Soy tu mas grande fan, Jaejoong cap. 6

2 comentarios
Jaejoong sentía la filosa arma blanca sobre su cuello, un movimiento incorrecto y podría terminar muerto. Yunho solo se limitaba a mirarlo desde la cama con una mirada que rayaba entre la preocupación y la furia total.

- Ven amor, vamos a otro cuarto para que podamos divertirnos- menciono el hombre a jaejoong, pero este, harto de toda la situación, le propino un fuerte codazo haciéndolo retroceder con ambos brazos protegiendo su estomago.

Al parecer jaejoong ya no se sentía tan débil, el efecto de la droga había pasado.

El hombre se recostó sobre una pared, pero de inmediato se levanto dispuesto a atacar a jaejoong. Jaejoong tan solo cerró los ojos preparándose para lo peor, pero nada sucedió, nada. Abrió los ojos y vio como el hombre estaba inconsciente en el piso y como yunho sujetaba una especie de vasija antigua en su mano, al parecer yunho lo había golpeado antes de que el hombre hubiera podido llegar a él. Gracias al cielo, o bueno…gracias a su yunho.

Jaejoong se quedo un momento estático mirando al hombre tirado en el piso pero la voz de yunho lo saco de su ensimismamiento.

- ¡rápido! ¡vístete! ¡tenemos que salir de aquí!- le grito yunho mientras cogía su ropa y rápidamente se vestía.

Jaejoong de nuevo se quedo inmóvil antes de comprender las palabras de yunho y comenzar a buscar su ropa. Era verdad, no tenían mucho tiempo, el hombre en cualquier instante despertaría.

Cuando ambos estuvieron vestidos, yunho agarro la mano de jaejoong, incitándolo a seguirle. Yunho abrió la puerta pero vio como los dos cómplices del sicópata se levantaron, ya que habían estado vigilando la puerta. Mierda. Uno de ellos se abalanzo a atraparlos, pero yunho fue ágil y cerró la puerta velozmente poniéndole el seguro.

Rayos, estaban atrapados, no tenían por donde salir.

Sentían como los hombres daban numerosas patadas y golpes a la puerta, sin duda la romperían. Ambos buscaban desesperadamente una salida pero la única forma para escapar de ese lugar era precisamente la puerta que estaba bloqueada por los dos hombres. Mierda.

Hubo un momento de silencio y relativa calma cuando escucharon que los hombres se detuvieron de golpear la puerta, que raro. Luego vinieron una serie de disparos desde afuera que apuntaban a la puerta y yunho alcanzo a acorralar a jaejoong a una de las paredes para evitar ser lastimados. Afortunadamente, ninguno de los dos salió herido, pero ahora tenían una desventaja, ellos estaban armados.

De pronto vieron su salvación, Había una pequeña ventanilla que daba al exterior. Gracias a dios. Yunho agarro el cuchillo que reposaba en una de las manos del secuestrador, se lo metió en el bolsillo de atrás y procedió a sacar a él y a jae por la ventana.

La ventana se encontraba en una de las esquinas de la habitación, en la parte superior de la pared. Era muy estrecha pero estaba seguro que con un poco de esfuerzo los dos podrían salir por ahí. Primero intento salir jaejoong, al ver que su estatura no era lo suficientemente alta para agarrar el borde inferior de la ventana y así poder impulsarse, pidió ayuda a yunho, quien muy amablemente lo sujeto por ambas caderas para así poder levantarlo y salir por la ventana. La acción hizo a jaejoong enrojecer sus mejillas. Por dios, ¿acababan de hacer el amor y aun así con un solo roce, lo hacía sonrojarse de esta manera? Maldito yunho.

Jaejoong logro salir mientras se arrastraba sobre el pasto del jardín que era el lugar hacia donde daba la ventana. Luego intento yunho, también con éxito y tan pronto como se incorporo sobre el suelo, este volvió a agarrar la mano de jaejoong para así poder salir corriendo.

Atravesaron el jardín a toda velocidad y empujaron la reja que tenia la casa, corriendo por la solitaria calle tanto como sus pies se lo permitían. Luego, escucharon unos disparos. Ambos voltearon para ver con horror como los dos hombres los estaban persiguiendo y echando tiros queriendo impactarlos con alguno de ellos.

Yunho diviso una casa a un costado que estaba aparentemente desocupada, sin pensarlo dos veces, jalo a jaejoong para que ambos entraran a la casa, queriendo despistar y perder a sus perseguidores.

Entraron a la casa, la cual afortunadamente la puerta principal estaba sin seguro y se acurrucaron en el piso para que los hombres no los pudieran ver. Yunho se arrastro con cautela hacia la ventana principal de la sala, se recostó sobre la pared debajo de esta y hojeo por la ventana para ver si podía percibir algo. Vio las luces de las linternas que los hombres habían sacado para poder buscarlos más fácilmente. Rayos, ellos sabían dónde estaban.

Yunho le hizo una seña a jae indicándole que subieran al segundo piso y así lo hicieron. Llegaron a una habitación y nuevamente se acurrucaron en el piso. Estaban en completa oscuridad y la única luz que podían ver, era la luz que provenía de los postes de las afueras de la calle.

Jaejoong logro distinguir un teléfono en una de las mesas de la habitación, arrastrándose ayudado de sus antebrazos, se deslizo por el piso y extendió su mano para poder tirar el teléfono hasta el piso. Ya con el teléfono en mano marco el numero de la policía, en realidad, eso es lo que debió de hacer en un principio, aunque…si lo hubiera hecho tal vez no se hubiera reencontrado con yunho y no hubieran tenido esa increíble faena…y…dios, jaejoong se maldijo a sí mismo por estar pensando en esas idioteces en un momento como ese.

Recostado boca abajo en el piso, jaejoong espero a que en la comisaria contestaran. Nada. La angustia lleno su cuerpo y marco otra vez el número pero seguían sin contestarle. Decidió entonces marcar a yoochun, no estaba muy esperanzado de que le contestara, ya que anteriormente había sido recibido por la contestadora, pero era lo único que podía pensar en aquellos momentos.

Una voz le contesto desde el otro lado de la línea. Era yoochun quien aun se encontraba en el café con changmin y junsu.

- ¡Yoochun! ¡yoochun!- exclamaba exasperado, sentía tanto medio que no podía hablar bien.

- ¿jaejoong?- pregunto yoochun confundido, el numero del que lo llamaba no era el celular de su hyung.

- Si- respondió.

Yoochun puso su teléfono en su pecho y le hizo un gesto con el dedo a junsu y a changmin, señalando que estaba hablando con jaejoong. Puso su teléfono en alta voz para que los otros dos pudieran escuchar.

- ¿Qué pasa? ¿Donde estas?- pregunto yoochun con el entrecejo fruncido.

- Tienes que ayudarnos…un tipo loco me secuestro…y ahora…- la conversación fue interrumpida por un fuerte grito. Los tres miembros se asustaron de inmediato.

Uno de los hombres cómplices los había encontrado y ahora se encontraba jalando a jaejoong desde los pies. Jaejoong se sostenía del teléfono que estaba siendo tensionado gracias a la fuerza que hacia el hombre intentando tirar de jaejoong.

Yunho se enderezo dispuesto a ayudar a jae y se lanzo sobre el otro hombre derribándolo en el suelo, sin embargo el hombre no soltó a jaejoong de los pies. Jaejoong intentaba arrastrarse por el suelo tratando de llegar hasta el auricular.

Mientras tanto en el café se escuchaban los gritos y ruidos por la línea, incluso la camarera del lugar dejo de hacer lo que estaba haciendo para escuchar semejante escándalo que estaba sucediendo por el teléfono.

- ¿hyung? ¡Hyung!- gritaba junsu desesperado.

- ¡ayúdenos! Estamos en las afueras de la ciudad, en un vecindario ubicado por la salida al aeropuerto- como pudo dijo jaejoong.

-¡Nooo!- grito yunho quien estaba sobre el otro hombre tratando de que soltara a jaejoong- ¡No les pidas que vengan es peligroso!

- ¿acaso ese fue yunho?- dijo changmin volteando su cabeza hacia los mayores para luego volviéndola a voltear hacia donde se encontraba el celular.

- Jae, escucha ya vamos para allá- dijo yoochun.

- ¡Noo, llamen a la poli…!- la línea se corto.

Los tres miembros en el café se miraron unos a otros con cara de confusión. Trataron de llamar otra vez pero la línea no servía, parece que había sido desconectada.

- Tenemos que ir allá- dijo un decidido junsu levantándose de la mesa al mismo tiempo que yoochun lo hacía.

Pagaron su café y estaban dispuestos a salir del establecimiento, hasta que voltearon y se percataron de que changmin seguía sentado mirándolos con los ojos bien abiertos.

Changmin no sabía si debía ir o no, se sentía tan incomodo con sus hyungs después de tantos años de no hablarse ni verse. Se sentía como fuera de lugar.

- ¡Hey! ¿Qué haces ahí?- grito yoochun a changmin al ver que no hacia ningún amago por moverse- ¡vamos!

Changmin reacciono y se levanto rápido yendo hacia la salida con sus hyungs. Se montaron en una de las lujosas camionetas de yoochun, con este conduciendo, junsu en el asiento del copiloto y changmin atrás.

Tenían que llegar lo más rápido posible, sus hyungs los necesitaban.



------------------------------------------------------------------------------- 



Jaejoong intento de nuevo marcar pero el teléfono no daba tono.

- ¡maldición!- grito y vio como el otro cómplice entraba por la puerta, con una gran sonrisa marcada en su rostro y batiendo el cable del teléfono en su mano izquierda. Lo había desconectado.

El hombre cerró la puerta y se abalanzo sobre jaejoong con el cable en sus manos, rodeándole el cuello para intentar ahorcarlo. Jaejoong cerró los ojos fuertemente, retorciéndose en el piso con ambas manos tratando de apartar el cable de su garganta.

Yunho se dio cuenta de lo que sucedía y trato de llegar hasta jaejoong pero el otro hombre estaba sobre el impidiéndolo levantarse e ir hasta su adorado jae. De repente el hombre que estaba encima saco el arma dispuesto a dispararle justo en la cabeza, pero yunho se acordó del cuchillo que llevaba en el pantalón, lo saco y se lo clavo en el vientre. El hombre cayó en el suelo doblándose del dolor y yunho vio esto como una oportunidad para llegar hasta donde estaba siendo atacado jaejoong.

Se levanto como pudo, agarro una silla que se encontraba cerca y la estrello en el cuerpo del hombre que ahorcaba a jaejoong. El hombre fue a dar lejos y jaejoong cayó hacia al frente, apoyando sus dos manos sobre el suelo, intentando recuperar el aliento perdido.

Yunho cogió uno de los brazos de jaejoong, ayudándolo a levantar y juntos corrieron hacia la puerta. Intentaron abrirla pero estaba cerrada. Yunho no vio otra alternativa que de nuevo coger la silla que había utilizado anteriormente y lanzarla con fuerza hacia la ventana de la habitación en donde se encontraban. La ventana se rompió en mil pedazos y yunho salió con jaejoong tomado de la mano por esa ventana, caminando con precaución sobre las tejas.

El hombre que hace unos segundos ahorcaba a jaejoong, se logro recuperar del fuerte golpe que yunho le había propinado y se percato que tanto yunho como jaejoong escapaban por los tejados. Saco su arma y disparo hacia ellos. La bala alcanzo a rozar el brazo de jaejoong y aunque no le hizo ningún daño, si le hizo perder el equilibrio resbalando por las tejas directo al suelo, yunho intento sostenerlo, pero gracias al peso de jaejoong también vino a dar abajo.

Ambos cayeron alrededor de unos 3 metros sobre el césped en el jardín de la casa, no se lastimaron mucho pero si había dolido. Joder, había dolido bastante. Por enésima vez se incorporaron, tomándose de las manos y huyendo despavoridos de la casa con rumbo hacia la calle.

Uno de los hombres, el que no había sido apuñalado, salió por la puerta de la casa y los perseguía a toda velocidad.

Corre.

Corre.

Corre.

Necesitaban llegar a una avenida. Sus pies corrían tan rápido como podían, pero sentían que se quedaban sin aire.

Por fin, después de tanto correr por calles prácticamente deshabitadas lograron llegar a la avenida, y para su suerte un taxi vacio venia en su dirección. Yunho había sido salvado dos veces el mismo día por un taxi.

Lo cogieron y se adentraron en el taxi, gritándole al taxista que arrancara rápido. El taxi arranco y yunho pudo ver por la ventana trasera como el hombre llegaba pero se detenía al ver que ya no tenía oportunidad de alcanzarlos. Se recostó sobre el espaldar del asiento y trato de conseguir algo de aire. Estaba exhausto.

- ¿hacia dónde?- pregunto el taxista después de un rato.

- Al hospital central de Seúl- respondió yunho.

- ¡Nooo!- grito jaejoong haciendo que tanto yunho como el taxista brincaran sobre su puesto sorprendidos por el repentino grito de jaejoong.

- ¿Por qué no?- pregunto yunho intrigado- tienes que ir, estas herido.

- No….- jaejoong hizo un puchero y se abalanzo enroscando sus brazos alrededor del cuerpo de yunho escondiendo su cabeza en el pecho de este- no quiero ir a un hospital para que me revisen y me examinen…yo…solo…quiero estar…contigo…solo los dos.

Eso había sido tan tierno que yunho casi se derritió por el comentario. Lo medito un momento y volvió a dirigirle la palabra al taxista diciéndole que los llevara al hotel más cercano que encontrara, el taxista asintió volviendo a colocar toda su atención en el camino.

Yunho abrazo a jaejoong, acariciándole sus cabellos, mientras este tenía la cabeza apoyada sobre el pecho de yunho, con los ojos cerrados.

Lo que habían acabado de vivir era tan…emocionante y al mismo tiempo extraño, por no mencionar extremadamente peligroso. Yunho se había escabullido sin permiso de la presentación que tenía ese día, había logrado salvar a jaejoong de un secuestrador sicópata, había podido escapar de sus cómplices armados y había tenido la experiencia sexual más placentera de su vida…todo en una sola noche.

Yunho apoyo su cabeza sobre la de jaejoong, suspirando levemente, cansado y al mismo tiempo aliviado de que todo haya salido aparentemente bien…aunque había algo que aun lo inquietaba.

El secuestrador aun no había sido derrotado del todo.



--------------------------------------------------------------------------------- 

Yoochun, junsu y changmin se encontraban dando vueltas en el carro por el vecindario que jaejoong les había indicado. Se veía tan solitario y vacio que dudaban de que sus hyungs pudieran estar ahí.

- ¿estás seguro de que es por acá?- pregunto junsu volteando hacia yoochun.

- Si- respondió- este el único barrió que conozco que queda en la salida hacia el aeropuerto- afirmo con seguridad.

- Bueno así sea este el lugar ¿Dónde podemos saber en qué casa exactamente se encuentran jaejoong y yunho?- pregunto changmin apoyando cada mano en el extremo de cada uno de los asientos delanteros.

Yoochun y junsu se quedaron callados, pensando en las palabras del menor. Mientras estaban sumidos en sus pensamientos, un hombre se atravesó en la calle haciendo que casi lo atropellaran. Yoochun alcanzo a detenerse y sus cuerpos se balancearon de adelante hacia atrás por la repentina frenada.

El hombre se quedo mirándolos y de un momento a otro levanto su brazo con lo que parecía ser un arma en su mano y comenzó a disparar indiscriminadamente hacia el parabrisas de la camioneta.

Por fortuna, los tres alcanzaron a agacharse con ambas manos detrás de sus cabezas antes de que alguna de esas balas los impactara.

- ¡Changmin vete! ¡Corre!- grito yoochun al menor aun acurrucado en su asiento.

- ¡¿Qué?!- exclamo changmin- No los dejare- dijo firme.

- ¡Corre, changmin, sálvate tú!- grito junsu exasperado.

Changmin abrió la boca para protestar pero fue callado por otro grito de yoochun.

- ¡Changmin no discutas con nosotros! ¡Obedece!

Yoochun y junsu eran los hyungs de changmin. Eran sus mayores, por lo tanto era su deber protegerlo de todo mal y peligro. Desde siempre había sido así, desde que estaban en DBSK y así ya los tres no estuvieran en el mismo grupo y muchas cosas hubieran ocurrido desde entonces, todavía era su obligación cuidar del más pequeño.

Changmin dejo resbalar una lagrima por su mejilla antes de mencionar- Iré por ayuda, no los abandonare-luego salió cuidadosamente por una de las puertas del carro, ocultándose detrás de este.

El hombre dejo de disparar hacia la camioneta y se acerco hacia el puesto del piloto, abriendo la puerta con rudeza. Vio como dos hombres trataban de protegerse de los disparos, acurrucados en su respectivo asiento temblando de miedo.

Yoochun levanto su cara para mirar al hombre que los había atacado y casi inmediatamente el hombre puso la pistola justo en la frente de yoochun. Yoochun cerró los ojos, estaba seguro que moriría en ese preciso momento.

Trato de negociar con el hombre, suplicándole que le darían el auto a cambio de que no los matara, pensando que el hombre era un ladrón que tan solo quería robarse la lujosa camioneta. Sin embargo, el hombre no acepto.

Estaba a punto de jalar del gatillo hasta que otro hombre se acerco gritando que se detuviera. Era el secuestrador, al parecer se había despertado de su inconsciencia topándose con el hecho de que tanto jaejoong como yunho habían escapado de sus garras.

Su jaejoong.

Maldito yunho se las pagaría.

Miro a los dos sujetos que se encontraban en la camioneta y los reconoció de inmediato. Eran Park yoochun y Kim junsu, compañeros y amigos de jaejoong en el grupo de jyj, que además también habían estado con él en dbsk. Una escalofriante idea se le vino a la cabeza.

- No los mates- dijo mientras que con su mano derecha bajaba el arma que su cómplice sostenía entre su mano- Nos pueden servir de ayuda- sonrió.

Tanto yoochun como junsu lo miraban con la cabeza gacha, algo en si les dijo que la sonrisa del hombre no podría ser buena. El sicópata saco una jeringa de su bolsillo y la clavo en el cuello de yoochun, haciéndolo perder el conocimiento casi al instante. Junsu al ver esto, trato de escapar por la puerta de al lado, pero ya el otro hombre se le había adelantado bloqueándole el paso para salir. Junsu intento empujarlo pero el secuestrador quien se encontraba en la puerta de yoochun, se le abalanzo clavándole otra jeringa en su garganta. Los ojos de junsu se cerraron y su cuerpo se precipito hacia adelante.

Changmin quien había estado observando todo desde afuera del coche, salió corriendo despavorido intentando conseguir algo de ayuda.

“tengo que salvarlos” pensó mientras que sus piernas corrían a todo lo que podían dar a través de ese olvidado vecindario de las afueras de Seúl.

----------------------------------------------------------------------------- 

Yoochun podía oír leves y lejanas voces las cuales entraban por sus oídos en forma de murmullos. Luego se dio cuenta de que las voces no eran tan lejanas sino que más bien se encontraban cerca, en la misma habitación en la cual él estaba.

Sus parpados estaban pesados, pero a pesar de eso, intento abrir los ojos para poder percibir mejor lo que estaba ocurriendo a su alrededor. Cuando por fin pudo enfocar bien, vio como estaba en una habitación que estaba repleta de fotos de jaejoong en las paredes. Bajo la cabeza y se dio cuenta que estaba sentado sobre el suelo completamente amarrado, y que además junsu estaba recostado sobre su espalda en la misma posición en la que él se encontraba.

Le dolía la cabeza y la vista se le nublaba por momentos. Se sentía totalmente ido y desorbitado. Busco con la vista a changmin pero se dio cuenta de que no estaba ahí con ellos. Agradeció que el menor hubiera podido escapar sano y salvo.

- ¿Que es lo que miras, eh?- le pregunto una voz burlona.

Volteo hacia el lugar donde provenía la voz y se dio cuenta que era el mismo hombre que lo había sedado, quien se encontraba mirándolo, agachado de medio cuerpo, esperando que le respondiera.

Yoochun ni siquiera tuvo fuerzas para responderle, se sentía demasiado débil.

El hombre se retiro y cogió una de las fotos de jaejoong que se encontraba pegada a la pared, acariciándola con delicadeza, observándola con adoración.

- ¿Sabes?- empezó a decir sumido totalmente tanto en sus pensamientos como en la foto- yo lo amo tanto que creo que podría hasta morir…pero la muerte me separaría de él…y yo…nunca dejaría que nada ni nadie me separe de el- menciono al mismo tiempo que volteaba la foto para que yoochun la pudiera ver- Nadie.

Yoochun entrecerró los ojos, no comprendiendo del todo a lo que el hombre se refería y no lo pudo averiguar ya que sintió otra vez como su cabeza se ladeaba y volvía a entrar en el mundo de los sueños.

El hombre se rio bajito al ver como yoochun volvía a desmayarse. Volteo su mirada de nuevo hacia la foto, acercándola hacia sus labios y plantándole un pequeño beso.

- Soy tu más grande fan…jaejoong.

2 comentarios:

  1. Aigo!~

    Otro capo xD ..... cielos! yo no me esperaba que Junsu y Yoochun fueran secuestrados tambien u.u mendigo! ¬ ¬ Pero bueno por otra parte eso si es mas emocionante kekekeke >.< lo se soy una mala fan u.u bueno pero Changmin escapo eso si me tranquiliza mas u.u que bueno que tambien Jae y Yunho escaparon cielos! autora este fico es otro de mis favoritos please conti!.....

    Por cierto el suspenso esta bueno kekeke

    ResponderEliminar
  2. Dios mío ahora los tiene O______________O My god *corre a leer más*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD