Si mi destino es conocerte

4 comentarios
Título: Si mi destino es conocerte….
Autor: AdiJung
Pareja: YooSu
Género: Slash
Extensión: Oneshot
----

“ONE! Time is tickin’. T-Time is tickin’, tickin’. Time is tickin’, T-Time is tickin’ away…”

La canción de Epik High hace que despierte de nuevo, me encanta esa canción, es una de mis favoritas, en especial el coro, hasta a mi hermana que “no le gusta para nada” el kpop está enamorada de esa canción, y no la culpo, está genial.

Con mucho pesar saco mi brazo de las cobijas para alcanzar el teléfono y apagar la alarma, la canción deja de sonar, dejo el teléfono en el mueble y me estiro en mi cama, sin ganas de salir del calor que me brindan las cobijas. Las 8:00 a.m., eso dice mi reloj de muñeca que está también sobre el mueble, miro por la puerta de mi cuarto desde mi cama y puedo ver que ha amanecido nublado, últimamente así amanece, no me gusta, porque me da más flojera levantarme.

Por fin después de cómo cinco minutos me levanto de mi cama y voy al baño para asearme, no tardo mucho, voy al comedor, normalmente mi familia me deja mensajes en la libreta, y hoy no es la excepción.

“Te cuidas mucho, desayunas, si no te da tiempo no limpies la casa, no se te olviden tus llaves, te queremos, nos vemos en la tarde….” Cosas así, me gusta que me los dejen, me hacen sonreír.

Voy en la tarde a la escuela, por lo general entro a la 1:00 de la tarde y salgo como a las 9:00 de la noche, toda mi familia se va a las 6:00 a.m. a la escuela y trabajos, así que me quedo solo en la mañana, todos los días hago lo mismo, me levanto a las 8, hago 1 hora de ejercicio, me baño, desayuno y me preparo para salir de mi casa para ir a la escuela, como dicen mis padres, a veces no me da tiempo de limpiar la casa.

Desayuno lo que encuentro y me pongo algo para comer en la escuela y no gastar de más, así puedo ahorrar un poco, reviso una última vez que todo en la casa esté en orden: que esté bien cerrado el gas, que no quede nada conectado, las puertas con seguros…..etc.

Salgo de mi casa hacia la avenida para tomar un camión que me llevará a la mitad de camino, camino por las calles, no son muchas, sólo son cuatro cuadras, así que no me pesa caminarlas, saludo a los vecinos, que la verdad no me llevo con ellos, pero son amigos de mis padres así que……. Llego a la avenida y espero el camión, afortunadamente he aprendido con la rutina a calcular el tiempo y sé a qué hora pasa sin mucha gente, y hoy no es la excepción, subo y hay como 15 pasajeros nada más, qué bueno, porque hay días que parece autosardina y pues para que contar……

Me siento hasta el final del camión, me gusta ese lugar, desde ahí puedo observar quién baja y quién sube, además de que no te están moviendo para bajar o subir, saco mi mp3 y me dispongo a escuchar música, después de todo es una hora de camino para llegar a la mitad del camino T.T…..lo primero que suena…..”Darkness eyes”….me encanta esa canción.

Por fin llegamos al paradero y de ahí debo tomar otro camión, mi cabello oculta los audífonos y el cable casi no se ve, es como si no trajera nada, camino despreocupadamente entre la multitud para ir hacia el andén, debo hacer fila para el siguiente, de nuevo, el mismo asiento hasta atrás y otra hora de camino, podría estudiar, pero me mareo y me duele la cabeza, por eso no lo hago.

Bajo del camión y comienzo a caminar hacia la Universidad, así es, estudio la Universidad, acabo de cumplir los 20, camino como diez cuadras, pero no me preocupa ni nada, después de todo siempre hay estudiantes yendo y viniendo por la enorme avenida, de nuevo camino despreocupadamente por la avenida mientras suena una canción de Nell, hay una camioneta blanca con vidrios polarizados estacionada en donde estorba de mil formas, pero me tiene sin cuidado, sólo faltan dos cuadras más y llegaré al campus……..dos cuadras……así que camino más rápido, se me ha hecho tarde…….la clase debe haber comenzado ya……

™™™™™™™™™™™™

Abro mis ojos y lo primero que me encuentro es el techo de una cama, está hecho de madera con un tono oscuro, me duele la cabeza, es raro, no reconozco la cama, obviamente no es mía, mucho menos de algún pariente, he dormido casi en todas ellas, así que sé que no es de ninguno de ellos, giro mi cabeza y veo un reloj que anuncia las 8:00 p.m., ¿tan tarde es ya?.

Me incorporo como puedo, me duele todo, una brisa llega hasta mi espalda provocándome escalofríos, hay un balcón abierto de par en par que deja entrar el aire, moviendo los doseles de la cama con delicadeza, me levanto y comienzo a investigar en dónde me encuentro, no reconozco nada, salgo de la habitación, hay un enorme pasillo, camino desconfiadamente por él, no reconozco nada y no hay nadie.

De repente escucho unas voces detrás de una gran puerta, con miedo y dudando la abro esperando encontrar rostros conocidos, pero no sucede eso, varias miradas se posan en mi persona asombradas y confundidas, todas ellas reciben la misma mirada de mi parte.

-¡Oh, despertaste ya!- me dice un señor sentado en el centro de la enorme mesa, parece que he interrumpido una reunión o algo así- Señores, suspenderemos la reunión para mañana, me temo que estaré ocupado.

Todos asienten y se levantan listos para irse, de algún modo he quedado paralizado en mi sitio y afónico, quiero preguntar muchas cosas, pero mi voz no sale, mi corazón casi lo siento en mi garganta latiendo a mil por hora, todos ellos salen de la habitación y me quedo solo con el señor, no reconocí a ninguno de ellos.

-Siéntate…- me dice ofreciéndome una silla, niego con la cabeza- ¿Te sientes bien?- me pregunta preocupado levantándose para acercarse a mí, doy un paso hacia atrás instintivamente- ¿Por qué huyes?- me pregunta como dolido, como si lo hubiera ofendido- Supongo que es normal, hasta que recuperes tu memoria……

-¿Mi memoria?- logro preguntar ahora más confundido ¿de qué memoria habla?

-No te preocupes hijo, saldremos de esto juntos- me sonríe.

-Usted no es mi padre….- le digo con mi voz temblorosa y aún con más miedo, pequeñas lágrimas salen de los ojos de ese señor.

-Me dijeron que dirías eso….pero debo ser fuerte….lo superaremos juntos…..como padre e hijo….- dice tratando de acercarse a mí, huyo de él y me refugió detrás de unas sillas, queriendo crear una especie de escudo con ellas.

-¿Dónde estoy? ¿Quién es usted?

-Estás en casa....¿no lo ves?.....Soy tu papá….
-Esta no es mi casa….y no lo conozco….-digo seguro de mí mismo, he visto mi casa y la cara de mi padre por 20 años….no puedo estar equivocado….y definitivamente no soy adoptado, tengo toda la cara de mi papá y algunos lunares de mi mamá….además de la sangre….

-No digas eso….-dice tristemente- mírame…..soy yo…..- repite una y otra vez tratando de acercarse, pero lo evito de nuevo.

-No se acerque….

-Por favor…..soy yo…..

-Aléjese…..

No lo soporto más y echo a correr todo lo que puedo tratando de encontrar una salida, ahora sí veo gente por doquier que se hacen a un lado cuando me ven pasar corriendo, quiero salir de aquí, es lo único que quiero.

Por fin encuentro una salida y me dirijo inmediatamente hasta ella, empujo la puerta y salgo corriendo a toda velocidad para salir de ese lugar……pero mis pasos se detienen solos cuando veo el paisaje…….nieve……….en mi país no cae nieve….bueno, sí, pero muy poco y sólo en algunas partes, no donde yo vivo……pero aquí está en abundancia…..me quedo estupefacto sin poder creer lo que veo…..no hay casas cerca, pero puedo ver algunas que están algo retiradas……de pronto mi cerebro se enciende de nuevo y quiero emprender la huida a alguna de esas casas y pedir ayuda, pero dos tipos me sujetan de los brazos.

-Joven, puede enfermar, por favor entre de nuevo.- me dicen amablemente y me llevan de nuevo al interior de la casa.

-¡Suéltenme! ¡Auxilio! ¡Ayudenme!

-Llévenlo a su habitación.....-ordena una señora de mediana edad.

Lucho todo lo que puedo para poder liberarme, pero es inútil, nada de lo que hago funciona, me llevan fácilmente hasta el cuarto donde desperté y le ponen llave para que no salga, incluso han cerrado el balcón.

-¡Déjenme salir! ¡Ayuda!
Golpeo la puerta con mi puño y lloro desconsoladamente, quiero ver a mis padres, suplico todo lo que puedo, pero no hay respuesta. Ha pasado como una hora y me mantengo pegado a la puerta llorando, deseando con todas mis fuerzas que sea sólo un mal sueño, pero no es así, me viene a la cabeza la imagen de mi papá llorando por mí.

“Si algo les pasa…..me volveré loco”

Decía una y otra vez cuando nos abrazaba, siempre diciéndonos “Te quiero” y jugando como si aún fuéramos bebés, mi mamá debe estar igual o peor, por no decir toda mi familia……incluso yo…….

™™™™™™™™™™™™

Ha pasado casi un año de eso, los primeros días no quise comer nada ni hablar con nadie, nunca me han tratado mal a pesar de mi actitud, he aprendido muchas cosas, una de ellas es el por qué estoy aquí.

Miro el cielo azul desde el balcón desde……..desde mi habitación……..no es mía…….pero es donde vivo, donde me siento seguro……él me ha confundido…….

Dicen que todos tenemos un gemelo perdido en el mundo, nunca lo creí, hasta que vi la foto del hijo del señor, en verdad era mi gemelo, nos parecemos bastante, pero no soy él ni él soy yo, murió hace año y medio a causa de una enfermedad, lo supe por las cocineras de aquí, pero él no pudo superarlo.

Fue mi mala suerte la causante de que se topara conmigo cuando fue de viaje de negocios a mi país, él me veía todos los días desde que me encontró…..pero yo nunca lo ví….fue mi gran descuido el que me ha causado todo esto…

No me trata mal, nunca, incluso me ha pagado clases de piano y algunos idiomas, los he aprendido, pero no con la felicidad que debería, me tiene vigilado las 24 horas del día, porque ya he intentado escapar varias veces, me hace acompañarlo en sus viajes de negocios, me llena de regalos y vive prácticamente para lo que yo desee…..pero nada de eso me quita la tristeza de encima….

Estamos de nuevo en el aeropuerto, pero esta vez estamos en Seúl, ha sido un vuelo privado, esperamos las maletas, ya ni siquiera intento gritar por ayuda, nadie mueve un dedo nunca, y si alguien, por alguna extraña razón lo hace, lo deja inmediatamente, pues les dicen que he perdido la memoria, mostrando fotos del señor con su hijo, me miran como diciendo “es tu padre”, y no importa cuánto lo niegue, nunca me creen.

Estamos parados esperando el equipaje, cuando de repente se escuchan gritos eufóricos por doquier, una multitud de personas se acerca peligrosamente a nosotros gritando y agitando los brazos.

“Perfecto” Pienso mientras me preparo a emprender la huida.

En pocos segundos llegan con nosotros, los guardaespaldas intentan sostenerme para que no me lleven entre la multitud…….muy tarde……ya voy en medio de ellos…..

-¡Hijo, hijo!-lo escuchó gritar y puedo ver a los guardaespaldas tratando de abrirse paso entre la multitud tratando de localizarme, no los dejaré, no puedo desaprovechar esta oportunidad.

La multitud pasa cerca de un baño y no lo pienso dos veces, me meto dispuesto a esconderme o algo.

-¡Entró al baño!- escucho decir a uno de los guardaespaldas.

Miro a mi alrededor en el baño muy asustado buscando, lo único que veo son siluetas de chicos que me miran con cara de “¿Qué te pasa?” escucho los pasos de los guardaespaldas afuera acercándose y no dudo ni un momento, tomo por los hombros a un chico y lo meto conmigo en un cubículo pidiendo a los otros que no digan que estoy ahí, se los suplico. Me subo a la taza del baño y hago que el chico se siente en ella, como si estuviera resolviendo sus necesidades fisiológicas, ocultando mi rostro en su espalda, aferrándome a él, temblando de pies a cabeza.

“Por favor, no digas que estoy aquí…”- le susurro en su oído.

La puerta del baño se abre de golpe y escucho la respiración agitada de los guardaespaldas.

-¿No vieron a un chico entrar aquí?- preguntan.

“Por favor….por favor….” Suplico en voz baja aferrándome más a la espalda del chico.

Silencio, es lo único que escucho.
-No…- dice uno de los chicos por fin- aquí no ha entrado nadie más que nosotros…

-¿Están seguros?

-Totalmente- responde otro- si quiere revise.

Escucho cómo abren las puertas de los cubículos una a una, tiemblo aún más, hasta que por fin llegan a donde estoy, al no poder abrirla tocan.

-¿Sí?- responde el chico que está conmigo, yo no puedo alzar siquiera la vista del miedo que tengo- Está ocupado…..-dice seguro, dispuesto a ayudarme al igual que los otros.

-Disculpe pero….¿tardará mucho?- preguntan queriendo revisar a fondo todo.

-Apenas va empezando-responde un chico de afuera- por eso estamos aquí, lo estamos esperando.

-Oh, gracias, disculpen la molestia….- dijo uno de los guardaespaldas no muy convencido.

Fue lo único que pude escuchar que dijeron antes de salir.

-Se han ido….-dice uno de los chicos mientras toca la puerta.

En cuanto se abre la puerta del cubículo salgo disparado y les agradezco infinitas veces, sin atreverme a verles la cara siquiera de la vergüenza que tengo, no sé cómo me atreví a hacer tal cosa, pero era necesario.

Aún sin dirigirles la mirada busco un medio para salir de ahí sin que me vean los guardaespladas, localizo un trapeador y varias cosas de limpieza junto con un uniforme, me apresuro a tomarlo y a ponérmelo encima, me cuesta trabajo porque sigo temblando de mil formas y mi respiración es agitada, como el silencio reina en el baño puede escucharse claramente.

-¿Estás bien?- escucho que pregunta uno de ellos.

-S…s….sí….gracias….-logro decir a pesar de mis nervios.

-¿Necesitas ayuda?- pregunta otro.

-Me han ayudado bastante, gracias- respondo con una inclinación, ya que estamos en Corea, mi país natal pero no en el que vivía y obviamente sé algunas cosas sobre educación.- Les agradezco infinitamente….-digo antes de salir del baño fingiendo que limpio los pisos y así acercarme a una salida, es mi única oportunidad.

En cuanto tuve la puerta de salida cerca eché a correr a uno de los taxis que estaban ahí, llevaba dinero en mi pantalón, eso era bueno.

-¿A dónde?- me preguntó el conductor.

-No importa, lejos de aquí…..

Asiente y empieza a conducir, yo sólo me agacho lo suficiente en el asiento para que no se vea mi rostro y observo como poco a poco nos alejamos del aeropuerto.

-¿Quiere ir a la capital…

-¡No! Por favor lléveme a algún pueblo, uno que no este cerca de aquí….

-Pero…

-No se preocupe, sólo hágalo, por favor….

De nuevo asiente y se pone en marcha, no puedo ir a la Embajada de mi país, no serviría de nada, ya lo he intentado en diferentes países, pero el señor que me capturó tiene bastantes contactos y controla varias Embajadas, así que no sé cuál es amiga y cuál no, porque apenas me ven hacen una llamada y en cosa de nada aparecen los guardaespaldas y me llevan de regreso, estoy solo, mi única opción es volver a mi país de contrabando, y para eso necesito dinero, mucho dinero.

™™™™™™™™™™™™

Un mes después….

Un nuevo día amanece, salgo del pequeño cuarto en el que vivo, me he hospedado con una pareja de personas de la tercera edad, no dudaron ni un segundo en ofrecerme el cuarto, confiando en un completo desconocido, pero diciendo que no veían mas que tristeza en mi persona, me creían incapaz de hacerles algo, le he agradecido todos los días, a cambio debo ir todas las mañanas a recoger la siembra, a llevar al ganado al monte y cosas así, no me pesa porque de algún modo he vuelto a sonreír con ellos, no me pagan, no pueden económicamente, pero no importa, suficiente con techo, comida y calzado.

Salgo y veo a la señora, está sentada en la mesa del patio, preparando algunas cosas para la hora de comer mientras que él está cortando un poco de leña.

-Buenos días…-saludo, ambos me miran y me sonríen.

-¿Ya vas al campo?- me pregunta ella, asiento- con mucho cuidado- me sonríe mientras me da un pequeño bulto que contiene mi desayuno, un pedazo de pan, leche y queso.

-Gracias…

-No tardes mucho- me dice él cariñosamente.

-No lo haré- respondo y comienzo a andar por el camino.

Camino mientras tarareo una canción, el campo no está lejos, me gusta este lugar, pero necesitaré irme algún día para conseguir empleo y dinero, pero me da miedo, aún no me atrevo a ir a alguna ciudad.

-¡Hey!- escucho que me llaman y lo ignoro, sé quién es, desde el primer día en que llegué aquí un chico me anda rondando, sus padres tienen dinero y él es muy engreído, aunque no es feo, pero su personalidad no la trago.- ¡Hey, te estoy hablando!

Me toma del brazo deteniéndome para que lo vea.

-Buenos días…-saludo con indiferencia mientras hago que me suelte.

-¿A dónde vas?

-A ningún lado

-Ya, no me trates así, mi único pecado es quererte- me dice mientras echa a andar a mi lado- ¿cuándo me dirás que sí? Mira que conmigo no sufrirás nada, mis padres tienen dinero y…..

-¿Sabes? Esa es una de las cosas que no me gusta de ti, que alardees de lo que no te ha costado a ti….

-¿Eh?

De pronto vemos mucho alboroto en la entrada del pueblo, dos camiones han llegado y de ellos bajan muchas personas comenzando a poner varias carpas, a bajar material como cámaras, micrófonos, etc.

-Ah, así que ya están aquí….-lo escucho decir.

-¿De qué hablas?- le pregunto sin saber qué pasa.

-Escuché decir a mis padres que unos estudiantes vendrían a filmar algunas cosas, prácticas de campo o algo así, supongo que deben ser ellos…..¿vamos a ver?- me dice sonriendo cuando unos chicos bajan del camión.

-No…- me niego a ir, con cámaras corro peligro de que él me encuentre.

-¿Por qué no?

-Por que tengo trabajo que hacer….- le digo echando a correr al campo, no quiero que ninguna cámara me grabe ni por error.

Me quedo mucho tiempo en el campo, recogiendo varios vegetales para la cena, ya he ido a la casa a avisar que me tardaré, no quiero que por azares del destino lleguen los estudiantes a la casa y me graben en un reporte o algo así.

Cuando empieza a oscurecer decido que es hora de volver, no creo que se hayan quedado en el pueblo, ni mucho menos que sigan grabando, recojo la enorme canasta con las cosas y emprendo el camino.

-He llegado….-me anuncio mientras entro y me quito los zapatos para ayudar a la abuela a preparar la cena.

-¿Él es quién les ayuda?- escucho una voz masculina, joven. Me volteo muy espantado.

-Así es, es muy buena persona- responde el abuelo.- Nosotros ya estamos cansados- dice el abuelo- así que nos iremos a dormir, siéntanse como en su casa- dice mientras se levanta- ¿Los acompañas mientras terminan de cenar?- me pregunta, asiento viendo a los cuatro chicos sentados- Gracias, ellos se quedarán a dormir aquí esta noche, ya que todo su grupo ha ocupado varios lugares, y como nos sobra un cuarto he decidido ofrecérselos- de nuevo asiento- muy bien, que pasen buena noche- dice mientras sale acompañado de su esposa.

Todo se queda en silencio cuando salen, no sé qué decir ni nada, me quedo sentado frente a ellos jugando con mis manos.

-¿No eres el chico del baño?- me pregunta de repente uno de ellos, señalándome con el tenedor mientras me analiza.

-¿Eh?- respondo.

-¡Ah, claro! Ya decía yo que lo había visto en alguna parte- dice otro mientras aplaude y sonríe.

Yo aún no sé de qué hablan.

-¿No te acuerdas de nosotros? Si me encerraste contigo en un baño para esconderte- me dice un tercero divertido.

Mis ojos se abren debido a la sorpresa ¿eran ellos? ¡Oh, por Dios! Ahora me tiraran de a loco, o peor, me pongo furiosamente rojo y agacho aún más mi cabeza.

-Si eres tú- dice el primero mientras continúa comiendo- tu cara lo dice todo- me sonrojo aún más debido a la vergüenza.

-¿Podemos saber por qué te escondías?- me pregunta un cuarto, niego con la cabeza- ¿Eres una especie de criminal que se esconde?

-¡No!- me apresuro a decir.- Es complicado….-susurro mientras una lágrima amenaza con escapar de mis ojos.

-¿Estás solo? ¿Y tu familia?- me pregunta uno.

No pude evitarlo, tan solo la palabra “familia” salió de sus labios mis lágrimas empezaron a salir, traté de contenerlas, en serio, pero me dolían mucho esos recuerdos.

-¡Mira lo que has hecho Yoochun! ¡Lo hiciste llorar!- le dijo uno de ellos mientras le daba un ligero golpe en el hombro.

-Hey, lo siento, disculpa- se apresura a decir Yoochun mientras se acerca a mí, me hago hacia atrás en un acto reflejo, aún me cuesta confiar en las personas- No fue mi intención Jaejoong…-trata de defenderse de los ligeros golpes de otro de ellos.

Nadie dice nada en un buen rato hasta que me calmo, por fin uno de ellos se levanta y se estira.

-Estoy cansado, será mejor que vayamos a dormir, mañana filmaremos muy temprano- los demás asienten.

Les muestro el cuarto donde dormirán, sonrío un poco al ver que uno de ellos saca de una maleta su peluche de Bambi y lo coloca en su cama.

-¿Para qué traes eso Yunho?- reclama uno de sus amigos.

-Es mi hija, no puedo dejarla en casa sola Changmin, ¿qué tal si le da miedo?- responde Yunho sonriendo.

Cierro la puerta diciendo “Buenas Noches”, voy a la cocina a limpiar lo que ha quedado, ojala las circunstancias fueran distintas, así podría estar haciéndoles prácticamente un interrogatorio para intentar llevarme bien con ellos, pero no es así. Mientras recojo los platos más lágrimas salen de mis ojos, Bambi me recuerda bastante a mi familia, cuando mis papás veían la película con nosotros, en esos días familiares, mi cuerpo limpia todo pero mi mente está ida, pensando en mi familia, ¿qué pensarán? ¿Qué he muerto? ¿Habrán podido seguir con sus vidas? Espero que sí. Algún día volveré con ellos, lo sé.

Aún no canta el gallo ni el sol se ve siquiera, pero ya estoy despierto, hoy toca llevar el ganado al monte, así que debo salir temprano. No tardo en llegar al corral, abro la reja y dejo que las vacas salgan, me gustan las vacas, no me dan problemas, tengo que dejarlas en el monte y en unos días subir por ellas, así es cada semana, camino a su lado, mis ojos miran pero no ven nada, camino sin fijarme a dónde voy.

Después de un rato vuelvo al corral solo y lo cierro, es hora de comer, los abuelos deben estar esperándome, me apresuro a volver y en el camino me encuentro con los estudiantes, parece que ya han terminado porque están guardando todo, de pronto lo veo, es él, está parado viendo todo con los guardaespaldas, me agacho rápido, está muy cerca de mí y puedo escuchar lo que dice.

-¿Saben algo de mi hijo?

-Aún no, señor, hemos mostrado la foto en el pueblo, en cuanto tengamos noticias le haremos saber.

-Está bien- dice mientras da una mirada rápida al pueblo- supongo que nuestro siguiente proyecto quedará bien aquí, tendremos que venir seguido a inspeccionar todo y….

No quiero escuchar más, camino agachado hacia la casa dispuesto a recoger mis cosas y salir cuanto antes de ahí, no puedo quedarme, llego a la casa, no hay nadie, hubiera querido despedirme de los abuelos, pero no puedo quedarme más, escribo una carta rápido pidiendo disculpas y agradeciendo su amabilidad, sin explicar el motivo por el que me voy, pero asegurándoles que siempre estaré en deuda con ellos, sello la carta y la dejo en su alcoba, regreso a mi habitación y me dispongo a guardar mis cosas cuando una voz me sobresalta.

-Estuviste llorando todo el día ¿verdad?- volteo y puedo ver a Yunho sentado en la puerta de mi cuarto.- ¿A dónde vas?- pregunta cuando ve mi pequeño bulto.

-Debo irme….

-¿De qué estás huyendo?.......¿Acaso de tu padre?.....- lo miro sorprendido, Yunho saca una foto mostrándomela de lejos- Él está aquí, está muy preocupado buscándote y…..

-Él no es mi padre…- le digo llorando- él cree que soy su hijo muerto….¡pero no lo soy!.....- me dejo caer de rodillas en el suelo- Él se parece a mí…..pero no soy yo….él me secuestró…..- no lo soporto y lloro a mar abierto, incluso me empieza a dar hipo- …..quiero irme a casa……

Por un rato ninguno de los dos dice nada, mis lágrimas no dejan de salir y el hipo tampoco me deja.

-Yo le creo- dice de repente Yoochun cruzado de brazos parado en la puerta- No sé por qué, pero le creo.

-Yo también hyung- secunda Changmin mientras entra al cuarto.

-Es cierto que los dos se parecen mucho, pero al mismo tiempo se ven muy diferentes- analiza Yoochun.

-¿Qué propones hyung?- dice Changmin viendo a Yunho.

-No lo sé, si él dice que no es su hijo…..¿por qué se empeña ese señor en buscarlo?- responde Yunho.

-¿Qué no escuchaste? Lo ha confundido, si fuera mi caso también estaría buscándolo- reclama Yoochun.

-¿Pero qué podemos hacer?- repite de nuevo Changmin.

-Por favor….-logro decir cuando mi hipo se ha calmado un poco- sólo no digan que me han visto….debo irme…tengo que irme antes de que me encuentre….-les suplico mientras me pongo de pie y tomo mis cosas, listo para salir de ahí, inclinándome en modo de respeto hacia ellos.

Estoy a punto de salir cuando siento que uno de ellos me toma del brazo para evitar que salga, volteo a verlos confundido y temeroso, quien me sostiene es Yoochun, me mira seriamente.

-No podemos dejar que te vayas así nada más- me dice- no somos esa clase de personas, apuesto a que ni siquiera sabes a dónde vas o que no tienes dinero suficiente…

-Puedo arreglármelas, ya lo he hecho- respondo con mi voz chillona.

-Aún así no nos sentiremos bien si te dejamos ir así nada más, en un rato más nos vamos de aquí, ven con nosotros, podemos sacarte de aquí- me propone Yoochun.

-Yo….-no sé qué contestar, no quiero abusar de su bondad ni mucho menos, pero tienen razón, no tengo mucho dinero ya y a esta hora casi no pasa ningún transporte, así que soy presa fácil, mi única opción es irme con ellos y que me dejen en algún otro pueblo.

-Aún si respondes que no, irás con nosotros- sentencia Yoochun mientras me quita mi pequeño bulto y me coloca una gorra y una sudadera que me queda grande, pero que oculta a la perfección mi rostro- vamonos- dice mientras me toma del otro brazo y me hace seguirlos, los demás salen detrás de nosotros sin decir nada más.

Camino nerviosamente a su lado, inspeccionando con la vista el panorama esperando que él no esté por aquí y me vea, de todos modos no es como si tuviera mucha opción, los chicos están detrás de mí y Yoochun no me suelta el brazo. Llegamos en poco tiempo a donde se encuentra el grupo ya listo para partir, únicamente estaban esperando por ellos.

-Listo, vamonos- dice Yoochun sonriendo mientras comienza a subir a uno de los camiones.

Todo el grupo me mira, pero ninguno pregunta nada, es un alivio, en parte, así no hay que inventar excusas.

-Siéntate donde gustes- me dice Yunho señalándome el interior, asiento tímidamente y me dirijo a mi asiento favorito: al fondo.

Me siento al lado de la ventana y abrazo mi pequeño bulto, viendo hacia fuera en todo momento, esperando ansiosamente el momento de partir, ni siquiera puedo dirigirles la mirada, me cuesta trabajo, se han sentado adelante, se ven tan tiernos, Jaejoong se ha sentado con Yunho quien no tardó nada en empezar a usarlo de almohada, Changmin se sienta con otro chico que inmediatamente lo abraza y deja que se duerma sobre su pecho; me acurruco en mi rincón y me recargo en el vidrio, de pronto siento una manta cubriéndome, miro hacia la persona que me la está colocando y me encuentro con Yoochun sonriendo mientras se sienta a mi lado, lo miro confundido.

-Hago mal tercio- responde sonriendo señalando con la mirada las dos parejas.

Simplemente asiento y me acomodo mejor listo para tratar de seguir su conversación.

-Será mejor que duermas, te ves muy cansado, no te preocupes, no te encontrará.

En poco tiempo el sueño me gana de sobremanera y me pierdo en el mundo de Morfeo sin ser conciente de nada a mi alrededor mas que una tranquilidad y calidez que me rodea, no me di cuenta de que se trataban de los brazos de Yoochun….

-Por cierto….no nos has dicho cómo te llamas….-me dice, apenas le escuchó debido al sueño.

-Junsu…..Kim Junsu….-le digo en susurros antes de quedar dormido.

™™™™™™™™™™™™

Cuando despierto estoy en una cama cobijado, miro el reloj que está sobre el buro, las 6:00 am…..escucho un ruido detrás de la puerta y me alarmó, me encontró, estoy seguro de eso, así que de un brinco salgo de la cama para intentar de nuevo una huida….

Pero caigo al suelo herido, sobándome la cabeza pues me he pegado en ella al caer.

-¿Estás bien? ….- escucho que me dicen.

Levanto la mirada y me encuentro con unos ojos negros como la noche, penetrantes y profundos, una gentil y seductora sonrisa, un chico de tez pálida y un cabello negro como la noche. Lo miro confundido.

-¿Junsu? ¿Estás bien?- me pregunta de nuevo mientras me ayuda a levantarme.

-¿Eh?

-Vaya, así que por fin despiertas- escucho decir en la puerta, hay un chico con una bandeja de comida parado observándonos- espero que Yoochun no te haya asustado- me dice sonriendo mientras se acerca.

-¡Hey, ni que estuviera tan feo, Jaejoong!- reclama el chico que me ayudó a levantarme con un puchero.

-Bueno, a comparación de mi novio eres un monstruo- dijo con seguridad Jaejoong mientras se sienta en la orilla de la cama y comienza a servir un poco de té en las tazas.

-¡Yah! – responde Yoochun- Bien dicen que el amor es ciego- se defiende importándole poco la mirada aterradora que le dio Jaejoong.

Esto es divertido, aunque todavía no proceso del todo porqué estoy aquí, Jaejoong estaba a punto de responder cuando una tercera voz intervino.

-Ya, acéptalo Yoochun, soy más guapo que tú- dijo un chico de tez morena sonriendo, acercándose a Jaejoong, depositando un beso en su mejilla.

-Yunho…compórtate- le dijo Jaejoong sonriendo.

Yoochun no dice nada por unos segundos, yo sigo confundido sin saber qué decir, hasta que Yoochun me toma de las manos, y me mira directamente a los ojos.

-Tú serás quien decida…..¿Quién es más guapo, ese de ahí….-dice señalando a Yunho- ….o yo?

Mis ojos se abren por la sorpresa, ¿me está preguntando quién de los dos es más guapo? No sé qué decir, miro por unos momentos a Yunho, es varonil, masculino, elegante…..es muy guapo……volteo a ver a Yoochun, quien no ha soltado mis manos ni apartado la mirada, me mira esperando una respuesta, Yoochun es….es…..no puedo pensar porque su profunda mirada no me lo permite, no puedo pensar porque mi corazón a comenzado a latir furiosamente, no puedo pensar…..Yoochun es….ni siquiera puedo escuchar nada más…..

-Pues…..yo…..- digo bajo.

-¿Qué están haciendo?- escucho decir, volteo la mirada hacia la puerta del cuarto y veo a otro chico parado ahí.

-Estoy esperando que Junsu nos afirme lo que ya sabemos- responde Jaejoong sonriendo.

-¿Qué cosa?

-Que Yunho es más guapo que Yoochun- responde Jaejoong.

El chico en la entrada rueda los ojos y suspira.

-Ambos son idiotas y pervertidos- responde dándose vuelta para salir.

-¡Hey!- se queja Yunho mientras sale detrás de él, Jaejoong hace lo mismo saliendo de ahí, seguro ahora la discusión será entre ellos.

-¿Y bien?- escucho frente a mí, volteo la mirada, Yoochun no deja de verme con esos ojos- ¿Quién?

¿En verdad espera que le conteste? No sé qué pensar de estos chicos, los conozco de un día y me tratan como si nos conociéramos de años, paso saliva si atreverme a desviar la mirada.

-¿Do..dónde estoy?- pregunto, mejor evadir el tema con otra pregunta.

Yoochun suspira y cierra los ojos, me suelta tranquilamente mientras se incorpora.

-Estás en Seúl, Corea- me dice, me agito por un momento- este departamento es de los chicos y mío, no supimos dónde llevarte ni nada, pero supongo que no tienes a donde ir, así que puedes quedarte con nosotros- me dijo sonriendo.

Iba a protestar, dar las gracias e irme lejos, pero una voz interrumpió.

-Ya está la comida- dijo Jaejoong asomándose de nuevo para luego irse.

Yoochun volteó a verme con una nueva sonrisa en sus labios mientras me levantaba de la cama.

-Vamos, no querrás ver a Jae umma enojado, no le gusta que lo hagan esperar.

No me dio tiempo de decir nada, en un segundo estaba sentado en la cama y al siguiente estaba sentado en la mesa jugando con mis manos debajo de ella, mirando hacia todos lados, el lugar era muy bonito, elegante y sencillo, iluminado y con un gran ambiente.

-¿Asombrado?- me preguntó Changmin mientras se sentaba frente a mí- El decorado lo eligieron mis appas, les quedó fantástico- dijo viendo alrededor, sonrío asintiendo- pero lo mejor de este lugar es la comida de Jae umma, ya verás, después de probarla no querrás comer nada más- me dice guiñando el ojo, sosteniendo sus cubiertos con sus manos, como lo hacen los niños en espera de su comida.

Yoochun llega y se sienta a mi lado, volteó a verme y me sonrió mientras se acomodaba en su lugar, me sonrojé. Jaejoong se acercó con una olla de la que emanaba un olor exquisito, mis entrañas gruñeron al instante, sólo Yoochun lo notó, haciéndome sonrojar más. Changmin no quería esperar y acercó su plato listo para servirse, recibiendo un ligero golpe de Jaejoong con la cuchara.

-Los invitados primero, Min- dijo- ¿Qué no te he educado bien?- preguntó, Changmin sonrió.

-No- respondió acercando de nuevo su plato.

-¡Min!- reclamó Jaejoong, pero Changmin estaba dispuesto a desobedecer, me gustaba la escena frente a mí, Jaejoong luchaba por detener a Changmin, mientras éste sonreía e intentaba servirse.

-Changmin, obedece- se escuchó decir, giré mi mirada y vi a Yunho acercándose, me sorprendí de ver que Changmin obedecía, haciendo un ligero puchero mientras desistía, Yunho se sentó a la cabeza de la mesa, con un porte serio y respetable.

Vi de reojo cómo Yoochun se burlaba de Changmin y éste le respondía con la mirada, como unos hermanos, me hizo extrañar a los míos.

-Junsu, ¿qué te sirvo?- me preguntó Jaejoong amablemente mientras tomaba mi plato.

-Yo…- estaba apenado, no sabía qué decir.

-Sírvele de todo- Dijo Yunho mientras se colocaba la servilleta en las piernas- debe tener hambre, después de todo ya es tarde- volteó a verme y me sonrió.

Sonreí tímidamente, Jaejoong le sonrió a Yunho también y me sirvió una gran porción, dejando el plato frente a mí, olía muy bien. Tomó el plato de Changmin y le sirvió como para dos personas, me sorprendí, Changmin estaba muy delgado, así que pensé que tal vez Jaejoong no había calculado bien, pero ninguno dijo nada al respecto, a Yoochun le sirvió lo normal, después a Yunho y finalmente él mismo, sentándose al lado de Yunho.

Ya hace rato Changmin devoraba su plato igual que Yoochun, mientras que Yunho y Jaejoong comían tranquilamente, era verdad que Jaejoong cocinaba exquisito, la mejor comida que he probado, después de la entrada Yoochun retiró los platos y volvió con otros, mientras que Jaejoong aparecía con un guiso de carne y lo ponía al centro, esta vez me dijo que me sirviera lo que quisiera, lo hice tímidamente, después Jaejoong se sirvió, me asusté de repente cuando los tenedores de Yoochun y Changmin se enredaron por encima del guiso en una lucha por obtener un pedazo.

-Hyung, estoy en pleno crecimiento, así que creo que es justo que me toque ese pedazo- dijo Changmin sin disminuir su fuerza.

-¿Crecimiento? Já, los hombres como yo necesitamos más proteínas, así que ese pedazo me corresponde.

-¿Y tú para qué las quieres si ni músculos tienes?- se burló Changmin, la venita de la sien de Yoochun se hizo notar mientras luchaban por obtener ese trozo.

Yo estaba sorprendido sin saber qué decir, vi a Jaejoong y él sólo me sonrío indicándome con la mirada que comiera, Yunho tampoco decía nada, estaba tranquilo esperando que ellos se sirvieran para poder servirse…..o al menos eso creí, ni Changmin ni Yoochun lo vieron, yo sí, tomó su tenedor y con toda la calma del mundo se sirvió el pedazo disputado, sin hacer esfuerzo ni nada, empezando a disfrutarlo con calma.

Changmin y Yoochun se voltearon a ver estupefactos y avergonzados, sirviéndose ya de los otros pedazos, fue una comida alegre y tranquila, ellos me tomaban en cuenta como si me conocieran de años, pero yo soy demasiado tímido como para seguir la conversación con tanta naturalidad.

-Bien- dijo Yunho cuando terminamos de comer, mientras Jaejoong se acercaba con unos platitos llenos de duraznos con crema, colocando uno frente a cada uno de nosotros- tenemos que hablar con respecto a Junsu- dijo mientras le sonreía a Jaejoong después de que éste le dejara su postre, me tensé al instante al escuchar mi nombre, seguramente me dirían que soy un peligro o algo así, de eso estoy seguro, no importa, estoy muy agradecido ya con ellos por su ayuda y amabilidad- ¿En qué cuarto se quedará?- Comencé a ahogarme con mi propia saliva al escuchar su pregunta.- El depa sólo tiene 6 habitaciones- “¿Nada más?” pensé sarcásticamente mientras me recuperaba para protestar- 3 de ellas son los estudios y 3 para nosotros….¿dónde se quedará?

-Conmigo- respondió Yoochun seguro mientras devoraba un durazno entero- soy el único que duerme en esa habitación, así que tengo espacio, ya que Changmin comparte su habitación algunas veces con Hayami…

-Baka…- dijo Changmin sin levantar la vista- ése es su nombre….
-Si, como sea- dijo Yoochun- y ustedes comparten la otra- dijo refiriéndose a Jaejoong y a Yunho- así que soy el único que tiene espacio.

-No..yo…- comencé a protestar mientras recuperaba el aire.

-Está bien- dijo Yunho sin dejarme hablar.- entonces, bienvenido a la familia Junsu- me dijo sonriendo- ten la confianza de decirnos si necesitas algo, te ayudaremos en lo que podamos- me dijo sin dejar de sonreír.

-¿Eso significa que tenemos otro hijo?- preguntó felizmente Jaejoong, los miré sin entender nada.

-Así es, JaeBoo- respondió Yunho sonriendo.

-Verás, en esta casa cada uno de nosotros tiene un rol- me susurró Yoochun mientras Yunho y Jaejoong estaban felizmente entretenidos con eso del hijo y dándose de comer uno al otro, y Changmin se concentraba alegremente en su comida.

-¿Rol?- le pregunté bajito.

-Así es, nos conocemos desde la infancia, pero extrañamente adoptamos el rol de una familia, por ejemplo- señaló a Yunho que recibía un durazno de parte de Jaejoong- Yunho es el “Padre” en esta familia, como ya lo habrás notado emana un aura de autoridad y respeto, además de liderazgo- asentí, ya lo había sentido en experiencia propia al no dejarme protestar- Jaejoong es la “Madre”, le gusta cocinar, nos llama a todas horas para saber cómo estamos, que si ya comimos, que voy a lavar echen todo lo que tengan, que recojan su cuarto, etc, como las madres, agregándole el hecho de que es novio de Yunho, así que si Yunho es el papá, Jae es la mamá- asentí nuevamente- Yo soy su hijo mayor- me dijo felizmente mientras se señalaba a sí mismo- el responsable, bien parecido, cariñoso, guapo, atlético, risueño, etc- dijo sonriendo ampliamente- y Changmin es su hijo menor, el caprichoso, berrinchudo, consentido, testarudo, al que sobreprotegen por ser “un niño inocente”, hubieras visto cuando llegó con novio, Jae umma estaba muy feliz, mientras que Yunho appa no tragaba a su novio, dándole la típica charla a su novio de suegro a yerno, fue muy divertido, de hecho aún le cuesta trabajo aceptar a Hayami- me quedé viendo a Changmin procesando lo que Yoochun me decía- y ahora, al estar tú aquí ellos te han adoptado como su hijo- me dijo sonriendo- el de en medio, porque al parecer eres mayor que Changmin- Me guiñó un ojo mientras volvía a su postre.

Los observé a todos durante largo rato, mi vida había pasado de la soledad total a un ambiente un tanto extraño pero agradable, preguntándome cuánto tiempo duraría hasta que él me encontrase.

Tiempo después…..

No me siento bien al estar aquí así sin más, como estorbando, pero ellos no me han permitido reclamar ni nada, alegando que ahora soy parte de a familia, hasta que puedan ayudarme a volver con la mía, Yoochun me ha dejado la mitad de su habitación, me han comprado una cama, un buro y algo de ropa, no lo sabía, pero sus padres son ricos y ellos gastan en mí como si nada, no me siento cómodo al recibir todo eso.

“-Junsu, ahora eres uno de mis amigos, otro de mis “hijos”-dijo sonriendo-es obvio que me preocupe por ti-“ me había dicho Jaejoong cuando le comenté, como si nada, como si fuera lo más natural del mundo.

Me han dicho que están en épocas de prácticas en la escuela, así que estarán un tiempo conmigo, tal vez unas dos semanas, ya que algunas de ellas no requieren mucho tiempo, me aterra la idea de quedarme solo, temo hacer algo estúpido, o que él me encuentre. Ahora estamos todos en la sala viendo TV tranquilamente, he notado que Yunho y Jae se aman mucho, se les nota a leguas, son muy sobreprotectores y responsables, Yoochun ama la música, le gusta tocar el piano y escribir canciones, además de ser extrovertido, Changmin es muy inteligente, sarcástico pero amigable, y le gusta mucho comer, come demasiado.

De repente el timbre sonó, Jaejoong se levantó a abrir, los demás seguimos como si nada.

-Buenas tardes, Jaejoong hyung- se escuchó decir en la entrada.

Changmin comenzó a atragantarse con su comida y Yunho frunció el ceño molesto, volteé a ver de reojo a Yoochun, él dejó de leer el libro en sus manos, acomodándose en el sillón, sonriéndome.

“-Disfruta el espectáculo”- me dijo susurrando mientras se acomodaba más en el sillón.

Entró Jaejoong seguido de un chico bien parecido, con un porte un tanto despreocupado pero responsable, Changmin apenas se recuperaba y frunció un poco el ceño.

-Buenas tardes, Yunho hyung- saludó el chico con una reverencia hacia Yunho.
-Buenas tardes- respondió Yunho con su voz seria, sin levantarse del sillón.

-¿¡Qué haces aquí!?- preguntó Changmin “molesto” .Me pregunté quién sería el chico, si les había hecho algo o simplemente no les caía bien. El chico sonrió y se dirigió de nuevo a Yunho.

-Yunho hyung, he venido a pedir permiso para salir con Changmin al cine- dijo sonriendo.

-¿¡Qué!? ¡Nunca quedamos en nada!- respondió Changmin.

-¿Quedaste de acuerdo con Changmin para salir?- preguntó Yunho seriamente mientras se levantaba de su lugar.

-No, hyung, quise darle la sorpresa- respondió sin dejar de sonreír.

-No han quedado en nada….-comenzó a decir Yunho.

-Pero claro que puedes llevar a Changmin al cine- terminó, interrumpió Jaejoong sonriendo, Yunho arrugó el entrecejo pero no dijo nada.

-¿¡Qué!? Pero umma…- comenzó a decir Changmin.

-Pero nada, anda, ve a cambiarte que Hayami te va a llevar al cine ¿verdad, Yunho?- preguntó con una mirada intimidante a Yunho.

-Sí, anda Changmin- respondió Yunho de mala gana.

Changmin se levantó y fue a su cuarto a cambiarse, “quejándose” en el camino, Yoochun no dejaba de sonreír.

-Siéntate Hayami ¿te ofrezco algo?- dijo Jaejoong.

-No, gracias hyung- respondió sentándose, igual que Yunho.

De repente su mirada se posó en mi persona, me sonrojé.

-¡Oh. Disculpa! Qué mal educado soy- me dijo sin dejar de sonreír- mi nombre es Hayami, soy el novio de Changmin- me dijo saludándome con una reverencia, me sorprendí, imaginaba al novio de Changmin muy diferente.

-H..hola, mucho gusto…- comencé a decir- soy Junsu, soy….

-Espero que no intentes cambiar a mi hijo por otro de mis hijos- dijo Yunho seriamente.

-¿Hijo?- preguntó Hayami viéndome- ¿Tiene otro hijo, Yunho hyung?

-Así es, Junsu es mi hijo, así que espero que no intentes nada con él también.

-Oh, claro que no hyung, mis ojos son sólo para Changmin

-Como deber ser- dijo Yunho seriamente, Hayami sonrió divertido.

-Ya, levántate- dijo Changmin cuando volvió, Hayami sonrió y se levantó, tomando su mano, Changmin frunció el ceño pero no hizo nada por alejarlo.

-¿Hasta qué hora tengo permiso Yunho hyung?- preguntó Hayami antes de irse.

-Hasta las dos de la tarde- respondió Yunho serio, miré el reloj….¡era la 1:30 pm!.

-No te creas, Hayami, está bromeando- dijo Jaejoong sonriendo- No te preocupes, mientras llegue a dormir todo estará bien.

-Gracias, hyung- respondió sonriendo. Se despidió de todos y se llevó a un malhumorado Changmin felizmente, me pregunté qué clase de relación tenían ellos dos.

-Hayami es el único que le aguanta su genio- me dijo Yoochun cuando nos quedamos solos, ya que Jaejoong y Yunho se habían ido a encaminarlos.-Incluso disfruta hacerlo enojar más, probando, hiriendo de vez en cuando su orgullo e inteligencia cuando va un paso delante de él- lo miré atentamente mientras volvía su atención al libro.

-Yoochun ah…-lo llamé tímidamente.

-¿Mmm?- me dijo nada más, dándome a entender que me escuchaba.

-Este…..saldrán a una práctica…¿verdad?- y es que sin querer vi uno de los formatos donde se anunciaba que en dos días salían a una.

-Ajá…

No dije nada, de alguna forma me entristecía la idea de quedarme solo, pero….pero….

-¿Quieres venir con nosotros?- me dijo sacándome de mis pensamientos.

-¿Qué?

-Puedes venir con nosotros si quieres- me dijo sin despegar su mirada.

-P..pero….

-Los profesores no dicen nada, una vez una chica llevó a su prima de 10 años por toda una semana en un campamento y nadie le dijo absolutamente nada, así que no hay problema…

Mi corazón empezó a latir con cierta emoción, pero al mismo tiempo temeroso, aún no quería salir mucho a lugares públicos por temor a Él, aunque no había escuchado nada de él, ni en las noticias ni nada, era extraño, ya que el poco tiempo que estuve con ese señor supe que era una persona importante.

-¿Por qué tan callados?- escuché de pronto la voz de Jaejoong hyung mientras volvía, con Yunho detrás de él.

-Nada, le decía a Junsu que si quería podía venir con nosotros a la práctica y….

-¡Qué gran idea!- sonrió Jaejoong mientras aplaudía felizmente-¿Vendrás Junsu?

-Yo….

-Por supuesto que vendrá- dijo Yunho mientras se sentaba nuevamente para seguir viendo la televisión- No puede quedarse toda la vida aquí encerrado- Jaejoong sonrió ampliamente.

De verdad se tomaban muy en serio su papel de padres, miré a Yoochun que sólo me sonrió y continuó con lo suyo, suspiré, estaba emocionado porque iría con ellos, aunque no estuviese inscrito oficialmente en su curso, pero es como dijo Yunho, no estaría solo.
.
.
.
.
.
.
Hoy era el día en que íbamos a la práctica, estaba esperando en el recibidor por los chicos, que iban de un lado a otro atareados mientras buscaban sus pertenencias.

-Bien, creo que no se me olvida nada- dijo Yunho mientras se acomodaba el cinturón en el recibidor- ¡Vámonos, ya es tarde!- gritó al ver que los chicos no se apresuraban a salir.

-¡Voy!- Changmin salió de su habitación colocándose a duras penas una chaqueta y su mochila.

Jaejoong salió de la suya con una mochila enorme, como si fuera a un campamento de un mes o algo parecido mientras se daba una última mirada en el espejo del pasillo.

-Dame eso- le dijo Yunho tomando su mochila y colocándosela en el hombro.-¡¡Yoochun ah!!

Yoochun salió todo despreocupado de la vida de la habitación, me quedé sin respiración un momento, porque una de dos, o estaba muy ciego para notarlo antes…..o Yoochun estaba extremadamente guapo.

-Ya, listo- dijo sonriendo mientras llegaba con nosotros.

Nunca había visto el auto de los chicos, cuando llegamos a salir lo hacíamos caminando, tenían una camioneta muy bonita, de esas que sólo ves en las agencias, como si fueran de adorno.

-Changmin ah, súbete atrás….¡y deja de comerte eso!- dijo Jaejoong mientras le quitaba una bolsa de papas fritas, Changmin hizo un puchero pero no dijo nada- Yoochun, tu atuendo está bien, ya súbete- le dijo al ver que no deja de acomodarse su ropa una y otra vez- Junsu ah….sube- me dijo sonriendo mientras me acomodaba el cabello.

La camioneta era muy cómoda, apenas me senté me puse a inspeccionarla, sólo por curiosidad, cuando mi mirada cayó en Changmin (que venía atrás) sonreí al ver que sacaba de su mochila unas golosinas, me miró y sonrió, pidiéndome guardar silencio mientras llevaba una gomita a su boca. A mi lado Yoochun sacó otra chaqueta de su mochila para cambiársela nuevamente, al parecer aún no estaba conforme con su atuendo, a mi parecer se veía estupendo.

-Pónganse el cinturón- dijo Jaejoong mientras se colocaba el suyo en el asiento del copiloto.

-Llaves….teléfono….cartera….-Yunho iba de conductor, recordando cada cosa asegurándose de no haber olvidado nada mientras encendía el auto y comenzaba a manejar.

-¿Sabían que en la mayoría de los accidentes los de enfrente mueren por causa de los de atrás, porque no traen cinturón de seguridad?- dijo Changmin de repente.

-Es por eso que te digo que te lo pongas- dijo Jaejoong- no quiero morir a causa de mis mejores amigos.

-No lo decía por eso….

-Por lo que lo hayas dicho, mira…-Jaejoong volteó hacia atrás para vernos- ¿¡De dónde sacaste eso?!- dijo cuando vio las gomitas de Changmin.

-Este…yo….- Changmin titubeó un poco- ¡Yoochun me las dio!

-¿¡Qué!? ¡Mentiroso!- Yoochun volteó a verlo, con la mirada de Jaejoong sobre él- ¡Te juro que yo no se las di!- dijo al ver que Jaejoong no le despegaba la mirada.

-Junsu ah…¿nervioso?- me dijo Yunho mirándome por el retrovisor mientras conducía, sonriendo. Entendí que quería cambiar el tema, o al menos, calmarlo.

-Un poco….

-No te preocupes, afortunadamente o desafortunadamente todos vamos, así que estarás todo el tiempo con nosotros.

-¿Desafortunadamente?- preguntó Yoochun, Yunho lo ignoró.

-¿Changmin va en su mismo grado?- pregunté.
-Claro, me adelantaron dos años debido a mi inteligencia- dijo Changmin inflando el pecho orgulloso.

-Oh, felicidades- le dije sonriendo.

En poco tiempo llegamos al pequeño poblado en las afueras de la ciudad, era muy bonito, ya muchos estudiantes habían llegado, abrazándose unos a otros de alegría por verse, sentí nostalgia….y esperanza….volvería a abrazar a mi familia así….algún día….Yunho buscaba con la mirada un lugar para estacionarse, estaba casi todo lleno….y me sentí extraño al ver que casi todas las miradas estaban sobre la camioneta.

-Listo, llegamos- dijo Yunho cuando estacionó la camioneta, quitándose el cinturón de seguridad.

Yunho bajó primero, abriendo la puerta del lado de Yoochun para que bajáramos debido a que el lado de Jaejoong y mío estaba bloqueado, haciendo que Jaejoong se pasara hacia atrás para poder salir, cuando bajé ya Yoochun y Changmin habían bajado, sólo faltaba Jaejoong hyung, le ayudé a bajar….y cuando me di la vuelta vi a muchos estudiantes observando a los chicos para después posar su mirada sobre mí.

-¿Quién es?

-¿Será nuevo?

Podía escuchar todos y cada uno de sus comentarios. Caminé al lado de Yoochun, en una de las orillas, todos abrían paso dejándonos pasar….era extraño.

-¡Oppa! ¿Cómo has estado?

Varias chicas se acercaron a Yoochun comenzando a llenarlo de preguntas, queriendo ganar su atención, Yoochun les sonreía mientras contestaba todas y cada una de sus preguntas, me hizo sentir incómodo, mirando inconscientemente feo a las chicas que lo rodeaban.

-No te preocupes, él no está interesado en ninguna de ellas- me dijo Jaejoong mientras se abrazaba al brazo de Yunho.

-¿Eh?- no entendí el significado de sus palabras.

-¡¡Ya llegaste, amor!!- se escuchó un fuerte grito.

-¡¡No me digas amor!!- reclamó Changmin- ¡¡Y no me abraces!!

-Uhh…no me ves en mucho tiempo y así me tratas- dijo Hayami sin dejar de abrazarlo.

-¿Qué no te veo? ¡¡Vas cada semana a mi casa!!

-No es lo mismo que verte diario….además…..mira lo que traigo- Hayami abrió su mochila para que Changmin pudiera ver su contenido, Changmin se sorprendió- ¿Vas a dejar que te diga amor…..y que te abrace?- dijo sonriendo.

Changmin apretó sus puños suspirando, mirando de reojo la mochila de Hayami.

-Sólo por hoy…-respondió finalmente, sorprendiéndonos a todos.

-Oppa…..¿nos dirás por fin si hay alguien que te guste?- preguntó una de las chicas que rodeaban a Yoochun.

-De hecho, este año creo que por fin ha llegado mi alma gemela- respondió, mi corazón se detuvo un momento sin que yo me diera cuenta, y un extraño sentimiento de malestar empezó a crecer en mi pecho. Yoochun nos miró de reojo, sonriéndo mientras caminaba hacia nosotros.

Simplemente seguí a los chicos en todas y cada una de sus actividades, escuchando atentamente las explicaciones que me daba Yoochun, ayudándoles de vez en cuando en alguna cosa pequeña, pasaríamos en el pueblo dos días, qué alegría.

Nos hospedamos en un hotel sencillo, acomodándonos justo como en el departamento.

-Yoochun, Junsu- ambos volteamos - Jaejoong y yo vamos a salir por ahí, volveremos más tarde, si salen no se les olviden sus llaves.- nos dijo Yunho.

-Está bien, hyung, que se diviertan- respondió Yoochun, los vi alejarse y un silencio se creó entre nosotros.- Creo que también deberíamos salir por ahí- me dijo de repente Yoochun.

Ahora estábamos caminando sin rumbo por la calle, yo iba muy preocupado, aún temía que él me encontrase, el día se había pasado rápidamente, no sé cómo, pero lo hizo, era de noche, hacía frío, nos sentamos en una de las bancas del parque simplemente a observar.

-Junsu ah….¿puedo preguntar algo?

Volteé a verlo curioso, presentía qué tema quería tocar, me dolería, pero asentí.

-¿Extrañas a tu familia?- me preguntó inseguro. Lo sabía. Dudé un momento en si responder o no.

-Sí, mucho- dije con mi voz entrecortada, casi inaudible.

-¿Y no hay forma de que te comuniques con ellos? ¿Qué sepan que estás bien? ¿De que te ayudemos a volver con ellos?

-No, no la hay, ya lo he intentado en varias ocasiones, pero cuando lo hago él me encuentra…..- suspiré antes de volver a hablar- no quiero ser una molestia- le dije imaginando por dónde iba el asunto- así que….

-No te lo estoy diciendo porque crea que eres una molestia, claro que no Junsu ah, a nosotros no nos pesa que estés con nosotros, Jae y Yunho están muy felices de cuidarte, ellos son muy paternales, y Changmin se alegra de tener a alguien con quien jugar play y esas cosas….y yo….yo……..- Yoochun suspiró- lo único que quiero es que sonrías

-Lo hago….- le dije sonriendo.

-Pero que sonrías de verdad, no como lo haces, con tristeza, como ahora.

-Yoochun….creo que es algo imposible de pedir dada mi condición

-Pero Junsu ah…

-¿Podemos volver?- le pregunté con tristeza, me sentí fatal, todavía de que era un mantenido, me ponía en ese plan, tenía que cambiar eso y eso sería hoy mismo.

Yoochun asintió y se levantó para volver a casa. Durante el trayecto ninguno dijo nada, me sentía devastado.

El resto de la noche pasó sin contratiempos, ahora sabía qué tenía que hacer, Yoochun y yo nos fuimos a acostar a eso de las 10:00 pm sin decir nada, él se durmió casi en seguida, yo no podía, no tenía que hacerlo. De repente unos sonidos me asustaron, Changmin había llegado, estaba chocando con todo en el pasillo.

-Shh….cállate baka, nos van a escuchar- alcancé a escuchar, sonreí.

-Tú tienes la culpa, quién te manda a ser tan deseable- respondió su novio.

Ambos rieron y continuaron su trayecto a la habitación de Changmin, silencio y de nuevo otro ruido.

-Yunho ah….

-Shhh, JaeBoo, tus hijos escucharán….no quieres traumarlos ¿o sí?

-No…pero….ahh….

-Creo que es hora de darles otro hermanito….

Me sonrojé ante lo escuchado, escondiéndome entre las cobijas, no podía dormir, no debía, la casa quedó en silencio, lo único que escuchaba era la respiración tranquila de Yoochun en su cama.

2:00 am

Era la hora, no causaría más problemas, a nadie, era hora de dejar de lamentarme y de luchar por mí mismo, me levanté de la cama, estaba vestido ya, saqué mi mochila debajo de la cama, sólo llevaría lo mío, con lo que llegué, nada más, dejé una nota sobre la cama, disculpándome por todo, por las molestias, por dejarlos así nada más y por hacerlos gastar en mí, gracias, gracias chicos.

Me coloqué mi mochila, a punto de salir, pero volteé a verlo una vez más, hacia tiempo me había dado cuenta que Yoochun me gustaba, desde el primer día, por eso reaccionaba extraño pero agradable con él, pero él sólo me veía como un amigo, un desconocido al que ayudó, nada más.

Me acerqué a él y deposité un beso en su mejilla, se movió ligeramente.

-Junsu….-mi nombre salió de sus labios en un pequeño susurro, mi corazón latió emocionado.

-Adiós….- le dije tristemente.

Cerré con cuidado la puerta, para que no hiciera ruido, cuando estuve afuera corrí, corrí todo lo que pude, hacia frío, mi chaqueta no ayudaba para nada, no sabía a dónde ir ni qué hacer, pero estaba seguro que no quería mirar atrás por miedo a volver.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Cuento el dinero en mi bolsillo, me queda poco ya, nadie quiere darme trabajo porque no tengo papeles ni nada, tengo que dormir donde pueda, bajo un puente, en el callejón, en la calle…..donde haya espacio y un poco de calor. Ni siquiera sé muy bien dónde estoy, pero eso es lo de menos, me quedaré en donde pueda encontrar un empleo.

La gente camina despreocupadamente a mi alrededor, seguro parezco un vagabundo, pero limpio, con el dinero que me queda podré cenar y comer por tres días, nada más la comida, sin desayuno ni cena, pero algo es algo.

Me acercó a un puesto ambulante donde venden café y pan, pido uno, el dueño me mira dudoso, pero me los da, pago y le agradezco, me mira tristemente, con lástima.

Me senté en una banca de un parque, este era muy diferente al que había visitado con Yoochun hace algunos meses, el día que me despedí, los extraño, quién lo diría, la vida te da sorpresas.

Hace mucho frío.

Me dispongo a comer mi triste alimento del día cuando unos niños en mis mismas condiciones se sientan en el otro extremo de la banca, los miro, están tiritando de frío uno junto al otro en un intento por calentarse, miro mi café y mi pan.

-Tomen- les dije ofreciéndoles mi comida. El mayor me mira dudoso y temeroso- Anden- les digo una vez más, con duda el mayor los toma y me sonríe, parte el pan en dos y le ofrece un pedazo al otro, que enseguida comienza a comerlo, sé que es malo darles café a los niños, pero tampoco voy a dejarlos así.

Me quité la chaqueta y los cubrí con ella, les sonreí una vez más y comencé a caminar, era tarde, busqué un árbol un poco cómodo y me recargué contra él, abrazándome a mí mismo.

Frío.

Me cuesta incluso respirar, intento no darle importancia, de pronto empieza a nevar, dicen que si sales con tu pareja en la primera nevada serán felices, sonreí tristemente, si tan sólo aquél día en el parque hubiera nevado.

Nieve.

El sueño y cansancio me estaban ganando, mi estómago demanda comida, no podía dársela.

-Yoochun ah….

Mis ojos se cerraron por completo, perdiendo el conocimiento de mí mismo.
.
.
.
.
.
.
.
.

Me sentía realmente incómodo, como atado, intenté moverme pero algo me lo impedía, quise hablar pero mi voz no salió, mis ojos estaban cansados, sin querer abrirse, de nuevo quise moverme, pero una voz me detuvo.

-No te muevas o te lastimarás- Conocía esa voz…..pero no quería creerlo- te diagnosticaron neumonía y desnutrición, además de que por lo visto estás afónico- quise preguntar- te han estado alimentando con sondas desde hace una semana, no creyeron que te salvarías, la neumonía fue grave.

Giré mi cabeza en dirección a aquélla voz, mis ojos se abrieron lentamente, enfocando con dificultad, me sentí fatal al verlo, quise llorar.

-¿Por qué Junsu ah?- me preguntó tristemente Yoochun- No tenías derecho a hacerlo- Afirmé con mi cabeza, lo tenía- No, te dije que todos estábamos felices de que fueras nuestro amigo, no tenías que habernos abandonado de esa forma…… abandonarme así….- volteé a verlo- Junsu ah….¿es que no lo ves?.......desde el primer día intenté llamar tu atención, pero tú ni caso, fijándote poco en mí…..en cambio yo…..yo te he observado desde el primer día……te he buscado desde el día en que te fuiste…..ningún día dejé de buscarte…..-una lágrima salió de sus ojos- creí morir al verte tirado bajo el árbol, azul y casi sin respiración…..¿Por qué me haces esto? No tienes derecho a hacerme sentir así….no tienes derecho a clavarte en mi cabeza todo el tiempo…Junsu ah….- dijo mirándome directamente- mi plan era acercarme poco a poco a ti……hacerte ver que me importabas…..que me gustabas….pero no me diste la oportunidad…..huyendo de mí…..

Quise poder hablar, quise decirle tantas cosas, abrazarlo al menos, pero todos los tubos conectados a mí me lo impedían.

-Creo que te entiendo- me dijo tratando de secar sus lágrimas-supongo que te hicimos sentir incómodo, lo siento, te prometo que no nos verás de nuevo……..que no me verás…..- quiso detener sus lágrimas mientras se levantaba para salir….con trabajo sujeté su saco con fuerza para evitar que se fuera.

Volteó a verme sorprendido, negué con la cabeza, no quería que se fuera.

-Q…qu…..quédate- logré decir con dificultad.

Se sorprendió ante mi petición, pero lo hizo, se sentó de nuevo junto a la cama, tomando mi mano entre las suyas, viéndome fijamente.

-Junsu ah…..

La voz de Yoochun fue lo último que escuché.
.
.
.
.
.
.
.
.
Yunho estaba enojado conmigo, casi no me dirigía la palabra, pero seguía siendo cálido conmigo a la vez, Changmin actuaba como si nada hubiera pasado, viniendo a mi habitación a jugar todos los días mientras me recupero, Jaejoong se la pasa regañándome una y otra vez cada vez que me trae de comer, después me sonríe y me abraza diciéndome una y otra vez que soy un tonto.

Yoochun….

Yoochun también viene todos los días a verme, siempre entra con una tímida sonrisa y se sienta a mi lado platicándome todo lo que ha hecho en el día, mi voz aún no vuelve, pero espero que lo haga pronto. Después de un rato se quedó dormido, sonreí al ver el pequeño hilito de baba que caía hacia las sábanas.

Nunca antes me había gustado alguien así como así, de la nada, de hecho, creo que no me había fijado en nadie, pero de algún modo Yoochun logró llamar mi atención desde el inicio, es como algo natural, no sé describirlo.
.
.
.
.
.
.

-¿Y por qué tenemos que ver esa película?

Sonreí ante la protesta de Changmin, ya hace algunas semanas que salí del hospital…..y que mi noviazgo con Yoochun dio inicio…..fue tan inesperado….tan diferente a como lo había imaginado….pero al fin y al cabo…..una petición……Yoochun es mi novio….

Hemos pasado unos días fantásticos desde que pude caminar otra vez bien, Yoochun es muy romántico, se esmera demasiado en verme sonreír, es la luz en toda la oscuridad que me rodea, aunque aparte de romántico es posesivo y celoso, muy celoso, pero en lugar de enojarme con él me siento muy feliz de que sea así conmigo.

Un día incluso mandó al hospital a un chico sólo porque quiso abrazarme….bueno, quiso besarme, pero no tenía por qué golpearlo de esa manera, aunque debo admitir que me emocioné bastante al verlo pelear por mí.

Y hoy es de esos días en que todos salimos, Jae y Yunho hyung (que ya no está enojado conmigo, según él porque ahora todos somos felices), Changmin y Hayami, y por supuesto, Yoochun y yo; me emociona mucho salir con todos.

-Porque es lo que la mayoría ha elegido- respondió Yunho mientras pagaba las entradas.

-¿Pero por qué una película romántica?- se quejó de nuevo Changmin.

La discusión no iba a dar a ningún lado, y al final veríamos esa película, Changmin lo sabía, pero le gustaba hacer repelar a los demás.

-¿Qué quieres para comer?- me preguntó Yoochun sonriendo mientras me abrazaba por la cintura.

-Eh….yo….-me sonrojé, cuando Yoochun me abrazaba así era porque…..ya lo había hecho, me había robado un beso, me encantaba cuando lo hacía.

-¿Y bien? ¿Qué, baby?

Me derretía por completo cuando me decía “baby” con su voz ronca, era una voz perfecta, de esas que te hacen pensar “Háblame todo lo que quieras” aunque te estén diciendo tonterías, su voz me mataba.

-Bien, tienes razón, serán unas palomitas y helados- me dijo sonriendo al ver que me sonrojaba, sonreí mientras Yoochun y los chicos iban a comprar las cosas, suspiré todo enamorado viendo a Yoochun muy sonriente comprando lo nuestro, cuando de repente sentí cómo me tomaban del brazo, me cubrían la boca con algo y me jalaban lejos, no me dio tiempo de pedir ayuda ni nada, poco a poco fui perdiendo la consciencia.

Y cuando abrí los ojos estaba en una habitación muy familiar….mi corazón empezó a latir con fuerza y quise gritar, pero estaba atado a la cama de los tobillos y las muñecas, con una mordaza en la boca, comencé a forcejear para tratar de liberarme, obviamente sin éxito.

-Shhh…tranquilo, hijo- lo sabía, era él, pero no temía, ahora estaba enojado, enojado porque quería arrebatarme la felicidad que pudiera tener para estar tranquilo mentalmente- no te preocupes, estás en casa- me dijo sonriendo mientras se sentaba en la orilla de la cama, acariciando mi cabello, giré mi cabeza alejándome de su toque.

-El médico ha dicho que necesito tenerte así hasta que te estabilices psicológicamente- ¡¡Ese médico sólo le dice lo que quiere escuchar, con tal de que le pague!!- Me preocupé tanto por ti desde que desapareciste, pero parece ser que supiste ingeniártelas, no esperaba menos de mi hijo- dijo sonriendo.

Lo ignoré, giré mi vista hacia la ventana, estábamos en la casa que él tenía en Corea, una casa de campo lejos de la ciudad, nadie sabía cómo llegar a ella, excepto él y su personal, y yo por supuesto. De repente escuché cómo sacaba varias cosas de un cajón, volteé a verlo, tenía una jeringa en su mano y una sustancia que no reconocí en la otra.

-El doctor ha dicho que una cada 12 horas, para que te mejores…..

Comencé a forcejear aún más, sea lo que fuera esa cosa, seguro no era medicina, posiblemente una droga o algo parecido, porque estoy seguro que no estoy enfermo, me sostuvo del brazo fuertemente mientras acercaba la jeringa.

-¡¡Mmmm!!- me quejé cuando comenzó a inyectarme.

-Listo, ahora estarás mejor en poco tiempo- me dijo dándome un beso en la frente- te dejaré descansar, vendré a verte por la noche.

Mi vista comenzó a nublarse mientras lo veía salir, mis latidos se fueron calmando poco a poco, mi cuerpo se relajaba, lo sabía, era una droga, a partir de ahora me mantendrían drogado.

El tiempo pasaba muy lento, estaba demasiado drogado, pero no lo suficiente como para dormirme, así que lo único que me queda es ver a la nada, empiezo a dudar de mi estabilidad mental cuando creo ver pequeños elefantes rosas en el techo del cuarto….y confirmé que estaba demasiado drogado cuando creí ver a Yoochun entrar por una de las ventanas.

Me reí de mí mismo, incluso ahora no dejaba de pensar en él, seguro estaría histérico, o peor, conociendo su comportamiento.

-¡¡Junsu, Junsu!! ¡¡Responde!!

Hasta sentía cómo me sujetaba de los hombros y me sacudía esperando reacción en mí, esa droga era buena.

-¡¡Junsu!!

Ya no sentía los amarres en mis muñecas y tobillos, ni tampoco la mordaza……un momento…..¿Era real?....

-¿Yoo….Yoochun?

-¿Estás bien, Su?

-¿Cómo me encontraste?- pregunté medio ido, nadie sabía de este lugar.

-Bueno, yo…..este….-comenzó a reír nervioso mientras desviaba la mirada y se rascaba la mejilla con su dedo índice.

Lo miré curioso…..¿Cómo me había encontrado?

Flashback…..

Cuando Yoochun compró lo necesario para ver la película con el amor de su vida giró esperando recibir esa sonrisa y esa mirada llena de ternura del ángel que ama, pero las cosas terminaron en el suelo al no verlo ahí donde lo había dejado, y su pequeño bolso en el suelo.

-¡¡Junsu!! ¡¡Junsu!!- comenzó a gritar histérico mientras buscaba de un lado a otro.

-¿Dónde está Junsu?- preguntó Jaejoong preocupado al ver la reacción de Yoochun.

-No sé, lo dejé parado aquí- respondió Yoochun agitado.

-A lo mejor se te cayó de la bolsa….

Yoochun fulminó con la mirada a Changmin, quien sólo había tratado de minimizar el problema.

-Cálmate, Yoochun, separémonos y busquémoslo…..

-D..disculpen que me meta- les dijo una señora tímidamente- pero yo vi cómo unos sujetos tomaban de los brazos a un chico que estaba aquí y se lo llevaban…..

-¿Qué dice?- preguntó Yunho serio.

-¡¡Fue él!! ¡¡Seguro que fue ese señor psicópata!!- se exasperó Yoochun mientras sacudía a Yunho por los hombros.

-¡¡Yoochun, cálmate!!- Yunho lo separó de él evitando que siguiera sacudiéndolo- Hay que ir con la policía para que nos ayude a localizarlo y…y…Yoochun qué estás haciendo- preguntó cuando vio que Yoochun no le prestaba atención y sacaba un aparato extraño de su mochila.

-Estoy localizando a Junsu- respondió como si nada.

-¿Qué?- preguntaron los chicos.

-Desde que empecé a salir con Junsu le metí en cada uno de sus pantalones un dispositivo de localización- respondió como si fuera lo más natural del mundo, los chicos lo veían sin poder creerlo.- ¿Qué? No iba a dejar que me abandonara de nuevo….

Fin del flashback

-Bueno, Su, eso no importa, lo importante es que estoy aquí- le dijo Yoochun mientras lo ayudaba a levantarse.- Vamos, los chicos están afuera.

No le contesté nada, estaba inmensamente feliz de que estuviera conmigo, pero no dejaba de preguntarme cómo es que había llegado hasta aquí, pero supongo que era lo que menos importaba en estos momentos, lo único que quería era salir de ahí, salir y esperar no volver nunca más, pero sabía que era algo casi imposible con la obsesión de ese señor conmigo.

-Vamos, Su, por aquí- me dijo mientras me guiaba por los pasillos de la casa, y me entró una duda de nuevo.

-Yoochun…..¿por qué no salimos por la ventana por la que entraste?- le pregunté ya después de unos 5 minutos caminando en círculos por la casa.

Se detuvo en seco pensando, incluso su vista se abrió en sorpresa, supongo que no lo pensó.

-B..bueno…-empezó a decirme nervioso y tartamudeando- es que me costó mucho trabajo entrar, está muy alto y podías lastimarte- terminó ya más seguro en lo que decía.

-Ah….-pero no le creí, de todos modos, no importa.

Caminábamos en círculos, él no conocía la casa ni sus salidas, yo tampoco, la verdad es que cuando veníamos sólo me la pasaba en la habitación sin salir de ahí.

-¡¡Quietos!!

Ambos volteamos y vimos a varios sujetos corriendo hacia nosotros. Me asusté.

-Demonios…-susurró Yoochun- Sujétate, Su- me dijo mientras de una y sin esfuerzo me cargaba en su espalda y comenzaba a correr buscando una salida, con esos sujetos detrás de nosotros.

Pero en cuestión de nada estábamos rodeados en el vestíbulo, ninguna de las salidas era viable, Yoochun giraba conmigo en su espalda en busca de una salida, que obviamente no encontraríamos.

-Si dejas al chico podrás irte tranquilo- le dijo uno de los sujetos a Yoochun.

Yoochun no respondió, me sujetó con más fuerza hacia él.

-Yoochun, déjame- le dije, no quería que lo hirieran por causa mía.

-¿Estás loco?- me dijo- Jamás te dejaría, eres mi novio, MIO, nunca voy a abandonarte….
-Yoochun….

-Hijo, por favor, ven- ambos levantamos la mirada, ahí estaba, con su mano hacia mí, esperando que vaya con él.

-¡¡Él no es su hijo!!¡¡¿Qué no lo ve?!!- le gritó Yoochun.

-Es mi hijo……- le respondió con una mueca de tristeza en su rostro.

-¡¡Despierte!! ¡¡Su hijo murió hace años!! ¡¡Él es Kim Junsu!! ¡¡Ni siquiera lleva su sangre!!-

Eso le dolió, lo sabía, él sabía que yo no era su hijo, pero se esmeraba en creer que era mentira, él sabía que yo era hijo de alguien más.

-Traigan a mi hijo, y desaparézcanlo a él- dijo dando media vuelta alejándose de ahí.

Como leones a la caza se abalanzaron hacia nosotros, lo único que hice fue cerrar los ojos rezando internamente porque no le pasara nada a Yoochun, de pronto la puerta se abrió de golpe, todos giramos la mirada hacia la entrada, una manada de policías entraron en la casa deteniendo a todos los sujetos que estaban a punto de golpearnos.

-¡Yoochun!- Yunho entró detrás de todos ellos y corrió hacia nosotros-¿Están bien?

-Te tardaste mucho, ¿Qué estabas esperando? ¿Qué hubiera disparos?- reclamó aliviado Yoochun.

-Bueno, es que la poli no llegaba, ni modo que me metiera así nada más….

-¡¡Que no saben quién soy!! ¡¡Se está metiendo con la persona equivocada!!- reclamó el señor mientras le colocaban las esposas.

-Sé perfectamente quién es, señor Choi- respondió el jefe de la policía- y déjeme decirle que aún hay gente honesta en este mundo- le dijo mientras lo llevaba hacia la salida- mejor piense qué le dirá a la prensa, está afuera esperando, porque según me enteré, el secuestro no es su único delito…..

Sentí pena por el señor, lo único que quería era a su hijo de nuevo, pero todos perdemos a un ser querido en algún momento, y lo normal es que sigas adelante por esa persona.
.
.
.
.
El juicio no fue largo, ya que cuando se dio la noticia de que lo iban a meter unos años a la cárcel, muchas de sus víctimas de fraude, soborno y esas cosas salieron a la luz, así que la sentencia fue rápida.

Gracias a la noticia mi familia supo que estaba vivo, que me encontraba bien, así que en poco tiempo recibí una llamada de ellos, lloré mucho al teléfono cuando escuché sus voces de nuevo, quería abrazarlos, pero por el momento me era imposible, estaba tan feliz de escuchar sus voces, de escuchar sus “Te quiero” “Te extrañé mucho” y esas cosas por la bocina, hablamos por horas y horas, y me dieron la noticia más feliz que hasta ahora he escuchado…..

Los vería de nuevo….

Otra vez…..

Podría abrazarlos, sonreír de nuevo a su lado, compartir de nuevo con ellos todo, recuperar el tiempo perdido…..

Estaba tan feliz…..

-Junsu ah, mañana volverás a ver a tu familia ¿estás feliz?- me dijo Yoochun cuando entró a la habitación en la que estaba preparando mi equipaje, mientras me abrazaba por la espalda.

-Mucho- le dije sin dejar de sonreír.

-Me gusta cuando sonríes así- me dijo sonriendo también- Junsu ah…..nos seguiremos viendo ¿verdad?- me dijo, escuché tristeza en su voz.

-Por supuesto que sí- le afirmé volteando a verlo- ¿Qué te hace creer que no?

-Nada, es sólo que tengo miedo de no verte más- me dijo abrazándome fuertemente.
-No digas eso

-Lo siento, no puedo evitar sentirme así

-Nunca te dejaré Yoochun- le sinceré, estaba diciendo la verdad. Lo amaba demasiado, y estaba seguro que mi familia lo haría también, ya les había dicho que tenía novio, quien me apoyó desde siempre, quien me hizo muy feliz en esos días tristes.

-Gracias baby- me dijo abrazándome más- Descansa, mañana será un gran día, así que descansa- me dijo mientras me depositaba un beso en los labios, calmado, lleno de amor.

-Buenas noches, Chunnie- le dije abrazándolo fuertemente, como si temiera no volverlo a ver.

-¿Qué pasa, baby?- me preguntó al ver que no lo soltaba después de un rato.

-Nada, sólo déjame estar así un rato.

Sonrió y me abrazó también, no supe cómo ni porqué, pero ya estábamos los dos acostados en la cama, casi dormidos, no quería cerrar los ojos, mañana vería a mi familia de nuevo…..pero sentía que no vería a Yoochun al despertar.
.
.
.
.
.
.
.
.

“ONE! Time is tickin’. T-Time is tickin’, tickin’. Time is tickin’, T-Time is tickin’ away…”

La canción de Epik High hace que despierte, saco mi brazo de las cobijas para alcanzar el teléfono y apagar la alarma, las 8:00 a.m., ha amanecido nublado….no recuerdo qué soñé.

“Te cuidas mucho, desayunas, si no te da tiempo no limpies la casa, no se te olviden tus llaves, te queremos, nos vemos en la tarde….”

Desayuno lo que encuentro, reviso una última vez que todo en la casa esté en orden,
salgo de mi casa hacia la avenida para tomar el camión, me siento al final, saco mi mp3…..lo primero que suena…..”Darkness eyes”…..me encanta esa canción.

Comienzo a caminar hacia la Universidad, camino despreocupadamente por la avenida mientras suena una canción de Nell, hay una camioneta blanca con vidrios polarizados estacionada en donde estorba de mil formas…..faltan dos cuadras para llegar…..sólo dos cuadras……deja vu….. me detengo y doy media vuelta de regreso a la parada…..tomo un camión que me llevará al trabajo de mi papá…..quiero verlo y decirle que lo quiero…..decirle que tengo miedo……miro de repente un periódico con la imagen de un empresario con su hijo……eres tú……”El empresario Park y su hijo mayor, Park Yoochun asistieron a…..” pero no me detengo a leerla por completo porque quiero huir de ahí………sonrío al saber que no importa de qué modo o cuánto tiempo pase……te veré algún día…………si mi destino es conocerte……..

4 comentarios:

  1. Anónimo12/26/2012

    Woo me quede de shock con el final!!! Buenisimooo!!! Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/28/2012

    Es Hermooooooooooooooooso♥ Gracias Por Escrbir ♥

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/05/2013

    heeeermoooosoooo *-*
    me encanto
    fue lo maximo!!!!1
    buenisimo me encanta el yoosu y este fanfic es muuuuuyy bueno *-*

    ResponderEliminar
  4. me encanta oneshot, lo lei hace tiempo pero no lo habia comentado me gusto mucho el final inconcluso, me hubiera encantado una continuacion pero ya no seria lo mismo, bueno en verdad no se por que las escritoras siempre sorprenden con su inteligencia e imaginacion.... ame este YooSu....

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD