Love In The Ice: cap 13

0 comentarios
Descubrimientos del pasado. 

Por fín había llegado el momento más esperado por Yunho, en apenas 3 meses tuvo listo el lugar para abrir la escuela de patinaje, ahora sólo faltaba colocar el cartel que daría título a esta y la verdad, fué la cosa más difícil de todas.

- ¿Me estás diciendo en serio que en todo este tiempo no has pensado en como llamar a la escuela? – Yoochun tenía sus brazos en cruz justo en frente de la entrada de la escuela.

- No... ­– su novio se pasó su mano por la cabeza – a ver, no he tenido tiempo para pensar en eso.

- Pero Yunho, si el nombre practicamente es lo más importante, a ver, piensa un poco.

Yunho comenzó a pasearse por la acera de la puerta de la escuela intentando pensar en que nombre le podía poner. Cómo iba a ser enfocado a los niños tenía que buscar algo que concordara con ella y tambien que les llamara la atención, tanto a ellos como a los padres para que cuando pasaran por allí quisieran entrar de inmediato e informarse. Miró hacía arriba y pensativo puso un dedo sobre su boca.

- Dream Skate – y entonces se imaginó el cartél que iba a colgar de la pared – sí, me gusta y ¿a tí?

- Me encanta, tiene enganche y no se sale de lo que vas a hacer aquí.

- Si bueno, es como si le pones a una carnicería el “buen pescador” – bromeó Yunho haciendo reír a su novio.

- Exacto – mientras Yoochun no paraba de reír se le ocurrió una cosa - ¿Qué tal si yo patrocino tu escuela?

- ¿Qué quieres decir? – preguntó Yunho con curiosidad.

- Mira, he pensado que si es otra persona la que hace el anuncio para tu escuela llame más la atención.

- Explícate, no entiendo que quieres decir – y es que Yunho no sabía a que se estaba refiriendo para nada.

- A ver Yunho piensa un poco, si lo haces tú quizás la gente piense que como te has retirado y “no tienes” – dijo marcando con los dedos – nada que hacer abres una escuela para ganar dinero y ya esta. Pero si otra persona hace el anuncio verán que está enfocado hacía otras expectativas ¿no crees?

- Te refieres a la no rivalidad ¿verdad? – la verdad es que su novio había tenido una buena idea.

- Exacto – Yoochun sonrió por la idea de poder ayudar a Yunho con todo.

- Entonces hazlo, tengo un par de amigos que pueden ayudarnos.

Después de eso, Yunho hizo un par de llamadas y esa misma tarde había quedado con dos amigos que eran productores y realizaban anuncios para la televisión. Les comentó que era lo que quería pero concretarían todo más tarde tal y como Yunho y Yoochun querían.

Para no perder tiempo fueron a un restaurante y comieron allí para después ir a ver a los chicos a su empresa. Una vez llegaron allí empezaron a concretar los temas, cómo Yunho tenía previsto hacer la inauguración dentro de un mes y medio tenían que ponerse las pilas para rodarlo y que diera tiempo a editarlo así que quedaron para hacerlo ese mismo fín de semana. Pedirían permiso en el Estadio Nacional para hacerlo allí y una vez firmado realizarían el rodaje. Ambos chicos quedaron muy satisfechos con lo que había concretado así que ya tenían ganas de empezar cuanto antes.

Terminaron de arreglar el papeleo y se despidieron de los chicos para dirigirse a casa. Subieron al coche pero cuando estaban a punto de llegar el teléfono de Yoochun sonó y vió que tenía un mensaje de su entrenador.

- ¿Qué querrá ahora? – protestó el chico.

“Ven a mi despacho, tengo algo importante que decirte.”

Yoochun cerró el teléfono y le dijo a Yunho que lo dejara en un lugar cercano a su oficina y que después cogería un taxi para ir a casa. Su novio asintió y se despidió de él para ir a preparar una rica cena. No tardó apenas cinco minutos en llegar y se dio cuenta que eran casi las once de la noche, cosa que le hizo de nuevo protestar.



Minutos después en el despacho del entrenador Lee.

- Siento haberte llamado tan tarde Yoochun.

- Supongo que será emportante si no puede esperar para mañana – Yoochun cogió la silla que había en uno de los costados del despacho y se sentó.

- El próximo viernes he concertado una sesión fotográfica y una entrevista para dar la presentación al Campeonato Nacional.

- Viernes... – Yoochun se quedó pensando en aquel día y entonces se dió cuenta de que era cuando había firmado el rodaje para la escuela de Yunho – ese día no puedo, tengo otro compromiso.

- Pues tendrás que anularlo, esto es más importante.

- No voy a hacerlo – Yoochun puso tono de autoridad mientras decía esas palabras.

- Vaya, vaya... el niño se pone revelde ¿y qué es eso tan importante que tienes que hacer? – le preguntó su entrenador desafiante.

- Voy a rodar un anuncio para ayudar a Yunho con el lanzamiento de su escuela de patinaje, pero... pero no es de tu incunvencia lo que haga con él así que ya sabes que no lo cancelaré.

- ¿Cómo? – en ese momento su entrenador se enfado tanto que le dieron ganas de pegarle a Yoochun – ese Yunho, no se hundirá...

- ¿Hundirse? ¿Crées que porque le obligaras a dejar el patinaje se iba a alejar de este mundo? – Yoochun se levantó de la silla dispuesto a irse pero antes se acercó a su entrenador para amenazarle – después del Campeonato Nacional olvidate de volver a verme en tu vida.

El chico se dió la vuelta dispuesto a salir por la puerta pero su entrenador se levantó para cogerlo por la espalda y darle la vuelta antes de pegarle un bofetada que hizo que el labio le sangrara.

Yoochun puso su mano en la cara y en ese momento se vió realmente superado por su entrenador, tanto que no fué capaz de pronunciar palabra por culpa del miedo.

- Tu no te vas a ir a ninguna parte si no quieres que tú y tu madre acabéis muy mal ¿me has oido? – Lee agarraba fuerte de la chaqueta a Yoochun – puedes hacer ese anuncio para el maldito de Yunho, pero no permitiré que vuelvas a prestarle ninguna ayuda ¿entendido?

- ¡Suéltame! – Yoochun fué capaz de gritar antes de soltarse de las manos de su entrenador.

Ahora tenía motivos más que suficientes para acabar con todo aquello. Salió de aquel despacho con el corazón en la garganta y ni siquiera fué capaz de llamar a un taxi para que lo llevara a casa, simplemente salió corriendo esperando llegar lo antes posible al lado de su novio. Mientras corría aquellas imagenes se le pasaron sin cesar por su mente y no deseo otra cosa que poder encontrar una solución y ojalá pudiera hacerlo pronto ya que no aguantaba mucho más.

Cuando llegó a casa vió que Jaejoong y Changmin tambien se encontraban allí. Yunho les había invitado a cenar y hasta que Yoochun estuvo bien cerca de ellos no vieron que llevaba un corte en el labio. En el instante que su novio le vió se fué corriendo al baño para limpiarse mientras el chico le seguía.

- ¿Qué le habrá pasado? – dijo Changmin en voz baja mientras el y so novio seguían anonadados.



- Chunnie – Yunho entró al baño y vió que su novio estaba limpiadose el labio con la cara roja por todo lo que había corrido y a punto de llorar.

- Yunho, ya no aguanto más – dijo entre sollozos – yo tan sólo le dije que iba a hacer un anuncio para ayudarte y él...

- ¿Se ha atrevido a tocarte? ¡Hijo de Puta! Voy a matarle – pero antes de que el chico pudiera salir del baño, Yoochun le agarró para abrazarle.

- Por favor, no hagas nada... al menos, por ahora.

- Pero ese cabrón te ha pegado – Yunho siguió levantando la voz debido a su enfado.

- Lo sé, pero se va a seguir saliendo con la suya Yunho, no lo entiendes, nos tiene bien cogidos a mí y a mi familia.

- Está bien, tendré que pensar algo – entonces Yunho se acordó que su agente iba a ayudarle – y se quien nos va a ayudar.

Cuando salieron al salón tuvieron que explicar a sus amigos lo que había pasado y ambos se enfadaron tanto como Yunho en el momento en que Yoochun le dijo que había sido su entrenador. Yunho les comentó que días atrás le había encargado a su agente que averiguara todo sobre Lee Yonghwan así que pensó que sería una buena idea que añadieran esto a la lista para destruir al entrenador.

Aún asustado, Yoochun bebió un poco de agua y mientras escuchaba atentamente se dió cuenta de que tenía que ser fuerte el tiempo que quedaba hasta el Campeonato Nacional de Seúl. Ese sería el momento perfecto para interponer una denuncia y desvincular por completo a Yoochun de esa persona, costara lo que costara tenían que ayudarle para evitar futuras consecuencias hacía el y su propia familia ya que Lee los tenía amenazados desde hace bastante tiempo.

- Tienes que ser fuerte en este tiempo que queda ¿de acuerdo? – dijo Yunho que ponía una de sus manos sobre el hombro de su chico.

- No sé si podré.

- Nosotros te ayudaremos – continuó Changmin – lo importante es que no se de cuenta de que de verdad le tienes miedo.

- Exacto – le dijo Yunho – mira, mi agente está tratando de encontrar algo y estoy seguro de que lo hará, es imposible que una persona como esta esté libre de algún pecado.

- Pero Yunho... es que yo ya no aguanto más estar con él, me es imposible incluso mirarle a la cara.

- Lo sé cariño, pero por ahora no podemos hacer otra cosa – siguió el chico diciendo.

- Lo malo es que ese hombre hiciera en su día aquel trato con tu familia – comenzó a decir Jaejoong – sino todo seria más fácil.

- Desde luego, si lo llego a saber... pero mi madre tan sólo quería lo mejor para mí.

- Lo sabemos – Yunho se acercó para abrazarle – así que no te preocupes.

Yunho siguió abrazandole hasta que logró sentirse calmado completamente y la verdad es que sólo él conseguía hacerlo, pero aún así estaba deseando que todo terminara y ojalá el tuviera el valor de hacerlo por sí mismo, pero Yoochun tenía tanto miedo a las represalias que no sabía muy bien que hacer, así que tendría que echarle valor y enfrentarse a él.

A la mañana siguiente todo estaba aún más claro, ambos chicos se levantaron temprano y Yunho llamó a su agente para ver si tenía alguna novedad. Este les pidió que fueran a su despacho para poder contarles todo así que, como hoy Yoochun tenía el día libre decidieron ir juntos para ver que novedades tenía, lo que ninguno de los dos sabían era la sorpresa que iban a llevarse.

Una hora después habían llegado a la oficina de su agente, aparcaron el coche en el garaje subterráneo y cogieron el ascensor para subir casi al último piso y entrar en el despacho de Park Kibum, el agente de Yunho. Una vez lo hicieron ambos se sentaron justo delante del escritorio de este y Yoochun se sentía tan nervioso que ni siquiera se atrevió a preguntar nada. Yunho y su agente se saludaron con alegría y después este último sacó un sobre marrón claro de su archivador para dejarlo sobre la mesa. El semblante serio que tenía no agradó mucho a Yunho, ya que eso significaba que no había buenas noticias y la verdad es que no sabía muy bien lo que se podía esperar ya que su agente era tan eficiente, que podría haberse encontrado cualquier cosa.

- Y ¿bien? Por tu cara sé que encontraste algo – comenzó a decir Yunho.

- Más de lo que esperaba encontrarme créeme y no te va a gustar nada – su agente le dió el sobre y le pidió que viera todo lo que había dentro – mira esto. Te puedo decir que ese tal Lee, es aparte de un estafador un criminal.

- ¿Criminal? Pero... ¿que cosas ha cometido?.

- Legalmente y de forma juzgada, nada... Nunca se han encontrado pruebas al cien por cien creibles para acusarle, pero no es eso lo que quiero que observes.

Curioso, Yunho sacó del sobre todos los papeles y había uno que le llamó bastante la atención. Entonces comenzó a leer sin esperarse que iba a encontrarse la verda que tanto había buscado en su día.

“Parte policial del accidente ocurrído en 20 de Septiembre en el distrito norte de Seúl. El coche involucrado ha sido recaudado por la policía y al no haber testigos que pudieran aclarar lo ocurrido en el lugar de los hechos el caso ha quedado archivado.”



En ese momento Yunho recordó aquel fatal día en el que fué atropellado y que le provocó la lesión que ahora iba a impedir que volviera a su carrera como patinador de la manera que lo había sido tiempo atrás. En su mente recordó cada momento cuando por aquel callejón oscuro un coche se le vino encima dejándolo semi insconciente en la calle, recordó como un hombre se acercó a él riéndose y diciendo algunas palabras que ahora no podía averiguar. Sus manos comenzaron a temblar cuando fué consciente de que la persona que lo había atropellado había sido Lee Yonghwa, su entrenador de la infancia y el que ahora entrenaba a su novio. Hizo un gesto con la cabeza síntoma de no estar creyendose aquello.

- Esto no puedes ser... sé que ese hombre es malo pero no creo que pueda ser capaz de hacer esto.

- Yo tambien lo creía hasta que ví esto – Kibum se levantó para sacar un DVD del cajón de su escritorio y luego lo puso en su ordenador – al encontrar esto, me puse en contacto con un amigo y me dió esto.

- Pero si estas pruebas...

- Créeme, ese Lee sabe muy bien taparse las espaldas por eso no se pudo demostrar nada. Cuando fueron a interrogarle simplemente se limitó a decir que le había robado el coche y la verdad es que no se cómo lo hizo para que la policía le creyera, pero ahora mirad – puso el DVD y en ese momento fué cuando la pareja vió lo que había pasado en realidad.

Las imágenes de aquella cámara golpearon fuerte la cabeza de Yunho que todavía no podía creerse lo que estaba viendo y Yoochun, el simplemente comenzó a temblar al ver lo que había sido capaz de hacer su entrenador. Tambien se dió cuenta que lo que el quería nunca había sido que superara a Yunho, sino hacer todo lo posible para poder destruír a Yunho completamente y un sentimiento de horror comenzó a recorrer todo su cuerpo. Las imágenes hablaban por sí solas, después de atropellar a Yunho con su coche, el entrenador Lee salió para mirarle, reírse y después dejarlo allí a solas, tirado en el suelo apenas sin respirar.

En aquel entonces, Yunho tuvo la suerte de que alguien pasó por allí sino, podría haber muerto perfectamente ya que no sólo su pierna había resultado herida sino tambien uno de sus pulmones y la verdad es que siempre había deseado coger a la persona que después de eso se dió a la fuga, pero jamás pensó que podría haber sido su entrenador de la infacia simplemente por un acto de venganza.

Sin apenas decir palabra siguió mirando aquellas imagenes, sabiendo que ahora, podría destruír al hombre por completo y hacer que pagara por cada uno de sus errores.

- Tenemos que llevar cuidado – dijo Kibum – no hay que apresurarse ¿está bien?

- Me da igual cómo lo hagamos y cuanto tardemos, pero ahora, seremos nosotros quien demos la justa venganza por todo el daño que ha cometido – continuó Yunho – y tú por fín podrás vivir con tranquilidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD