever a llamar perfección. Por su parte Jae tampoco me quitaba la vista de encima algo que me incentivo a aproximarme hacia su persona.
Jaejoong solo retrocedió al ver cómo me le iba acercando entonces llegue en cuenta que por una razón que se a la perfección en mis planes no estaba el detenerme no podía, observe entonces que él ya no se movía no lo hacía… ya no podía porque su espalda había chocado con la pared, continué acercándome hasta no dejar ni nada de espacio entre nuestros cuerpos él bajo la mirada pero no por mucho tiempo puesto que con una de mis manos sostuve su barbilla haciendo con esto que me viera a la cara, incline entonces mi cabeza y sin dejar de ver sus labios fui acercándome hacia su rostro
-… b…bue…bueno ya es tarde… iré a llamar a mi mamá para decirle mi ubicación — se alejo moviendo su cabeza y sus manos nerviosamente, al ver aquello me aleje de manera silenciosa manteniendo mi distancia; pero sin duda lo que me hizo feliz fue que aun podía ver el sonrojo en sus mejillas un sonrojo que yo había logrado sacarle.
- si… si también yo… digo no a tú mamá… a mi mamá… quise decir — al igual que él me encontraba nervioso, Jaejoong tenía ese efecto en mi y aunque trataba de controlarme no pude hacerlo bien en ese momento aparte de que me di cuenta de lo que estaba a punto de hacer — ah… te llamare!, te llamare mañana — dije haciendo varios ademanes
- ¡¡si!! — dijo esbozando una sonrisa
- espera escribe tu numero — le di mi celular, al devolvérmelo prepare el aparato listo para sacarle una foto — sonríe — apreté el botón ese de la pantalla y ¡zaz! que la foto ya estaba en mi cel, salió tan guapo que me quede por unos segundos viéndola
- tú también — extendió su mano con su celular
- De acuerdo — lo tome y yo solito sin ayuda me saque la foto y grabe mi número en su celular
- listo — le devolví el aparato y cambie rápidamente de tema — para que sepas cantar contigo es lo más divertido que me paso en mucho tiempo
- también lo fue para mí…
- ¡¡¡chicos los aman ¡por dios! enserio los aman al igual que yo!!! — Aquella señora con complejo de fan se nos iba acercando — no podrán salir por la puerta principal, hay un montón de chicas que quieren conferenciar con ustedes, pero hay una puerta trasera, salgan ahora que pueden si — y como nos metió de igual forma nos saco, empujándonos con la fuerza que tenia
- espere ¿Hanna? — inquirió Jaejoong deteniéndose por unos momentos
- Su mascota ya está afuera esperándolos… vamos o quieren ser “tocados” por ese grupo de muchachas que los quieren ver?

Una vez afuera y terminando de despedirnos de la señora cuyo nombre no sabíamos hasta ese entonces Hanna, yo, y Jae volvimos a tomar nuestra ruta. Todo el tiempo que pase al lado de ese ser tan maravilloso fue como estar en el paraíso y ni que decir de Hanna esa criatura era grandiosa. Ya estábamos llegando a la parada del autobús, medio de transporte que se llevaría a Kim Jaejoong a su hogar.
-bueno, debo decir que fue muy divertido el estar esta tarde a tu lado Yunho, me alegraste el día
- no tanto como tu lindo, estar en tu compañía es como una bendición — distinguí nuevamente como el sonrojo se hacía presente en su rostro y como una vez más se movía de manera nerviosa.
- …nos… nos vemos — dijo despidiéndose así como así; en aquel instante que estaba por girarse por completo en dirección al poste en donde el autobús pararía coloque una de mis manos en su hombro izquierdo volteándolo rápidamente al mismo tiempo que acercaba mi rostro para al final brindarle un beso en una de sus mejillas, un beso que duro varios segundos
- cuídate Jaejoong — me aleje lo suficiente para observarlo dibuje una sonrisa en mi rostro
- ¡¡¡wau!! ¡¡wau!! — ladro Hanna al momento voltee a verla para seguidamente hincarme en frente de ella
- Bonita no creas que me olvide de ti, ¿te parece que hoy te vayas conmigo a mi casa? — le pregunte de manera un poco infantil, Hanna solo ladro un par de veces y me babeo — jaja creo que estás de acuerdo — me puse de pie volteando a ver a Jaejoong — que dices? Puede venir conmigo hoy? — en respuesta él solo asintió con su cabeza.
Sin embargo su actitud me llamo mucho la atención estaba muy sonrojado, nervioso y cabizbajo cada que volteaba a verlo, sus acciones me hicieron muy feliz por alguna razón, verlo así fue muy reconfortante. Jaejoong se despidió de Hanna y yo de él, comencé a caminar y ya cuando Hanna y yo nos encontrábamos lejos volteamos a ver a Jaejoong.
-¡¡Nos veremos pronto!! Cuídate mucho precioso — grite moviendo mis brazos en señal de despedida final.

POV YUNHO (continuara)


POV JAEJOONG
¿Por qué me sentía así?, por qué de repente comencé a sentir algo… algo parecido que solo sentía con Changmin ¿Por qué?, no entendía ¿en qué momento paso? ¿Por qué al oírle decirme palabras tan bonitas mis sentidos comenzaban a reaccionar? ¿a qué se debía todo aquello?.
Cuando por fin se fueron di un suspiro de tranquilidad, tranquilidad que se fue al demonio segundos después por el simple hecho de que empecé a necesitar de su presencia, sí, yo Kim Jaejoong quería verlo en ese mismo instante y eso que no habían pasado minutos desde que se había ido, ¿acaso eso era lo que llamaban “echar de menos a alguien”?.
No pude detenerme a analizarlo mejor porque de repente sonó mi celular sacándome por completo de mis cavilaciones.

-Hola~
- hijo ¿Dónde estás?
- ya estoy para tomar el autobús papá no me tardo en llegar a casa
- no lo tomes, necesito que me ayudes, esta noche la familia para la cual trabajo le está haciendo una fiesta sorpresa a su hijo y necesito que me colabores
- claro papá voy enseguida
-¡¡ah!! Y por favor necesito que compres algún presente para un chico, es más o menos de tu edad… no se compra algo que te guste y tráelo
-¿pero por que te mandaron a comprarlo? ¿Acaso no podían?
- no es eso, es que su prometida no tuvo tiempo de hacerlo y no quiere que se entere alguien de su familia por ese motivo me pidió ese favor
- ah~ ok, estaré a lo mucho dentro de 20 minutos papá.
- gracias y apresúrate por favor.

Colgué el celular y opte por dejar de lado lo que me paso con Yunho, en mi cabeza ahora solo estaban otros objetivos como comprar algún presente para quién sabe quien, llegar rápidamente a esa mansión la cual solo iba en las madrugadas para ayudar de vez en cuando a mi padre, de hecho nunca había ido de noche, ni por la tarde, incluso jamás había pisado otro lugar que no fuese la cocina que por cierto era enorme, solo me limitaba a cocinar y hacer uno que otro postre… pero en fin mi mentecita ahora solo estaba para eso; por el resto de la noche dejaría de pensar en Yunho, en Changmin, en Yoochun y en Junsu.
Mi meta era clara, tenía que ejecutar y enfocarme en la petición de mi padre.

2 comentarios:

  1. owwwwwwwwwwwwwww chunnie de uke jejej nose pero me gusto jajaja el yunjae estara junto verdad pobre junsu meda pena de todas maneras no lo hagas sufrir mucho

    ResponderEliminar
  2. nooooooo!!! pensé que había otro capítulooo!! T_T me encantó este fic!!! *-*
    Yoomin FTW!!! ♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD