Deadman Walking cap 9

1 comentarios
El principio de mis maravillosas vacaciones.

“La vida da tantos giros que nunca pude imaginar que más de un año después volviéramos a estar al principio de todo. El y yo de nuevo juntos, mirando hacía un futuro… y lo que en realidad fue, el principio de mi propia destrucción para siempre…”

- Te quiero… - susurró Yeonhoon mientras besaba a Changmin por su cuello.

El sudor se hacía perenne en ambos. Mientras Changmin abrazaba a su novio con dulzura, este seguía moviéndose en su interior como si se le fuera la vida en ello. Era maravilloso estar así y estaba completamente seguro de que no había sido un error ir a buscarle. Yeonhoon paseó sus manos por todo el cuerpo del chico hasta que llegó a tocar el miembro de su compañero, con suavidad lo cogió completamente entre una de sus manos y empezó a moverla arriba y abajo constantemente haciendo sentir a Changmin como si estuviera en el cielo. Se mordió los labios y entre aquella oscuridad pudo observar como los ojos de su novio eran sinceros.

Quizás todo el temor, todas las mentiras y todos los momentos malos se esfumaron aquella noche, pero la verdad es que su futuro iba incluso a ser peor que lo que había sido su pasado.

- Mi Yunhie, me… me alegro de que hayas vuelto – dijo entre susurros mientras no paraba de sentir a su novio.

- Y yo me alegro de que hayas dejado que vuelva.

Yeonhoon se amarró con su otra mano libre fuerte a el para dar fin a lo que había empezado hace unos minutos, mientras movía su mano dio embestidas contra Changmin mucho más fuertes y rápidas que antes lo que hizo que se corriera pocos minutos después dentro de su novio. Y así continuo hasta que Changmin se unió a él empapando completamente su mano.

Ambos se quedaron abrazados sintiendo su calor. Una suave brisa entraba por los huecos de aquel cobertizo. La fiesta ya parecía haber terminado al otro lado de aquellas paredes, así que Changmin invitó a su novio a que entrara a casa con él.

- Que sepas que has echado a todo el mundo de mi fiesta – dijo Changmin bromeando.

- Yo no les he dicho que se fueran.

- No, tan sólo me secuestraste
– y su novio le guiño un ojo.

- Mi amor, tu has venido solo a mi – Yeonhoon lo cogió entre sus brazos y lo besó – y es algo que me encanta.

- ¿Qué vamos a hacer ahora?

- ¿Ahora?
– le volvió a preguntar mirando a los ojos de Changmin.

- Sí, no creo que las cosas vayan a ser como antes.

- Yo nunca dije que lo fueran a hacer.

- ¿Pero?
– volvió a preguntar Changmin mientras se sentaba en el sofá que había en el centro del salón.

- Pero necesito que me des un tiempo Changmin, no puedo cambiar mi vida en un segundo porque sí.

Y ahí empezaron los celos, las sospechas, la desesperación por ver que lo prometido no era cumplido por Yeonhoon.



3 meses después – 10 de Diciembre de 1952

Aunque la felicidad entre ambos era evidente, fuera de esos sentimientos las cosas no eran más fáciles ni mucho menos. Todo volvió a aquellos meses en los que apenas se veían ni podían estar juntos. Changmin prácticamente tenía que ver a su novio a escondidas porque este aún no había tenido el valor de terminar con su vida. De verdad es que estaba enamorado de Yeonhoon, completamente, pero el ver que nada había cambiado le desesperaba completamente. Por Dios ¿Cuánto tardarían en poder estar juntos al 100% definitivamente? No lo sabía, pero quería intentar llenarse de valor para afrontar junto a su novio todo aquello.

- ­Changmin, hola – dijo Yeonhoon cuando fue a ver al chico a la universidad.

- ¿Qué haces aquí? – preguntó Changmin.

- Te echaba de menos así que decidí venir a verte.

- Vaya, es increíble que te hayan dejado salir de ese trabajo infernal
– dijo ferozmente.

- Vamos Changmin… no seas así.

- De verdad Yeonhoon no se como quieres que sea
– y el chico comenzó a alzar la voz – dices una cosa y luego haces otra y mientras, mientras aquí estoy yo esperando como un tonto.

- ¡Changmin!
– Yeonhoon lo acunó entre sus manos sin importarle que hubiera gente a su alrededor – te juro que voy a terminar con esto en cuanto termine con el proyecto en el que estoy metido.

- Y ¿por qué es tan importante? Ni siquiera sé cuando va a pasar eso.

- Mírame por favor
– se acercó un poco más – mírame a los ojos y créeme cuando te digo que lo voy a hacer. Tan solo tengo que cumplir una promesa que le hice a mi madre y después, dejaré a mi padre, su empresa y todo lo que le rodea.

- ¿De verdad?
– preguntó Changmin algo dudoso.

- De verdad, además… al caprichoso de mi hermano pequeño le vendrá genial que lo haga.

El hermano de Yeonhoon iba a la misma clase que Changmin, se parecían bastante pero en carácter la verdad es que era mucho más seco y egocéntrico que su hermano. Se llamaba Jung Yeonmin y en esos instante mientras hablaba con sus compañeros y amigos observó desde lejos como su hermano estaba “cariñosamente” hablando con el que el consideraba el “maldito de Changmin”.

Y la verdad era dicha, le tenía tanto odio porque fuera el numero uno de la clase que si pudiera lo mataría con sus propias manos. Estaba harto de que se llevara todos los premios y todas las buenas palabras de los profesores y es que si Yeonhoon era ambicioso, su hermano lo era mil veces más. Sin saber que su hermano los observaba estos siguieron hablando.

- Vamos a hacer una cosa – empezó a decir Yeonhoon – estas navidades se supone que las íbamos a pasar en familia, porque venían mis abuelos de fuera… pero ¿sabes qué? Me apetece tener unos días románticos contigo.

- Ajam… ¿y que vas a hacer Yunhie?

- ¿Nos vamos a nuestra cabaña en Gapyeong?
– preguntó el con una sonrisa.

- ¿Nuestra…?

- Tengo pensado comprarla, podríamos irnos a vivir allí cuando todo esto acabe. Nadie sabe de su existencia así que podremos disfrutarla a solas, hasta que encontremos otro sitio donde instalarnos… vamos, si quieres.

- ¡Claro que quiero cariño!
– respondió Changmin alzando la voz sin darse cuenta mientras su novio le sonreía – sería maravilloso de verdad.



“Las promesas no deberían de lanzarse al aire como si nada. Ya que tal como se dicen, después pueden ser olvidadas. Esta promesa simplemente fué el comienzo de mi destrucción y de todo aquello en lo que creía contigo. ¿Estar juntos para siempre? Aquello fué lo que me dijiste la noche en la que nos volvimos a encontrar y que decir de nuestra cabaña, nuestro futuro hogar... todos esos sueños rotos simplemente por ser quien y como eres...”

15 de Julio de 2010

Después de dos horas, Kibum y Yunho dejaron de leer el diario. La verdad es que era increible como en tan poco tiempo la relación de Changmin con Yeonhoon tuvo tantos altos y tantos bajos y sin saber por qué Yunho tuvo la sensación de que esa historia acabaria por aquel chico. El cómo, no lo sabía pero estaba dispuesto a averiguarlo.

- Tuvo que ser duro para Changmin... – dijo Kibum con expresión seria.

- La verdad es que si yo hubiera sido él, no lo habría soportado.

- Bueno, supongo que todo el mundo tiene un límite y a veces tienen que pasar años hasta que te des cuenta de hasta donde estas dispuesto a llegar.

- Lo sé.

- Y ¿tú? ¿Hasta donde estás dispuesto a llegar para averiguar lo que le paso a Changmin?

- Sinceramente
– su voz se volvió algo ronca junto a la expresión seria de su rostro – hace no mucho pensé en dejarlo todo, pero es necesario resolver esto.

- La verdad no se por qué será que lo haces, pero te ayudare si hace falta, lo sabes ¿verdad?
– preguntó sonriente.

- Claro que sí, me has ayudado mucho créeme. ¿Podrías buscarme una cosa?

- Claro dime.

- Verás... se que Yeonhoon tenía un hermano
– comenzó Yunho a decir.

- Ajam ese tal Jung Yeonmin.

- Sí, me gustaría saber que fué de él
– Yunho cogió un papel para apuntarle el nombre y la edad del chico en aquellos momentos.

- Eso está hecho, cuando encuentre algo te aviso – ambos chicos se dieron la mano y se despidieron.

Poco después, Yunho volvió al trabajo. Entro en su despacho y se sentó en su silla, enchufó el ordenador y empezó a buscar cosas sobre lo que pasó aquel día, estaba completamente seguro de que lo que paso no fué un robo ni mucho menos. Es más todas las pruebas le daban la razón y las visiones que tuvo meses atrás le decían que alguien lo había hecho ¿pero quien? Lo sintió tanto en sus carnes que podría jurar que había sido el, pero era imposible, ni el ni nadie de su familia vivió por aquella época en Seúl, así que tenía que averiguar que era lo que pasaba.

“Edición 51 – 01 de Julio de 1955”

El asesinato de Shim Changmin sigue trayendo consecuencias.

Hace 15 días que el hijo de los Shim, Shim Changmin fué asesinado evitando un robo en su casa. El día de la fiesta de su graduación, mientras familiares y amigos junto a él disfrutaban de una maravillosa fiesta alguien entro en su casa sin que nadie se enterara pretendiendose llevar todas las joyas y el dinero que guardaban en sus cajas fuertes. El joven, que en un momento en concreto se dirigió al baño, descubrió al ladrón he intento detenerle.

Debido al ruido de la fiesta y a la música, nadie escucho la pelea y los posteriores 3 tiros que el chico recibió de una pistola calibre 45. En el escenario del crimen se pudo observar como le habían robado la cartera, los gemelos que llevaba en su camisa junto al alfiler de oro que le habían regalado sus padres por la graduación. Después el autor del crimen huyó por la ventana.

Sus padres piden justicia y han puesto una recompensa de 1 millón de dólares para quien sea capaz de encontrar al autor del crimen. Las pruebas son concluyentes y si en un plazo de 6 meses el crimen no es resuelto, el caso será archivado. Fuentes cercanas a la familia Shim declaran que toda la familia esta destrozada.

Bajo esta publicación se adjuntan las fotos del día de su entierro.


- Que raro... – Yunho subía una y otra vez la publicación para ver las fotos – Yeonhoon... ¿no fué al entierro?

Después de observar una y otra vez las fotos se dió cuenta que el novio del chico no había acudido a su propio entierro. Si eran tan cercanos y sobretodo, si Yeonhoon era una persona tan importante ¿por qué no fué? Había algo ahí que no cuadraba, pero con lo poco que tenía entre manos, no podía decir nada en concreto, tan sólo le rondaba una pregunta en la mente...

- ¿Quién te mató Changmin?

- ¡¡Fuiste... TÚ!!


Yunho se asustó tanto que dio un respingo que le hizo caerse de la silla. Otra vez, aquella voz la que le acusaba y decía que iba a pagar por todo. ¿Por qué ahora? Hacía semanas que no había escuchado ni sentido nada.

- Yo... yo no he hecho nada – dijo mientras se arrastraba hasta dejar su espalda apoyada contra la pared.

- Oh... claro que sí, claro que sí has hecho... y lo vas a pagar con creces, ¡¡CON CRECES JUNG YUNHO!!





De repente una rafaga de aire inhundó todo el despacho de Yunho e hizo volar todos los papeles y fotos que tenía sobre la mesa. Su ordenador se apagó de repente y Yunho estaba de nuevo sin respiración si quiera. “¿Qué coño está pasando?” Pensó y por más vueltas que le diera no encontraba una respuesta. Ni siquiera había referencia de quien lo había asesinado ¿cómo podía el tener alguna relación con todo aquello?, era una locura pensarlo y más cuando hacía más de 50 años que separaban la vida de Changmin con la suya. Tenía que haber algo, algo relacionado con todo esto, lo único que el y Yeonhoon tenían en común era su aspecto, pero ¿por qué eran tan parecidos? Quizás la imaginación le estuviera jugando una mala pasada o quizás aquella foto junto al diario, sería la que tenía todas las respuestas. Pero para encontrar respuestas, necesitaba tranquilidad.

Yunho cogió su teléfono y habló con su jefe, le pidio que le adelantara las vacaciones de verano 15 días ya que tenía que ir a visitar a un familiar que estaba enfermo, por supuesto este aceptó, así que mañana mismo dejaría la revista durante un mes completo. Después le mandó un mensaje a Kibum

“Amigo, se que siempre me has comprendido y que ahora lo vas a hacer... siento no poder ir a pescar estas vacaciones contigo. Las he adelantado para salir mañana mismo, tengo asuntos importantes que resolver, cuando tengas noticias sobre lo que te encargué... mándamelo al e-mail ¿vale?. Gracias”

Horas después en la casa de Yunho.

- Taegong ¿puedes venir a casa? – dijo después de que el chico descolgara el teléfono.

- Claro que sí ¿que pasa?

- Necesito que vengas y estés conmigo tan sólo eso
– Yunho bebió un sorbo de agua para después soltar un largo discurso.

- Está bien, pero cuando llegue cuentame lo que te pasa – Taegong puso tono de preocupación aunque la realidad fuera que no le importaba nada lo que le pasara.

- Bueno, cogí vacaciones antes, así que tengo... tan sólo tengo que ir a alguna parte para despejarme.

- Ya veo, mira... iremos a Gapyeong, yo llevaré lo necesario para pasar allí todos estos días ¿vale?


“Vaya, vaya... la jugada me salió perfecta” pensó Taegong para sus adentros. Iba a tener un mes completo para realizar a la perfección su fantástico plan.

- Me parece bien, me vendrá genial depejarme durante estos días. Muchas gracias mi amor.

- De...
– mi amor, mi amor, mi amor... esas palabras, lo dejaron paralizado – nada.







Al día siguiente, Yunho ya tenía todo preparado para irse a la cabaña. Quedó con el chico en su piso y ambos metieron las maletas en el coche junto a todo lo necesario para que pasaran aquellos días juntos. Hicieron algunas compras pero si les faltaba algo durante ese mes podían ir perfectamente a comprarlo sin ninguna preocupación. Yunho estaba deseando llegar y despejarse en aquellas aguas y en aquel ambiente, sin duda agradecía muchísimo, el gesto que había tenido su novio con el al ofrecerle unas vacaciones tan maravillosas. Las que sin duda alguna serían las que marcarían su vida por completo.

Y Yunho no sabía bien hasta cuanto...



Siguiente

1 comentarios:

  1. Un nuevo personaje. El hermano de Yeonhoon, quizas tenga algo que con el desenlace años atras.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD