I never let go

10 comentarios

Título: I never let go
Autora: Tiffy_Sakura
Couple: JaeMin
Extensión: OneShot
Género: Slash/Angst/Drama/AU
NA: La verdad este fic lo planee hace mucho tiempo, llegó la oportunidad del song fic y no pude rechazarla, le puse mucho empeño pero no estoy segura que haya salido tan a mi expectativa, por si acaso, iba a ser otra persona el de las cartas y eso pero resultó más interesante hacerlo de esta manera, el nombre de Han Jaejoon es por el anterior nombre de JJ, antes de que lo adoptaran, en fin.Ojalá les guste, no espero ganar pero sí que este fic valga la pena, tengan felices fiestas y shinki aniversario ^^ gracias

Desde el inicio del tiempo han existido paradojas en la vida de muchos, pocos y nadie en el mundo, coincidencias extrañas, personas similares, con los mismos nombres, actitudes y apariencias pero ambas no pueden estar en el mismo lugar y al mismo tiempo.
¿Coincidencia?
No lo creo.
Esta historia inicia así, tal vez esta singularidad en el espacio tiempo o lo que fue trajo demasiado dolor a una persona que sin pensarlo se apegó a una persona que no existía, una fuerte promesa que solo logró la soledad de un alma que quizá, sólo quizá no se lo merecía.

ㅈㅐ©Incluso he tratado de olvidarte, borrarte
 Calmadamente, como un tonto
 Un saludo incómodo era todo lo que podía hacer
 Estas palabras son incómodas para ti ㅈㅐ©

La historia comenzó de la manera menos pensada para ambos, ahora, uno de ellos sufría, tirado de cabeza en la cama abrazando con fuerza un papel, el último de muchos que se conservaban tirados en el suelo, cientos de hojas que marcaban la historia de un amor unilateral o al menos así era hasta que el secreto tras la tinta fue revelado a la persona a la cual profesaban dichos sentimientos.

Hoy aquello era solamente el pasado, un pasado que no pudo ser.

Primera carta
27 de septiembre de 2002

Es tonto para mí, escribir esta clase de cosas pero me he sentido en la necesidad de hacerlo, estúpido o no voy a hacerlo.
Hoy comenzó como un día común, ir a la secundaria, correr para que no me deje el bus,
comer mi sándwich a medio camino, pero no pude hacer ni aquello.
Como de costumbre me retrasé al preparar el desayuno de mamá, a veces mi señora Han JiHye era todo un caso pero igual la amo, ojalá se recupere pronto, no me gusta verla enferma y en verdad creo que lo mejor es que vaya a Chungnam de vuelta con mi hermano, en fin, como siempre preparé su desayuno y le dejé todo listo para el almuerzo, solamente debería calentarlo y no corría riesgo con ello.
Corrí a la parada casi al filo de que me dejara el bus, la verdad es que ya me había dejado dos días seguidos y no estaba con ánimos de que lo hiciera de nuevo, lo alcancé a punto, por suerte el conductor se apiadó de mí y se detuvo, cuando subí vi a penas un asiento al fondo, era raro ver a esa hora los asientos llenos, más que todo por alumnos de mi instituto ya que tomaban la otra línea o esperaban al siguiente, yo siempre tomaba los buses de primera hora porque me gustaba terminar mi desayuno bajo los sauces llorones y no correr a mi aula como desquiciado terminando en el embotellamiento que se armaba a la entrada.
Me fui hasta el fondo, había un asiento más a mi lado, de seguro pronto se subiría alguien más.
Sin equivocarme el bus se detuvo en la siguiente parada, recogiendo a otro chico del instituto, lo miré con curiosidad, jamás lo había visto, de seguro era de los de primero y recién venía en mi bus, al fin y al cabo no era que me importase mucho, bueno no me importó hasta un poco después.
Se veía ñoño, tenía el cabello corto y desordenado, era castaño y bastante abundante, no podía verle el rostro muy bien sin parecer sospechoso pero logré ver sus lentes de marco cuadrado, aburridos y sin gracia aunque no le quedaban mal, obviando su pelo mal arreglado tenía unas facciones armoniosas a la vista.
No es que fuera superficial pero suelo fijarme mucho en la apariencia de la gente.
El resto del camino pensé en la inmortalidad del cangrejo, bueno no pensé en nada o ni siquiera lo recuerdo porque hasta sueño me dio, lo que sí recuerdo es que la razón por la cual escribo esto es porque cuando ya íbamos a menos de diez manzanos del instituto se sacó los lentes, lo sé porque chocaron con mi mano, miró hacia la ventana y yo involuntariamente me di vuelta mirando sus ojos.
En aquel momento juro que me vi perdido y sin saber qué hacer, no pude ni voltear la cara aun cuando él dejo de mirarme, es que mirando sus ojos sentí que un escalofrío en toda mi espina y el brillo de sus ojos no se me fue en todo el día.
En las clases me distraje pensando en sus ojos, ni siquiera recuerdo bien su rostro, lo único que tengo presente  hasta ahora que ya es bastante noche son sus ojos, de un castaño profundo hipnotizante, atrayente, escondido tras unas gafas de marco cuadrado negro.
Y bien, solo eso puedo decir hoy, porque eso me inquietaba y no sabía a quién decirlo o contarlo porque no tengo amigos que me inspiren tanta confianza como para contar que estoy teniendo una rara experiencia con un par de ojos que me traen loco unas dieciocho horas.
Sin más que decir, buenas noches, hasta que esos ojos sigan en mi memoria.
Han Jaejoon

Segunda Carta
30 de octubre de 2002

Hola de nuevo, hoja de papel.
Hoy estoy de muy buen humor, ni yo sé por qué,  solo sé que no he escrito los sucesos de mi vida desde septiembre, no recuerdo ni donde dejé la otra carta.
Escribo porque hoy he descubierto algo raro, pero para desahogarme de todo lo que pasó en este tiempo hago un resumen.
El chico de los ojos castaños comenzó a irse conmigo de ida y vuelta en el mismo bus, descubrí que en efecto es un alumno de primer año, su nombre es Shim Changmin y según la profesora de matemáticas es brillante, lo he estado observando todo este tiempo sin que lo note y si lo ha notado no ha sido mi intención, en fin, lo he observado, largamente, sin descanso, es un chico apuesto, al menos a mis ojos, tiene una carita infantil muy bonita aunque creo que sus lentes afean su rostro, también el poco cuidado con su cabello, pero es de facciones lindas, es un poco más alto que yo, a pesar de ser dos años menor.
No he podido averiguar más pero creo que con eso me conformo, creo que mi hobby se ha vuelto observarlo.
Va temprano a clases porque le gusta leer sin ser molestado bajo el único árbol de cerezo que hay dentro del instituto, supongo que me gusta un poco más porque lo vi leyendo uno de mis libros favoritos.
Creo que ya me adelanté, lo raro que descubrí hoy fue mientras volvía a casa, siempre vuelvo en el último bus de las cuatro y Changmin va conmigo, creo que tiene una actividad extracurricular porque después de clase siempre sale corriendo a las salas donde se imparten otras asignaturas extra, yo me quedo a disfrutar un poco de mi tiempo libre, mamá ha vuelto a Chungnam, la extraño pero es lo mejor para ella, aunque mi hermano me ha comentado que se ha puesto delicada. Mi hermana está viviendo conmigo porque está haciendo una pasantía para la universidad en Seúl y que mejor que quedarse conmigo, no sólo para vigilarme si no también para estudiar mejor y ahorrar.
Ya me fui a otro lado, no sé por qué tengo la manía de cambiar de tema rápidamente y extenderme en lo que hablo, siempre fue así pero ya.
Yendo al grano, cuando iba en el bus de vuelta a casa y estábamos a seis cuadras y media de la parada donde dejaban a Changmin, él me miró, sin sus lentes de marco negro, fue unos dos segundos pero me miró y me sentí vibrar, flotar en el aire y un sonrojo se asomó a mis mejillas, entonces me di cuenta y luego de darle vueltas toda la tarde lo confirmé cuando pensé de nuevo en sus ojos.
Me gusta y me gusta mucho, al menos físicamente eso está comprobado, no sé porque es un hallazgo genial para mí, aunque es un gusto por demás superficial, me gusta y eso no me había pasado hace un buen rato, a pesar claro que yo ando de gusto en gusto aunque jamás me había costado tanto notarlo, siempre era a la primera, quizá ahora era diferente, además que era la primera vez que me gustaba un chico.
No sé qué más decir, siento que quisiera decir todo y nada, sólo sé que me gusta y nada más, no seré capaz de decirle obviamente pero es algo grande para mí y no quepo en mi propia felicidad, quizá deba llamar a mamá para hacerla sentir feliz.
Adiós.
Han Jaejoon

Tercera carta
18 de Abril de 2003

Desde hoy, dejaré de escribir mis cartas para mí mismo o dirigido para nadie o solo a una hoja de papel, desde hoy estas cartas que apenas van por la tercera serán dedicadas a ti, Changmin, serás mi remitente aunque jamás las recibirá.
Ha pasado un largo tiempo desde que descubrí que me gustas y tras tanto tiempo incluso me he enamorado, sí enamorado, seguro que si leyeras esto te reirías de mí aunque en verdad eres tan amable y lindo que calmarías mis ansias locas con un rechazo marcado de dulzura.
Me he sentido solo últimamente Changmin, muy sólo, mi hermana está en Chungnam, consolando a mi hermano. Mamá se fue…cuando fui para año nuevo frente a mí cerro sus ojos y me pidió que cumpliera mis sueños y fuera feliz, no sabes cuantas veces he llorado desde aquel entonces pero creo que tú has sido mi mejor medicina cuando volví a la secundaria.
Y es que el solo verte me hace sentir bien, aunque me sentía mal, decaído y todo el verte subir en el mismo punto de parada como siempre me hizo sentir paz, la paz que anhele desde que mamá cerró sus ojos para siempre, desde ese momento me empeñé por conocer un poco más de ti aunque no he tenido el valor de hablarte, apenas ayer te di un saludo, torpe y de seguro te pareció tonto que te saludara, a pesar de eso me contestaste con un tono cortes y dulce.
Descubrí que estas en el coro, tienes una vos hermosa déjame decirte, aunque tal vez nunca pueda decirte este alago frente a frente, he ido a verlos practicar y me ha encantado verte cantar; tus notas altas son mejores que muchos artistas que conozco y me gusta, tengo un par de canciones cantadas por ti; grabadas, con un mal audio pero igual las tengo, las escucho a veces y pienso en ti, me traes alegría cuando me siento caer de tristeza.
Te he visto más veces en el receso, eres alguien tan enigmático pero a la vez abierto, eres amigo de un chico de tu grado, que es capitán del equipo de fútbol, no sé quién será aun pero andan juntos para todo lado, a veces le tengo celos pero no hay más que hacer.
Hay un par de chicas las cuales están enamoradas de ti y no me sorprende, quisiera ser como ellas, el otro día te hicieron un cartel y se pararon en la puerta de la entrada del instituto te asustaste pero sonreíste, ellas afirmaban amarte y lo dijeron así sin más, tú las rechazaste de una forma tan linda que creo que están más obsesionadas contigo que antes, en verdad quisiera tener el valor de esas dos y decirte que me he enamorado de ti.
Ayer pensé que debería olvidarte porque soy tan torpe que no puedo estar a cinco centímetros tuyos sin hiperventilarme, me pongo nervioso y siento que me sudan las manos, no te he hablado ni una sola vez, no sabes mi nombre, mucho menos de mi existencia y pretendo en mis sueños que podré conquistarte algún día.
Me siento tonto pero qué más puedo hacer, me has llevado a un punto sin retorno aunque sé que solo estoy enamorado y no es amor lo que siento, según el libro de psicología de este año el verdadero amor siempre es recíproco, yo no lo creo, el amor es amor como sea aún si la persona tiene un amor unilateral. Quizá he comenzado a dejar de estar enamorado y he pasado a amarte.
¿No es curioso?
Te he visto y oído pocas y muchas veces, te he conocido de forma indirecta y ya estoy pensando que te amo, quizá deba conocerte más o intentar hablarte para saber si no es una ilusión la impresión que me hago de ti, quiero desencantarme o quizá encantarme más.
Buenas noches mi Changmin, aunque no seas mío en realidad. Ojalá sueñes con los angelitos y yo pueda dormir pensando en ti.
Han Jaejoon

Cuarta Carta
20 de Abril de 2003

Hola mi Changminnie.
Es un lindo apodo, me gusta mucho.
En estos dos días intenté ‘desencantarme’ de ti, pero sabes.
No funcionó.
Te seguí un poco más de cerca y descubrí otro defecto tuyo, muy aparte de que comes bastante y eres muy retraído y tienes un complejo de inferioridad.
Tienes un humor bastante negro, o algo así, te gusta fastidiar a tus amigos, en especial al capitán del equipo de fútbol, Kim Junsu si no me equivoco. Le llamaste trasero de pato e hiciste numerosas bromas de ello, pero no me disgustó, en absoluto, me hiso sonreír pues tu sonrisa para mí es paz.
No es que me guste tu defecto o lo que sea, sino que con aquel defecto y con cualquier otro que tengas como tu poco fanatismo por el arreglo personal; te acepto, porque un defecto hace a una persona, al igual que una virtud.
En esta tarde mientras hacía una tarea sobre el amor, me pregunté que sería si me conocieras y correspondieras.
¿Te gustarían mis defectos? ¿Te burlarías de ellos?
Si te burlaras de ellos sabría que aunque son una mofa no te disgustan, aunque al paso que voy creo que jamás lo sabré.
Creo que el inspirarme en ti para mejorar en mis estudios me ha servido de mucho Changmin, he mejorado considerablemente mi promedio en matemáticas y física, me he sentido tan bien cuando he visto mis notas… subí de puesto en mi grado, tú estás de primero, con un promedio excelente, me siento tan orgulloso de ti.
Hablando de ello, el coro tendrá un recital este fin de semana, iré ansioso y esperanzado de que el solo que tanto has estado ensayando te salga a la perfección y que tus padres se enorgullezcan de ti al igual que yo lo hago, escuché el otro día en el almuerzo que tu padre no está muy contento con que vayas al coro cuando podrías aprender inglés o japonés, Junsu te dijo que eso no importa en cuanto tu hagas algo que a ti te gusta y no sabes cuánta razón le doy, por favor Changmin esfuérzate y muestra que tu voz es realmente un regalo del cielo.
Buenas noches Changminnie, sueña con los ángeles y que yo sueñe contigo.
Han Jaejoon

Quinta carta
25 de abril de 2003

Changminnie…mi Changminnie, cuanto quisiera hoy estar contigo, me siento mal por ti y mi dolor se ha acrecentado de repente desde la muerte de mamá.
Tu presentación en el recital fue excelente, mantuviste una nota de diez tiempos perfecta pero tu padre no fue, lloraste tras el telón del escenario, tu madre intentó consolarte, pero el mensaje de tu padre hacia ti era claro, le disgustaba y no te apoyaría, quiere que hagas algo productivo con tu vida, al menos eso fue lo que tu reclamaste a tu madre, en verdad quise tanto abrazarte y protegerte, secar tus lágrimas, intentar hacerte sentir bien, pero no pude, solo estuve escondido escuchándote llorar sin poder hacer nada por ti.
Tu mirada llorosa me destrozo, me sentí mal y lloré todo el camino de vuelta a casa, es que tu dolor me hería tanto que sentía imposible no llorar, porque de una manera u otra sentía que tú en tu casa seguías llorando. Por favor que Junsu te haya llamado, para darte ánimos, para hacerte sentir bien porque si el lunes te veo triste y mal me dolerá aún más.
Mi Changminnie, que en realidad no es mío; no llores más, que tú serás grande, siendo lo que sea que quieras ser, duerme bien, no agotes tus fuerzas en tu dolor, solo sonríe porque cuando sonríes es cuando más lindo te ves.
Buenas noches.
Han Jaejoon

Sexta carta
27 de abril de 2003

Mi Changminnie. ¿Sonríe sí? No importa si es por esa chica, o por tus amigos, tus hermanas o tu madre, solamente sonríe.
Fue doloroso para mí enterarme pero para mí tu felicidad es primordial a mi sufrimiento, dicen que si sufres es amor, pero primero debes pensar en ti antes que alguien más, para amar a alguien debes amarte primero a ti mismo, pero yo ya he quedado en segundo plano por ti, porque no hay nada en que pueda pensar, algo a lo que le desee más felicidad que a ti.
Solo ruego que SeoHyun sea buena persona, que te trate bien como tú lo mereces aunque no podrá hacer algo, una mujer es más de las que necesitan protección y a mi parecer tú necesitas protección no ella, pero en fin, tú la escogiste y supongo que estará bien, sin embargo rezo porque no te hiera, solo te deseo lo mejor.
Hablando de ello hoy te vi, junto a ella, la llevaste bajo el cerezo que te gusta estar y sonrieron mucho tiempo, la mirabas y ella se ponía nerviosa, hacen una pareja linda, aunque a ella en realidad no la conozco pero físicamente puedo decir que combinan muy bien.
Changmin sé feliz, por mi felicidad se feliz tú también.
Buenas noches.
Han Jaejoon

Décima carta
4 de mayo de 2003

Changmin….Changmin y hoy más que ningún día desde que te conozco quiero abrazarte, llenarte el rostro de besos y dejar que te desahogues conmigo.
Terminaste con SeoHyun, al parecer no es la indicada para ti, ella fue cruel y te traicionó con alguien mayor, te dijo inmaduro la escuché, no pude creerlo y juro que quise golpearla sin importarme que fuera una mujer.
Inmaduro, tú eres más maduro que muchos en ese instituto, pero eres tan tierno e infantil que tu apariencia puede marcar algo distinto en una perspectiva más superficial.
Una lástima, ella se lo pierde, tu eres un ser maravilloso, también escuché tu conversación con Junsu.
No me odies por escucharte en conversaciones privadas, pero es la única manera que tengo de escuchar tu voz, así no sea dirigida a mí.
Le dijiste que la desilusión fue lo que te afecto, no el hecho que terminara contigo, era tu primera novia, era comprensible, pero sé que te sentiste mal y yo también me sentí así, aunque una parte mala de mí se alegró de que no la quisieses en verdad, no es que algún día espere que correspondas a este cobarde que no es capaz de acercarse a ti siquiera.
Solo espero que llegue alguien que si te quiera y te merezca.
Te quedaste pensativo el resto del día y hoy no te quedaste al ensayo del coro, me fui también hoy más temprano contigo en el bus, estuviste como siempre, no parecías perturbado pero cuando llegamos a tu parada tu rostro se transformó, había una mujer muy bella parada ahí, era tu madre, déjame expresar que sin duda te pareces mucho a ella, sacaste su belleza.
Buenas noche Changmin, por favor no ahogues tus pensamientos en esa chica.
Han Jaejoon

Decimoquinta carta
7 de mayo

Changmin, Changmin.
Por todos los cielos que cada día me siento más enamorado de ti, hoy me saludaste en el bus y sentí todos mis sentidos saltar, mi corazón casi revienta de emoción, te sentaste delante de mí, no te diste cuenta pero mi mirada estuvo clavaba en tu cabello todo el tiempo, en un momento definido me acerqué y pude sentir el aroma que desprende, hueles a vainilla, es empalagador pero ese aroma me tiene encantado, tanto que me dedique a comprar un perfume de vainilla, ahora puedo tenerte un poco cerca, en tu aroma al menos.
En el instituto todo estuvo normal o eso supongo con lo poco que puedo verte, en el receso Junsu, tu amigo parecía molesto y te la pasaste intentando calmarlo.
Eres un gran amigo, obviando el hecho de que siempre te haces mofa de ellos aunque creo que esa es tu manera de demostrar tu aprecio.
He decidido hacerte un regalo, recién hoy pude descubrir que tu cumpleaños es en febrero y en aquel entonces no pude hacer nada por ti porque apenas volvía de Chungnam.
Será un regalo sorpresa, nadie sabrá quién se lo dio ni por qué y eso me hacía sentir mejor aunque mis nervios estaban a flor de piel.
Mañana será otro día, ojalá estés durmiendo bien. Mi Changminnie.
Han Jaejoon

Decimosexta Carta
10 de mayo 2003

Changmin, quiero olvidarte.
Si…quiero hacerlo, con todas la fuerzas que tengo lo intento pero no puedo, comenzó antes de ayer a correr el rumor y te juro que me sentí muy mal.
No quiero pensar que tengo una imagen equivocada de ti pero es que a veces me dejo llevar por las cosas que dicen los demás.
Ahora que lo pienso es complicado pero aun así…Changmin…quisiera preguntarte y que me respondieras, que me dijeras que no fuiste a esa fiesta de los chicos de tercero que no te emborrachaste, que no terminaste con el japonés transferido, que no te fuiste con él.
Quiero que me lo digas porque simplemente si terminaste involucrándote con alguien así existe algo muy malo contigo.
No va con lo que conozco de ti y no quiero que sea así nunca.
Pero las pruebas me dan a entender otras cosas.
Quiero creer que no eras tú el de las fotos, pero…no sé qué pensar, esas fotos están fuera de foco pero…
Dios no sé qué pensar de paso ese estúpido chico que anda riéndose de ti, diciendo que tuvo…una buena noche contigo.
Por favor, si es verdad que me saque tu recuerdo de la cabeza, sino, perdóname por dudar de ti.
Quiero preguntártelo, por favor Changmin limpia tu imagen y hazme ver que estoy en un error y no…no eras tú, mi ángel manchado por una farsa.
Han Jaejoon

Decimoséptima carta
20 de mayo de 2003

Que cruel. En verdad que cruel.
Soy un tonto, estos diez días he sido el mayor imbécil que he tenido la gracia de conocer, en estos momentos me odio tan profundamente que podría asesinarme, por favor perdóname.
Resultó que el imbécil ese de Yuu el japonés que está involucrado en cosas turbias es bien conocido por un playboy mal escondido que está extrañamente obsesionado contigo.
Bueno estoy hablando prácticamente de mí mismo, porque yo también estoy colado contigo pero eso es muy distinto, yo te respeto, te quiero y quiero que así se quede.
En cambio él, buscó alguien que se hiciera pasar por ti, incluyendo tu altura, tu pelo y tu forma de vestir, solamente para que tú fueras a reclamárselo.
Y así lo hiciste, quiero creer que después de lo que pasó hoy seremos amigos o hablaras un poco más conmigo y que no nadaré en la nube de verte sin poder hablarte.
El punto es que fuiste con él, yo te seguí porque sabía que no podías faltarte a tus clases y te fuiste haciéndolo así, encaraste a Yuu y le reclamaste lo ocurrido, supongo que te sentiste muy mal, fue una horrible difamación en tu contra y se lo dijiste.
Tu valor me sorprendió pero toda mi alegría se fue al piso cuando ese desgraciado te tocó, intentó besarte y juró que jamás sentí tanta rabia contenida en mi cuerpo, cuando soltaste un quejido lo suficientemente audible, me hice al que pasaba por ahí y te salvé, los profesores salieron y tuvieron que llevarnos a rectoría, lo bueno fue que no tuve un castigo grave porque te defendí, Yuu por su parte fue suspendido quizá sea expulsado por difamarte de manera sexual y quien sabe que cosas más.
Me agradeciste cuando te defendí y una de tus bellas sonrisas fue dirigida a mí.
Creo que ya estoy más mal y enamorado que nunca.
Pasamos un rato charlando mientras esperábamos nuestro turno para hablar con el director, tu voz dirigida hacia mí es más maravillosa de lo que podía imaginar, se oía tan bella que me sentí flotar, me contaste que no te enteraste de los rumores hasta que Junsu te lo dijo, por lo que fuiste directo a hablar con Yuu, me agradeciste de nuevo.
Terminamos hablando de nuestras vidas, ojalá esto me deje acercarme más a ti porque luego de poder hablar así contigo, me siento incapaz de verme alejado de tu voz.
Ah
Soñaré mucho contigo hoy, estoy seguro, piensa en mí.
Buenas noches mi ángel.
Han Jaejoon
ㅈㅐ©Mi corazón por ti, es mi razón
 Es por ti
 Te extrañaré, incluso si pasa un día o sólo un segundo
 Tú  has llegado tan lejosㅈㅐ©

 Veinticuatroava carta
 4 de octubre de 2 0 0 3

Changmin, mi Changmin, por todos los cielos que ya no sé qué hacer para sacarte de aquí dentro, han pasado muchos meses, tantas cosas, las últimas cartas han sido irrelevantes pero lo que sucedió hoy ha sido una cosa espectacular en mi vida, por más que tu no lo recuerdes y jamás lo notes.
Hoy fuimos al instituto como de costumbre, charlamos, como todos los días desde aquella vez, aunque tu tiempo dirigido a mí solo se remonta a nuestras idas y venidas del instituto.
Pero hoy en especial, me contaste que no pudiste dormir por un parcial de historia, que en segundo las cosas se complican con los nuevos maestros pero que no hay problema, pero te esforzaste tanto con el coro y tu parcial que no dormiste y terminaste recostándote en mi hombro, se sintió tan bien, el viaje se me hizo corto para que estuvieras apoyado en mí, para que me hicieras sentir bien.
Fueron las cuadras más cortas que recorrí pero aproveche la última, que quedaba entre el instituto y esa esquina donde subió un anciano.
Me incliné sobre tu rostro, tenías esa expresión tan bella que no lo resistí y la tentación me caló por completo, fue un simple roce, cosa de nada para algunos, para mí marco el punto en que me di cuenta que había dejado de estar enamorado de ti.
Si, ya no estoy enamorado de ti, ahora te amo.
En verdad te amo, porque no siento mariposas, mis mejillas no se tiñen ni nada, pero me haces sentir tan bien y tan completo que es la única respuesta lógica a todo lo que pienso sobre ti.
Tal vez jamás pueda volver a besarte, lo sé y lo acepto así, pero…por todos los cielos que te amo.
Sueno estúpido incluso en mi cabeza.
Buenas noches angelito, ojalá duermas bien hoy o de lo contrario me dejaré caer de nuevo en la tentación si te duermes sobre mi hombro.
Han Jaejoon

Treintaidosava carta
30 octubre de 2003

No he dejado de llorar, estúpido.
Si así me siento, vas a mudarte, me lo dijiste cuando volvíamos a casa, te pusiste triste, me dijiste que te irías a Daegu porque tu padre recibió un ascenso en la universidad en donde trabaja, no querías irte lo notaba en tu rostro.
Lloraste y te recriminaste pero yo no me negué, aun llorando eras tan lindo, pero el dolor que me llegó cuando dijiste ‘me iré’ fue probablemente el más grande en todo este tiempo, junto al de mi madre no sé cuál era el dolor más grande aun.
Te abracé por primera vez, aunque hubiera sido doloroso.
El resto del día intentaste decírselo a Junsu, pero no pudiste, quizá mañana lo harás y conforme pasen los días me dolerá más cuando se acerque por fin el día en que te vayas, no tengo derechos sobre ti y apenas soy tu amigo o eso es lo que quiero creer pero qué más puedo hacer, mi amor se verá truncado por la distancia, hablé con mi hermana y le puse el ejemplo de un ‘amigo’ ella dijo que luego encontraría a alguien más, siempre es así, sin embargo, yo no lo pienso así.
No sé qué haré sin mirarte, aun sin hablarte mi consuelo es observarte, tenerte presente todo el día ,si no estás aquí como podré saber si te teñiste el pelo, si creciste más, si cambiaste de lentes, si tu piel se tostó más con el sol. ¿Cómo lo sabré?
No puedo dormir y podría toda la noche expresar cuanto me duele el que vayas a irte y que tus ojos que me enamoraron se alejen de aquí.
Pero creo que no es lo apropiado, he pensado en…decirte lo que siento pero te miro y no puedo decirte de la nada que te quiero cuando apenas hemos comenzado a entablar amistad.
Buenas noches Changminnie.
Han Jaejoon

Setentaicuatroava carta
18 de febrero de 2004

Changmin…quiero verte nuevamente, he ido a Daegu, es más estoy aquí pero esta ciudad es grande y no sé cómo encontrarte, la transferencia a sido difícil pero estoy aquí, quizá jamás hubiera venido, mi hermana se ha mudado aquí y ni ella ni mi hermano han querido dejarme solo en Seúl, Changmin si algún día te vuelvo a ver te juro que te lo diré, te juro que lo haré, te diré lo que he sentido por casi dos años por ti, te explicaré todo y estas cartas llegarán a tus manos, entenderás cada cosa que ha albergado mi corazón desde que te conocí así no lo entiendas, te dejé ir una vez, te juro no lo volveré a hacer.
Tal vez no me correspondas y lo comprenderé pero…
Este invierno fui a Chungnam, se lo prometí a mamá, frente a su tumba le prometí que te encontraría, que haría todo por llegar a ti y decírtelo así tú memoria se haya vuelto frágil y te hayas olvidado de mí.
Cuando llegué a Chungnam fui transferido a un instituto bastante bueno, tengo un amigo, se llama Yoochun, él también es nuevo aquí, la verdad es que cuando lo presentaron dijeron que venía de estados unidos y yo esperaba que fuera un rubio de ojos azules o algo así, mi sorpresa fue que también era coreano pero vivió mucho tiempo allá, habla muy bien el inglés y es una persona genial, me gustaría que lo conocieras, se llevarían muy bien, aunque me sentiría celoso.
Changmin…te extraño tanto que…cuando subo al bus camino al nuevo instituto te busco ahí, sabiendo que no te encontrare, busco tu mirada y no la encuentro, extraño tus ojos castaños, extraño tu cabello, tú figura, te extraño.

Han Jaejoon
ㅈㅐ©Nunca te dejaré ir
 Yo nunca
 Voy a hacerlo de alguna forma
 Voy a hacerlo
 Encontraré alguna forma
 No te vayasㅈㅐ©

Última carta

17 de Julio de 2004

Changmin, mi Changmin, te encontré, no me viste pero yo te vi, no sé si saltar de alegría o simplemente llorar, he terminado mis estudios, no he sido un estudiante excelente pero tengo un futuro asegurado, te quiero preguntar, como estas tú.
Hoy te vi más hermoso que nunca, llevabas ropa casual y sonreías dulcemente, las vacaciones estaban trayéndote alegría, Junsu iba contigo, no me pude acercar mi hermana tuvo una urgencia pero el mirarte hizo mi tiempo perderse en tu sonrisa, hablé con Yoochun y él casi salta de alegría junto a mí, conoce mi historia, esa triste historia donde tú estás directamente involucrado, donde mi amor solo te responde a ti.
Conversé por horas con él y llegué a la conclusión de que debo poner más ahínco en encontrarte, o saber dónde vives, te vi en un lugar público por lo cual no es muy seguro que te encuentre ahí muy seguido tampoco. Mi corazón salta de alegría.
Tal vez debería usar un buscador de personas no lo sé, pero debo encontrarte como sea, la promesa a mi mamá fue enserio.
Changminnie, lo prometo, te encontraré de nuevo, así, sea lo último que haga en mi vida.
Te ama.
Han Jaejoon
.-.
— ¡¡Changmin!! —exclamó una vos grave, corriendo por los pasillos hasta abrir la puerta que indicaba la oficina del administrador del hotel. Cuando abrió la puerta se encontró con un chico, de apariencia joven pero de vestimenta lúgubre que miraba por la ventana, con aire melancólico—Te estaba buscando
—Ya me encontraste. ¿Qué quieres Yunho?
—Yoochun te está buscando abajo…
—Dile que no estoy…
— ¿Cuántos años estarás enojado con él?
—Hasta que sienta que al fin Han Jaejoon salió de mi cabeza
—Minnie…
—Son siete años y medio Yunho, lo sé, no me pidas que olvide lo que pasó porque no puedo
—Ni siquiera sé lo que pasó…no es como si te estuviera pidiendo que me cuentes pero…
—Está bien…siéntate, cierra la puerta y ponle seguro, esto es algo realmente serio—Yunho asintió, cerrando la puerta con rapidez, Changmin seguí pegado a la ventana
—Ya…
— ¿Dónde me conociste Yunho?
—Y eso…
— ¿Dónde me conociste?
—En una sala de espera afuera del consultorio de la doctora Zhang
—Bien, era doctora… ¿En qué especialidad?
—Psiquiatría
— ¿Por qué fuiste ahí?
—Porque vi en vivo y en directo el asesinato de un hombre
—Eso… ¿Qué quiere decir? —Changmin dejó de ver a la ventana, enfocando su vista en Yunho que parecía perdido
—No sé…
—Quiere decir que es una psiquiatra especializada en traumas psicológicos
—Bueno si…
—Entonces yo fui ahí por un trauma o algo así
—…
—Bien…la historia comienza incluso antes de que yo lo supiera, cuando cursaba mi primer año en secundaria. Hubo un chico, que se iba conmigo en el bus al instituto y se enamoró de mí
—Tanto drama por…
—Escúchame…—Yunho se calló y miró a Changmin, sus ojos brillaban, como cuando hablaba de su fallecida abuela, como cuando hablaba de sus hermanas, como si hablara de un lindo y hermoso recuerdo del cual se sentía un poco culpable y celoso de no poder participar—Ese chico se enamoró, de mí, comenzó con un simple gusto, luego pasó al enamoramiento y al final terminó en amor
—Amor…
—No estoy seguro de ello, pero él así lo afirmaba, sus sentimientos aumentaban con el tiempo, comenzó a escribirme cartas que jamás me enviaba que me las dirigía a mí  pero no me llegaron por su mano jamás. Al final me fui a Daegu como tu bien sabes, estudié ahí y no sé como pero Jaejoong fue a Daegu, continuó la secundaria ahí sin embargo algo ocurrió, el pretendía buscarme y confesarme sus sentimientos al fin, sin embargo…
La voz de Changmin se ensombreció, una pausa de largos minutos, se hizo presente en lo que el menor intentaba calmar las lágrimas que luchaban por asomarse a sus ojos, cuando logró calmarse prosiguió, mirando directamente a los ojos de Yunho, esos ojos que parecían hechizar a quien los viera.
—Tuvo un accidente, yo ese día viaje a Jejú y no me enteré, es más no lo supe hasta muchos años después, en ese accidente…él murió—Changmin volvió a suspirar, calmando su respiración que se había agitado de repente tras las últimas palabras, Yunho acarició suavemente su hombro hasta que su respiración se normalizó—En mi penúltimo año…me encontré con él
—Pero si…
—Escucha…—Yunho volvió a cerrar el pico, sin entender, Changmin continuó—Me encontré con él, él supuestamente estaba estudiando en el mismo instituto que yo, en su último año, comenzó a acercarse a mí y yo llegue a considerar que me hostigaba, pero aun cuando se lo reclamaba el no se alejaba, siempre estaba cerca de mí y decía que le gustaba observarme, una vez se apareció en mi dormitorio y comencé a asustarme, pasó casi un año desde que ‘hablaba’ con él —enfatizó la palabra hablar y cortó de repente, volviendo a tomar aire, Yunho le dio unas palmadas en la espalda, Changmin se puso muy serio, su melancolía era palpable incluso lejos suyo—Una vez, los últimos días de clase…pelee con él y tuve un problema respiratorio, los profesores me auxiliaron y me llevaron a enfermería preguntándome que me había ocurrido les dije que un estudiante de último año, Han Jaejoon fue con quien me enfrenté me dijeron que no había ningún estudiante matriculado con ese nombre, me asusté y pensé que era un error pero luego de un tiempo descubrí que era verdad, para ese entonces el supuesto Han Jaejoon que se aparecía frente a mí ya me había confesado que me quería pero no mencionó las cartas ni nada y había desaparecido, no volvió a verme y pensé seriamente en lo que estaba ocurriendo, lamentablemente el rumor de que hablaba solo y que tenía una especie de amigo imaginario llegó a mis padres que comenzaron a preocuparse, para ese entonces yo había conocido a Park Yoochun, alguien que pretendió ser mi amigo y cuando mis padres dijeron que me llevarían a un psicoterapeuta me apoyó seriamente, me apoyó y escuchó cuando Junsu no estaba, quedé unos meses encerrado pero al parecer nadie pudo sacarme a Han Jaejoon de la cabeza y la cosa empeoró cuando…les dije que yo lo conocía desde Seúl, mis padres se volvieron locos y las cosas empeoraron para mí, todos decían que estaba loco, Yoochun y Junsu fueron los únicos que me creyeron cuando les dije que era real, no sabía porque Yoochun creía tanto en mí.
Logré terminar la secundaria junto a Junsu, salimos y me matriculé en la universidad, entonces te conocí, seguía yendo al psiquiatra por mi madre, porque insistía en que debía hacerlo para comprobar que era toda la historia con Han Jaejoon, entonces te conocí y luego Yoochun, cuando comencé a sufrir ataques por los recuerdos y medicamentos tranquilizantes que me aplicaban cuando me hicieron electroshock; Yoochun se dignó a decirme que Jaejoon había muerto. Qué él conocía a Jaejoon y que tenía que mostrarme algo, me llevó a su casa y le pidió a su hermana que me entregara una caja que tenía para mí, entonces…conocí la verdad tras todo eso aunque aún no termino de comprenderlo.
— ¿Seguro que quieres seguir? —preguntó Yunho un poco shockeado, el tampoco entendía sin embargo Changmin no parecía mejor que él, sus ojos brillaban con intensidad tras sus lágrimas que se negaban a caer. Pero ante toda respuesta Changmin decidió continuar.
—En esas cartas…cada una que leí me hizo sentir bien, pero a la vez me partió el corazón, el murió amándome, siendo yo la única persona a la cual el profesó tales sentimientos y yo ni siquiera pude saberlo, cada carta, cada palabra cada cosa que decía me hizo sentir flotar en el aire, habían cartas cortas, otras largas, algunas más relevantes que otras, ciento diez cartas dedicadas a mí que se quedaron en una estantería esperando por mis manos, cada una no dejaba de contarme como se sentía cuando me veía o cuando no estaba, él conocía más cosas de mi de lo que podía imaginar, el tenía una idea tan preciosa de mí y hablaba hasta de mis defectos de manera tan tierna que me causaron ganas de llorar y así lo hice mientras leía, cada letra y palabra era un hueco en mí, peor aun al saber que había muerto, que me había dedicado tanto y se había ido así sin más. Lloré mucho cuando terminé de leerlas y la verdad no he podido dejar de repetirlas aun ahora, me sigue hiriendo. Por eso no puedo perdonar a Yoochun porque él sabía desde un principio, por eso incluso se acercó a mí, él conocía a Jaejoon él sabía quién era yo y los sentimientos que él profesaba por mi…lo sabía y no me lo dijo aun cuando yo estaba sufriendo sin saber que había pasado con él…me molesta porque yo estaba sufriendo y él pudo hablar antes, ahorrándome tantos dolores de cabeza, tanto sufrimiento…
—Pero…
—No hay peros, él sabía de las cartas, él sabía que murió, él sabía aunque en una teoría muy inverisímil lo que estaba pasado
— ¿Qué teoría inverisímil?
—Fuimos con una especie de espiritista, experta en manifestaciones fantasmagóricas o como ella lo decía, el llamado de un muerto. Independientemente de su muerte, Jaejoon lo dijo en una de sus cartas dirigidas a mí, le prometió a su fallecida madre que me confesaría sus sentimientos, según la espiritista una promesa a un muerto es una muy seria, jamás puedes fallarle por ello Jaejoon se manifestó frente a mí, por eso él me confesó sus sentimientos y…desapareció.
—Changmin…—El aludido soltó un pesado suspiro, Yunho supo que no diría nada más por lo cual se despidió, sin esperar respuesta saliendo de su oficina, dejándole solo, cuando se fue Changmin dejó caer las lágrimas que había reprimido con todas sus fuerzas hasta ese instante, un pesado suspiro salió de sus labios, se sentía morir, el recuerdo de cada cosa que pasó como llegó a su vida y como terminó por…
Increíblemente enamorarse de ese Han Jaejoon, ese chico que le había dedicado años de su vida, escribiéndole cosas tan bellas que aun en un último instante, luego de que ya no existía en ese mundo termino por quererlo.
Pensó un largo rato que jamás le importó la apariencia de Han Jaejoon, era un chico bajito, al menos para él, cabello negro y piel sumamente blanca, labios gruesos y ojos grandes, llamativo y muy simpático pero aun cuando se iban en el mismo bus jamás vio su apariencia solo pudo quererlo cuando lo salvo de Yuu aquella vez y se hicieron amigos, pero lo quiso más cuando pudo ver su interior a través de sus cartas que se manifestaban de forma tan intempestiva y bella.
Sus poemas, sus maneras de expresarse, de hacerle ver en un papel que aseguraba jamás él vería que lo quería, y es que para él era una forma muy tierna de amarle, porque no le obligó a amarle como hiso SeoHyun, no lo presionó ni lo difamó como Yuu, simplemente lo  admiró de lejos, a alguien como él, solo por sus ojos y su forma de ser.

 Jaejoon…por qué

  ㅈㅐ©Para siempre en mis brazos
 Nunca te dejaré ir
 Yo nunca
 Voy  a hacerlo de alguna forma
 Voy a hacerlo ㅈㅐ©

Changmin…yaJunsu se calló  al verle, ahí estaba otra vez sentado en el suelo del apartamento, con su cabello desordenado, su ropa de casa, y las   lágrimas brotando a ríos de sus ojos, las cartas tiradas en el suelo, otras en sus manos, el aire melancólico se dejaba sentir—Minnie…
—Su…la espiritista dijo que…que hay amores que vencen la muerte
— ¿Qué?
—Que hay amores, un sentimiento sumamente fuerte que obliga a algunos a volver de la muerte, que los lleva de nuevo con su persona amada y…
—Changmin… ¿A caso esperas que Han Jaejoon salga de entre las cenizas para volver a ti luego de siete años…?
—No…la espiritista dijo que eso es imposible pero…que puede volver, con otro cuerpo otro nombre como otra persona…
—Deja de hablar con esa mujer siempre insiste en decirte tonterías, debes dejarlo atrás, el tiempo ha pasado y solo te hieres con cada año que pasa, no puedo dejarte así Minnie, porque cuando solo fueron dos años pensé que con el tiempo se pasaría pero no fue así, continuaste y estoy cansado de verte llorar y desperdiciar todas tus energías leyendo esas cartas una y otra vez…
—Pero…
—No Changmin, no has perdonado a Yoochun, no has salido de tu ensimismamiento, quiero a mi amigo, como esperas que alguien te amé como lo hizo Jaejoon si no eres el mismo que él conoció
—Yo no quiero a otro…
—Pero estás haciendo la memoria de Jaejoon infeliz con tu manera de actuar. ¿Crees que a él le gustaría como estas actuando ahora? Dejaría de quererte o se pondría muy triste
—Junsu…
—No hay pero que valga, he sido demasiado condescendiente contigo y dejaré de serlo. Es hora de que vuelvas a ser mi amigo, al que conozco desde mis siete años. Extraño a ese Changmin—Junsu se agachó, le quitó las cartas de las manos y comenzó a guardarlas en la caja en que siempre estaban, las guardó por orden cronológico, como Changmin hacía, la colocó en su lugar, luego volvió con Changmin que no se había movido ni un poco, al parecer estaba recapacitando un poco
—Junsu…
—Dime…
— ¿Salimos a comer? —el mayor sonrió, revolviendo sus cabellos, le alegraba que al menos dijera eso, un Changmin que no hablaba de comida definitivamente no era Changmin.
El menor se arregló en poco tiempo y fueron a comer a un restaurante simple, donde el menor comió hasta lo que no podía comer, se desahogó de una manera peculiar pero Junsu lo agradecía porque cuando eran pequeños y su padre lo regañaba hacía eso.
El resto de la noche se dedicaron a jugar videojuegos y al final a ver una película de acción y otra de terror, Changmin y Junsu se rieron toda lo noche como hace tantos años no hacían.
El menor pudo sentir una gran carga despegarse de sus hombros, pero aun así Han Jaejoon y sus cartas seguían presentes.
¿Hasta cuándo?

 No lo sabía pero tampoco pretendía saberlo.


 ㅈㅐ©¿Por qué te vas?
 Dímelo, no puedo comprenderlo
 ¿Qué puedo hacer?
 ¿Es el fin de tu sonrisa lo que me protegía con timidez?

 El tiempo es demasiado para ti también
 Todo, por ti es mi razón
 Es por ti
 Será difícil, incluso si es un día, o sólo un segundo
 Tú has llegado tan lejos ㅈㅐ©


No, por favor...si señor Kwon…si…pero…ok…ok…hasta luegoChangmin soltó un pesado suspiro dejando caer su cabeza sobre su escritorio, tomó el teléfono, la vos de su secretaria se escuchó al instante.
— ¿Diga joven Changmin?
—BuYong…llama a un servicio de catering y decoración
— ¿A cuál?
—Al que sea…necesito entrevistarme con ellos lo más pronto posible, también llama a todos los de la lista de invitados de la novia del embajador y déjales el mensaje de la fecha de la boda y que su invitación oficial llegara en breve
—Si, como ordene…ah joven Changmin, acaba de llegar el joven Junsu lo…
—Déjalo pasar…—la llamada se cortó y al instante se abrió la puerta, mostrando a su sonriente amigo que cerró la puerta tras de sí y se sentó frente a él
— ¿Por qué la cara tan larga?
—Porque me vieron cara de decorador de interiores…
— ¿Eh?
— ¿Recuerdas al embajador Kwon? ¿El que realizará su boda aquí?
—Si… ¿Qué tiene?
—Pues me pidió, más bien me rogó que YO personalmente me hiciera cargo de la comida que se serviría ese día, hasta ahí todo bien pero también me pidió que me encargara de la decoración de ese día y de…diablos…—Changmin volvió a tomar el teléfono
— ¿Si joven Changmin?
—BuYong…llama también a un servicio de…esos lugares donde hacen invitaciones y recuerdos para boda…
—Esos lo recomiendan el mismo servicio de Catering…si se paga el servicio completo te muestran los diseños de invitaciones y mandan a hacerlos, al igual que los recuerdos
—Ah…entonces no…gracias BuYong
—De nada joven Changmin—Changmin volvió a colgar el teléfono
—Genial ahora resulta que soy un completo incompetente con respecto a bodas
—Eres un completo incompetente en bodas
—Eres un gran amigo Junsu
—Lo sé…—Changmin giró los ojos y volvió a tirarse de cara en el escritorio
—Tengo que prácticamente armar toda su boda, soy un desastre combinando colores y esas cosas
—De seguro los empleados del servicio de Catering te ayudarán, ellos te muestran la paleta con colores combinados, no hay manera en que falles
—Ah… ¿Y tú como sabes eso?
—La boda de mi tía…
—Ah cierto…por si acaso… ¿Qué has sabido de Yoochun?
—Ha hecho un pequeño viaje a Estados Unidos, a ver cómo están su madre y su hermano, pero cuando vuelva me aseguró que se parará en tu puerta todas las noches hasta que lo perdones…
—No hará falta…creo que en verdad es hora de darle vuelta a la hoja y dejar de mantenerme atado a la memoria de Han Jaejoon y a sus cartas
— ¿Qué harás con ellas?
—Nada…siempre estarán conmigo, son un bello recuerdo y cuando me sienta desanimado o alguien me rompa el corazón ese será mi consuelo de que si hubo alguien me amo en verdad—Junsu sonrió, iba a decir algo más pero justo sonó el teléfono, Changmin con su típica cara de aburrimiento apretó el botón de altavoz
—Joven Changmin…
—Dime…
—Llame a ‘Rainy Blue’ una de las mejores empresas de catering y decoración, accedieron a entrevistarse con usted mañana por la mañana
—Bien… ¿A qué hora y dónde?
—En su sucursal aquí a dos cuadras frente a la cafetería Mekong a las nueve de la mañana
—Bien…si es necesario confirmarles mi asistencia y ¿Te dijeron algo sobre sus paquetes?
—Iba a decirlo pero dijeron que era mejor hablar frente a frente con usted para que así se viera lo más cómodo para ambas partes
—Correcto...gracias BuYong—Changmin cortó el teléfono y miró a Junsu que lo veía con un rostro bastante raro— ¿Qué?
—A mí que BuYong está enamorada de ti
—No seas ridículo a ella le gusta Yunho…—Junsu soltó una carcajada y miró a Changmin por un rato sin decir nada— ¿De qué te ríes?
—La pobre está perdiendo su tiempo con Yunho, a él le gusta otra persona
—Y se supone que es más mi amigo que el tuyo…no me dijo nada
—Mejor no lo sepas…ah…en un principio vine para invitarte a una cena esta noche, en mi casa, nada ostentoso, serán frituras películas y nosotros durmiendo en el suelo de panza
— ¿Quiénes irán?
—Solo seremos nosotros
— ¿Y eso a qué se debe?
— ¿Qué fecha es hoy?
—Once de agosto…oh—Changmin sonrió—Ya perdí la cuenta de cuantos años somos amigos
—Pues es para celebrar el año no sé cuánto es mejor celebrar
—Ok, a qué hora
—A las seis está bien…—Changmin sonrió, un rato después entró Yunho con una cara soñolienta que delato que había trabajado hasta tarde
—Hola Junsu, hola Changmin…ah Min…tu hermana llamó
— ¿Cuál?
—Ji Yun…dice que si puedes este fin de semana vayas a tu casa que harán parrillada—Changmin estrelló su cabeza contra la mesa, diciendo un continuo ‘me quiero morir’ mientras se movía de un lado a otro con la frente pegada al escritorio— ¿Qué pasa? —le preguntó a Junsu que se estaba riendo de su amigo
—Tiene que hacer muchas cosas durante dos meses
—Oh…
—Si llama de nuevo dile que me guarden un pollo y un asado y…que guarden lo que puedan—Yunho comenzó a reír también, Changmin no se quejó porque estaba demasiado ocupado pensando en la carne que se cocía a la parrilla despidiendo un olor delicioso y…—Ah que sufrimiento…en fin…ya váyanse de aquí que tengo que arreglar un problema con un huésped del piso ocho—Junsu y Yunho se despidieron sonriendo dejando a Changmin solo nuevamente, que desvió su mirada a la ventana, cansado—Paradojas…—pronunció Changmin con suavidad.
Aunque Junsu le había ‘prohibido’ ver a la espiritista él había ido de nuevo, la mujer le había leído la suerte, era muy escéptico con esas cosas sin embargo dejó que lo hiciera, además no tenía nada mejor que hacer.
Ella le había dicho que estaba en medio de una paradoja que terminaría en esa semana, que había alguien de misma fecha de nacimiento y apariencia.
Pero no le explicó, a qué se refería, si era alguien que había nacido el mismo día que él y se parecían o a quién.
Primero pensó en eso pero luego, ya en casa mirando detenidamente la caja donde guardaba las cartas de Han Jaejoon pensó en él.
Cuando volvió a Seúl averiguó sobre él, en efecto había estado en su secundaria y en un grado superior a él, había nacido dos años antes que él si no se equivocaba por finales de enero o inicios de febrero no lo recordaba bien.
Si era lo que pensaba… ¿A qué se refería con el final de la paradoja?

ㅈㅐ©Yo nunca
 Voy a hacerlo de alguna forma
 Voy a hacerlo
 Encontraré alguna forma
 No te vayas
 Por siempre a mi lado

 Incluso si otra vida viene
 Siempre serás el único
 Solamente tú haces que vivaㅈㅐ©


Junsu saltó sobre Changmin, hasta quedar ambos cruzados, el menor se quejó botando a Junsu al suelo varias veces pero este parecía no cansarse y seguía saltando sobre él.
—Por todos los cielos tu trasero pesa más que yo, quítate de encima—reclamó por último, buscando a ojos cerrados las sábanas
—Yo que sepa a las nueve tienes que estar con los del servicio de Catering y ya son las ocho y media—Changmin volvió a quejarse, haciendo una pataleta muy poco usual en él, Junsu soltó una carcajada—Ya levanta tu trasero del suelo que improvisamos por cama que el desayuno te está esperando hace diez minutos
— ¿Y qué es? ¿Pan con mantequilla y un café sin azúcar?
—De hecho es pan de ajo, café con leche y jugo de naranja…—Changmin se levantó de golpe corriendo a la cocina, estaba desconfiado del desayuno de Junsu pero cuando llegó comprobó que en efecto se trataba de pan de ajo, jugo y café con leche en su taza jumbo que le había regalado el día anterior.
Cuando terminaron de desayunar, Changmin prácticamente voló a bañarse cambiarse y a su entrevista con el servicio de catering.
Cuando llegó descubrió que ese lugar había estado frente a sus ojos todo el tiempo, cuando no podía ir a casa a comer o se quedaba en el restaurante del hotel o iba a esa cafetería pero jamás había visto ese lugar.
La verdad es que cuando tenía hambre no podía pensar en otra cosa que no fuera comer, la verdad si de hambre se trataba hasta de la dirección de su casa podía olvidarse.
Entró al lugar el cual tenía una linda recepción donde habían fotos de sus mejores decoraciones, en verdad realizaban buenas cosas, pensó.
—Buen día…soy Shim Changmin, tengo una entrevista con ustedes
—Sí, sígame por favor…—indicó el chico que tenía en su gafete el nombre de ‘Joon’ lo siguió hasta la parte trasera donde había especie de salón donde en varias mesas estaban expuestos álbumes para su apreciación—Mi jefe, el que debía explicarle todo esto se ha retrasado un poco de camino aquí, por favor discúlpele pero para que no pierda el tiempo yo le explicaré los paquetes que tenemos
—Por favor…
—Según me dijo su secretaria el día de ayer, está buscando un paquete de bodas. Podemos ofrecerle el paquete simple, que consiste únicamente en la decoración básica del lugar donde se realizará y la comida al estilo buffet, el paquete doble incluye decoración total pero solo aperitivos
— ¿Cuál es el paquete más grande?
—Ah, pues ese es el Golden, su costo es amplio pero nos encargamos de casi todo, la comida, aperitivos, la torta con sabor a elección, la decoración completa de todo el lugar, buscamos un servicio de amplificación para la fiesta, las invitaciones y recuerdos de acuerdo a colores escogidos y a elección, también cubrimos la recepción del día antes a la boda para la práctica
—Bien…quiero ese paquete…
—Bien, acompáñeme un momento al frente, le mostraré el precio y los demás detalles—Changmin asintió y siguió al chico, bueno ese paquete le simplificaría casi todo, el problema era escoger los colores y las palabras que irían en las invitaciones. Ya le dolía la cabeza del solo de pensarlo.
Cuando el chico le mostró todo, firmó en nombre del embajador y acordó con el chico que él sería quien pagaría todo, que por su parte su persona era como el organizador de todo, no el novio.
— ¡Jaejoong! —exclamó de la nada el chico de un momento a otro, salió de tras del mostrador para recibir a la nueva persona que Changmin no había notado ni por el grito, se hallaba enfrascado mandándole un mensaje al embajador Kwon para decirle que estaba arreglando el precio de todo y si estaba bien, cuando le respondió que el precio no importaba se fijó al frente, viendo que ahora eran dos personas que estaban tras el mostrador.
Sus ojos se abrieron de repente, la expresión de sorpresa fue algo que no pudo esconder.
Ese chico que llevaba puesto un elegante traje frente a él…era…era él.
Era…
Era Han Jaejoon.
No pudo decir nada, solo escuchó el sonido de su celular cayendo al suelo y la carpeta que llevaba en manos también, sus piernas temblaron sin poderlo sostener más y su cerebro tuvo un shock tan grande que tampoco pudo responderle provocándole un desmayo.

ㅈㅐ©Nunca te dejaré ir
 Yo nunca
 Voy a hacerlo de alguna forma
 Voy a hacerlo
 Encontraré alguna forma
 Por siempre a mi lado
 Por siempre en mis brazos

 Por ti, eternamente
 Por ti, eternamenteㅈㅐ©

Changmin sintió que sus pulmones volvían a funcionar y su cerebro también, sentía frío y un mareo terrible que no le dejaba abrir los ojos porque de lo contrario se marearía más.
No recordaba que había pasado antes de que sus ojos se cerraran, solo podía recordar que el embajador le había respondido a su mensaje diciendo que no importaba el precio del paquete, la felicidad de su aun novia era lo único importante.
Luego…luego…
— ¿Se encuentra bien? —cuando sintió que el mareo ya había pasado abrió los ojos, se sentía desenfocado y no podía ver bien aún, solo veía una sombra borrosa frente a él, de cabello negro y piel blanca.
Cuando logró enfocar bien todo a su alrededor su boca volvió a abrirse en señal de sorpresa, no podía creer lo que estaba viendo, es que simplemente era inadmisible que lo estuviera haciendo en estos momentos.
Porque esa persona era la que había aparecido en sus sueños y algunas pesadillas durante mucho tiempo, era la persona por la cual había llorado tanto y por la cual se había arrepentido de no haberle prestado un poco de atención aun cuando ni siquiera se había percatado de su existencia en aquel entonces.
— ¿Se encuentra bien? —volvió a preguntar aquel ser que estaba absolutamente seguro de que se trataba de Han Jaejoon, pero era imposible…ese chico estaba muerto…hace ya más de casi ocho años…
—Si…—susurró a penas…
—Una paradoja, tu eres el medio, su unión se realizará no lo dudes y la inverisímil confusión de los mundos volverá a su verdadera realidad en esta semana, ese ser que nació el mismo día y tiene su mismo rostro finalizará el recorrido
Changmin sacudió su cabeza, intentando ponerse de pie, disculpándose por su repentino desmayo pero al parecer su voz era incapaz de salir de su boca, el chico que lo había atendido antes le dio un vaso con agua.
—Creo que estoy bajo mucho estrés…—murmuró para sí mismo, masajeándose las sienes al tiempo que dejaba el vaso en una mesa, dándose cuenta que estaban en el salón de atrás—Gracias…
—No es nada…—dijo el chico haciendo una reverencia—iré al frente, te toca Jae…
—Ok… ¿Seguro que se encuentra bien? ¿No desea que la entrevista se posponga para otro día?
—No…—dijo secamente Changmin, soltando un suspiro, tenía miedo voltear y seguir viendo a Han Jaejoon en la cara de ese chico, aunque cuando conoció a Jaejoon este tenía el pelo largo en puntas hasta sus hombros, en cambio este chico lo tenía más corto pero simplemente su cara era la misma y…el otro chico le había dicho Jae—Mientras antes termine mejor…
—Bien…pero si se siente mal por favor dígame…ok, yo soy el responsable de asistirlo en el proceso para su boda y eso
—No soy yo quien se casará
—Ah bueno…en la organización de la boda, bien…soy Kim Jaejoong—Changmin sintió una punzada en el estómago, levantó la mirada apenas, estirando la mano que Kim Jaejoong tomó inmediatamente con una sonrisa
—La misma sonrisa. Shim Changmin, un gusto
—El gusto es mío. Bien ahora empecemos con la selección de colores…—dijo él, Changmin lo miró caminar hacia una de las mesas a la izquierda donde abrió una carpeta de paletas de colores.
—Le advierto que no soy muy bueno para escoger colores…
—No hay problema para eso se supone que soy su asesor—Changmin sonrió, el chico había volteado a verlo y sus miradas se habían cruzado, quedándose congeladas ahí
En aquel momento juro que me vi perdido y sin saber qué hacer, no pude ni voltear la cara aun cuando él dejo de mirarme, es que mirando sus ojos sentí un escalofrío en toda mi espina y el brillo de sus ojos no se me fue en todo el día.”
Kim Jaejoong se había quedado sin palabras, simplemente no podía desviar la mirada y juraba que si el otro lo hacía iba a morirse.
Sintió una punzada en el pecho y un montón de bichos voladores hacer peripecias en su estómago, juraba que hasta su canción romántica favorita se había puesto de fondo mientras sus miradas parecían unidas.
Sentía que…que esos ojos los…no sabía cómo decirlo, algo así como haberlos querido antes, haberlos querido tanto que ahora su corazón se revolcaba en su pecho como si estuviera dando una maratón alrededor de todo Seúl.
Eso le recordaba que había pasado mucho tiempo buscando a alguien especial, cuando no podía ni siquiera encontrarse a sí mismo.
¿Acaso el dueño de esos ojos que ahora le hacían recorrer el mundo entero de un suspiro eran los dueños de los pensamientos que dirigió a la nada por tanto tiempo?
Sentía que así era, pero más allá de eso, era como si conociera esos ojos, como si conociera a esa persona porque hasta su corazón casi da un vuelco cuando el pobre se desmayó en frente suyo luego de verlo.
—Yo…yo…yo te conozco…—logró articular, sin despegarse de esa mirada, que al parecer tampoco podía desprenderse de la suya
—L-Lo dudo…—contestó él, con su voz temblando, su rostro estaba pálido aun pero sus mejillas estaban teñidas de un rosa pálido, suave, como una linda pincelada sobre su piel.
Sus brazos se movieron por inercia, como si así lo hubiera querido algo muy profundo dentro de sí y sus labios también se movieron en fuerza de algo ajeno a él, algo lejano distante, algo que no estaba en este mundo, ni en el mundo de los muertos, ni de los vivos, algo que solo estaba dentro de la nada.
—Nunca te alejes de mí…por favor…
El trato quedó sellado cuando los brazos de la otra persona se unieron en su espalda.
El mundo es un misterio.
Desde el inicio del tiempo han existido paradojas en la vida de muchos, pocos y nadie en el mundo, coincidencias extrañas, personas similares, con los mismos nombres, actitudes y apariencias pero ambas no pueden estar en el mismo lugar y al mismo tiempo.
¿Coincidencia?
No lo creo.
Pero este no es el fin de esta historia, no importa el misterio que exista tras Jaejoon y Jaejoong porque ellos ya no forman la paradoja de su pasado y a través de su intermediario, Changmin ha llegado al final, donde nada es bueno ni malo.
Solamente…es felicidad, porque la felicidad se encuentra justo en medio, donde no lo alcanza el sol que podrá quemarlo ni la obscuridad que lo consumirá, se mantiene ajeno al mundo.
Así es la felicidad, así es su felicidad, así eran Shim Changmin y Kim Jaejoong.

FIN


10 comentarios:

  1. Anónimo12/30/2012

    Me encanto, maravilloso, excelente trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/01/2013

    CON RAZON LA GANADORa*-* TE QUEDO HERMOOOOOSOO ♥ ♥

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/02/2013

    gracias por este fic!! hay me dio penita cuando han jaejoon murio... pero todo tenia su fin no? de verdad gracias por el fic me gusto!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/02/2013

    Te quedo hermosooo!!!!
    Me dio como mucha pena... Me gusto mucho, felicidades por haver ganado~

    ResponderEliminar
  5. Fue hermoso ;__; lloré mientras lo leía. Me daba pena por Jaejoon y mucho más cuando murió y Changmin se enteró de todo, sufriendo por él. Pero mi propio dolor de ver a Changmin así, desapareció cuando conoció a Jaejoong D'x fue hermoso, gracias por escribirlo y participar en el concurso. Felicidades por ganar.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1/02/2013

    Felicitaciones, no podría decirte otra cosa que... me quedé sin palabras, siempre he admirado tu trabajo, no sé si lo sepas. Eres capas de envolverme en una historia, desde que te leí :)
    No me acuerdo si me preguntaste si tenía autora favorita o no lo hiciste, pero creo que ya tengo una...
    Me gustó mucho eso de las paradojas y lo de las cartas, me fascinó el lindo amor secreto y la obcesi{ion de jaejoong con los ojos de Changmin.
    Me encanto de principio a Fin.
    - Elsa

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1/05/2013

    Me quede con las ganas d querer seguir leyendo en serio me gusto mucho tu forma d escribir!!! felicitaciones, felicitaciones y por favor siguenos consintiendo con tu forma d escribir...GRACIAS...
    Atte.
    Emilia

    ResponderEliminar
  8. abigail ♡1/10/2013

    Wooo estuvo genial
    Me quede con ganas de seguir leyendo
    estuvo realmente genial ^_*
    Me encanto tu forma de escribir

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD