Love after Love

4 comentarios

Título: Love after Love
Autora: DazedMmik
Couple: HoMin
Extensión: OneShot
Género: Lemon

El viento soplo cruel contra mi rostro, frío, pero al mismo tiempo ardiente cuando tocaba cada poro de mi piel descubierta, recordándome que aun estaba vivo, que debía seguir adelante y tratar de superar el pasado… Me he repetido muchas veces que debo continuar, sanar mi corazón. Cada mañana era la misma desde el día que se había ido, el día que me dejo para nunca volver conmigo. ¿Por qué te marchaste y me dejaste? ¿Sabes cuánto te extraño? ¿Cuánto anhelo poder estar… por lo menos ver tu sonrisa…? Ahora me encuentro como ayer, mirando al sol cubrir lentamente los edificios de la ciudad, puedo mirar a la gente pasar y todo cambia, todo avanza menos yo.
-No puedo dejarte, aun no puedes irte…-Mi voz apenas la reconocí, lenta, pastosa y con una profunda melancolía que incluso yo me asuste.- Todavía no puedo dejar de pensar en ti… -Susurré al viento que me acompañaba en mi soledad y me gritaba que seguía vivo, riéndose de mi y la desgracia en la que creía haber caído.-Jamás voy a olvidarte… Vivo por ti.- Respiró largamente antes de girar mi cuerpo y abandonar el balcón del departamento en donde vivía. Y de nuevo como cada mañana esos ojos me miraron.- Lo siento… No quería…- Sabía que me había escuchado y le había lastimado… Como siempre.
-No te preocupes…-Susurró lentamente haciendo su cuerpo aun lado para que yo pudiera ingresar.- Sé lo difícil que es para ti a pesar del tiempo que ha pasado.- Me miró  a los ojos fijamente y cuando me acerque hasta donde estaba hizo lo de todas las mañanas, paso sus brazos alrededor de mi cintura y me acerco a su cuerpo, apoyo su mentón en mi hombro y pude sentir lo profundo que respiraba.- Estoy contigo… No importa el tiempo que te tome. Te esperare…-Pude notar el dejo de nostalgia que transmitía su voz, como si esta gritará algo que no podía decirme. –Lo siento…- Repetí nuevamente y recargue la frente en su hombro, buscando el apoyo que siempre me había dado, pero más después de aquel día en el que toda mi vida había cambiado. –No es justo para ti…
Shhh…-Me calló, tomando  mi rostro entre sus manos para mirar fijamente los míos.- Yo decido que es justo o no ¿Si? Sólo déjame estar a tu lado y ayudarte en todo lo que pueda.- Sabía que seguiría a continuación, besaría una de mis mejillas y me apretaría contra su cuerpo. Me miró fijamente; mis parpados se entrecerraron a la par que su rostro se acercaba, gire el rostro para que pudiera besar mi mejilla pero algo cambio… Algo que no esperaba. Sus labios se posaron sobre los míos, fue algo rápido y suave. Mis ojos se abrieron de golpe, estaba completamente sorprendido por aquel acto.- Lo siento… Me deje llevar.- Se disculpo y bajo la mirada mientras mordía su labio inferior.- No,… Es normal entre las parejas besarse…-Le dije hasta que lo último apenas fue un susurro perceptible, pero sabía que me había escuchado. Teníamos  seis meses juntos y esta era la primera vez que me besaba en los labios, yo sabia que lo deseaba, en su mirada lo notaba en como tocaba mi frente con sus labios y en la ternura con la que lo hacía.
Sus manos dejaron de sujetar mi rostro y solo una  quedo en contacto con mi piel, me tomo una mano y me dirigió a la cocina.- Te prepararé algo especial.- Comento como si nada hubiera pasado, yo solo moví los pies y le seguí. Él se había convertido en mi guía desde hace más de cuatro años, primero fuimos amigos y me vio ser feliz con ella. Me ayudo a recuperarme después del accidente y desde hace unos meses estamos conviviendo como pareja. –Gracias YunHo, siempre te preocupas por mi. –Le miré fijamente con una pequeña sonrisa en los labios al estar frente a frente sentados en la mesa. –No tienes que agradecer… Sabes que te quiero. – Sus palabras se ahogaron en sus labios y en su corazón, lo pude ver en sus ojos quería decir “Sabes que te amo” pero sabía que yo no estaba preparado para la profundidad de esas palabras. Asentí al tomar un bocado de la comida.- Esta deliciosa.- Sonreí y continúe alimentándome, debía seguir viviendo con el dolor que acompañaba a mi corazón y sobre todo por que no quería que YunHo me viera caer de nuevo y todo su esfuerzo por mantenerme vivo se perdiera.
A veces he pensado  que debería dejar de existir; la vida para muchas personas seria más fácil y menos deprimente. YunHo por ejemplo se mantuvo firme desde el día del accidente a pesar de que él también estuvo involucrado y sufrió demasiadas lesiones, aun así se mantenía fijo a mi lado, me ayudo en la recuperación para la movilidad de mi brazo e incluso me acompaño a las terapias con el psiquiatra para aceptar que ella se había ido. En ocasiones me preguntaba por qué no morí con ella, pero luego le miró y me doy cuenta que debo seguir adelante por él y porque sé que ella estaría feliz. Pero también me doy cuenta lo infeliz que le hago al aferrarme a un recuerdo. –ChangMin debemos salir ahora o no llegaremos a tiempo a la cena.- Suspiró largamente al ver mi reflejo en el espejo y el traje negro que visto, es el color que siempre me acompaña. –Ya voy.-conteste al salir de mi habitación y sonreírle.- Estoy listo.- Camino hasta él y tomo su diestra y le miro largamente antes de poder sonreír para abandonar el lugar.
Esta noche celebraremos que tenemos seis meses… Me parece algo irreal e increíble al mismo tiempo. No puedo decir que no le quiero porque lo hago, pero el amor que siento por YunHo no es de pareja, es el amigos, de hermanos, él lo sabe y me hace sentir miserable.  Tengo miedo a amarle, tengo miedo de olvidar lo que siento por ella, me invade el terror al pesar que puedo dejar de lado lo que tuvimos para que pueda corresponder el amor que me dan. Al mismo tiempo me aterra pensar que él pueda dejarme… Si lo hace me perdería a mi mismo, sin él no puedo seguir. El amor que me brinda es en el que me cobijo y resguardo, soy egoísta y detestable por lo que hago pero no puedo abandonarlo.
-¿Qué vas a ordenar?- Su pregunta me saco de mis cavilaciones, apenas había visto lo que estaba en el menú. Mi mente me estaba jugando una mala broma al hacerme recordar la cena que dos años atrás tuve con ella en este mismo lugar, quizá YunHo no lo sabía y por eso había escogido aquel mismo sitio.- Mmmh… No me decido… Creo que será este.- Le señale la tarjeta con el dedo sobre lo que pediría, por alguna razón que desconocía,  por ello creía  que mi mente me estaba traicionando,  recordé algo que ya había vivido, una escena similar, en ese recuerdo había hecho justamente algo parecido, pero la persona que tenía frente no era la misma aunque era similar la sensación. Él sonrió y asintió; en su mirada pude ver que algo me estaba ocultando,  la alegría en sus ojos era demasiada, apreté los puños y me levante con las palmas de las manos apoyadas sobre la mesa, incliné mi cuerpo hasta rozar los labios de mi acompañante en un torpe e improvisado beso. Cuando me senté de nuevo me veía con los ojos incrédulos, era la primera vez que le besaba yo y ahora mi rostro se encontraba completamente colorado. El mesero llego a salvarme del momento incomodo en el solo nos veíamos a los ojos.
¿Si yo amo a alguien más? ¿Seré capaz de olvidarte? Pero si borro todo sobre ti querré tener algo con que recordarte... No aun no puedo dejarte, no puedo olvidarte y no quiero dejar de amarte.  La mirada suplicante con la que veía a mis ojos intente ignorarla hasta que los dos recuperamos el aliento. –No tienes que hacerlo.-  Me dijo, comprendí que le había lastimado con mi actitud. Pidió nuestras cenas que a los pocos minutos trajeron y pudimos degustar en una velada tranquila acompañada de una charla de trivialidades y de los planes que no estaba del todo seguro poder realizar. Pensé que la incomoda situación había terminado, pero sobre la mesa divise como sus dedos tamborileaban sobre el mantel. Algo estaba pensando y lo tenía nervioso, por un momento tuve miedo de saber que estaba tramando hasta que extendió su mano y la poso sobre la mía, la elevo para sujetarla con sus diez dedos y jugar con los míos en lo que pude identificar como tiernas caricias.
-Estaba pensando en que deberíamos dar un paso más…- Me miró inseguro apretando con una cálida fuerza mi mano, miraba a la mesa y luego a mis ojos. Su blanca sonrisa hubiera emocionado a cualquiera, a mi me daba seguridad y me parecía confortable, pero  desconocía hasta que punto me era cómoda. –Sé que apenas llevamos seis meses de relación, pero llevamos viviendo juntos por más de dos años… y me preguntaba…-Su voz se apagó cuando su mirada se poso por completo en mi rostro. –ChangMin, quiero que compartamos la misma habitación… Sé que es difícil para ti, pero estoy seguro que te ayudará a superarlo.- Me quede en silencio, sentí frío y calor al mismo tiempo.
“No sé si pueda amar a alguien otra vez…” mi mente era lo único que procesaba, me gritaba que detuviera esta situación y permitirle a YunHo ser feliz con alguien que lo mereciera, pero tampoco deseaba alejarlo de mi lado, lo necesitaba, sin él me perdería. –Yunho…Yo…- Después de la mudez  entre ambos necesitaba darle una respuesta. –YunHo… No estoy seguro de poder sacarla de mi corazón, pero tampoco quiero apartarme de tu lado.- Admití bajando la mirada avergonzado de haber aceptado el peor de mis crímenes.- Sólo te pido que seas lo último que vea al dormirme y lo primero al despertar… ChangMin por favor, permíteme eso. No intimaremos, si es a lo que temes, tan sólo… Por favor…- Sus ojos temblaron y pude ver el dolor que le estaba causando, le di la cara y posé mi mano libre sobre las de él.- Esta bien… Démonos esa oportunidad.- La sonrisa y luz en su rostro resplandeció y fui feliz de ser quien lo causará.
Hace un mes que comparto cama con YunHo no puedo decir que me es desagradable de hecho me gusta la forma en la que sostiene mi cintura y acerca nuestros cuerpos hasta que mi rostro se tiene que recargar en su hombro y percibo su cálido aliento sobre mis cabellos. La primera vez que lo hizo tuve miedo de que fuera más allá con sus roces, pero se limito a acariciar mi espalda y acomodarme para quedar lo más junto a su pecho, escuche el latido de su corazón y desde entonces me duermo con él todas las noches, me calma.  Ahora no sé si quiero olvidarla y dejar que el amor de mi hyung me llene y cure las heridas de mi corazón… Aquellas a las que aun no tiene acceso porque de las otras se ha encargado de vendarlas y velar por ellas hasta  el punto de que ya no duelen más. Hoy estoy decidido a hacer algo que cambiara el rumbo de nuestra relación, tengo miedo de que ella me esté mirando y vea como voy dejando todas las promesas que nos hicimos y sufra. ¿Los ángeles pueden sentir dolor? Espero que no.
-ChangMin ya llegue.- Escuche su voz proveniente del recibidor, hoy tuvo una cena con unos colegas y me dijo que no le esperara a cenar. En cierto modo me dolió que prefiriera pasar tiempo con ellos y no conmigo como todas las noches, egoísta de mi parte. Hace unos días fui al lugar  donde trabaja a llevarle unos papeles que olvido en el departamento y vi el descaro de su secretaría al insinuársele de una manera poco educada. Me molesto… No quiero pensar que son celos, pero me temo que lo son. Desde ese día me dije que tenía que cambiar mi actitud, no puedo permitir que la persona que me ama incondicionalmente se aleje  y me abandone… Como ella lo hizo. –Ya estoy en la cama.- Me sonríe al verme envuelto en las sabanas y con un enorme puchero en los labios.- ¿Tan temprano?- Bromeo al sacarse la chaqueta y dejarla sobre el sofá. –Estoy cansando, solo te esperaba para dormir.-Susurre intentando cambiar el gesto de mis labios, me di cuenta que era una mueca natural, una que no había forzado.- Entonces a dormir.- Me susurra al oído una vez que tiene el pijama puesto y se ha recostado en la cama, ya con las luces del cuarto apagadas y lo único que lo ilumina son algunos albores de la calle. Besa mi mejilla, se acomoda a mi lado y cierra los ojos.
Por unos minutos me quedo inmóvil pensando en lo que estoy a punto de hacer, tengo todo lo necesario en el mesita que esta a un lado de la cama, lo único que requiero es valor para dar el primer paso. Tome una larga bocana de aire y moviéndome  hasta que pude sentir la respiración de YunHo sobre mis labios.- ¿Pasa algo?-Susurra con los parpados cerrados y muevo la cabeza al negar. Acerque los labios hasta que se tocaran con los de él y en un parpadeo tuve  sus ojos viéndome sorprendido. Muevo los brazos sobre sus hombros hasta rodear su cuello y comienzo unas suaves caricias entre nuestras bocas  que al principio no me responde, seguro no da crédito a lo que hago y me aleja unos centímetros en el que percibo su respiración acelerada.-No lo hagas… Por favor.- Me pide pero no me detengo y acerco de nuevo nuestros rostros, moviendo con insistencia mis labios sobre los de él hasta que corresponde, sus brazos aprietan mi cintura y sé que ya no hay vuelta atrás.
Sus manos estiran la parta posterior de la tela de mi pijama y al sentirlo mis parpados se aprietan con fuerza que me hace pensar en detenerme, pero no puedo… Quiero darle lo más valioso que tengo, quiero agradecerle todo lo que ha hecho y también quiero hacerlo por mí. Relajo los músculos de mi rostro y solo pienso en los labios que me están besando de una forma tan dulce que hasta puedo sentirlo en mi lengua. Sus dedos se deslizan por debajo de la tela y sus yemas presionan mi piel hasta que sé que la ha dejado roja, comienza a recorrer toda mi espalda baja mientras sus labios se mueven impacientes con los míos que se han entreabierto y han dejado que su lengua recorra mi cavidad y se enrede con mi lengua en una ferviente danza. No me permito pensar en nada más, solo quiero que él este a mi lado, sin importar el precio o las promesas que ahora están rotas para siempre y que desde que ella partió están desechas.
El suave sonido de nuestras lenguas invade la habitación, no es una lucha por saber quien domina a quien sino de como se entrelazan y nos hacen saborear el uno del otro. Su diestra se va deslizando hasta al frente de mi, acaricia con leves flexiones de sus dedos mi abdomen, siento cosquillas en mi interior y erizan cada poro de mi ser; percibo que el cuerpo de YunHo está igual o más excitado por los besos, acercó un poco más mi cuerpo hasta quedar encimado a él por unos segundos ya que me detiene y se posa sobre mi, reposando parte de su peso en mi y también en la mano surda que se apoya sobre la cama a un costado de mi cabeza. La diestra que se había quedado sobre mi vientre va subiendo hasta llegar a mi pecho que acaricia con suma delicadeza y suavidad; sus manos son blandas y firmes a la vez, no puedo evitarlo y me dejo llevar por sus encantos, por la magia que despide cada uno de sus roces que están llenos de ternura.
Enredo los dedos en sus cabellos presionando su nuca para juntar nuestras cavidades con más intensidad y frenesí. Siento mis pulmones ahogarse y el pecho de YunHo contraerse y nos separamos jadeantes con la mirada fija en los ojos ajenos.- Yo… No puedo…-Me susurra e intenta levantarse de la cama, sujeto su camisa y lo hago caer por completo sobre mi cuerpo.-No te detengas… Quiero esto, por favor…-Susurro posando las manos en sus mejillas, pegue nuestras frentes y le escuche suspirar mientras depositaba todo su peso en mí. Trague saliva profundamente, su miembro se encontraba presionando parte del mío y era notoria su excitación que estaba contagiando mi carne aun no despierta, pero poco le faltaba. Suspiró largamente al observarme y creo que notó la determinación que tenía.
-ChangMin…-Musita mi nombre como si fuera una plegaría, delineé su labio inferior con mi pulgar y lo voy introduciendo a su boca, el calor que siento me roba un jadeo y él cierra los labios para succionar lentamente mi dedo, pasa su lengua por la yema y eso me excita demasiado, quiero sentir más. Una de sus manos sostiene mi muñeca y aparta mis dedos de su rostro, dejo de sentir las caricias de su lengua y ahora están atrapados en las sabanas, su mirada es feroz y sé que él también se ha decido, ambos deseamos lo mismo.- Te amo…-Me susurra cerca del oído izquierdo y giro mi rostro al besar su mejilla. En mi garganta se quedan las palabras que deseaba decirle y prefiero besarle nuevamente, acariciando cada rincón de su húmeda cavidad; no me deja hacerlo por mucho tiempo porque su lengua reacciona y atrapa a la mía y retoman lo que el aire tuvo que finalizar minutos antes. Muevo la pierna izquierda posicionándola entre las de él, flexiono la rodilla hasta que puedo sentir sus testículos en mi muslo y comienzo a estimularlos, él gime y empuja sus caderas contra las mías.
Aahh…- Mi voz escapa en un instante en que nuestras lenguas se separan antes de retomar sus caricias. Con sus caderas frotándose con mi muslo mi propia dureza ya es notoria y quiero tocarlo, sentir su piel contra la mía. YunHo se detiene por un instante en el me mira fijamente y parece como si fuera una eternidad, mi pecho sube y baja, entrecierro los ojos y suspiro.- He deseado esto por meses…-Me susurra al oído mientras lame mi lóbulo, arqueó la espalda y bajo las manos hasta el borde de su pantalón que empiezo a tirar de él con fuerza, no lo quiero, me estorba. Desabroche su pantalón y baje el cierre; por unos segundos mis dedos se quedaron quietos sobre la tela de su bóxer, acariciando la humedad que se había formado y percibiendo la dureza de su erección. Gime mordiendo mi labio inferior y empujo sus caderas contra mi vientre atrapando mi mano en esa zona, por instinto atrape su miembro y moví lentamente mis dedos. No sabía hasta que punto era correcto lo que hacía, pero en el estado desesperado en el que me encuentro no me importa, solo no quiero perder a nadie más… Además me doy una oportunidad de olvidar…
Sus manos recorren mi torso, juega con uno de mis pezones, lo estira y aprieta con sus dedos mientras sus labios bajan por mi rostro hasta mi cuello que muerde y lame desesperado.- ChangMin…-Su ronca voz me da el valor necesario para apretar su miembro e introducir mi mano por debajo de la tela para tocarlo. La mano que tenía en su abdomen la muevo a su espalda para empujar la tela de su pantalón hasta que entierro mi mano en su trasero y lo empujo contra mi sexo que ahora esta duro y completamente erecto, necesito liberarlo y quiero que sea YunHo quien lo haga.-Yun…Ho… YunHo…-Susurro estirando su camisa con ambas manos y el detiene su recorrido por mi cuello y me mira fijamente a los ojos. Inclina la cabeza y recorre todo mi abdomen con sus labios; sus manos liberan con agilidad mis piernas de toda tela, estoy completamente desnudo ante él y no tarda más unos minutos estar en las mismas condiciones que yo. Le miro y extiendo la diestra para tocar su mejilla y atraerlo de nuevo a mis labios. Me besa lentamente cuando sus manos presionan mis muslos y los separa por completo para posicionarse entre estos. Mis músculos están tensados presintiendo el dolor que estaban por experimentar, aun así la excitación en mi cuerpo ya había bañado mi piel con una suave capa de sudor y una placentera sensación de calor.
Había preparado lubricante para cuando el momento llegará, pero lo olvide como también lo hice con los recuerdos que tenía con ella al entregarme a otro ser. Terminando por enterrar un amor que la vida separo y yo simplemente olvide. Quiero renacer… Quiero olvidar y poder disfrutar de las mañanas con este hombre que se ha desvivido por mí desde hace ya muchos años. “YunHo, YunHo, YunHo” es todo lo que pienso cuando sus dedos se introducen en mi cavidad trasera,  ese nombre es el único que retumba en mis oídos al sentir como los  mueve de forma circular y embiste con suavidad hasta que contraigo mis paredes con fuerza y el gime. La mano que no esta ocupada toma mi mentón y dirige mi rostro para que mis ojos se encuentren con los suyos; le miro fijamente y puedo ver la luz que irradian, la felicidad que los iluminan y le vuelvo a besar como muchas veces ya esta noche. Levanta mi espalda y rodeo su cuello con los brazos; nuestros miembros se frotan cada vez que nuestro cuerpo se mueven y presionan; enredo los dedos en sus cabellos cuando deja su izquierda en mi espalda y la otra se apoya en la cama, sé que el momento esta por llegar y pronto siento como su sexo deja al mio que ahora sólo se toca con su plano vientre.
Te amo…- Me susurra cuando el calor que su palma había provocado sobre mi piel me abandona y la brisa de la habitación me hace sentir frío. Aprieto los parpados cuando su miembro comienza a introducirse en mi cavidad, duele, duele mucho y me aferro con más fuerza a él que esta gimiendo a cada pulgada que su erección desaparece y se adentra en mi ser.- Ahhh…-Gime con sus labios pegados a mi cuello y eriza la zona con su aliento; respiro profundamente al abrir lo más que puedo mis piernas y rodeo sus caderas para empujar y se introdujera por completo su sexo.- D-Despacio…-Me susurra cuando comienza a moverse muy lentamente en mi interior, aprieto mi cavidad y puedo ver como su rostro se contrae junto al mío. Sus embestidas son lentas y certeras, pareciera que conoce mi cuerpo, sabe como y cuando tocar cada extensión de piel; pega nuestras frentes y lo único que puedo ver son sus ojos perderse en los míos, susurra que me ama muchas veces y yo me aferro a él  y me entrego por completo a su amor y a su pasión.

Me duele todo el cuerpo, apenas puedo mover un musculo, creo que hasta me duele parpadear, pero me siento bien, feliz. YunHo aun duerme y me mantiene lo más que puede junto a él, su cálida respiración golpea contra la piel descubierta de mi cuello que se eriza. Sé que ya es tarde para los dos, él debería de estar en su oficina y yo debería de estar de camino a la universidad -me faltan realizar algunos trámites para poder tener los documentos que  certifiquen mi egreso-. Me retrase por el accidente y la recuperación tanto física como psicológica que esto acarreo, pero valió la pena, ella debe estar orgulloso porque concluí algo que ambos deseábamos… Suspiró largamente, aun no puedo creer que me haya entregado a YunHo y lo que significa para ambos este paso. Cierro los ojos y giro mi cuerpo para hundir mi rostro en su hombro, me siento perdido, triste y como si hubiera cometido un gran pecado del que no merezco perdón, porque disfrute de estar con él y sé que lo volvería a hacer. ¿Acaso la estoy dejando ir? ¿Los recuerdos sólo serán eso? He roto mis promesas que con tanto ahínco quise mantener y sin embargo como agua en mis manos escaparon de mi para nunca más volver.
-ChangMin, ya es tarde no llegaremos a la ceremonia.- Escucho la voz que me llama, pero me encuentro recluido en mi propio mundo, apenas soy capaz de comprender que han pasado dos años desde que se fue. La razón por la que lloro en silencio en un rincón bajo la cama no es porque sufro su pronta partida, me deprime saber que sin darme cuenta estuve aceptando y buscando cariño y refugió, me centre en la idea de que no debía olvidarla, pero sin darme cuenta lo fui haciendo, siento temor de pararme frente a su lapida y no sentir lo que el dolor de su partida me causo cuando lo supe. En un momento perdí el camino que me había trazado; de querer el afecto y los cuidados de YunHo fui caminando hasta que su bondad y amor me curo por completo, busque refugió en él y ahora estoy enamorado de mi salvador. No debería preocuparme o sentirme mal, pero hay algo que me hace sentir dolor, siento que algo olvido o más bien que algo no esta bien y no puedo recordar que es.  –ChangMin ya es hora…-Susurra alguien frente a mi, me sobresalto al ver que YunHo lleva ahí quien sabe cuanto tiempo, esta preocupado y también triste. Su mano derecha acaricia mi mejilla y acerca sus labios a los míos en simple roce que esta cargado de más sensaciones y sentimientos. –No debes sentir culpa… No has hecho nada malo.- Murmuran sus labios palabras de aliento y confort.  ¿Cómo sabe que las necesito?; inclino la cabeza y recargo el mentón en su hombro, respiro profundamente y me preparo para enfrentarme a lo que catalogo como “traición” aunque ¿Quién traiciono a quién? Ella que me dejo en este mundo o yo que busque otro amor.
Parado frente a la lapida y junto a sus familiares y amigos me pregunto si puedo retroceder el tiempo, si puedo volver al momento exacto en el que le perdí para decirle que nunca la voy a olvidar y que en mi corazón siempre habrá lugar para ella aunque ahora lo comparta con alguien más. Me paro a un lado, cerca del tronco de un frondoso árbol que cubre parte del pasto con su amplia sombra, el sol brilla fuerte y cálido. A pesar de estar triste nunca miré un solo día sin luz, parecían decirme que siguiera adelante y que la olvidará. Respiro profundamente al recargarme en el tronco, siento las miradas curiosas de muchas personas fijas en mí, me cohíbe y busco su mirada que pronto encuentro; YunHo me sonríe con una suave línea en sus labios a pesar de que se encuentra charlando con algunas personas que conozco pero hace tiempo deje de tener contacto. Cierro los ojos y permito que el viento roce mi piel como una suave caricia, como si con este acto yo pudiera sentirla, aunque percibo la sensación de que alguien me mira fijamente, sé quien es sin siquiera levantar los parpados.-YunHo…- Musito tan suave que apenas soy consiente de que mi voz se escucha  y no se confunde con el soplar del viento y el mover de las hojas. Deseo detener este momento, me siento en paz, una a la que en meses había tenido acceso. Me siento culpable, pero a la vez no… Sólo quiero que esto acabe para pronto estar con él a solas, sin que nadie nos mire; aprieto los puños con fuerza ¿Por qué quiero estar con él? ¿Por qué ahora no puedo estar sin él? Si le perdiera estoy seguro que moriría de una profunda tristeza.
“Vuelve al lugar…” Escucho una voz que me llama, no sé de donde proviene y tampoco porque mis pies se mueven lentamente a cortos pasos, aun tengo los ojos cerrados pero tengo la certeza de que no voy a caer o tropezar. “Recuerda… Vuelve el tiempo atrás, no le dejes ir. No dejes que se marche” Frunzo el ceño por la voz, yo la conozco estoy seguro de eso. Lo estoy…
Conduce tú, estoy cansado y quiero dormir.-  Escucho esa voz, es YunHo y está enfadado, me dio las llaves y subió a la parte trasera del auto.- ¿Estás seguro que no fue demasiado lejos la broma? Puedo irme en un taxi.- Es ella… Ella me esta hablando. ¿Dónde estoy? Giro el rostro alrededor y observo el parque en el que nos encontramos hace dos años, recuerdo que YunHo estaba enfadado por… Sólo recuerdo que estaba enfadado por una broma que le hicimos ella y yo, subimos al vehículo y yo estaba al volante, conducía no muy rápido porque mis ojos miraban el retrovisor y veía el semblante masculino triste y enojado, tenia los ojos puestos en la ventanilla y observaba, o eso parecía, el paisaje que íbamos dejando al avanzar. ¿Fue mi culpa el no haber visto el camión que perdió el control? ¿Fue mía la responsabilidad que nadie me dio? Me siento como en un sueño, ¿Por qué estoy viviendo esto de nuevo? Quiero llorar, mi pecho se aprieta y comprime mis pulmones. Mi cuerpo pesa y siento mucho dolor en cada una de las heridas que recibí, pero estoy de pie observando como todo sucede de nuevo.
-ChangMin…- Me llaman con insistencia y levanto los parpados con prisa y veo a mi alrededor y sigo parado bajo el árbol y aun estamos en el cementerio. Mi hyung me mira preocupado y toca mis mejillas con sus manos, acerca mi cuerpo al suyo y me aferro a él con fuerza, hundo el rostro en su cuello e intento calmar mi respiración.- Lo recordé… El día… -Sus brazos me cubren con mayor fuerza y me acunan.- No te esfuerces, estoy seguro que pronto recordarás todo…-“Pronto” han pasado dos años y aun no tengo claro ese día, quiero recordar y saber porque nunca dejo de pensar que no debo de olvidar el amor que siento, que debe estar presente a cada momento. – Estábamos en el parque… ¿A dónde íbamos?- Le miro estirando su camisa por los hombros, necesito saberlo, incluso la voz que momentos antes me llamo me incito a recordar a no olvidar. –A celebrar… ChangMin es mejor esperar a ver a la doctora para hablar de este tema, no quiero que te presiones y  te dañes…-YunHo, ¿por qué tienes miedo? Veo la inseguridad temblar en tu mirada. – Creo que estoy listo para dar el último paso…- Me abraza con fuerza contra su pecho y correspondo a su afecto, no puedo negarme. Nuestro intercambio de calor termina cuando le llaman una de nuestras viejas amistades y le veo alejarse unos metros y se detienen en un kiosco.- YunHo…-Susurro al seguirle, no quiero estar solo y pensar en ella y saber en la traición que he cometido. 
Escucho sus voces, parecen discutir sobre algo, me acerco lo más que puedo. Mi hyung me da la espalda y la otra persona esta tan ensimismada en su palaras que mira solamente el rostro de su contrario. Me detengo y dejo mi cuerpo caer al pasto, sentándome mientras les escucho, esperando que pronto terminen para que podamos marcharnos, ya no quiero estar aquí, quiero olvidar. “El amor continuara aunque te hayas ido… Aunque te hayas ido, aunque nunca te fuiste”. Pego la cabeza en el frío concreto y cierro los ojos con los parpados fuertemente contraídos. No me gustan esas palabras que están en mi cabeza, quiero olvidarlas. – Y… Dime, ¿hasta cuando vas a soportar que ame a otra persona?- La conversación cambio de tema y me sobresalto al saber de que se trata o más bien de quien se trata. – Perdón… ¿Hasta cuando vas soportar que piense que ama a otra persona?- Me quedo en silencio y pongo más atención de lo que antes hice, dejo mi dolor para otro momento.- Hasta que pueda hacer que se enamoré de mi nuevamente.- La voz de YunHo es tan triste, cubro mi rostro con la diestra, estoy sudando y me siento como en una pesadilla… Quiero despertar.- Nunca voy a entender tu masoquismo.- La otra voz esta enfadada y es sarcástica en su tono. Pero a que se refieren… ¿Por qué...? Respiro profundamente, me pongo de pie con mucho esfuerzo y poso mis ojos sobre las masculinas figuras.
-¿Cómo lo soportas?- La voz es dura en la primera palabra pero se torna triste al igual que la blanca mirada de aquel hombre que solo recuerdo haber visto en algunas reuniones con viejos amigos que tampoco estoy seguro de conocerlos. –No se trata de soportar, simplemente lo amo y estoy dispuesto a esperar.-Se queda en silencio y mi corazón repica contra mi pecho como si fuera un martillo azotando el suelo.- Si no recuerda no importa, sé que él puede amarme de nuevo… Lo esta haciendo, aun no se ha dado cuanta, pero cada día que pasa esta diferente y me mira como… Como antes de accidente.- ¿Antes del accidente? Repito tan quedo que no puedo escuchar mi propia voz, estoy confundido. Mi visión se vuelve borrosa, mis rodillas fallan y ahora estoy en el suelo, me sostengo con las manos sobre el césped; intento no desfallecer, quiero ser fuerte. –Quiero retroceder el tiempo…- Es lo último que escucho, dejo que la negrura me cubra y me lleve a donde quiera.
-ChangMin ¿Cuántas veces debo disculparme? – Es YunHo y camina tras de mi, tiene el semblante arrepentido y yo… ¿Por qué me veo? ¿Es un sueño o una ilusión? – ChangMin espera…- Nuestros ojos se encuentran y le miró con ira.- Es solo una broma, una como tantas que me has hecho tu a mi. ¿Cómo piensas que voy a engañarte con mi prima?- Acaricia mi mejilla izquierda, pero detengo el movimiento con prisa.- Esta bien… Iré a ver a tu prima.- Camino con prisa sin esperar una palabra de su parte, pero toma una de mis manos y tira de esta para acercarme a él.- No iras a ningún lado…-Susurra antes de tomar mi rostro entre sus manos para besarme largamente, no me resisto, solo rodeo su cuello con los brazos y me entrego por completo a sus caricias hasta que un carraspeo nos separa.- Siento molestar… Pero esta por llover y es peligroso conducir con la carretera mojada. – Es ella… ¿Por qué no se enfada?  Se limita a mirarnos sonrojada.- Disculpa a mi novio que no sabe controlarse.- Sonrió mientras bajo las manos por sus hombros hasta solo sujetar una de sus manos.- Tu tampoco te controlas mucho…-Se queja YunHo y atino a darle un beso en la mejilla antes de inclinarme y casi rozar los labios de ella… La prima de mi novio, la prima de YunHo.
YunHo vuelve a tirar de mí pero en esta ocasión esta enfadado, muy enfadado.- ¿Qué haces? – Me grita mientras mira fijamente mis orbes.- Una broma…- Sonrió e intento besar sus labios. Respira profundamente antes de soltar mis dedos y dirigirse hasta donde esta el coche.- No sabe jugar…- Me quejo al lado de la chica que solo sonríe.- Él empezó la broma… Pero deberías disculparte.- Le miro y niego, seria aceptar mi derrota y no estoy dispuesto.- Luego lo convenzo para que no este más enojado.- Nos miramos y sonreímos. Al llegar a donde estaba el vehículo sucede lo que antes recordé bajo el árbol. ¿Por qué te olvide? ¿Por qué enterré nuestro amor? YunHo dime… ¿Por qué me hiciste amarte de nuevo?
-ChangMin, ChangMin despierta…-Escucho la voz desesperada de YunHo, me siento feliz y también me siento culpable de todo el daño que le hice en esto últimos años al aferrarme a alguien que nunca ame. ¿YunHo me perdonaras? - Deberías de llamar a una ambulancia…- Esa otra persona sigue con él, siento que aun hay lagunas en mis recuerdos, no estoy seguro de si todas mis memorias son ciertas o son fabricadas por mi subconsciente, pero ahora no importa, he recordado lo mas importante, el amor que nunca se fue.- Y-YunHo…- Mis parpados se contraen antes de que pueda levantarlos y encontrarme con su rostro turbado. Hasta ese día no me había  preocupado en aclarar  los recuerdos que tenía sobre el día del accidente, me deje llenar de falsas ilusiones.-ChangMin ¿estás bien?- Asiento y me aferro a su cuerpo, respiro profundamente antes de poder hablar.- El amor continuará cuando te hayas ido… Aunque en realidad nunca te hayas ido.-Susurro después de unos minutos en silencio y de estar abrazado a él.
Puedo esperar por ti siempre…-YunHo sonríe y me mira, acaricia suavemente una de mis mejillas y funde dulcemente nuestros labios. –Si así es que puedo sentirte.
Fin.

4 comentarios:

  1. Wow, me encantó, no importa que no hayas ganado, deberías sentirte orgullosa de plasmar aquellos sentimientos de manera tan prolija en palabras. De verdad, el lemmon que escribirte me dejo sin palabras, fue simplemebte hermoso, prácticamente podía sentir aquellos sentimientos tan profundos que Yunho profesaba hacia Changmin. Definitivamente mi HoMin favorito. Gracias por escribir ^^

    ResponderEliminar
  2. lo ame <3 me encanta la historia gracias por escribirlo ^_^... y escribe mas!

    ResponderEliminar
  3. Yakimo1/31/2013

    Me gustó mucho >_< Yunho cargaba con una pena muy grande y guardaba un amor muy bello. Que suerte que Changmin volvió a sentir ese amor.
    Realmente hermoso tu fic, y el lemon me encantó: muy fino sin muestra de vulgaridad y bien desarrollado.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/14/2013

    Que lindo pero triste lo bueno es que changmin recupero su memoria y su amor por yunho.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD