Deadman Walking cap 15

1 comentarios
Un hilo de esperanza. 

30 de Julio de 2010.
En los últimos días la relación entre Yunho y Taegong había mejorado infinitamente. Tanto que incluso se atrevieron a ver más mundo que aquellas cuatro paredes. Ese día hacía muy buena temperatura así que pensaron que lo mejor era disfrutar de la naturaleza e ir a explorar aquellas maravillosas montañas. Prepararon dos mochilas y metieron algo de comida y bebida, después se pusieron la ropa adecuada y dejaron todo bien cerrado.

Taegong se quedó mirando por el tamaño de la mochila que Yunho llevaba y no pudo evitar reír a carcajadas.

- ¿Qué pasa? – preguntó arqueando una ceja.

- En serio, ¿tienes que llevarte media casa cada vez que sales a algún lado?

- ¿Y sí pasa algo? imaginate que me caigo o tu te caes y te haces alguna herida, tendré que llevar lo adecuado
– respondió en medio de quejas.

- Vale vale, no te voy a decir nada, sólo te digo que no te esperaré si eso te hace ir más lento.

- Tonto...
– y después Yunho le sacó la lengua.

- Anda vamonos ya – terminó Taegong sonriendo de una forma que Yunho jamás había visto – por cierto, mañana tengo que ir a la ciudad, me han llamado para una sesión de fotos.

- Ah... no hay ningún problema, yo te esperaré aquí.

- Eso espero, sino te ataré para que no te escapes
– le guiñó un ojo.

- Jamás podría querer escapar de tu lado.

Yunho colocó bien su mochila y siguió los pasos de su novio montaña arriba. Era maravilloso poder compartir esta clase de experiencias con él y estaba deseando vivirlas mucho más. En ese mismo instante no se atrevió a decirlo, pero tuvo que darle la razón a Taegong, era casi imposible andar con todo lo que llevaba en esa mochila, su novio se le quedó mirando y no pudo evitar reírse a carcajadas. Un “te lo dije” resonó en su cabeza, pero simplemente se limitó a quitarse su mochila y pasarsela a Yunho que ya estaba más aliviado.

Se preguntó una y otra vez, si no sería un sueño todo aquello que estaba viviendo. ¿Reclamarían alguna vez aquel cuerpo que no era suyo? Esperaba que no, sino eso significaría que tendría que dejar a Yunho y ahora, no lo deseaba... por encima de todo, quería enmendar todos sus errores.



Una vez caminaron algo más de hora y media habían llegado a una llanura a lo alto de una de las montañas y decidieron para ahí para comer. Taegong dejó su mochila en el suelo y sacó todo lo que Yunho tenía en la suya para preparar un pequeño picnic. Se soprendió bastante al ver lo meticulosamente que había preparado toda la comida.

- ¿Cuándo has cocinado todo esto? – le preguntó aún sorprendido.

- Anoche, mientras dormias.

- Ya podrías haber hecho otras cosas más lucrativas sino tenías sueño – protestó.

- Oye, no te quejaras
– arqueó una ceja – si fuera por tí ni siquiera tendríamos comida.

- En eso llevas razón, pero es que amí con alguna bolsa de aperitivo me es suficiente.


Realmente desde que había tenido la oportunidad de tomar un cuerpo no es que se hubiera preocupado mucho por comer. Simplemente tenía en su mente los actos que quería realizar y ya esta, ahora es cuando de verdad se estaba preocupando por atender sus necesidades. Y todo ello era gracias a Yunho.

Después de preparar todo se sentaron uno al frente del otro y mientras observaban la belleza de aquel paisaje comenzaron a comer entre alegría. Una vez terminaron Taegong con la barriga repleta se tumbó dejando su cabeza encima de las piernas de Yunho. A este último se le escapó una sonrisa al ver este acto, el cuál su novio jamás había realizado.

- No se que te habrá pasado en estos días, pero has cambiado muchísimo ¿sabes? – le comenzó a decir sonriente.

- No sé, una vez me dijiste que tenía que disfrutar más de las pequeñas cosas, supongo que estoy haciendo eso.

- Entonces, me alegra haberte servido de ayuda. No sabes lo feliz que me hace eso.

- ¿Sabes que pasa?
– comenzó a decir Taegong con algo de seriedad – hace tiempo me dije a mi mismo que no iba a volver a sufrir los errores del pasado, pero me he dado cuenta que si siempre pienso en lo que me pasó anteriormente, no podré disfrutar de mi vida del presente.

- ¿Tanto daño te han hecho?
– preguntó Yunho con curiosidad.

- Tanto que incluso mataron mi alma – esas fueron las palabras más sinceras que podría haberle dicho a Yunho.

- Vaya... lo siento – Yunho pasó una de sus manos por el pelo del chico y se fijó en una cosa curiosa - ¿Taegong... no eras rubio natural?

- ¿Qué? A que viene esa pregunta...

- Tus raices, se ven oscuras...
– le respondió mientras le seguía viendo el pelo.

- Me tomas el pelo – Taegong se quedó anonadado ante las palabras de su novio.

- Que no, luego en casa te miras al espejo...

- Si...


Que cosa tan extraña, al menos eso fué lo que el chico pensó de primeras cuando Yunho le había dicho aquello. Supuestamente el cuerpo del que se adueño tenía idea de que era rubio... todo podía ser que al ser su alma la que lo poselló, simplemente estuviera convirtiendose realmente en quien de verdad era, Shim Changmin. Y si era así ¿cómo reaccionaria Yunho?. A pesar de que días atrás le había dicho que pasara lo que pasara estaría con él, ese miedo aún perduraba en su corazón.

Cuando llegó la tarde, ambos chicos llegaron de nuevo a la cabaña y lo primero que hizo Taegong es ir al cuarto de baño para verificar que era cierto que su pelo estaba cambiando. Y así fué, los ojos se le quedaron como platos cuando vió que la raíz de su pelo se estaba volviendo oscura. Segundos después escuchó que Yunho aparecía por su espalda.

- Tenías razón...

- Te lo dije, pero bueno, supongo que tendrás algún antepasado con el pelo oscuro ¿no?
– o al menos eso era lo que creía.

- Supongo que será eso – dijo algo serio.

- Lo que ahora tienes que hacer es dejarte el pelo de un color que sino parecerás payaso – bromeó Yunho intentando pensar en otra cosa.

- Tendré que ir a que me lo tiñan todo de mi color.

- ¿Rubio?
– sin saber por qué Yunho pensé que quería verle con otro color, tal vez con el que sería su color natural – haztelo marrón oscuro, como tus raices.

- No creo que sea buena idea
– Taegong tenía miedo de hacer parecer su verdadera cara.

- Verás quesí, hazlo por mí ¿vale?

- Pero...

- Shhh
– Yunho se acercó y le besó dulcemente en los labios – verás como estás guapísimo con el pelo de ese color.

Taegong sonrió algo nervioso después se pasó su mano por la cara y se preguntó si era bueno quitarse la barba tambien. Quizás no sería malo después de todo pero de momento, debido a que sentí algo de miedo no quería hacer las cosas demasiado rápido.

Al día siguiente, se levantó temprano para ír hacía la ciudad para hacer la sesión fotográfica. Lo malo de haber aparecido en este mundo y haber tomado un cuerpo es que tenía que hacer todo con suma responsabilidad y no podía hacer que nadie se preguntara quien era realmente. Ese iba a ser el momento perfecto para cambiar su color de pelo.

Mientras tanto en la cabaña de Gapyeong, Yunho aprovechó para adelantar algo más su trabajo, así que se sentó en el sofá y cogió el diario de Changmin para leer un poco más. No es que hubiera muchas paginas escritas desde la última vez que leyó, ni demasiada información, pero ahora sabía que en aquella historia había algo más oculto de lo que parecía y el último viaje de Changmin, sería la cable para desenmascarar lo que pasó realmente.



23 de Agosto de 1953
“Han pasado más de dos meses desde que Yunho y yó nos separámos y ni siquiera he recibido una carta por su parte... realmente no imaginé que mi marcha probocara que nos separaramos de esta manera.”

Y es que desde que Changmin se marchó de Seúl hacía Los Ángeles, la vida de Yeonhoon no es que hubiera cambiado para mejor, ni mucho menos. Si cabe era aún más controlado por sus padres y trabajaba muchas más horas de las que deseaba en la empresa, tanto que ni siquiera había tenido tiempo de poder escribirle alguna carta o simplemente hablar con él por teléfono. Le habían llegado infinitos mensajes diciendole que Changmin había intentado ponerse en contacto con él y se odiaba por dentro porque seguro que el pequeño en estos momentos estaría pensando algo malo de él. Fuese como fuese, tenía que hacer algo para al menos estar en contacto con él.

Como otro día más salió más o menos a las once de la noche de la empresa y se dirigió a casa. Nada más llegar observó que toda su familia había cenado pero que su madre le había dejado algo preparado en la cocina junto a una nota que decía “cariño, lo siento mucho... papá insitió en cenar temprano, come esto ¿sí? Verás como te llena de energía”.

- Lo único que ahora mismo podría darme la energía que necesito, sería un abrazo de Changmin...

Yeonhoon suspiró y cogió el plato de comida para después dejarlo encima de la mesa y ponerse a comer en medio de la oscuridad con tan sólo una pequeña lamparita alumbrandole. Cuando terminó recogió todo y se dirigió hasta su cuarto. Pudo observar que todos estaban durmiendo pero cuando entró en su habitación su “querido” hermano pequeño se encontraba allí tumbado en su cama.

- ¿Qué haces aquí? No deberías de entrar en habitación ajena...

- ¿Por qué? ¿Acaso tienes algo que ocultar?
– empezó a decir con burla – no voy a rebuscar para buscar las cartas de tu asqueroso novio, si es eso lo que te preguntas.

- Imbécil, eras tan estúpido como tu padre
– protestó este dejando tirada la chaqueta en su silla.

- ¿Ah sí? Entonces por qué no te largas, sería lo mejor que puedes hacer – Yeonmin se levantó de la cama para ponerse justo delante de su hermano y desafiarle.

- No deberías de jugar con fuego hermanito, al final te quemarás.

- Seguro... el que se va a quemar al final eres tú, como sigas jugando de esta manera, imbécil
– y después de eso Yeonmin salió de la habítación.

Después de esto, Yeonhoon se tiró encima de la cama y lo único que deseo en ese momento es morir, fuese como fuese, hundió su cabeza en el cojín y simplemente se quedó durmiendo esperando soñar con ver pronto a su novio.

Los días siguientes no fueron diferentes a lo normal, fué a trabajar a la empresa y después de nuevo a casa. Pero un jueves normal mientras estaba trabajando recibió una grata alegría en el tiempo de descanso. Uno de sus compañeros, y tambien buen amigo, se acercó a él y le dijo que fuera a su despacho que no habíanadie y podía entrar tranquilamente. Una vez allí vió que el teléfono estaba descolgado y una gran sonrisa se apoderó completamente de su cara.

- ¿Changmin...? – preguntó esperando escucha r la voz del chico.

- Hola... pensé que ya no hablaríamos de por vida.

- Hola mi amor
– dijo a penas susurrando - ¿cómo estás?

- Bueno, la vida de estudiante en UCLA no es muy diferente a la de Seúl.

- No me refiero a eso
– dijo completamente entristecido.

- Yeonhoon, te hecho de menos tanto como tú me hechas a mí. Estoy deseando que todo esto acabe por completo, necesito estar contigo – en ese momento Yeonhoon pudo escuchar como Changmin suspiraba.

- Tranquilo, me quedan unos diez meses con este proyecto y después, dejaré todo para siempre.

- ¿Diez meses? Si eso es casi lo que a mi me queda para terminar la Universidad
– volvió a protestar.

- Lo sé, pero hacerlo antes es muy arriesgado y yo – la voz de Yeonhoon se volvió entrecortada – no tengo el valor de hacer que te pongas en peligro.

Una y otra vez, el valor, se metia de por medio entre Yeonhoon y Changmin. Este último tuvo que morderse la lengua para no echarle la bronca a su novio y simplemente se dedicó a escuchar sus penas y a esperar a que el chico colgara.

No sabía cuanto podrían aguantar así, pero ahora mismo, no les quedaba otra y ojalá algún día Yeonhoon tuviera la sangre y la valentía de decir basta y hacer lo que su corazón quería. Media hora después Changmin se despidió de él y Yeonhoon fué a darle las gracias a su compañero por haberle dejado su despacho para atender aquella llamada teléfonica. La verdad, es que ahora se sentía algo más tranquilo sabiendo que Changmin aún le estaba esperando, lo que nunca se daba cuenta era lo egoista que era en aquella relación teniendo a su novio así, y para ser sinceros como sabía que ya no podía vivir sin el era un punto más para que estuviera tranquilo, egoismo y más egoismos.

Salió de aquel despacho y se dirigió a su oficina donde le esperaba su padre sentado en su butaca. Le sorprendió tanto que su cabeza se llenó de malos pensamientos en aquel momento, ¿se abría dado cuenta de aquella llamada telefónica? Esperaba con toda su alma que no fuera así.

- Padre, ¿qué haces aquí? – preguntó mientras pasaba su mano por la cabeza.

- Sólo venía a supervisar que todo por la empresa iba bien – le respondió este con seriedad.

- No ha habido muchos problemas últimamente, así que puede estar tranquilo.

- Ya veo y por ello recibirás una pequeña recompensa
– le siguió diciendo su padre.

- ¿Recompensa? – sinceramente, Yeonhoon se esperaba más cosas negativas que positivas - ¿de qué se trata padre?.

- Hay una reunión importante que quiero que atiendas. Has estado haciendo bien tu trabajo así que no veo que vaya a haber ningún problema, al menos eso espero.

- Tranquilo, daré lo mejor de mí
– Yeonhoon por dentro deseaba que no le prestara tanta atención, ¿reunión? Ya todo le daba igual - ¿qué tengo que hacer?

- Tienes que viajar a Los Ángeles
– en ese momento la expresión de su hijo pareció como si diera un vuelco de repente – allí te encontrarás con el presidente de la afiliación para cerrar el trato que llevamos entre manos.

- Los Ángeles, me encantará viajar allí
– dijo Yeonhoon con felicidad. Tambien, tenía la suerte que su familia no sabía que aquella ciudad era el paradero de Changmin.

- Veo que te ha agradado la noticia, ahora tan sólo espero que hagas bien tu trabajo. Y por tu bien, que no haya equivocaciones.

- Sí padre
– Yeonhoon asintió con la cabeza.





Ahora mismo, el chico, se sentía como si estuviera volando cual pájaro en libertad. Por fín tendría una oportunidad de ver a su novio y por supuesto sería toda una sorpresa. Hasta el día en que su padre le dijera cuando iba a viajar, tenía que preparar todo para que nadie se diera cuenta en el momento en que fuera a ver a su novio.

Y por todos los Dioses, Yeonhoon iba a hacer todo lo que fuera, para poder reencontrarse con Changmin.

Siguiente

1 comentarios:

  1. Un golpe de suerte ? Que sucedera en este viaje ?

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD