Deadman Walking cap 6

2 comentarios
Inocencia.

Eran las 12 de la mañana, Yunho se acababa de levantar después de haber pasado una noche de pasión con Taegong. Miro a su alrededor y no vió al chico por ningún lado, después observó su mano y sonrió al ver que su novio se la había curado y vendado mientras dormía. Si no fuera por él, creería que estaba metido en un mundo de locura. Se había tomado un par de días libres de los que correspondían durante el año así que tendría unas pequeñas vacaciones ya que coincidía con fin de semana, así que decidió ponerse un poco al día con cosas personales. Antes de hacer nada mando un mensaje de texto a su chico. “Cariño, veo que ya te has marchado, supongo que tendrás trabajo... que sepas que me haces muy feliz y que deseo pasar muchísimas noches como la de ayer... te quiero.”

Se levantó de la cama y fué hacía donde estaba su maletín observando dentro como aún seguía allí el diario de Changmin.

- Vaya... entonces va a ser verdad que esto no es un sueño...

Lo dejó sobre la mesa del salón y después de hacerse un café y unas tostadas se sentó para echarle un vistazo.

El diario se notaba bastante antiguo asi que tenía que procurar no dañarlo ya que estaba seguro que contendría muchas respuestas que el buscaba. Era increible como un fotografo que no se dedicaba en ningún momento a esto, estaba dispuesto a descubrir un mundo lleno de mentiras e hipocresía. Una vez más vió entre aquellas hojas la foto que horas atrás casi lo llevó a la locura. No sabía porque su cara estaba en aquella foto, pero estaba dispuesto a conseguirlo, así que comenzó a leer detenidamente aquel diario.

“Como empezar... Me llamo Shim Changmin, tengo 20 años y mañana será el primer día de mi nueva vida. Por fín he podido hacer realidad mi sueño de entrar en la Universidad de Abogados de Seúl y en este diario voy a reflejar todas las emociones que estoy seguro de que voy a vivir aquí. ¿Conoceré a gente? ¿Haré nuevos amigos? Bueno... en realidad no es que se pueda decir que tenga algún amigo verdadero y es que debido a como soy... bueno, lo que soy todos han acabado rechazandome. Supongo que es dificil de entender pero no veo nada malo en querer enamorarme de un hombre... si, soy gay, y espero que a partir de mañana toda mi vida cambie a mejor”

- Así que Kibum tenía razón, Changmin era gay – Yunho suspiró – ojala hubieras vivido en esta época Changmin, las cosas han cambiado tanto.

Siguió leyendo y en las primeras páginas lo único que Changmin contaba era que había conocido a un chico nuevo que se hacía llamar Young. ¿Sería el el chico de la foto?

“Ya estamos cerca de Octubre y el Otoño se hace notar en Seúl. Empieza a hacer frio y la verdad es que da mucha pereza madrugar para ir a la Universidad, pero tan sólo con pensar que él estará allí mi corazón se arma de energía para despertarme cada día. Este fín de semana me va ayudar con las cosas de clase. Es una suerte de que el esté terminando la carrera que yo ahora comienzo y lo mejor de todo, ahora estoy feliz porque por fín puedo decir que tengo un amigo que me apoya en todo aún siendo lo que soy. Y lo más importante... creo que me he enamorado de tí.”

Y así continuó durante toda la mañana, leyendo y leyendo todos aquellos recuerdos que Changmin escondía en ese pequeño diario. Descubrió que era un chico amable, alegre pero sobretodo inocente. Justo la clase de hombre que a él le gustaba ya que estaba loco por tener un novio al que pudiera proteger a toda cosa. Se quedó pensativo y a su mente se le vino Taegong. Llevaban poco más de un mes juntos pero aún no sabía nada de aquel chico, ni siquiera le había dicho donde vivía, tan solo sabía cual era su trabajo y que debido a su padre era rubio y con ojos azul oscuro aunque tuviera rasgos coreanos por parte de su madre. Cogió su teléfono y marcó su numero de teléfono.

- ¿Sí?

- Taegong soy yo, ¿donde estás?
– preguntó Yunho.

- Estoy trabajando, hoy tengo una sesión fotografica por eso me fuí tan temprano.

- Oh, siento si te he molestado.

- No tranquilo
– sonrió – estoy en un descanso, es agradable oírte.

- Hasta el Lunes voy a estar libre así que ¿te apetece que hagamos algo juntos?




En una pequeña cabaña en Gapyeong

Taegong colgó su teléfono después de quedar con Yunho para pasar juntos ese fín de semana. Miró a su alrededor mientras se secaba las lágrimas. Eran tantos los recuerdos que guardaba en aquella cabaña. Su primer viaje con Yeonhoon había sido a aquella pequeña aldea, rodeada de bosque, animales y sin nadie más alrededor, donde únicamente existieron ellos dos y donde ahora tan sólo quedaban aquellos recuerdos dolorosos para él.

Salió de la casa vestido con una camisa y pantalón camperos, así como a él siempre le había gustado vestir y se dirigió al riachuelo donde se bañaron aquel fín de semana.



10 de Marzo de 1951

- Cariño, deberías de llevar cuídado.

- ¿Cuidado? ¿Por qué? Soy todopoderoso Yeonhoon ¿no lo sabías?
– el chico alzó sus brazos y adoptó pose de luchador mientras seguía saltando de roca en roca.

- Yo solo digo que... – y de repente vió como su chico se tropezaba y caía al agua - ¡Yunhie!

Changmin salió corriendo y se metió al agua a pesar de que no le gustaba lo fría que aún estaba por aquella época.

- ¡Buh! – Yeonhoon salió de repente del agua como si nada – JAJAJAJA te asusté.

- Maldito... me has engañado
– Changmin lo empujó y lo hundió de nuevo en el agua.

- De eso se trataba ¿no?

- Mírame, me he mojado mi ropa favorita.

- Changmin... deberías de ír un poco más a la moda no con esa camisa a cuadros, es un poco hortera...

- ¿Hortera? JÁ, hablo don “mezclo verde con rojo porque me queda espectacular”, venga...
– y Changmin se dispuso a salir del agua.

- Serás, ahora verás... – Yeonhoon se avalanzó sobre él y lo tiró para después abrazarlo y quedarse justo delante de sus labios – eres maravilloso.

Y ambos se fundieron en un cálido y profundo beso. La vida de ambos había cambiado enormemente desde que se conocieron en la Universidad. Ahora Changmin podía decir que verdaderamente tenía una persona que le quería tal como era y Yeonhoon podía olvidarse de su vida mientras estaba con el. Su padre al ser el Alcalde de Seúl no hacía más que meterle presión y decirle que tenía que triunfar y llevar el nombre de su familia a lo más alto costara lo que le costara, ni siquiera le había importado nunca su felicidad.

Cuando le dijo que se iba a pasar unos días a una cabaña rural puso el grito en el cielo y le juró que no dejaría que se fuera por un camino equivocado, pero ahora a Yeonhoon todo le daba igual. Estaba con una persona que realmente le quería y no le importaba que fuera quien era, verdaderamente sabía valorarle por dentro y no iba tras el por puro interés como había hecho todo el mundo que había conocido.

- La cena ya está Changmin – ­dijo Yeonhoon mientras terminaba de colocar los platos en la mesa.

- Mmm que rico huele ¿qué hiciste?

- Pasta... la verdad es que no se cocinar muchas cosas así que hice pasta con queso.

- Waaaa tiene muy buena pinta ­
– Changmin se puso a aplaudir de la alegría – seguro que está riquisimo.

- Eso espero.

- ¡SI! Me encantan
– el chico no paraba de relamerse los labios mientras veía su plato sobre la mesa – Yeonhoon creo que te pediré que me cocines así siempre en el futuro cuando vivamos juntos.

- ¿Vivamos juntos?

- Esto... yo, perdón
– Changmin agachó la cabeza avergonzado.

- No deberías de soñar con una vida que seguramente no podramos vivir.

- ¿Por qué? No creo que sea tan difícil.

- Cariño...
– Yeonhoon se levantó de su silla y se abrazó al chico por detrás – ojalá pudiera darte todo lo que deseas, pero si que puedo decirte una cosa.

- Dime...

- Pase lo que pase, siempre me vas a tener a tu lado ¿está bien? No me importa que tenga que venir aquí contigo cada fin de semana, o que tengamos que irnos al fin del mundo para estar juntos.

- Yo tambien, te lo prometo
– aunque sabía que iba a ser una realidad dificil de vivir, estaba dispuesto a hacer lo que fuera por su querido Yunhie así que en ese momento y después de escuchar aquellas palabras no pudo evitar sonreír de felicidad.





En la actualidad

- Si en aquel momento hubiera sabido que esas palabras jamás las ibas a cumplir... – Taegong enfadado pegó un puñetazo a la pared.

“Sí, yo soy Changmin aquel chico inocente al que fuíste capaz de robarle la vida en tan sólo un segundo. Mi alma, mi pobre alma quedó suspendida entre el infierno y el paraiso sin poder ir a ninguna parte. Fuíste capaz de desacerte de mi cuerpo pero ¿sabes? Aunque hayan tenido que pasar muchos años hasta encontrarte, ahora no pienso echarme atrás. Traicionaste mi confianza y sobretodo, fuíste capaz de traicionar todo el amor que te tenía. Juro que haré que te enamores de mí hasta tal punto que ese amor te destruirá por dentro...”

Se miró al espejo y observó todo lo que había cambiado su cuerpo. Después de vagar sin un lugar en el que aferrarse consiguió ocupar el cuerpo de un chico que murió. Tenía la suerte de que era un completo desconocido y debido a los rasgos extranjeros de aquella persona y a los suyos asiaticos consiguió no parecerse en gran manera al Changmin de su época. Así podría ocultar su verdadera identidad ante todo el mundo y sobretodo, ante Yunho.

Cogió todo lo que había comprado en el supermercado y pasadas unas horas había limpiado al completo aquella cabaña. Le dió algunos toques más modernos y ocultó algunas cosas que aún permanecían allí de cuando Yeonhoon y él habían estado. Debído a que la cabaña se encontraba en un lugar bastante alejado de la capital nadie se había preocupado nunca por su ubicación, pero a pesar de los años había logrado mantenerse en pie y en bastante buen estado. Ahora, ya la tenía preparada para pasar junto a Yunho los próximos días y así hacer realidad su venganza... conseguir que el chico se enamorara completamente de él.



02 de Julio de 2010

Yunho estaba listo para olvidarse de todo, al menos durante ese fín de semana. Después de haberse pasado dos días leyendo el diario de Changmin e intentando encontrar alguna respueta sin ninguna suerte, era momento de disfrutar al máximo de aquellos días. Hace unas horas atrás Taegong le había dado las coordenaras para que pudiera llegar sin problemas con su coche y después de unas 3 horas conduciendo por fín había llegado a su destino. Nada más llegar aparcó su coche en la entrada y vió como su novio le estaba esperando sonriente.

- Wow – dijo asombrado – este sitio es maravilloso Taegong ¿cómo lo has encontrado?

- Unos amigos me dieron la referencia de este lugar, dicen que es un sitio super tranquilo.

- Y tanto, no parece haber nadie por aquí
– Yunho rió mientras caminaba hacía la puerta para después besar en sus labios al chico – me alegro de que podamos pasar estos dos días juntos.

- Bueno, ya era hora de recompensar todo lo que has hecho por mí.

- No seas idiota, eso es lo que los novios hacen ¿no?
– y puso uno de sus dedos en la nariz de Taegong – sino no tendría ningún sentido.

- Tienes razón, pero igualmente gracias.


Una vez dentro Yunho dejó su bolsa de viaje en la que iba a ser la habitación de ambos. Observó el maravilloso sitio al que su chico le había llevado y la verdad es que estaba realmente contento.

- Si no fuera porque tengo mi trabajo en Seúl, viviría en un sitio como este.

- Digo lo mismo
– Taegong sonrió – sinceramente me gustan más los sitios tranquilos que los movidos, por eso quise traerte aquí.

- Te quiero
– esas palabras, esas palabras que tanto dolían en el alma a Taegong.

- Y yo a tí... ¿sabes? – dijo intentando cambiar de tema – he pensado una cosa Yunho, ¿que tal si compro la cabaña?

- ¿¡Cómo!? Pero si debe de costar un dineral.

- El dinero no es problema
– Taegong se dió la vuelta para colocar una cosas – con mi trabajo tengo dinero de sobra.

- Pero... pero si sólo...

- Lo sé sólo hace un mes que estamos saliendo
– con malicia rió para sus adentro – pero siento que tú eres diferente y que mejor esto como excusa para tener una casa tan maravillosa como esta para pasar las vacaciones ¿verdad?

- Bueno
– Yunho se quedó pensativo y después sonrió mientras se acercaba al chico. Después se abrazó a el por la espalda y apoyo su cabeza – la verdad es que estaría encantado de crear muchos más recuerdos aquí contigo.

Taegong sonrió mientras sentía la calidez de Yunho en su espalda, jamás pensó que iba a ser tan sencillo convencer al chico, pero al parecer, era mucho más inocente de lo que él pensaba. La mañana pasó tranquilamente entre risas y charlas, ambos se descubrieron mucho más así mismo y por fín Yunho sintió que su chico habría algo más su corazón.

- Me apetece bañarme... ¿podemos ir al riachuelo?

- Pues... si el agua no esta muy fría me meteré.

- Vamos Taegong
– y Yunho puso cara de pena – en esta época hace un calor enorme así que seguro que está caliente.

- Bueno, está bien... pero primero quiero recoger esto ¿vale? Tu cambiate y esperame allí que ya voy.

- ¡SÍ!
– Yunho hizo un gesto de triunfador y después se levantó para cambiarse.

Mientras caminaba hacía el riachuelo, Yunho miró a su alrededor observando el lugar. La verdad es que era un sitio bastante tranquilo y apacible en el que seguro podría vivir futuros momentos llenos de alegría con su novio. Ahora mismo no podía imaginarse cómo sería su relación de aquí en adelante, pero estaba dispuesto a darlo todo para conseguir por fín alguien que estuviera a su lado el resto de su vida. Le llamó la atención un enorme arbol que había justo delante de la orilla así que se acercó hacía allí para dejar su ropa y después meterse en el agua. Se apoyó para sacarse los pantalones y con sus manos notó como había sido marcado lo cuál le hizo sonreír.

- Seguro que aquí han estado más de una pareja de enamorados.



Se metió en el agua con una sonrisa de oreja a oreja mientras esperaba que Taegong llegara. Estaba tan contento de poder disfrutar de aquel fin de semana que ni siquiera se percató de la grabación que había en aquel árbol. “Changmin&Yunhie Forever”, aquel grabado era sólo una de las cosas que habían quedado marcadas para siempre en la historia de Changmin y Yeonhoon y lo que Yunho no se podía imaginar es que en aquel lugar descubriría cosas que le llevarían a sufrir cosas inimaginables.

Siguiente

2 comentarios:

  1. Anónimo7/09/2013

    Waaa!! que intriga!

    yo debería estar haciendo mi tarea y estoy, aqui!

    ResponderEliminar
  2. La venganza ya no tiene sentido. Ellos ya no son los mismos, ni changim ni Yeonhoon existen ya. Ahora son otros.

    Segun el maestro Dolina, El tiempo es la mejor venganza y nos llega a todos.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD